Psicología del Desarrollo 1er Cuatrimestre


LOS PERIODOS DEL DESARROLLO



Descargar 320.24 Kb.
Página6/18
Fecha de conversión10.02.2019
Tamaño320.24 Kb.
Vistas8064
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

LOS PERIODOS DEL DESARROLLO

La genialidad de la teoría piagetiana radica en relacionar los reflejos del recién nacido con la inteligencia lógica. Es decir, en la teoría de Piaget existe una verdadera inteligencia previa a la aparición del lenguaje y del pensamiento lógico.


El desarrollo se concibe, según Piaget, como una sucesión de diferentes estadios o períodos evolutivos caracterizados por el empleo y la organización de unos esquemas determinados. Piaget describió tres períodos: período sensoriomotor, período de operaciones concretas, dividido en los subperíodos preoperatorio y operatorio concreto, y por último el período formal. Estos períodos responden a diferentes formas de organización mental, utilizan unas estructuras generales de pensamiento y son momentos de equilibrio en los que el sujeto utiliza esas estructuras cognitivas. El tipo de estructuras que se emplean en unos períodos y otros son cualitativamente diferentes. Así, las estructuras que se utilizan en cada uno imponen una determinada visión sobre el mundo, una forma particular de relacionarse con él y una comprensión sobre las cosas cualitativamente diferente.


PERIODO DEL DESARROLLO

EDADES APROXIMADAS

Período Sensoriomotor



Del nacimiento hasta los 2 años


Período de operaciones concretas



  • Subperíodo Preoperatorio

  • Subperíodo Operatorio Concreto



De 2 a 6/7 años

De 6/7 años hasta la adolescencia

Período de las Operaciones Formales



Desde la adolescencia (11/12 años)


Tal y como aparece en la figura anterior, las edades que se corresponden con cada período son sólo aproximadas. Lo importante es que la secuencia del desarrollo es siempre la misma. Todos los niños, en su desarrollo intelectual, han de pasar, según Piaget, por los tres períodos anteriormente reseñados.

Cada período posee un conjunto de rasgos y una estructura que lo define. Además, los logros propios de un período se integran en el siguiente, a la vez que se superan; es decir los períodos del desarrollo de la inteligencia tienen un carácter integrador.
El principal rasgo de la teoría de Piaget es la continuidad entre los distinto períodos, más allá de las edades en que se sitúe cada uno. Sin embargo, lo interesante es poder explicar qué cambia de período a período. Es decir, la transición de un período al siguiente supone la aparición de características cualitativamente diferentes, y por tanto, de discontinuidades en el desarrollo. La teoría piagetiana pretende explicar estas dos dimensiones o aspectos intrínsecamente unidos al desarrollo, las dimensiones de continuidad y discontinuidad entre los períodos diferenciados por este autor en su teoría del desarrollo del conocimiento.


      1. EL PERIODO SENSORIOMOTOR

El período sensoriomotor constituye un «viaje» evolutivo que conduce al bebé humano desde la actividad refleja, con la que viene equipado tras su nacimiento, hasta la conducta intencional más temprana y la capacidad simbólica.


Dentro del período sensoriomotor, Piaget diferencia seis estadios a través de los cuales el bebé humano realiza el viaje desde el ejercicio de los reflejos hasta el inicio de la conducta primero intencional, y luego simbólica:



  • ESTADIO 1: El ejercicio de los reflejos (0-1 mes aproximadamente)

El bebé recién nacido posee una serie de conductas fijas que no dependen de la experiencia, son los denominados «reflejos del recién nacido». Entre los reflejos más conocidos están el reflejo de prensión, el de la marcha y, por supuesto el de succión.


Estas conductas reflejas se van modificando y adaptando a lo largo de los primeros meses de vida. Por ejemplo el reflejo de succión es básico para la supervivencia del bebé, por eso todos los bebés succionan nada más nacer. Sin embargo el pezón de cada madre tiene una estructura particular, igual que los diversos tipos de biberones con los que se alimenta a los bebés. Es por esto que los niños realmente «aprenden» a mamar, o dicho en términos piagetianos, se acomodan a sus fuentes de alimentación, a la vez que asimilan el pecho/biberón a su esquema innato de succión.



  • ESTADIO 2: Las primeras adaptaciones adquiridas y las relaciones circulares primarias (1-4 meses aproximadamente)

Durante el segundo estadio aparecen, porque se han ido gestando desde el nacimiento, las primeras conductas adquiridas y lo que Piaget denominó reacciones circulares primarias (RC1), que consisten en la repetición de acciones sobre el propio cuerpo que conducen a un resultado interesante.


En estas acciones se ven implicados claramente los mecanismos de asimilación y acomodación (por ejemplo, asimilación al esquema reflejo de succión y acomodación en el sentido de ampliar los objetos de succión desde el pezón materno al propio pulgar, a biberones...).

  • ESTADIO 3: Reacciones circulares secundarias y procedimientos destinados a prolongar espectáculos interesantes (4-8 meses aproximadamente)

Las reacciones circulares secundarias (RC2) implican ya objetos externos al propio cuerpo, por lo tanto, estamos ante bebé que se interesa por los efectos que provocan sus propias acciones: tirar, empujar, golpear, agitar... No obstante, hay que recordar que estamos aún en un estadio en el que no ha hecho su aparición en el escenario psicológico la capacidad intencional, por lo tanto las actividades típicas del mismo no son consecuencias planificadas o buscadas, sino efectos procedentes de descubrimientos azarosos que se repiten por el placer que le proporcionan al bebé.





  • ESTADIO 4: La coordinación de los esquemas secundarios y su aplicación a nuevas situaciones (8-12 meses aproximadamente)

A diferencia del estadio anterior, en el estadio 4 se observan ya conductas claramente intencionales (CI). Esta nueva conquista, la intencionalidad, se logra a partir de que el bebé coordina dos esquemas distintos, y uno de ellos se subordina otro, al esquema que constituye el fin u objetivo de la conducta. Por ejemplo un bebé sentado en su alfombra de juegos quiere un juguete al que no alcanza y, como aún no gatea, tira de la alfombra para acercárselo.


Este tipo de conductas ya intencionales coinciden en el desarrollo con los primeros indicios de anticipación por parte del niño. Es decir que se da un reconocimiento de que algo va a suceder, pero siempre en el contexto de acciones rutinarias, que no implican la capacidad representacional. Por ejemplo, el bebé que se encuentra en este estadio anticipa que su madre va a salir de casa cuando la ve poniéndose el abrigo.



  • ESTADIO 5: La reacción circular terciaria y el descubrimiento de los nuevos medios mediante experimentación activa (12-18 meses aproximadamente)

En este estadio nos encontramos con las reacciones circulares terciarias, actividades que, como en las anteriores reacciones, se inician de manera fortuita y se repiten, pero sin embargo, en este caso la reproducción de la acción o el fenómeno da lugar a una verdadera experimentación. Ya no es mera repetición per se, por el placer que provoca el resultado. En este caso el niño va más allá y varía, gradúa, cambia ligeramente sus modos de acción observando las consecuencias que provocan.


Mediante las reacciones circulares terciarias, el niño provoca situaciones nuevas, acomodándose a los distintos objetos y luego las repite (componentes de asimilación). Su actividad «experimentadora» le lleva a descubrir nuevos medios para conseguir los fines que se propone. No obstante, esta experimentación tiene lugar aún en el plano de la acción sensoriomotriz, no en el de la representación.



  • ESTADIO 6: La invención de nuevos medios mediante combinaciones mentales (18-24 meses aproximadamente)

El estadio 6 constituye el punto de tránsito del período sensoriomotor al de operaciones concretas. El inicio de la capacidad simbólica o representacional constituye un hito importantísimo en el desarrollo de la inteligencia, que supone un cambio cualitativo en el mismo. Se materializa en el paso de la inteligencia sensoriomotriz (no simbólica, no representacional) a la inteligencia operatoria; primero a las operaciones concretas y luego a las operaciones formales.


A diferencia de las acciones que se observaban en el estadio anterior, las conductas propias del estadio 6 no parecen operar ya mediante tanteo en el plano de la acción, sino mediante «invención»; además, la búsqueda de la solución o fin de la acción está de alguna manera controlada por el niño a priori, mediante combinaciones mentales. El niño prevé, anticipa qué maniobras ha de llevar a cabo para conseguir lo que quiere.


        1. LA NOCIÓN DEL OBJETO PERMANENTE

Aunque pueda parecer extraño en principio, la idea de que los objetos existen más allá de la mirada o de las acciones del que los contempla o utiliza no es inmediata. Piaget señaló que para los bebés del período sensoriomotor los objetos «dejan de existir» cuando ya no están a su vista o alcance, y que la adquisición de tal idea se extiende a través de los seis estadios del período sensoriomotor. La adquisición de la noción de objeto como entidad permanente más allá de la percepción directa necesita de la capacidad representacional, que se conquista, como ya vimos, en el sexto estadio del período sensoriomotor.




        1. EL DESARROLLO DE LA IMITACIÓN

La imitación constituye un potente mecanismo de aprendizaje que permite al sujeto humano adquirir numerosas habilidades y conocimientos con sólo estar expuestos a ellos. Sin embargo, lejos de ser unas meras copias del modelo, las conductas de imitación son tipos de comportamiento complejos que evolucionan a través del desarrollo.


Piaget estudió la evolución de la imitación a lo largo del período sensoriomotor, describiendo las características de este tipo de conductas en los seis estadios del mismo y destacando los cambios cualitativos del mismo.
Durante el primer estadio no existe imitación propiamente dicha. Durante los estadios segundo y tercero, el bebé es capaz de imitar acciones previamente conocidas, pero no acciones nuevas. Durante los estadios cuarto y quinto se inicia la imitación propiamente dicha de conductas de otros y emisiones lingüísticas, pero siempre que el modelo a imitar esté presente.
Para poder lograr la imitación diferida, es decir imitación en ausencia del modelo, es necesario apoyarse en un recuerdo o imagen, en un esquema interiorizado. Para Piaget la habilidad para representarse algo simbólicamente es en último término una especie de imitación diferida, de ahí la importancia de este tipo de conductas en el desarrollo.


      1. PERIODO DE PREPARACION Y ORGANIZACION DE OPERACIONES CONCRETAS

La capacidad representacional o simbólica marca el paso del tipo de inteligencia sensoriomotriz al pensamiento operatorio. En solo dos años aproximadamente el bebé humano pasa de responder de forma refleja a los estímulos del ambiente a poder procesar y elaborar la información de un modo simbólico.


Piaget definió una operación mental como una acción interna que permite al sujeto realizar transformaciones mentales con los objetos, sean estos del tipo que sean, como por ejemplo reordenarlos, combinarlos, invertirlos, etc. Es evidente que la capacidad simbólica o representacional es un requisito necesario para poder llevar a cabo operaciones mentales, dado el carácter interno de estas. Por otra parte, para Piaget el concepto de operación mental está ligado a la noción de reversibilidad.
Una acción es reversible cuando puede volver a su estado o condición inicial. Por ejemplo, si tomamos una bola de plastilina y cambiamos su forma redondeada por otra alargada, tendremos la misma cantidad de esa sustancia en los dos estados y podremos volver a transformar cuantas veces queramos esta cantidad de materia. Para Piaget una operación mental es una acción que combina las dos propiedades que acabamos de mencionar, es, por tanto, acción interiorizada y reversible.
La superación del período sensoriomotor no conduce directamente al niño de aproximadamente dos años al pensamiento de tipo operatorio. Piaget encontró entre los niños de 2 a 6/7 años una serie de limitaciones en su modo de razonar que los alejaba de los requisitos del pensamiento operatorio. Por eso dividió el período operatorio en dos subperíodos.


        1. EL PERIODO PREOPERATORIO

El niño de aproximadamente dos años es un niño dotado de una incipiente capacidad simbólica o representacional, que le permite reconstruir en el plano de la representación mental lo que ya ha adquirido en el plano de la acción durante el período sensoriomotor. Esto no significa, no obstante, que abandone el mundo de la acción, ya que el desarrollo, según Piaget, es de tipo sumativo aunque implique reconstrucciones o reorganizaciones de los esquemas que se van adquiriendo.


Sin embargo el niño de 2 a 6/7 años no es capaz de manejar aún operaciones mentales basadas en relaciones lógicas. Si utilizamos nociones propias de la Psicología del Pensamiento (y de la Lógica en general), podemos decir que el niño preoperatorio no puede utilizar aún plenamente un razonamiento de tipo inductivo (que va de lo particular a lo general, y permite generalizar a partir de una serie de hechos que comparten un conjunto de características o propiedades), ni un razonamiento de tipo deductivo (va de lo general a lo particular, y permite atribuir a hechos particulares características de la generalidad a la que pertenecen), sino que utiliza un razonamiento de tipo transductivo, que establece relaciones entre lo particular y lo particular.
El pensamiento que caracteriza al niño preoperatorio es aún de tipo prelógico, intuitivo o figurativo, y se materializa en las siguientes limitaciones:


  • Egocentrismo, que hace referencia a una interpretación del mundo centrada únicamente en uno mismo, en el propio niño, sin tener en cuenta que hay perspectivas o puntos de vista alternativos. El egocentrismo también se materializa en otras características bien conocidas del pensamiento infantil: el realismo, el animismo y el artificialismo.




  • Centración, que es la tendencia a focalizar o centrar la atención en un único aspecto de la realidad, de los objetos o fenómenos, sin tener en cuenta otros rasgos o características relevantes, que son ignorados o no atendidos.

Piaget mostró este rasgo del pensamiento infantil preoperatorio en un conjunto de experimentos o tareas de conservación, que pretendían demostrar si los niños se daban cuenta de si ciertas características de los objetos, como la cantidad de materia, el volumen, la longitud o el área, permanecían constantes a pesar de una serie de cambios que se llevaban a cabo sobre «el aspecto» de estas dimensiones.


La típica respuesta no conservadora, propia del niño preoperatorio, consiste en responder que tras la transformación realizada no hay la misma cantidad de materia, o el mismo volumen, etc. Estas respuestas ponen de manifiesto dos rasgos típicos del período preoperatorio: la centración en un solo rasgo y la preponderancia hacia lo perceptivo.


        1. EL PERIODO DE LAS OPERACIONES CONCRETAS

A partir de los 6/7 años se observa como cambian las respuestas de los niños ante las tareas de conservación. La típica respuesta conservadora, propia ya del niño operatorio, consiste en responder afirmativamente a las preguntas sobre si tras la transformación hay la misma cantidad de materia, o volumen de líquido, etc. Este mismo niño operatorio ya resuelve además otro tipo de tareas tales como seriación, inclusión de clases, clasificación, transitividad...


El pensamiento propio del niño de 6/7 a 11/12 años aún esta demasiado ligado a los aspectos concretos de la realidad, y necesita «liberarse» de esa ligazón, hacerse más abstracto o formal. El niño del período de operaciones concretas sólo es capaz de pensar sobre los aspectos de un problema tal y como se le presentan; se plantea sólo cuestiones relativas a los datos concretos, presentes o reales, sin ser capaz aún de concebir lo posible.
Podríamos plantear la diferencia entre el pensamiento concreto y el formal en los siguientes términos: para el primero lo posible se subordina a lo real, mientras que para el segundo lo real se subordina a lo posible.


      1. EL PERIODO DE LAS OPERACIONES FORMALES

Este período supone la culminación del desarrollo intelectual dentro de la teoría piagetiana. Piaget e Inhelder conectaron el pensamiento formal, propio de este período, con las características del pensamiento científico. Es decir, el pensamiento formal para estos autores es el pensamiento de tipo hipotético-deductivo y proposicional.




  • El carácter hipotético-deductivo del pensamiento formal. Al igual que las teorías científicas se formulan en términos de hipótesis o suposiciones sobre la realidad que pretenden explicar, del mismo modo las operaciones propias del pensamiento formal adquieren para Piaget e Inhelder esta forma. Así los sujetos de sus investigaciones afrontaban las tareas que les planteaban estos investigadores considerando qué variables o factores estaban implicados en ellas, cómo podrían relacionarse, y deduciendo a partir de las condiciones que se daban en estas tareas las soluciones a las mismas.

Los niños que se encontraban aún en el período del pensamiento concreto no eran capaces de razonar correctamente ante las mencionadas tareas. Les costaba mucho disociar correctamente los factores implicados en las mismas cuando se encontraban en la situación en la que uno de los factores variaba mientras los demás permanecían constantes.




  • El carácter proposicional del pensamiento formal. El término proposición es un término utilizado en Lógica que se refiere a la expresión de un juicio entre dos términos, llamados sujeto y predicado. A través de las proposiciones se afirma o niega algo, se incluye o excluye el primer aspecto sobre el segundo, etc.

¿A qué se refieren Piaget e Inhelder cuando caracterizan el pensamiento formal en términos proposicionales? Se refieren a que son las proposiciones sobre la realidad, sobre los objetos, y no los objetos mismos la «materia prima» sobre la que se fundamenta el pensamiento formal.







    1. Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos