Proyecto de diseño de plan de estudios y título de grado en psicologíA


-Saber seleccionar y administrar los instrumentos, productos y servicios y ser capaz de identificar a las personas y grupos interesados



Descargar 1.92 Mb.
Página11/17
Fecha de conversión19.12.2017
Tamaño1.92 Mb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   17

12-Saber seleccionar y administrar los instrumentos, productos y servicios y ser capaz de identificar a las personas y grupos interesados


2.52

2.67

2.68

2.54

13-Saber diseñar y adaptar instrumentos, productos y servicios, según los requisitos y restricciones


2.46

2.47

2.59

2.43

14-Saber contrastar y validar instrumentos, productos y servicios (prototipos o pruebas piloto)


2.30

2.44

2.31

2.25

D- Intervención psicológica: prevención, tratamiento y rehabilitación

15-Ser capaz de definir los objetivos y elaborar el plan de la intervención en función del propósito de la misma (prevención, tratamiento, rehabilitación, inserción,. ....)

3.12

3.08

2.90

3.02

16-Saber elegir las técnicas de intervención psicológica adecuadas para alcanzar los objetivos

3.15

3.04

2.77

2.98

17-Dominar estrategias y técnicas para involucrar en la intervención a los destinatarios

2.90

2.81

2.62

2.54

18-Saber aplicar estrategias y métodos de intervención directos sobre los destinatarios: consejo psicológico, terapia, negociación, mediación...

3.31

3.01

2.81

3.07

19-Saber aplicar estrategias y métodos de intervención directos sobre los contextos: construcción de escenarios saludables...

2.57

2.61

2.48

2.59

20-Saber aplicar estrategias y métodos de intervención indirectos a través de otras personas: asesoramiento, formación de formadores y otros agentes.

2.44

2.45

2.32

2.45

E- Evaluación de programas e intervenciones

21-Saber planificar la evaluación de los programas y las intervenciones

2.63

2.72

2.65

2.63

22-Ser capaz de seleccionar y construir indicadores y técnicas de medición para evaluar los programas y las intervenciones

2.39

2.61

2.60

2.64

23-Ser capaz de medir y obtener datos relevantes para la evaluación de las intervenciones

2.36

2.47

2.39

2.50

24-Saber analizar e interpretar los resultados de la evaluación

2.68

2.67

2.60

2.58

F- Comunicación













25-Saber proporcionar retroalimentación a los destinatarios de forma adecuada y precisa

2.77

2.73

2.69

2.74

26-Ser capaz de elaborar informes orales y escritos

2.70

2.75

2.58

2.94

G- Compromiso ético













27-Conocer y ajustarse a las obligaciones deontológicas de la Psicología

3.05

2.70

2.91

2.84

Las puntuaciones subrayadas indican diferencias significativas en ese item (p<0.05).
8- Clasificación de las competencias transversales y específicas en relación con los perfiles profesionales
A partir de la información recogida podemos establecer cuáles son las competencias transversales, los conocimientos básicos y las competencias específicas que se requieren para cada uno de los perfiles.
8.1- Perfil en Psicología clínica y de la salud
Las competencias transversales más importantes para este perfil son:

*Competencias instrumentales de carácter cognitivo (resolución de problemas, análisis y síntesis, toma de decisiones, comunicación oral y escrita, y organización y planificación.

*Competencias personales: compromiso ético, trabajo en equipo, relaciones interpersonales y en menor medida, trabajo en equipos interdisciplinares y razonamiento crítico.

*Competencias sistémicas como mantener actualizadas las competencias y en menor medida, adaptarse a nuevas situaciones e interés por la calidad de la propia actuación.

*Otras competencias transversales como la autocrítica, conocer las propias competencias y limitaciones y asumir responsabilidades.
En cuanto a los conocimientos básicos, los más destacados hacen referencia a los métodos de evaluación, diagnóstico y tratamientos psiocológicos y a los procesos y etapas del desarrollo normal y anormal, seguidos de las leyes básicas de los procesos psicológicos y los distintos modelos teóricos de la Psicología.
Por lo que respecta a las competencias específicas, la mayor importancia recae en tres competencias relacionadas con la intervención psicológica (elegir las técnicas adecuadas, definir los objetivos y el plan de intervención, aplicar estrategias y métodos de intervención directos), y varias competencias relacionadas con la evaluación, diagnóstico y peritaje (realización de entrevistas, describir y medir variables y procesos psicológicos, identificar problemas y necesidades, saber diagnosticas), junto a las obligaciones deontológicas, saber analizar las necesidades y demandas de los destinatarios y las competencias de comunicación (elaborar informes orales y escrito, seguido de proporcionar retroalimentación.
8.2- Perfil en Psicología de la educación
Las competencias transversales más destacadas para este perfil son:

*Competencias instrumentales de carácter cognitivo: toma de decisiones, análisis y síntesis, organización y planificación y en menor medida, resolución de problemas y comunicación oral y escrita.

*Competencias personales: sobre todo el trabajo en equipo, trabajar con otros profesionales de forma interdisciplinar y tener habilidades para las relaciones interpersonales. También destaca el compromiso ético, aunque en menor medida que para otros perfiles.

*Competencias sistémicas como mantener actualizadas las competencias (muy importante), y a cierta distancia, adaptación a nuevas situaciones y pensar de forma creativa.

*Otras competencias entre las que destaca la autocrítica, conocer las propias competencias y limitaciones, obtener información de fuentes documentales y asumir responsabilidades.
Los conocimientos básicos más importantes para este perfil son los procesos y etapas del desarrollo normal y anormal y los métodos de evaluación, diagnóstico y tratamientos psicológicos, seguidos de las leyes básicas de los procesos psicológicos y los fundamentos biológicos de la conducta.
Por lo que respecta a las competencias específicas para el grado en Psicología, la mayor importancia para el perfil de psicólogo educativo hace referencia a competencias de evaluación y diagnóstico psicológico a nivel individual y también análisis del contexto, ajustarse a las obligaciones deontológicas, competencias básicas en intervención (definir objetivos y elaborar el plan de intervención, elegir las técnicas adecuadas, aplicar métodos de intervención directos), así como competencias de comunicación y de definición de metas. A cierta distancia, se considera importante saber analizar e interpretar los resultados de la evaluación (más importante que para otros perfiles).
8.3- Perfil en Psicología del trabajo, las organizaciones y los recursos humanos
Las competencias transversales más importantes para este perfil son:

*Competencias instrumentales de tipo cognitivo como análisis y síntesis, resolución de problemas, organización y planificación, comunicación oral y escrita, y toma de decisiones.

*Competencias interpersonales como el trabajo en equipo, el trabajo con otros profesionales de forma interdisciplinar y las habilidades para las relaciones interpersonales, así como el compromiso ético.

*Competencias sistémicas como mantener actualizadas las propias competencias, adaptarse a nuevas situaciones seguidas de pensar de forma creativa y el interés por la calidad de la propia actuación.

*Otras competencias como la autocrítica, y en menor medida conocer las propias competencias y limitaciones y asumir responsabilidades.
Los conocimientos básicos más destacados para este perfil son los principios psicosociales del funcionamiento de los grupos y las organizaciones, seguidos de los métodos de evaluación, diagnóstico y tratamientos psicológicos y conocer los distintos campos de aplicación de la psicología. Salvo en estos tres aspectos, el resto de conocimientos parecen tener menor importancia que para los perfiles restantes.
Respecto a las competencias específicas, además de analizar las necesidades y demandas de los destinatarios y ajustarse a las obligaciones deontológicas, destacan algunas competencias de evaluación psicológica, las competencias de comunicación (elaborar informes y proporcionar retroalimentación a los destinatarios), así como la práctica totalidad de las competencias relacionadas con la evaluación y el diagnóstico. A diferencia de los perfiles restantes, para los psicólogos del ámbito laboral resultan importantes tanto las competencias de evaluación a nivel individual como las de nivel grupal y organizacional.
8.4- Perfil en Psicología de la intervención social y comunitaria

Las competencias transversales más importantes para este perfil son:

*Competencias instrumentales de carácter cognitivo como análisis y síntesis, toma de decisiones, resolución de problemas, comunicación oral y escrita y organización y planificación.

*Competencias interpersonales, junto a compromiso ético: trabajo en equipo, trabajo interdisciplinar y habilidades para las relaciones interpersonales.

*Competencias sistémicas relacionadas con la capacidad de adaptación (mantener actualizadas las propias competencias, adaptarse a nuevas situaciones y pensar de forma creativa).

*Otras competencias de tipo personal, como la autocrítica, conocer las propias competencias y limitaciones, y asumir responsabilidades.


Los conocimientos básicos más destacados consisten en los métodos de evaluación, diagnóstico y tratamientos psicológicos, los procesos y etapas del desarrollo normal y anormal y los distintos campos de aplicación de la psicología. A escasa distancia se sitúan los conocimientos psicosociales del funcionamiento de los grupos y las organizaciones, con la misma valoración que los fundamentos biológicos de la conducta.
Por último, entre las competencias específicas para este perfil a nivel de grado destacan algunas competencias de intervención (especialmente definir los objetivos y elaborar el plan de intervención, y elegir las técnicas adecuadas), junto a las competencias de comunicación y ajustarse a las obligaciones deontológicas. También resultan importantes las competencias relacionadas con la definición de las metas, y en menor medida, prácticamente todas las competencias relacionadas con la evaluación, ya sea a nivel individual como grupal-organizacional y del contexto.
En términos generales, puede decirse que las principales competencias para el grado en Psicología se repiten en los distintos perfiles profesionales, si bien en ocasiones se altera el orden de las competencias más destacas, y aparecen algunas diferencias en las puntuaciones concretas que se obtienen para cada perfil. Existe una buena parte de competencias relevantes para todos los perfiles junto a algunas diferencias que son interesantes de resaltar, y que se amplian y profundizan, en opinión de los encuestados, en la formación de postgrado. Además de ello, la aproximación cualitativa ha puesto de manifiesto (ver anexo 4) que las competencias se concretan de manera particular en cada uno de los perfiles profesionales, poniendo de relieve una vez más la importancia de contextualizar las competencias al desempeño profesional concreto.
Por último, resulta relevante destacar que en el nivel de grado resultan más importantes las competencias relacionadas con la evaluación y diagnóstico en el nivel individual sobre todo, y las competencias básicas de intervención, así como los requerimientos deontológicos y proporcionar información. Aunque en general la importancia de todas estas competencias se mantiene para el postgrado, además se valora en mayor medida para este nivel de especialización, las competencias de intervención y las de evaluación de los programas e intervenciones. De forma algo sorprendente, las competencias centradas en el desarrollo de nuevos productos y servicios no es muy valorada en el grado ni en el postgrado en psicología. Esta valoración es mayor en los países de centro y norte de Europa.

9- Valoración de las competencias por parte de las asociaciones profesionales

9.1- Informe del colegio profesional

Como ya se ha comentado, en los últimos años la Psicología ha experimentado un vigoroso proceso de consolidación, diversificación profesional y de especialización, de forma que los profesionales de la psicología han ido dando respuesta e interviniendo en un número creciente de problemáticas y situaciones, a la vez que su imagen social se ha ido clarificando y fortaleciendo y los psicólogos han ido ocupando roles diversos y puestos de trabajo en los ámbitos más diversos. Como resultado de este proceso diversas asociaciones e iniciativas han ido desarrollando un cuerpo de conocimientos acerca de los perfiles profesionales de la psicología y de las competencias vinculadas a ellos.


En nuestro país, el Colegio Oficial de Psicólogos elaboró a través de diversos grupos de trabajo en los que participaron numerosos profesionales, un documento que definía los principales ámbitos de desempeño profesional, las tareas y roles que los componían y un listado de las competencias básicas que requería su realización En este apartado se recogen las valoraciones que los empleadores y tutores de prácticum. El documento tenía en cuenta ocho perfiles profesionales, considerados como las principales áreas de especialización. El presente proyecto parte de ese modelo, si bien ha reducido el número de perfiles a cuatro, teniendo en cuenta que el grado en Psicología supone el nivel de entrada en el mercado laboral, y que por tanto se trata de un momento excesivamente prematuro para producir una excesiva especialización. No obstante, los cuatro perfiles considerados a nivel de grado se encuentras definidos en el documento del COP (1998).
A continuación se recogen las definiciones y ámbitos de actuación recogidos en el citado documento para cada uno de los perfiles. El documento completo puede consultarse en la dirección http://www.cop.es/perfiles , y contiene por lo general no sólo las definiciones de los perfiles, sino también las tareas y funciones, los ámbitos de actuación, los requerimientos de formación y en ocasiones de acreditación. Aquí sólo se recoge un breve resumen, de carácter meramente descriptivo.
9.1.1- Psicología Clínica y de la Salud
La Psicología Clínica y de la Salud es la disciplina o el campo de especialización de la Psicología que aplica los principios, las técnicas y los conocimientos científicos desarrollados por ésta para evaluar, diagnosticar, explicar, tratar, modificar y prevenir las anomalías o los trastornos mentales o cualquier otro comportamiento relevante para los procesos de la salud y enfermedad, en los distintos y variados contextos en que éstos puedan tener lugar. Consecuentemente, definimos el Psicólogo Clínico y de la Salud como el psicólogo que aplica el conocimiento y las habilidades, las técnicas y los instrumentos proporcionados por la Psicología y ciencias afines a las anomalías, los trastornos y a cualquier otro comportamiento humano relevante para la salud y la enfermedad, con la finalidad de evaluar, diagnosticar, explicar, tratar, modificar o prevenir estos en los distintos contextos en que los mismos puedan manifestarse.
El nuevo ámbito de la Psicología Clínica y de la Salud integra, por su parte, dos campos de especialización separados previamente existentes: la Psicología Clínica y la Psicología de la Salud, dedicadas específicamente a los trastornos considerados clásicamente clínicos o mentales y a los fenómenos y problemas psicológicos en su relación con los problemas médicos o de salud en general. Todo ello, de acuerdo con la visión holística e integradora actualmente mantenida tanto sobre la salud como sobre la enfermedad como un todo integrado biológico, psicológico y social.
En cuanto a los principios, los conocimientos, las técnicas y los instrumentos que la Psicología Clínica y de la Salud aplica, en la definición se especifica que estos han de ser científicos, indicando con ello que aunque ésta constituye más una disciplina aplicada que una ciencia básica, los conocimientos en que se fundamenta ha sido derivado científicamente, al igual que la totalidad de los conocimientos que constituyen la actual Psicología, definida como la ciencia dedicada al estudio de la conducta o el comportamiento humano a través de las distintas manifestaciones en que éste pueda tener lugar (cognitivas, emocionales, motoras o manifiestas y psicofisiológicas en general) y a la aplicación práctica y positiva de este conocimiento en los distintos ámbitos o contextos en que los sujetos humanos pueden desenvolverse.
Respecto a los fenómenos a los que se aplica o que constituyen el centro de atención de la Psicología Clínica y de la Salud, éstos son, en primer lugar, las denominadas anomalías o trastornos mentales o del comportamiento, entendidos éstos en un sentido amplio del término y no sólo en el estrictamente psicopatológico y más restringido habitualmente concedido en los manuales estandarizados de clasificación de trastornos psicopatológicos del tipo de la CIE-10 (OMS, 1992) o del DSM-IV (APA, 1994). Además de los comportamientos anómalos o alterados, la Psicología Clínica y de la Salud estudia y toma en consideración, igualmente, cualquier otro tipo de comportamiento que sea relevante para los procesos de salud y enfermedad, sea éste normal o patológico y referido tanto a un individuo como a un grupo.
En este mismo sentido, conviene llamar la atención sobre el hecho de que la Psicología Clínica y de la Salud no sólo se aplica o toma en consideración los fenómenos o procesos anormales o patológicos, sino que estudia y se aplica igualmente y cada vez con más dedicación, a los procesos y estados de salud y bienestar, tanto de los individuos como de los grupos humanos, tratando de asegurar los mismos o de reinstaurarlos en caso de que éstos se hubieran perdido, de acuerdo con las importantes funciones complementarias de prevención y de educación para la salud desarrolladas igualmente por la Psicología Clínica y de la Salud.
Entre las múltiples funciones que incluye o desempeña la Psicología y los Psicólogos Clínicos y de la Salud, destacan, como se recoge en la definición, las siguientes: evaluar, diagnosticar, explicar, tratar, modificar y prevenir. Estas funciones incluyen, en general, la práctica totalidad de la actividad normalmente desempeñada por el psicólogo que trabaja en este ámbito, con la excepción, quizás, de la deseable actividad investigadora que los psicólogos clínicos y de la salud también deberían realizar en sus respectivos ámbitos aplicados.
En la definición se menciona, por último, que la actividad desempeñada por la Psicología o por el Psicólogo Clínico y de la Salud puede ejercerse o aplicarse en muy distintos y variados contextos, en concordancia con la complejidad y variedad del comportamiento y de la actividad humana y no sólo en el ámbito restringido del Centro Clínico, del Servicio de Salud Mental o del Hospital en general, aunque estos continúen siendo los principales ámbitos de aplicación de la misma.
9.1.2- Psicología de la Educación
El Psicólogo de la Educación es el profesional de la psicología cuyo objetivo de trabajo es la reflexión e intervención sobre el comportamiento humano, en situaciones educativas, mediante el desarrollo de las capacidades de las personas, grupos e instituciones. Se entiende el término educativo en el sentido más amplio de formación y desarrollo personal y colectivo.
El Psicólogo de la Educación desarrolla su actividad profesional principalmente en el marco de los sistemas sociales dedicados a la educación en todos sus diversos niveles y modalidades; tanto en los sistemas reglados, no reglados, formales e informales, y durante todo el ciclo vital de la persona. Así mismo interviene en todos los procesos psicológicos que afectan al aprendizaje, o que de este se derivan, independientemente de su origen personal, grupal, social, de salud etc., responsabilizándose de las implicaciones educativas de su intervención profesional y coordinándose, si procede, con otros profesionales.
Estas son las principales funciones que pueden desempeñarse en este perfil profesional:


  • Intervención ante las Necesidades Educativas de los Alumnos: El profesional de la psicología participa en la atención educativa al desarrollo desde las primeras etapas de la vida, para detectar y prevenir a efectos socio-educativos las discapacidades e inadaptaciones funcionales, psíquicas y sociales. Realiza la evaluación psico-educativa referida a la valoración de las capacidades personales, grupales e institucionales en relación a los objetivos de la educación y también al análisis del funcionamiento de las situaciones educativas. Para ello trata de determinar la más adecuada relación entre las necesidades individuales, grupales o colectivas y los recursos del entorno inmediato, institucional o socio-comunitario requeridos para satisfacer dichas necesidades. También puede proponer y/o realizar intervenciones que se refieran a la mejora de las competencias educativas de los alumnos, de las condiciones educativas y al desarrollo de soluciones a las posibles dificultades detectadas en la evaluación.




  • Orientación, Asesoramiento Profesional y Vocacional: El psicólogo promueve y participa en la organización, planificación, desarrollo y evaluación de los procesos de orientación y asesoramiento profesional y vocacional, tanto en lo que tienen de información, asesoramiento y orientación a los alumnos ante las opciones que deban tomar frente a las distintas posibilidades educativas o profesionales, como en la elaboración de métodos de ayuda para la elección y de métodos de aprendizaje de toma de decisión vocacional. El objetivo general de estos procesos es colaborar en el desarrollo de las competencias de las personas en la clarificación de sus proyectos personales, vocacionales y profesionales de modo que puedan dirigir su propia formación y su toma de decisiones.




  • Prevención: El psicólogo interviene proponiendo la introducción de modificaciones del entorno educativo y social que eviten la aparición o atenúen las alteraciones en el desarrollo madurativo, educativo y social. La prevención se orienta a proponer las condiciones para un mejor desarrollo de las capacidades educativas y también a prevenir las consecuencias que pueden generar la diferencia entre las necesidades educativas de la población y las respuestas que dan los sistemas sociales y educativos; incluye tanto acciones específicas para la prevención de problemas educativos concretos (como son la adaptación inicial a la escuela, la detección precoz de alumnos con necesidades educativas especiales, etc.), como los aspectos de intervención desde las primeras etapas mediante técnicas de estimulación y, ya en las etapas escolares, los procesos dirigidos a permitir a los alumnos afrontar con progresiva autonomía y competencias eficaces las exigencias de la actividad educativa. Desde el enfoque preventivo se contemplan intervenciones tanto en asesoramiento a agentes educativos (educadores, padres, etc.) como en el desarrollo de programas específicos: educación para la salud, educación afectivo-sexual, prevención de las drogodependencias, y de los proyectos ligados en general a la transversalidad (educación de valores, educación no sexista, etc.).




  • Intervención en la Mejora del Acto Educativo: Las funciones ligadas a esta intervención pretenden la adecuación de las situaciones educativas a las características individuales y/o grupales (evolutivas, cognitivas, sociales, etc.) de los alumnos y viceversa. Estas funciones se realizan a través de asesoramiento didáctico, de la organización y planificación educativa, de programación, de asesoramiento y actualización del educador; y en general se refieren a la intervención sobre las funciones formativas y educativas que se realizan con el alumno. El psicólogo presta apoyo y asesoramiento técnico al educador tanto en su actividad general (adaptación de la programación a las características evolutivas psicosociales y de aprendizaje de los alumnos, organización del escenario educativo, métodos de enseñanza-aprendizaje, niveles de concreción curricular, aplicación de programas psico-educativos concretos, etc.), como en su actuación educativa con alumnos con necesidades y/o en situaciones educativas especiales, adecuaciones curriculares y programas individuales, actuaciones compensatorias, diversificaciones, y en general procedimientos de atención a la diversidad. Igualmente colabora en la formación permanente y apoyo didáctico al educador, aportando su preparación específica sobre las áreas evolutivas, cognitivas, afectivas, comportamentales, psicosociales e institucionales. También son objeto de la intervención del psicólogo los fenómenos institucionales que configuran los centros educativos: la relación entre los objetivos y las formas organizativas con el funcionamiento real, la mejora eficaz de las relaciones entre los componentes de la institución educativa, etc.; así presta su colaboración y apoyo técnico en la elaboración y desarrollo de proyectos educativos de centro, de proyectos de innovación curricular, integración y atención a la diversidad, nuevas tecnologías, compensación y apoyo educativo, etc; así como en los cambios organizativos y metodológicos requeridos por estos proyectos, en la línea de hacer competentes a las propias instituciones en la realización de los fines que se proponen.




  • Formación y Asesoramiento Familiar: El psicólogo actúa promoviendo y organizando la información y formación a madres y padres en una línea de apoyo al desarrollo integral del hijo/a. Realiza la intervención para la mejora de las relaciones sociales y familiares, así como la colaboración efectiva entre familias y educadores, promoviendo la participación familiar en la comunidad educativa, así como en los programas, proyectos y actuaciones que el profesional de la psicología educativa desarrolle.




  • Intervención Socioeducativa: El psicólogo participa en el análisis de la realidad educativa, y de los factores sociales y culturales que influyen en el proceso educativo de la comunidad concreta, interviene en la prevención socioeducativa, impulsa la cooperación y coordinación de los servicios, instituciones y organizaciones sociales del entorno. En resumen, interviene en las relaciones entre las actividades educativas y la comunidad donde tienen lugar, así como en los factores sociales y culturales que condicionan las capacidades educativas. También puede participar en el diseño de planes de intervención comunitaria en el ámbito territorial, promoviendo criterios metodológicos, procesos de implantación, sistemas de evaluación, etc. El psicólogo puede asesorar técnicamente a los responsables de la toma de decisiones de planificación y actuación a partir de su pronunciamiento especializado y de su aplicación al análisis y estudio del sistema educativo en una línea de mejora de la atención educativa.


9.1.3- Psicología del Trabajo, de las Organizaciones y de los Recursos Humanos
La "Psicología del Trabajo, las Organizaciones y de los Recursos Humanos” se refiere a un cuerpo profesional muy amplio que realmente engloba varias ocupaciones y un número importante de puestos de trabajo con denominaciones muy concretas y variadas y que, todas ellas parten de un mismo tronco común pero muy diversificado en sus ramas.
Las misiones, como resultados globales más significativos que se deben alcanzar en el puesto de trabajo, son diferentes dependiendo del puesto de trabajo concreto y funciones concretas a desarrollar, así como del nivel de responsabilidad y, en definitiva, de los objetivos globales, como se viene demostrando a lo largo del documento. No obstante, aportamos algunas misiones:

• Alcanzar los objetivos contenidos en el Plan de Gestión en cuanto a adecuación cualitativa de los recursos humanos, asegurando la selección y contratación adecuada de los miembros de la organización y la preparación técnica de los mismos para ocupar los puestos actuales, potenciando su preparación para posibilitar que asuman puestos más cualificados y/o con mayores responsabilidades y adecuando constantemente la estructura de la Organización a la estrategia, consiguiendo que la organización sea adecuada, las funciones bien definidas, los sistemas de comunicación sean eficaces, y los puestos debidamente valorados y retribuidos según los planteamientos de la Organización en su conjunto y su política de actuación sobre el personal para la consecución de los objetivos globales de la empresa u organismo.

• Desarrollo de métodos y procedimientos para aumentar al máximo la eficacia de los programas de selección y formación, y estudio del modo como estos mismos métodos pueden influir sobre la conducta laboral.

• Estudio e intervención del influjo de la organización y demás factores ambientales sobre la conducta y la satisfacción laboral y del modo como pueden modificarse estos factores para aumentar el rendimiento y la satisfacción.

• Aplicación de la metodología de estudio, diagnóstico, investigación e intervención de la psicología a la mejora del factor humano en las organizaciones, a su mejor adaptación y eficaz incorporación y control de las variables que dinamizan el mercado laboral los Recursos Humanos en la Organización.

• Aplicación de la metodología de estudio, investigación e intervención de la psicología al mercado de consumidores y control de las variables del mercado y la satisfacción de compra.

• Generación de políticas y planes de acción para que la Organización provoque en el mercado el efecto deseado y la implantación de su producto o servicio sea eficaz, vehiculando acciones para el logro de los objetivos comerciales y, su análisis, intervención y continua mejora para contribuir al logro de los objetivos globales de la empresa u organismo.

• Garantizar la seguridad de las personas en el trabajo, los bienes y el medio ambiente, así como la mejora de condiciones de trabajo, generando sistemas de prevención e interviniendo para la mejora.

• Aplicación de los principios y técnicas psicológicos a la selección, Formación, clasificación y asignación de personal Militar o colectivos y Cuerpos de Seguridad especificas.

• Conducir las investigaciones, desarrollo, aplicación y evaluación de los principios psicológicos relacionados con el comportamiento humano en cuanto a características, diseño, y uso de entornos y sistemas dentro de los cuáles trabajan y viven los seres humanos, colaborando con los diseñadores de equipos en el diseño, desarrollo y, utilización de sistemas constituidos por el hombre y la máquina para obtener una eficacia óptima en términos de capacidad humana. Aconsejar sobre factores humanos que deben considerarse en el diseño de sistemas constituidos por el hombre y la máquina, equipos militares y, productos industriales.


Entre las principales funciones puede destacarse las siguientes:


  • Selección, Evaluación y Orientación de personal

  • Formación y Desarrollo del personal

  • Marketing y Comportamiento del Consumidor

  • Condiciones de Trabajo y Salud

  • Organización y desarrollo de Recursos Humanos

  • Dirección y Management

Por lo que respecta a los distintos ámbitos de actuación, los psicólogos del trabajo y las organizaciones pueden desarrollar su labor a nivel público y privado, en Instituciones y Organismos Públicos y Privados, y en empresas Públicas, Semipúblicas o Privadas de cualquier sector o del sector Terciario Avanzado como empresas de consultoría y asesoramiento, así como la práctica como profesional liberal. Los niveles en los que se desarrollan las funciones son diferentes en cuanto que encontramos estas responsabilidades a nivel auxiliar, técnico o directivo


9.1.4- Psicología de la Intervención Social
La Psicología de la Intervención Social es una actividad profesional de una de las ramas de la psicología que en su evolución histórica surge como respuesta a la necesidad de analizar y actuar sobre los problemas de las interacciones personales en sus diversos contextos sociales. Su continua acción, reflexión e investigación tiene como principal marco de referencia la Psicología Social, la Antropología, la sociología y otras disciplinas afines. Los problemas que afronta tienen que ver con los múltiples niveles y con los procesos complejos que encierra la relación entre el individuo y su contexto social, especialmente con los procesos que tienen que ver con la forma en que las necesidades individuales y colectivas son satisfechas en ese medio social. Lejos de definir los problemas desde un análisis individual, ha ido desarrollando procedimientos e instrumentos para tratar de evaluar e intervenir sobre procesos sociales complejos y dinámicos que aborden no sólo el componente individual y/o grupal sino también las estructuras sociales, políticas, económicas, etc., que lo envuelven y le dan sentido. A lo largo de su desarrollo podríamos afirmar que los modelos de competencia social y ecológico han sido los que mayor repercusión han tenido en la metodología de este ámbito.
Aunque históricamente su desarrollo está estrechamente ligado al de los servicios sociales, en la actualidad el enfoque se dirige hacia nuevos y más amplios conceptos. En este sentido cabe decir que este nuevo ámbito busca mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas, superando el anclaje conceptual con respecto a términos como marginación, inadaptación, pobreza, etc. Como ha sucedido en otros ámbitos profesionales, donde se han ido superando enfoques centrados en la carencia, el déficit y la patología, para pasar a una intervención proactiva, preventiva y de mejora de la calidad de vida, en el caso de la intervención social los esfuerzos se dirigen hacia enfoques que buscan el desarrollo en personas, grupos y comunidades de las necesarias habilidades y competencias para analizar mejor su realidad social y buscar las soluciones más adecuadas.
En este sentido cabe hablar de los objetivos de la intervención social como aquellos que consisten en reducir o prevenir situaciones de riesgo social y personal, ya sea mediante la intervención en la solución de problemas concretos que afectan a individuos, grupos o comunidades aportando recursos materiales o profesionales, o mediante la promoción de una mayor calidad de vida. Esas situaciones de riesgo están referidas, cuando hablamos de intervención social, a la falta de cobertura de necesidades humanas muy básicas que se encuentran directamente condicionadas por el entorno social: necesidades de subsistencia, convivencia e integración social, participación, acceso a la información y a los recursos sociales, igualdad de oportunidades, no discriminación, no exclusión social, etc.
Por la complejidad de los objetivos de la intervención social se debe destacar que ésta requiere un abordaje interdisciplinar en el que las relaciones del psicólogo con los trabajadores sociales, abogados, sociólogos, economistas, y otros profesionales se convierten en un factor esencial para el alcance de sus objetivos.
Entre las principales funciones de la psicología de la intervención social podemos mencionar:


  • Atención directa: Esta faceta se comparte de modo general con otros muchos ámbitos de la psicología aplicada en los cuáles el psicólogo interviene directamente con la población objetivo de los servicios para evaluación, orientación y/o solución de problemas.




  • Asesoramiento y consultoría: Como uno de los rasgos más distintivos de la intervención social destaca esta función profesional en la cual el psicólogo realiza un trabajo dirigido no al cliente de los servicios, sino al personal o a la dirección de programas o servicios, respecto de su funcionamiento, implementación, opciones alternativas, superación de crisis.




  • Dinamización comunitaria: Desde el modelo comunitario aparece con fuerza la intervención del psicólogo que persigue una mayor conciencia de comunidad y la dinamización del potencial de recursos que ella encierra. La posibilidad de reconstruir un tejido social más solidario creando flujos de apoyo en la comunidad, la promoción de movimientos asociativos, el impulso a la generación de proyectos nacidos de las propias necesidades de cada comunidad, etc., suponen en la actualidad un tipo de intervención muy relevante.




  • Investigación: Una función especialmente necesaria es la realización de prospecciones, estudios y trabajos de investigación que contribuyan al avance del cuerpo de conocimientos que sustentan esta actividad profesional. A partir del importante peso relativo concedido a las técnicas de investigación dentro del curriculum formativo del psicólogo, éste se encuentra en una situación privilegiada para desarrollar este tipo de labor en un campo que plantea excepcionales retos debido a la compleja red de factores que se encuentran actuando en cualquier problemática social.




  • Planificación y programas: La intervención social suele entrañar una gran complejidad, atendiendo a la complejidad de los fenómenos sobre los que actúa. En este sentido se hace necesario un trabajo de planificación y programación para alcanzar el óptimo grado de estructuración de los componentes de la intervención (definición de la población destinataria, objetivos, creación de servicios, recursos, etc.).




  • Evaluación de programas: Como un aspecto que destaca por la importancia que entraña para las tomas de decisiones, la evaluación de programas se refiere al estudio sistemático de los componentes, procesos y resultados de las intervenciones y programas. En este caso también la formación del psicólogo en técnicas de evaluación y diseño, junto al conocimiento del ámbito concreto de trabajo, le permite obtener una posición ventajosa para realizar esta función esencial a cualquier programa.




  • Dirección y gestión: Dentro de las estructuras de servicios y programas de intervención social los psicólogos también se han ido incorporando a los niveles de dirección y gestión, tanto en la Administración como en la iniciativa privada.




  • Formación: Como en otros campos de la psicología aplicada el psicólogo diseña y realiza actividades formativas. Sin embargo, en el caso de la intervención social, dada la carencia de una formación universitaria sólida (hasta fechas muy recientes), las actividades formativas han tenido una gran demanda y han supuesto una función muy importante tanto en la formación de los propios psicólogos como por la aportación que supone para otros profesionales de la intervención social.

Entre los procedimientos de que se sirve la psicología de la intervención social, podemos mencionar la Intervención grupal, la Intervención y terapia familiar, las Técnicas de mediación, las Técnicas de evaluación e intervención ambiental, las Técnicas de investigación social, etc.


Por último, entre sus principales ámbitos de actuación destacan la Intervención con la Comunidad, Familia e Infancia, Tercera Edad, Deficiencias, discapacidades y minusvalías, Mujer, Juventud, Minorías sociales e inmigrantes, Cooperación para el desarrollo o Psicología Ambiental, entre otros que están emergiendo en los últimos tiempos.
9.2- Otras experiencias sobre competencias profesionales del grado en psicología
Además de la documentación sobre los perfiles profesionales en la psicología elaborados por el Colegio Oficial de Psicólogos, en el desarrollo del presente proyecto se han seguido muy detalladamente otras dos fuentes de información que se hallan muy relacionadas. La primera consiste en el European Diploma of Psychology, cuyas directrices han sido evaluadas a través de un proyecto de investigación formado por investigadores de numerosos países y auspiciado por la Federación Europea de Asociaciones de Psicólogos (EFPA) y la Unión Europea. Este diploma distingue entre conocimientos, habilidades, actitudes y competencias, distingue además diferentes niveles de práctica profesional (práctica dependiente, supervisada, independiente), avanza las formas de acreditar la adquisición de competencias necesarias para el desarrollo profesional, e incluye una lista de 20 “primary competencess” y 8 “enabling competences” que resultan imprescindibles para poder acceder al ejercicio profesional. Este modelo de competencias básico se corresponde con el modelo propuesto por Bartram y Roe, que ya ha sido comentado, y ha sido utilizado posteriormente por la British Psychological Society para desarrollar el sistema de acreditación profesional de los psicólogos británicos. A partir de ese modelo de competencias básicas, se han realizado aplicaciones a cada uno de los tres perfiles profesionales que se distinguen en Gran Bretaña.
El European Diploma in Psychology, resultado del proyecto Europsych-EDP está orientando un gran número de iniciativas en diferentes países europeos, y ha sido uno de los elementos principales que ha guiado el presente proyecto. La documentación básica se adjunta en el Anexo 5, y se puede consultar documentación adicional en la dirección electrónica http://www.europsych.org correspondiente al proyecto. Asimismo, el listado básico de competencias, desarrollado por Bartram y Roe, se adjunta traducido en el Anexo 6 del presente proyecto. Agrupa 20 competencias primarias agrupadas en seis bloques (Definición de metas, Evaluación y diagnóstico, Diseño y desarrollo de productos, Intervención, Evaluación de intervenciones y programas e Información y comunicación), así como 8 competencias genéricas o “enabling competences” (Desarrollo de la estrategia profesional, Desarrollo profesional continuado, Relaciones profesionales, Investigación y desarrollo, Marketing y ventas, Gestión de cuentas, Gestión de operaciones, Garantía de calidad). En forma de cuestionario constituyó, adaptado, la base para el trabajo de los participantes en las sesiones de trabajo focalizado a las que nos hemos referido en el capítulo anterior.
En síntesis, para el estudio de las competencias requeridas para el desempeño profesional de los psicólogos, se ha seguido muy de cerca el trabajo previo tanto de la principal asociación profesional española (el COP), en la consideración y definición de los perfiles profesionales considerados, como con los estudios que a nivel europeo diferentes asociaciones profesionales en varios países, y un proyecto de investigación auspiciado por la EFPA se vienen desarrollando para definir un modelo de competencias que permita no sólo orientar la formación sino establecer requisitos de acreditación profesional. En este proyecto han participado investigadores de al menos doce países y ha contado con una notable implicación de las asociaciones nacionales de psicólogos de buena parte de Europa. El modelo al que ha dado lugar, goza de un amplio reconocimiento, y ha constituido el eje fundamental de los dos enfoques seguidos en este proyecto, tanto el estudio cualitativo como el de carácter cuantitativo. Ello permite obtener resultados de una gran validez y homogeneidad con los obtenidos en otras iniciativas.
9.3- Valoración de las competencias por parte de los profesionales
En este apartado se recogen las valoraciones que los empleadores y tutores de prácticum han hecho de los conocimientos básicos y de las competencias específicas y transversales para el grado de Psicología.
9.3.1- Conocimientos básicos
Los encuestados consideran que los conocimientos básicos incluidos en el cuestionario son importantes para la formación de grado en Psicología. Como se puede apreciar en la Tabla 11 y en la Figura 6, los tutores del prácticum otorgan valores ligeramente superiores a los de los empleadores a estos conocimientos básicos.
De los nueve ítems valorados, tres presentan puntuaciones inferiores a 3 según la valoración de los empleadores: los ítems 1 (“Conocer las funciones, características y limitaciones de los distintos modelos teóricos de la Psicología”), 6 (“Conocer la dimensión social y antropológica del ser humano considerando los factores históricos y socioculturales que intervienen en la configuración psicológica humana”) y 8 (“Conocer los distintos diseños de investigación, los procedimientos de formulación y contraste de hipótesis y la interpretación de los resultados”), y dos según la valoración de los tutores de prácticum, los ítems 6 y 8.
Los conocimientos que se consideran más necesarios son, según la importancia otorgada, los siguientes:

Para los empleadores :




  • Conocer distintos métodos de evaluación, diagnóstico y tratamientos psicológicos en diferentes ámbitos aplicados de la Psicología

  • Conocer los distintos campos de aplicación de la Psicología y tener los conocimientos necesarios para incidir y promover la calidad de vida en los individuos, grupos, comunidades y organizaciones en los distintos contextos: educativo, clínica y salud, trabajo y organizaciones y, comunitario.

  • Conocer las leyes básicas de los distintos procesos psicológicos

  • Conocer los procesos y etapas principales del desarrollo psicológico a lo largo del ciclo vital en sus aspectos de normalidad y anormalidad

Para los tutores de prácticum:





  • Conocer distintos métodos de evaluación, diagnóstico y tratamientos psicológicos en diferentes ámbitos aplicados de la Psicología

  • Conocer los procesos y etapas principales del desarrollo psicológico a lo largo del ciclo vital en sus aspectos de normalidad y anormalidad

  • Conocer las leyes básicas de los distintos procesos psicológicos

  • Conocer los distintos campos de aplicación de la Psicología y tener los conocimientos necesarios para incidir y promover la calidad de vida en los individuos, grupos, comunidades y organizaciones en los distintos contextos: educativo, clínica y salud, trabajo y organizaciones y, comunitario.

  • Conocer los procesos y etapas principales del desarrollo psicológico a lo largo del ciclo vital en sus aspectos de normalidad y anormalidad

Como puede apreciarse, ambos colectivos coinciden en los conocimientos que son importantes para el grado, aunque el orden cambia ligeramente.


Tabla 11. Importancia que conceden a los conocimientos de grado los diferentes colectivos de informantes.


Conocimientos básicos y específicos

Empleadores

Tutores prácticum

1-Conocer las funciones, características y limitaciones de los distintos modelos teóricos de la Psicología

2,77

3,27

2-Conocer las leyes básicas de los distintos procesos psicológicos

3,18

3,39

3-Conocer los procesos y etapas principales del desarrollo psicológico a lo largo del ciclo vital en sus aspectos de normalidad y anormalidad

3,18

3,50

4-Conocer los fundamentos biológicos de la conducta humana y de las funciones psicológicas

3,05

3,28

5-Conocer los principios psicosociales del funcionamiento de los grupos y de las organizaciones

3,05

3,26

6-Conocer la dimensión social y antropológica del ser humano considerando los factores históricos y socioculturales que intervienen en la configuración psicológica humana

2,46

2,70

7 Conocer distintos métodos de evaluación, diagnóstico y tratamientos psicológicos en diferentes ámbitos aplicados de la Psicología

3,46

3,62

8-Conocer distintos diseños de investigación, los procedimientos de formulación y contrastación de hipótesis y la interpretación de los resultados.

2,82

2,93

9-Conocer los distintos campos de aplicación de la Psicología y tener los conocimientos necesarios para incidir y promover la calidad de vida en los individuos, grupos, comunidades y organizaciones en los distintos contextos: educativo, clínica y salud, trabajo y organizaciones y, comunitario.

3,36

3,39



Compartir con tus amigos:
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad