Primer congreso internacional de homeschooling



Descargar 155.51 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión08.05.2019
Tamaño155.51 Kb.
Vistas46
Descargas0
  1   2

ASPECTOS CONSTITUCIONALES Y JURISPRUDENCIALES DE LA EDUCACIÓN EN CASA. ANÁLISIS COMPARATIVO ENTRE ESTADOS UNIDOS Y ESPAÑA.
PRIMER CONGRESO NACIONAL DE EDUCACIÓN EN FAMILIA (HOMESCHOOLING)

VALENCIA. 2010


Irene María Briones Martínez

Profesora Titular

Universidad Complutense de Madrid

iremar@der.ucm.es


I. INTRODUCCIÓN


La inmigración es un fenómeno muy antiguo que con la mayor circulación que permiten las políticas actuales se ha ido globalizando; en Estados Unidos comprobamos la antigüedad de la inmigración, sin embargo, en Europa estábamos más familiarizados a la emigración, de modo que la entrada de personas de diversas culturas y costumbres, está exigiendo una acomodación de dicha pluralidad en nuestras políticas sociales y de inmigración, así como en la mentalidad y modo de vivir de los europeos.
En este rico panorama pluralista de nuestras sociedades, encontramos circunstancias sorprendentes, especialmente en lo que a religiones se refiere, que no obedecen únicamente a la diversidad que plantea la inmigración sino a actitudes políticas ante la religión. Frente a Estados laicistas encontramos un resurgimiento de la religión y las religiones en las sociedades, frente a la protección jurídica nacional e internacional de la libertad religiosa avanzamos también en la intolerancia religiosa, la retirada de los símbolos religiosos en espacios públicos, o la imposición de supuestos “valores” en la educación de los menores de edad, entre otros ejemplos.
Hay una compleja, pero fascinante interacción entre Sociedad y Derecho, que debe imbuir el método de trabajo, pero se ha de reconocer que la educación de los menores es el campo de arena donde se lidian luchas religiosas, políticas, sociológicas, filosóficas, antropológicas, pedagógicas y jurídicas, principalmente, sin descartar otras disciplinas que también reclaman su espacio dentro del debate de la educación. Lo cierto es que a pesar de que en todos los instrumentos internacionales y constituciones se reconoce el derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo con sus propias creencias, este derecho resulta difícil de ejercer en la escuela porque no todas las familias pueden acceder a la educación privada, y en la escuela pública los valores que se transmiten suelen chocar frontalmente con los propios de los progenitores, de ahí que el llamado “homeschooling” sea un fenómeno interesante, no como sustitución de unos conocimientos por otros, sino como alternativa al método de educación y a los valores seculares imperantes según las nuevas tendencias políticas y filosóficas.
La educación en casa no es una práctica libre de riesgos y, por ende, se deben manejar diversos criterios en la balanza de la justicia, y dentro del marco de los llamados intereses públicos predominantes, como son el mejor interés del menor y la educación obligatoria frente al derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus propias convicciones1.

II. MOTIVACIONES PARA EDUCAR A LOS HIJOS EN CASA.


La mayoría de las constituciones en sistemas democráticos reconocen el derecho de los padres a educar a los hijos conforme a las propias convicciones, pero la educación en la escuela es mucho más que una educación religiosa, filosófica, o espiritual, y debe ser obligatoria, por lo tanto, lo único que se pone en duda es si resulta estrictamente necesaria la escolarización, es decir, la educación en el espacio físico llamado escuela, colegio o instituto.
Algunos países permiten la educación en casa buscando una acomodación razonable entre el interés público predominante de la educación obligatoria y los derechos de los padres. Estados Unidos y el Reino Unido favorecen la escuela en casa a través de esta acomodación, mientras que países como Alemania prohíben radicalmente esta práctica, incluso bajo la coacción de penas privativas de libertad.
Hay muchas motivaciones para practicar el homeschooling y, contrariamente a la opinión generalizada, no son exclusivamente de carácter religioso. El “National Center for Education Statitics” ha investigado este fenómeno y sus resultados2 nos reflejan que las familias que han tomado esta decisión tienen las siguientes razones: problemas de trabajo3, el ambiente en las escuelas, públicas o privadas; el temor a las drogas y la falta de seguridad; la presión negativa y competitiva por el expediente; el desacuerdo con la instrucción académica; una errónea orientación religiosa o moral; y las necesidades especiales o discapacidades de los menores, parece que siendo indiferente la raza y el origen étnico en la base de todas estas motivaciones.
III. ENTRE EL PARAÍSO Y EL INFIERNO
A. EL PARAÍSO AMERICANO
Estados Unidos es un auténtico paraíso para los padres que pretenden formar a sus hijos mediante la alternativa del homeschooling. La división en 50 estados no es sólo territorial, bajo la Constitución de los Estados Unidos, la ley suprema., cada estado tiene su propio sistema legislativo, ejecutivo y judicial con diferencias sustanciales. Veamos concisamente tal diversidad.
En todos los recursos legales que he podido consultar he encontrado estados con y sin estatuto de homeschooling que controlan esta práctica con exigencias jurídicas exhaustivas, moderadas, o mínimas. En este trabajo no voy a analizar la regulación del homeschooling en todos los estados, de ahí que he realizado una selección atendiendo a la clasificación al uso que existe en Estados Unidos, y constataremos que no sólo existe la educación en casa, sino la propiamente escuela a modo de educación en casa, y que en algunos estados se reconoce como equivalente a una escuela privada.
1. Estados sin estatutos de homeschooling y con un diferente grado de regulación4:
1.1. Estados clasificados como “Requiring no notice”: Como ejemplo de este tipo de regulación, tomaremos a Connecticut e Indiana, estados ambos que buscan alternativas a la carencia de estatuto, y favorecen la práctica del fenómeno educativo sin rígidas exigencias normativas.
1.1.1. Connecticut.
El estado de Conneticut es probablemente el tercer estado más pequeño, en cuanto a extensión se refiere. Sus primeros habitantes fueron ingleses, de hecho pertenece a lo que se viene llamando Nueva Inglaterra, y más del ochenta por ciento de la población es cristiana.
En este territorio no hay un estatuto específico para la home education, pero es un ejemplo de sistema legal en el que la práctica supera un Derecho dormido y permisivo. Aunque cierto es que se aprobaron unas normas para darle marco legal a la materia, de modo que puede ser operativo si los padres son capaces de mostrar que los menores están recibiendo una instrucción equivalente a los estudios que se enseñan en la escuela pública, siguiendo el procedimiento establecido desde 1990 para los progenitores que desean educar a sus hijos en casa5.
El amplio espectro educativo con el fin de facilitar el acceso a la escolarización también permite las escuelas charter ó escuelas públicas independientes, que no son administradas por distritos escolares, pero que dependen de presupuestos públicos para operar, financiación que no reciben los padres que optan por una home education.
1.1.2. Indiana.
Estamos ante un estado que también cuenta con poca extensión, contrastando con su alta densidad de su población. Durante el siglo XIX, por su localización estratégica se le llamó el Crossroads of America (el cruce de caminos de América), pero su población de orígenes franceses y británicos, es principalmente cristiana, y mayoritariamente protestante. Ahora bien, hay asentamientos significativos de los conocidos como Amish, de origen suizo y alemán, que practican la educación en casa a partir de la adolescencia para que los menores no sean impregnados de valores que puedan contaminar sus costumbres y tradiciones.
Consta que Indiana fue el primer Estado en instituir un sistema público de educación estatal, y la escolarización es obligatoria a partir de los siete años. Aún no existiendo un estatuto de home school, es sustituido por la interpretación del Código llamado “West's Annotated Indiana Code”, y siguiendo algunas decisiones judiciales al respecto, se puede considerar que una home school es una escuela privada, como ocurrió en State v. Peterman6, que además recordaba cómo en una sentencia del Tribunal Supremo de Massachussets se mantuvo que el objeto y el propósito de una ley de educación obligatoria se dirigía a que todos los niños fuesen educados, no a que fuesen educados de un particular modo7.
En general, las familias practican la escuela en casa sin estrictos requisitos, al amparo de la tendencia judicial mantenida como en Mazanec v. North Judson-San Pierre School Corporation8, en la que un tribunal del distrito federal reconoció que los padres tienen el derecho constitucional a educar a sus hijos en un ambiente de hogar9.
1.2. Estados con una regulación básica para su práctica (With low regulation): Alabama, California y Kansas serán tenidas en cuenta como expresión de tipo de regulación.
1.2.1. Alabama
Este estado sureño comenzó con una segregación de blancos y negros en el sistema público de escuelas, y fue a partir de mediados del siglo XX cuando lentamente se fue superando el racismo, bajo la coacción de la declaración de inconstitucionalidad de dicha segregación racial.
Actualmente, los niños tienen que estar escolarizados desde los 7 a los 17 años, y no existe un estatuto que regule lo referente a la escuela en casa, sin embargo, se permite bajo la instrucción de un profesor privado competente, quien deberá enviar informes a la Junta o Consejo estatal de Educación (State Education Board).
Todos los alumnos que asisten a una church school están exentos de cumplir con todos los requisitos de la asistencia obligatoria ya que las home schools están cualificadas como church schools. Suelen estar gestionadas por un ministro de la iglesia local, por un grupo de iglesias, por una denominación, o por alguna asociación confesional o no que sin ánimo de lucro, y ninguna de estas modalidades recibirá ayuda estatal o federal.
Aunque la libertad de religión es un derecho universal e inherente a la dignidad de la persona, la ley de libertad religiosa de Alabama dice en una enmienda a la misma que: “The compelling interest test as set forth in prior court rulings is a workable test for striking sensible balances between religious liberty and competing governmental interests in areas ranging from public education (pedagogical interests and religious rights, including recognizing regulations necessary to alleviate interference with the educational process versus rights of religious freedom) to national defense (conscription and conscientious objection, including the need to raise an army versus rights to object to individual participation), and other areas of important mutual concern”10.

Esta enmienda resulta de particular interés puesto que se equipara indirectamente la educación en casa con un tipo de objeción de conciencia y justifica la interferencia en el proceso educacional y, por tanto, la limitación del derecho de libertad religiosa, cuando concurren intereses gubernamentales predominantes.


1.2.2. California.
El estado dorado de California cuenta con una gran extensión territorial, y su densidad poblacional es muy alta, mezclándose sus raíces entre nativos americanos, españoles y mexicanos. Pasó de ser un estado dividido entre detractores y defensores de la esclavitud en un exponente de la libertad de expresión y valedor de derechos de ciertos lobbies minoritarios.
Aunque no ha aprobado un estatuto sobre home school, y requiere la asistencia obligatoria a la escuela desde los seis años a los dieciocho años11, una home school puede ser cualificada como escuela privada si se declara así anualmente. Un tribunal de apelación de California así lo decidió en el año 2008: “California statutes permit homeschooling as a species of private school education”12.
En California, algunas familias prefieren no educar en casa a sus hijos de modo separado, sino integrarlos en alguna institución operada por el Estado mediante una organización independiente. Por este motivo, hay dos programas para seguir este tipo de educación: El programa satélite (private school satellite program), y el programa de estudios independiente que debe seguir estrictamente el curriculo de la escuela pública.

1.2.3. Kansas


El estado sangrante de Kansas que se debatía en conflictos abolicionistas de la esclavitud y los promotores de la misma, es actualmente un estado no sólo próspero en su economía e industria, sino por su diversidad racial y étnica que, sin embargo, tiene una tradición religiosa cristiana común, y sus primeras escuelas fueron creadas por misioneros que mitigaron las tendencias racistas.
Este estado ha sido elegido por ser el que menos regulación ha aprobado para el desarrollo del homeschooling y, sin embargo, lo permite a través de diversas alternativas establecidas en Kansas Stat. Ann. § 72-111, ya sea a través de escuelas privadas aunque no estén acreditadas, o como un programa satélite gestionado en escuelas privadas de Kansas, con independencia de las ya citadas escuelas charter.
Estas opciones en un marco legislativo escasísimo, se deben a que no es la ley de educación u otros instrumentos legales dentro del sistema educativo, los que permiten la educación en casa, sino la Ley de Derechos Parentales de 199613, abriendo la puerta al ejercicio del homeschooling.

1.3. Estados con una regulación moderada (With moderate regulation): Florida, Illinois, Oregon, South Dakota.


Destacan en esta clasificación los estados de Florida e Illinois.
1.3.1. Florida
Lo que conocemos como la isla sureña de la Florida, o la Pascua Florida, cuyo origen español ha dejado una gran huella en la cultura, aunque con cierta impronta inglesa, cuenta con una diversidad racial peculiar. Predomina el protestantismo y, siendo minoritarios, los judíos tienen un asentamiento importante en este estado.
En lo que a nuestro tema se refiere, lo que se conoce como “Florida Statutes Annotated” § 1003.02(1) (g)1 es considerado como el Derecho en materia de home school en Florida, de modo que sus previsiones constituyen el marco legal de los padres. Según estos estatutos, un programa de home school es la instrucción progresiva a un alumno dirigida por su padre o por la persona que le tiene bajo su custodia legal14.
Las escuelas privadas, parroquiales, religiosas o denominacionales son consideradas como home schools. En State v. Buckner15 fue admitido que un grupo de home schools pueden constituir escuelas privadas, según lo dispuesto en los estatutos, de modo que si se atiende a ese tipo de escuelas, se le considera exento de la escolarización obligatoria16.
Estas escuelas necesitan conseguir una licencia de apertura para operar como escuelas privadas. En la práctica, la educación satélite está siendo impartida sin conflictos, aunque el Consejo de Educación mantenga que la asistencia a clase constituya una obligación.
Los menores deben ser evaluados anualmente por un supervisor sobre su progreso educativo, y otros aspectos referentes a su evolución psicológica. Si se constata que tal progreso no es adecuado, el progenitor tiene un año para dar al menor una instrucción que corrija las carencias, y el pupilo será reevaluado posteriormente.
1.3.2. Illinois
El estado de Illinois donde Abraham Lincoln pasó gran parte de su vida, tiene una población muy extensa y diversa de alemanes, afroamericanos, irlandeses, mexicanos, y polacos. Es de destacar la inmigración afroamericana, incentivada porque es el estado donde se aprobó una de las primeras leyes que ayudaban a las familias pobres.
En cuanto a religión se refiere, predomina el protestantismo, seguido de los grupos católicos asentados mayormente en Chicago. En las minorías predomina la judía.
Su sociedad no tiene una alta demanda para que los menores sean enseñados y educados en casa, y quizá por ello no tiene una regulación propia sobre home education y la escolarización obligatoria se mantiene desde los siete años a los diecisiete.
Al igual que en Florida, aunque existen las llamadas escuelas charter, una home school podría ser equivalente a un escuela privada17, la seguridad de los menores resulta estrictamente controlada, de ahí que la práctica del homeschooling podría dar lugar a una acción penal contra los padres por no escolarizar a los menores de edad que están bajo su custodia (truancy action). Este control exhaustivo se debe al riesgo de delincuencia juvenil entre ciertos sectores de inmigrantes.
1.4. Con una regulación estricta (With high regulation)
1.4.1. Massachusetts
El estado de Massachussets es conocido mundialmente por sus universidades, y su estilo un tanto inglés, de hecho fue fundado por puritanos ingleses en el siglo XVII, pero es esencialmente católico debido a la inmigración procedente de países como Irlanda, Quebec, Italia, Polonia, Portugal, Puerto Rico y la República Dominicana. Aquí se asentó también Mary Baker Eddy, fundadora de la iglesia ciencia cristiana, cuya sede está en Boston, y es mundialmente conocida por los casos de objeción de conciencia que ha protagonizado18.
Resulta particularmente significativa en la historia de Massachussets que la ley que se aprobó en 1647, llamada “The Old Deluder Satan Act”, exigía a las ciudades con al menos cincuenta familias que crearan una escuela local para todos los niños en su comunidad. Además, la ley requería que las poblaciones con al menos un centenar de familias también establecieran una escuela elemental. Dicha ley no obligaba a los niños de la colonia a asistir a estas escuelas, se trataba de “voluntary schools”, para padres incapaces de educar a sus hijos en casa de acuerdo con las leyes: “Massachussets Acts of 1642 and 1648”19.
Actualmente, no existe un estatuto de home school y se sigue un control estricto de la escolarización, pero hay una perspectiva amplia e integradora del concepto de educación. Tras la lectura del Capitulo 76 de la “General Law of Massachussets”20 se comprueba que el home schooling podría tener una opción como escuela privada, aunque un niño debe ser instruido de una mera apropiada bajo el control de un supervisor o del consejo escolar, pero no recaerá tal supervisión sobre la enseñanza religiosa recibida21.
En un caso del “Supreme Judicial Court of Massachusetts, Care and Protection of Charles”, 198722, se decidió que los padres tienen un derecho a educar a sus hijos en casa, pero esto debe ser conciliado con el interés estatal sobre la educación de los ciudadanos. De acuerdo con “Care and Protection of Charles”, el consejo escolar debe dar a los padres una oportunidad para explicar el plan de home school y presentar testigos en su defensa23, ya que la educación en casa es un derecho protegido por la décimocuarta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos24.
Para “Care and Protection of Charles” el objeto del estatuto es que todos los niños sean educados, no que sean educados de un modo específico25. Por este motivo, se brindan facilidades para que las familias puedan elegir esta opción educativa.
“The Supreme Judicial Court of Massachusetts” estableció cuatro áreas en las que el supervisor o el consejo escolar pueden examinar y determinar si debe ser aprobado el plan de educación en casa:
a. El curriculum propuesto por las familias y el número de horas de instrucción por cada una de las asignaturas26;
b. La capacidad de los padres para enseñar a sus hijos. Los supervisores y consejos escolares tienen la opción de elegir si se exige una certificación, grado universitario o cualquier otra titulación27;
c. Los libros de texto, de prácticas y cualquier otro recurso didáctico, tanto como la organización de las lecciones y los manuales de enseñanza. Los supervisores y consejos escolares pueden determinar las asignaturas que deben ser enseñadas y nivel de instrucción en comparación con el establecido en las escuelas públicas, pero no el modo en que debe hacerse (“may “not . . . dictate the manner in which the subjects will be taught.”28), pero sí debe asegurarse que se consigue el debido progreso educativo a través de un test standard o, siempre que los padres lo acepten, a través de otro tipo de evaluación29.
Estas cuatro áreas de exigencias son calificadas de esenciales y de obligatorio cumplimiento para las familias que eligen educar en casa. Se recuerda en Brunelle v. Lynn Public Schools, que la aprobación de una propuesta de educación en casa no debe estar condicionada a requisitos que no sean esenciales para el interés público que se centra siempre en asegurar la educación de los hijos.
2. Estados con estatuto de home school
2.1. Alaska
Este estado se destaca, a mi modo de ver, por dos cuestiones, una de ellas es por la escasa población frente a su gran extensión territorial, y la otra porque no llega al 70 por ciento la población cristiana y un veintisiete por ciento no tiene afiliación religiosa alguna, porcentaje que sobresale en comparación con el resto de los estados norteamericanos.
Alaska no figura como un estado en el que el sistema de educación pública sea su fuerte, pero rige una ley de escolarización obligatoria entre los siete y dieciséis años.
Hay varias posibilidades que se ofrecen a los padres para que puedan actuar legalmente con el homeschooling. Una de ellas es muy permisiva puesto que no implanta requerimientos para educar a los hijos en casa, es decir, no es estrictamente necesaria una aprobación, someter a los niños a un test, ni demostrar que se tienen aptitudes para la enseñanza, según el “Alaska Statute &14.30.010 (b)(12)”30. Ahora bien, el estado tiene que probar que los niños están siendo o no educados y la prueba recae sobre las mismas autoridades educativas.
Otra opción es la de tener un tutor con título de magisterio, según se dispone en el mismo estatuto &14.30.010 (b)(11)(B).
El mismo consejo escolar puede aprobar un programa para instruir a los niños con la debida experiencia educativa, siempre que los padres soliciten por escrito la autorización para poder ausentarse de la escuela31.
Otro modo de educar a los niños se facilita a través de la creación de home schools32, aunque no estén delineadas legalmente como tales, ya que el Alaska Statute las identifica como escuelas religiosas o cualquier otro tipo de escuela privada, pero sin recibir ningún tipo de financiación estatal ni federal para su mantenimiento33.
En todos estos cauces para practicar la educación en casa, no existe la obligación de pasar el test estándar sobre el progreso educativo, aunque esté siempre disponible en el Departamento de Educación con el fin de que las familias puedan comprobar el grado de evolución en la instrucción académica de sus hijos.
2.2. Arizona
En el llamado “The Grand Canyon State”, actualmente en el candelero de las noticias internacionales por su ley contra la inmigración ilegal, acusada de discriminación étnica, conviven alemanes, británicos, irlandeses y nativos americanos, pero lo que más les preocupa es el crecimiento de la población hispana, especialmente la mexicana.
Las prácticas sagradas de los indios, seguidas de las creencias introducidas por los misioneros católicos se asientan en las raíces culturales de Arizona, aunque actualmente el catolicismo y el protestantismo se echan un pulso, y ganaría el primero si no fuera por la influencia laicista que ha introducido la cultura mexicana, especialmente en el sistema educativo.
Junto a la imperativa ley de escolarización obligatoria de los niños que cuentan entre los seis años y los dieciséis años, el estatuto denominado “Ariz. Rev. Stat. § 15-802”34, permite la educación en casa como alternativa a la escuela.
Si un niño que va a ser educado en casa no ha alcanzado todavía los ocho años a fecha de uno de septiembre, la persona que le tiene bajo su custodia puede conseguir la exención de asistencia obligatoria a la escuela, comunicando mediante declaración jurada su intención de no comenzar una instrucción en la escuela pública35.
Una “home school” no es identificada con una escuela privada, sino con una escuela dirigida principalmente por el padre, o la persona que tiene la custodia, y que da una adecuada instrucción académica a su hijo en el hogar36.
2.3. Arkansas
La población humana de Arkansas cuenta con una gran antigüedad, y también se desarrolla su historia entre indios y asentamientos españoles. La educación pública data del siglo XIX y, desde entonces, el estado de Arkansas se distingue porque la escolarización tiene un mayor periodo de tiempo. Es obligatoria la asistencia a la escuela desde los cinco años a los diecisiete.
A pesar de esta obligatoriedad hay un estatuto de home school que garantiza cualquier aspecto legal para que los padres puedan educar a sus hijos por sí mismos. Las personas que tienen la custodia de los menores pueden elegir proveer de educación en casa a sus niños notificándolo al supervisor de la escuela pública local por escrito37, y firmando una declaración de exención de responsabilidad para el estado de Arkansas en lo que a la educación de sus hijos se refiere38.
Como contrapartida, la escuela en casa no tiene ningún tipo de financiación local, estatal o federal, tal y como la reciben las escuelas públicas del distrito39.
El tribunal de apelación de los Estados Unidos (The U.S. Court of Appeals) declara que el requisito de pasar satisfactoriamente un test sobre el progreso en la instrucción académica resulta constitucional, así se afirmó en Murphy v. Arkansas: “...we believe that the state has no means less restrictive than its administration of achievement tests to ensure that its citizens are being properly educated”40. Las familias que no atiendan a este requisito legal pueden enfrentarse a acciones penales, por no cumplir con el deber de escolarización obligatoria e inducción a la delincuencia juvenil41.
2.4. Colorado
El Estado de Colorado tiene una alta densidad de población, mayoritariamente hispana y descendientes de españoles. Despierta mi atención que junto a un elevado porcentaje de creyentes cristianos, hay un 22% de agnósticos declarados.
No sobresale por la calidad de su sistema de educación escolar, aunque sí cuenta con un buen número de universidades. Frente a la escolarización obligatoria, común en todos los estados, la regulación que sirve de marco legal para la educación en casa resulta moderada y muy ventajosa, admitiendo su práctica sin necesidad de considerarla una escuela privada.
Efectivamente, el estatuto del Estado de Colorado es muy favorecedor para los seguidores de la educación en casa, el Colo. Rev. Stat. § 22-33-104.542 prescribe que: “It is the primary right and obligation of the parent to choose the proper education and training for children under his care and supervision. It is recognized that home-based education is a legitimate alternative to classroom attendance for the instruction of children and that any regulation of nonpublic home-based educational programs should be sufficiently flexible to accommodate a variety of circumstances. The general assembly further declares that nonpublic home-based educational programs shall be subject only to minimum state controls which are currently applicable to other forms of nonpublic education”.
Otra opción para las familias que necesitan una educación diferente a la establecida en la escuela pública es lo que se viene conociendo como “independent schools”. Los padres pueden matricular a sus hijos en estas escuelas, pero enseñando a sus hijos en casa; así se reconoce en la jurisprudencia, por ejemplo, en People in Interest of D.B., 767 P.2d 801 (Colo. App. 1988), se mantuvo que de acuerdo con el Colo. Rev. Stat. § 22-33-104(2)(b), los niños matriculados (la palabra “attending” fue cambiada por “enrolled” en 1983) en una “independent or parochial school” que proveen de una instrucción académica básica, pueden seguir su educación en casa. Los estudiantes que entran en este sistema son clasificados como alumnos de escuelas privadas.
2.5. Delaware
El Estado de Delaware que fue poblado por nativos americanos, suecos e ingleses, y se sumergió también en las turbias aguas de luchas pro y contra esclavitud, actualmente crece de la migración interestatal, y de los hispanos que llegan a su territorio.
La religión católica tiene escasa práctica, mientras que la protestante impera en casi un 80%, no destacando otras minorías, por lo que la diversidad religiosa no ha creado problemas de coexistencia.
A fecha de hoy, los niños deben ser escolarizados desde los cinco años y las instituciones educativas de Delaware tienen un funcionamiento muy eficaz, aunque se debe mencionar que la implantación de la educación con fondos públicos no llegó hasta principios del siglo XIX, por lo que muchas familias no podían ofrecer educación a sus hijos.
A través del “Delaware Code Annotated, Title 14, § 2703ª”, los menores entre los cinco y los dieciséis años pueden recibir una educación distinta, ya que este estatuto ofrece distintas posibilidades de desarrollar la educación en casa:
1ª. Single-family homeschool. La educación de uno o varios niños se puede seguir principalmente por su progenitor o quien tenga la custodia en su propia residencia, según se sigue del “Delaware Code Annotated, Title 14, § 2703A(2)”.
2ª. Multi-family homeschool. La educación de uno o varios niños se puede seguir principalmente por su progenitor o quien tenga la custodia en una o varias residencias, o en otros establecimientos, cuando tales niños no son hermanos. Ahora bien, tiene que haber un responsable que informe al Departamento de Educación sobre el enrolamiento y asistencia de los niños, así como de las familias que están envueltas en ese proceso educacional, según se prescribe en “Delaware Code Annotated, Title 14, § 2703A(1)”.
3ª. Single-family homeschool, coordinada con el distrito escolar local. La educación de uno o varios niños se puede seguir principalmente por su progenitor o quien tenga la custodia en su propia residencia usando un curriculum aprobado por el supervisor local o según su propia elaboración. El supervisor local determinará por escrito que el estudiante recibe una instrucción regular por su propio progenitor o quien tenga la custodia, sobre las mismas asignaturas prescritas para las escuelas públicas del estado de Delaware y en una manera apropiada para la edad de los niños y al ciclo educativo que le corresponde (Delaware Code Annotated, Title 14, § 2703A(3).
Bajo las tres opciones descritas, las familias que practican la educación en casa deben informar al Departamento de Educación sobre la instrucción de los niños antes del 31 de julio de cada año. Antes del primero de noviembre, las familias deben también proponer el enrolamiento anual de los menores, en los impresos y del modo oficial prescrito por el Departamento de educación, según se lee en “Delaware Code Annotated, Title 14, § 2704”.
2.6. District of Columbia
Poco se puede decir de este estado, conocido por la ciudad de Washington, que ya no se sepa, así que pondremos la lupa directamente en el sistema educativo y las posibilidades de practicar la educación en casa.
Por una parte, el instrumento legal más importante es la siguiente ley: “Public Education Reform Amendment Act of 2007”43 que regula todo el espectro de la educación en el Distrito de Columbia.
Por otra parte, el llamado “The District of Columbia City Council (D.C. Council)” creó el Consejo escolar de educación (State School Board of Education- SBOE), que aprobó unos principios básicos llamados “standards for home schooling”. Además, la Oficina del supervisor estatal de educación (OSSE), adoptó en 2008 el capítulo 52 del Código del Distrito aprobando una regulación municipal sobre home schooling.
Antes de aprobarse esta regulación, las familias podían elegir esta opción educativa funcionando como una escuela privada; la regulación actual es mucho más exigente ya que las familias deben tener una especie de registro de todo el material utilizado en casa para educar a los menores, incluido el trabajo de los estudiantes, con el fin de demostrar cuál es su rendimiento en determinadas asignaturas. Los progenitores que ejercen como profesores deben acreditar un diploma universitario o equivalente para asegurar el mejor interés de los menores.
Cuando la OSSE determina que un estudiante no está recibiendo una educación regular conforme a lo oficialmente establecido, se debe emitir una notificación de deficiencias, concediendo 30 días para rectificarlas, de ahí que las familias deben presentar un “Corrective Action Plan” (“CAP”).
Si la OSSE determina que el programa de homeschool no se adecua a los requerimientos del DCMR, se puede cursar una carta de no cumplimiento de tales condiciones, que puede ser apelada en quince días ante la superintendencia estatal de educación. La decisión final de este órgano puede ser recurrida ante el Tribunal Superior del Distrito de Columbia.
2.7. Georgia
En el estado sureño de Georgia que se dividió históricamente en la batalla de ingleses y españoles, sus habitantes hablan inglés y español como lenguas elementales.
Los negros siguen en porcentaje a los blancos en la diversidad étnica de este estado, y el protestantismo impera en todo el territorio, de modo que el catolicismo es una minoría ligeramente más elevada que la judía.
En cuanto a la educación, hasta 1870 no hubo un sistema de educación pública, y las escuelas tenían carácter local y rústico, a la que sólo accedían los niños blancos. En cuanto a la educación en casa, Georgia ofrece una regulación del homeschooling a través del estatuto conocido como “Ga. Code Ann. § 20-2-690(c)”44.
Los padres tienen que hacer una solicitud previa al supervisor local sobre su intención de practicar el estudio en casa, y 30 días antes de iniciar el programa de estudio en casa; posteriormente, deben reiterar su petición cada primero de septiembre45. Esta posibilidad aparece a través del citado estatuto - Ga. Code Ann. § 20-2-690(c)-, que fue introducido por el Tribunal Supremo de Georgia in Roembhild v. Georgia, 198346, sentencia que declaró inconstitucional la ley anterior por el hecho de ser imprecisa e injusta.
El programa de home school debe proporcionar una educación académica básica47, y los padres tienen que preparar un informe escrito anual así como contratar a un tutor o maestro para enseñar a los menores.
Los estudiantes, por su parte, deben realizar y aprobar un test estándar de carácter nacional para comprobar su grado de conocimiento cada tres años y al final del tercer grado.
2.8. Hawaii
Las que algunos conocen como Islas Sándwich, constituyen un archipiélago del océano pacífico que no se encuentra en el continente americano, y las creencias religiosas de sus habitantes preponderantemente cristianas se reparten equilibradamente entre protestantes y católicos, seguidas de las que profesan los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y una minoría de budistas.

Hawái tiene un sistema educativo unificado para todo el estado. Una Junta Educativa compuesta por catorce miembros es la responsable de establecer la política educativa para todo el estado y de nombrar un superintendente escolar para todo el estado, que controla el funcionamiento del Departamento de Educación del estado.


Hay muchas más instituciones independientes de secundaria que en cualquier otro estado, y Hawaii también procura un par de opciones a las familias que quieren poner en marcha una home school a través de “Hawaii Revised Statutes § 302A-1132”48, de modo específico, en § 302A-1132(a) (5) se dice que se puede practicar la educación en casa o un programa educativo alternativo, aprobado por el supervisor.
Es muy importante saber que una home school no está cualificada como una escuela privada, los padres tienen que notificar el comienzo de tal práctica rellenado una solicitud del departamento de educación y enviando una carta haciendo constar el cumplimiento de todos los requisitos regulados mediante “Statute and Hawaii Admin. Rules, § 8-12-13”.
Los padres están obligados a confeccionar un curriculo y aplicarlo. Debiendo informar anualmente a la autoridad local bajo la coacción de ser acusado con cargos de negligencia en la educación de los menores. Estas exigencias son equivalentes a los test estándar que deben demostrar la adquisición de un apropiado nivel académico.
2.9. Idaho
El Estado de Idaho cuenta con una historia muy interesante y compleja que se refleja en su cultura y tradiciones actuales. La religión mayoritaria es la protestante, mientras que los católicos y los mormones constituyen minorías con el escaso margen de diferencia de un uno por ciento.
Aunque la escolarización es obligatoria desde los siete años hasta los diecisiete, Idaho aprobó un “Home School Statute” mediante el “§ 33-202, Idaho Code”49, y como consecuencia de estas normas un niño puede ser instruido bajo la dirección del padre o persona que ostenta la custodia, en las asignaturas que común y usualmente son enseñadas las escuelas públicas de Idaho.

La jurisprudencia se muestra a favor de la práctica de la educación en casa a pesar de que permite que sea obligatorio contestar a cuestionarios sobre la naturaleza de los programas del estudio en casa50, porque carga sobre el estado de Idaho la prueba de que la educación en casa no se practica conforme a Derecho para poder iniciar una acción legal por incitación a la delicuencia juvenil, según la ley: “Youth Rehabilitation Act”51.


2.10. Iowa
Los ciudadanos de Iowa, de mayoría blanca, profesan el protestantismo además del catolicismo, con un amplio margen de diferencia en disfavor de la Iglesia Católica.
A pesar de este contexto un tanto homogéneo, la educación en casa es frecuentemente practicada. El Derecho de Home School en Iowa está compuesto por los siguientes instrumentos legales:
1. Iowa Code Ann. § 299A.1−299A.10;

2. Iowa Admin. Code §§ 281-31.1 to -31.10.



3. The Iowa Dept. of Education’s “Competent Private Instruction Handbook”52.
Los progenitores deben remitir anualmente una solicitud que se llama: “Competent Private Instruction (CPI) form”, a la Secretaría del Consejo Escolar. Esta solicitud oficial tiene que contener información sobre ciertos aspectos que son regulados estrictamente por la norma anteriormente citada: “the Iowa Department of Education’s 2009-2010 CPI Handbook”.
La selección de esta alternativa educativa es para todas las familias, y pueden hacerlo por sí mismas, o pueden emplear a un profesor que supervise el progreso académico de los niños. Este Profesor controlaría los materiales de estudio y elaboraría una breve evaluación.
Home education es un excelente modo de recibir la educación por parte de los niños que tienen necesidades especiales, y sería el único camino para que su familia solicite beneficios económicos para su educación, así como todo tipo de servicios o evaluaciones provenientes directamente del sistema de educación pública.
2.11. Louisiana
El estado de Louisiana, la tierra de Luis XIV y, por ende, de evidente influencia francesa en su cultura, nos aporta un sistema eficaz para poner en marcha un plan de estudio en casa que comento a continuación.
Un home study plan53 es un programa en el cual un curriculo previamente aprobado por las autoridades educativas puede ser implementado bajo la dirección y control de un progenitor o un tutor. Cualquier niño que puede optar a una escuela de primaria o secundaria en Louisiana, también lo es para participar en un home study plan54.
Una solicitud inicial debe ser formalizada dentro de los quince días anteriores al inicio de la instrucción en el programa de estudio en casa. Se tiene que renovar la solicitud cada primero de octubre del año escolar, o un año después de la aprobación de la primera solicitud. La aprobación de esta última renovación del programa dependerá de la evidencia satisfactoria de que el programa de estudio en casa está sustentado sobre un currículo de calidad al menos en la misma medida que el de las escuelas públicas en el mismo nivel.
El currículo con el que se trabaja puede ser defendido de varias maneras, incluyendo la presentación de los resultados del test en los cuales el estudiante demuestra sus conocimientos a través de una puntuación oficialmente establecida, así como presentando todo el material que detalle el contenido del programa con el cual está siendo instruido.
Existe otro modo de gestionar este plan de estudio y consiste en que una homeschool puede operar como una escuela privada si tiene un espacio o local físicamente adecuado y un staff o plantilla de profesores, durante un periodo de 180 días anuales, pero sin recibir directa o indirectamente ningún tipo de financiación directa o indirecta55. Con respecto a los profesores, no hay ninguna norma que obligue legalmente a que los profesores tengan determinado tipo de titulación académica.
2.12. New York
El estado de New York conocido como Empire State, es uno de los pocos estados donde predomina el catolicismo, y donde curiosamente se ofrece una regulación exhaustiva de la educación en casa.
New York tiene una legislación interesante también sobre la materia con: “Home School Statute in N.Y. Educ. Law § 3204”56, que se erigió en 1988, y las siguientes normas: “home school regulations: N.Y. Comp. Codes R. & Regs. tit. 8, § 100.10”57.
Un niño puede asistir a la escuela pública o a cualquier otro lugar, es una frase un tanto imprecisa, que permite la opción del estudio en casa: “A child “may attend a public school or elsewhere”.
Ahora bien, la instrucción dada a un menor en “elsewhere” debe ser “at least substantially equivalent to the instruction given to minors of like age or attainments at the public schools”, según se desprende de la ley de educación de New York58.

Los padres deben elevar al supervisor del Consejo escolar local una solicitud con su pretensión de practicar la educación en casa, aproximadamente a primero de julio, o dentro de los cuarenta días del comienzo de la instrucción o estudio en casa antes de llegar a mediados del curso académico.


Los padres deben también completar un plan individualizado de instrucción en casa: “Individualized Home Instruction Plan (“IHIP”)”. En este plan debe constar el nombre, edad, y nivel académico del niño, una lista de asignaturas, materiales del curso, un programa de instrucción académica, las fechas en las que se va remitir informes cada cuatro meses, y el nombre de las personas que van a instruir a los estudiantes.
Finalmente, a los padres se les requiere para mantener un seguimiento de la asistencia a clase “en casa”; informar cuatrimestralmente sobre las horas de instrucción, el material para cada asignatura y tanto el modo de evaluar como los resultados de las evaluaciones59.
Con respecto a los profesores se exige que estén cualificados, la instrucción debe ser provista por un profesor competente60. Ahora bien, un progenitor podría ser admitido como competente, si las regulaciones citadas son seguidas tal y como se prescribe.
New York se tuvo que enfrentar a un caso en el que los padres denunciaban una educación que les parecía inapropiada en las escuelas, y la obligación de adaptarse al programa de asignaturas previsto en las escuelas públicas no era acorde con sus creencias religiosas.
La decisión del Tribunal de Nueva York fue criticada por los defensores del homeschooling calificándola de no tener una actitud abierta en la defensa de las creencias religiosas y los derechos constitucionales.
Me estoy refiriendo al caso Blackwelder v. Safnauer, 198861, concediendo a las escuelas oficiales la posibilidad de tener un juicio breve, y mantuvo que: <>62.
2.13. Pennsylvania
En el estado de Pennsylvania predomina el catolicismo, seguido de la implantación de la Iglesia Ortodoxa y muchas iglesias protestantes, en un marco poblacional muy variado, donde destacan los asiáticos. Hay un asentamiento notable del grupo de los Amish, y de los cuáqueros o Sociedad Religiosa de los amigos.
En Pennsylvania, el código y las regulaciones63 permiten a los padres tener cuatro opciones basadas en un razonamiento constitucional64: “Parents have a substantial constitutional right to direct and control the upbringing and development of their minor children65”.
En primer lugar, de acuerdo con el “Home School Statute66. Los padres deben firmar un compromiso ante notario y con el supervisor del consejo escolar local, al comienzo de la instrucción en casa, y posteriormente de modo anual.
El compromiso a modo de declaración jurada debe incluir el nombre del progenitor o tutor, el nombre y la edad de los niños, la dirección, y el número de teléfono; algún tipo de garantía de que la asignaturas son enseñadas en inglés; unos objetivos educacionales para cada asignatura; la evidencia de inmunización; el certificado médico de salud exigido por ley; una certificación de que el progenitor o supervisor de la instrucción, todos los adultos que viven en ese hogar, y que cualquier otra persona que tenga la custodia legal de los niños no tienen antecedentes penales en los últimos cinco años67.
Un padre o tutor debe mantener y proveer de información anual al supervisor del consejo escolar local sobre todos los detalles de la instrucción que se imparte como los medios pedagógicos utilizados -“reading materials used, samples of any writing, worksheets, workbooks or creative materials used by the student-68, el progreso que va alcanzando el estudiante en su educación debe ser evaluado por una persona licenciada en psicología, un profesor habilitado por el estado, un profesor de una escuela que no sea pública o un administrador69.
En segundo lugar, los padres pueden educar en casa a sus hijos si tienen un tutor privado cualificado. Tal persona es quien está capacitado como tal por la Commonwealth de Pensilvania, enseñando a uno o más niños en una sola familia y es remunerado por sus servicios70.

Como tercera opción, los padres pueden educar a sus hijos en casa si el hogar si se aplica un programa “satellite” seguido por una escuela religiosa. Los niños deben ser matriculados en dicha escuela que es dirigida de buena fe por una iglesia u otro organismo de carácter religioso en cual se garantice la instrucción durante 180 días71.


Grupos de practicantes de esta opción educativa podrían organizar una escuela bajo el auspicio de su propia iglesia. Debe nombrarse a un administrador que mantenga todos los records, los profesores serían los progenitores, y el campus de la escuela estaría dividido en tantos lugares como hogares de los estudiantes.
La cuarta manera de practicar el estudio en casa, sería mediante una escuela acreditada como “Day School/Boarding School”. Los padres podrían educar a sus hijos en casa72, si así lo prefieren, siempre y cuando estén matriculados en un programa satellite de “day or boarding school”, y liderada también por una asociación que debe ser aprobado por el Consejo estatal de educación73.
Finalmente, se ha de advertir que la ley de libertad religiosa de Pensilvania74, garantiza a los progenitores su libertad en la educación religiosa de los hijos, de ahí que pueden plantear una acción legal en la que se demuestre que hay una limitación excesiva del libre ejercicio de la religión que profesan los padres75.

B. ENTRE EL PARAÍSO Y EL INFIERNO. HOMESCHOOLING EN ESPAÑA


La educación tiene una doble proyección: de un lado una proyección interna directamente vinculada con la libertad del ser humano y dirigida al más amplio desarrollo de su carácter y su personalidad76; y de otro, una proyección externa como elemento primordial de instrucción y socialización77 orientado a la transmisión no sólo de conocimientos sino también de valores socialmente relevantes78.
Es necesario tomar en consideración las implicaciones de que uno de los sujetos primordiales del derecho de educación sea, precisamente, el menor de edad. En este sentido, aprecia acertadamente López-Muñiz que “para el jurista la educación aparece hoy, ante todo y crecientemente, como trascendental objeto de derechos fundamentales y libertades públicas, así como de los consiguientes deberes públicos, y fruto por lo tanto de complejas situaciones y relaciones jurídicas que afectan a una pluralidad de sujetos”79. Estos sujetos son el Estado, como receptor y garante del mandato constitucional hacer efectivo el derecho a la educación de todo ciudadano, los padres, en su doble recepción del derecho y deber de educar a sus hijos menores y procurarles una formación integral, y, no lo olvidemos, de los propios menores, como titulares del derecho a la educación y a la libertad religiosa y de conciencia80.
La idea de una educación obligatoria y gratuita tiene su primer reconocimiento legislativo en la España del gobierno moderado de O`Donnell con la Ley de Instrucción Pública de 9 de septiembre de 1857, que ha pasado a la historia con el nombre de Ley Moyano, y que, de un modo u otro desplegó sus efectos hasta bien entrado el siglo XX81. Así las cosas, la vigente Constitución española y nuestras leyes de educación han venido estableciendo que la educación básica es obligatoria hasta los dieciséis años, porque la educación es un derecho para los niños, y deber tanto para los padres, como para el Estado.
Las exigencias en este sentido son bastante estrictas, excepto el conocido caso de los gitanos, en los que podemos decir vulgarmente que se hace la vista gorda. Sin embargo, sí pueden existir algunas peculiaridades debido a que España está dividida en 17 Comunidades Autónomas, algunas ya con sus propios estatutos autonómicos y con un traspaso de funciones en materia educativa, de ahí que los casos ante los Tribunales Superiores de Justicia resulten de particular interés.
Cataluña es un ejemplo de diversidad, y hemos de destacar que en el artículo 55 de su ley de educación82 se permite la educación sin asistir a la escuela como un excepcional modo de educación y sólo bajo especiales circunstancias.
Como acertadamente indica Asensio Sánchez, “el carácter socializador e integrador propio de la escolarización no puede hacernos olvidar que la escuela no tiene el monopolio socio-educativo, aunque en ella la educación y socialización se realice y perciba socialmente de forma más intensa”83. Y, por ello, el homeschooling sin estar legalmente permitido en España, resulta demandado cada vez más por un sector creciente de la sociedad, causando ya una interesante, aunque limitada jurisprudencia, y que no ha resuelto la cuestión de si la educación en casa puede ser un caso de objeción de conciencia a la escolarización obligatoria.
Tanto el Tribunal Constitucional como el Tribunal Supremo han realizado pronunciamientos similares a la conocida sentencia Wisconsin v. Yoder in United States. Ambos tribunales han tenido que analizar cuál es el mejor interés del niño en el movimiento llamado: “Los niños de Dios”, y actualmente conocido como “Family Unification”.
Veintidós padres, miembros de este movimiento, perdieron la custodia de sus hijos temporalmente a causa de pretender educar y formar a sus hijos en casa. Los delitos de los que estaba siendo acusado este movimiento fueron la principal prueba para considerar que los niños necesitaban la protección de los servicios sociales en Sabadell, allá por el año 1990.
Un difícil proceso tuvo lugar ante el Tribunal Constitucional84 y el Tribunal Supremo85 que solamente mantuvo una interpretación sobre la decisión de la Audiencia Provincial de Barcelona devolver la custodia a las familias.
Dichos Tribunales perdieron la oportunidad de construir un análisis sobre la educación en casa, articulando los artículos 27 y 16 de la Constitución Española, es decir, la obligatoriedad de la educación y escolarización de los menores de edad, el derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus propias convicciones, y el reconocimiento de la libertad religiosa como derecho fundamental y principio informador del ordenamiento jurídico.
Únicamente un magistrado del Tribunal Constitucional intervino para declarar que la educación en casa constituía una práctica inconstitucional puesto que la libertad religiosa y el derecho a educar a los hijos conforme a las propias convicciones no amparaban una libertad sin límites, en el caso de que el mejor interés del niño estuviese comprometido.
La decisión del Tribunal Supremo tuvo mayor compromiso con los principios constitucionales y los derechos fundamentales, cuando resuelve en torno a la argumentación del Fiscal General discutiendo acerca de la conveniencia de que los progenitores, miembros del movimiento Niños de Dios, ostenten la custodia de sus hijos
Esta decisión declara que los límites impuestos por la Constitución deben ser respetados en el marco de la garantía de los derechos fundamentales para todos padres que quieren inculcar una educación religiosa o moral a sus hijos con una cooperación de carácter público.
Un amplio criterio de interpretación podría ser aplicado poniendo sobre la balanza el derecho constitucional de los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones, y la escolarización obligatoria de los niños en España, ante los diversos métodos pedagógicos de educar a los menores, entre ellos, la educación en casa. Y, el razonamiento del Tribunal Supremo, aunque más comprometido, fue un tanto impreciso, pero sí un abierto sentido de la libertad religiosa y métodos de educación.
El Tribunal Supremo tiene que reflexionar sobre la confrontación entre las restricciones constitucionales y los derechos humanos fundamentales en el marco del sistema educativo cuando una madre fue acusada por la vía penal en Granada86, por el hecho de educar a sus hijos en casa, decisión que originó la pérdida de la custodia de sus hijos. El Tribunal admitió que los menores deberían ser educados en las escuelas que habían sido administrativamente creadas por el sistema estatal oficial, pero que la elección de un modo diferente de educar a sus hijos, no previsto en la vigente Ley de Educación, no constituía un hecho delictivo perseguido o tipificado por el Código Penal.
La Audiencia Provincial de Sevilla87 conoció un caso muy similar al de los niños de Dios en Cataluña, cuando un padre sufrió la pérdida de la custodia de su hijo. Esta persona eligió la llamada: “Colonia Niño Sergio” como una institución que podía hacerse cargo de la educción de su hijo y, por ello, fue acusado de no asumir sus obligaciones paterno - filiales.
Este órgano judicial decidió que tal elección acorde con un código religioso o moral diferente al que se respira en un ambiente cultural convencional no era una prueba de abandono sino, por el contrario, una muestra de interés en la formación de su hijo.
Otro caso de homeschooling fue resuelto de un modo distinto cuando una demanda contra la decisión del Tribunal de Justicia de Málaga, fue rechazada por la Audiencia Provincial de Málaga in 200588. Tal decisión ordenó la escolarización de cinco niños siguiendo la opinión del magistrado Vicente Gimeno, quien pensó que el mejor interés de los niños es un interés público predominante sobre los derechos subjetivos de los padres.
La más reciente decisión viene de la Audiencia Provincial de Teruel, fechada en Diciembre 2009, juzgando sobre un delito de abandono de familia o, en otras palabras, de las obligaciones paterno - filiales. Los hechos hacen referencia a que los padres practican la técnica de la enseñanza en casa. La Audiencia no declara la existencia de un derecho a no escolarizar a los hijos, pero la elección de otro tipo de educación como puede ser la “home education” no supone la comisión de un delito de abandono o de poner a los menores en una situación de riesgo social.
En decisión se hacen algunas consideraciones sobre la educación obligatoria en la escuela y la obligación de educar. La educación significa n modo racional y moral de desarrollar ciertas habilidades de la gente, y este objetivo puede ser conseguido a través del sistema oficialmente establecido o fuera de las escuelas. Una alternativa pedagógica basada en creencias personales, no constituye una acción criminal.

Actualmente, algunos miembros que representan a una Asociación de educación libre han defendido la educación en casa, ante el Departamento de Educación y Cultura en el Parlamento Vasco, a fecha de 23 de abril de 2010.





Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos