Programa nacional de formación en administracióN


ANEXO N° 2: LISTADO DE ALGUNAS DE LAS ELECTIVAS PROPUESTAS



Descargar 4.87 Mb.
Página20/21
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño4.87 Mb.
Vistas1167
Descargas0
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   21

ANEXO N° 2:

LISTADO DE ALGUNAS DE LAS ELECTIVAS PROPUESTAS.
ELECTIVAS DEL PROGRAMA NACIONAL DE FORMACIÓN EN ADMINISTRACIÓN


  • TECNICO SUPERIOR UNIVERSITARIO EN ADMINISTRACION:

  • BANCA, SEGUROS Y SERVICIOS.

  • ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS DE TURISMO.

  • ADMINISTRACIÓN HOTELERA.

  • GESTION DE EMPRESAS AGROPECUARIA




  • LICENCIATURA EN ADMINISTRACION:

  • FINANZAS PÚBLICAS.

  • EVALUACIÓN Y CONTROL DE BIENES Y CONTRATACIONES PÚBLICAS.

  • GERENCIA ESTRATEGICA.

  • AUDITORIA SOCIAL.

  • PLANIFICACION ESTRATEGICA Y MANEJO DE ESCENARIOS

  • ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS DEL ÁREA DE LA CONSTRUCCIÓN.

  • ADMINISTRACIÓN DEL PATRIMONIO HISTORICO-CULTURAL.

  • DIDACTICA DE LA ADMINISTRACIÓN.

  • PLANIFICACIÓN ESTRATEGICA DEL TALENTO HUMANO.

  • ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS DEL TRANSPORTE Y DISTRIBUCON DE BIENES.

  • ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS ENERGÉTICAS.

  • GESTION DE INDUSTRIAS PETROQUIMICAS.

  • ADMINISTRACION DE PYMES, COOPERATIVAS Y CONCEJOS COMUNALES.

ANEXO N° 3:

EJES DE FORMACIÓN EMANADOS DEL MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA.

Ético-político

El Eje Ético y Político apunta al reconocimiento y valoración de nosotros mismos como país diverso y pluricultural, a la valoración del conocimiento histórico para el análisis y comprensión global de situaciones y problemas en las nuevas condiciones histórico-sociales, el desarrollo de la capacidad de análisis y reflexión crítica ante las condiciones históricas del presente, el forjamiento del ejercicio ciudadano arraigado en el juicio político, la ética de la responsabilidad, de la solidaridad y del reconocimiento y respeto de las diferencias, la comprensión de nuevos enfoques del desarrollo que impugnan el enfoque economicista, privilegiando el rescate de las potencialidades humanas, la participación protagónica de las comunidades y la generación permanente del aprendizaje social.



Particular importancia tiene el análisis crítico de la racionalidad tecnocrática y las implicaciones políticas, éticas y socioculturales de los enfoques, perspectivas. Y situaciones. Una lista indicativa de los ejes temáticos a desarrollar en este Eje:

  1. Se aborda aquí la Globalización: dimensiones científico-tecnológicas, económicas, ambientales, geopolíticas, y culturales; procesos y tendencias. Economía mundial y economías nacionales. Política mundial y políticas nacionales. Los vínculos transnacionales entre poder económico, poder político y poder mediático. Reconfiguraciones de lo local y de las identidades culturales; diversidad cultural y globalización.

  2. Política, democracia, espacio público, pueblo y ciudadanía: viejos y nuevos significados desde la perspectiva de la formación del juicio ético-político y de la acción ético-política. Democracia radical y creación de cultura democrática. Democracia participativa y lucha por la defensa y realización permanente de los derechos humanos. Ética civil y democracia participativa como proyecto de transformación económica, social, cultural y política orientada a la creación permanente de una sociedad más justa, más libre, más solidaria y más democrática.

  3. Memoria histórica y comprensión del tránsito de la democracia representativa a la democracia participativa en Venezuela.

  4. Pobreza, exclusión social y políticas públicas en Venezuela y América Latina.

  5. Estado, sociedad, conflicto, violencia y paz. Determinaciones y efectos socio-económicos, políticos, culturales, psico-sociales de la violencia en la vida cotidiana individual y colectiva, y en la capacidad política de individuos y grupos para su afirmación en proyectos democráticos de ejercicio de ciudadanía. La paz como construcción histórica, como proyecto socio-cultural y ético-político. El derecho a la paz como ejercicio libertario y democrático para deslegitimar prácticas de dominio y para construir una sociedad pluralista comprometida con el derecho de todos a vivir una vida digna.

  6. Historia, actualidad y porvenir del proyecto integracionista latinoamericano: Resonancias del ideal bolivariano en el pasado reciente y en las búsquedas actuales para fundamentar la necesidad de integración en las nuevas condiciones históricas. El papel decisivo de lo cultural, lo educativo y lo comunicacional en los procesos de integración latinoamericana y caribeña.

  7. El desarrollo humano sustentable y nuestra refundación como nación: el papel de la educación, la cultura, la educación, la ciencia y la tecnología en la creación de condiciones para su viabilidad interna y su legitimidad ante la comunidad internacional. Desarrollo humano e integración.

En el PNFA se ordenan estos ejes temáticos del eje ético político en cursos, talleres seminarios que se encuentran en cada trayecto de formación a lo largo de todo el programa, estos temas se alimentan de los contenidos de otras unidades curriculares contenidas en diversos ejes de formación y el proyecto, esta conjunción lo convierte en un eje transversal con incidencia permanente en todo el programa.

Eje Epistemológico

Este eje de formación se orienta al desarrollo de las visiones de conjunto, actualizadas y orgánicas de los campos de estudio en perspectivas históricas y apoyadas en soportes epistemológicos coherentes y críticamente fundados. Se aborda la reflexión crítica de las perspectivas teóricas metodológicas sobre las cuáles se sustentan los procesos de generación, transformación y apropiación social del conocimiento, así como la cuestión relativa a qué es y cómo se produce el conocimiento, considerada desde el análisis de los tipos de racionalidad que sustentan las maneras de plantear tal cuestión y el carácter histórico de los mismos.

El manejo apropiado de herramientas metodológicas y tecnologías, se sustenta en el análisis de los principios e implicaciones epistemológicas, sociales y éticas vinculadas a éstas.

Particular atención reviste la comprensión del diálogo de saberes como interacción de distintos ti, sustentada en el reconocimiento de la diversidad como riqueza humana y base para el desarrollo de una racionalidad abierta que perite el abordaje de situaciones complejas en contextos reales cruzados por actores diversos, intereses múltiples y dimensiones éticas, científicas, tecnológicas, políticas sociales y ambientales.

En el PNFA se constituye este eje como el conjunto de contenidos y prácticas de formación relativa a que es y cómo se produce el conocimiento del área administrativa, analizando los tipos de racionalidad, los principios e implicaciones epistemológicas, sociales y éticas.

Trabajo Productivo

      1. La histórica situación de dependencia de nuestra Nación nos ha ubicado en la situación de suplidores de materias primas no procesadas y en el rol de consumidores de bienes, conocimiento y tecnologías. La soberanía de la Nación y su camino hacia el socialismo dependen en gran medida de nuestra capacidad para revertir esta situación y convertirnos en un país que genera conocimiento pertinente para nuestra realidad y es capaz de transformar ese conocimiento en producción orientada a la satisfacción de las necesidades sociales.


La venta de la fuerza de trabajo y la expropiación de sus productos es una característica inherente al capitalismo. El socialismo plantea la reivindicación del trabajo como espacio de realización humana en función del beneficio social, como ejecución individual en la cual las personas se reconocen y valoran, como obra (lo opuesto a trabajo alienado) y no como una carga o faena, impuesta e inevitable para garantizar la supervivencia1.

El trabajo productivo, cooperativo y liberador es uno de los ejes estructurantes de los Programas Nacionales de Formación. Este se expresa en la vinculación de los estudiantes con las comunidades, las empresas y los campos desde el inicio de la formación y durante todo el trayecto formativo, tratando con problemas en contextos reales, desarrollando proyectos de utilidad social que tratan con la complejidad de intereses, posibilidades y actores involucrados en las situaciones que se abordan.

Más específicamente, este eje hace énfasis en:


  1. El ejercicio de la profesión como compromiso con los intereses nacionales, la responsabilidad con lo público y la solidaridad social.

  2. El uso crítico de metodologías cuantitativas y cualitativas como recursos de la investigación, la identificación de supuestos, el planteamiento de problemas y exploración de alternativas de solución, valorando la importancia del contexto, el trabajo interdisciplinario y la participación de las comunidades.

  3. El manejo de conceptos y la interpretación de datos de alto nivel de complejidad, la formulación de proyecciones en escenarios cruzados por incertidumbres y la generación de hipótesis plausibles.

  4. La generación y transferencia de conocimientos para la resolución de problemas atendiendo la complejidad de los contextos, los cambios sociales y tecnológicos, las necesidades sociales y las demandas del desarrollo integral del país.

  5. El desarrollo de procesos de gestión participativos y dinámicos para generar en las comunidades y en las personas, el interés de velar y actuar en pro del bien común, conforme a los requerimientos de la sociedad venezolana.

  6. La formulación y ejecución de proyectos y programas relacionados con campos de desempeño profesional, desde la perspectiva del desarrollo integral del país con la visión del desarrollo humano sustentable y las posibilidades de integración a nivel latinoamericano y caribeño.

En el PNFA este eje es integrador y se evidencia en el desarrollo de la unidad curricular proyecto que a su vez se expresa a través en diferentes unidades curriculares con sus estrategias formativas, investigativas y de vinculación social.

Estético-lúdico

El eje de formación Estético-Lúdico se inscribe dentro del objetivo de la Misión Alma Mater de reivindicar el carácter humanista de la educación universitaria como espacio de realización y construcción de los seres humanos en su plenitud, en reconocimiento de su cultura, ambiente, pertenencia a la humanidad y capacidad para la creación de lo nuevo y transformación de lo existente.

La educación estética y la estética en la educación no aparecen pues como elemento complementario o extracurricular, sino profundamente vinculadas a las prácticas académicas y la vida universitaria. En ello intervienen, por igual, el reconocimiento de la forma como parte y condicionante de los contenidos, la valoración del goce estético como derecho humano y la reivindicación del carácter estético de las actividades científicas, tecnológicas, humanísticas y, en particular de la educación como recreación de la interioridad, terreno de ideas, sensaciones y sentimientos, donde intervienen formas sensibles -táctiles, sonoras, visuales, olfativas, mentales, revestidas de originalidad, cargadas de simbología, subjetividad, metaforización y sentimiento2.

La tecnocratización de la educación ha pretendido la instrumentalización de los procesos educativos, relegando el valor en sí de las interacciones humanas y del estudio a meros medios evaluables solamente desde sus consecuencias. El humanismo plantea, en cambio, a la educación como espacio de vida y recreación de lo humano. En este sentido, el juego, como actividad libre, que irrumpe en la cotidianidad resignificándola, que permite la interacción con los otros más allá de las tareas necesarias, como medio de exploración e invención y proyección de la vida interior hacia el mundo3, como forma de construir comunidad, es un espacio esencial de la vida humana y de la humanización de la educación.

Este eje supone la revitalización de los ambientes universitarios con la presencia permanente del arte, la recreación, la actividad física, de modo que las comunidades universitarias se reconstruyan y profundicen en su capacidad sensible, pero además debe realizarse en el laboratorio y el estudio, el taller y el curso. Se trata de valorar la estética de los productos y procesos tecnológicos, en continuidad con nuestro acervo cultural, tomando distancia de los patrones del consumismo exacerbado. De valorar la naturaleza y las interacciones tanto desde la emoción como de la razón. De aupar procesos creativos, abrirse al juego de la pregunta y la duda, tanto como de apreciar la premura de los problemas, el placer de trabajar juntos en la búsqueda de soluciones, la alegría por el surgimiento de una alternativa, el tesón requerido para abordar una tarea compleja, la satisfacción de sentirse útil.

Eje Socio-Ambiental

Como dijo el Presidente y líder popular boliviano Evo Morales, en su discurso ante la Organización de Naciones Unidas para proponer una Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra4:

Hasta ahora los humanos hemos sido prisioneros de las fuerzas del capitalismo desarrollista que coloca al hombre como el dueño absoluto del planeta. Ha llegado la hora de reconocer que la tierra no nos pertenece sino que más bien nosotros pertenecemos a la tierra. Que nuestra misión en el mundo es velar por los derechos no solo de los seres humanos sino también de la Madre Tierra y de todos los seres vivos.

Apuntaba Morales que “el Siglo XXI debe ser el Siglo de los derechos de la Madre Tierra y de todos los seres vivos” y agregaba: “no solo los seres humanos tenemos derechos sino que también el planeta, los animales, las plantas y todos los seres vivos tienen derechos que debemos respetar”, señalando a continuación que para algunos esto “… es difícil de aceptar porque algunos seres humanos se creen el ombligo del mundo y… del universo”.

Propuso Morales, cuatro derechos básicos de la Madre Tierra:


  1. El derecho a la vida, que significa el derecho a existir. El derecho a que ningún ecosistema, ninguna especie animal o vegetal, ningún nevado, río o lago sea eliminado o exterminado por una actitud irresponsable de los seres humanos. Los humanos tenemos que reconocer que también la madre tierra y los otros seres vivientes tienen derecho a existir y que nuestro derecho termina allí donde empezamos a provocar la extinción o eliminación de la naturaleza.

  2. El derecho a la regeneración de su biocapacidad. La Madre Tierra tiene que poder regenerar su biocapacidad. La actividad humana sobre el Planeta Tierra y sus recursos no puede ser ilimitada. El desarrollo no puede ser infinito. Hay un límite, y ese límite es la capacidad de regeneración de las especies animales, vegetales, forestales, de las fuentes de agua y de la propia atmosfera. Si los seres humanos consumimos y peor aun derrochamos más de lo que la Madre Tierra es capaz de reponer o recrear entonces estamos matando lentamente nuestro hogar, estamos asfixiando poco a poco a nuestro Planeta, a todos los seres vivos y a nosotros mismos.

  3. El derecho a una vida limpia, que significa el derecho de la Madre Tierra a vivir sin contaminación. Porque no solo los humanos tenemos derecho a vivir bien, sino que también los ríos, los peces, los animales, los árboles y la tierra misma tienen el derecho a vivir en un ambiente sano, libre de envenenamiento e intoxicación.

  4. El derecho a la armonía y al equilibrio con todos y entre todos y todo. Es el derecho a ser reconocida como parte de un sistema del cual todo y todos somos interdependientes. Es el derecho a convivir en equilibrio con los seres humanos. En el Planeta hay millones de especies vivas, pero solo los seres humanos tenemos la conciencia y la capacidad de controlar nuestra propia evolución para promover la armonía con la naturaleza.

Este formidable llamado representa un cuestionamiento profundo de los modelos de producción y consumo depredadores, actualmente hegemónicos, que es indispensable conocer en profundidad tanto como aprender a actuar en consecuencia, contribuyendo a desarrollar una clara conciencia social sobre la urgencia de producir los cambios hacia nuevos modelos de producción y consumo sustentables ambientalmente y en armonía con nuevos patrones culturales (que tienen mucho que aprender de los pueblos originarios del Sur), que forma parte de la revolución estructural necesaria en lo económico y lo político.

El eje pretende profundizar en el conocimiento de las relaciones entre el modelo social y político, las consecuencias ambientales y el concepto de ciencia y tecnología sustentables ambiental y socialmente. La realización de actividades comprometidas con la lucha socio-ecológica, el conocimiento del impacto social y ambiental de las decisiones profesionales y técnicas, el desarrollo de tecnologías sustentables social y ambientalmente debe transversal izar todas las unidades curriculares de los PNF.



ANEXO 4

LINEAMIENTOS EMANADOS DEL MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA, EN DICIEMBRE DE 2009

Compromiso Los PNF se enmarcan en el impulso a una Educación Universitaria comprometida con la Nación, su transformación soberana, la construcción del poder popular, la unidad latinoamericana y caribeña, la alianza con los pueblos del sur y la construcción de un mundo de justicia y paz.

Como señaló Darcy Ribeiro en su momento:

Nuestras universidades, a lo largo de su existencia secular fueron instituciones enclaustradas que formaron los tipos de especialistas que la sociedad les demandaba y los conformaron para el rol de privilegiados y de custodios del orden social vigente (…) En ese sentido, ellas operaron, desde siempre, como instituciones esencialmente políticas y clasistas.

Señalar claramente el compromiso de las Universidades Alma Mater con la construcción del poder popular y el socialismo, implica romper con las viejas fidelidades y entender que toda acción educativa es fundamentalmente un ejercicio ético y político y que, por tanto, “no es lo mismo educar para el liberalismo que para el socialismo; para el neocolonialismo que para el desarrollismo o el nacionalismo; para un estilo consumista, místico, creativo o autoritario.



Diversidad e interculturalidad.La afirmación de nuestra diversidad como sociedad es fundamental. La educación universitaria debe valorar nuestra tropicalidad, nuestros orígenes, nuestros acervos, nuestra diversidad como pueblo, nuestra capacidad para reconocernos a nosotros mismos y actuar con dignidad. Esta es la única base posible para desarrollar nuestra creatividad, creatividad indispensable para emprender el proyecto de una república soberana. Nos reconocemos como una sociedad multiétnica, pluricultural y plurilingüe. La educación universitaria se basa en la aceptación, el respeto y la promoción de la diversidad de culturas, personas, saberes ancestrales y formas de expresión, como riquezas inestimables de la humanidad. La diversidad cultural constitutiva de la venezolanidad, goza de atención especial, reconociéndose y respetándose la interculturalidad bajo el principio de igualdad. En particular, este principio implica:

  1. El papel crítico de la educación universitaria para desarrollar nuestras capacidades para pensar con “cabeza propia” y contribuir a superar la “colonialidad del saber”, que juega un papel medular en el dominio imperial/neocolonial del presente.

  2. El compromiso de la educación universitaria con la valoración y promoción de las culturas y las lenguas de los pueblos indígenas.

  3. La necesidad de pertinencia cultural de las propuestas y métodos educativos para posibilitar el diálogo de saberes.

  4. La integración de diversidad de participantes en la educación universitaria en cuanto a edades, intereses, ocupaciones, culturas, experiencias previas es considerada como una riqueza.

  5. La diversificación de la oferta académica para adaptarse a distintas necesidades educativas.


Democracia participativa y protagónicaLa participación protagónica de todos los sectores sociales y en especial de aquellos que fueron tradicionalmente relegados, es la columna vertebral de la construcción del poder popular. Se trata de fortalecer las condiciones políticas, sociales, económicas, organizativas, científicas, culturales para que la participación se ejerza plenamente desde cada uno de los espacios sociales, como capacidad de cuestionar las tareas que como sociedad arrastramos y de construir juntos una sociedad sin explotación, opresión ni exclusiones.

En esta tarea la educación universitaria debe propiciar que sus prácticas y estructuras estén abiertas a la participación de las comunidades universitarias y del pueblo en general, y asimismo comprender su acción académica como acción liberadora que fomente la participación protagónica, a través de la formación, el estudio, el diálogo de saberes, la investigación, la creación de tecnologías, la interacción social y el desarrollo de proyectos culturales, sociales y productivos.



Formación integralLa educación universitaria debe brindar experiencias educativas orientadas a la formación de personas, profesionales y ciudadanos comprometidos con su localidad, su país y la humanidad toda. Lo anterior implica, la creación de condiciones favorables para que todas y todos los participantes puedan expresarse como totalidades indivisibles, producto de una formación que fortalezca su unidad interior, su voluntad espiritual y su condición creadora y transformadora como parte de una comunidad solidaria. En tal sentido, los procesos formativos deben promover la articulación de conocimientos científicos, tecnológicos, sociales y humanísticos, la vinculación social, el pleno ejercicio del derecho al deporte y la recreación, así como logros educativos en términos de:

  1. Conocimientos y competencias relacionados con el ejercicio profesional;

  2. Capacidades y actitudes intelectuales que permitan a los estudiantes abordar, analizar, relacionar, transferir y comunicar conocimientos; identificar supuestos, plantear problemas, cuestionar y explorar alternativas valorando la importancia del contexto; valorar críticamente las situaciones y argumentar sus posiciones; enfrentar continuos aprendizajes;

  3. Actitudes y capacidades de valoración ética, social, intelectual, estética y política, indispensables a su desempeño como personas, profesionales y ciudadanos conscientes, responsables, solidarios, críticos, participativos, capaces de reconocer la diversidad en las maneras de pensar, decir y actuar, sensibles hacia los problemas sociales y ambientales, así como la diversidad de valores que posibilitan una sociedad más justa y solidaria;

  4. Capacidades y actitudes para la transformación de las relaciones sociales y, en particular, para impulsar formas de propiedad, producción, administración y producción socialistas, fundadas en la cooperación solidaria, la justicia social y la conservación del ambiente.

Ejercicio del Pensamiento Crítico y CreativoLa promoción, la formación y el ejercicio del pensamiento crítico y creativo son consustanciales a la educación universitaria. Ello exige el análisis y la comprensión de los fenómenos que emergen como producto de los cambios que caracterizan el mundo contemporáneo en todos los órdenes de la vida social; la producción de respuestas frente a estos cambios; la formación en y para el ejercicio del pensamiento crítico y creativo, y el constante cuestionamiento y transformación de las formas institucionales y las prácticas de la educación universitaria como espacios intelectuales, científicos, técnicos, políticos, estéticos y éticos. Un pensamiento crítico y creativo admite la duda, promueve el cuestionamiento y el debate abierto, es renuente a la mentalidad reproductora y convencional, comprende la diversidad y las limitaciones de las respuestas humanas y, por tanto, procura el respeto por pensamientos disímiles.
Educación a lo largo de toda la vidaLa educación a lo largo de toda la vida es un imperativo democrático que procura el acceso múltiple a oportunidades formativas para toda la población, un componente esencial de una formación integral entendida como proceso continuo de reconfirmación de lo humano y una necesidad insoslayable ante las rápidas mutaciones económicas, sociales, políticas, tecnológicas y culturales.

IntegralidadEste principio se sustenta en la concepción holística del ser como una persona con características, potencialidades y necesidades diversas, variadas dinámicas, con compromiso socio histórico y deontológico, en estrecha relación con diferentes contextos que contribuyen en su formación.

En tal sentido, desde el currículo se promueve una educación que estimule de forma equilibrada su desarrollo para lograr una vida laboral, personal, social plena e integrada, coherente, responsable en su accionar, que genere respuestas a los problemas de su entorno, para un bienestar social.



Pertinencia Desde su concepción integral explica la relación entre la práctica curricular asociada al Eje Proyecto y la sociedad, a los fines de atender las demandas de esta en un contexto histórico determinado. Con base en esto, la pertinencia asume diferentes denominaciones de acuerdo con la naturaleza del objeto vinculante: pertinencia cultural, económica, pedagógica, epistemológica conceptual, teleológica, entre otras.

Universalización Como proceso continuo de transformaciones, dirigido a la ampliación de posibilidades y oportunidades de acceso a las instituciones de educación superior, sin ningún tipo de discriminaciones, con lo cual se contribuye a la formación de una cultura general integral de la población y a un incremento sostenido de equidad y justicia social.
Calidad Principio de renovación permanente que atiende al logro de la formación integral, humanista y social, apoyada en los pilares de la educación, con criterios de eficiencia, eficacia, pertinencia, flexibilidad, asertividad, creatividad, recursividad e innovación para el logro de los propósitos del programa.La calidad académica es un reto permanente de las instituciones, los programas y del sistema de educación universitaria y debe ser un proceso continuo e integral, consustancial a la transformación continua de sus prácticas, fundamentada en el estudio a profundidad de los temas y problemas que se abordan, la generación de espacios de reflexión y autocrítica, el contraste de puntos de vista, la diversidad de fuentes de información y la constitución de comunidades de conocimiento.

InterdisciplinaridadImplica la conformación de grupos, institucionales y extra institucionales, de profesionales de diversas áreas, lo cual permite abarcar una mayor extensión de los conocimientos que se manejan al analizar diferentes situaciones. Su inclusión en el currículo permite apreciar los beneficios de los objetivos comunes, así como el desarrollo de convicciones y llegar a la comprensión de la necesidad de transdisciplinar.

Transdiciplinariedad.Implica el cruce de fronteras disciplinarias, como exigencia para la comprensión de los objetos de conocimientos que no pertenecen al dominio absoluto de una disciplina. En tal sentido, atiende y supera límites conceptuales, abriendo espacios para lo inédito, lo inesperado, lo acreciente, lo inexplorado, lo suprimido y en general para la experiencia profunda de la novedad. Estos espacios se caracterizan por ser de apertura, de libertad, de diálogo, de encuentro, de comprensión para la construcción del conocimiento.

Transversalidad. La transversalidad se expresa en lo pedagógico, en la concreción de los valores como convicción, como práctica de sí. Es hacer de lo axiológico la guía que orienta el pensar-sentir-imaginar-actuar de los individuos. Estos valores emergen, se expresan, en el ejercicio de una práctica pedagógica que se fundamenta en la libertad, en el diálogo y la discusión como formas de constitución de una ética, una moralidad profundamente humanizadora.

ComplejidadEs una constatación cultural del presente en el terreno de las prácticas, saberes y sobre todo del pensamiento. Permite entender al proceso formativo como una práctica que ha de interactuar con lo diverso, lo diferente, lo heterogéneo, el caos, la ruptura, la incertidumbre, la crisis. Supone un pensamiento crítico y creativo que profundiza en la dimensión cognitiva y afectivo de los procesos de vida, permitiendo al ser humano una visión global e integradora de sus necesidades y su inteligencia.

FlexibilidadLa educación ofrecida se evalúa y reorienta hacia una flexibilización permanente de los planes de estudio, ajustando sus contenidos y enseñanzas de acuerdo con la manera como cambia la vida en sociedad, el conocimiento y el entrenamiento, procurando la elevación del nivel cultural de la población.

El desarrollo del currículo del PNFA, se constituye en un proceso global, flexible, abierto, integral, continuo contextualizado, ejecutado desde los procesos investigativos donde participan los estudiantes, profesores, docentes y comunidades. Mediante los contenidos y practicas pedagógicas – andragógica se convierten en medios para el aprendizaje y deben estar globalizados en perspectivas inter y transdisciplinaria para que responda a las necesidades de formación integral en términos de los saberes (Conocer, Hacer y Ser/Convivir), asumiendo una postura critica ante las realidades del contexto social, por en ello se requieren de profesores formados en estrategias metodológicas que sean integradoras de las áreas de conocimiento en concordancia con las necesidades cognitivas, culturales, sociales, afectivas de los sujetos en formación, potenciando este diseño del curriculum el proyecto como estrategia formativa integradora.



En el PNFA se favorece la organización de colectivos interdisciplinarios de profesores como mediadores que planifican y crean estrategias comunicacionales y de aprendizaje pertinentes con los proyectos, para la formación integral del estudiante participante, lo que posibilita su intervención para la transformación de su realidad y de su entorno, logrando esto mediante el diálogo fecundo, creador, reflexivo y crítico. Algunas características y acciones para el desarrollo del diseño del PNFA:


  • El aprendizaje debe darse en contextos, el conocimiento se asume como un proceso de interacción social y comunitaria.

  • La mediación y la interacción social se requieren para desarrollar las capacidades humanas, habilidades sociales y el uso del lenguaje como mecanismo social de adaptación a diferentes ambientes sociales.

  • Los contenidos curriculares son medios para desarrollar las capacidades y consideran los aprendizajes previos.

  • Organizar los contenidos de las diferentes áreas de aprendizaje, en función de los problemas significativos diagnosticados en el contexto, para la formulación y ejecución del proyecto del proyecto y contribuir a la solución de los problemas comunales, locales, regionales y nacionales.

  • Promover la autonomía cognitiva a través del trabajo colectivo, participativo y democrático, que genere la horizontalidad y la meta cognición como proceso que identifica las potencialidades, interpretando su entorno complejo para formar sujetos creativos y apostar al desarrollo de la soberanía científica y tecnológica.

  • Promover los colectivos de estudiantes para que estos interactuando con la comunidad puedan proveerse de conocimientos del contexto social, tomar hechos, mientras el docente acompaña, sensibiliza, motiva, investiga, interactúa dialógicamente, intercambia saberes, e indaga la realidad. Freire (1970), “plantea que los docentes deben habituarse a reflexionar críticamente sobre su práctica profesional y ser críticos en su rol de acompañantes mediadores, basándose en la solución de problemas el desarrollo de proyectos desde varias perspectivas”.

  • Se integran los saberes comunitarios en los proyectos y en la temática del curriculum.

  • Construir y ejecutar el plan de acción que el colectivo considera pertinente para resolver la problemática.

  • Sistematizar las experiencias derivadas de la ejecución del plan de acción.

  • Contrastar los resultados del plan de acción con los conocimientos adquiridos en la formación profesional.

  • Socializar los resultados del proyecto, a través de estrategias comunicacionales, privilegiando la visión local como escenario de aprendizaje significativo.

El enfoque social cultural y crítico en el marco del curriculum que sustenta el programa nacional de formación en Administración, resalta la articulación con las problemáticas de la vida real. Así esta expresado en los principios orientadores del curriculum de la Misión Alma Mater, los cuales señalan la vinculación de esta misión con la construcción del poder popular y el socialismo; de allí se plantea una educación fundamentada en la realidad de las comunidades sociales, abordando juntos desde las comunidades de aprendizaje y conocimiento los diferentes problemas y retos políticos, sociales, culturales, éticos, económicos y ambientales.

Estas “comunidades de aprendizaje” están definidas como uno de los objetivos estratégicos de la Misión Alma Mater al establecer que el carácter nacional de los PNF está dirigido a:



  • Conformar y consolidar comunidades de conocimiento y aprendizaje, dirigidas a la generación, transformación y apropiación social del conocimiento en beneficio de la Nación y de las comunidades que la integran.

  • Conjugar los esfuerzos de profesoras y profesores, estudiantes y trabajadores que participan en cada programa desde los diferentes lugares del territorio Nacional, desarrollando una cultura de trabajo compartido, basado en la cooperación solidaria y la complementariedad.

  • Garantizar el intercambio de saberes y experiencias, la movilidad de estudiantes, profesores y profesoras, así como el uso compartido y el desarrollo de recursos educativos, centros de información e infraestructura que puedan ser aprovechadas por distintas instituciones.

ANEXO N° 5

BASE LEGAL QUE SUSTENTA EL PROGRAMA NACIONAL DE FORMACION EN ADMINISTRACION.

En el marco legal del nuevo Estado socialista, se plantean los elementos normativos y políticos que conllevan a la transformación de la Educación Universitaria, bajo un enfoque sistémico, hecho que coadyuva a la generación de Programas Nacionales de Formación que se articulan con el marco legal desde la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y el conjunto de leyes vinculantes a los procesos administrativos nacionales y, por ende, con el PNFA. Entre ellas, figuran:



  1. Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

  2. Ley Orgánica de Educación.(Agosto. 2009).

  3. Código Civil de Venezuela.

  4. Código de Comercio.

  5. Ley Orgánica de la Administración Pública.

  6. Ley Orgánica de Planificación.

  7. Ley Orgánica de Protección, Condiciones y Medio Ambiente del Trabajo.

  8. Ley Orgánica del Sistema de Seguridad Social.

  9. Ley Orgánica del Trabajo.

  10. Ley Orgánica de Administración Financiera del Sector Público.

  11. Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos.

  12. Ley del Estatuto de la Función Pública.

  13. Ley del INCES.

  14. Ley del Ejercicio de la Profesión del Administrador.

  15. Ley Especial de Asociaciones Cooperativas.

  16. Reglamento de la Ley de Carrera Administrativa.

  17. Leyes Habilitantes aprobadas en agosto de 2008.

  18. Ley Orgánica del Consejo Federal de Gobierno.

  19. Ley Orgánica de Ambiente.

En este sentido, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela define el qué y para qué de la educación en el marco de la transformación Revolucionaria. En el preámbulo de la Constitución se establece que la educación es un derecho humano, y en su artículo 3 se establece que la educación y el trabajo son los procesos fundamentales para alcanzar los fines esenciales del estado.

De igual forma, en el artículo 102 se declara la educación como un derecho humano y un deber social fundamental del Estado; y se le caracteriza como democrática, gratuita y obligatoria; en ese mismo artículo se le declara como función indeclinable del Estado y como instrumento del conocimiento científico, humanista y tecnológico al servicio de la sociedad.

Por otra parte, el artículo 103, señala el derecho de toda persona a una educación digna, de calidad, permanente, en igualdad de condiciones y oportunidades sin más limitaciones que sus aptitudes, vocación y aspiraciones. En este sentido, las instituciones de educación y la sociedad en general deben dirigir sus esfuerzos en colectivo para constituir la unidad de la norma.

En consonancia con la carta magna, la base fundamental, en cuanto al rol de la educación en la sociedad, se constituye en el medio para la transformación y desarrollo de la sociedad venezolana en su conjunto, lo cual demanda el compromiso social e institucional para apalancar y asegurar la reconstrucción de las dimensiones éticas, sociales, económicas, políticas, culturales y de producción, todas dirigidas a asegurar una sociedad venezolana verdaderamente critica, constructiva, transformadora e innovadora, donde se practique la equidad y la justicia social.

El papel del Estado en el impulso de la transformación educativa es un deber de este y de la sociedad en general fomentar la participación ciudadana como medio para facilitar la consecución de sus fines y el logro de la satisfacción del máximo interés colectivo; asumiendo la educación como un derecho humano, como un deber social fundamental, así como función indeclinable y de máximo interés para el mismo, y como instrumento del conocimiento científico, humanístico y tecnológico al servicio de la sociedad.

Desde esta visión, concebida en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el Estado promueve la construcción del nuevo modelo productivo y el surgimiento de nuevos instrumentos legales promovidos por la Revolución Bolivariana que orientan al proceso educativo hacia toda la población, para los excluidos; por ello la Ley Orgánica de Educación se constituye en el marco legal que impulsará el avance de la transformación de la sociedad venezolana.

La vinculación entre el Plan Nacional de Desarrollo Simón Bolívar y la Ley Orgánica de Educación (LOE), se constituyen en los medios fundamentales para la transformación de la sociedad. El Plan Nacional de Desarrollo Simón Bolívar, establece la educación como prioridad nacional, estrechamente relacionada al proceso de desarrollo político, social y económico de la nación y como línea estratégica la necesidad de desarrollar de manera transversal la formación para el ejercicio del trabajo liberador y creador orientado hacia el desarrollo de las fuerzas productivas nacionales, creando las bases materiales para el despegue de la sociedad hacia el sistema socialista.

De igual forma la Ley Orgánica de Educación, se constituye en un elemento transformador que viene a romper la concepción de la educación como reproductor de la lógica del capitalismo, para ello propone la creación de nuevos valores que conllevan a un cambio en las relaciones sociales y genere respuesta a los requerimientos del desarrollo independiente de nuestra sociedad.

Se plantea en la Ley orgánica de Educación los criterios referentes a derechos, valores y principios rectores políticos – sociales los cuales se constituyen en los temas generadores planteados como fundamento en la LOE que determinan estos aspectos, se consideran en los artículos del 1 al 6. El primer tema generador que se presenta es el de referentes políticos y sociales como lo es una educación gratuita y de calidad para todas y todos, para toda la vida, refiriendo los valores y principios fundamentales, así como su carácter público, social y obligatorio, integral, permanente, con pertinencia social, creativa, artística, innovador, pluricultural, crítica, y multiétnicas en plena concordancia con la constitución y perfectamente articulada con el Plan Nacional de Desarrollo Simón Bolívar (primer plan socialista). Así mismo, queda concebido plenamente el papel del Estado con respecto a la educación al formular la aplicación de la tesis del Estado docente, donde asume la rectoría de este proceso como un derecho humano y universal, determinando los principios y competencias del Estado en ese sentido, se definen los principios curriculares y los aspectos pedagógicos en la LOE al abordar La transformación de la sociedad a través de la educación y el trabajo, y expresamente plantea la nueva concepción del curriculum. Como socio histórico, dialectico, cultural, critico, orientado en procesos, superando el curriculum tradicional, centrado en el aprendizaje, de carácter integral, y formación para el trabajo liberador y productivo, emancipador, ecológico, con pertinencia social para lograr la transformación de los espacios sociales y alcanzar los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo Simón Bolívar.(art.6 num.3,2 y lit.; art.15 num.1, 6).

Se considera en el marco de la transformación curricular, la adecuación de la didáctica, como critica, articuladora, investigativa, innovadora, proponiendo nuevos recursos estratégicos que permitan y coadyuven a la investigación, la acción y transformación, adaptando los procesos de aprendizaje a la contextualización geográfica social (art.14). Uno de los aspectos es como vincula lo educativos formal con nuevos conceptos de integralidad y participación, como es el reconocimiento de los saberes populares considerado el “dialogo de saberes”, el reconocimiento de uno en otro entre pares, el respeto a la pluralidad de pensamiento, equidad de género, diversidad étnica y cultural, aspectos que fundamentan el dialogo y fortalecen la creación de comunidades de aprendizaje, para potenciar lo cultural y los valores nacionales, líneas macro expresadas en el artículo 6 ( núm. 3,4. Lit. A, b, h).

Desde esta visión curricular y pedagógica, la transformación de los actores del hecho educativo asume una nueva perspectiva, basada en una pedagogía humanística , en un encuentro de seres humanos que aprenden uno del otro, que se respetan y valoran y que quieren transformar su entorno social.

Se concibe en la LOE los procesos de participación de la sociedad en el proceso educativo. Si bien, plantea un curriculum critico, constructivista social, entonces plantea el conocimiento como una construcción social colectiva, partiendo del reconocimiento de los saberes (acreditación y certificación), de la corresponsabilidad de los medios de comunicación en el proceso educativo, de la participación de las comunidades organizadas en la gestión educativa y administrativa basadas en la democracia participativa y protagónica ( art. 15). Por otra parte, los procesos de dirección y control en la institucionalidad educativa, serán de plena transparencia, eficiencia a través de los colectivos organizados.

Otro aspecto innovador es el de la corresponsabilidad y participación de la familia en el proceso educativo, conjuntamente con la escuela, la sociedad y el Estado (art 17), tomando fuerza la participación de las organizaciones comunitarias del poder popular, tales como los consejos comunales, las comunas, los pueblos indígenas y “demás organizaciones en ejercicio del poder popular” (art.18), en conclusión plantea la inserción comunitaria en la escuela (art 18, 19 y 20) y una nueva cultura política fundamentada en la participación protagónica y en la democracia del saber (art 15) a través del fortalecimiento de las misiones y la inclusión social.

Plantea la LOE modelos de gestión administrativa en los procesos educativos. Exactamente queda establecida la implementación de una administración educativa desburocratizada, efectiva, eficiente, transparente y con rendición de cuenta; estos abarcan procesos de planificación, organización, dirección y control (art. 6 núm. 3, lit. j).Es de hacer notar lo novedoso y fortalecido que se plantean los procesos organizativos con la construcción de los consejos estudiantiles y la participación democrática de alumnas y alumnos (art 21). Entra en esta concepción de innovación, la consideración de los valores del trabajo digno del docente, la dignificación de la carrera docente con el reconocimiento de condiciones laborales justas y de convivencia de los trabajadores y las trabajadoras de la educación en la concepción del trabajo emancipador y humanístico (art. 6).

Contribuye la LOE a la concepción de una nueva actitud eco filosófica fomentando la preservación de la biodiversidad y las condiciones ambientales, son sujeto de consideración en la presente ley, en concordancia con los procesos ideológicos y organizativos mundiales en pro de un modelo de desarrollo endógeno.

La actual Ley Orgánica de Educación, aprobada el pasado 15 de Agosto del 2009, es una muestra de la transformación que es objeto nuestra sociedad venezolana, enmarcada en los valores socialistas e inserta en un momento histórico mundial que requiere cambios de principios y valores para la formación de un nuevo

SER en concordancia con la posibilidad de detener la “barbarie” social que bien planteaba Rosa Luxemburgo en su propuesta “Socialismo o Barbarie”. De este modo se constituye la LOE en un instrumento para la transformación hacia el verdadero socialismo del siglo XXI.

Desde esta visión integral de País la Misión Alma Mater Plantea la transformación de La Educación Universitaria a través de los Programas Nacionales de Formación.



ANEXO Nº 6

FORMACIÓN SOCIOCRITICA EN EL PROGRAMA NACIONAL DE FORMACIÓN EN ADMINISTRACIÓN.

La Misión ALMA MATER debe caracterizarse por su FORMACIÓN SOCIOPOLÍTICA, en la que se impulse, el que hacer estudiantil hacia la sociedad socialista bolivariana en transición, esta debe contar con la participación del Estado y la sociedad organizada, los gobernantes y los ciudadanos, autoridades, intelectuales, misiones sociales y organizaciones populares, así como también, debe estar orientada para unificar criterios que garanticen la inclusión, permanencia y prosecución en los estudios de los y las estudiantes, en el contexto de recibir una educación integral, gratuita y de calidad, dentro de un marco de aprendizaje significativo, de pertinencia social, de participación democrática y protagónica para la inserción del trabajo liberador, orientado a la transformación de su comunidad, partiendo de su realidad socio-cultural-histórica-ambiental y visión de país, en el contexto de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y demás leyes, normas y reglamentos existentes, de lo contrario, sería continuar bajo el sistema de la sociedad capitalista, a través de la educación como parte de la superestructura ideológica, la cual estará al servicio de los sectores económicos dominantes (burguesía) justificando la explotación y el enriquecimiento desmesurado de esa minoría al servicio del gran capital transnacional.

La formación sociopolítica para el PNFA y es un aspecto de suma jerarquía ya que en armonía con el desempeño estudiantil busca consolidar valores de: libertad, solidaridad, integridad solidaridad entre otros para así obtener el desarrollo integral de todos los inmersos en sistema de educación universitario y a su vez impactar en el desarrollo integral y el bien común de toda la nación, es mediante la formación sociopolítica que se le pueden dar respuesta a interrogantes tales como: Cómo lograr la reflexión activa y protagónica?, solo desde y con el pueblo, con la incorporación en las luchas, a través, de la reflexión, utilizando la palabra como arma de entendimiento del proceso cultural y cómo metodología de aprendizaje. No hay una persona que enseña todos aprendemos de todos, como menciona el gran educador popular Paulo Freire “nadie libera a nadie, ni nadie se libera solo, los hombres se liberan en comunión”. Seguros de lo planteado, aquí estamos, dispuestos a hacer realidad los sueños del maestro de maestros Don Simón Rodríguez de nuestro libertador Simón Bolívar, de José Martí y de tantos otros que han soñado que un mundo mejor ¡si es posible!

Aunado a lo anterior, se encuentra lo expresado en las Líneas Generales del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2007-2013, en la línea: Democracia Protagónica Revolucionaria, en la cual se señala como algunos de sus objetivos los siguientes:


  • Alcanzar irrevocablemente la democracia protagónica revolucionaria, en la cual, la mayoría soberana personifique el proceso sustantivo de toma de decisiones.

  • Construir la base sociopolítica del socialismo del siglo XXI.

  • Formar una nueva cultura política basada en la conciencia solidaria del ciudadano, de sus derechos y responsabilidades. (Líneas Generales del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2007-2013, p.20-21)

A partir de lo antes expuesto cabe señalar, que la educación como institución social, y expresión de esas relaciones sociales, juega un papel fundamental en la formación de los individuos como ciudadanos de un país, estableciendo una estrecha relación con los desafíos económico – sociales, culturales y políticos, necesarios para lograr el desarrollo endógeno y la transformación social.

En los momentos actuales, que vive Venezuela, existen circunstancias que propician rompimientos de paradigmas, los cuales representan la dominación de clase en la sociedad, No obstante, paralelamente surgen los paradigmas emergentes, que están en su desarrollo, en el contexto de luchas de clases donde los aparatos Ideológicos son expresión de la dominación por parte de la burguesía.

Aún cuando todavía tenemos un Estado Burgués (Capitalista), puede decirse que se han dado pasos importantes y estamos en el rompimiento del poder constituido por el poder constituyente. El presente análisis tiene como fin aportar a la comisión de alma mater, una síntesis de algunas reflexiones, orientadas por ocho (8) interrogantes, planteadas por el expositor Julio Mosquera, en el evento llevado a cabo del 06 al 11 de julio del presente año, en las instalaciones del Centro Internacional Miranda, Ubicado en las Residencias Anauco Suites, PH, Parque Central, Caracas – Venezuela, que sirvió de base para elaboración de ensayos en el marco del evento antes mencionado, que se están sistematizando para la presentación final de la propuesta para la formación sociopolítica en los PNF.

Es sólo desde el punto de vista de las clases, es decir, de la lucha de clases, como se puede dar cuenta de las ideologías existentes en una formación social. No solo es a partir de aquí como se puede dar cuenta de la realización de la ideología dominante en los Aparatos Ideológicos del Estado y de las formas de lucha de clase para las que los AIE son la sede y la apuesta. Pero es también y sobre todo a partir de aquí como se puede comprender de donde provienen las ideologías que se realizan en los AIE y en ellos se enfrentan. Pues si es verdad que los AIE representan la forma en la que la ideología de la clase dominante debe necesariamente realizarse, y la forma con la que la ideología de la clase dominada debe necesariamente medirse y enfrentarse, las ideologías no “nacen” en los Aparatos ideológicos del Estado, sino de las clases sociales empeñadas en la lucha de clases: de sus condiciones de existencia, de sus prácticas, de sus experiencias de lucha, etc. (p.82). Louis Althusser (1970)



INTERROGANTES

  1. ¿Es la formación Sociopolítica tarea del partido o de la sociedad?

En este momento histórico, los movimientos sociales: asambleas de ciudadanos, consejos comunales, consejos de trabajadores, consejos populares de comunicación, consejos indígenas, consejos de pescadores, comité de tierras, comité de salud, consejos estudiantiles, consejos de cultura, comité de seguridad ,comité de formación política, que mantienen su propia autonomía, tienen toda una pertinencia de aprendizajes sociales de enorme importancia como expresión de lo que está por nacer y que conforma todo un acumulado histórico organizativo de luchas, de aciertos y desaciertos, de saberes de enorme importancia.



Aunado a lo expuesto, el partido revolucionario, en el contexto del socialismo bolivariano, en transición, juega un papel importante (estratégico) en ese acompañamiento orgánico y permanente. Respetando la autonomía de esos componentes sociales, el mismo, requiere tener una estructura nacional de interacción con sentido y dirección de verdaderos cambios en la búsqueda de esa sociedad que anhelamos de justicia social, de igualdad, de equidad y de las mayorías, pero debemos señalar que ese partido está en construcción y de ese nacimiento, con el debate, la reflexión y la praxis pueda convertirse en el motor estratégico para impulsar los grandes retos que en lo político, ideológico y organizativo tiene que dar para ponerse a la par de esos desafíos tanto en el orden cualitativo como cuantitativo.



Ante éste potencial disperso, con coherencias e incoherencias que nos vislumbra ésta sociedad en nacimiento y donde es necesaria una desconstrucción para una construcción, resulta un obstáculo de resistencia hacia esos cambios. El proceso histórico nos exige cambios transitorios entre el poder constituido (estructura de la sociedad burguesa) y el poder constituyente (estructura del poder popular), como ejemplo se puede citar el caso de los Ministerios, en menos o mayor grado, los cuales son una expresión del desencuentro en que están, con respecto a los desafíos que tiene este proceso actualmente y donde inclusive son hoy nidos de resistencia hacia esos cambios estructurales, otro ejemplo, son aquellas escuelas, que aún se resisten unirse al trabajo comunitario con los Consejos Comunales.



Expresada la dualidad entre una sociedad capitalista que “no termina de morir” y la sociedad socialista que “no termina por nacer”, en los paradigmas emergentes de los cambios transitorios entre el poder constituido (estructura de la sociedad burguesa) y el poder constituyente (estructura del poder popular). Gantiva, J. (2008) al citar a Gramsci, en el “saber hacer política” propone conquistar la hegemonía en la transformación social no sólo después, sino antes y durante el proceso histórico. En este sentido, al aplicarlo a la educación bolivariana, es pertinente partir de la concepción humanista integral, ética y democrática, enmarcada en un proyecto socio-educativo, cuyo fundamento es el ideario bolivariano y, su basamento legal, responda a un estado de derecho orientado como política de Estado.


Compartir con tus amigos:
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   21


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos