Proyecto final integrador


Figura XV: Efecto de rayado en una imagen causado por objetos metálicos. ▪ Endurecimiento del haz



Descargar 1.43 Mb.
Página6/14
Fecha de conversión10.02.2019
Tamaño1.43 Mb.
Vistas364
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

Figura XV: Efecto de rayado en una imagen causado por objetos metálicos.
Endurecimiento del haz: se refiere al aumento de la energía media de un haz polienergético (como el utilizado en TC) al pasar a través de un objeto (paciente). Cundo se proyecta un corte en el que se hallan una o varias estructuras de alta densidad, en relación con su entorno, se produce una gran atenuación de los fotones de baja energía, de modo que el resultado es una imagen en la que aparecen zonas de menor densidad a la que realmente deberían tener.

Estos artefactos se pueden corregir utilizando cortes más finos, aumentando los parámetros de exposición y la filtración del haz antes de que pase a través del paciente.




Figura XVI: La densidad del tejido detrás del hueso denso (flechas) cambian debido al

artefacto de endurecimiento del haz.


Efecto de volumen parcial: la calculación de los números TC se basa en el coeficiente de atenuación del tejido del voxel. Si el voxel contiene un solo tipo de tejido, entonces la calculación no es un problema. Pero si en un voxel coinciden dos o mas estructuras con una gran diferencia en su coeficiente de atenuación, se representa en el píxel un valor de atenuación intermedio entre ambas, con lo que se perderá el sentido “real” de la imagen.

Este tipo de artefacto se puede reducir utilizando cortes finos, aunque es un artefacto que siempre esta presente y no puede ser totalmente eliminado [12].




Figura XVII: Los efectos de volumen parcial de la orbita (flecha corta) o de los peñascos (fecha larga) podrían confundirse con hemorragia recientes del lóbulo frontal o temporal.
Falla de detectores: este tipo de artefactos que se producen en los equipos de tercera generación, son causados cuando falla la sensibilidad de un detector o un grupo de ellos, produciendo la aparición de anillos concéntricos en la imagen. Esto se produce porque durante la rotación del tubo de rayos X y la matriz de detectores, los rayos medidos por un determinado detector son tangentes a un círculo. Esto indica que el detector necesita calibración.
SECCIÓN II: RESONANCIA MAGNETICA
2.1. GENERALIDADES
La imagen por resonancia magnética (IRM) es un método tomográfico que utiliza campos magnéticos y ondas de radiofrecuencia (RF). La imagen se obtiene a partir de señales provenientes de los núcleos de hidrogeno (relajación), pero solo después de que ellos hayan absorbido energía de ondas de radiofrecuencia (resonancia). Esta liberación energética induce una señal eléctrica en una antena receptora con la que se puede obtener una imagen (IRM), hacer un análisis espectrométrico (ERM) o una combinación entre ambas.

El fenómeno de resonancia magnética (RM) fue descubierto en 1946 en forma independiente por Felix Bloch y Edward Purcell, por lo que recibieron el Premio Nobel de Física en 1952. Pero la aplicación de la RM como técnica de imagen surge en la década del ’70. En 1973 Paul Lauterbur publico la primera imagen de RM de dos tubos llenos de agua.

Los primeros equipos para estudiar el cerebro humano aparecieron a finales de los ’70, seguidos muy poco tiempo después por los escáneres de cuerpo completo.

La IRM tiene ventajas importantes sobre los restantes métodos de diagnostico por imagen:

▪ Elevada resolución de contraste. La IRM no se basa en un solo parámetro, como el coeficiente de atenuación de rayos X, sino en tres parámetros principales: T1, T2 y densidad de protones (DP), además de varios parámetros secundarios, como por ejemplo el flujo. Estos parámetros varían considerablemente de un tejido a otro, estas diferencias son las responsables de la excelente resolución de bajo contraste.

▪ Diversidad de parámetros para evaluar un mismo plano de corte (T1, T2, DP).

▪ Gran sensibilidad a los cambios patológicos.

▪ Aporta datos tanto anatómicos como funcionales.

▪ Capacidad multiplanar. Es posible obtener imágenes directas sobre cualquier plano: axial, sagital, coronal y oblicuos sin modificar la posición del paciente.

▪ Ausencia de efectos nocivos conocidos al no utilizar radiaciones ionizantes.

▪ Visualización de los vasos sin utilizar sustancias de contraste.

▪ No existen artefactos debidos al hueso como sucede en la TC.

Frente a estas cualidades positivas hay que sumarle los siguientes inconvenientes:

▪ Los tiempos de exploración son más largos que en los estudios por TC.

▪ El campo magnético requiere una precaución constante en el ambiente de trabajo, controlando que no se ingresen objetos paramagnéticos que puedan ser atraídos hacia el imán, como tijeras, pinzas, lapiceras, etc. El “efecto proyectil” de estos objetos pueden causar daño a los pacientes y a los equipos.

▪ Los pacientes portadores de marcapasos, clips ferromagnéticos intracraneanos, neuroestimuladores, ciertas prótesis valvulares e implantes cocleares son contraindicaciones absolutas para ser estudiadas con esta técnica.

▪ Un pequeño porcentaje de pacientes experimenta claustrofobia requiriendo sedación durante el procedimiento. Esto se puede determinar mediante el interrogatorio previo al examen.

2.2. PRINCIPIOS FÍSICOS DE LA IMAGEN DE RM
Los núcleos atómicos están formados por protones y neutrones que poseen un movimiento de rotación sobre su propio eje denominado spin. Además por poseer carga eléctrica, el protón presenta propiedades magnéticas que se representan por el vector momento magnético (μ) orientado sobre el eje de rotación, ya que todo objeto cargado eléctricamente y en movimiento produce a su alrededor un campo magnético.

En los núcleos los protones forman pares en donde los spins de cada uno apuntan en direcciones opuestas, resultando el spin del par igual a cero, por lo que el spin y el momento magnético total de un núcleo con un número par de protones son nulos. En RM el núcleo mas importante es el del hidrógeno (H) por poseer un único protón (impar) y por su gran abundancia en el cuerpo humano.

Si se considera un volumen de tejido (voxel), los spins de los H presentes se encuentran orientados al azar, es por eso que el momento magnético total es cero. Pero si el tejido se coloca en un campo magnético estático denominado B0 (creado por un imán), los momentos magnéticos se alinean con el campo, pudiendo tener solamente dos orientaciones posibles: paralelos o antiparalelos a la dirección de B0. El H paralelo tiene una energía menor al H antiparalelo.

Dado que el número de protones paralelos es mayor se crea un momento magnético total con la dirección y el sentido de B0, denominado vector magnetización M (Fig. XVIII). El valor de M es directamente proporcional a la intensidad del campo magnético y a la densidad de protones.





Figura XVIII: Obtención del vector magnetización (M) como resultado de la suma vectorial

de los momentos magnéticos de los núcleos (μ).


En presencia de B0 los spins nucleares no giran a una posición vertical exacta, sino que el extremo del eje de rotación describe una circunferencia y forma un ángulo distinto de cero con la dirección de B0, a este movimiento se lo denomina precesión (Fig. XIX). Esto se produce por la interacción del campo magnético nuclear y el campo magnético externo. [13]






Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos