Proyectos/Pasantías



Descargar 289.26 Kb.
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño289.26 Kb.
Vistas35
Descargas0

INSTITUTO TECNOLÓGICO SUPERIOR

LOS ANDES DE ESTUDIOS SOCIALES, “ILADES”

EXPRESIÓN ORAL Y ESCRITA




UNIDAD ACADÉMICA I: LA COMUNICACIÓN.

Las Funciones del Lenguaje



*Basado en el texto Lingüística y Poética de Roman Jacobson

Roman Jakobson, gran teórico y lingüista ruso, esbozó a mediados del siglo XX uno de los modelos de la teoría de la comunicación que mejor se han acogido en la comunidad académica para graficar a plenitud los distintos elementos del proceso comunicativo. Según este modelo el proceso de la comunicación lingüística contempla seis componentes básicos que lo articulan o estructuran en su totalidad, y son:

El hablante envía determinado mensaje al oyente. Para que ese mensaje sea validado requiere un contexto específico al que referirse, dicho mensaje para ser captado por el oyente se mueve en un código común entre ambos, y, por último, un contacto, un canal de transmisión o una conexión psicológica entre hablante y oyente, que les permitirá entrar y permanecer en comunicación.



Todo acto de comunicación se produce necesariamente entre una persona (o varias) que actúa como emisor, y un destinatario (o varios) que actúa como receptor. Pero además hay otros elementos:

[]

  • El emisor corresponde a quien emite el mensaje.

  • El receptor es el destinatario de aquel mensaje emitido, quien recibe el mensaje.



  • El mensaje es el contenido de la información que el emisor envía al receptor; la experiencia que se recibe y transmite con la comunicación.

Pero para que aquel mensaje llegue del emisor al receptor se necesita además de:

  • El contexto, equivale a la situación en que se hallan emisor y receptor y que es finalmente el que permite interpretar correctamente el mensaje; se constituye en el marco referencial a partir del cual se establece la comunicación.




  • El código, es el conjunto de signos que se combinan mediante una serie de

reglas conocidas por el emisor y el receptor; el código lingüístico consiste en “un conjunto organizado de unidades y reglas de combinación propias de cada lengua natural”.

  • Y por último el canal, que es la vía por la cual circula el mensaje que permite establecer y mantener la comunicación entre emisor y receptor.

Este modelo permite instaurar seis funciones esenciales del lenguaje que se despliegan en todo proceso de comunicación lingüística y están íntimamente relacionadas con los seis factores que se contemplan en el modelo, a saber:

1.- Función emotiva o expresiva: Esta función está centrada en el emisor quien es el que pone de manifiesto las emociones, sentimientos, estados de ánimo, etc. Para expresarlos a cabalidad el emisor recurre a una entonación exclamativa o interrogativa; uso de pronombres y formas verbales en primera persona, por ejemplo: ¡Qué susto me di!, ¿No te lo he dicho yo muchas veces?

2.- Función conativa o apelativa: Esta función está centrada en el receptor o destinatario. El hablante pretende que el oyente actúe en conformidad con lo solicitado a través de órdenes, ruegos, preguntas, etc. Se pretende influir, aconsejar o llamar la atención del receptor para que actúe de una forma determinada. Se basa en el uso de pronombres y formas verbales en segunda persona; uso de verbos en modo imperativo; entonación exclamativa o interrogativa. Por ejemplo: ¡A ti, a ti te estoy llamando!, ¡Pepe!¡Siéntate!, ¿Cómo te llamas?

3.- Función referencial o representativa: Esta función se centra en el contenido o contexto entendiendo este último “en sentido de referente y no de situación”. Esta función se encuentra generalmente en textos informativos, narrativos, etc. Con la finalidad de informar o transmitir un contenido. Para ello el mensaje debe utilizar un léxico claro, apropiado y sencillo; exento de adornos o frases recargadas, entonación neutra, sin emotividad. Por ejemplo: La plata es buena conductora de la electricidad.

4.- Función metalingüística: Esta función se utiliza cuando el código sirve para referirse al código mismo. “El metalenguaje es el lenguaje con el cual se habla del lenguaje”. Busca explicar y aclarar aspectos referidos al código, es decir, a la propia lengua. Recurre a frases sencillas y claras, sin complejidad; términos precisos y concisos, sin ambigüedad. Por ejemplo: Perro es una palabra primitiva y perrito es una palabra derivada.

5.- Función fática o de contacto: Esta función se centra en el canal y trata de todos aquellos recursos que pretenden mantener la interacción. El canal es el medio utilizado para el contacto. Asegurar que el canal a través del cual se establece la comunicación funciona. Se vale de expresiones sencillas, preguntas cortas para comprobar si el receptor escucha y comprende. Por ejemplo: - Oiga... ¿me oye?, - Diga, diga... le escucho.

6.- Función poética o estética: Esta función se centra en el mensaje. Se pone de manifiesto cuando la construcción lingüística elegida intenta producir un efecto especial en el destinatario: goce, emoción, entusiasmo, etc. Centra sus esfuerzos en expresar un mensaje de forma bella teniendo en cuenta el código y los recursos propios de la lengua literaria: vocabulario selecto, lenguaje cuidado y uso de recursos que evoquen belleza. Por ejemplo: Las nubes, cual copos de algodón, esponjosos, flotan en el azul del firmamento.

Por lo tanto, el modelo planteado inicialmente sobre los factores constitutivos de la comunicación queda relacionado con las funciones del lenguaje de la siguiente manera:





Fuente: Bermeosolo, J; Psicología del lenguaje; Capítulo III: Funciones del Lenguaje


Coaching.

Tarea 7. EL PODER DE LAS PREGUNTAS*

Una vez Elisheba preguntó a una mujer muy sabia por qué su

matrimonio parecía consistir en nada más que una cadena

interminable de discusiones. Había preparado una larga lista

de preguntas para consultarle a la sabia y todas ellas

empezaban con las palabras por qué?

¿Por qué me pasa esto justo a mí?

¿Por qué no le encuentro solución?

¿Por qué intentarlo?

¿Por qué.......etc.


La sabia mujer le sonrió con tristeza y le dijo: Realmente

hiciste una buena tarea, pero eso que traes ahí es una tarea

que no te sirve ya que te lleva a buscar explicaciones, sin

darte respuestas hacia dónde ir.

Te sugiero que cambies en tu lista la palabra por qué por para

qué y verás como todo un mundo se abre para ti.

A veces lo que necesitamos es cambiar de preguntas en lugar de

encontrar respuestas para ellas. Nuestras preguntas determinan

nuestros pensamientos y ellos nuestra predisposición para la acción.

Desde el enfoque del Coaching decimos que todo es una

conversación y ¿qué es una conversación sino una sucesión de

preguntas y respuestas?

Si yo te dijera que pensaras en algún acontecimiento que marcó

positivamente tu vida lo primero que vas a hacer es hacerte la

pregunta ¿cuál puede ser un acontecimiento que marcó positivamente mi vida?

a lo que luego vas a encontrarle una respuesta. Desde este punto de

vista pensar no es más que el proceso de hacerse preguntas y contestarlas.

Algunos hombres ven las cosas como son

y preguntan ¿por qué?

Yo sueño con cosas que nunca fueron

y me pregunto¿por qué no?

George Bernard Shaw

De esta manera podemos decir que nuestros pensamientos crean el tipo

de vida que nosotros llevamos, por eso si queremos cambiar la

calidad de nuestras vidas necesitamos cambiar el tipo de preguntas

que nos hacemos.

Cuando vemos alguien muy capaz para afrontar los desafíos de la

vida, solemos pensar en la suerte que tiene o que nació con ese

talento desarrollado, sin darnos cuenta que lo que lo diferencia es

su capacidad de hacerse preguntas.

¿El espacio de preguntas que generas te posiciona en un pésimo

estado de ánimo? ¿cómo cambiarlo? Simplemente cambiando el enfoque

de tus preguntas.

Millones vieron la manzana caerse,

pero Newton se preguntó por qué

Bernard Baruch

Una persona que tiene un revés económico puede posicionarse en este

tipo de preguntas: ¿Por qué a mí? ¿Por qué nunca he tenido éxito? ¿Por

qué nunca me pasan cosas buenas? ¿Por qué la vida es tan injusta?

¿A dónde lo llevan? ¿Puedes ver que las preguntas, de por sí te

llevan a posicionarte como una víctima y sentir pena de ti mismo?

En cambio, observa cómo estas otras preguntas cambian totalmente el

panorama:

¿Cómo puedo aprovechar esto? ¿ Qué oportunidad se abre para mí en

medio de esta crisis? ¿Qué alternativas aún no he probado? ¿Quién soy

yo realmente, más allá de lo que me pasa? ¿De qué soy capaz cuando la

vida me desafía? ¿Qué puedo aprender de esta situación? ¿Cómo puedo

utilizarla en mi beneficio?

La cuestión no es si vas a tener problemas

sino cuáles van a ser las preguntas que te harás

para enfrentarlos

Algunas de las personas que más recursos fueron capaces de generar en el

mundo no hicieron su riqueza pensando:¿Cómo sobreviviré si la economía de

este país se cae? En esos momentos pensaban ¿Cómo puedo aumentar mis

ganancias, mientras todos los demás siguen paralizados por el miedo? ¿Qué es

lo peor que puede suceder? ¿Cómo podría manejarlo? Una creencia personal

que me ha ayudado en mi camino del éxito es la frase "El que busca, encuentra".

Yo sostengo que de hacerme preguntas inspiradoras, aparecerán respuestas

motivadoras.

Lo importante es no dejar de interrogarse

La curiosidad tiene su propia razón de existir

Uno no puede evitar sentirse pasmado

cuando se contemplan los misterios de la eternidad de la vida

Albert Einstein

Las preguntas pueden:

1.- Cambiar inmediatamente nuestro foco de atención y, en

consecuencia, nuestra manera de sentirnos.

Por ejemplo si sigo preguntándome ¿por qué me siento tan deprimido?

Lo único que aparecerán son referencias que sigan reforzando la idea

de que estoy deprimido. Si en cambio me preguntara ¿qué puedo hacer

para sentirme más feliz y entusiasta? probablemente empezarían a

aparecer formas de salir de ese estado de ánimo. Otras preguntas que

seguramente me conectarían con la felicidad podrían ser:¿De qué

podría sentirme feliz ahora? ¿Qué hay realmente maravilloso en mi

vida hoy? ¿Cómo podría sentirme bien ahora? ¿De qué me siento

verdaderamente agradecido?

2.- Enfocarnos en aquello que suprimimos.

Si te sientes deprimido es porque de alguna manera suprimes de tu

pensamiento todos los motivos para dejar de estarlo. Y si te sientes

entusiasta y feliz es porque suprimes todas las razones negativas

que te harían sentir mal.

3.- Enfocarnos en los recursos de que disponemos

Frente a una situación económica compleja puedo preguntar ¿que podría

vender primero? o ¿cómo podría dar vuelta la situación con los

recursos que dispongo?

La vida es como un juego de riesgo

todas las respuestas están ahí

lo único que tenemos que hacer

es plantearnos una respuesta inspiradora para ganar

Anthony Robbins


Te dejo algunas preguntas poderosas, que como Coach, suelo hacerle a

mis clientes:

¿Cuál es el sentido de tu vida?

¿Para qué haces lo que haces?

¿Con qué estás realmente comprometido?

¿Para qué estas aquí?

¿Qué hay de grande en lo que te está pasando?

¿Qué has aprendido de esta situación?

¿Qué te pasa con lo que te pasa?

¿De qué te sientes orgulloso?

¿A qué estás agradecido?

Una conversación de Coaching es un proceso de preguntas que

permite que aparezca el camino hacia los objetivos llenando de



poder a la persona, mientras lo hace
* Instituto de Capacitación del Coach. Conversaciones con un Coach de Patricia Hashuel. Newsletter # 102.

Msc. Khristian Almeida L______________________________________________________ - -



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos