Psicología del comportamiento colectivo



Descargar 20.45 Kb.
Fecha de conversión22.12.2017
Tamaño20.45 Kb.
Vistas106
Descargas0

PSICOLOGÍA DEL COMPORTAMIENTO COLECTIVO

En primer lugar, me gustaría aclarar que las definiciones y los conceptos que aquí se exponen atienden a las opiniones y estudios de los diferentes autores citados, por lo que pueden, en algunos casos, resultar un tanto subjetivos. Existen numerosas explicaciones según los puntos de vista, es decir, lo que se cuenta a continuación no son verdades absolutas sino simplemente formas de ver el contenido.

Para este trabajo me basaré principalmente en El individuo en la masa, de Anastasio Ovejero Bernal.

1. INTRODUCCIÓN: PSICOLOGÍA SOCIAL Y PSICOLOGÍA COLECTIVA

Para empezar aclararemos qué es eso de psicología colectiva. El comportamiento colectivo es un campo muy complejo en el que intervienen el individuo y su personalidad, además del grupo y su dinámica. Existen cuatro campos que abarca la psicología colectiva1:



a)La conducta de las masas y las multitudes

b)El comportamiento colectivo de los grupos pequeños

c)El comportamiento del individuo dentro de la multitud

d)La influencia de la colectividad en la constitución y formación del ser humano y su comportamiento.
Teniendo en cuenta este enfoque, Ovejero Bernal afirma1 que "pocas facetas de la psicología, por no decir ninguna, escaparían a la mirada de la psicología del comportamiento colectivo[…].

En definitiva, la psicología colectiva es lo sustancial: la psicología debería beber de ella, ya que es el colectivo el fenómeno esencial, mientras que el individuo es uno de sus epifenómenos."

Según él, y siguiendo lo aclarado anteriormente, es evidente que la psicología colectiva debería ser el pilar y el objeto central en el campo de la psicología. También se observa que la psicología del comportamiento colectivo es sin duda alguna una doctrina interdisciplinar, ya que "le son absolutamente indispensables las aportaciones no solo de la psicología, sino también de la sociología, la historia o la antropología cultural, por mencionar únicamente las más relevantes […]".

A continuación vamos a diferenciar los conceptos tradicionales de psicología social y de psicología colectiva, que se encuentran íntegramente relacionados.

Existe un grandísimo número de definiciones de psicología social, lo que ya nos señala Ovejero al afirmar2 que "la psicología social es lo suficientemente compleja como para mostrar un paisaje bien distinto según desde dónde se la mire."

También cita este autor a Pablo Fernández, que según nos cuenta, dice que "la psicología colectiva no puede desligarse de la psicología social, y no puede hacerlo ni por historia, ni por intereses, ni por autores[…]."

Según Fernández, la psicología social y la colectiva ,en principio, poseen el mismo objeto pero distinto nombre. Es decir, son dos formas de ver el mundo que se sintetizan en dos lenguajes diferentes.
Una definición de psicología social, por ejemplo, puede ser la siguiente3:

"La psicología social es una disciplina que intenta estudiar el comportamiento de los individuos considerando las situaciones sociales en las que se hallan inmersos. Si la psicología se define como el estudio del comportamiento del individuo y la sociología como el comportamiento de la colectividad, se comprueba la existencia de una laguna entre ambas disciplinas. Por consiguiente, la psicología social o psico-sociología intenta servir de enlace entre un estudio del psiquismo, de sus funciones y de sus expresiones, y un estudio de los fenómenos sociales, teniendo por objeto el descubrimiento de la relación, o mejor dicho, de la interacción que existe entre el individuo y la colectividad."

Freud, por su parte, habla indistintamente de psicología social y psicología colectiva4: "[…]al hablar de psicología social o colectiva se acostumbra a prescindir de estas relaciones [relaciones con grupos de personas reducidos y cercanos al individuo], tomando solamente como objeto de la investigación la influencia simultánea ejercida sobre el individuo por un gran número de personas a las que le unen ciertos lazos, pero que fuera de esto pueden serle ajenas desde otros muchos puntos de vista. Así, pues, la psicología colectiva considera al individuo como miembro de una tribu, de un pueblo, de una casta, de una clase social o de una institución, o como elemento de una multitud humana, que en un momento dado y con un determinado fin se organiza en una masa o colectividad."
En conclusión, y para finalizar la diferenciación entre las dos ideas que tenemos entre manos, podríamos decir que la psicología social y la psicología del comportamiento colectivo no se pueden clasificar con unos límites firmemente marcados, sino que se encuentran en una relación de interdependencia entre sí. Esta dependencia hace difícil establecer las características de ambas disciplinas por separado, pero coinciden (según varios autores) en que se encargan del estudio del individuo inmerso en un colectivo o masa y la influencia que ésta ejerce sobre él.

2. LAS MASAS

Para aclarar este término recurriremos a las aclaraciones de Ovejero. Aunque - según el autor-con frecuencia se utilizan indistintamente los términos de multitud y masa, es necesario establecer una distinción entre ellos.

Para empezar ya aclara5 que "la masa es más abstracta y difusa, sin unas fronteras claras, mientras que la multitud es más concreta y con unas fronteras más definidas."

Cita también la opinión de André Joussain: "una multitud la forma cierto número de individuos animados de un sentimiento o de un deseo común que se reúnen accidentalmente, como ocurre con quienes se aglomeran en la calle para presenciar un desfile o para ver a un artista famoso a la salida de un teatro. En cambio, la masa está integrada por un gran número de individuos que, aunque dispersos, se hallan en las mismas condiciones y están animados todos ellos de iguales sentimientos o idénticas aspiraciones."


Tras analizar el trabajo de Le Bon en este campo de la psicología, Ovejero nos ofrece una conclusión: "Por tanto, la reunión de individuos en una multitud lleva a la formación de un ser nuevo, supraindividual, es decir, a la formación de un alma colectiva que da vida y transforma a los individuos que componen la multitud, de tal manera que, cuando forman parte de ella, incluso los individuos más inteligentes adquieren una mentalidad de bárbaros y de primitivos."

En cuanto a la moralidad de las masas hemos de tener en cuenta que6 "en la reunión de los individuos integrados en una masa desaparecen las inhibiciones individuales, mientras que todos los instintos crueles, brutales y destructores, residuos de épocas primitivas, latentes en el individuo, despiertan y buscan su libre satisfacción. Pero, bajo la influencia de la sugestión, las masas son también capaces del desinterés y sacrificio por un ideal." […] "Por último, las multitudes no han conocido jamás la sed de verdad. Piden ilusiones, a las cuales no pueden renunciar. Dan siempre la preferencia a lo irreal sobre lo real, y lo irreal actúa sobre ellas con la misma fuerza que lo real. Tienen una visible tendencia a no hacer distinción entre ambos."



Y para finalizar, y aunque no está totalmente relacionado, me ha parecido interesante añadir en este apartado un fragmento de un texto que trata sobre el comportamiento en los grupos de trabajo7:
"Los individuos nos sentimos más motivados a cambiar cuando establecemos contacto con nuestros sueños e imágenes ideales, como si la visión de nuestro posible futuro personal nos proporcionase la energía y el compromiso necesarios para llevar a cabo el esfuerzo necesario para modificar nuestra conducta."

1 Ovejero Bernal, A., El individuo en la masa: Psicología del comportamiento colectivo, Ediciones Nobel, Oviedo, 1997, pp. 22-23

2 Ovejero Bernal, A., El individuo en la masa: Psicología del comportamiento colectivo, Ediciones Nobel, Oviedo, 1997, p. 49

3 Obra original: Nathan, F., Psychologie, París, 1977Traducción: Ferrer Aleu, J., Enciclopedia de la Psicología, Plaza & Janes Editores, Barcelona, 1979, tomo V, p. 9

4 Obra original: Freud, S., Massenpsychologie und Ich-Analyse, 1979Traducción: López-Ballesteros, L., Psicología de las masas, Alianza Editorial, Madrid, 1984, p.10

5 Ovejero Bernal, A., El individuo en la masa: Psicología del comportamiento colectivo, Ediciones Nobel, Oviedo, 1997, pp. 51-52

6 Obra original: Freud, S., Massenpsychologie und Ich-Analyse, 1979Traducción: López-Ballesteros, L., Psicología de las masas, Alianza Editorial, Madrid, 1984, p.18

7 Goleman, D., edición de González Raga, D. y Mora, F., El líder resonante crea más (The New Leaders), Barcelona, 2002, p.218




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos