Psicoanalisis



Descargar 132 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión03.03.2018
Tamaño132 Kb.
Vistas100
Descargas0
  1   2

PSICOANALISIS

  Se entiende por tal  la interpretación psicológica y psiquiátrica que hizo Segismundo Freud (1856-1939) y luego siguieron los demás psiquiatras y psicólogos sobre la personalidad y los hechos que de ella brotan. Fue verdaderamente el "padre del Psicoanálisis", tal vez la co­rriente que más influencia tuvo desde mediados del siglo XX. Fue Freud quien denomino "Psicología Profunda" a su estilo analítico de la persona y de la conciencia del hombre.


  1. Los orígenes

    El psicoanálisis de Freud, el original, dio mucha importancia a los registros cerebrales y a los ecos subterráneos que en la conciencia producen las impresiones. Descubrió el valor que en esas represio­nes tiene el impulso sexual reprimido y lo consideró como una fuerza pri­mordial para tenerse en cuenta, por lo que su sistema adoptó formas pansexualista, si bien su concepto de "sexualidad" en "Seis ensayos sobre sexualidad" fue de orden libidinal (placer general) que de orden genital (placer sectorial). 




    Aunque desde 1885 investigó científicamente el cerebro y fue Profesor en Neuropatología en la Universidad de Viena comprendió que las neurosis no explican solo por lo neurológico. El psicoanálisis contaría en adelante con este factor, pero no se restringiría a él. Sería el estudio de la mente, de la psiche, lo que definiría al psicoanálisis en adelante.



  1. Los niveles o rasgos

    Freud fue poco a poco, con el paso del tiempo y de los años, elaborando sus propias teorías y técnicas para comprender, aunque fuera de cierto modo, el complejo problema de la mente humana.




   Terminó dejando claro, para sí más que para los demás, que el psicoanálisis es el estudio del subconsciente.



   - Del yo (Ego), que es la subconsciencia que a veces se hace conciencia y hace referencia a la propia identidad.



   - En ese Ego se concentran las fuerzas que brotan del Ello, (Id) del inte­rior instintivo, que son eróticas, o buscadoras el placer por el gusto, o que son satisfactorias por el placer de destruir lo desagradable o peligroso. Fuerzas o energías eróticas y thanatales" (thanatos, muerte) constituyen la libido, que en su terminología recibe el nombre de sexualidad.



   - Sobre el yo, se construye desde fuera el superego (Superego), que viene dado por todo lo que inhibe y reprime. Esa denuncia de la represión, y la generalización de lo instintivo, es lo que más escandalizó a los ambientes cultos con la primera formulación del psicoanálisis, hecha por un psiquiatra de dudosa eficacia. Declarar que la tradición, la familia, la educación, la moral, la religión, el arte, la sociedad, etc. pueden oprimir el yo y deben ser evadidas en la medida de lo posible y de lo conveniente, no dejaba de ser una audacia.



    Pero Freud lo dejaba bien claro: la opresión del superego sobre el yo implica tensión, represión. Es necesario eliminar esa tensión, o por mecanismos naturales (sueño, chiste, equivocaciones, broma, fantasías), o por técnicas artificiales (método psicoanalítico del desahogo, comunicación dirigida (confesión), expresión aclaratoria, (desenmascaramiento). Si no hay liberaciones, la tensión desequilibra el yo y se genera la psicosis, la obsesión, la represión.


   3. Evolución y definición


   No todo fue conseguido en la teoría de Freud al primer intento. Sus postulados fueron muy discutidos y hubo de realizar muchas rectificaciones y complementaciones hasta que fue perfilándose la técnica psicoanalítica y los criterios generales del psicoanálisis y se fueron valorando como una aportación sorprendente, rica y nove­dosa tanto en Psiquiatría como en Psicología. Muchos no entendieron lo que, en su terminología, era sexualidad y se le apar­taron de sus planteamientos.


    Así aconte­ció con Alfredo Alder, que generó la Escuela de Viena o "Psicoanálisis personalista", basado en el afán de poder como fuerza generadora y no en el eros; y con Carlos Jung, que formuló el "Psicoanálisis social de Zurich, dando más importancia a la relación comunitaria con sus actitudes diferenciadas de introversión y extroversión de los individuos. Las mismas disensiones científicas hizo más fecunda la aportación de Freud a la Psiquiatría y a la Psicología.



   Discípulos de Freíd, como Breuer, resaltaron cómo la remoción o liberación de las represiones hacían desaparecer o suavizar los síntomas histéricos sobretodo si ayudaba al paciente a recordar, bajo hipnosis, hechos o sucesos dolorosos o bloqueos pasados.



   La primera simpatía del psicoanálisis por la hipnosis, que también Freud practicó, fue descartada por los inconvenientes que surgieron.


Freud lo substituyó por el método de "asociación libre".


   Freud, como psiquiatra que atendía personalmente multitud de casos y practi­caba diversidad de terapias, decidió a ir más allá que los demás psiquiatras tradicionales que se contentaban con sedantes tradicionales.
   Estudió todo tipo de conducta. Sus pacientes fueron sus mejores libros para reflexionar y por eso generó una teoría original y creadora, tal vez su mejor mérito



   El concepto de "energía" se discutía entre los clínicos y Freud se dedicó a estudiar su naturaleza y sobre todo sus efectos.



  1. Metodología psicoanalítica

   Inicia con el método de asociación libre el hábito de que el paciente fuera liberado ante el psiquiatra para decir todo lo que fluyera a su mente (técnica del diván) sin ningún tipo de censura. En esa dirección reclamó el relato y estudio de los sueños, de las fantasías, de los errores inconscientes, de los actos fallidos, de los olvidos involuntarios, etc.




   Investi­gó e hizo investigación sobre lo que llamó la "transferencia" y "resisten­cia". Habló de "catexias" y "contracatexias", que eran fuerzas (o energía) que impulsan a actuar de una o de otra manera, provocando siempre, con esto, una gran tensión.



   La "transferencia" fue el término con el que definió los deseos violentos o los sentimientos del paciente hacia el terapeuta y que reflejaban, según Freud, los sentimientos experimentados hacia per­sonas importantes en el pasado del paciente.



   La "resistencia" fue el término aplicado a las dificultades del paciente para seguir las instrucciones dadas por su médico. Era resistencia de vergüenza, disimulo o conveniencia. Sin embargo en el subconsciente fluían los impulsos y sentimientos prohibidos, que amenazan salir y desbordarse hasta hacerse conscientes en el individuo.

    5. Las hipótesis
   Es interesante la metodología que Freud seguía para hace sus afirmaciones. Planteaba una hipótesis y luego buscaba hechos y hacia historiales clínicos favorables y desfavorables.


   Son famosas sus cinco principales hipótesis sobre lo que él consideraba constitución mental. Eran las siguientes: la topográfica, la estructu­ral, la dinámica, la económica y la genética.



  - Hipótesis topográfica. Los contenidos del aparato mental (imágenes, pensamientos, ideales, criterios, juicios, planes y afectos) son diversos va­rían en cuanto a la facilidad en que estos pueden ser traídos a la memoria, a la zona consciente. Dividía el apara­to en tres estratos. el consciente; el preconsciente; y, el más profundo, el inconsciente. Los tres tienen su misión en los procesos internos.



  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos