Prácticas autolíticas



Descargar 54.18 Kb.
Fecha de conversión02.03.2018
Tamaño54.18 Kb.

PRÁCTICAS AUTOLÍTICAS

Elena Cuellar Grande

Valery Andrea Ortiz Sánchez

Janira Ramírez Álvarez

Jose Helios Tejonero Mendoza

Luis Enrique Zegarra Pretell

Marta Rocha Escobar

Karol Mariel Carbajal Miranda

Violeta Paniagua Moreno

1ºB Enfermería



ÍNDICE.

¿Qué entendemos por autolesionarse? 2

¿Cuáles son las causas por las que se suelen producir las autolesiones? 3

Algunos métodos de autolesiones 4

¿Qué implica la autolesión? 5

¿Cuáles son los medicamentos recetados en caso de autolesión? 6

Algunos mitos relacionados con las autolesiones 6

Los protocolos de actuación 8

Entrevistas 11

Primer bloque. 12

Segundo bloque. 16

Tercer bloque. 19

Bibliografía 20




¿Qué entendemos por autolesionarse?


La autolesión consiste en producirse un daño físico para tratar de aliviar un daño psicológico, de modo que la autolesión supera el daño emocional, haciendo de este algo más irrelevante, ya que en algunas ocasiones el dolor psicológico se hace tan difícil de manejar, que se opta por dañar al cuerpo en un intento de controlar la situación. Los efectos que el autolesionarse depende de cada persona y de la situación que se esté viviendo. Los métodos de autolesión varían mucho de persona a persona: cortes, quemaduras, golpes, etc. Así mismo, también varía la profundidad e intensidad de la lesión. Algunos se hacen cortes muy profundas, otros optan por muchos rasguños en la piel, sin embargo, el tamaño de la herida no se relaciona con el dolor psicológico de la persona, es decir, si alguien simplemente se rasguña, no quiere decir que sufra menos que aquel que se corta profundamente.

En algunas ocasiones la autolesión puede relacionarse con otros tipos de síndromes, tales como Desórdenes de Personalidad, Desordenes de Ansiedad, Desórdenes Compulsivos o Depresión, en otros.

Otras formas de referirse a la autolesión son: auto-daño, auto-mutilación, flagelación, autoagresión…

¿Cuáles son las causas por las que se suelen producir las autolesiones?


Desde un punto de vista social, las causas más destacadas son la familia, el acoso escolar, abuso físico, abuso sexual. En relación con la familia, cuando una persona vive en un entorno familiar muy problemático, en el que se presentan casos de violencia intrafamiliar, la autolesión le permite “escapar” de esos problemas por un tiempo, y le permite tener control sobre sí mismo ya que siente que no tiene control sobre ninguno de los aspectos de su vida.

El acoso escolar es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico, producido entre escolares. El ser devaluado por el agresor y que los demás lo permitan, hace que el alumno agredido tenga impulsos de autolesionarse y/o ideas suicidas. Para poder enfrentar lo que le pasa, requiere saber que tiene “algo” suyo que nadie conoce y, por ende, no se le puede arrebatar. La autolesión se convierte en ese “algo” propio.

Respecto al abuso sexual, después de una violación, la víctima permanece en un estado emocional caótico. Como resultado de todo esto viene el auto-rechazo y el auto-reproche, y a menudo a la víctima le invade una sensación de culpa, suciedad y vergüenza generalizadas. Esto va acompañado del gran dolor emocional que presenta la víctima, la imposibilidad de expresar sus emociones y la necesidad de tener control sobre algo. Algunas de las funciones que cumple la autolesión en víctimas de abuso sexual pueden ser: una función simbólica ya que las heridas psicológicas que dejó el abuso sexual se manifiestan en heridas corporales. La víctima logra hacer “las paces” con su cuerpo ya que ella misma cuida las heridas que se produce tras la autolesión. La autolesión se convierte en una forma de tener control sobre su cuerpo ya que la persona decide cuándo, cuánto y cómo lastimarse. La víctima decide castigar su cuerpo por sentir que éste es el responsable del abuso sufrido.

Por otra parte, desde un punto de vista psicológico las causas están enfocadas a problemas con el manejo de los sentimientos, por ejemplo, los cambios hormonales que se dan en la adolescencia, que da lugar a un desbordamiento emocional y un descontrol de tu cuerpo. Con la autolesión estas personas son capaces de controlar este tipo de situaciones que les superan. Más adelante se realizan algunas entrevistas a psicólogos y enfermeros en las que se habla sobre los grupos de riesgo más destacables. Otro ejemplo pueden ser las personas mayores, las cuales se sienten abandonados por su familia, muchas veces como una carga. Esto puede derivar en conducta agresiva o en autolesión.


Algunos métodos de autolesiones


Existen múltiples formas de autolesionarse, las más destacables son:

  • Cortarse alguna zona de su cuerpo, generalmente los brazos o muslos.

  • Golpear alguna superficie dura como una pared.

  • Ingerir grandes cantidades de algún medicamento sin una necesidad aparente.

  • Consumir drogas o alcohol.

  • Mutilarse.

  • Flagelarse o golpearse a sí mismo.

  • Quemarse, pincharse y morderse.

  • Arrancarse el pelo.

  • Interferir con heridas.

  • Tragar objetos extraños o filosos.

  • Incrustar objetos bajo las uñas.

  • Darse moderadas descargas eléctricas.


¿Qué implica la autolesión?


La autolesión afecta mucho al lesionador en su ámbito personal. Quien se autolesiona suele mantenerlo en secreto, ocultando sus cicatrices o dando excusas. El mismo hecho de sufrir psicológicamente hace que sea muy difícil relacionarnos con las personas que nos rodean. A veces un lesionador puede mostrarse muy feliz frente a los demás, ocultando su tristeza o vacío, y nadie se entera del dolor que esa persona padece, por eso mismo enterarse de que algún conocido se autolesiona suele ser muy chocante.

En la persona que se autolesiona se crea un bucle que no permite que cese la autolesión.



me hago daño     si alguien se entera se va a enfadar y me va a dejar de querer

                                                                                         

me siento solo y culpable               ←                 lo escondo y mejor miento

Cuando un familiar o un amigo se entera de que una persona cercana a ellos se autolesiona, es muy común que lleguen a sentir:



  • Shock (conmoción) y negación

  • Enojo y frustración

  • Empatía y tristeza

  • Culpa

Y la primera reacción hace que le lleguen a la cabeza algunos pensamientos como:

  • Es mi culpa

  • Yo lo puedo arreglar

  • Está loca/loco

  • Esto va a cambiar nuestra relación

  • No es la persona que yo pensaba que era

  • Lo hace para manipularme

  • Me ha estado engañando

Al final, la autolesión es un problema que va mucho más allá del mismo autolesionador, pues afecta profundamente a quienes lo rodean. De esta manera, la solución no está solo en las manos del lesionador, pues será muy difícil sanarse si no se cuenta con el apoyo de sus personas más cercanas. No solo el autolesionador debe cambiar su modo de vida, también debe hacerlo su familia o sus amigos. Habrá ocasiones en que por el mismo estado mental del autolesionador, éste no podrá ver las cosas objetivamente, y es en esos casos que se necesita la ayuda del que está sano.

Para poder llegar a una solución, el primer paso es la aceptación de que se tiene un problema, no se puede hacer mucho si el autolesionador no quiere curarse. Es un proceso lento, que requiere mucha paciencia y entendimiento por parte del enfermo y de quienes lo rodean, pero es extremadamente necesario.

¿Cuáles son los medicamentos recetados en caso de autolesión?


Los medicamentos con eficacia terapéutica demostrada son: Los antidepresivos, casi siempre ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina), por ejemplo Fluoxetina, Paroxetina o Citalopram. Los estabilizadores del estado de ánimo como el litio o los anticonvulsionantes que tienen este efecto estabilizador (Lamotrigina, Divalproato y Carbamacepina). Los antipsicóticos atípicos como la Clozapina, Risperidona u Olanzapina.

En ocasiones se han utilizado los antagonistas opioides (naltrexona) y los betabloqueantes (propanolol) pero estos no han demostrado su eficacia ya que los estudios realizados no son estadísticamente significativos.

Los antidepresivos triciclicos (Amitriptilina), ciertas benzodiacepinas (Alprazolam) y los psicoestimulantes han demostrado desarrollar ciertos efectos secundarios no deseables sobretodo asociados a los impulsos que pueden poner en peligro la vida del paciente, luego no están indicados en estos casos.

Sabemos que la agresividad y la impulsividad están relacionadas de forma biológica (o causadas) por un desajuste asociado a los neurotransmisores serotoninérgicos, dopaminérgicos y adrenérgicos, luego es lógico que los medicamentos antes citados como efectivos sean aquellos que afectan a estos sistemas de neurotransmisores.



Está claro que los medicamentos en cierta manera van a funcionar. El problema está en que no enseñan a la persona estrategias para afrontar su problema y no está claro que los beneficios de la misma perduren una vez retirada la medicación. En cambio las estrategias psicológicas tienen mayor efectividad a largo plazo. Además los medicamentos tienen efectos secundarios importantes así como riesgos en el uso que el paciente le da

Algunos mitos relacionados con las autolesiones


Existen falsas creencias a cerca de este tipo de prácticas que provoca que ciertos mitos y tabús se mantengan en el tiempo y, sobre todo, que la población general no sepa identificar ni actuar adecuadamente cuando el riesgo de suicidio está cerca y
nos conducen a falsos prejuicios y tratamientos, que además pueden llegar a empeorar la situación. Aquí resumimos algunos de ellos:

  • Es falso que la gente que se autolesiona es masoquista, no es que sienta placer en el dolor. De hecho, hay estudios que demuestran que la mayoría de las veces los sujetos no sienten el dolor proporcional a la lesión o no como el resto de personas, sólo un 10% manifestaban sentir mucho dolor, mientras que el 67% reportaron poco o nada de dolor.

  • Es falso que las autolesiones sean una llamada de atención. La mayoría de las veces son ocultadas y son pocos los casos en que es para llamar la atención.

  • Es falso que todos los que se autolesionan son suicidas. Es un mecanismo de defensa utilizado para sobrevivir, no con intención de morir.

  • Es falso que es una cosa de la edad y se les pasará cuando crezcan. Hay un porcentaje que efectivamente solucionará el problema por si solo pero, ¿realmente vale la pena arriesgarse? Mucha gente sigue haciéndolo cuando crecen y necesitan ayuda.

  • Es falso que todos los que se autolesionan han sufrido abusos. Hay muchos motivos que pueden llevar a una persona a autolesionarse, y esto representa una forma de afrontamiento.

  • Es falso que el que se lesiona es porque quiere. No es tan fácil, uno no se hace daño porque sí. Es un círculo vicioso del que es difícil salir.

  • Es falso que autolesionarse sea solo cortarse. Ingerir objetos, envenenarse, darse contra una pared, arrancarse el pelo y otros varios tipos de daño también son autolesiones.

  • Es falso que si la herida no es grave, entonces tampoco lo es el problema. No debemos infravalorar el peso de una lesión, si una persona hace el esfuerzo de contarnos lo que le pasa debemos tomarles en serio, nuestra reacción tendrá un gran impacto en ellos.

  • Es falso que todos los que se lesionan tienen personalidad límite. La relación es más bien a la inversa, es muy probable que el límite se autolesione pero ello no quiere decir que el que se autolesione sea límite.

  • Es falso que la gente se autolesiona para ser “popular” o “encajar”. Si lo hiciera una vez aún se podría sostener pero autolesiones repetidas no tienen nada que ver

  • Es falso que tengan que estar sometidos a una constante vigilancia, a veces una sobrevigilancia puede empeorar las consecuencias del problema.

  • Es falso que dar cobertura en los medios de comunicación a un acto suicida (conocido como 'Efecto Werther') incrementa el número de ellos que se producen después.


Los protocolos de actuación


Para empezar es importante pedir ayuda. Las autolesiones son un problema serio que requiere ayuda profesional. En la mayoría de los casos (aproximadamente un 80%) las personas no lo cuentan por vergüenza, culpa o miedo a lo que pensarán los demás, por lo que se ve afectada la vulnerabilidad de estas personas. A veces, incluso, temen que se les ingrese. Debemos mostrarnos comprensivos y dejar que la persona nos pueda hablar de su problema, haciéndola sentirse cómoda sin juzgarla. La reacción más típica de la gente es ignorar las autolesiones por lo espeluznantes que resultan vistas desde fuera, sí, son impactantes pero no debemos dejar que el afectado lo note, por mucho que nos cueste es mejor dejar que se explique y que sepa que le vamos a apoyar sin mostrarnos asustados, impactados o asqueados (la mayoría de la gente no soporta hablar de temas así), pero procurando abordar la situación con el cuidado que requiere. Deben percibir la gravedad de la situación pero desde el apoyo. Nosotros, como personal sanitario debemos:

    • Saber que el hablar de ello no va a empeorar el caso, es más le va a permitir a la persona utilizar una vía de expresión o liberación diferente a la habitual (las lesiones) y al personal sanitario ayudarle a poder identificar y tratar el problema. Debemos tranquilizarle sobre sus miedos (suelen temer que los demás piensen que está loco o que es peligroso).

    • Decirle que queremos ayudarles y que no va a pasar nada malo, que cuenta con apoyo y que ir a hablar con un psicólogo no está loco y no implica que se le vaya a ingresar en un hospital, esto solo se realiza en casos graves o cuando hay un peligro para la persona (en todo caso por su propio bien), de todas maneras las estancias son breves y solo mientras dura el episodio.

    • No sentir miedo de las personas que se autolesionan ya que esto les hace a ellos sentirse peor. Las personas que se autolesionan no suponen un peligro para los demás, no son agresivos (por regla general) hacia los demás ni van a hacernos daño. Si es cierto que puede que acaben autolesionandose delante nuestro pero lo más probable es que lo hagan de todas maneras con lo que nuestra presencia en todo caso puede ayudar.

    • En algunas ocasiones se les recetarán ISRS (antidepresivos) por su función reguladora de la serotonina y del estado de ánimo (alteración asociada a estos episodios). También pueden recetárseles antipsicóticos.

    • En la mayoría de los casos la terapia psicológica debería ser obligatoria, es imprescindible. Desde ella se abordarán técnicas conductuales y cognitivas que modificarán la conducta y los pensamientos asociados a ella, y nos permitirán entender porque la persona empezó a autolesionarse.

En cualquier caso, si se tiene conocimiento de alguien que se autolesione aquí hay algunas estrategias que pueden servir para prevenir o tratar futuros actos de este tipo de prácticas. Algunas permitirán canalizar la ira, otras, sentir la sensación de una lesión sin llevarla a cabo realmente:

      • Pintar con un bolígrafo rojo la piel en lugar de cortarla.

      • Cubre con vendajes el lugar donde te gustaría cortarte.

      • Crea una herida con maquillaje.

      • Golpea una almohada o saco de boxeo.

      • Haz ejercicio físico.

      • Gritar o hacer mucho ruido con instrumentos o lo que sea.

      • Escribir lo mal que nos sentimos y luego romper el papel o estrujarlo. Escribir en un diario.

      • Hablar con un amigo (no necesariamente de la autolesión).

      • Pintar o hacer algo artístico que represente nuestros sentimientos en ese momento.

      • Coger cubitos de hielo con la mano.

      • Hay gente a la que le hace sentir bien meterse bajo la ducha con agua fría o caliente (obviamente no demasiado sino sería una forma más de autolesión).

      • Estrujar un huevo en la mano

      • Romper algo que no sea valioso (sin hacernos daño), por ejemplo una revista, una caja de cartón, una sábana vieja.

      • Pinchar globos.

      • Dibujar en las caras de la gente en las revistas.

      • Tirar fruta o hielo contra una pared (mejor una exterior y de nuestra propiedad).

      • Chuta fuerte un balón contra una pared.

      • Construye muñecos de plastilina (y hazles a ellos las lesiones) o destroza un peluche o muñeca.

      • Da palmadas hasta que te pique la mano.

      • Masajear en lugar de lesionar la zona.

      • Morder algo muy picante o amargo (limón, guindilla…).

      • Depílate con cera.

      • Píntate las uñas.

      • Ordena el armario por colores, cuenta hasta 100-500… Cuenta las baldosas, luces, etc…

      • Disfrázate, juega a un videojuego, aprende palabrotas en otro idioma…

      • Si es la situación en la que estás la que te produce la necesidad de autolesionarte y no puedes emplear alguna técnica para evadirla en ese caso abandona la situación.

A veces, también es útil hacer una lista de porque no hacerlo, de los efectos negativos que tiene y los beneficios que aporta no hacerlo, así como la lista de actividades anterior, así cuando el impulso llegue podemos leerla y esto nos ayudará a identificar y tratar el problema. También el uso de palabras que den fuerza y motivación: “tú puedes”, “vales mucho”… pueden ayudar a mejorar la situación.

Por último, existe una alternativa virtual que permite realizar “cortes” en la pantalla pero esta técnica no es para todo el mundo pues en algunos puede desencadenar una mayor necesidad de llevar el acto a cabo por lo que se debe usar con precaución.


Entrevistas


Para obtener más información hemos procedido a entrevistar a varias personas sobre las autolesiones.

Se han dividido las entrevistas en tres bloques: primero, se han realizado tres entrevistas a profesionales sanitarios (una enfermera general, una enfermera psiquiatra y una psicóloga) siguiendo un mismo patrón de preguntas, las cuales han sido comparadas comentando las tres perspectivas sobre las causas de la autolisis y cómo se debe actuar ante un paciente con este problema; otras dos entrevistas, una a un paciente de autolisis y otra a un familiar de una persona que ha tenido conductas autolíticas, comparando así el punto de vista personal y el del familiar que convive con ello; por último se han realizado otras dos entrevistas a otro paciente que se ha realizado autolesiones y al psicólogo que ha llevado este caso.


  • Primer bloque.


Entrevista a la psicóloga Elena Puerta Sanz.

1) ¿Cuáles son las posibles causas que derivan en autolesión?

Existen múltiples causas, entre ellas las más destacables pueden ser que la persona sienta un dolor intenso emoiconalmente, siendo la única estrategia para pararlo autolesionarse el cuerpo. Cuando una persona se hace una autolesión el dolor emocional suele parar, ya que siempre es mucho más intenso el dolor físico que el dolor emocional. Otras causas pueden ser que no se tenga otro tipo de estrategia para manejar las emociones, la frustración, la ira, los trastornos mentales, las discapacidades cognitivas. La autolesión suele ser un síntoma que puede estar detrás de un trastorno mental o de una situación de máxima ansiedad.

2) Este es un protocolo de actuación en caso de autolesiones, ¿alguna vez había visto alguno?

No, nunca había visto un protocolo de autolesiones.

3) ¿Crees que estos se siguen correctamente?

No sabría decirte exactamente, ya que no sé qué protocolo se sigue actualmente. En principio, los apartados del manejo de la conducta y el manejo ambiental sí que se sigue, mientras que en un hospital o centro de salud, el apartado de entrenamiento para controlar los impulsos es al que menos atención se le presta. Sin embargo, en una clínica de psicología privada se siguen todos los pasos del protocolo. De todas formas, cuando llega un paciente con problemas de autolesión a un hospital, sea médico de familia o urgencias, se le suele derivar a un psicólogo o a un psiquiatra. El problema principal de esto es que las listas de espera en psiquiatría o psicología en un centro de salud son muy largas, y después solo te tratan una vez cada 15 días, y eso no aportará ninguna solución, además de que las consultas tienen un máximo de 15 minutos por paciente. Por esto, solamente las personas que tienen dinero podrán tratar este problema con psicólogos de una manera correcta.

4) ¿Has tenido algún problema relacionado con el cumplimiento del protocolo?

No, siempre se cumplen estos protocolos en psicología, ya que esta es la especialidad para tratar estos problemas.

5) Cuando llega un paciente con un problema de autolesión, ¿se viene a la cabeza la posibilidad de que vaya a peor?

Claro, realmente si no hay un tratamiento suele ir a más. Aunque uno de los problemas que subyace en los casos de autolesiones es que la persona no es capaz de manejar ni expresar las emociones, por lo que en el momento en el que das el paso de ir a la consulta es que ya eres capaz de expresar lo que te está pasando, y el hecho de expresarlo, bajo un poco el nivel de ansiedad. Pero por sí solo ese problema no se va a solucionar, por lo que se necesitan estos protocolos de actuación. El problema no desaparece, puede que se alivie momentáneamente. La persona que sufre el problema al ver esa puerta abierta, al ver que hay alguien que le escucha y le ayuda a encontrar una solución le puede hacer sentir mejor, pero no va a desaparecer.

6) ¿Se han llevado a cabo algunas charlas, reuniones o talleres de aprendizaje respecto a dicho asunto?

En hospitales grandes es difícil que se lleven a cabo estos protocolos porque, aunque existan, a lo mejor se manden por e-mail a las personas que trabajan en el centro de salud, tienen tanta saturación de trabajo y de pacientes que realmente luego no lo llevan a cabo. Por eso las charlas son una buena solución a esto, ya que hacen saber al personal sanitario que esos protocolos existen y se pueden llevar a cabo. Así, cuando una persona llega con una autolesión a la consulta, no solamente se le cure la herida, sino que se pongan en marcha ciertos procesos de ayuda psicológica, y no únicamente a derivarlos a otros sectores de la medicina, sino que el médico o enfermero pueda darles esa ayuda momentánea, ciertas pautas de comportamiento y de actuación al paciente.

A pesar de ello, nunca he sabido de la existencia de ninguna charla que trate este tema.

7) ¿Piensas que los protocolos cubren todos los aspectos o dejan cabos sueltos?

Quizás en la parte de “entrenamiento para controlar los impulsos” sí que se podría añadir algún aspecto más para trabajar la ansiedad y el control de las emociones. Va enfocado solo a que esa persona intente controlar su conducta, pero esa conducta viene por un exceso de ansiedad o una carencia de control de las emociones.

8) Desde tu punto de vista, ¿qué cambiarías de estos protocolos?

9) ¿Qué no se debe hacer o decir bajo ninguna circunstancia a un paciente con este problema?

Para empezar, asustarse de las lesiones, no alarmarse al ver las lesiones que se han producido. Son situaciones que suelen dar o asco o miedo, ver una parte del cuerpo llena de cortes y heridas es algo que la gente suele rechazar, suele dar reparo. No hay que mostrar en ningún momento rechazo ni hacia las heridas ni hacia esas personas, intentar ser comprensivo, decirle que estás dispuesto a ayudarle y a escucharle para que se sienta tranquilo, que no se sienta mal ni avergonzado por haberse hecho daño, y fundamentalmente hacerle saber que estás ahí para ayudarle. Es muy importante no culpabilizar a la persona en ningún momento. También se debe preguntar el por qué esa persona se ha autolesionado y analizarlo, para que se sienta escuchado.

10) ¿Crees que se para el tiempo suficiente con el paciente como para conocerle y así averiguar sus carencias emocionales o problemas de otro tipo?

No, no es tiempo suficiente, se necesita más. De hecho, muchos de los problemas que tienen los pacientes vienen porque se les dedica muy poco tiempo. Apenas da tiempo a que te expliquen cómo se sienten, simplemente te enseñan lo que les ha pasado pero no te pueden explicar cómo han llegado a esa situación ni como se sienten. El mínimo debería ser media hora por paciente

11) ¿Existen grados de clasificación dependiendo de la gravedad del asunto?

Sí, hay personas que apenas se autolesionan y personas que se hacen unas lesiones muy muy grabes que ponen en peligro su vida, aunque su intención no sea el suicidio. Siempre hay que tener en cuenta que no todo el mundo que se autolesiona tiene tendencias suicidas, pero en algunos casos sí que lo consuman, pueden ser tentativas, por ejemplo en los casos en los que la autolesión viene por un trastorno mental sí que puede haber una conducta suicida detrás, por lo que hay que estar atentos al grado en que esa persona se está autolesionando.

12) ¿Piensas que las autolesiones son una enfermedad o un síntoma?

Yo creo que son un síntoma, aunque probablemente en el ámbito de la psiquiatría se englobe en sí como un trastorno independiente. A pesar de ello creo que es un síntoma de algo que hay detrás, que las autolesiones tienen algo detrás que hace que se produzca esa conducta, que no es como un trastorno en sí mismo la autolesión, sino que hay algo que está produciendo que tu llevas a cabo esa autolesión.

13) ¿Crees que los medios de comunicación pueden ser uno de los desencadenantes de este tipo de problemas?

No, pueden influir los medios de comunicación como influyen en todos nuestros comportamientos, pero no como un desencadenante de este problema. Una de las causas de la autolesión es porque intenta controlar su vida, es un exceso de control sobre el cuerpo, ya que no se puede controlar el ambiente, el entorno. Así, se puede controlar el dolor, sintiéndose mejor consigo mismo. A pesar de ello, las autolesiones tienen una causa “personal”, puede que los medios de comunicación influyan en el sentido de encontrar a más gente que lo hace, verlo como algo bueno y continuar haciéndolo, pero para nada funcionan como un desencadenante.

14) ¿Existen grupos de peligro potencial? ¿Cuáles son? ¿Por qué?

Sí que existen, por ejemplo, los adolescente, ya que en esta época es cuando se empieza a controlar mejor las emociones, existen grandes cambios hormonales que hacen que se sienta más intensamente. Entonces ocurre un desbordamiento emocional, que puede dar lugar en algunos casos a una falta de control sobre las emociones de uno mismo. Otros grupos de riesgo pueden ser las personas dependientes de drogas o alcohol, con trastornos como el limitante de personalidad o la psicosis, con anorexia, que está muy relacionada con las autolesiones ya que también se dan por el exceso de control sobre uno mismo, con autismo, deficiencia mental, bajo manejo de las emociones, dificultad para controlar la ira, niveles de ansiedad altos…

Entrevista a la enfermera psiquiatra de Madrid

Esta podrá encontrarse en nuestro foro de trabajo en forma de archivo de audio (link en la bibliografía).



Entrevista a la enfermera general de Madrid

Pendiente de realizar



  • Comentario del primer bloque:

En el campo de la enfermería los protocolos se siguen correctamente pese a estar influenciado en su gran mayoría por la profesionalidad de los enfermeros y médicos. En muchos de los casos cuando llega un paciente con riesgo de autolesión se lleva a cabo un seguimiento monitorizado además de derivarle a un psicólogo para profundizar en el problema. A pesar de esto, la falta de tiempo es un grave problema tanto en el ámbito psicológico como en el sanitario, ya que el profesional no pasa el tiempo suficiente con el paciente como para abordar temas emocionales. Este seguimiento ocasiona una vulnerabilidad sobre el paciente, entrando en su intimidad.

La autolisis es un síntoma que deriva de varios trastornos: desde un punto de vista de un enfermero, los trastornos tienen un enfoque más sociológico, mientras que desde un punto de vista de un psicólogo, suelen enfocarse a trastornos mentales. La enfermera psiquiatra afirma que las causas por las cuales una persona puede llegar a autolesionarse están relacionadas con las carencias afectivas y las emociones fuertes dentro del campo de la familia, la pareja, las amistades… Es decir, dentro del entorno en el que la persona se desenvuelve. Por otra parte, Elena Puerta Sanz, psicóloga, nos habla de causas relacionadas con trastornos, como trastornos límites de personalidad, psicosis, ira, niveles altos de ansiedad…

Respecto a la clasificación en grados de las autolesiones, aunque las respuestas de ambas sean similares, podemos observar que el método de actuación varía. En el campo de la sanidad cuando el problema se hace evidente, la enfermera deriva al paciente al psiquiatra. El psiquiatra será el encargado de decidir si llevar a cabo medidas de contención, si aumentar la frecuencia de las visitas al psicólogo y si recetar medicamentos al paciente. Una vez derivado al psicólogo, este únicamente podrá llevar a cabo un seguimiento de su conducta, interiorizando en el paciente llegando a lo más profundo de sus emociones y a la base de sus problemas.

A pesar de las múltiples diferencias que puedan existir tanto en el modo de actuación como en el modo de entender al paciente y su problema de autolesión, ambas formas de actuar tienen la misma finalidad. Al fin y al cabo la meta es velar por la recuperación tanto física como psicológica del paciente. Podemos concluir con la idea de que todo esto se trata de un trabajo en equipo en el que participan tanto psicólogos como profesionales sanitarios, siendo cada uno de ellos de vital importancia.


  • Segundo bloque.


Entrevista a paciente con problemas de autolesión

Esta podrá encontrarse en nuestro foro de trabajo en forma de archivo de audio (link en la bibliografía).



Entrevista al familiar de un paciente que se autolesiona

  1. ¿Cómo era la vida antes de que empezara todo?

La vida antes de que sucediera todo esto era una vida normal, como la de cualquier persona, en mi casa estábamos bien, unidos como una familia.

Mi hermano llevaba una vida normal tenia trabajo, amigos, pareja… trabajaba junto a mi padre, que llevaba una empresa en el sector del ladrillo. Era una persona sociable, simpático… se podía estar con él. Hasta que mi padre cayó enfermo, mi madre tuvo que dejar pronto el colegio y hay muchísimas cosas que desconoce y mi hermano al ser el mayor de los dos se tuvo que hacer cargo de muchas cosas de las que la mayoría de las personas con 23 años no entiende ni se da cuenta de que existen. Poco a poco la enfermedad de mi padre se fue agravando y todo el tiempo de mi madre se lo dedicaba al cuidado expreso de mi padre, y mi hermano tomo las riendas del negocio familiar, y no se si no tuvo el suficiente valor para sacarlo a flote o simplemente la inexperiencia de un “hombre recién salido del cascaron”. Mi padre solo sufrió poco la enfermedad ya que en un año esta se le llevó. Fue durísimo para todos, mi hermano aún no ha sido capaz de superarlo. Esto unido a que se terminó una relación de varios años con la que era hasta entonces su novia y a que se quedó en paro le llevo a una depresión de la cual no ha salido aún, esto desemboco en el consumo de drogas y alcohol de forma diaria. Ha encontrado otros trabajos y cada vez que cobraba se lo gastaba en esa adicción, incluso ha llegado a mentirnos para que le diéramos dinero o incluso a robarlo.



  1. ¿Había tenido anteriormente conductas autolesivas?

No, nunca antes había tenido ningún tipo de conducta de autocastigo. Mi hermano era una persona feliz, dicharachera, sin problemas.

  1. ¿Desde hace cuánto tiempo se vive esta situación?

En esta situación llevamos más de 5 años, con temporadas mejores y otras peores.

  1. ¿Crees que hay algún acontecimiento que ha desencadenado esta situación?

Creo que nunca ha superado la muerte de mi padre, creo que fue cuando empezó todo aunque al principio era todo mucho más moderado.

  1. ¿Qué es lo que hace para autolesionarse?

Desde tomarse pastillas, hasta escribirse nuestros nombres en los brazos con cuchillas.

  1. ¿ha intentado suicidarse en alguna ocasión?

Si, en varias ocasiones ha intentado quitarse la vida. Tomándose pastillas varias veces, tres o cuatro veces ahorcándose y en menos ocasiones realizándose cortes más profundos, pero en todos los casos lo ha hecho en presencia de algún familiar en casa, o me manda mensajes si estoy fuera de casa, de despedida, diciendo que pronto se reunirá con nuestro padre. Los expertos nos han comentado que esto lo hace así porque lo que quiere es llamar la atención, y nos avisa para poder intervenir.

  1. ¿Has hablado en alguna ocasión directamente con él/ella de esta situación?

Sí que he hablado en varias ocasiones del por qué… y él siempre me responde que es porque no sirve para nada, que está solo, que nadie le quiere, que solo es un estorbo….

  1. ¿cómo es el día a día en tu casa?

Un infierno.

Mi madre y yo nunca estamos a gusto, nunca se lo que me voy a encontrar en mi casa cuando vuelva de trabajar, es una situación en la que estamos constantemente con un nudo en el estómago. Nos da miedo salir o simplemente dormir por la angustia que nos da el despertar y encontrar lo que no quieres.



  1. ¿Qué sentís los familiares?

Pena, impotencia…por más ayuda que le intentamos dar parece que nunca es suficiente, sí que es verdad que ha vencido la adicción a las drogas y al alcohol pero sigue teniendo depresión.

  1. ¿habláis con esto con la gente? Es decir, con amigos, compañeros de trabajo… ¿o preferís esconderlo? ¿Os sentís apoyados por la sociedad?

Suelo hablarlo con la gente más cercana, los más allegados los que sé que me van a entender y me van a apoyar, porque yo también necesito desahogarme, a nosotros esta situación nos afecta. Pero sí que es verdad que no me gusta que la gente sepa lo que mi hermano hace o lo que le pasa, porque la gente muchas veces habla de más, sin saber y hace juicios que hacen daño.

  1. ¿y por las instituciones? Es decir, ¿hay centros, medidas o algún tipo de ayuda para estos casos? Fácil acceso

Si claro que hay sitios en los que te ayudan, a mi hermano cuando se le empezó a írsele la situación de las manos en la que llego a agredirnos a mi madre y a mí, tuvimos que emprender acciones legales contra él. Se dio cuenta de que ya había tocado fondo y que necesitaba ayuda, ha estado ingresado en un centro, y ahora acude a citas con los psiquiatras.

Claro que todo esto se puede llevar a cabo si de forma voluntaria estas personas quieren esa ayuda. Si ellos se oponen a recibir ayuda, no se les puede obligar.



  1. Define en 5 palabras como vives esta situación

Tristeza

Impotencia

Enfado

Angustia



Situación eterna



  • Comentario del segundo bloque:

Pendiente de realizar.
  • Tercer bloque.


Entrevista a una paciente con problemas de autolesión ya superados

Esta podrá encontrarse en nuestro foro de trabajo en forma de archivo de audio (link en la bibliografía).



Entrevista al psicólogo que llevó un seguimiento al paciente anterior

Pendiente de realizar.



  • Comentario del tercer bloque.

Pendiente de realizar.

Bibliografía


Para más información, visita nuestro foro http://enfautolisis.foroactivo.com/

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-04-15/suicidio-mitos-y-realidades_759538/

http://www.medciencia.com/autolesiones-porque-lo-hacen-todo-lo-que-necesitas-saber-y-como-enfrentarte-a-ellas-trigger/

http://www.autolesion.com/

http://autolesion.blogspot.com.es/2006/01/qu-es-la-autolesin.html

http://free-from-harm.tumblr.com/post/51819219391/factores-sociales-de-la-autolesion

https://www.youtube.com/watch?v=grCKFo6ob34

http://www.elsevier.es/es-revista-semergen-medicina-familia-40-articulo-analisis-los-intentos-autolisis-un-90155318



http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=26419221004

http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-92272013000100006&lng=es http://dx.doi.org/10.4067/S0717-92272013000100006.

http://www.elmundo.es/salud/2013/12/01/529861ab63fd3d7d7b8b456a.html

http://www.guiasalud.es/egpc/conducta_suicida/completa/apartado05/evaluacion_AP.html

https://www.youtube.com/watch?v=n9wcadV2JJk

 http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-33252013000500010

http://www.antena3.com/noticias/sociedad/aumentan-menores-ideas-intentos-suicidio-autolesiones_2015101300096.html






Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad