¿Por qué solicitamos Formación Universitaria para los profesionales del Seguro



Descargar 0.76 Mb.
Página1/10
Fecha de conversión28.01.2018
Tamaño0.76 Mb.
Vistas310
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

PLAN DE ESTUDIOS UNIVERSITARIOS DE GRADO PARA LOS PROFESIONALES DEL SEGURO (Grupo A de la Resolución de Formación de la DGSFP).



AIPS MAYO 2009

Índice.


Índice……………………………………………………………………………. 2

Preámbulo………………………………………………………………………. 3

Materias que deben componer el Grado …………………………………… 13

1.- Cliente……………………………………………………………….. 13

2.- Industria (sectores de la seguridad)……………………………… 15

2.1.- Sector Asegurador………………………………………. 15

2.2.- Sector Financiero………………………………………… 15

2.3.- Sector de prevención……………………………………. 16

2.4.- Otros sectores de la Seguridad………………………… 16

2.5.- La Seguridad Social en España……………………….. 17

3.- Profesión……………………………………………………………. 18

Confección de un Grado Universitario………………………………………. 21

Legislación Básica…………………………………………………………….. 21

1.- Ley Orgánica 4/2007 de Universidades…………………………. 21

2.- Real Decreto 1125/2003, Sistema Europeo de Créditos……… 25

3.- Real Decreto 1393/2007, Ordenación de Enseñanzas

Universitarias Oficiales………………………………………….... 27

4.- Real Decreto 1509/2008, Registro de Universidades,

Centros y Títulos………………………………………………….. 36

5.- R.D. 1892/2008, Acceso a Enseñanzas Universitarias………. 39

Propuesta de Grado Universitario………………………………………….. 40
Anexo 1 Formación del Sector Asegurador………………………………. 44

Anexo 2 Formación del Sector Financiero………………………………... 55

Anexo 3 Formación en el Sector de Prevención…………………………. 110

Anexo 4 Formación en Otros Sectores de la Seguridad………………… 116

Anexo 5 Formación sobre la Seguridad Social en España……………… 124

Anexo 6 Ley Orgánica 4/2007 de Universidades………………………… 126

Anexo 7 Real Decreto 1125/2003, Sistema Europeo de Créditos……... 147

Anexo 8 Real Decreto 1393/2007, Ordenación de Enseñanzas

Universitarias Oficiales……………………………………………. 150

Anexo 9 Real Decreto 1509/2008, Registro de Universidades,

Centros y Títulos………………………………………………….. 163

Anexo 10 R.D. 1892/2008, Acceso a Enseñanzas Universitarias………. 168

Anexo 11 ANECA, Guía de apoyo para la elaboración de la memoria

Para la solicitud de Verificación de Títulos Oficiales de

Grado y Máster…………………………………………………... 184

Memoria completa……………………………………………….. 219

Anexo 12 ANECA, Protocolo de evaluación para la verificación de

Títulos Universitarios Oficiales de Grado y Máster…………... 232

Fin……….. 281

PLAN DE ESTUDIOS UNIVERSITARIOS DE GRADO PARA LOS PROFESIONALES DEL SEGURO (Grupo A de la Resolución de Formación de la DGSFP).


Preámbulo:

Antes de entrar en la exposición de las Áreas, Materias y Asignaturas que deben componer el Grado, debemos hacer una somera descripción de Qué o a Quién vamos a formar, Cuál ha de ser su perfil y su función social.

Mediante la concreción de estas premisas es cuando podremos ajustar con mayor rigor el Plan de Estudios, orientándolo completamente a un profesional exclusivamente centrado en el ámbito asegurador, o bien aunque el ámbito asegurador tenga gran preponderancia, también se oriente hacia otros sectores de influencia como el financiero, la prevención y otros más relacionados con la Seguridad Civil. (No con temas de seguridad militar o de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado).
Para la elaboración de este Plan de Estudios se ha partido de la concepción que se debe crear una Profesión nueva (actualmente no existe, en la Ley somos “actividad de mediación”), un Profesional nuevo, que aunque se puede parecer mucho, no es exactamente igual al sucedáneo que existe actualmente.

Si bien es cierto que el actual se puede homologar e integrar fácilmente.


Este nuevo profesional debe ser independiente y no estar anclado a ningún sector, sino al Cliente. Esa debe ser su natural proveniencia y el objeto esencial de su existencia. Si queremos romper con la figura del mero vendedor, aunque de su intervención profesional se pueda desprender una acción comercial que para la Industria tenga la consideración de un canal de distribución, éste tiene que ser un Asesor, un Orientador, un Consejero de sus clientes en el ámbito de sus necesidades de seguridad en su más amplio sentido, y utilizar como proveedores todos aquellos medios de protección que la Industria o los diferentes sectores empresariales y/o financieros ofrecen como productos o servicios, para dar cobertura a esas necesidades de seguridad.

Luego, en la práctica, cada profesional surgido de este Grado se integrará en los diferentes puestos de trabajo que la Industria le ofrece, o que él mismo puede proveerse de forma autónoma o independiente.

Por tanto su única adscripción o dependencia debe provenir de sus clientes, contemplando al resto de actores y componentes como herramientas o útiles de mayor o menor calidad, de mayor o menor precio, de mayores o menores expectativas, para satisfacer las necesidades de seguridad de sus clientes. Para ello deberá comprometerse a un estricto Código Deontológico en el que antepondrá siempre los intereses de sus clientes por encima de cualquier otra consideración, siempre dentro del marco legal vigente que corresponda.
El nombre que debería tener esta nueva Profesión, podría ser:

Asesores en Seguridad

Asesores en Seguros, Finanzas, y Prevención en general

Brokers de Seguridad

Brokers de Seguros, Finanzas y Prevención en general

Expertos en Seguridad

Expertos en Seguros, Finanzas y Prevención en general

Graduados en Seguridad

Graduados en Seguros, Finanzas y Prevención en general

……………………….


Una vez tenemos fijados los parámetros del Profesional que buscamos, esto ya nos da una clara pista de cuales son las áreas en las que debemos incidir y hacia las que hemos de orientar la formación. Si además somos capaces de concretar sus funciones y su metodología de trabajo, podremos afinar mucho más.
Hemos expuesto que la formación hay que potenciarla desde el punto de vista del Cliente y de la Profesión. Que la profesión debe desvincularse del Sector Asegurador y acercarla a los ciudadanos, a los clientes, porque nuestra labor de asesoramiento va más allá de los seguros. Asesoramos en seguridad a las personas, y la seguridad es un concepto más amplio que el de los seguros, que sólo son una parte. Es evidente que provenimos del Sector Asegurador y que este Sector tiene un peso muy importante en nuestras funciones, incluso hasta hace pocos años (anterior Ley de Mediación de 1992), tenía sentido una formación ligada al Sector Asegurador, pero desde entonces nuestro principal referente es el Cliente, por lo que el Sector Asegurador ya no es el único ni el más importante.
El trabajo del Asesor en Seguridad contempla 3 fases bien diferenciadas:
Asesoramiento Descubrimiento, Análisis, Clasificación y Priorización de las necesidades de seguridad. Estudio de riesgos, Organización temporal y presentación de soluciones, ofertas, proyectos,….
Gestión de la solución Selección y Contratación de las soluciones: seguros, productos financieros, alarmas, video vigilancia, rejas, etc.,…..
Servicio Atención post-contratos, seguimiento, actualización, re-asesoramiento y revisión del proceso.
Estas tres fases no son una invención de nuevo cuño, en realidad son la descripción estructurada de lo que con asiduidad realizan en la práctica la mayoría de los mediadores de seguros con mayor o menor imagen, con mayor o menor acierto, con mayor o menor rigurosidad y con mayor o menor profesionalidad.

De alguna forma, estas tres fases también están recogidas en el artículo 2.1 de la Vigente Ley 26/2006 de Mediación cuando dice que: “se entenderá por mediación aquellas actividades consistentes en la presentación, propuesta o realización de trabajos previos (Asesoramiento) a la celebración de un contrato de seguro o de reaseguro, o de celebración de estos contratos (Gestión de la solución), así como la asistencia en la gestión y ejecución de dichos contratos (Servicio),en particular en caso de siniestro.”


Lo que el artículo 12 de la Directiva 2002/92/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de diciembre de 2002 sobre la mediación en los seguros denomina como “análisis objetivo”, debe formar parte de las asignaturas obligatorias de la formación de la Profesión y debe basarse en las necesidades del cliente (ya existen ejemplos de métodos que lo contemplan como el denominado “Planificación de la Seguridad”).
Con independencia del nombre que se le quiera dar a la profesión (Corredores de Seguridad, Asesores independientes, etc), el objetivo es el Asesor de Seguridad, y dentro del ámbito de la Seguridad debemos conocer todas las materias relacionadas:

Seguros, financieras, de prevención en general, de riesgos laborales en particular, de elementos de seguridad en general, de análisis, de consulting, de peritaciones-valoraciones, de auditoría, de cálculos, de fidelización, de medición, etc.

Todo esto conlleva una cantidad de conocimientos de muchas áreas:

Medicina, ingeniería, arquitectura, derecho, psicología, sociología, contabilidad, cálculo, finanzas, etc, …, pero fundamentalmente, como punto número uno, se debe estudiar el concepto de “seguridad” de las personas (físicas y Jurídicas) como individuos, como grupos y como consumidores.


Todos estos conocimientos, por no hablar de las amplias responsabilidades y requisitos que se nos exigen, justifican más que de sobras los estudios universitarios. Unos estudios universitarios que se concretarían en el siguiente Plan General:
GRADO 4 años Formación humanística, técnica, profesional y especialización

*MÁSTER 1 ó 2 años Formación empresarial

*DOCTORADO Investigación y Desarrollo

*estudios optativos
El Ministerio de Educación nos contestó en Agosto 2006, que por su parte no existe ninguna objeción al Plan que “... será posible un título de Grado en cualquier disciplina que la Universidad, la Comunidad Autónoma correspondiente y la sociedad o el entorno productivo demanden.”

Es decir, que si existe un “mercado” y lo apoyan la Universidad y una Comunidad Autónoma, es posible.

En lo de la Universidad y las Comunidades Autónomas no vemos ningún problema, de hecho ya hay muchos contactos con la Universidad y con algunas Comunidades Autónomas, el verdadero escollo está en el mercado.

Este “mercado” está en las manos de la DGSFP.

Creemos que igual que en cualquier otro tipo de Profesión (farmacias, despachos de abogados, consultas médicas, auditores, periodistas, etc…) en cada punto de atención al Cliente de cualquier tipo de Mediador (al menos de aquellos que la Resolución de formación de la DGSFP denomina como grupo A), debe haber un Graduado, un profesional cualificado, un responsable, que garantice un asesoramiento correcto y con garantías para el Cliente.

Al consumidor, al cliente, le sirve de muy poco que al menos la mitad de las personas que componen el órgano de dirección de las sociedades de correduría y de agencia vinculada dispongan de la formación adecuada, ya que difícilmente estarán a su alcance ni a su disposición, como sí lo estarían en los puntos de atención. Este matiz de claro sentido social y de acercamiento a los clientes, además de otras ventajas relacionadas con la mejora en el asesoramiento la atención y solución a las reclamaciones, conllevaría un “mercado” potencial de decenas de miles de graduados. Por esta razón, sería razonable que la DGSFP estableciese una moratoria, un plan temporal de adaptación, tendiendo en cuenta los cuatro años (cursos académicos) que, como mínimo, dura un Grado. (Actualmente las 500 horas de la Resolución son el equivalente a un curso académico)

No obstante esto último, es preciso recordar que es ahora cuando hemos de impulsar el reconocimiento de nuestro GRADO Universitario, dejarlo para más adelante puede ser un gran error, ya que desde hace varios años las Universidades y el Ministerio de Educación vienen trabajando en la constitución del denominado Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), que se pretende concluir en el 2010, por lo que el momento actual es idóneo.
Hasta ahora teníamos noticias de fuentes directas, que el Ministro de Economía y Hacienda contemplaba la posibilidad de los estudios Universitarios (tal vez combinándolos con los estudios financieros). Es una cuestión racional, justa, necesaria y rentable para todos, que con el mismo trabajo se podría haber orientado hacia la Universidad en vez de donde nos ha llevado la Resolución de Formación.
Todas estas razones han sido ampliamente expuestas y por el momento no hemos encontrado ninguna oposición por parte de nadie.

Podemos entender las reservas del Consejo General de los Colegios por razones de financiación, pero en la actualidad el porcentaje de facturación que representa el Curso Superior del CECAS (que faculta la formación del tipo A de la Resolución), respecto a la facturación total por otras acciones de formación, ya no llega ni al 30% y va descendiendo año tras año.

La cuestión es: ¿debe prevalecer la financiación de algunos colegios (no todos), por encima del progreso de la Profesión? ¿Merece la pena elevar el prestigio y la imagen social de la Profesión y de paso del Sector Asegurador?, o por el contrario ¿es mejor no hacer nada y seguir siendo los vendedores de seguros?

Creemos que el intento vale la pena, sin embargo es evidente que la realidad no es la Universidad, y que continuamos en una profesión no reconocida (la Ley de Mediación habla de actividad de mediación), con mayores condiciones y requisitos que todas las demás profesiones y sin ninguna de sus ventajas ni reconocimientos, en un Sector Asegurador que, en general, está bastante desprestigiado (estamos todos, sin distinción, metidos en el saco de “los de los seguros” y las pocas investigaciones que se conocen sobre la opinión de los consumidores, nos colocan en las posiciones de cola de las preferencias), y con la nueva Ley y su Resolución de Formación apenas no ha variado nada en este aspecto (corrección: se ha eliminado el Título, es decir, hace unos 20 años teníamos un Título expedido por el Ministro de Economía y Hacienda, desde hace unos 10 años habíamos pasado a un Diploma expedido por el CECAS y desde julio de 2006 hemos de superar unas pruebas de aptitud en materias financieras y de seguros privados), pero seguimos con las 500 horas de siempre.


¿Por qué insistimos en el tema de la Formación Universitaria si ya la nueva Ley y su posterior Resolución la han descartado? ¿Quizás entre seguir como estamos sin hacer nada y el Grado Universitario, debe haber otras alternativas intermedias que puedan servir?

Tal vez examinar la situación actual con perspectiva, pueda ayudar a entender la insistencia y a comprender la no validez de posturas intermedias:


Quisiéramos presentar un análisis y proyección de tendencias del futuro inmediato que prevemos para nuestro colectivo:

- En primer lugar vamos a analizar la situación de las comisiones que cobramos de la Entidades.

Si echamos la vista atrás unos 20 años, todos estaremos de acuerdo en que la dinámica ha sido claramente a la baja. En algunos productos se ha notado más que en otros, es decir, hay productos en los que la disminución progresiva ha sido suave y en esos 20 años ha decrecido en un 10 o 15 %. Sin embargo, tenemos otros productos en los que la caída ha sido en picado, llegando a disminuir en porcentajes cercanos al 60 y 70%.

Lo que no ha pasado en todos estos 20 años ha sido un repunte de comisiones, es decir, en ningún caso ninguna comisión ha crecido.


Por lo tanto si debemos hacer una proyección de las comisiones para los próximos 20 años, creemos que no nos vamos a equivocar mucho si vaticinamos que las comisiones van a seguir decreciendo en mayor o menor medida hasta porcentajes que, en algunos casos, dejarán de ser números enteros y pasarán a ser decimales.
El reconocimiento del cobro de honorarios de la nueva Ley era un tema de justicia y de coherencia profesional, se han democratizado los honorarios. Estamos totalmente de acuerdo con las palabras del Director General de Seguros cuando asevera que los Corredores de Seguros deberían cobrar de sus clientes y no de las Entidades. Poco a poco se va a ir llegando a ese punto. De forma progresiva, en un futuro no muy lejano eso será así. Sin embargo si se hubiera aplicado ahora en la nueva Ley de forma radical, sin esa etapa de adaptación, hubiese sido el fin de una importante parte del colectivo que no está aún preparado para esa transformación, sobretodo por la cuestión de la cartera. Además, y esto es muy importante, todavía esta actividad es más de oferta que de demanda. Pero el futuro es ese. Que nadie lo dude. Creemos que en una generación (+25 años) eso será así. Por otro lado, con la segmentación en tres fases de nuestras funciones, es decir:

ASESORAMIENTO, GESTIÓN DE LA SOLUCIÓN Y SERVICIO quedan claramente diferenciados los conceptos de remuneración que recoge la Ley de Mediación de 2006. Es decir, el Profesional, podrá cobrar honorarios por Asesoramiento, ya que los honorarios son la retribución de un Profesional o Empresario, podrá cobrar comisiones por la Gestión de la Solución, ya que las comisiones están ligadas a una acción comercial o de venta, o bien podrá decidir si cobra por uno solo de los dos conceptos, teniendo en cuenta que el servicio va implícito como atención post contrato.

- En segundo lugar vamos a analizar la situación de los canales de distribución del Seguro.

Hace 20 años había una situación casi de monopolio de la distribución entre Agentes y Corredores (agentes libres), secundados por las entidades y sus ventanillas. Es cierto que de forma para-legal otros actores intervenían en la distribución de los seguros, pero era de forma menos significativa. Había la sensación de que cualquiera podía hacer seguros, existían colaboradores, auxiliares, avisadores, cobradores, etc, etc. La Banca empezaba a hacer sus pinitos y ya alguien estaba pensando en utilizar los teléfonos, pero de forma arcaica y poco relevante.

En estos 20 años han desaparecido los monopolios, la Banca se ha constituido en el principal canal de algunos productos, las grandes áreas comerciales distribuyen seguros de todo tipo, los “canales tradicionales” (entiéndase mediadores, agentes y corredores) han ido perdiendo cuota de mercado a pasos de gigante, pero la revolución más importante que se ha producido, la encontramos en el ámbito tecnológico. Líneas directas, call center’s, programas informáticos y, sobretodo la irrupción de Internet, han variado notablemente el panorama de la distribución hasta el día de hoy. ¿Cuántas líneas directas hay hoy?, ¿cuántos productos de seguros se venden hoy a través de Internet u otros canales tecnificados, sin necesidad de la intervención de personas y mucho menos de profesionales?

¿Es previsible que esto vaya a más? , o ¿que se estanque? o ¿que disminuya?

¿Acaso el Sector Asegurador quiere desprenderse de sus “canales tradicionales” aposta, porque no le son útiles y le estorban? ¿Es esa la tendencia?


Es previsible que esto vaya a más y consecuentemente cada vez los “canales tradicionales” irán a menos, y además esa tendencia se acelerará porque la tecnología va a un ritmo de progresión geométrica y esto no ha hecho más que empezar.

Pero, ¿significa que el Sector Asegurador es enemigo de sus distribuidores? No. Eso es Ley Natural.

Nos explicamos:

Los mediadores de seguros somos útiles para las Entidades Aseguradoras, en la medida que los productos de seguros son complejos y requieren de un traductor – intérprete para los clientes en el momento de la contratación y un acompañante cuando se produce el siniestro. Hasta ahora hemos sido útiles porque el producto asegurador ha sido (y es) complejo, farragoso y sujeto a diversas interpretaciones, pero ¿esto va a seguir así?


En la actualidad se están produciendo 4 fenómenos que van en la línea de minimizar (reducir) el papel de los mediadores y que van a ir, inexorablemente, a más:
1º.- El mencionado tirón de las nuevas tecnologías, que se van a ir abriendo paso cada vez más rápido y van a ir tecnificando todas las áreas del seguro, incluyendo la comercialización, facilitando al Cliente la contratación de los seguros de la forma más accesible posible (desde su casa, por ordenador mediante Internet, y dentro de poco desde el teléfono móvil).
2º.- Fruto de esa tecnificación, se está llevando a cabo una homologación de los lenguajes informáticos, que pronto llegarán a ser estándares (al estilo de lo que en su día hizo la Banca con la unificación de sus códigos, números de cuenta, etc). Esto ya está permitiendo ofrecer, mediante esta tecnología, productos estandarizados (tal vez no son productos hechos a medida del cliente, pero con el tiempo se llegarán a adaptar mucho más). Hay determinados productos – Vida, Accidentes, etc – que ya hace tiempo que se están comercializando mediante esta opción.
3º.- Por exigencias de los clientes, por exigencias legales y por puro sentido común, cada vez más los condicionados de las pólizas son más claros, más sencillos y más concretos (objetivos), con lo que la intervención de un mediador traductor – intérprete es menos necesaria.

En este campo todavía queda mucho por hacer, sobretodo en determinados productos que no hay manera de entenderlos y que se prestan a varias interpretaciones, pero la tendencia es innegable que va en el camino de la simplicidad y la claridad.


Y 4º.- En el apartado del servicio, también es innegable que cada vez están proliferando más los denominados call center, líneas de atención telefónica las 24 horas del día los 365 días del año.
Sinceramente, creemos que quien no quiera ver esto se está engañando a si mismo. No se trata de ser catastrofistas, porque nadie sabe con certeza lo que pasará en los próximos 20 años, pero la proyección apunta claramente en ese sentido. Es decir, cada vez somos más prescindibles para el Sector Seguros.
- Por último, si echamos un vistazo a nuestro entorno más cercano, a nuestro espejo donde mirarnos, a nuestros vecinos de la Banca, que nos llevan aproximadamente unos 25 años de ventaja en todos los sentidos (excepto en el conocimiento del negocio asegurador), podemos observar que su etapa de homologación y tecnificación se inició ya hace mucho tiempo, y aunque es verdad que determinados productos requieren de un trato directo en sus oficinas, la inmensa mayoría de las operaciones que se realizan, se hacen desde un cajero o un ordenador por los propios clientes sin necesidad de intervención por nadie del Banco. Y, como en nuestro caso, la cosa va a más (teléfonos móviles, y otras tecnologías basadas en la Game Boy que se están probando y que surgirán el día menos pensado).
El impulso que ha dado la nueva Ley de Mediación a la Banca-Seguros no va a tardar en hacerse notar en el mercado.

Para ser justos también hay que señalar que la Banca se ha dado cuenta últimamente que no todo es tecnología, que ésta puede ser compatible con el trato directo, y ya están haciendo importantes campañas publicitarias para promover el contacto personal. “¿Hablamos?”

Por otro lado el área comercial bancaria trata de innovar cada día campañas para apoderarse del “pasivo” de sus competidores utilizando, en ocasiones, las visitas a los clientes como fórmula para ganarse su confianza.

Es decir, están recuperando el contacto personalizado en determinadas áreas, porque son conscientes que es necesario, que no todo se puede sustituir por las máquinas.

- En resumen, a la vista de estas proyecciones parece claro que el colectivo de los Profesionales de los Seguros hemos de buscar, encontrar y defender nuestro hueco en el mercado.

Los días de ir de la mano con el Sector seguros se están acabando. No es una cuestión de mala intención de nadie, repetimos es una cuestión de Ley Natural.



Lo que pierde su función tiende a extinguirse, así de claro.

Por lo tanto los Profesionales Asesores de Seguridad hemos de seguir nuestro camino, los clientes. Hemos de evolucionar hacia otras funciones y otros retos. (Eso no significa olvidar de donde venimos y del importante peso que los seguros tienen en la Seguridad).


Para nosotros, el camino, nuestro lugar y función en el mercado están clarísimos:

Nuestro centro de gravedad es el cliente, nuestro negocio es la Seguridad de las Personas, tanto físicas como jurídicas. La Seguridad de las personas abarca muchos más temas que el Sector Asegurador, por lo tanto debemos abrirnos a esos temas.


La Seguridad es una de las necesidades más importantes, básicas y prioritarias de los seres humanos, su fundamento es la confianza y se sustenta en la estabilidad, la conservación del “status quo”, el futuro previsible, el orden, la protección y la ausencia de peligro.

Nuestras herramientas son la cercanía, el trato directo, la accesibilidad, la vocación de servicio, la honestidad, la independencia, la defensa de sus intereses, el conocimiento de sus necesidades, la capacidad de analizar, clasificar y priorizar las necesidades, la capacidad de aportar las soluciones más adecuadas a esas necesidades, no fallar cuando más se nos necesita, en definitiva, la profesionalidad.


Por mucho que las tecnologías avancen, en los temas relacionados tan directamente con la confianza, siempre tendrá cabida y prioridad el asesoramiento personalizado. La diversidad de clientes que existen, hace que siempre encontraremos algunos que sólo se centren en el precio, pero también los hay que valoran y buscan el asesoramiento profesional. Esto nos abre un futuro muy esperanzador y amplio en el que, al igual que otras profesiones tradicionales, como abogados, médicos, consultores, etc, tenemos cabida todos, grandes, pequeños y medianos.

No hay que poner limitaciones a la expansión de la profesión, (A nadie se le ocurre poner límite al nº de bufetes de abogados o de bares, o de consultas médicas o de supermercados).


El reconocimiento de los honorarios profesionales en la nueva Ley de Mediación ha dado un impulso a nuestro presente, pero la Formación Universitaria será la que garantice nuestro futuro y dé consistencia a la Profesión. Ésta es la que permitirá definitivamente la normalización y la creación de un Colegio Profesional sólido y sin complejos, que deberá velar sobretodo por la Ética profesional. Una profesión que tras el Grado Universitario puede contar con diferentes salidas en el mercado de trabajo:

Puede ser Corredor de Seguridad, puede crear una Sociedad de Correduría, puede ser un Agente exclusivo, un Agente vinculado, puede trabajar en un Banco como banca –seguros, puede ser el Gerente de riesgos de una empresa de cualquier sector, puede trabajar en una Correduría, o en una Entidad Aseguradora, etc., ……

Pero esto implica invertir el proceso actual. Hay que formar a los Profesionales que la Sociedad demanda colocando al Cliente y sus Necesidades de Seguridad en el centro, como protagonistas principales, por lo tanto, la formación debe girar en torno a ese eje, y una vez formados, estos profesionales cubrirán la demanda de puestos de trabajo que la Industria (el Sector Asegurador y otros sectores afines) necesita. En la actualidad, fruto de la inercia de Leyes y de la dinámica del Sector, lo estamos haciendo al revés, es decir, el centro de la actual formación es el Riesgo y el Seguro, no la Seguridad ni el Cliente (el gran olvidado), y la Resolución de Formación está ayudando a perpetuar el error.

Creemos que el Grado Universitario es una apuesta innovadora y valiente. Estamos convencidos que unos pocos años, esta iniciativa será tomada como modelo a imitar por otros estados de la Unión Europea.


- Como conclusión no nos queda más que apelar a la voluntad y a la sensibilidad de la DGSFP, para que facilite y posibilite el desarrollo de un Colectivo que se encuentra injustamente encorsetado y que se enfrenta, a corto plazo, con serias dificultades de supervivencia. Y no hay que olvidar que para los clientes este Colectivo es el único Independiente.

La función social de los Asesores de Seguridad es innegable, si conseguimos elevarla a la categoría de Profesión con mayúsculas, se generará más riqueza y puestos de trabajo, ganaremos en prestigio, autoestima y respeto, lo que repercutirá en un mejor servicio a la Sociedad.

Eso es lo que se pretende mediante la presente propuesta de Estudios Universitarios.

Para la elaboración del presente Plan de Estudios vamos a partir de la “formación ideal” para el perfil descrito y una vez conseguido esto buscaremos Cómo encajarlo en un Grado Universitario.


La Formación ideal debe seguir un orden natural lógico y cronológico, es decir, hay que empezar por el principio.

Las personas existieron antes que la Industria Aseguradora, fueron las personas quienes motivadas por sus necesidades de seguridad, impulsaron una Industria Aseguradora (y también otros tipos de industrias relacionadas) que inicialmente fue rudimentaria y que poco a poco fue creciendo, desarrollándose, puliéndose, especializándose hasta llegar a nuestros días.

Por esta razón hemos de empezar a estudiar, las personas, sus necesidades, sus necesidades de seguridad, como descubrir, clasificar, racionalizar y priorizar las necesidades, buscar las soluciones o los remedios que la Industria o los sectores empresariales proponen para esas necesidades, seleccionar los más adecuados en relación calidad/precio, gestionar la contratación de los productos o servicios y posteriormente asistir cuando se produzcan problemas, así como ocuparse del seguimiento y mantenimiento de todo el proceso.
Esquemáticamente, la formación ideal completa del Asesor en Seguridad debería contemplar las siguientes áreas:
1.- Cliente

2.- Industria

3.- Profesión

4.- Empresa

5.- Investigación – Desarrollo – Innovación
Las tres primeras configurarían los estudios de Grado, la cuarta los estudios de Máster y la quinta el Doctorado.

El Máster debe ser el paso natural de Profesional a Empresario, por lo que debe ser un Máster 100% Empresarial. (Ya existe algún precedente que sería interesante recuperar, porque gran parte del trabajo realizado en 2004 estuvo avalado por una Universidad).

El Doctorado debe orientarse a la Investigación, el Desarrollo y la Innovación, aspectos en los que queda un amplísimo camino por recorrer ya que prácticamente es un terreno virgen e inexplorado. Se han realizado trabajos interesantes desde la perspectiva de la Industria, pero muy pocos desde la perspectiva de la Profesión y de los Clientes. Por lo tanto, se abre un universo nuevo en el que la imaginación y la osadía no tienen, en principio, cortapisas.

MATERIAS QUE DEBEN COMPONER EL GRADO
1.- CLIENTE (humanidades)
.Personas:

Físicas (Individuo/sociedad, fisiología, adaptación, supervivencia, prioridades, historia de la humanidad, psicología evolutiva, sociología, estadística, historia de la psicología……)

Jurídicas (Psicología de las organizaciones, organización, estructura, funciones, responsabilidad, metodología, supervivencia, prioridades, competitividad…..)
.Seguridad
.Seguridad de las personas físicas (Teoría de las necesidades humanas, etología, neurología, conducta, personalidad, aprendizaje, motivación)
.Las necesidades de seguridad de las personas físicas (A. Maslow y otros autores)
.Seguridad de las personas Jurídicas
.Las necesidades de seguridad de las personas jurídicas
.Áreas de protección de las personas físicas

Dependientes

Independientes

Con responsabilidades


.Áreas de protección de las personas jurídicas

Sociedades

Organizaciones

Organismos

Entidades públicas
.Necesidades de protección específicas

Clasificación:

Asegurables

No asegurables:

Financieras

Prevención

Otros sectores

No asumibles por industria

Autocobertura
Priorización:

Criterio Racional (basado en los intereses latentes del cliente)

Criterio Comercial (basado en los intereses de la industria y/o profesión)

Criterio de urgencia o de impulso (basado en los aparentes intereses del cliente)


Necesidades de protección imprescindibles
Necesidades de protección necesarias (importantes)
Necesidades de protección opcional (secundarias)
.Clasificaciones top-seguridad de clientes

Personas físicas

Personas jurídicas

Los clientes como consumidores. Pautas de consumo en productos o servicios tangibles e intangibles

El cliente integral
.El documento de consultoría (cuadro resumen de necesidades clasificadas y priorizadas)
.Análisis documental y/o in situ de la situación actual de los riesgos y sus coberturas
.Análisis de suficiencias o deficiencias
.Clasificación, cuantificación y priorización en base al documento de consultoría
.La propuesta de concentración
.Organización temporal (timing), para concretar las soluciones idóneas a las necesidades detectadas, clasificadas y priorizadas.
.El documento de Auditoría (cuadro final que se deberá revisar anualmente)

Ya conocemos a las personas, a los clientes, a los consumidores. Conocemos sus necesidades, las tenemos clasificadas, cuantificadas, priorizadas y organizadas. Ahora es el momento en que debemos conocer lo que la Industria (los diferentes sectores que trabajan en temas relacionados con la seguridad civil) pone a nuestro alcance para satisfacer esas necesidades, de forma total o parcial, de mayor o menor calidad, de mayor o menor precio, de forma simple o combinada.


2.- INDUSTRIA (sectores de la seguridad)

2.1.- Sector Asegurador (Ampliación en anexo 1)
.Fundamentos básicos
.Fundamentos técnicos (técnicas actuariales,…………..)
.Legislación (Ley de Contrato,……….)
.Seguros básicos (Incendio, robo, responsabilidad civil, enfermedad, transportes, vida,……..)
.Ramos

Seguros Personales Contrarréplica desde el consumidor

Seguros de Daños (diversos) Contrarréplica desde el consumidor

Seguros de Vehículos motor Contrarréplica desde el consumidor

(Encaje con las necesidades de seguridad de las personas)
.Características del seguro privado Español. Instituciones, organización, funciones, cifras de sector y mercado. Diferencias y semejanzas con Europa.
_____________________

2.2.-Sector Financiero (Ampliación en anexo 2)


.Fundamentos básicos
.Fundamentos técnicos
.Legislación
.Ahorro Contrarréplica desde el consumidor
.Inversión Contrarréplica desde el consumidor
.Financiación Contrarréplica desde el consumidor

(Encaje con las necesidades de seguridad de las personas)

.Características del sistema financiero Español. Instituciones, organización, funciones, cifras de sector y mercado. Diferencias y semejanzas con Europa.
_____________________

2.3.- Sector de Prevención (Ampliación en anexo 3)


.Fundamentos básicos
.Fundamentos técnicos
.Legislación
.Prevención de riesgos laborales
.Estatuto de los trabajadores. Convenio colectivo.
.Características del sistema de prevención Español. Instituciones, organización, funciones, cifras de sector y mercado. Diferencias y semejanzas con Europa.
_____________________

2.4.- Otros sectores de la Seguridad (Ampliación en anexo 4)


.Legislación
.Empresas de seguridad (Guardas jurados, …..)
.Alarmas

Disuasorias

Conectadas a policía u otros centros de seguridad
.Detectores automáticos

Volumétricos

Laser

Vibraciones



Sísmicos

……… …….
.Cámaras de video vigilancia y grabación


.Muros
.Rejas
.Pararrayos
.Cajas fuertes, cámaras blindadas, blindajes (cristales, etc…)
.Refugios, habitaciones de pánico,….
.Adiestramiento de animales,………
.Conexiones de emergencia (botón pánico, botón sanitario,………)
.Implantes (Chip localizador, gps,…………)
. Vehículos blindados
.Autodefensa (artes marciales, sprays, descargas eléctricas,……)
.Escoltas y detectives privados
_____________________

2.5.- La Seguridad Social en España (Ampliación en anexo 5)


.Legislación
.Fundamentos básicos
.Fundamentos técnicos
.Régimen general

Alcance


Cotizaciones

Prestaciones

.Regímenes especiales

Alcance


Cotizaciones

Prestaciones


.El pacto de Toledo
.Organización, funciones, cifras de sector y mercado. Diferencias y semejanzas con Europa.

3.- PROFESIÓN (El profesional)


3.1.-Legislación y requisitos
3.2.- Tecnología de uso profesional

Administrativa (software de gestión)

Asesoramiento (software comercial)
3.3.- Comunicación

Verbal (asesoramiento y técnicas comerciales)

No verbal (Flora Davis)

Escrita (Análisis de textos)

3.4.- Negociación -- 25 horas

Resolución de conflictos. Formas de abordar un conflicto.

Los caminos de la negociación:

Posiciones negociadoras básicas: dura y blanda.

La negociación por principios: Personas-Posiciones-Intereses-Criterios.

La calidad total y la negociación. Método Gano-Ganas.

Motivación y negociación.

Pensamiento estratégico de la negociación.

Preparación creativa: Mapas mentales.

Sombreros para pensar y zapatos para actuar.

Preparación táctica: ¿Qué quiero yo? ¿Qué quieren ellos? ¿Cuál es mi MAPAN? ¿Cuál es mi PE-PO-PA?

Negociar con otras culturas.

Definición y origen del estrés.

Respuesta de estrés y estresor.

Efectos del estrés: ¿Cómo reacciono ante las situaciones de estrés? Mapapersonal. ¿Qué tipo de personalidad soy?

El estrés laboral. Estrategias de afrontamiento. Cómo evitar el “burn out” y sus costes.

Gestión eficaz del tiempo. Desarrollo de un plan de acción personal.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos