Proyecto de carta iberoamericana de derechos de la juventud



Descargar 74.71 Kb.
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño74.71 Kb.
Vistas31
Descargas0

PROYECTO DE CARTA IBEROAMERICANA DE DERECHOS DE LA JUVENTUD

Preámbulo

Los Estados iberoamericanos signatarios, conscientes de la trascendental importancia para la humanidad de contar con instrumentos como la “Declaración Universal de los Derechos Humanos”; el “Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales”; el “Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”; la “Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial”; la “Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer”; la “Convención sobre los Derechos del Niño”; la “Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes”; y demás instrumentos aprobados por las Naciones Unidas y sus Organismos especializados, y por los sistemas de protección de derechos fundamentales de Europa y América, que reconocen y garantizan los derechos de la persona humana como ser libre, igual y digno.

Considerando que los instrumentos mencionados forman parte del patrimonio jurídico de la humanidad, cuyo propósito es crear una cultura universal de respeto a la libertad, la paz y los derechos humanos, y que la presente Carta se integra con los mismos.

Teniendo presente que las Naciones Unidas y diversos órganos regionales están impulsando y apoyando acciones en favor de los y las jóvenes para garantizar sus derechos, el respeto y promoción de sus posibilidades y las perspectivas de libertad y progreso social a que legítimamente aspiran; dentro de las que cabe destacar el Programa Mundial de Acciones para la Juventud para el año 2000 en adelante, aprobado por la Resolución nº 50/81 de las Asamblea General de las Naciones Unidas.

Considerando que la “Declaración de Lisboa”, aprobada en la I Conferencia Mundial de Ministros Responsables de Juventud, celebrada en Lisboa, Portugal, en 1998, constituye un marco para la cooperación internacional en el dominio de las políticas de juventud, en la cual los Ministros incentivaron y respaldaron las acciones de instituciones como la OIJ, comprometiéndose a apoyar el intercambio bilateral, subregional, regional e internacional de las mejores prácticas, a nivel nacional, para la formulación, implementación y evaluación de políticas de juventud.

Teniendo en cuenta las conclusiones del Foro Mundial de Juventud del Sistema de Naciones Unidas, celebrado en Braga, Portugal, en 1998, así como el Plan de Acción aprobado en dicho evento.

Constatando que los y las jóvenes conforman un sector social que tiene características singulares en razón de factores psico-sociales, físicos y de identidad que requieren una atención especial por tratarse de un período de la vida donde se forma y consolida la personalidad, la adquisición de conocimientos, la seguridad personal y la proyección al futuro.

Teniendo en cuenta que entre los y las jóvenes de la Región se constatan graves carencias y omisiones que afectan su formación integral, al privarlos o limitarles derechos como: la educación, el empleo, la salud, el medio ambiente, la participación en la vida social y política y en la adopción de decisiones, la tutela judicial efectiva, la información, la familia, la vivienda, el deporte, la recreación y la cultura en general.

Considerando que debe avanzarse en el reconocimiento explícito de derechos para los y las jóvenes, la promoción de mayores y mejores oportunidades para la juventud y la consecuente obligación de los Estados de garantizar y adoptar las medidas necesarias para el pleno ejercicio de los mismos.

Reconociendo que éstos factores invitan a precisar los alcances y la aplicación de los instrumentos del Derecho Internacional de los Derechos Humanos, a través de declaraciones, normativas y políticas que regulen y protejan específicamente los derechos de los y las jóvenes y, generando un marco jurídico de mayor especificidad inspirado en los principios y derechos protectivos del ser humano.

Teniendo en cuenta que los Ministros iberoamericanos de Juventud han venido trabajando en la elaboración de una Carta de Derechos de la Juventud Iberoamericana, habiéndose aprobado en la IX Conferencia Iberoamericana de Ministros de Juventud, las bases conceptuales y metodológicas para la elaboración de un documento que, bajo la perspectiva de superar prejuicios y concepciones despectivas, paternalistas o meramente utilitarias de los y las jóvenes, reivindique su condición de personas humanas, ciudadanos plenos, sujetos reales y efectivos de derechos, garantice la igualdad de género, su participación social y política, la aprobación de políticas orientadas al ejercicio pleno de sus derechos, satisfaga sus necesidades y les reconozca como actores estratégicos del desarrollo.

Afirmando que, en adición a los instrumentos del Derecho Internacional de los Derechos Humanos, la elaboración de una "Carta Iberoamericana de Derechos de la Juventud" se justifica en la necesidad de que los y las jóvenes cuenten con el compromiso y las bases jurídicas que reconozcan, garanticen y protejan sus derechos, asegurando así la continuidad y el futuro de nuestros pueblos.

Por lo expuesto,

Los Estados iberoamericanos signatarios aprueban, proclaman y se comprometen a cumplir y mandar cumplir la presente Carta Iberoamericana de Derechos de la Juventud con el espíritu de reconocer a los y las jóvenes como sujetos de derechos, actores estratégicos del desarrollo y personas capaces de ejercer responsablemente los derechos y libertades que configuran esta Carta; y para que todos los países de Iberoamérica, sus pueblos e instituciones se vinculen a este documento, lo hagan vigente en la práctica cotidiana y hagan posible que se lleven a la realidad programas que den vida a lo que esta Carta promueve en favor del respeto a la juventud y su realización plena en la justicia, la paz, la solidaridad y el respeto a los derechos humanos.

Artículo 1

1.- La presente Carta considera bajo las expresiones "joven", "jóvenes" y "juventud" a todas las personas, nacionales o residentes en algún país de Iberoamérica, comprendidas entre los 15 y los 24 años de edad. Esa población es sujeto y titular de todos y cada uno de los derechos que esta Carta reconoce.

2.- El tramo de edad adoptado en la presente Carta podrá ser modificado en las legislaciones nacionales siempre y cuando represente una ampliación en el reconocimiento de los derechos de los y las jóvenes aquí reconocidos y en ningún caso suponga una limitación o restricción en el ejercicio de los mismos.

3.- Se entiende por países iberoamericanos a aquellos comprendidos en el ámbito definido por la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.



Artículo 2

El goce de los derechos y libertades reconocidos a los y las jóvenes en la presente Carta no admite ninguna discriminación fundada en la raza, el color, el origen nacional, la pertenencia a una minoría nacional, étnica o cultural, el sexo, la orientación sexual, la lengua, la religión, las opiniones, la condición social, las aptitudes físicas, el lugar donde se vive, los recursos económicos o cualquier otra condición del joven que pudiese ser invocada para establecer discriminaciones que afecten la igualdad de derechos y las oportunidades al goce de los mismos.



Artículo 3

Los Estados iberoamericanos signatarios reconocen los derechos y libertades enunciados en esta Carta y se comprometen a promover, proteger y respetar los mismos y a adoptar todas las medidas legislativas, administrativas y de otra índole, así como a formular políticas de juventud y asignar los recursos que permitan hacer efectivo el goce de los derechos que la Carta reconoce.



Artículo 4

Los Estados iberoamericanos signatarios reconocen la importancia de la familia y las responsabilidades y deberes de padres y madres, o de sus substitutos legales, de orientar a sus hijos e hijas menores de edad en el ejercicio de los derechos que esta Carta reconoce.



Artículo 5

1.- Los y las jóvenes tienen derecho a la vida, a las libertades y dignidad inherentes a ellas.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a respetar y garantizar el ejercicio de las libertades reconocidas a los y las jóvenes y a promover que sus vidas discurran en un nivel de calidad adecuada que les asegure el acceso al disfrute de los derechos concomitantes en el campo civil, político, económico, social, cultural, de desarrollo y ambiental.

Artículo 6

1.- Los y las jóvenes son sujetos y titulares de los derechos humanos.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios reconocen la contribución juvenil a una cultura universal de derechos humanos, justicia, paz, tolerancia y desarrollo.

3.- Esta Carta reconoce a los y las jóvenes el derecho:

a) Al pleno goce y disfrute de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales contenidos en los respectivos Pactos Internacionales de las Naciones Unidas y demás instrumentos internacionales. Los Estados iberoamericanos signatarios estimularán la formación juvenil en derechos humanos y las oportunidades para que tomen parte en las actividades de difusión, promoción y protección de derechos humanos.

b) A su libertad y ejercicio de la misma, sin ser coartados ni limitados en las actividades que derivan de ella, prohibiéndose cualquier medida de persecución, represión del pensamiento y en general, todo acto que atente contra la integridad y seguridad física y mental de los y las jóvenes.

c) A tener una nacionalidad, a no ser privado de ella y a adquirir otra voluntariamente.

d) A no ser arrestado, detenido, preso o desterrado arbitrariamente.

e) A no ser sometido a tortura o tratamientos crueles, inhumanos o degradantes.

Artículo 7

Esta Carta reconoce la igualdad de género de los y las jóvenes y declara el compromiso de los Estados iberoamericanos signatarios de impulsar políticas, medidas legislativas y presupuestarias que aseguren la equidad entre hombres y mujeres jóvenes en el marco de la igualdad de oportunidades y el ejercicio de los derechos.



Artículo 8

Esta Carta proclama el derecho a la paz, a una vida sin violencia y a la fraternidad y se compromete a alentarlas mediante la educación y programas e iniciativas que canalicen las energías solidarias y de cooperación de los y las jóvenes y que fomenten la cultura de paz, estimulen la creatividad, el espíritu emprendedor, la formación en valores, la tolerancia, la amistad, la solidaridad, la justicia y la democracia.



Artículo 9

1.- Todo joven tiene derecho a su propia identidad, consistente en la formación de su personalidad, en atención a sus especificidades y características de sexo, nacionalidad, etnia, filiación, orientación sexual, creencia y cultura.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios promoverán el debido respeto a la identidad de los y las jóvenes y garantizaran su libre expresión, velando por la erradicación de situaciones que los discriminen en cualquiera de los aspectos concernientes a su identidad.

Artículo 10

1.- Los y las jóvenes tienen derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios adoptarán las medidas necesarias para alcanzar la plena efectividad de estos derechos.

Artículo 11

1.- Los y las jóvenes tienen el derecho a formar parte activa de una familia que promueva relaciones donde primen el afecto, el respeto y la responsabilidad mutua entre sus miembros y a estar protegidos de todo tipo de maltrato o violencia.

2.- Los y las jóvenes menores de edad tienen derecho a ser oídos en caso de divorcio o separación de sus padres para efectos de atribución de su propia guarda, así como, a que su voluntad sea determinante en caso de adopción.

3.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a crear y facilitar las condiciones educativas, económicas, sociales y culturales que fomenten los valores de la familia, la cohesión y fortaleza de la vida familiar y el sano desarrollo de los jóvenes en su seno, a través de políticas públicas y su adecuado financiamiento.



Artículo 12

1.- Los y las jóvenes tienen derecho a la libre elección de la pareja, a la vida en común y a la constitución del matrimonio dentro de un marco de igualdad de sus miembros, así como a la disolución del matrimonio, de acuerdo a la capacidad civil establecida en la legislación interna de cada país.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios promoverán todas las medidas legislativas que garanticen la conciliación de la vida laboral y familiar y el ejercicio responsable de la paternidad y maternidad y permitan su continuo desarrollo personal, educativo, formativo y laboral.

Artículo 13

1.- Los y las jóvenes tienen derecho a la participación social y política.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios promoverán medidas que, de conformidad con la legislación interna de cada país, garanticen el derecho a elegir y ser elegidos y la libre participación en organizaciones políticas.

3.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a promover que las instituciones gubernamentales y legislativas fomenten la participación de los jóvenes en la formulación de políticas y leyes referidas a la juventud, articulando los mecanismos adecuados para hacer efectivo el análisis y discusión de las iniciativas de los y las jóvenes, a través de sus organizaciones y asociaciones.



Artículo 14

1.- Los y las jóvenes tienen derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a promover todas las medidas necesarias para garantizar el ejercicio de este derecho.

Artículo 15

1.- Los y las jóvenes tienen derecho a la libertad de opinión, expresión, reunión e información, a disponer de foros juveniles y a crear organizaciones y asociaciones donde se analicen sus problemas y puedan presentar soluciones ante las instancias públicas encargadas de atender asuntos relativos a la juventud, sin ningún tipo de interferencia o limitación.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a promover todas las medidas necesarias que, con respeto a la independencia y autonomía de las organizaciones y asociaciones juveniles, les posibiliten la obtención de recursos concursables para el financiamiento de sus actividades, proyectos y programas.

Artículo 16

1.- Los y las jóvenes tienen derecho a la educación.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios reconocen su obligación de garantizar una educación integral, continua, pertinente y de calidad.

3.- Los Estados iberoamericanos signatarios reconocen que este derecho incluye la libertad de elegir el centro educativo y la participación activa en la vida del mismo.

4.- La educación fomentará la práctica de valores, las artes, las ciencias y la técnica en la transmisión de la enseñanza, la interculturalidad, el respeto a las culturas étnicas y el acceso generalizado a las nuevas tecnologías y promoverá en los educandos la vocación por la democracia, los derechos humanos, la paz, la solidaridad, la aceptación de la diversidad, la tolerancia y la equidad de género.

5.- Los Estados iberoamericanos signatarios reconocen que la educación es un proceso de aprendizaje a lo largo de toda la vida, y que incluye elementos provenientes de contextos de aprendizaje formales, no formales e informales que contribuyen al desarrollo continuo e integral de los y las jóvenes.



Artículo 17

1.- Los Estados iberoamericanos signatarios reconocen que el derecho a la educación es opuesto a cualquier forma de discriminación y se comprometen a garantizar una educación obligatoria y gratuita para todos los y las jóvenes y a facilitar y asegurar el acceso y permanencia en la educación secundaria y superior, adoptando las medidas políticas y legislativas necesarias para ello.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a promover la adopción de medidas que faciliten la movilidad académica y estudiantil entre los y las jóvenes, acordando para ello la equivalencia de los niveles, grados académicos y títulos profesionales de sus respectivos sistema educativos nacionales.

Artículo 18

1.- Los Estados iberoamericanos signatarios reconocen que el derecho a la educación también comprende el derecho a la educación sexual como fuente de desarrollo personal, afectividad y expresión comunicativa, así como la información de los aspectos y consecuencias de la reproducción.

2.- La educación sexual se impartirá en todos los niveles educativos y fomentará una conducta responsable en el ejercicio de la sexualidad, orientada a su plena aceptación e identidad, así como, a la prevención de las enfermedades de transmisión sexual, el VIH Sida, los embarazos no deseados y el abuso sexual.

3.- Los Estados iberoamericanos signatarios reconocen la importante función y responsabilidad que corresponde a la familia en la educación sexual de los y las jóvenes.

4.- Los Estados iberoamericanos signatarios adoptarán e implementarán políticas de educación sexual, estableciendo planes y programas que aseguren la información y el pleno y responsable ejercicio de este derecho.

Artículo 19

1.- Los y las jóvenes tienen derecho a la vida cultural y a la libre creación y expresión artística. La práctica de estos derechos se vinculará con su formación integral.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a estimular y promover la creación artística y cultural de los jóvenes, a fomentar, respetar y proteger las culturas autóctonas y nacionales, así como, a desarrollar programas de intercambio y otras acciones que promuevan una mayor integración cultural entre los y las jóvenes de Iberoamérica.

Artículo 20

1.- Los Estados iberoamericanos signatarios reconocen el derecho de los y las jóvenes a una salud integral y de calidad.

2.- Este derecho incluye la atención primaria gratuita, la educación preventiva, la nutrición, la atención y cuidado especializado de la salud juvenil, la promoción de la salud sexual y reproductiva, la investigación de los problemas de salud que se presentan en la edad juvenil, la información y prevención contra el alcoholismo, el tabaquismo y el uso indebido de drogas.

3.- Tienen igualmente derecho a la confidencialidad y al respeto del personal de los servicios de salud, en particular, en lo relativo a su salud sexual y reproductiva.

4.- Los Estados iberoamericanos signatarios velarán por la plena efectividad de este derecho adoptando y aplicando políticas y programas de salud integral, específicamente orientados a la prevención de enfermedades, promoción de la salud y estilos de vida saludable entre los y las jóvenes.

Artículo 21

1.- Los y las jóvenes tienen derecho al trabajo y a una especial protección del mismo.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a adoptar las medidas necesarias para generar las condiciones que permitan a los y las jóvenes acceder y/o crear opciones de empleo.

3.- Los Estados iberoamericanos signatarios adoptarán las políticas y medidas legislativas necesarias que fomenten el estímulo a las empresas para promover actividades de inserción y calificación de jóvenes en el trabajo.



Artículo 22

1.- Los y las jóvenes tienen derecho a la igualdad de oportunidades y trato en lo relativo a la inserción, remuneración, promoción y condiciones en el trabajo, a que existan programas que promuevan el primer empleo, la capacitación laboral y que se atienda de manera especial a los y las jóvenes temporalmente desocupados.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios reconocen que los y las jóvenes trabajadores deben gozar de iguales derechos laborales y sindícales a los reconocidos a todos los trabajadores.

3.- Los Estados iberoamericanos signatarios reconocen el derecho de los y las jóvenes a estar protegidos contra la explotación económica y contra todo trabajo que ponga en peligro la salud, la educación y el desarrollo físico y psicológico.

4.- El trabajo para los y las jóvenes de 15 a 18 años será motivo de una legislación protectiva especial de acuerdo a las normas internacionales del trabajo, y en particular, según lo dispuesto en la Convención sobre los Derechos del Niño.

5.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a adoptar las medidas políticas y legislativas necesarias para suprimir todas las formas de discriminación contra la mujer joven en el ámbito laboral.



Artículo 23

1.- Los y las jóvenes tienen derecho a la protección social frente a situaciones de enfermedad, accidente laboral, invalidez, viudez y orfandad, así como el desempleo y todas aquellas situaciones de falta o de disminución de medios de subsistencia o de capacidad para el trabajo.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios adoptaran las medidas necesarias para alcanzar la plena efectividad de este derecho.

Artículo 24

1.- Los y las jóvenes tienen derecho al acceso no discriminatorio a la formación profesional y técnica inicial, continua, pertinente y de calidad, que permita su incorporación al trabajo.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios adoptarán todas las medidas necesarias para garantizar el acceso no discriminatorio a la formación profesional y técnica, formal y no formal, reconociendo su cualificación profesional y técnica para favorecer la incorporación de los y las jóvenes capacitados al empleo.

3.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a impulsar políticas públicas con su adecuado financiamiento para la capacitación de los y las jóvenes que sufren de alguna discapacidad con el fin de que puedan incorporarse al empleo.



Artículo 25

1.- Los y las jóvenes tienen el derecho a una vivienda digna y de calidad que les permita desarrollar su proyecto de vida y sus relaciones de comunidad.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios promoverán y pondrán en marcha las medidas políticas y legislativas que permitan a los y las jóvenes el acceso a la vivienda, en atención a los recursos económicos de que dispongan, otorgando prioridad a los y las jóvenes de bajos ingresos.

Artículo 26

1.- Los y las jóvenes tienen derecho al desarrollo social, económico y político y a ser considerados como sujetos prioritarios de las iniciativas que se implementen para tal fin.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a adoptar las medidas adecuadas para garantizar la asignación de los recursos humanos, técnicos y financieros necesarios para programas que atiendan a la promoción de la juventud, en el área rural y urbana, la participación en la discusión para elaborar los planes de desarrollo y su integración en el proceso de puesta en marcha de las correspondientes acciones nacionales, regionales y locales.

Artículo 27

1.- Los y las jóvenes tienen derecho a vivir en un ambiente sano y equilibrado.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios reconocen la importancia de proteger y utilizar adecuadamente los recursos naturales con el objeto de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los requerimientos de las generaciones futuras.

3.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a fomentar y promover la conciencia, la responsabilidad, la solidaridad, la participación y la educación e información ambiental, entre los y las jóvenes.



Artículo 28

1.- Los y las jóvenes tienen derecho a la recreación y al tiempo libre, a viajar y a conocer otras comunidades, como mecanismo para promover el intercambio cultural, educativo, vivencial y lúdico, a fin de alcanzar el conocimiento mutuo y el respeto a la diversidad cultural y a la solidaridad.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a implementar políticas y programas que garanticen el ejercicio de estos derechos y adoptar medidas que faciliten el libre tránsito de los y las jóvenes entre sus países.

Artículo 29

1.- Los y las jóvenes tienen derecho a la educación física y a la práctica de los deportes.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a fomentar, en igualdad de oportunidades, actividades que contribuyan al desarrollo de los y las jóvenes en los planos físicos, intelectual y social, garantizando los recursos humanos y la infraestructura necesaria para el ejercicio de estos derechos.

Artículo 30

1.- Los y las jóvenes tienen derecho a formular objeción de conciencia frente al servicio militar obligatorio.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a promover las medidas legislativas pertinentes para garantizar el ejercicio de este derecho y avanzar en la eliminación progresiva del servicio militar obligatorio.

3.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a asegurar que los y las jóvenes menores de 18 años no sean involucrados directamente en hostilidades militares.



Artículo 31

1.- Los Estados iberoamericanos signatarios reconocen el derecho a la justicia de los y las jóvenes. Ello implica el derecho a defensa, a la audiencia, a la denuncia, a un trato justo y digno, a una justicia gratuita, a la igualdad ante la ley y a todas las garantías del debido proceso.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios tomarán todas las medidas necesarias para garantizar una legislación procesal que tenga en cuenta la condición juvenil, que haga real el ejercicio de este derecho y que recoja todas las garantías del debido proceso.

3.- Los y las jóvenes condenados por una infracción a la ley penal tienen derecho a un tratamiento digno que estimule su respeto por los derechos humanos y que tenga en cuenta su edad y la necesidad de promover su resocialización a través de medidas alternativas al cumplimiento de la pena.

4.- Ningún joven será sometido a la pena de muerte.

5.- En todos los casos en que jóvenes menores de edad se encuentren en conflicto con la ley, se aplicarán las normas del debido proceso y la tutela judicial efectiva, de acuerdo a las normas y principios del Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

6.- Los Estados iberoamericanos signatarios tomarán medidas para que los jóvenes que cumplan pena de prisión, cuenten con un espacio y las condiciones humanas dignas en el centro de internamiento.

Artículo 32

Los Estados iberoamericanos signatarios tomarán todas las medidas necesarias para la prevención de la explotación, el abuso y el turismo sexual y de cualquier otro tipo de violencia o maltrato sobre los y las jóvenes, y promoverán la recuperación física, psicológica, social y económica de las víctimas.



Artículo 33

1.- Los Estados iberoamericanos signatarios promoverán la creación por ley de un organismo gubernamental encargado de coordinar y diseñar políticas públicas de juventud.

2.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a promover todas las medidas legales y de cualquier otra índole destinadas a fomentar la organización y consolidación de plataformas o consejos de juventud en los ámbitos locales, regionales y nacionales, como instrumento que promueva la participación, el intercambio asociativo y la interlocución con las autoridades públicas.

3.- Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a crear una autoridad pública nacional de carácter independiente, en los casos en que ésta no exista, cuya función será actuar como garante, defensor, protector y portavoz de los derechos y libertades reconocidos en la presente Carta y en las respectivas legislaciones nacionales y de elaborar y difundir informes nacionales anuales acerca de la evolución y progresos realizados en la materia.



Artículo 34

1.- En el ámbito iberoamericano y por mandato de esta Carta, se crea el cargo de Relator Iberoamericano de Juventud, de carácter autónomo, responsable de examinar los progresos realizados en el cumplimiento de las obligaciones contraídas por los Estados iberoamericanos signatarios de la presente Carta.

2.- El Relator Iberoamericano de Juventud será elegido por la Conferencia Iberoamericana de Ministros de Juventud.

3.- Las demás normas que regirán su funcionamiento serán dictadas por la Conferencia Iberoamericana de Ministros de Juventud.



Artículo 35

Los Estados iberoamericanos signatarios se comprometen a dar a conocer ampliamente la legislación nacional relativa a la juventud y los principios y disposiciones de la presente Carta a los y las jóvenes, así como, al conjunto de la sociedad.



Articulo 36

Lo dispuesto en la presente Carta no afectará a las disposiciones y normativas existentes que reconozcan o amplíen los derechos de los y las jóvenes enunciados en la misma y que puedan estar recogidas en el derecho de un Estado iberoamericano signatario o en el derecho internacional vigente, con respecto a dicho Estado.



Artículo 37

La presente Carta estará abierta a la firma de todos los Estados iberoamericanos.

La presente Carta está sujeta a ratificación. Los instrumentos de ratificación se depositarán en poder del Secretario/a General de la Organización Iberoamericana de Juventud.

La presente Carta estará abierta a la adhesión de todos los Estados iberoamericanos. La adhesión se efectuará depositando un instrumento de adhesión en poder del Secretario/a General de la Organización Iberoamericana de Juventud.



Artículo 38

La presente Carta entrará en vigor el trigésimo día siguiente a la fecha en que haya sido depositado el tercer instrumento de ratificación o de adhesión en poder del Secretario/a General de la Organización Iberoamericana de Juventud.

Para cada Estado iberoamericano que ratifique la Carta o se adhiera a ella después de haber sido depositado el tercer instrumento de ratificación o de adhesión, la Carta entrará en vigor el trigésimo día después del depósito por tal Estado de su instrumento de ratificación o adhesión.

Artículo 39

Cualquier Estado Parte podrá proponer una enmienda y depositarla en poder del Secretario/a General de la Organización Iberoamericana de Juventud, quien comunicará la enmienda propuesta a los demás Estados Partes, pidiéndoles que le notifiquen si desean que se convoque una Conferencia de Estados Partes con el fin de examinar la propuesta y someterla a votación. Si dentro de los cuatro meses siguientes a la fecha de esa notificación un tercio, al menos, de los Estados Partes se declaran en favor de tal Conferencia, el Secretario/a General convocará dicha Conferencia.

Para que la enmienda entre en vigor deberá ser aprobada por una mayoría de dos tercios de los Estados Partes.

Cuando las enmiendas entren en vigor serán obligatorias para los Estados Partes que las hayan aceptado, en tanto que los demás Estados Partes seguirán obligados por las disposiciones de la presente Carta y por las enmiendas anteriores que hayan aceptado.



Artículo 40

El Secretario/a General de la Organización Iberoamericana de Juventud recibirá y comunicará a todos los Estados Partes el texto de las reservas formuladas por los Estados en el momento de la ratificación o de la adhesión.

No se aceptará ninguna reserva incompatible con el objeto y el propósito de la presente Carta.

Toda reserva podrá ser retirada en cualquier momento por medio de una notificación a ese efecto y dirigida al Secretario/a General de la Organización Iberoamericana de Juventud, quién informará a todos los Estados. Esa notificación surtirá efecto en la fecha de su recepción por el Secretario/a General.



Artículo 41

Todo Estado Parte podrá denunciar la presente Carta mediante notificación hecha por escrito al Secretario/a General de la Organización Iberoamericana de Juventud. La denuncia surtirá efecto un año después de la fecha en que la notificación haya sido recibida por el Secretario/a General.



Artículo 42

Se designa depositario de la presente Carta, cuyos textos en castellano y portugués son igualmente auténticos, al Secretario/a General de la Organización Iberoamericana de Juventud.



En testimonio de lo cual, los infrascritos plenipotenciarios, debidamente autorizados para ello por sus respectivos gobiernos, han firmado la presente Carta.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos