Prenoviciado



Descargar 0.9 Mb.
Página1/15
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño0.9 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

MISIONEROS DE LOS SAGRADOS CORAZONES DE

JESÚS Y DE MARÍA (Mallorca)

ITINERARIOS


PARA LA FORMACIÓN
DE NUESTRA COMUNIDAD MISIONERA
según el Plan de Formación
del XV Capítulo General (1993)

(Segunda revisión, única válida para el curso 2006-2007)

(Con las casas de Formación se procede a una nueva revisión)

Mallorca 2011




Presentación


La Congregación, como todo colectivo, tiene una preocupación por sus miembros. Si es posible expresarse en términos de valor, diremos que las personas son la primera riqueza de la Congregación. Pasando a la finalidad de estos documentos, diremos que el valor principal son los jóvenes, provenientes de diversas culturas, que han sido interpelados por el Padre, que se les ha manifestado en el amor que han testimoniado hasta tener traspasado su corazón Jesús y María.

La historia de estas vocaciones es muy diversa. Las posibilidades de desarrollarla nunca son iguales. Por esto, la Congregación manifiesta el máximo respeto por cada historia personal, al tiempo que ofrece sus formadores, casa y medios diversos a todos por igual, atendiendo la diversidad de las situaciones.

La historia de la acogida de candidatos al ministerio se remonta a la generosidad, creatividad, extraordinaria capacidad de discernimiento y obediencia al Espíritu, que mostró nuestro fundador, P. Joaquim Rosselló y Ferrà. Nacido en una familia trabajadora pobre. El mismo Joaquim tuvo que interrumpir sus estudios primarios, para poder compartir las cargas de una casa con numerosos hijos. Joaquim no dio por perdida su vocación al ministerio. Su actitud se vio premiada con una ayuda, con la que pudo seguir los estudios secundarios como seminarista externo. Su capacidad de iniciativa le hizo crear amistades para enriquecer su formación e introducir nuevas formas apostólicas de la devoción a los SS. Corazones.

Ordenado de presbítero mantuvo los mismos contactos con sus compañeros. Se formaban y difundían la mencionada espiritualidad. Esta relación con los jóvenes ha de configurar al misionero de los Sdos. Corazones.

Sobre todo, con su ingreso en la Congregación del Oratorio de Sant Felip Neri de Palma, se convirtió en confesor y acompañante espiritual de numerosos jóvenes, buena parte de los cuales eran seminaristas. Les acompañó espiritualmente y buscó soluciones económicas para quienes, como él, eran de familia pobre. Muchas veces fue él mismo quien puso una parte de sus pocos haberes al servicio de los seminaristas necesitados.

Una vez que fundó la Congregación, siguió con la misma preocu­pación. El obispo le invitó diversas veces a dirigir los ejercicios a los seminaristas. Algunas de las primeras vocaciones salieron de entre éstos. Hubo de resolver problemas económicos con firmeza e ingenio. Los hermanos coadjutores solían captarse en las misiones populares, de entre aquellos jóvenes profundamente religiosos, que deseaban desarrollar su bautismo en la vida religiosa.

La formación de los primeros jóvenes pasó por diversos vaivenes, hasta que la Congregación abrió sus casas en Palma de Mallorca. Entonces sus seminaristas cursaron en el Seminari de Sant Pere y recibían su formación según el propio carisma en nuestra casa religiosa.

Posteriormente se tuvo casa de estudios propia. Por esto se adaptaron los planes de estudios a nuestra realidad. La posibilidad de cursar en una Centro de estudios de la Congregación está prevista por el derecho y el Superior General la puede erigir canónicamente.

Esto no obstante, la preocupación de nuestro momento se concentra más en la transmisión de una misma espiritualidad, dado que nuestros jóvenes se forman en situaciones muy diversas. Para conseguir este objetivo, ya el Capítulo Especial de 1969-1970, primero del postconci­lio, realizó una tarea excelente, cuando diseño las etapas formativas, comenzando por el Pre-noviciado, término que cobró su ciudadanía entre nosotros en aquellos documentos.

En el Capítulo de 1993 se aprobó el Plan de Formación, que recoge las líneas generales de aquellos documentos capitulares junto con las orientaciones actuales sobre la formación.

Ahora bien, este rico patrimonio debe llegar a sus destinatarios. Las Reglas de 1895 prescribieron la lectura de las mismas una vez cada mes. Las actuales prescriben la lectura asidua de la Palabra de Dios. En grado inferior los formandos deberían leer y familiarizarse con las Reglas, Notas, selección del Epistolario y Directorio, con diversas lecturas anuales. Los DOCE, y las respectivas secciones del Plan de formación difícilmente marcarán la vida del misionero, sin al menos una lectura íntegra en cada fase formativa, a partir del Noviciado. Lo importante será que en cada etapa el formando se informe desde una óptica cada vez más madura y acorde con los objetivos que la Congregación le propone. De esta manera podremos hablar de una cierta "vulgata" o texto común, conocido familiarmente, que nos configura con nitidez. A esta asimilación le seguirá el desarrollo de esta espiritualidad en cada Delegación.

Esta ha sido la preocupación del I Encuentro de Formadores, tenido en Lluc desde el 18 al 24 de julio de 1996. En estas jornadas se han diseñado los cauces de transmisión de todo el patrimonio congregacional. Estos cauces han recibido el nombre de itinerarios. Por ellos deberán moverse nuestros jóvenes, para construir progresivamente la persona del Misionero de los SS. Corazones de Jesús y de María.

Quien busca ser feliz será el que toma la formación inicial como una preparación para vivir progresivamente en plenitud las facultades recibidas del Padre, y para seguir cada vez más de cerca a Jesús, y mostrar que nos mueve su Espíritu, porque nos lanzamos al servicio evangelizador de los pobres.

Estos itinerarios están pensados para hermanos que no se declaran formados, ni acabados, ni situados, ni intocables, sino para misioneros siempre jóvenes, siempre en estado de ser llamados, de ser enviados. Eso es lo que leemos en el Evangelio, y lo que heredamos en la Congregación.

La vida religiosa no es para envejecidos, que no han de aprender más. No lo es, porque esencialmente se define como «un seguimiento cercano de Jesús». La vida religiosa no es para que seamos imitadores del rico: «voy a hacer graneros, para guardar mi cosecha».



Esta formación no acaba en sí misma, sino que pretende ofrecer recursos para que en el futuro los jóvenes reciban un patrimonio vivo, del cual sean capaces de extraer nuevas líneas misioneras.

Secretariado de Formación


Para hacer operativo el Plan de Formación, el Secretariado de Formación ofrecerá un seguimiento, y formará un equipo de animación en el crecimiento integral de los congregantes, coordinándose con el Secretariado de las Casas de Espiritualidad, de modo que, con las Casas de Formación creen una plataforma renovadora de nuestra familia misionera, que apoye al Superior General y a su Consejo.

Como instrumentos eficaces para aplicar activamente el Plan de Formación, se actualizarán estos Itinerarios, y el Secretariado procurará que haya un seguimiento constante de los formandos, mediante la propuesta y corrección de los Cuestionarios.

Algunas características de los itinerarios


1.- Pretenden ser prácticos. Por esto consideran a los jóvenes que tenemos. Todos ellos son candidatos al ministerio presbiteral. No hay ningún aspirante a Hermano Coadjutor. Es una realidad que debe hacernos revisar nuestra pastoral en general y la vocacional en particular.

2.- Esto no obstante, los itinerarios diseñados en sus dos primeras etapas, y en parte en la tercera (Estudiantado I), son aplicables a todo aspirante a la Congregación, puesto que consideran la persona en vistas a la vida religiosa apostólica. Llegado el momento de que un Hermano Coadjutor se halle en un estadio más avanzado de formación se deberá proveer a su formación ulterior. En este sentido, los itinerarios presenta una guía unitaria a todos nuestros candidatos, cualquiera sea su relación con la estructura ministerial de la Iglesia.

3.- Teniendo presente que se trata de salir al encuentro de la urgencia de formar desde la diversidad en una unidad espiritual, para garantizar la unidad de vida y la armonía interna y externa de cada personas, así como para promover la unidad de la Congregación carismática afianzando más la comunión en una misma espiritualidad que forzando los vínculos jurídicos, necesarios e importan­tes, así como el Plan de Formación, estos itinerarios no son optativos ni pueden soslayarse en ningún caso.

Sin embargo, muchos instrumentos, determinados enfoques, etc., dependerán del lugar y de la capacidad de los formadores. Si se pide creatividad a los formandos, no se puede regatear a los formadores. Pero en ambos casos, es una creatividad dentro de un mismo carisma, sin veleidades con segundas espiritualidades, siempre muy respetables, pero para que las vivan en otros institutos o en otras circunstancias eclesiales externas a la Congregación, que es tal porque sus miembros comparten una sola espiritualidad.

4.- Los Itinerarios aspiran a enriquecer la vida entera de todos los congregantes, desde el horizonte de la vocación religiosa, ministerial, misionera de los Sdos. Corazones. Por esto, han de ayudar a primar los aspectos comunitarios, a ver el ministerio como Jesús y según Jesús, y la misión realizada como personas libres totalmente, por los votos y por la disponibilidad misionera. La fuente de esta vocación siempre está en el amor, que históricamente nos manifiestan Jesús y María.



El respeto por el Plan y los itinerarios que ayudan a aplicarlo es tanto más necesario, cuanto que ha de ser posible que los jóvenes misioneros completen su formación en diversas Delegaciones. Si no lográramos un mismo ritmo formativo, privaríamos a los formandos de un proceso armónico y progresivo.

Estos itinerarios están pendientes de revisión, especialmente en ulteriores encuentros de formadores

El Secretariado de Formación, los Formadores, y los administradores de la economía, han de plantearse siempre, y desde ahora, realizar estas tareas:

  1. Localizar y clasificar todos los documentos jurídicos de la Congregación, como Reglas, Constituciones, Manuales, Directorios, Documentos Capitulares y de las Asambleas de las Delegaciones, crónicas, publicaciones, estampas, programas, recordatorios, grabaciones, etc., para dar una mayor consistencia a la Delegación.

  2. Localizar todo lo que han elaborado los congregantes, de una forma científica, seria, justificada, en vistas a desarrollar el carisma y a actualizarlo.

  3. Participar en la página web de la Congregación.

  4. Seleccionar cada uno de los materiales, en vistas a una determinada etapa de la formación, de modo que consumamos tiempo y dinero en repetir lo que ya existe. La creatividad puede canalizarse hacia otros quehaceres más renovadores.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad