Programa de intervención para el



Descargar 4.07 Mb.
Página4/16
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño4.07 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16

Cuadro 2.2.1.4.

En la unidad relativa al gobierno de la cooperación con los otros, los temas tratados son los siguientes: discusiones en clase, saber qué decir, el ajuste de la conversación a la au­dien­cia, el entendimiento de otros puntos de vista, la solución de problemas de comunicación, la selección entre alternativas y la percepción de relaciones entre la actualidad y el futuro. En suma, lo que pretende esta unidad es: la relación con los demás como apoyo al trabajo indivi­dual, utilizar al profesor como fuente de recursos, utilizar las reglas explícitas e implícitas de relación con los demás y desarrollar las habilidades sociales de relación y comunicación (Cua­dro 2.2.1.5.).


Cuadro 2.2.1.5.

La instrucción del programa debe impartirse durante un año, aunque también puede ha­cerse en un semestre, aplicándose tres veces por semana, con una duración de cuarenta y cinco minutos por sesión, aproximadamente, siendo especialmente apropiado para niños de once a catorce años. El programa cuenta con dos guías, una para maestros y otra para alumnos.


Para cada tema o núcleo de intervención, el profesor debe asegurarse de que se especifi­que con claridad los siguientes elementos: título, sesiones, objetivos, contenido y aptitudes pre­vias (prerrequi­stos).
Cada sesión se debe llevar a cabo de la siguiente forma: enlazando con la sesión ante­rior, realizando actividades y analizando respuestas. Por ejemplo, sobre el tema a tratar (ej.: la responsab­ilidad): leer un texto (sobre la responsabilidad de una serie de personas), describir y comentar en una situación dada (la responsabilidad de todos los que toman parte en un par­ti­do de futbol, en un barco, etc.), evaluación y orientación para el desarrollo (sugerencias).
2.2. Sobre metacognición
En general, podríamos distinguir dos líneas de intervención: 1ª) La que alude exclu­si­va­mente al término metacognición, y 2ª) La referida a la conjunción metacognición y motivación.
Respecto a la primera orientación, programas de intervención exclusivos en metacogni­ción, decir que son numerosos los trabajos que han demostrado el efec­to favora­ble del entrena­miento en es­trate­gias metacognitivas en diferentes áreas del currículo: en lectura (Brown, Arm­bruster y Ba­ker, 1985; Brown y Palincsar, 1987; Campione y Brown, 1990; Chipman, Segal y Glaser, 1985; Jacob y Paris, 1987; Sánchez, 1993); en escritura (Be­rei­ter y Scardamalia, 1987; Cas­telló, 1995; Hayes y Flower, 1980; Higgins, Flower y Petraglia, 1992; Saunders, 1989); en el uso de gráficos y mapas (Moore, 1993; Schofield y Kirby, 1994); en física (Pirolli y Bielaczyc, 1989; Pirolli y Recker, 1994); en la solución de problemas (Bor­kowski, 1992; Chi, 1989; Bielaczyc, Pirolli y Brown, 1995; Klahr, 1985; Swanson, 1990), etc.
Estos trabajos, al mismo tiempo, han desarrollado diversos métodos de enseñanza para llevar a cabo el entrenamiento en metacognición. Dichos métodos tienen distinta fundamentación teórica y se basan en la observación, la compara­ción y la reflexión sobre el modo de ejecutar tareas hechas por otros (profesores o grupo de iguales) o sobre la propia ejecución de los estudiantes, concerniente a tareas relacionadas con el aprendizaje escolar.
Entre estos méto­dos, podemos citar: el role-playing; la discusión; el debate; el método de explicación o enseñanza directa (Duffy, 1986); el modelado y el método de andamiaje, derivado de los supuestos que inspiran el trabajo de Vygotsky (1978) (Collins, Brown y Newman, 1989); el método de entrenamiento cognitivo, basado en el diálogo, la explicación directa, el modelado (un ejemplo de este método lo tenemos en el programa ISL -Informed Strategies for,Lear­ning- propuesto por Paris y colaborado­res, 1984); el método de aprendizaje cooperati­vo, entendido como una ayuda al aprendizaje cuando los alumnos realizan tareas en común (Slavin, 1991); o, el método de enseñanza recíproca, basado en la interacción del trabajo en situación de pareja (díada), en la que uno de los integrantes del par adopta el rol de líder (Palincsar y Brown, 1984).
Las propuestas, en general, se han dirigido al aumento de las estrategias de memoria, in­ci­diendo en el problema de la generalización y mantenimiento de estrategias previamente entrenadas, o a fomentar la lectura comprensiva, utilizando técnicas de enseñanza informativa, metáforas, grupos de diálogo, prácticas dirigidas y aplicaciones, como el ISL de Paris (1984).
No obstante, puede resultar esclarecedora como muestra, por su sencillez, claridad y pro­fun­di­dad, la pauta de intervención de Lloyds y Loper (1989), dirigida a desarrollar conduc­tas metacognitivas, siendo sus princi­pales fases las siguientes:
1º. Valoración inicial, para conocer cuáles son los problemas a tratar, con la ejecución de las siguientes tareas: planificación, aplicación de estrategias, control de la tarea, corrección de errores y evaluación.
2º. Valoración y tratamiento del desarrollo del plan establecido, con la ejecución de tareas tales como: autopreguntas, respuestas en voz alta y en silencio, etc.
3º. Detección de problemas, para el ajuste continuo del programa, con la ejecución de las siguientes tareas: observación de la claridad y suficiencia de las instrucciones, valoración del ajuste de la intervención a la habilidad del sujeto, análisis de interferencias, valoración de la suficiencia de la información, etc.
De una forma muy sintética, podríamos resumirlas como a continuación aparece ex­puesto:
1º. Valoración inicial:
a) Planificación: ¿Tiene el estudiante las ideas apropiadas para realizar la tarea?.

b) Aplicación de la estrategia: ¿Ejecuta un plan y aplica las técnicas apropia­das?.

c) Control de la tarea: ¿Controla el estudiante su trabajo?.

d) Corrección de errores: ¿Corrige el estudiante su trabajo?.

e) Evaluación: ¿Evalúa el estudiante lo que ha realizado cuando acaba la tarea?.
2º. Valoración y tratamiento (Cuadro 2.2.1.):
Cuadro 2.2.1.

Componentes del Trata­miento


Tiem­po

Expectativas para el

pro­gre­so diario

Línea Base
Intervención 1: Se le enseña al niño a autopreguntarse: Plantearse pregun­tas en voz alta, controlar las respues­tas en un for­mula­rio y realizar una gráfica de las res­puestas co­rrec­tas.
Intervención 2: El niño debe respon­der a sus pro­pias preguntas en voz ba­ja, contro­lar las respuestas en un for­mulario y realiza­r una gráfica con sus res­puestas co­rrectas.
Intervención 3: El niño debe respon­der a sus pro­pias preguntas en silen­cio y contro­lar las respuestas.
Intervención 4: El niño debe respon­der a sus pro­pias preguntas en silen­cio.
Control del mantenimiento: No se le dan al niño ins­trucciones específi­cas.
Seguimiento.


2 sema­nas
3 semanas

2 semanas

2 semanas

2 semanas

4 semanas

1 mes después



Sin cambio
Mejora

Inicialmente puede ha­ber algún decre­mento, pero poste­rior­men­te se produ­ci­rá un man­tenimiento gra­dual o me­jo­­ra.


Ídem.

Ídem.


Ídem.

Puede haber un leve descenso, pe­ro bastan­te por encima del ni­vel de línea base.



Pauta de intervención para el desarrollo de

conduc­tas metacognitivas de Lloyds y Loper (1989)
3º. Detección de problemas:

a) ¿Son las instrucciones suficientemente explícitas?.

b) ¿Se ajusta la intervención al nivel de habilidad del estudiante?.

c) ¿Interfiere el procedimiento con otros procedimientos importantes?.



d) ¿Está el estudiante suficientemente informado de su progreso?.
Respecto a la segunda orientación, programas de intervención en metacogni­ción y moti­va­ción conjuntamente (SRL), decir que también son numerosos los trabajos que han demostra­do el efec­to más favora­ble del entrenamiento en es­trate­gias metacognitivas cuando se llevan a cabo conjuntamente con programas de desarrollo motivacional­ (Paris, Olson y Stevenson, 1983; Corno y Man­dinach, 1983; Corno y Rohrkemper, 1985; Zimmerman y Martínez Pons, 1986; Dweck, 1986; Alonso, García y Montero, 1986; Cas­tro, 1986; Pintrich y De Groot, 1990; Pokay y Blumenfeld, 1990; Wellman, 1990, 1995; Zimmerman, 1989, l 990; Valle y Núñez, 1989; McCombs y Marzano, 1990; Wei­ner (1990); Gonzá­lez-Pienda, Núñez y Valle, 1991; Bor­kowski y Muthukrishna, 1992; Jussim y Eccles, 1992; Núñez, 1992; Na­vas, 1991, 1992; McCombs, 1993; Castejón, Navas y Sampas­cual, 1993; Pardo y Alonso, 1993; Ca­banach, Núñez y García-Fuentes, 1994; Núñez y González-Pienda, 1994; Sam­pas­cual, Na­vas y Castejón, 1994; Rivière, Sarriá, Núñez y Rodrigo, 1994; Butler y Winne, 1995; Alonso, 1995, etc.).
De ellos es preciso destacar que, en general, han sido diseñados basándose en la modifi­ca­bilidad de las atri­bu­ciones causales y de la metacognición­­, ­­siendo sus máximos exponentes Schunk (1992), reco­mendando dirigir la atribución del sujeto, en caso de fracaso, no a la falta de esfuerzo; sino al uso inadecuado de las estrategias de resolución o al planteamiento incorrecto del problema, por las siguientes razones:
1º. Si el sujeto se esfuerza constantemente para obtener un resultado positivo y nunca lo consigue, no sólo acabará cansándose de intentarlo, sino que reducirá su autoconfianza, creyéndose incapaz de alcanzar el éxito, por más que lo intente.
2º. De persistir en la atribución del éxito al esfuerzo, el sujeto antes que esforzarse y darse cuenta de que no es capaz, preferirá disimular, mostrar un falso interés o esforzarse poco (confirmado por Covington, 1992).
3º. Por mucho que le digamos que no se esfuerza, si no se le muestra dónde ha fallado y cómo resolver el problema, nunca lo hará correctamente.
En caso de éxito, la atribución tampoco sería debida al esfuerzo, sino a la habilidad; da­do que, según el grado de comprensión que tiene el niño de los conceptos esfuerzo y habilidad, indicarle que ha aprobado porque se ha esforzado, es como sugerirle que tiene poca capacidad, ya que ha tenido que esforzarse para conseguirlo y, además, porque conduce a un crecimiento menor de sus expectativas futuras.
En este sentido, según Pardo y Alonso (1993, p. 338), los criterios rectores de intervención deben ser los siguientes:
1. Antes de la Tarea.
1.1. Orientar hacia una concepción de la inteligencia como un conjunto de destrezas sus­cep­tibles de ser modificadas a través del propio esfuerzo.
1.2. Presentar las situaciones de logro lo más desprovistas posible de componentes eva­luativos.
1.3. Fortalecer el sentimiento de autonomía personal, a través de la percepción de que se posee el control.
2. Durante la tarea.
2.1. Enseñar a los sujetos a autodirigirse durante la realización de la tarea de logro, faci­li­tán­dole instrucciones o mensajes de tipo instrumental.
2.2. Adiestrarles en el establecimiento de metas intermedias, que garanticen cierta expe­rien­cia de éxito y un avance progresivo hacia el resultado final.
3. Después de la tarea.
3.1. Centrar la evaluación sobre el proceso de ejecución seguido durante la realización de la tarea y sobre el grado de aprendizaje obtenido en ella.
Alonso (1993) propone los siguientes principios para el desarrollo motivacional de la instrucción:
I. En relación con la forma de presentar y organizar la tarea.
1. Activar la curiosidad y el interés del alumno por el contenido del tema o la tarea a rea­li­zar. Las estrategias para conseguirlo serían las siguientes:

1.1. Presentar información nueva, incierta, sorprendente o incongruente con los conoci­mien­tos previos del alumno.


1.2. Plantear o suscitar en el alumno problemas que haya de resolver.
1.3. Variar los elementos de la tarea para mantener la atención.
2. Mostrar la relevancia del contenido o la tarea para el alumno. Las estrategias para conseguirlo serían las siguientes:
2.1. Relacionar el contenido de la instrucción con las experiencias, conocimientos pre­vios y valores de los alumnos.
2.2. Mostrar, a ser posible mediante ejemplos, la meta para la que puede ser relevante apren­der lo que se presenta como contenido de la instrucción.
II. En relación con la forma de organizar la actividad en el contexto de la clase.
3. Organizar la actividad en grupos cooperativos, en la medida en que lo permita la natu­ra­leza de la tarea.
4. Dar el máximo posible de opciones de realización para facilitar la percepción de auto­no­mía.
III. En relación con los mensajes que el profesor transmite a sus alumnos.
5. Orientar la atención de los sujetos:
5.1. Antes de la tarea:
5.1.1. Hacia el proceso de solución, más que hacia el resultado.
5.2. Durante la tarea:
5.2.1. Hacia la planificación y el establecimiento de metas realistas, dividiendo la tarea en pasos.
5.2.2. Hacia la búsqueda y comprobación de posibles medios de superar las dificultades.
5.3. Después de la tarea, al informar al sujeto sobre lo correcto o no del resultado:
5.3.1. Hacia el proceso seguido.
5.3.2. Hacia la toma de conciencia de lo que se ha aprendido y de las razones que han po­si­bi­litado el aprendizaje.
5.3.3. Hacia la toma de conciencia de que, aunque se haya equivocado, sigue merecien­do confianza.
6. Promover explícitamente la adquisición de los siguientes aprendizajes:
6.1. La concepción de la inteligencia como algo modificable.
6.2. La tendencia a atribuir los resultados a causas percibidas como internas, modifica­bles y controlables.
6.3. La toma de conciencia de los factores que les hacen estar más o menos motivados.
IV. En relación con el modelado que el profesor puede hacer de la forma de afrontar la tarea y valorar los resultados.
7. Ejemplificar los mismos comportamientos y valores que se tratan de transmitir con los mensajes que se dan en clase.
V. En relación con la evaluación.
8. Organizar las evaluaciones a lo largo del curso de forma que:
8.1. Los alumnos las consideren como ocasiones para aprender.
8.2. Se evite, en la medida de lo posible, la comparación de unos con otros. Las estrate­gias para conseguirlo serían las siguientes:
8.2.1. Diseñar las evaluaciones de forma que permitan saber no sólo si sabe algo o no; sino, en caso negativo, dónde está el problema.
8.2.2. Proporcionar información cualitativa relativa a lo que el alumno debe corregir o aprender.
8.2.3. Acompañar la comunicación de resultados con mensajes para optimizar la confianza del alumno en sus posibilidades.
8.2.4. No dar públicamente la información sobre los resultados de la evaluación.
Por último, nos interesa destacar el Programa Instruccional para la Educación y Libera­ción Emotiva “Aprendiendo a Vivir” -PIELE- de Hernández y García (1992), que ofrece pautas concretas de intervención cognitiva-metacognitiva, afectiva y conativa.
Su fundamentación se basa en criterios explicativos de la inadaptación humana, fundamentalmente en los referidos a los modos inadecuados de la mente de interpretar y valorar la realidad -dimensión cognitiva-metacognitiva-, en los modos de canalizar inadecuadamente las emociones, creando desajustes afectivos -dimensión afectiva-, y en los modos de creación de hábitos inadecuados, como producto de los antecedentes y consecuentes que forma la conducta -dimensión conativa-.
En líneas generales, según sus propios autores, los resultados muestran cómo los alumnos que más se benefician de este programa tienen unas características que parecen ser más coherentes con un alto grado de influenciabilidad, por estar más afectados por el sufrimiento, por ser más intrapunitivos, por tener una mayor capacidad intelectual para entender el progra­ma y reconducir su comportamiento, y por tener una educación y ambiente familiar no restricti­vo, que facilita su apertura a los agentes de influencia. Por otra parte, los alumnos que emporan tienden a compartir las características opuestas, mientras los alumnos que se mantienen, que suele ser el grupo peor definido, ocupan una posición intermedia (de normalidad).

Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad