Proyecto de Indagación – Psicología Social



Descargar 180.5 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión17.03.2018
Tamaño180.5 Kb.
  1   2

Universidad de Buenos Aires

Facultad de Ciencias Sociales

Carrera de Sociología

Trabajo de Indagación
Representaciones sociales en torno al ejercicio de la autoridad por mujeres en el ámbito sindical y empresarial.


Crespo Pazos, Matias Omar

Perez, Ricardo

Torres, Carolina

Val, María Emilia

Fecha de entrega: 17 de Junio de 2008

Comisión: 33 – Lunes 19 a 21hs. 1° Cuatrimestre 2008.


PSICOLOGIA SOCIAL

Cátedra: Clarisa VOLOSCHIN


Introducción.
El presente trabajo de indagación se desarrolla en el marco de la materia Psicología Social de la cátedra a cargo de Clarisa Voloschin de la carrera de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales. En este sentido, se inserta dentro de la temática bajo estudio por el equipo docente de la cátedra referida a la percepción de autoridad asignada a la mujer en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En nuestro caso particular acotaremos el estudio al ámbito sindical y al ámbito empresarial.

El trabajo se desarrolla en una coyuntura regional donde varias mujeres se encuentran en los puestos más altos en lo que a poder político se refiere. Generándose una serie de novedades, resistencias y prejuicios en un contexto histórico más general de paulatino avance de la mujer en diferentes puestos que implican el ejercicio de autoridad. Así las mujeres se desplazan del ámbito doméstico hacia el ámbito público, privado y político; pasando a ocupar puestos tradicionalmente asignados a hombres; generándose una incipiente ruptura con las, también tradicionales, miradas que naturalizaban el lugar de la mujer en el ámbito domestico. Sin embargo, a pesar del consiguiente ascenso de mujeres a puestos de autoridad y decisión en lo laboral, lo económico y lo político, se puede observar la existencia de diferencias de status entre hombres y mujeres, que se manifiestan de múltiples maneras en el mundo público y privado. Estás diferencias encuentran expresión a través de ciertas representaciones, discursos, simbolizaciones e imaginarios referidos a las características, capacidades, roles y posiciones atribuidos diferencialmente a varones y mujeres, en tanto pertenecen a uno u otro sexo, que tienden a reproducir las desigualdades entre estos.



Por otra parte, y tal como lo expresamos anteriormente dichas representaciones no son exclusivas de algún ámbito en particular, sino que se encuentran extendidas a lo largo y ancho del mercado, el Estado y la sociedad civil, aún cuando cada una de estas instancias tenga características, dinámicas, fines y estructuras diferentes. Sin embargo la pregunta sobre cómo se producen dichas representaciones sociales en cada ámbito especifico sirve para comprender la dinámica real de estos procesos de segmentación y estigmatización cotidianos. En este sentido es que nos preguntamos por el ámbito empresarial – privado y el ámbito sindical, siendo que ambos poseen sendas lógicas de funcionamiento y una estructura valorativa y de fines distinta. Así en el primer caso, podemos observar como características específicas de la dinámica de las relaciones laborales a la competencia individual, la búsqueda de la maximización económica, un cálculo racional (en el sentido weberiano del término) de los medios para llegar a ciertos fines y un vínculo entre las personas donde prima lo estrictamente profesional, manteniéndose a raya los vínculos personales. En contraposición, el ámbito sindical parece estar estructurado en torno a valores referidos a la fidelidad partidaria o doctrinaria y a la persecución de fines referidos no a la maximización de beneficios económicos individuales sino de tipos corporativos o colectivos (en este caso la fracción de la clase obrera a la que se representa). A su vez, la fidelidad personal y valores vinculados con lo sentimental aparecen jugando un papel importante en las relaciones que se establecen entre los dirigentes y los trabajadores a los que representan. En definitiva la presencia de lo político en el ámbito sindical se torno un elemento de relevancia al momento de pensar las diferencias de las dinámicas y las características de cada ámbito. La inquietud por establecer si dichas diferencias infieren en la construcción de las representaciones sociales en torno al ejercicio de la autoridad por mujeres nos lleva al estudio de ambos casos. Entendemos a la autoridad como una realidad relacional, que involucra individuos que establecen relaciones desde diferentes y jerarquizadas posiciones, por lo cual nos interesa indagar las representaciones sociales e ideas acerca del ejercicio de la autoridad femenina tanto de las mujeres que ocupan puestos jerárquicos como de aquellos/as trabajadores/as que se encuentran bajo las órdenes de mujeres.
En lo que respecta a los estudios realizados en torno a la mujer, nos parece pertinente abordar los estudios de la mujer como un campo de problemáticas, tal como lo define A. Fernández. De hecho, los estudios en torno a la mujer atraviesan las disciplinas y las distintas esferas, ámbitos y dimensiones del mundo de lo social. Muchas veces se trata de estudios sobre problemáticas ya desarrolladas, a las que se las aborda “desde una perspectiva de genero” (Masson; Astelarra; Cuellas, et.al.). También se observan desarrollos en torono a la teoría y la filosofia política (Copjec, Laclau; Butler; Phillips; ) así como también en torno a la historia de las mujeres y sus luchas (Villar, et. al.; Perusso).

En cuanto a los estudios que vinculan a la mujer con el mercado de trabajo se destacan aquellos que lo hacen desde una perspectiva más general (Díaz, Hola; Todaro; Guzmán, et. al.; Menschik), aquellos que enfocan al interior del ámbito laboral (Allegrone), y los que se centran en las diferencias al interior del ámbito laboral (Iwasetschko; Borcelle). A su vez hemos encontrado varios informes de distintos organismos y ong´s centrados en distintas problemáticas de la mujer.

Es nuestro interés aportar, a través del presente trabajo de indagación, al crecimiento y el desarrollo del conocimiento de este vasto campo que es el de las problemáticas de la mujer.


Problemática y objetivos.
En base a lo presentado, nuestro trabajo busca explorar las representaciones sociales en torno al ejercicio de la autoridad por mujeres que ocupan puestos jerárquicos en el ámbito empresarial y en el ámbito sindical. La pregunta que guía nuestro proyecto, es ¿Cuáles son las representaciones sociales de las mujeres que ocupan puestos jerárquicos respecto/ en torno al ejercicio de su autoridad? Intentamos dar cuenta de cómo estas mujeres perciben y se representan la autoridad, así como también su propia realidad y las acciones que llevan a cabo en el ejercicio de su propia autoridad. En concreto buscaremos dar cuenta de la presencia de dichas representaciones sociales en las mujeres que se encuentran ejerciendo la autoridad desde algún puesto jerárquico para los ámbitos citados; así como también a los trabajadores/as de dichos ámbitos que están a cargo de una mujer, intentando establecer la existencia de diferencias o similitudes según el ámbito al que pertenecen estas mujeres.

En este sentido, y tendiendo en cuenta también a los trabajadores/as, es que nos hemos planteado los siguientes objetivos específicos, que serán estudiados en cada uno de los universos:



  • Indagar las características que se atribuyen a quien ejerce la autoridad en cada uno de los ámbitos a estudiar.

  • Conocer los factores, presentes en los dos ámbitos en estudio, que dificultan o facilitan el acceso y el sostenimiento de las mujeres en cargos que implican el ejercicio de la autoridad.

  • Indagar las representaciones acerca de las diferencias percibidas en el ejercicio de autoridad por parte de hombres y mujeres

  • Conocer las trayectorias laborales y las vivencias personales generadas en las relaciones laborales.

De este modo se establecen dos universos de la población a ser analizada, el ámbito empresarial y el ámbito sindical, ambos de la Ciudad autónoma de Buenos Aires. Dentro de los mismos nuestras unidades de análisis, que a su vez serán nuestras unidades de recolección de la información, las mujeres en puestos que implican el ejercicio de la autoridad y los/as trabajadores/as que se encuentren a su cargo, en los dos ámbitos.



Marco Teórico y conceptual
Elaboramos un marco teórico inspirado en las consideraciones de Enrique Pichon Riviere, considerando al individuo como un ser que a medida que crece y se desarrolla, aprende a vincularse no solo con otras personas, sino también a vincularse con el medio que lo rodea, teniendo en cuenta la dimensión subjetiva que se desarrolla en la interacción del individuo con la comunidad/sociedad a la que pertenece. Así, se busca establecer un esquema organizado de conceptos universales que permiten una aproximación adecuada al objeto particular. Todo esquema de estas características tiene un aspecto “superestructural” y otro aspecto “infraestructural”. Lo superestructural esta dado por los elementos conceptuales y lo infraestructural por los elementos implícitos. (Pichon-Riviere)

Entendemos a la autoridad como una realidad relacional, que involucra individuos que establecen relaciones desde diferentes y jerarquizadas posiciones. Esta noción de autoridad esta relacionada a la idea de dominación weberiana; «la probabilidad de encontrar obediencia a un mandato de determinado contenido entre personas dadas» Autoridad implica en este sentido la aceptación legítima de un mandato, no el simple sometimiento al mismo. "la Autoridad es, en lo esencial, activa y no pasiva [...] la Autoridad es, pues, necesariamente una relación [...] sólo se tiene autoridad sobre lo que puede reaccionar". Hay autoridad cuando quien obedece tiene la posibilidad de no hacerlo y renuncia a esa posibilidad. (Kojeve) “En un grupo institucional cualquiera, la autoridad depende de una estructura previa, y su zona de ejercicio depende de la posición ocupada por el individuo en esa estructura. En todos los casos se trata, para el líder, de ser habilitado para ejercer un poder determinable sobre la conducta de un grupo de personas determinadas” (Maisonneuve). En este sentido, la práctica de la autoridad depende simultáneamente de normas colectivas, de situaciones concretas y de la personalidad de quien la ejerce.


Pensar el tema de la autoridad de las mujeres desde una perspectiva de género nos permitirá ver las distintas maneras en que la mujer se piensa y es pensada ejerciendo autoridad en tanto que mujer, desde las representaciones e imaginarios sociales presentes de las propias mujeres y trabajadores investigados.
En este sentido, es necesario tener en cuenta el concepto de género, “categoría que en lo social, corresponde al sexo anatómico y fisiológico de las ciencias biológicas. El género es el sexo socialmente construido (...) los sistemas de sexo/género son los conjuntos de prácticas, símbolos, representaciones, normas y valores sociales que las sociedades elaboran a partir de la diferencia sexual anatomo-fisiológica y que dan sentido a la satisfacción de los impulsos sexuales, a la reproducción de la especie humana y en general al relacionamiento entre las personas.” (De Barbieri) El género es un elemento constitutivo de la subjetividad de los sujetos y de las relaciones sociales basado en las diferencias que se perciben entre los sexos. El genero es una forma de ordenamiento social, establece relaciones jerárquicas y de poder entre los individuos sexuados en base a las características (conductas, roles) que son percibidas como naturales, pero que en realidad son construcciones sociales y culturales basadas en las diferencias anatómicas entre los sexos. Estas construcciones estructuran las relaciones entre los sujetos y también forman parte de la personalidad y la subjetividad de los individuos, éste las incorpora en sus relaciones con otros.

El concepto de género (en tanto construcción social y cultural sobre la diferencia biológica que es una parte constitutiva de la subjetividad de los actores) nos permite dar cuenta como lo social juega en la construcción de la subjetividad de los sujetos, lo cual nos remite a pensar la relación entre el individuo y la sociedad como un vínculo, como una relación dialéctica entre el mundo interno del sujeto y el mundo externo (histórico, social y cultural) en el que éste se desarrolla.


En general, estas características atribuídas a los individuos según su sexo toman la forma de estereotipos (o modelos dominantes de género), que son aquellas representaciones de lo que es considerado legítimamente “lo femenino” y “lo masculino”. Intentan presentar las diferencias de comportamiento entre varones y mujeres como si fuesen cualidades inherentes a cada sexo, naturales y esenciales, que no se pueden cambiar, prescriben y modelan una imagen. Determinan como características femeninas componentes tales como sumisión, pasividad, debilidad, emotividad, sensibilidad y como masculinos elementos como dominio, actividad, independencia, fuerza, razón, agresión, sabiduría, cultura. Estas características se agrupan dicotomicamente, en pares opuestos y complementarios. Los componentes de los estereotipos pueden variar en los distintos períodos históricos y conllevan una valoración especial de los atributos de lo femenino y lo masculino. Podemos decir que estos estereotipos agrupan las representaciones simbólicas hegemónicas en la cultura occidental moderna. (ECOS; Darre)

En torno a ello entendemos las representaciones sociales como construcciones simbólicas de la realidad, implican un significado común de objetos o eventos sociales para miembros de una comunidad, estos dependen de las normas sociales y de los valores de esa comunidad; Son dinámicas ya que van cambiando con el paso del tiempo, es decir se modifican con la experiencia social y el cambio de la realidad social.(León) El cambio al que hacemos mención surge de creaciones a partir de las cuales algo distinto se hace posible, hace surgir lo que no esta dado a partir de lo existente. Esa capacidad de creación se asocia fácilmente a lo imaginario; la imaginación tiene lugar en la sensibilidad y ella en las percepciones. (Castoriadis) Lejos de entender a la imaginación como una característica más del individuo, es comprendida por nosotros como una capacidad del individuo en base a la cual puede reorganizar en mundo que le es dado. Pero esa organización no es simplemente algo exclusivo de la psique individual, tiene ella la impronta social. En este aspecto Lèvi-Strauss nos ha demostrado bastamente la manera en que la cultura es un conjunto de sistemas simbólicos internalizados en cada individuo. En el sentido más amplio los imaginarios sociales son referencias específicas en el vasto sistema simbólico que produce toda colectividad y a través del cual ella se percibe, se divide y elabora sus finalidades. De este modo a través de estos imaginarios sociales una colectividad designa su identidad elaborando una representación de si misma, marca la distribución de los papeles y las posiciones sociales, expresa e impone ciertas creencias comunes, fijando especialmente modelos formadores de “jefe”, de “ciudadano”. Así es reproducida una representación totalizante de la sociedad como un orden, según el cual cada elemento tiene su lugar, su identidad y su razón de ser.

Estos estereotipos y representaciones sociales acerca del género que legitiman, disciplinan, definen los lugares de los actores de las desigualdades y su subordinación en los espacios sociales y subjetivos, remiten a la existencia de ciertas categorías lógicas que instalan ciertas maneras de pensar y representarse al mundo. Detrás de estas simbolizaciones se encuentran las categorías lógicas, los llamados “a priori históricos”, que son las condiciones de posibilidad de estas representaciones y prácticas en relación a las diferencias de género. Esta “Episteme de lo mismo” al homologar lo genérico humano con lo masculino, excluye y segrega a lo diferente como inferior. En esta lógica de la identidad, lo masculino es visto como lo único, superior, mientras lo femenino se percibe como lo otro, el complemento, lo inferior, negando su especificidad.

De esta manera el imaginario social es una de las fuerzas reguladoras de la vida colectiva. Al igual que las demás referencias simbólicas, los imaginario sociales no indican solamente a los individuos su pertenencia a una misma sociedad, sino que también definen, mas o menos precisamente los medios inteligibles de sus relaciones con esta, con sus divisiones internas, con sus instituciones etc. (Gauchet, 1977). Entonces, el imaginario social es igualmente una pieza efectiva y eficaz, del dispositivo de control de la vida colectiva, y en especial del ejercicio del poder. Por consiguiente es el lugar de los conflictos sociales y una las cuestiones que están en juego de eso conflictos.


Lo imaginario social organiza el orden de lo ilusorio para cada sexo, instituyendo los géneros masculino y femenino. Toda sociedad existe creando significaciones imaginarias, las cuales se van tornando al tiempo con una validez de hecho; como incuestionables, legitimadas de por si. El imaginario social concibe a cada sexo con una especificidad, donde cada cual tiene su lugar, su labor, constituyendo lo que a cada uno le corresponde. Romper con esa ilusión es romper con lo establecido para la mujer o para el hombre.
Estrategia Metodológica

 

Partimos de una conceptualización de la realidad como una realidad significativa, construida social e intersubjetivamente, a la que tenemos acceso a través de las interpretaciones subjetivas que de la construcción de la realidad se hacen los individuos, por lo tanto la interpretación y conocimiento del mundo social está en función del contexto y del discurso que se usa.



Se trabajará con el método cualitativo, porque lo que interesa es realizar un abordaje desde los individuos; se utiliza “(…) cuando al margen de las cuestiones globales o de la comunidad nos interesa saber como impacta este fenómeno en cada persona y ver las particularidades, especificidades de cada uno.” (Infesta Domínguez). La investigación cualitativa es un conjunto de practicas interpretativas que no se encuentra ligado con una determinada teoría en particular; se vale de una aproximación a métodos y técnicas de diversas disciplinas y perspectivas teóricas tales como la fenomenología, el feminismo, los estudios culturales, la etnografía entre otros. La preocupación básica es la comprensión de mundo social desde el punto de vista del actor .Partiendo de la consideración de que los sujetos sociales no son sólo resultado de procesos estructurales, sino que las estructuras sociales que los contienen son a la vez la condición y la consecuencia de sus acciones, es decir, que los acontecimientos y procesos son obras de “sujetos activos y conocedores”, de “actores sociales”, y no resultados del impacto diferencial de grandes fuerzas sociales despersonalizadas sobre individuos pasivos o engañados por dispositivos ideológicos. (Giarracca y Bidaseca 2004); es que creemos que los actores sociales son centrales en la investigación.

Así centraremos la mirada en estos considerando que las relaciones y los procesos sociales, están compuestos por símbolos, signos, representaciones; cuyo significado, sentido y valor queremos comprender. Para lo cuál la estrategia metodológica se basará en el uso de técnicas cualitativas de investigación, en pos de obtener los datos referidos a los elementos simbólicos, las percepciones y las identidades construidas en la relación social, y más estrictamente laboral, entre las mujeres en puestos que implican el ejercicio de autoridad y los/as trabajadores/as a su cargo.

Buscando acceder al universo de sentido y a la subjetividad de los actores a través de su discurso, se realizaron entrevistas en profundidad semiestructuradas a los distintos actores que intervienen en la relación sujeta a análisis: mujeres en puestos jerárquicos y los/as trabajadores/as a su cargo, tanto en el ámbito sindical como empresarial. En total se realizaron 8 entrevistas, distribuidas de la siguiente manera: 3 a mujeres en puestos que implican el ejercicio de la autoridad en el ámbito privado empresarial; 2 a mujeres en puestos similares en el ámbito sindical; y en referencia a lo/as trabajadore/as, se ha realizado una encuesta a un trabajador y una trabajadora del ámbito privado y a una delegada gremial. En cuanto a su distribución al interior del grupo se desarrollaron dos entrevistas por integrante.

Las mismas constituyeron el principal instrumento de recolección de información, sobre la cual se desarrolló posteriormente el análisis.

Las entrevistas semiestructuradas y en profundidad permiten percibir los valores y las percepciones de los actores, así como los elementos presentes en los discursos que dan cuenta de las subjetividades y su transformación (Busca y Vázquez Laba, 2003). De este modo se capta la unicidad de las situaciones, asumiendo las mediaciones entre los condicionamientos estructurales y el sujeto de la acción (Giarracca, Bidaseca 1999). En las entrevistas en profundidad (y en los métodos cualitativos en general) es central el papel del investigador, en tanto establece una relación con el entrevistado, y es él mismo el instrumento de la investigación. Sus sentimientos, valores y subjetividad estarán también involucrados en el trabajo.

Las entrevistas se realizaron tendiendo en cuenta una guía de pautas generales, que atravesaban los principales ejes de análisis. Las diferencias entre las preguntas realizadas a mujeres en puestos jerárquicos y las realizadas a las personas en puestos subordinados fueron mínimas, con diferencias de forma.

Una de las primeras entrevistas realizadas a una mujer en puesto de autoridad sirvió como prueba piloto para el testeo del cuestionario. Esta entrevista no se incluyó en el análisis, pero nos dio importantes pautas para la realización de las posteriores entrevistas, tales como la necesidad de establecer el llamado “contrato de entrevista” (en el que se asegura a los entrevistados el anonimato, la absoluta libertad para responder a las preguntas y se les informa sobre los fines puramente académicos y de investigación de la información por ellos suministrada) y de un profundo conocimiento tanto de los objetivos de investigación como de las pautas de la guía de entrevista, para asegurar el correcto desenvolvimiento y fluidez del discurso en la interacción con el entrevistado, sin los cortes e interrupciones que implicaría la necesidad de remitirse al cuestionario para continuar con el diálogo.

En todos los casos obtuvimos una excelente disposición de los entrevistados, sin poner ningún tipo de reparos a los temas a tratar o a la duración de la entrevista. Éstas se realizaron a la salida del trabajo o en el propio ámbito de trabajo aprovechando tiempos cedidos por lo/as entrevistado/as especialmente.



Las dimensiones de la representación social.
El interés más general de nuestro proyecto estuvo enfocado a investigar la autoridad femenina, su ejercicio y características en dos ámbitos bien diferenciados, el empresarial y el sindical. Para tal fin desarrollamos una desagregación de la variable compleja en una serie de ejes de análisis que constituyen distintas dimensiones de la misma, los mismos refieren a los testimonios de lo/as entrevistado/as;


  • Características que se atribuyen a quién ejerce la autoridad.

  • Definición de autoridad.

  • Factores que dificultan el acceso y el sostenimiento de las mujeres en puestos de autoridad.

  • Factores que dificultan el acceso y el sostenimiento de las mujeres en puestos de autoridad.

  • Representaciones acerca de las diferencias en el ejercicio de la autoridad por hombres y mujeres.

  • Características que creen, las mujeres en puestos de autoridad, que les asigna el personal a su cargo.

  • Características que lo/as trabajadore/as asignan a las mujeres que son sus superiores.

  • Diferencias en torno al ejercicio de la autoridad en el ámbito sindical y el ámbito privado empresarial.

  • Trayectoria laboral.

  • Vivencias personales.





Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad