Propuesta metodológica de intervención mediada por la recreación dirigida



Descargar 460.91 Kb.
Fecha de conversión13.08.2018
Tamaño460.91 Kb.

PROPUESTA METODOLÓGICA DE INTERVENCIÓN MEDIADA POR LA RECREACIÓN DIRIGIDA


Jonny Andrés Velasco Arboleda1

Universidad del Valle

Área Educación Desarrollo y Comunidad

IEP

Resumen: El siguiente documento presenta las dos metodologías que hacen parte de la propuesta metodología de intervención mediada por la Recreación Dirigida que propone Mesa (2010): la Secuencia de Actividad Recreativa (SAR) y la Secuencia de Actividad Recreativa Intensiva (SARI). Las cuales están soportadas en los principios del Grupo de Investigación de Educación Popular, en particular en aquellos que se refieren al vínculo entre intervención e investigación [MES07] tienen como referente teórico el Modelo de Intervención Mediado por la Recreación Dirigida [Gui97] que surgió y se ha venido afinando en distintos procesos de intervención y desarrollado en la perspectiva de un “laboratorio” de práctica del Programa Académico de Recreación. . Para esto expongo algunos conceptos y reflexiones que han surgido de la lectura de documentos relacionados con las temáticas mencionadas y finalmente reflexiono mi experiencia de Práctica Profesional (2011), en la cual la Recreación Dirigida se empleó como mediación para el desarrollo de Competencias Ciudadanas.

Palabras claves: Recreación dirigida, Secuencia de Actividad Recreativa (SAR), Secuencia de Actividad Recreativa Intensiva (SARI), Metodologias de intervención, Pregunta Generadora, Problemas Pedagógicos.

Abstract: The following paper presents the two methodologies that are part of the proposed intervention in Recreation proposed by Mesa (2010) Sequence Recreational Activity (SAR) and Sequence Activity Recreational Intensiv (SARI). Which are supported by the principles of the Research Group of Popular Education, particularly those relating to the link between intervention and research (Mesa, 2007) have the theoretical the Intervention Model Mediated Directed Recreation (Mesa, 1997 ) emerged and has been honing in different intervention processes and developed in the context of a "laboratory" Academic practice Recreation Program. For this I present some concepts and ideas that have emerged from reading related to the topics mentioned and finally reflect my experience of Professional Practice (2011), in which the was employed Recreation as mediation for the development of Citizenship Competencies.

Keywords: directed Recreation, Recreational Activity Sequence (SAR), Intensive Recreational Activity Sequence (SARI), Methodologies intervention, Question Generator, Pedagogical Issues.

Algunas Concepciones Teóricas

Las metodologias de intervencion denominadas como Secuencia de Actividad Recreativa (SAR) y la Secuencia de Actividad Recreativa Intensiva (SARI) se fundamentan en los siguientes referentes conceptuales y metodológicos:

a) El análisis de la influencia educativa (Coll y Cols, 1995) en el cual se han identificado dos mecanismos centrales: el primero la cesión y traspaso de responsabilidad sobre la tarea; el segundo la construcción conjunta de significados y sentidos en situaciones de actividad conjunta.

b) La influencia educativa adecuada al campo de la recreación (Coll y Mesa, 1997), desde donde se plantea que la Recreación Dirigida es una relación pedagógica en la que ocurren mecanismos similares a los que suceden en una secuencia didáctica; esto es, se producen procesos de cesión y traspaso de responsabilidades entre recreador y recreando en el contexto de una actividad recreativa, al tiempo que se producen procesos de construcción conjunta de significados y sentidos.

c) El enfoque sociohistórico de Vygotsky, específicamente la “la Ley de la doble formación del desarrollo humano” que implica asumir la recreación como una actividad social y cultural, que empieza en el exterior (es decir en lo social) y luego pasa a ser interiorizada por los individuos; adicionalmente, en el proceso de interiorización del acto recreativo es importante reconocer los instrumentos de mediación brindados por el medio sociocultural. El más relevante de ellos - desde la perspectiva de la teoría de Vygotsky - es el lenguaje (oral, escrito y el pensamiento).

d) La Investigación Acción Participativa, que nos pone en la perspectiva de asumir la Recreación Dirigida, como potenciadora de la participación social. En este sentido inicia con un diagnóstico participativo que pretende generar procesos en los cuales los problemas a solucionar sean definidos, analizados y resueltos por los propios participantes.

En este orden de ideas Mesa [Mes10] identifica dos dispositivos que tienen en común, las dos metodologías de intervención: a) Las preguntas generadoras y b) Los problemas que estimula el recreador durante la sesión. Estos dos dispositivos pedagógicos desencadenan la dinámica de la interactividad entre Recreador /Recreandos y apoyan la relación permanente entre lo individual y lo grupal que se genera en cada sesión.

Las preguntas generadoras:


Este dispositivo, inspirado en el método de alfabetización de Freire, señala la importancia de reconocer las palabras oriundas del universo vocabular del educando2 para, desde allí, estimular la mirada crítica y la acción trasformadora del mundo. Estas palabras son llamadas generadoras porque, a través de la combinación de sus elementos básicos, propician la formación de otras palabras más complejas, pero sobre todo, porque son potenciales puntos de partida de procesos de cambio individual y social de los educandos [Ern12].

Dichas palabras, son codificadas en cuadros, diapositivas, films, etc., representativos de situaciones contextuales de la experiencia vivida del alfabetizando. De esta forma el alfabetizando gana distancia para iniciar un proceso de “decodificación” que le permita analizar críticamente su mundo y su universo social. “La “codificación” y la “descodificación” permiten al alfabetizando integrar la significación de las respectivas palabras generadoras en su contexto existencial: él la redescubre en un mundo expresado por su comportamiento, cobra conciencia de la palabra como significación que se constituye en su intención significante, coincidente con intenciones de otros que significan el mismo mundo. Este, el mundo, es el lugar de encuentro de cada uno consigo mismo y con los demás” [Ern12].

Para el caso de la Recreación Dirigida, las Preguntas Generadoras se exploran a través de un Diagnóstico institucional, en el que se busca una aproximación preliminar a las condiciones y características de los actores y por supuesto, a los propósitos y términos de referencia del proyecto de intervención. Estas Preguntas Generadoras son dadas a través de los lenguajes lúdico- creativos3 (codificaciones) establecidos para cada sesión llevando a los recreandos a auto-reconocerse, a reconocer a los otros y a orientarse en el proceso que se está iniciando. Se parte de los saberes propios de los recreandos, que durante el proceso son puestos en práctica, reconociendo su realidad y la de otros, para posteriormente propiciar el camino hacia su trasformación.

Mesa (2010) afirma que “las Preguntas Generadoras como su nombre lo indica, son abiertas y apuntan a temáticas de carácter genérico que tocan el lado existencial y llaman a la reflexión a cualquier persona participante del proceso, independiente de su edad, grado de instrucción o condición social”[Mes10].


Los problemas pedagógicos:


El segundo dispositivo, se relaciona con los problemas que formula el recreador, los cuales surgen progresivamente en el proceso de la interactividad recreador/recreandos, durante el desarrollo de la Secuencia de Actividad Recreativa. Estos problemas generales “aluden a tres tipos de contenidos básicos de la interactividad recreador/ recreandos: cognitivos, creativos y [sociales] de regulación grupal tanto en el nivel individual como grupal pero, interdependen y están estrechamente interrelacionados con las preguntas generadoras con las que se inician las sesiones”[Mes10].

Es decir, durante el proceso de interactividad, el contenido que responden a lo cognitivo se refleja cuando los participantes deben resolver un problema conceptual reflexionando y negociando los puntos de vista sobre la Pregunta Generadora planteada; el contenido creativo, por su parte, se presenta cuando deben resolver conjuntamente, cómo representar y comunicar la simbología concertada mediante la técnica recreativa (lenguaje lúdico-creativo ) asignada para la sesión; finalmente, el contenido de tipo social, se refleja en la resolución de los problemas anteriores que supone las normas y reglas que se establecen en el momento de relacionarse [Mes10].

Ahora bien, revisemos a continuación las fases o momentos que componen a una Secuencia de Actividad Recreativa (SAR) y a una Secuencia de Actividad Recreativa Intensiva (SARI).La Secuencia de Actividad Recreativa (SAR)

La SAR es un modelo de intervención, mediado por la recreación dirigida, que sigue un esquema que funciona como una matriz flexible y abierta la cual se regula por los ritmos de los participantes recreador/recreandos y los cambios que se van produciendo y observando progresivamente durante su desarrollo [MES09].



Según los autores en algunas ocasiones los cambios y discontinuidades en el proceso de la SAR, son causados por condiciones generadas por el contexto socio-institucional en el que se desarrolla el proceso. Este esquema o matriz metodológica, supone ajustes mediante la evaluación permanente de las sesiones. En este sentido la planificación de una sesión depende de la evaluación de la anterior y así sucesivamente durante todo el proceso de actividad recreativa conjunta. La SAR propone tres ciclos generales y cuatro ciclos particulares, tal como se evidencia en la siguiente ilustración.

Ilustración 1: Matriz General de la Secuencia De Actividad Recreativa (SAR) (Mesa & Manzano, 2009)

Siguiendo a Mesa y Manzano (2009) una SAR propone tres ciclos generales que corresponden a: Diagnóstico global, Diseño global del proyecto de intervención y Evaluación institucional, (los cuales guardan relación con la formulación de proyectos sociales) Además la SAR posee cuatro ciclos (podríamos decir internos) que configuran el proceso pedagógico de esta práctica –pedagógica–, e inician su desarrollo cuando entra en ejecución el proyecto de intervención, estos ciclos se presentan como: Diagnóstico participativo, Ejecución participativa del proyecto, Culminación del proyecto y Evaluación participativa.

Para el caso específico de este documento retomo los elementos que la autora propone para la SAR pero los “re-configuré” de acuerdo a mi experiencia personal; en este sentido hago una distinción entre los tres ciclos generales y los cuatro ciclos pedagógicos de la siguiente manera (ver Ilustración 1).


Ciclos Generales


  • El diagnóstico global:

Este ciclo contiene dos fases a saber: a) el reconocimiento de la institución donde se realizará el proyecto; b) convocatoria y reconocimiento de la población objeto de intervención. Con base en la información recuperada en estas fases se genera una propuesta o proyecto de intervención comunitaria mediada por la recreación, con la cual se da apertura al diagnóstico participativo a partir del cual se inicia la SAR. Estos momentos pueden mantenerse de acuerdo con el modelo o pueden variar según lo exijan las circunstancias, que pueden estar relacionadas con: las entidades que financian el proyecto o el tiempo previsto para su desarrollo.

  • Diseño global proyecto de intervención:4

Este ciclo tiene como objetivo proponer un proyecto de intervención comunitario mediado por la Recreación; para esto es muy importante el diagnóstico preliminar o acercamiento inicial a la realidad del lugar , el cual permite identificar y conocer las acciones que se deben realizar para llegar a una situación deseada; en este sentido es relevante la revisión que se hace a los documentos institucionales, las entrevistas claves a los actores destacados y la observación del sitio, estos son los insumos para la elaboración del proyecto.

  • Evaluación participativa.

La evaluación, en tanto ciclo general, ocurre a lo largo de todo el proceso de la SAR, sin embargo tiene un momento específico dentro del ciclo pedagógico que se explicará más adelante.

Ciclos Pedagógicos


La SAR además, posee cuatro ciclos que configuran el proceso pedagógico (Ver ilustración.1).

  • El diagnóstico participativo:

Este ciclo tiene dos momentos; el primero consiste en una consulta al grupo a modo de encuentro ritual o asamblea con la cual se busca presentar a los participantes el proyecto general, sus objetivos y además que estos se concienticen de que se trata de compartir una experiencia organizativa orientada por un objetivo también compartido y auspiciada por un determinado contexto socio institucional. En este momento el grupo general se divide, mediante juegos al azar, en pequeños grupos para deliberar sobre la propuesta general y las tareas que ésta supone. Concluido se hace una puesta en común y cada grupo asume una tarea específica, fija lugar, fechas y horas de encuentro. Además es importante indicar a los participantes que antes de iniciar el proyecto conjunto como tal, es necesario conformarse y re-conocerse como grupo, dando así inicio a la fase de diagnóstico participativo.

El segundo momento del diagnóstico participativo se realiza en cada uno de los pequeños grupos conformados en la primera asamblea. Éste puede durar una o varias sesiones y tiene como objetivo propiciar la reflexión y re-conocimiento de los participantes entre sí y de sí mismos como parte del grupo y la actividad que los convoca. Es un tiempo que puede ser intensivo o breve en el que se realiza una experiencia con técnicas variadas (Lenguajes Lúdico- creativos) además es clave para el aprendizaje de la participación y la construcción de sentido respecto a la actividad recreativa.

Finalmente para concluir el diagnostico se realiza una segunda asamblea, evento que permite reconstruir entre los participantes el proceso realizado hasta el momento en los pequeños grupos y valorar su significado. Además, es la oportunidad para que éstos expliciten y redefinan los temas o contenidos del proceso a seguir. Aquí la orientación por parte del recreador que guía la asamblea consiste en lograr una clara definición del proyecto conjunto con los participantes de los pequeños grupos, es decir, buscar acuerdos negociados.


  • Ejecución del proyecto conjunto:

Dentro del segundo ciclo del proceso de intervención se plantea la ejecución de un proyecto conjunto y se compone de varias etapas. La idea es que los grupos se reúnan periódicamente para la elaboración de los objetos que hacen parte del proyecto en marcha, en el cual dependiendo la temática o los intereses del proyecto, se podría formular un proyecto compartido los cuales pueden llegar a la elaboración de comparsas para un carnaval por ejemplo, que impliquen estar compuestas por las carrosas, los mascarones, el vestuario, y los personajes.

En este ciclo es muy importante el énfasis que se hace en el distanciamiento de lo espectacular, debido a que su propósito es una representación simbólica, por lo que no se trata de la preparación de una pieza teatral, que será llevada al espectáculo pues se perdería el sentido lúdico y pasaría la actividad recreativa al orden de las formalizaciones y las convenciones del proceso de producción artística.



  • Culminación y puesta en común del proyecto:

El tercer ciclo del proceso pedagógico desde la metodología SAR corresponde a la realización de un acontecimiento festivo, que se presenta como “un nuevo ritual de encuentro cultural donde entra la relación juego-arte5a mostrar diferencias significativas entre uno y otro. Si bien la intención no ha sido producir un espectáculo artístico, aparece en escena “el espectador-contemplador del juego” quien hace una valoración estética y ética del juego dramático de los otros” (Mesa & Manzano, 2009, pág. 59). Este momento busca que la temática desarrollada en el proyecto se manifieste y se materialice renovada, re-elaborada en otra nueva dimensión que logra que los actores del proceso reconozcan su realidad y la de otros.

Ilustración 2: Matriz General de la Secuencia De Actividad Recreativa (SAR) (Mesa & Manzano, 2009)

  • Evaluación del proceso:

La evaluación general del proceso con los actores ocupa un lugar pedagógico privilegiado desde lo conceptual y metodológico en el proyecto de intervención. Este proceso de evaluación ha sido transversal durante la SAR y en el ciclo final se hace a manera de síntesis buscando la precisión del proceso para sintetizar el aprendizaje a lo fundamental.

La evaluación se realiza en tres momentos con distintos fines: El primero en los pequeños grupos haciendo énfasis en la reconstrucción de la experiencia y en la valoración de la misma. El segundo, en una asamblea final en la que se reúne el grupo general para examinar las dificultades y logros alcanzados en la experiencia conjunta y enunciación de posibles proyectos. El tercero, se realiza con la institución financiadora y el equipo interinstitucional e interdisciplinario (si existen) para exponer y analizar los resultados presentados por el equipo de recreadores que, con antelación, han realizado la evaluación del proyecto de intervención, las particularidades de las SAR y la caracterización del grupo intervenido, todo ello mediante un informe final de carácter abierto y público.

Siguiendo a Mesa (2010) la autora propone una nueva metodología alterna que se deriva de la SAR, y la cual pueda dar cuenta de un proceso de diagnóstico en situaciones de corto tiempo y volúmenes altos de población, surgiendo así la Secuencia de Actividad Recreativa Intensiva (SARI) la cual explico adelante.

La Secuencia de Actividad Recreativa Intensiva (SARI)


La metodología Secuencia de Actividad Recreativa Intensiva (SARI) surge de la reflexión que Mesa [Mes10] realizó a partir de algunas experiencias de Recreación Dirigida realizadas en condiciones de tiempo restringido y alto volumen de participantes. Su proceso de sistematización, permitió conceptualizar y diseñar con mayor rigor esta metodología denominada SARI. En este mismo sentido Ordóñez y Trujillo, (2011) retomando los estudios de Mesa (2010) exponen que la SARI se estructura a modo de: “un micro-proceso, que precisamente por el corto tiempo de ejecución, exige una planificación cuidadosa, detallada y sobre todo responsable, no reducible a una serie de actividades, dinámicas y juegos, que por sí solos, no posibilitan construcción de pensamiento reflexivo ni median en los motivos de los participantes” [Ord11].

Esto supone que la SARI como actividad recreativa es un proceso con una intención pedagógica, la cual se desarrolla de la forma más estructurada posible. Para su ejecución se hace relevante la selección precisa de los elementos conceptuales y las técnicas (lenguajes lúdico-creativos) que se van a usar en su desarrollo, de tal forma que se logre una reflexión del contexto sociocultural de los participantes.

Siguiendo a Mesa (2010) la autora plantea que “la metodología tiene el propósito principal de generar una experiencia de pensar y hacer conjuntamente un pequeño proyecto o tarea con objetivos compartidos en un mínimo de tiempo, a partir de una temática general; esto permite generar un espacio de encuentro y reconocimiento, colaboración y afecto entre los participantes a partir de una experiencia recreativa “impactante”, gratificante, experiencial, reflexiva y creativa” [Mes10].

De acuerdo con lo expresado la metodología tiene un orden que a manera de proceso es propiciado por el agente mediador (recreador), en el cual se genera el encuentro de los participantes a partir de la experiencia que los convoca provocando la aproximación de las diferentes afectividades, formas de pensar, percepciones del mundo; para que de esta manera accedan al mutuo reconocimiento y reflexionen sobre su contexto sociocultural. Además Mesa (2010) expone que la SARI tiene el valor agregado de proporcionar información relevante al equipo de recreadores, sobre los rasgos y características de los participantes (recreador/recreandos) y sobre el proceso pedagógico mismo, ya que la SARI es un diagnóstico preliminar y en este sentido posibilita en un primer momento la información necesaria acerca de la población intervenida que ayude a la categorización de los sujetos, y en un segundo momento suministra información básica para el diseño de otras SARI o SAR.





Ilustración 2: Esquema de la Organización de la Secuencia de Actividad Recreativa Intensiva (SARI) (Mesa, 2010).

  • Apertura:

Se realiza ante todos los participantes reunidos en: un auditorio, una sala o al aire libre, en un espacio previamente destinado para esto, tiene el propósito de realizar varias funciones: a) darle una bienvenida a los asistentes, b) presentar el equipo de recreadores, c) hacer una división del grupo general, para conformar pequeños subgrupos y d) presentar los objetivos generales de una SARI y de la sesión; además en la apertura se explica la duración y el horario de las próximas sesiones a realizar. Otra funcionalidad que tiene la apertura, en un proceso de varias sesiones, es la de permitir una recapitulación de la sesión anterior, para recordar los temas trabajados y no perder el hilo conductor. Del mismo modo es importante reconocer, que este momento es considerado como un pequeño “ritual”6, que propicia la construcción de vínculos entre los participantes y da inicio a la SARI y a cada una de las sesiones posteriores. En el caso de la experiencia de mi práctica profesional, la apertura general se realizó acompañada de juegos coreográficos, la construcción de un atrapa sueños y el uso de velas con un sentido simbólico.

  • Exploración:

Este momento corresponde al concepto de actividad autoestructurante, o actividad exploratoria, inspirada en los trabajos de Piaget[Pia81]. La cual se entiende como aquella actividad que consiste en aceptar un objetivo, cuyo origen puede encontrarse en sí mismo o en otra persona y en este sentido organizar las propias acciones con el fin de alcanzarlo. Esta actividad tiene su génesis, en esta estructura metodológica, cuando los partícipes producto de la interacción entre sujeto y objeto (lenguaje lúdico- creativo), pueden propiciar un aprendizaje, organizando y planificando sus actividades; paralelamente el agente mediador (recreador) genera un ambiente en el que los participantes logren desarrollar su actividad. Mesa (2010) menciona que la exploración hace referencia a dos criterios: el de la actividad funcional (interés del alumno) y al criterio de la actividad autoestructurante, (alumno como autor de su propio desarrollo) en este sentido el desarrollo del alumno se forma desde su interior, desde su propia experiencia e iniciativa personal.

Adicionalmente en una exploración, es relevante el uso de la pregunta generadora, que se moviliza a través de una técnica (lenguaje lúdico- creativo), permitiendo el mutuo reconocimiento de los participantes, mediante la puesta en común de sus experiencias, de esta manera se logra un momento de afinidad, familiaridad y camaradería. En términos de Bajtin (1976) la exploración permite un proceso en el cual “Yo me conozco y llego a ser yo mismo sólo al manifestarme para el otro, a través del otro y con la ayuda del otro. Los actos más importantes que constituyen la autoconciencia se determinan por la relación a la otra conciencia” [Sil93]. En este sentido la actividad exploratoria busca potenciar la experiencia colaborativa entre iguales, mediante la exploración de sus propias vivencias individuales.



  • Negociación:

Plantea una situación de acuerdo, con el propósito general de que los participantes, teniendo en cuenta el producto del momento anterior, logren decisiones respecto a una tarea colectiva propuesta por el recreador, tarea que involucra la representación, de una idea o concepto, a través de una técnica gráfico-plástica (lenguaje lúdico-creativo). Esta tarea de negociación conlleva a que se presenten tres tipos de problemas:

  1. El primero es de tipo cognitivo; el cual pone en juego las competencias intelectuales de los participantes, su capacidad argumentativa, sus conceptos, concepciones, creencias, mitos e imaginarios que tengan, sobre la temática a representar.

  2. El segundo, es de orden social, debido a que propicia que se organicen para solucionar el problema propuesto; teniendo en cuenta, su participación, actitudes y valores. En este sentido se pueden observar situaciones, de liderazgo, competitividad, individualismo, cooperación y respeto, entre otras; las cuales dependiendo de la prioridad con la que se asuman, pueden o no, llevar a feliz término la tarea común.

  3. El tercero, es de tipo creativo, que implica su puesta en juego de la creatividad, para representar simbólicamente, el concepto o idea, previamente escogido en consenso. También se hacen visibles, algunas de las capacidades, habilidades, estrategias comunicativas y expresivas.

La negociación toma gran importancia, en esta estructura metodológica por el debate que se produce a partir de la responsabilidad conjunta aceptada por los participantes, producto de la tarea propuesta por el recreador. Por lo tanto estructuran de manera cooperativa, las estrategias para la solución de los problemas (cognitivo, social y creativo) y en este sentido se regulan para que la responsabilidad no recaiga sobre uno solo, explicándose claramente la estrategia a desarrollar; de acuerdo con lo expresado se produce en los participantes un proceso intelectual y social, en el que tienen la posibilidad de resolver los problemas mencionados a través del lenguaje lúdico-creativo (Mesa, 2010).

  • Socialización y Evaluación7:

Propone la exposición de los productos de cada pequeño grupo mediante una puesta en común general, la cual resulta significativa para los copartícipes que hasta el momento desconocen el trabajo de los otros grupos; debido a que el producto de la negociación solo ha hecho parte de una situación vivencial en un pequeño grupo. Por un lado esta puesta en común es relevante porque permite analizar las potencialidades de la actividad recreativa guiada y en este sentido reconocer la Influencia Educativa, que se produce resultado del proceso recreativo, mediado por la estructura metodológica SARI; por otro lado la evaluación aunque ha sido transversal durante los diferentes momentos, aquí se hace puntual a manera de concreción, lo que implica una reconstrucción de la experiencia, en la cual se valore el proceso individual y general.

En resumen, una de las virtudes metodológicas de la Recreación Dirigida es que permite estructuras flexibles que posibilitan que opere como una mediación pedagógica para el desarrollo de diversos proyectos de intervención. Por ello, considero importante que en el Programa Académico de Recreación de la Universidad del Valle, se siga trabajando con las Metodologías de Intervención, no como camisa de fuerza sino como una opción metodológica que puede ser modificada de acuerdo a las circunstancias del contexto, en este sentido se hace importante que se haga un esfuerzo por conectar la metodología, las técnicas y las mediaciones, con los actores y el contexto. En el caso de mi experiencia de Práctica Profesional desarrolle un Proyecto Trasversal orientado al desarrollo de las Competencias Ciudadanas de la Institución Educativa República de Argentina (IERA) de la ciudad de Cali, ocurrió que en la medida en que la estructura de la SAR plantea la realización de un Diagnóstico Participativo (que debe ser desarrollado a través de unas Preguntas Generadoras), dentro de mi experiencia tuve la oportunidad de realizar este diagnóstico a través de la estructura metodológica SARI. De esta manera, la SARI me permitió realizar de manera más eficiente el Diagnóstico Participativo, en tanto esta estructura metodológica permite una planeación detallada de cada uno de los momentos y genera diversas oportunidades de estimular pensamientos reflexivos en los participantes (en tanto propone una recapitulación al inicio y una evaluación al final de la sesión).

En este orden de ideas, el análisis del proceso de intervención, de mi práctica profesional, a partir del concepto de Triángulo Interactivo Recreador-Recreando-Contenidos de la teoría de la Influencia Educativa, permitió evidenciar de qué manera – en el proyecto de intervención analizado - la Recreación Dirigida cumplió un papel educativo fundamental. En esta experiencia, los lenguajes lúdico-creativos operaron (tal como los señala Mesa, 2007) como mediaciones semióticas de externalización y de internalización entre lo subjetivo –lenguaje interior de los jóvenes participantes- y el habla social – las propuestas de Competencias Ciudadanas del MEN-. De allí me permito señalar que la Recreación Dirigida puede operar como una práctica educativa muy potente para la puesta en marcha de diversos proyectos de intervención social, en cuanto ofrece estructuras metodológicas (como la SAR y la SARI), lenguajes lúdico-creativos y aportes pedagógicos a través del trabajo del recreador, que posibilitan a los participantes, reconocer, problematizar y potenciar sus contextos de vida particular. En el caso concreto del proyecto de intervención sobre Competencias Ciudadanas, la Recreación Dirigida permitió a los jóvenes fortalecer valores ciudadanos como la participación, la tolerancia, el trabajo colaborativo, el respeto y la responsabilidad.

Trabajos citados


MES07: , (Mesa, 2007),

Gui97: , (Mesa, 1997),

Mes10: , (2010),

Ern12: , (Fiori, 2012),

Ern12: , (Fiori, 2012, pág. 8),

Mes10: , (Mesa, 2010),

Mes10: , (Mesa, 2010, pág. 17),

Mes10: , (Mesa, 2010, pág. 17),

MES09: , (Mesa & Manzano, 2009),

Ord11: , (Ordóñez & Trujillo, 2011, pág. 97),

Mes10: , (Mesa, 2010, pág. 19),

Pia81: , (1981),



Sil93: , (Silvestre & Blanck, 1993, pág. 77),



1 Este documento surge de la reflexión del trabajo de Pregrado del autor Velasco Jonny (2012) “La recreación dirigida en el desarrollo de las competencias ciudadanas”. Trabajo de Grado Profesional en Recreación- Universidad del Valle- Cali.

2 En este método de alfabetización una investigación previa explora el universo de las palabras habladas en el medio cultural del alfabetizando. De ahí se extraen los vocablos de más ricas posibilidades fonémicas y de mayor carga semántica [Ern12].

3 “Clasificamos como lenguajes lúdico-creativos las representaciones no elaboradas bajo los cánones académicos de lo artístico: los lenguajes gráfico-plásticos (dibujos, pinturas, grabados, títeres, máscaras, talla etc.); El juego dramático (juegos teatrales, de representación de personajes y situaciones), los juegos musicales y coreográficos, los juegos “simbolizantes”, de origen lingüístico (metáforas, metonimias, analogías, ironías, anáforas, ficciones, parodias, etc.) y las narrativas en general (chistes, refranes, relatos, conversaciones informales, cinéticas, etc.) que también, tienen realizaciones icónicas y gestuales” [Mes10] .

4los componentes de la planificación del proyecto que se consignan en un documento según el centro virtual de la Universidad Autónoma de Guadalajara son: a) Hoja de presentación: en la cual se escribe: el título del proyecto de intervención, autor(es), y el índice numerado. b) Introducción: tiene una presentación del contenido de trabajo, un análisis situacional, descripción del problema en general, definición del problema seleccionado. c) Bases teóricas: se tiene en cuenta el marco histórico y contextual, marco de referencia, marco legal, marco teórico. d) Proyecto de intervención: se presentan los objetivos del proyecto, y una justificación. e) Estrategias de implementación: se propone la metodología de intervención. f) Administración del proyecto: responde al plan de acción, cronograma de actividades, recursos y presupuesto. g) Conclusiones y recomendaciones: se propone una presentación de los resultados, conclusiones y recomendaciones, dando respuesta a cada uno de los objetivos de la intervención. h) Referencias documentales: es un listado de las consultas, fuentes de información y referentes en los que se basa el proyecto de intervención. i) Anexos: aquí se colocan instrumentos de investigación, las encuestas, las tablas, gráficos, etc. Estos componentes del proyecto pueden mantenerse de acuerdo con el modelo propuesto o pueden variar dependiendo las condiciones que sugiera el contexto. (Ver página: http://crecea.uag.mx/opciones/interv.htm).

5 En otras palabras este momento es la materialización o culminación del proyecto conjunto y está más relacionado con la cristalización del acto creador que la exposición de una obra artística que se pone en común –distinto a presentar un acto artístico–.

6 Un ritual está compuesto por una serie de acciones, actitudes, emparentadas, marcadas o signadas por algún valor simbólico y que generalmente encuentran un sentido o razón de ser en el contexto de una religión o la tradición de alguna comunidad. Por otro lado se puede considerar como ritual a una actividad o acción cotidiana que por su reiteración en el tiempo se convierte en una especie de ritual para una persona (Definición ABC.com).

7 El Momento de Socialización y Evaluación, en las ultimas discusiones de la línea de investigación fue planteado como: Puesta en común y Evaluación; teniendo en cuenta que la Socialización es un proceso mayor en el cual el individuo acoge los elementos socioculturales de su ambiente y los integra a su personalidad para adaptarse en la sociedad.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad