Pontificia universidad catolica madre y maestra



Descargar 447.11 Kb.
Página1/7
Fecha de conversión28.09.2018
Tamaño447.11 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7

Material recopilado y preparado por Juan F. Puello Herrera

PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA MADRE Y MAESTRA

CENTRO DE TECNOLOGÍA Y EDUCACIÓN PERMANENTE (TEP)

VICERRECTORÍA DE POSTGRADO

DIPLOMADO EN BIOÉTICA

BIODERECHO

Programa


PRIMERA PARTE

A.- Introducción.

a) Generalidades.

b) Nociones generales sobre el derecho.

c) Glosario de términos a citar.

B.- Bioética y derecho: legalidad-moralidad.

a) Aspectos conceptuales.

b) Ámbito.

1) De la bioética;

2) Del bioderecho.

c) De la bioética al bioderecho

d) Tres casos a manera de estudio:

1) Consideraciones éticas sobre el aborto;

2) La clonación humana;

3) La eutanasia.

SEGUNDA PARTE

C.- Principios legales aplicados a profesionales de la salud.

D.- Actos médicos con relación a la responsabilidad penal y civil: dolo, imprudencia, negligencia e impericia.

E.- Cuestiones legales en la relación médico paciente.

F.- Presentación, análisis y valoración de las distintas leyes relativas al ejercicio de la medicina.

Facilitador: Lic. Juan Francisco Puello Herrera

PRIMERA PARTE

“Dios escoge sus criaturas al nacer e incluso hasta antes de nacer”. Epicteto.

“El shock del futuro es el stress y la desorientación que induce a los individuos a cambios muy acelerados en muy poco tiempo”.

"La sociedad necesita personas que se ocupen de los ancianos y que sepan cómo ser compasivos y honestos. La sociedad necesita gente que trabaje en los hospitales. La sociedad necesita todo tipo de habilidades que no son sólo cognitivas, son emocionales, son afectivas. No podemos montar la sociedad sobre datos". Alvin Toffler

A.- Introducción.

a) Generalidades

En un artículo de Euclides Eslava (profesor de Profesor de Teología. Instituto de Humanidades, Universidad de La Sabana, Colombia) “Libertad y anarquía, el pensamiento ético de Joseph Ratzinger” señala que: “La palabra ‘libertad’ se ha convertido en un vocablo mágico: la disfrutamos pero, al mismo tiempo, la sentimos amenazada y restringida”.

Para Joseph Ratzinger el “ser humano, que se ha emancipado de los vínculos de la costumbre y de la tradición, experimenta límites hasta ahora insospechados, impuestos por la civilización técnica y centralizada. Esta situación lleva a interrogarnos si no habremos cambiado espacios libres por otros más restrictivos, si no sienten nuestras sociedades el deseo de combatir también el orden de la libertad que imponen las instituciones para llegar por fin a la verdadera libertad personal”.

El punto verdaderamente crítico de la modernidad es que el concepto de verdad ha sido prácticamente abandonado y sustituido por el de progreso. “Se dice el progreso es la verdad. Mas, con esta aparente elevación, se desmiente y anula a sí mismo; pues cuando no hay dirección, la misma cosa puede ser tanto proceso como retroceso”. Más, la verdad es enemigo de lo verdadero.

Ratzinger propone tres indicaciones para mejorar el futuro de nuestra sociedad:

1º.- que predomine la ética sobre la política;

2º.- rescatar el carácter imprescindible de la idea de Dios para la ética; y,

3º.- en primer lugar, la necesidad de rechazar la fe en el progreso.

La ética personal y social desde que fue tratada por primera vez por Aristóteles en su Ética a Nicomaco se constituyó en sistema. La ética es parte de la filosofía, estudia la moral y las obligaciones del hombre, sus obligaciones morales.

La ética es un índice de calidad, sin ética no puede haber valor ni valía de entidades, ni de instituciones públicas o privadas. El fomento de esos valores inspiradores dan calidad y valor, valores que dan valor.

¿Es la ética saber vivir o arte de vivir? (Fernando Sabater ética para Amador)

La ética está de moda, se habla mucho de ella, con el riesgo que el empleo excesivo de la palabra contribuya a una devaluación del propio concepto.

Para esto se necesita de: ¡Coherencia!

El objeto de la ética es el estudio del bien moral y de los actos y hábitos buenos, pero también el estudio del mal y de los actos y hábitos malos.

La ética cristiana es otra cosa, no está sustentada en el ideal de sabio como era antiguamente, sino en el ideal de santo. La ética cristiana consiste básicamente en reproducir la imagen de Jesús en nuestras vidas.

La moral y la ética son dos conceptos que están unidos por un cordón umbilical. La palabra moral es de origen latino acuñada por Cicerón y su raíz es el vocablo mos que significa costumbre. La palabra ética es de origen griego, su raíz etimológica es ethos, que originalmente significaba residencia, morada, pero que después conforme toda la tradición filosófica a partir de Aristóteles, y que concierne directamente a la ética, significa modo de ser o carácter. De esta misma raíz griega, proviene la palabra ethikos, que significa teoría de la vida, y de la que derivó la palabra castellana ética.

El vocablo ethos tiene un sentido más amplio que el que hoy tiene la palabra ética, en razón de que abarca las disposiciones del hombre en la vida, su carácter, sus costumbres y también lo moral. Se podría traducir por modo o forma de vida en un sentido más profundo de la palabra, la Real Academia de la Lengua española define el "etos", como: "Conjunto de rasgos y modos de comportamiento que conforman el carácter o la identidad de una persona o una comunidad." Aun así, no puede existir una ética plenamente individual, ya que toda instancia moral siempre tiene un doble horizonte: personal y social.

Distintos conceptos de moral o ética: La Moral general o fundamental, estudia las categorías generales del obrar humano y los fundamentos de la eticidad. La Moral especial, se ocupa de los problemas concretos del compromiso ético, que tiene dos vertientes:

a) La Moral Personal estudia los valores de conducta del individuo y pautas de comportamiento que se exigen para el desarrollo de su personalidad; y cuyo objeto son los valores, las virtudes, las obligaciones, las responsabilidades y las potencialidades de cada ser humano; que constituye el origen y centro de los valores, que se manifiesta a través de la dimensión ética de la persona expresada con el concepto de centralidad, grandeza y dignidad inviolables del ser humano, explicitada en los siguientes aspectos:

-La persona es un valor absoluto en sí misma, no un valor relativo.

- La persona debe ser siempre considerada como un fin, no como medio.

-La persona es la cúspide y el centro de todos los valores.

- La persona por sí misma, tiene un valor sustancial ético, más allá de otros aspectos o valores culturales, económicos, sociales, de conocimiento, entre otros.

-El carácter de centralidad y de valor absoluto reclama para la persona el ser sujeto de todos los derechos humanos fundamentales.

b) La Moral Social que analiza y reflexiona sobre la problemática ética de la sociedad y que no refiere a la naturaleza abstracta del ser humano, sino a sus derechos concretos. Esta de manera general analiza, evalúa y orienta los problemas éticos que nos presenta la realidad social. Siendo la persona un valor ético en sí, tiene una doble vertiente en cuanto a la realidad personal y la realidad pública o social, por lo que no se puede reducir la moral a un valor exclusivamente privado, pues se caería en el individualismo; como tampoco reducir la moral a un valor exclusivamente social pues se caería en el colectivismo. Nunca puede ser entendida esta división desde una perspectiva dualista, como si los problemas morales personales no tuvieran incidencia social o como si los problemas sociales no tuvieran su origen en el corazón de las personas.

Bajo el siguiente esquema se entiende mejor:

Moral general o fundamental Estudia las categorías del obrar moral.

Busca la fundamentación de la eticidad.

Moral especial o sectorial Se ocupa de los problemas morales concretos.

Dos son los sectores del compromiso moral:


  • Problemas en torno a la persona (Moral

personal).

  • Problemas en torno a la sociedad (Moral social).

Por otra parte, la moral y el derecho son afines, porque ambas se ocupan de orientar la conducta humana. La moralización está presente en los códigos dominicanos, ya que estos recogen un derecho marcadamente influenciado por conceptos éticos. Se aprecia en el Artículo 6 del Código Civil dominicano, que dispone que las leyes que interesan al orden público y a las buenas costumbres no pueden ser derogadas por convenciones particulares. De igual modo el Artículo 1.133 del Código Civil dominicano, que prevé que es ilícita la causa cuando es contraria al orden público y a las buenas costumbres. El Artículo 45 de la Constitución Dominicana establece que el Estado garantiza la libertad de conciencia y de cultos, con sujeción al orden público y respeto a las buenas costumbres.

Las buenas costumbres es otro concepto de ética, esto es, lo que en la convicción moral de la sociedad se estima como malo, contrario a lo bueno, al buen hacer, a la buena conducta. En otros términos las buenas costumbres es un freno a lo mal hecho.

El concepto de buena fe y de buen padre de familia están presentes en treinta Artículos del Código Civil dominicano. La buena fe marca un modelo de conducta, siendo el buen padre de familia el agente de esa conducta.

El Artículo 249 de la Constitución Dominicana expresa que para ser miembro de la Cámara de Cuentas se requiere ser dominicano o dominicana en el pleno ejercicio de los derechos civiles y políticos, ser de reconocida solvencia ética y moral.

Los valores juegan un papel importante en la ética, tema por cierto, difícil de tratar, por su bipolaridad. Digamos que valor es la cualidad de un objeto que motiva que se le vea como necesario y deseable por un grupo o un individuo. La persona humana es el centro de los valores, de las normas de moralidad, de comportamientos dignos e indignos. Por esto existe la escala o jerarquía de valores.

Constitución Dominicana: “Artículo 26.- 3) Las relaciones internacionales de la República Dominicana se fundamentan y rigen por la afirmación y promoción de sus valores e intereses nacionales, el respeto a los derechos humanos y al derecho internacional”;

Constitución Dominicana: “Artículo 63. Con la finalidad de formar ciudadanas y ciudadanos conscientes de sus derechos y deberes, en todas las instituciones de educación pública y privada, serán obligatorias la instrucción en la formación social y cívica, la enseñanza de la Constitución, de los derechos y garantías fundamentales, de los valores patrios y de los principios de convivencia pacífica”.

Constitución Dominicana: “Artículo 193.- Principios de organización territorial. La República Dominicana es un Estado unitario cuya organización territorial tiene como finalidad propiciar su desarrollo integral y equilibrado y el de sus habitantes, compatible con sus necesidades y con la preservación de sus recursos naturales, de su identidad nacional y de sus valores culturales”.

Por su parte, los valores morales, son cualidades objetivas y reales que interpelan a la libertad y la responsabilidad del ser humano para edificar su vida de acuerdo a lo bueno y lo justo frente al mal y a la injusticia. No hay crisis de valores sino de valoraciones.

Se dice entonces que el ser humano es un proyecto a realizarse a través de toda su vida mediante el ejercicio de su libertad, debiendo tener en cuenta el derecho y la dignidad de los otros a la hora de tomar sus decisiones. Para seguir nuestra conciencia debemos formarla, lo que implica buscar unos valores básicos correctos que vayan dirigidos al bien y el desarrollo del ser humano (entiendo, que desde la perspectiva del compromiso cristiano). De esto se deduce, que las ideas básicas que nos sirven como eje en el razonamiento moral son los valores, estos fundamentan la razón de nuestros actos, ya que son realidades o actitudes consideradas importantes.

La Constitución de la República Dominicana en el Preámbulo establece que nos regimos por los valores supremos y los principios fundamentales de la dignidad humana. El Artículo 63 de la Constitución Dominicana sobre el derecho a la educación refiere que la educación tiene por objeto la formación integral del ser humano a lo largo de toda su vida y debe orientarse hacia el desarrollo de su potencial creativo y de sus valores éticos.

En otro orden, la vida es percibida sobre todo por los creyentes, como el más precioso de los dones que ha recibido y la más imprescindible de las tareas que han sido confiadas a su responsabilidad tanto individual como social. La cultura contemporánea ha convertido esa responsabilidad en una encrucijada de valores. La técnica plantea cada día numerosas cuestiones éticas sobre el cuidado de la vida.

b) Nociones generales sobre el derecho

Contenido. Conceptos preliminares. Noción de Derecho. Planteamiento del problema y dificultades. El Derecho como norma de la vida social. Noción vulgar y etimológica. Distintas acepciones del término derecho. Definición aceptada. Derecho Natural y Positivo. Derecho Subjetivo y Objetivo: Derecho histórico, derogado y vigente. Eficaz e ineficaz. Sustantivo y adjetivo. Estatuido y consuetudinario.

La validez del derecho: sus clases y relaciones. El Derecho como objeto de la actividad humana: consideraciones previas; el mundo de los objetos; partes de la filosofía y clasificación de las ciencias jurídicas; arte y técnica del Derecho.

Objetivo. Para entender el contenido del Bioderecho, debo familiarizarlos con cada uno de los conceptos que envuelve el Derecho, la diversidad de acepciones que contiene y la riqueza de su contenido. Ofrecerle además una visión de conjunto sobre los tipos de actividad, teórica y práctica que el Derecho ofrece en las relaciones interpersonales para aplicarlas al tema que nos ocupa.

Noción de Derecho.

No hay uniformidad de criterios sobre la noción de derecho. I. Kant expresaba que “todavía andan los juristas buscando la definición de su derecho”. Se dificulta llegar a un concepto del derecho que abarque todos sus aspectos debido a tres razones:

Por la riqueza y variedad de su contenido;

El Derecho en toda su complejidad se encuentra ubicado entre los objetos culturales que no se rige por leyes exactas;

Por su conexión con la filosofía y la sociología, ya que cada escuela filosófica y sociológica tiene su propia noción de derecho, a lo que se agrega en la actualidad que hay una corriente moderna que pretende independizar el Derecho de la Filosofía y la Sociología. Al respecto J. Castan Tobeñas reconocido autor moderno en su libro Las Diversas Escuelas Jurídicas y el Concepto de Derecho recoge cuarenta conceptos distintos del Derecho inspirados en varias escuelas. Esto sin contar la noción intuitiva que tiene cada persona de lo que es el Derecho.

1.2. El Derecho como norma de la vida social.

El ser humano y las limitaciones de su libertad. El ser humano es un animal social que no puede vivir marginado sino relacionado con el mundo y relacionándose con otros (para los creyentes relacionándose con Dios). Si bien es libre, la situación de “ser relacionado” limita el ejercicio de su libertad fundamental de dos formas:

a) En cuanto al mundo, ya que su actividad está sometida a reglas técnicas que son los “los medios idóneos para lograr un fin determinado, pero no imponen un deber absoluto”, por ejemplo el empresario que quiera instalar una estación de gasolina, deberá, además de obtener una autorización especial para su instalación, cumplir con una serie de normas o reglas técnicas entre las que se encuentra, adoptar medidas de seguridad para la construcción y almacenamiento de combustibles. Como se puede apreciar las reglas técnicas se refieren a las pautas a seguir para el caso que alguien decida instalar una estación de gasolina.

b) Respecto de los demás seres humanos (y de Dios), son las normas las que rigen su vida, las cuales son reglas de conducta de observancia obligatoria, por ejemplo es obligatorio a los contribuyentes pagar los impuestos al Fisco.

Clases de normas. En la vida en sociedad aparecen cuatro clases de normas que limitan la libertad del ser humano:

Convencionalismos sociales o normas de trato social, por ejemplo las buenas costumbres.

Normas morales, que rigen las acciones humanas con miras al bien individual de cada uno y que se cumplen espontáneamente, sin presión exterior, por ejemplo hacer actos de caridad.

Normas religiosas las cuales rigen las acciones humanas con miras al bien sobrenatural, conforme la conciencia personal de cada uno.

Normas jurídicas, las cuales rigen la conducta humana en la vida social y que pueden ser exigidas mediante un constreñimiento exterior por la autoridad competente. Por ejemplo la Ley que regula el tránsito vehicular previene que no haya accidentes en la circulación de vehículos y que tiene sanciones para los violadores de dicha disposición legal. Es de observar que una misma conducta humana puede ser imperada (mandada) por varias normas de distintos órdenes, que, en algunos casos, se superponen y se complementan. Por ejemplo el precepto del quinto (5to.) Mandamiento no matarás es moral, religioso y jurídico a la vez. (Mandamientos: (1) Amar a Dios; 2) No tomar en vano su Nombre; 3) Santificar las fiestas; 4) Honrar padre y madre; 5) No matar; 6) No cometer actos impuros; 7) No robar; 8) No calumniar ni mentir; 9) No consentir actos impuros; 10) No codiciar bienes ajenos).

Derecho y sociedad. El ser humano para alcanzar la perfección a que está llamado en el orden físico, individual, espiritual y moral, debe convivir con otros, colaborando y complementándose. El ser humano está llamado a vivir en sociedad, por lo que la vida social requiere del respeto mutuo entre las personas que la componen, dividiendo sus actividades conforme sus cualidades (¿carismas?), que van dirigidas en una colaboración mutua hacia determinados objetivos, esto es, un orden. Para conseguir esto es preciso que existan normas jurídicas o lo que es lo mismo un Derecho. Una celebre frase de Giorgio Del Vecchio que es un silogismo jurídico consagra esto: (Ubi homo, ibi societas; ubi societas, ibi ius; ergo ubi homo, ibi ius) “Donde está el hombre está la sociedad; donde está la sociedad está la justicia; por tanto, donde está el hombre está la justicia“.

Donde existe la sociedad allí hay Derecho. Cada pueblo ha sentido en un momento determinado de su historia la necesidad de un ordenamiento jurídico, de establecer su Derecho, por eso el Derecho es tan antiguo como la historia. Todo el comportamiento humano está tocado por el Derecho, de ahí su importancia en la vida social.

Digamos por ahora, que el derecho es un sistema de normas que, coexistiendo con otras normas diferentes, limitan la libertad de los seres humanos y ordenan su comportamiento en la sociedad con la finalidad de conseguir un orden social indispensable para su desarrollo y perfeccionamiento.

1.2 Noción vulgar de Derecho.

Se entiende comúnmente que lo que está derecho no se encuentra torcido. Implica la idea de rectitud. Si aplicamos esta idea a la conducta humana, la misma es conforme a derecho (recta) cuando se adapta a determinadas reglas o normas de convivencia que se imponen por un mandato.

En esta noción hay tres elementos: la rectitud de la conducta humana con relación a una norma que es impuesta a los que viven en sociedad por un mandato. En ese sentido F. Clemente Diego define el Derecho como “la dirección de la conducta humana hacia el bien exigido imperiosamente por las relaciones esenciales de la sociedad humana”.

1.3 Noción etimológica de Derecho.

Para Henry Capitant la etimología es la mejor definición porque revela la verdadera imagen del término a explicar. El significado de la palabra derecho deriva del latín di-rectum, participio pasivo (forma nominal del verbo con carácter adjetival) del verbo dirigo, que equivale a dirigir con rectitud, palabra en la que el prefijo di-” afianza la idea de estabilidad. Más antiguamente, la palabra griega “orego” y la raíz aria” “r j”, con las modificaciones semánticas respectivas, se encuentra en la voz derecho de casi todas las lenguas: diritto, en italiano; directo, en portugués; dreptu, en rumano; droit, en francés; Rect., en alemán; rigth, en inglés; recht, en holandés.

Sin embargo, en el Derecho Romano, que es la base de los sistemas jurídicos latinos el término “derecho” no es equivalente, ya que en Roma se le denominaba al derecho ius. Muchos de nuestros términos jurídicos se derivan de esta palabra, por ejemplo jurisprudencia, jurista. A su vez el término “ius” deriva según algunos autores del verbo “iubeo” que significa mandar; otros autores en cambio señalan que se deriva de “iustum” que significa lo que es justo o recto con relación a los demás, y también de “iustari”, que se traduce como ajustar, o sea, adaptar la conducta de los seres humanos a la norma jurídica. De igual manera, la etimología de la palabra derecho contiene las ideas de rectitud y mandato y también la de norma cuyo cumplimiento hace recta la conducta humana.

1.4 El termino Derecho.

La palabra derecho se emplea en varios sentidos y que pudiera decirse que es multíplice por lo extenso de su contenido. Desde esa perspectiva se utiliza el término derecho en los diversos sentidos que se entienda, aunque la persona no sea un experto en la materia. Por ejemplo cuando alguien dice que tiene derecho sobre algo; que los bienes de una persona forman parte de su derecho patrimonial; que no hay derecho a la injusticia; que va a estudiar la carrera de Derecho.

Antes de ver esta multiformidad del Derecho veremos cuatro acepciones del Derecho:

1.5 Acepciones de la palabra Derecho.

Derecho como norma o sistema de normas, que se denomina Derecho Objetivo. Por ejemplo el Derecho Dominicano.

Derecho como facultad o poder de hacer, poseer o exigir algo, que constituye el derecho subjetivo, en función de la persona o sujeto que lo detenta o goza del mismo. Por ejemplo el derecho de propiedad, de exigir el pago de un crédito, de celebrar contratos.

Derecho como ciencia, por ejemplo cuando se refiere a la ciencia del Derecho.

Derecho como expresión de principios superiores, esto es, como ideal ético o moral de justicia; de esta manera se dice muchas veces que no hay derecho a tal injusticia.

A veces se utiliza la palabra derecho incluyendo dos o más sentidos. Por ejemplo, la frase “Derecho Natural” se usa en ocasiones sin distinguir, lo que implica a la vez un sistema de normas, las facultades o poderes derivados de ellas y el carácter ético o moral de la justicia.

1.6 Analogía del término Derecho.

La riqueza contenida en la expresión derecho no debe llevar a darle un sentido que pueda emplearse el término dándole varias significaciones independientes entre sí. Por ejemplo pato puede referirse a un ave o a un recipiente donde se recoge la orina de una persona que guarda cama por enfermedad.

Por el contrario, los diversos sentidos en que se utiliza el término derecho hacen referencia a algo común entre ellos, en otras palabras, a una idea que se encuentra en todos los términos a pesar de tratarse de realidades distintas. Es en síntesis, un término análogo, esto es, “aquel que se aplica a realidades distintas desde un punto de vista semejante”.

1.7 Definición de Derecho.

El autor J. Castan Tobeñas sostiene que una buena definición del Derecho, para cumplir con las reglas de la lógica debe reunir dos exigencias: hacer referencia a todos los elementos esenciales del Derecho, incluso a la idea o fin supremo que justifica su existencia sin limitarse sólo a los elementos externos o formales del mismo; y las de abrazar sintéticamente todos los aspectos del Derecho.

El contenido amplio y complejo que es el Derecho ha sido analizado en distintas épocas por diversas escuelas que se pueden resumir en cuatro grupos:

Las que atribuyen al Derecho un contenido moral o axiológico;

Las racionalistas (se oponen a la experiencia);

Las de base empírica; y

Las voluntaristas (más valor a la acción que el conocimiento).

Cada una ha descubierto elementos valiosos en el Derecho que se resumen en la siguiente definición: “Derecho es la recta ordenación de las relaciones sociales, mediante un sistema racional de normas de conducta declaradas obligatorias por la autoridad competente, por considerarlas soluciones justas a los problemas surgidos de la realidad histórica”.

Analicemos:

Recta ordenación: es la idea fundamental del Derecho, poner orden a las relaciones que surgen del hecho social, para hacer prevalecer en ellas la justicia dentro de un bien común o social que se ofrece a todos.

Sistema racional de normas: las normas jurídicas deben formar una estructura, una organización perfecta en las que interviene la razón; no pueden contradecirse y cada una debe ocupar su lugar conforme una jerarquía de normas de distinto rango y valor.

Normas de conducta: estas normas sirven para distinguir las normas jurídicas (que como toda norma impone deberes) de las técnicas (que sólo indican los medios idóneos para conseguir un fin determinado).

Ponen de manifiesto que aunque alguien quede obligado frente a los deberes, es libre de cumplir o no las normas. Los deberes que se imponen a las personas descansan sobre el presupuesto de su libertad.

Declaradas obligatorias por la autoridad: el poder público competente es el que tiene la misión de velar por el orden y promover el desarrollo de la comunidad, crear un clima de seguridad.

Por considerarlas soluciones justas: aunque la idea de justicia varía con frecuencia de un tiempo a otro y de un lugar a otro, se precisa que toda autoridad deje de exigir una ley cuando se demuestre que es injusta, y que la población no considere como Derecho autentico la norma que sea manifiestamente injusta.

A los problemas: el Derecho no es una ciencia especulativa, sino práctica, dirigida a la acción.

Surgidos de la realidad histórica: se refiere a las diversas realidades de cada tiempo y cada sociedad (económicas, políticas, sociales, religiosas), las fuentes materiales o reales del Derecho, esto es, la materia que constituye un contenido de las normas y que debe ser organizada de una manera racional y justa por el bien común. Los cambios rápidos y profundos que ocasionan desequilibrios y violencias exigen que el Derecho evolucione en ese mismo sentido adaptándose a la realidad.

1.8 Clasificaciones del Derecho. Derecho Natural y Derecho Positivo. Derecho Objetivo y Subjetivo.

Derecho Natural. El término natural se deriva de a palabra “natura-ae” que significa naturaleza. Se puede definir como “el conjunto de principios normativos esenciales al orden social que se fundan en la naturaleza humana, se conocen por la luz de la razón natural y se imponen a los hombres por la fuerza de la misma naturaleza”.

El derecho natural es anterior al Derecho positivo. Algunos juristas oponen el Derecho positivo al natural como si el primero fuera el Derecho de la realidad y el segundo tan sólo, expresión de los ideales que inspiran al jurista. No es así, no son dos ordenamientos aislados sino concurrentes en numerosas normas y preceptos. Aunque es bueno aclarar que hay autores como Hans Kelsen que sostienen que la división del Derecho en natural y positivo es uno de los dualismos que conviene eliminar.

Derecho Positivo. Etimológicamente se deriva de la palabra “positum” (puesto ahí, impuesto). Se define como “el sistema de normas emanadas de la autoridad competente y promulgadas de acuerdo con el procedimiento de creación del Derecho imperante en una nación determinada”. Se impone a los individuos bajo la sanción de la fuerza pública.

Derecho Objetivo. Desde Roma viene considerándose el Derecho en dos sentidos distintos y contrapuestos: como norma agendi y como facultas agendi. Viene de la palabra latina “ob-iectum” (echado enfrente) tiene que ver con la actividad de las personas en la vida social y la exigencia de acomodarse a sus mandatos.

Se define como “el conjunto de normas imperativo-atributivas que rigen la conducta humana en la vida social”. Este Derecho se identifica con el Derecho-Norma. Cada norma jurídica es Derecho Objetivo, y el conjunto de normas jurídicas positivas de un medio social determinado se denomina ordenamiento jurídico.

Derecho Subjetivo. El termino se deriva del latín “sub-iectum (echado debajo). Se define como “el poder concedido a una persona (individual o colectiva) por el Derecho Objetivo de hacer, poseer o exigir algo. Se identifica con el Derecho-Facultad. No se concibe fuera del Derecho Objetivo.

1.9 Clasificación del Derecho Objetivo Positivo.

Derecho vigente, derogado e histórico. La palabra vigente significa “estar en vigor”. El Derecho está vigente cuando ha sido promulgado e impuesto por el Poder Publico competente. Se define como “ el conjunto de normas imperativo-atributivas que la autoridad competente declara obligatorias en un país determinado y en una cierta época”.

El Derecho que está vigente ha sustituido a otro u otros que estuvieron vigentes en épocas anteriores. Si están muy lejos en el tiempo quedan como derechos históricos (Derecho Romano o el de la Colonia). Si son de nuestra época se denominan derogados (Por ejemplo nuestra Constitución ha sido modificada en treinta y ocho (38) ocasiones desde el 27 de febrero de 1854 al 25 de julio de 2010. La vigencia da al Derecho su validez formal.

Derecho eficaz e ineficaz. No todo el Derecho que está vigente se aplica, de ahí la distinción entre el Derecho vigente que se aplica y el que no se aplica. Se da por ejemplo en la no aplicación de una ley por el desuso. La eficacia da al Derecho formalmente valido la nota de validez social. Se da cuando es efectivamente observado por la comunidad y exigido por los órganos del Poder Público (Ley No. 1918/49 prohibición nombres en otro idioma; Paseo Pte. Trujillo prohibido saco en mano).

Derecho Sustantivo y Adjetivo. El término sustantivo se emplea para destacar lo esencial y fundamental del mismo. Lo constituyen “aquellas normas que establecen los derechos y obligaciones de los sujetos vinculados por el ordenamiento jurídico” (Por ejemplo la Constitución).

El término adjetivo expresa una cualidad y son “las normas destinadas a garantizar el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de las obligaciones consagradas por el derecho sustantivo” (Por ejemplo las ley de tránsito o las normas del Procedimiento Civil).

Derecho estatuido y consuetudinario. El Derecho Positivo Objetivo tiene dos maneras de creación: la primera es de arriba hacia abajo, la impone el Poder Publico y es el “Derecho impuesto por el Poder Público en forma escrita y en cierto modo solemne”.

La segunda es de abajo hacia arriba, que se inicia en la comunidad por la repetición general y constante de hechos o usos sociales, llegando a formarse la “opinión generalizada de su necesidad” (opinio iuris necessitatis) que se convierte en costumbre jurídica pudiendo ser reconocida por el Poder Publico. Se define como “el Derecho que brota de la comunidad por un largo uso y es reconocido por el Estado como necesario para el bien común”.

1.10 La validez en el derecho. Clases y relaciones.

Validez formal, social e intrínseca. Estas tres clases de validez tienen sus exponentes que se polarizan según las distintas Escuelas Jurídicas que representan: a) El positivismo o Dogmática jurídica y el formalismo de la Escuela de Viena consideran esencial la validez formal; b) El sociologismo y la Escuela Histórica, la validez social; c) La doctrina tradicional de Derecho natural y el axiologismo requieren además, la validez intrínseca.

Es preciso recordar que la vigencia da al Derecho su validez formal y la eficacia su validez social. Pero el Derecho requiere de una tercera validez, la axiológica o intrínseca, ya que toda norma jurídica para ser autentica debe realizar lo que se denomina lo fundamental de la justicia, por lo que, en ausencia de esto quedaría reducida a una falsificación del Derecho. Las normas no deben negar la calidad de personas ni los derechos básicos del ser humano a quienes van destinadas estas normas. Lo ideal sería que el Derecho reúna las tres clases de validez formal, social e intrínseco.

Validez material. Además de las tres clases de validez expuestas, se dice que una norma tiene validez material cuando un contenido está de acuerdo con las normas que poseen un rango superior a ella dentro del mismo Ordenamiento Jurídico, esto es, que no las contradice ni las altera, sino que las desarrolla, las aclara o las completa. Por ejemplo los Reglamentos que son de rango inferior ayudan a la aplicación de una Ley que es de rango superior.

1.11 El Derecho como objeto de la actividad humana. Consideraciones previas; el mundo de los objetos; partes de la filosofía y clasificación de las ciencias jurídicas; arte y técnica del Derecho.

El Derecho hay que analizarlo desde la perspectiva del objeto de la actividad humana, tanto en cuanto a su estudio e investigación como a la práctica jurídica. Antes de hacer este análisis daremos algunas nociones previas sobre el conocimiento y sobre el mundo de los objetos, uno de los cuales es el Derecho. Se explicarán de manera breve las distintas disciplinas jurídicas, además de la consideración del arte y la técnica jurídica.

Consideraciones previas. El ser humano, ciencia y realidad. La complejidad que marca la existencia humana no permite que sea estudiada de la misma manera como si se tratara de una investigación científica en un laboratorio. Cada ciencia estudia un aspecto de la realidad que constituye su objeto y tiene su propio método determinado por la naturaleza del objeto que le corresponde estudiar.

Así, un mismo objeto puede ser estudiado desde distintos puntos de vista, admite diversas perspectivas de análisis y conocimiento (por ejemplo el ser humano puede ser objeto de estudio por la medicina y la psicología). Pero también, el conocimiento puede darse en distintos niveles de profundidad: empírico, que es el conocimiento de algo que no hemos estudiado ni analizado; científico, que estudia los fenómenos y las leyes que los rigen relacionándonos y que pueden ser comprobados y experimentados (conoce la realidad por sus causas o razones más próximas o inmediatas). Sin embargo el espíritu humano no se satisface con esto ya que aspira a conocer las cosas más profundamente y quiere llegar a las últimas razones o principio de las cosas. Más allá de lo que es un conocer puramente “empírico”, en un grado más próximo están las ciencias; en el último, más profundo y lejano la Filosofía.

Disciplinas jurídicas. Una parte de la realidad con la que el ser humano se enfrenta es el Derecho. Por ser tan amplio y complejo, para conocerlo y dominarlo se ha hecho necesario crear las disciplinas jurídicas. Algunas estudian el Derecho integralmente, aunque desde distintas perspectivas, coinciden en su objeto material, pero se diferencian en su objeto formal. Unas se refieren sólo al Derecho, otras estudian lo relativo a otros elementos y con distintos fines (históricos, sociológicos entre otros), otras se limitan a sectores determinados del Derecho. Veamos brevemente estas disciplinas:

Filosofía del Derecho. Constituye una parte de la Filosofía en general definida esta por Ortega y Gasset como “el saber autónomo (que no depende de otro) y pantonómo (saber integral dando una visión completa del mundo y de la vida como ciencia universal y absoluta), animado por una apetencia radical de integridad (sentido vital y práctico que no se queda en la pura especulación), como ciencia universal absoluta”. J. Maritain entiende que la Filosofía es “el conocimiento científico que mediante la luz de la razón natural considera las primeras causas o razones más elevadas de las cosas”. La Filosofía del Derecho se encuentra dentro de la filosofía práctica ya que pretende regular la actividad humana en la vida social; es la razón por la que el Derecho guarda relación con la Ética o Moral.

De esta manera la Filosofía del Derecho se define como “la inquisición metódica de lo jurídico en su realidad universal por sus últimas razones o fundamentos”. Como ciencia autónoma aparece en 1797 con un libro de Gustavo Hugo titulado Tratado de Derecho Natural o Filosofía del Derecho. ¿De qué trata o qué comprende? 1ro. La ontología jurídica o problema de la esencia del Derecho (se trata de saber qué es el Derecho para definirlo y precisar su concepto); 2do. Gnoseología jurídica o problema del conocimiento del Derecho (analiza el valor y las posibilidades de nuestro conocimiento, esto es, si podemos alcanzar una noción exacta del Derecho y el objeto del conocimiento jurídico, esto es si debemos conformarnos sólo con el Derecho positivo o ir al otro más ideal como el Derecho Natural); 3ro. Deontología (culto tratado de los deberes) o estimativa (trata del problema del “fin o ideal” del Derecho, o “lo que debe ser”, investigaciones valorativas que no son admitidas por todas las Escuelas por ejemplo positivismo y formalismo). La filosofía del Derecho investiga cabalmente aquello que debe o debiera ser el Derecho, frente aquello que es. La gnoseología y sobre todo la deontología la distingue de otras disciplinas jurídicas. Se dice con razón que sin esta disciplina el Derecho sería simplemente un ordenamiento impuesto por la voluntad del más fuerte.

Ciencia del Derecho. Estudia el orden jurídico en su integridad, con un espíritu más próximo a los hechos. Es la razón por la que estudia solo el Derecho positivo. Es relativamente moderna, aparece en el último tercio del siglo XIX con algunos autores (Bergbohm, Merkel, Bierling, Inhering entre otros) que influidos por el positivismo y deslumbrados por el progreso de las ciencias naturales, se decidieron por erradicar del Derecho toda consideración de índole filosófica o metafísica (se trata de un método que coincide con la investigación naturalista, que es el inductivo, estrictamente experimental que partiendo de hechos o casos particulares (inductores) pasa a establecer principios o proposiciones generales (inducidas) que expresan sus atributos comunes y pueden aplicarse a hechos semejantes no investigados.

Es importante señalar que esta orientación sobre el método de estudio del Derecho se le llamó Dogmática Jurídica que se define como “la ciencia integrada por un conjunto de principios inducidos de la experiencia, del estudio del fenómeno jurídico, mediante un proceso de generalización que le permite obtener una visión orgánica del mundo jurídico y le ofrece la posibilidad de dominarlo con un criterio científico”.

La aplicación de este método inductivo tiene como resultado la obtención de dogmas jurídicos que son “aquellos conceptos jurídicos que se caracterizan por su fijeza y carácter absoluto, y que se obtienen de la experiencia mediante un proceso de abstracción y generalización”. Esta dogmática jurídica ha sido desarrollada por varias Escuelas entre las que se encuentra la Enciclopedia Dalloz fuente de consulta permanente de los estudiosos del Derecho tanto aquí como en Francia. La Ciencia del Derecho trata principalmente los siguientes temas: a) Elementos del Derecho (sujeto, objeto, relación jurídica, norma entre otros) y los problemas que se vinculan a cada uno; b) Técnica jurídica, tanto en la elaboración de las normas como en lo relativo a su aplicación e integración; c) Problemas de las fuentes del Derecho (ley, costumbre, jurisprudencia, doctrina entre otras). La Filosofía del Derecho y la Dogmática jurídica se complementan, la primera aporta las bases filosóficas y morales, la segunda contribuye al progreso jurídico al crear un conocimiento científico del Derecho y a hecho que se abandonen las especulaciones abstractas e inoperantes.

Historia del Derecho. Es una parte de la historia en general (que se define como narración de los sucesos ocurridos en el pasado y busca y expone en su nexo causal los hechos del desenvolvimiento del hombre en sus manifestaciones como ser social, la historia es maestra de la vida). La Historia del Derecho es “el estudio crítico y constructivo cuyo objeto lo forman los sistemas jurídicos del pasado en todo el mundo o en una sociedad determinada, y cuyo fin es la reconstrucción del mismo pasado jurídico a partir de documentos escritos y no escritos”.

En cuanto a su extensión puede ser universal (el mundo) o particular (una nación). Los documentos desde donde parte son las fuentes del conocimiento histórico y son dos grupos: -fuentes jurídicas (leyes, sentencias, obras doctrinales y otras que reflejan el Derecho vigente en cada momento histórico); -fuentes no jurídicas (libros, cartas, mensajes y otras, muestran la vida y evolución, transgresiones, desuso, cambios).

Los métodos que emplea son: -cronológico (enlaza la sucesión de los fenómenos jurídico en el tiempo); -sistemático (divide el pasado en períodos a fin de analizar las instituciones jurídicas fundamentales como por ejemplo la legislación familiar); -genético (estudia la evolución y dinamismo del Derecho analizando los factores de cambios y transformaciones ocurridas).

La escuela que desarrolló más vigorosamente la Historia del Derecho es la Escuela Histórica del Derecho, nacida en Alemania a principios del siglo XIX contando entre sus figuras Savigny, Eichorn y Mommsen; en la lengua hispana se encuentra Alfonso García Gallo.

Sociología jurídica. La sociología general fue creada después de algunos predecesores del siglo XVIII por el fundador del positivismo el francés Augusto Comte (1798-1857) a finales del siglo XIX intentando explicar los hechos sociales como fenómenos positivos producidos por un determinismo universal, de tal manera que pudieran reducirse a leyes análogas a las de otras ciencias, es decir a una “física social”. Emile Durkeim (1858-1917) después de algunas vacilaciones de las distintas orientaciones de continuadores de esta ciencia (organicista, psicologista, formalista) afirmó que la sociedad constituye un ser completamente distinto a la suma de los individuos que la componen, y que hay un alma o conciencia que la sociología debe estudiar (el objeto propio de esta son los hechos sociales diferentes a otros organismos como de los fenómenos individuales; y tampoco son hechos de orden natural, sino acciones y reacciones colectivas con un fondo espiritual).

De esta manera la sociología es “la ciencia que describe y trata de explicar los hechos de la conciencia humana procurando encontrar las leyes que gobiernan la evolución de las sociedades”. La sociología jurídica se limita a la investigación en el campo del Derecho definiéndose como “la disciplina que con métodos científicos analiza las relaciones existentes entre el orden jurídico y la vida social considerando el Derecho como factor y producto de los hechos y transformaciones en las formas de la convivencia humana”. Esta se mantiene en el plano de los hechos, por lo que no es una disciplina normativa como la Ciencia y la Filosofía del Derecho, ni valorativa como esta última, como tampoco emplea con tanto rigor los métodos cronológicos y genéticos de la Historia. Sin embargo es importante porque contempla el ordenamiento jurídico desde la perspectiva de la vida social que la hace tener contacto con la realidad.

Derecho Comparado. Nace en el año 1900 en un Congreso Internacional de Derecho celebrado en París. No es una disciplina autónoma ya que sus elementos proceden de la ciencia y de las ramas particulares del Derecho y de la Sociología jurídica. Se puede definir como “la disciplina que estudia los diversos sistemas jurídicos positivos con el fin de facilitar la investigación de dichos sistemas, determinar los caracteres constantes y permanentes de cada institución jurídica y promover la uniformidad de las legislaciones mediante las oportunas reformas”. Se ha desarrollado en el campo del Derecho Privado.

f) Disciplinas jurídicas particulares. Se refieren a ramas o aspectos muy concretos y especiales del Derecho. Quedan por tanto limitadas al nivel de la Ciencia Jurídica, aunque en la solución de alguno que otro problema recurra y se inspire en determinadas orientaciones filosóficas. Algunas de estas disciplinas se encuentran en el Derecho Público, sea interno o externo; otras, en el Derecho Privado; otras son consideradas en los dos ámbitos (Derecho mixto); y finalmente otras son de nueva creación (por ejemplo Derecho espacial o interplanetario, Derecho alimentario). Cuando tratemos como se agrupan las normas jurídicas se ampliará lo referente a las disciplinas del Derecho Público y del Derecho Privado.

Arte y técnica del Derecho. Para tener una visión completa de la actividad humana del jurista hay que tener presente que el derecho no se limita a teorías científicas o filosóficas, sino que esta llamado a intervenir en la vida social, ordenar conductas y regular situaciones concretas. Teoría, práctica, arte y técnica. Toda ciencia es esencialmente teórica. Cuando se habla de ciencia se asocia a la teoría ya que el conocimiento científico va dirigido a la búsqueda de conocimientos que se dirigen a lograr un fin práctico. La práctica no es ciencia ya que su fin no es buscar la verdad sino el logro de fines más o menos utilitarios.

La práctica puede ser empírica (no científica) y científica (cuando procede de acuerdo a los conocimientos teóricos adquiridos en una ciencia); a esta práctica científica se le denomina arte o técnica según sea el caso; aunque stricto sensu el arte va encaminado a encarnar en las obras humanas el valor (belleza); y lato sensu es “toda actividad humana que implica elecciones valoradas en función de un fin determinado”.

La técnica es “aquella actividad humana que aplica acertadamente los conocimientos científicos”. Hay actividades como la arquitectónica en las se conjugan la ciencia (conocimiento teórico reglas construcción); la filosofía (fundamenta postulados en que se apoya como ciencia y regular la conducta moral); el arte al llegar a la práctica (estética); la técnica (al elegir lo que va a construir hay que aplicar los métodos correctos de construcción). Arte y técnica del Derecho.

El jurisconsulto romano Ulpiano decía que el Derecho es el arte de lo equitativo y de lo bueno (ius est ars aequi et boni). “El arte supone una “creación” del Derecho, o mejor, una elección para crear un nuevo Derecho”, por eso el arte del Derecho se identifica o se inspira en la decisión prudencial”. No basta sólo en dar a cada uno lo que le pertenece, es necesaria también la prudencia de conocer la realidad social para conformarla de acuerdo a un ideal de justicia.

Pero el arte no puede estar en un pedestal aparte necesita de la ciencia y de la Filosofía del Derecho para que las decisiones no se tornen arbitrarias.

El arte del Derecho “es la actividad práctica del jurista que elige, de acuerdo con los datos de la Ciencia y la Filosofía del Derecho, las figuras, esquemas jurídicos y normas que valora como más convenientes, elegantes y eficaces (más artísticas) en un ordenamiento jurídico y ante unas circunstancias determinadas.”

La Técnica Jurídica se diferencia del Arte porque no examina la justificación ni se preocupa de la elección de las normas, sólo se dedica a garantizar el buen funcionamiento práctico de la solución elegida por el Arte (por ejemplo cuando ya el jurista ha elegido que Ley debe ser aprobada deberá estructurarla empleando las técnicas para su redacción, división de capítulos y artículos, claridad en la expresión, empleo correcto del lenguaje jurídico, evitar ambigüedades). De modo que la Técnica del Derecho no es más que una “disciplina que proporciona las reglas necesarias para la aplicación práctica del Derecho”.

c) Glosario de términos a citar.

ADN: El acido dexorribonucleico es el material genético básico de la mayoría de los organismos vivos. El ADN está empaquetado en los cromosomas (cuerpo o elemento) cada uno de los pequeños cuerpos en forma de bastoncillos en que se organiza la cromatina del núcleo celular durante las divisiones celulares), los que se encuentran en el núcleo de las células. del latín cellula, diminutivo de cellam, celda, cuarto pequeño) es la unidad morfológica y funcional de todo ser vivo.

De hecho, la célula es el elemento de menor tamaño que puede considerarse vivo. En el ADN se hallan codificados, como en un mapa minucioso, los caracteres biológicos de cada ser viviente. (Jugando a ser Dios). Es el vehículo de la herencia biológica. Es el medio de transmisión genética de una generación a otra.

GEN: Un gen es una sección lineal de una molécula de ADN que incluye toda la información para la estructura de una determinada proteína o molécula de acido ribonucleico (ARN). Los genes son como diminutos paquetes heredables de información biológica y cada uno de ellos gobierna un rasgo particular del ser vivo, tanto a nivel fisonómico como a nivel funcional o metabólico.

Gregor Mendel en sus experimentos propuso la idea original del gen, aunque él no los denominó genes, sino factores, y vendrían a ser los responsables de la transmisión de los caracteres de una generación a la siguiente (lo que ahora llamamos genotipo). El gen mendeliano es una unidad de función, estructura, transmisión, mutación y evolución que se distribuye ordenada y linealmente en los cromosomas.

La palabra gen fue acuñada en 1909 por el botánico danés Wilhelm Ludwig Johannsen a partir de una palabra griega que significa "generar", refiriéndose a la unidad física y funcional de la herencia biológica.

GENOMA: es el conjunto de todos los genes de un organismo, configurando así la suma de la información genética de este. Se denomina genoma humano a la totalidad de secuencias de ADN portadora de genes que contiene una célula.

El antecedente que motivó el “Proyecto Genoma Humano” fue el descubrimiento de la estructura química en doble hélice del ADN por James Watson y Francis Crick que los hizo acceder al premio Nobel de Medicina en 1962.

Biotecnología: abarca la ingeniería genética, está al servicio de la fabricación de levaduras y elaboración antibióticos, que se efectiviza a partir de células vivas (de allí su nombre); otras empresas biotecnológicas se interesan en la cría de animales y plantas utilizando nuevas tecnologías; otras se proponen producir sustancias químicas mediante el crecimiento de grandes cantidades de células vegetales o cultivando una granja marina de alga para convertirlas en combustible…todo esto es biotecnología.

Ingeniería genética: se refiere a la técnica destinada a cortar y confeccionar genes. Para entender las posibilidades prácticas y alcance de esta técnica, cuya manipulación ha permitido en los últimos años rápidos progresos en el diagnóstico de las enfermedades hereditarias del hombre y comprensión de sus causas, presentamos una descripción del ser humano que va desde el todo a su parte mínima:

-el cuerpo humano contiene un billón de células;

-cada célula humana contiene un núcleo (excepto los glóbulos rojos de la sangre eritrocitos o hematíes absorben oxígeno de los pequeños alvéolos que se encuentran en los pulmones y llevarlo a todos los músculos y tejidos; glóbulos blancos o leucocitos defensa organismo);

-el núcleo encierra 23 pares de cromosomas;

-en cada par, uno de los cromosomas es heredado de la madre y el otro del padre;

-cada cromosoma contiene filamentos enrrollados del ADN;

Los genes son segmentos del ADN que llevan instrucciones para la fabricación de las proteínas necesarias para la vida;

-el genoma humano contiene 10,000 genes, y cada en transporta entre 10,000 y 150,000 nucleótidos;

-los genes son los portadores de los rasgos hereditarios: es la manera en que la vida recuerda cómo perpetuarse a sí misma;

Una enfermedad aparece cuando un gen resulta alterado de tal manera que no fabrica su correspondiente proteína, o lo hace pero teniendo como resultado una proteína inoperante;

A mayor posibilidad técnica, se descubren defectos genéticos y se diagnostican enfermedades de distintos tipos;

Terapia genética: consiste en la técnica de producir modificaciones en el gen afectado, con diverso procedimientos que están en etapa de experimentación, algunos de los cuales ya son utilizados con éxito.

HLA: es una prueba que evalúa unas proteínas llamadas antígenos leucocitarios humanos (HLA, por sus siglas en inglés), los cuales se encuentran en la superficie de casi toda célula en el cuerpo humano. Estos antígenos se encuentran en grandes cantidades en la superficie de los glóbulos blancos y le ayudan al sistema inmunitario a establecer la diferencia entre los tejidos corporales y las sustancias extrañas.

Los resultados de este examen se pueden utilizar para identificar la buena compatibilidad para injertos de tejido y trasplantes de órganos, como el trasplante de riñón o el trasplante de médula ósea. También se puede utilizar para: Diagnosticar ciertos trastornos autoinmunitarios. Determinar el parentesco entre padres e hijos cuando dicha relación está en duda; sin embargo, ahora hay disponibilidad de pruebas genéticas más nuevas y más específicas para este propósito. Vigilar el tratamiento con ciertos medicamentos.

Células embrionarias: aquellas células dotadas simultáneamente de la capacidad de autor renovación (es decir, producir más células madre) y de originar células hijas comprometidas en determinadas rutas de desarrollo, que se convertirán finalmente por diferenciación en tipos celulares especializados.

Partenogénesis:f. biol. Modo de reproducción de algunos animales y plantas que consiste en la formación de un nuevo ser por división de células femeninas que no se han unido con gametos masculinos. Partenogénesis artificial o experimental zool. Desarrollo de animales a partir de óvulos que no han sido fecundados por espermatozoides,provocado por la acción de ciertos factores químicos o físicos.

B.- Bioética y derecho:

a) Aspectos conceptuales.

La bioética: En contraste con la comprensión normal de la bioética, adecuadamente entendida, ésta es una disciplina científica con claras connotaciones y preocupaciones éticas.

En efecto, antes de ver a la bioética desde el sentido común que la entendería como la conjunción de dos términos: bios y ethos, cabe recurrir a la etimología, y en este sentido, a la lingüística y a la filosofía. (Hay que decir, de otra parte, que esta línea de análisis se sitúa de manera precisa en el contexto de la filosofía de Nietzsche, para quien linguistica y filosofía se conjugan en una ecuación cuyo resultado es la genealogía). Así, la bioética, es el resultado de –logos- con el –bios-.

En la Ética a Nicomaco, Aristóteles establece que ética es el logos de una realidad (= bios) que no es lógica en el sentido que lo ha considerado en textos como la Metafísica y la Física. Por ejemplo, de la lógica que obedece el principio de identidad, de (no) contradicción y de tercero excluido. Así, la forma como se dice (legetai) el bios no es logicamente (logicos), sino, constituye exactamente a la etica. En conclusion, la etica es el logos (= modo como se dice, se piensa y se conoce) el bios.

Llama la atención el siguiente hecho. El orden del desarrollo histórico de la bioética es inversamente proporcional al orden de su fundamentación y, por tanto, es fundamental distinguir el orden del desarrollo histórico de la bioética del orden de la fundamentación. Desde este punto de vista, si bien la bioética nace vinculada a la clínica y permanece como un asunto propio de los profesionales de la salud, desde el punto de vista de la fundamentación, la bioética debe abrirse a otros espectros que el estrictamente clínico, médico y sanitario. Como se entiende inmediatamente, de manera fácil, la exigencia de una apertura de la bioética gracias al trabajo de fundamentación significa la apertura a otros terrenos afines próximos. Estos terrenos afines vecinos son, justamente, la biopolitica, el derecho, la bioeconomia y la biodiplomacia.

El campo de trabajo de la bioética es el individuo, análogamente a toda la ética en general -incluidas las éticas aplicadas de toda índole. La bioética es capaz, ciertamente, de visualizar problemas de tipo social y político pero es limitada para entrar en ellos.

El ejemplo más claro podría ser cuando se tratan los asuntos relativos a las leyes sanitarias, tales como las epidemias (propagación enfermedad durante un cierto periodo de zona geográfica determinada y que afecta simultáneamente a muchas personas), las pandemias (enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a la mayoría de los habitantes de una población), las sociopatías (patología índole psíquico que deriva en que las personas que la padecen pierden noción importancia de las normas sociales, como son las leyes y los derechos), los problemas de salud pública (salud mental y otros). Sin embargo, desde el punto de vista al mismo tiempo teórico y práctico, la bioética poco puede hacer para comprender, explicar y trabajar sobre estos y otros problemas.

b) Ámbito.

1) De la bioética

La Bioética trata de responder a las preguntas que el ser humano se hace de cómo ha de programar esa tarea de administración de la vida, tanto en su origen como en su desarrollo o en su ocaso. Es así, porque el ser humano se siente responsable de su propia vida y, aunque con una cierta ambigüedad e insolidaridad, responsable también de la vida de los demás. Estas cuestiones que la ética sectorial contempla en torno a la vida son en la actualidad innumerables y urgentes.

En la llamada nueva sociedad global, la Bioética ha cobrado autonomía académica y difusión social, al abordar los problemas relativos al origen y fin de la vida humana y las exigencias morales derivadas de su protección. Referir Bioética es analizar todo lo relativo al estatuto jurídico del embrión, la eutanasia, el aborto, la fecundación in vitro, entre otros aspectos.

La bioética es una expresión de un interés creciente, en general, por la vida y los sistemas vivos. Lejos de ser una disciplina consolidada y estática, ella ha producido otras áreas que al mismo tiempo que la complementan y la desarrollan, también la superan ampliamente. En lugar de ver en esta circunstancia una limitación, es posible observar en este fenómeno un tema de mucha mayor envergadura. Si bien hay diversas disciplinas y campos de estudios próximos y conexos a la bioética, varios de éstos no guardan relación con la bioética.

El término Bioética es un neologismo procedente del idioma inglés que fue introducido por Van Rensselaer Potter, Oncólogo que trabajaba en Madison, Wisconsin, USA, al publicar en Enero de 1971 un libro: "Bioethics, Bridge to the Future", en el cual plantea la posibilidad de una ética por la vida. Ese mismo año, durante la creación del Instituto Kennedy para Bioética, Helleger lo utiliza como ética aplicada a la biomedicina.

Surge entonces la bioética como una respuesta primordial al gran volumen de conflictos suscitados por el rápido avance del conocimiento científico y técnico en las diferentes áreas de la medicina y la biología, sumados a la identificación de los efectos mortíferos en el medio ambiente como consecuencia de la contaminación indiscriminada del planeta.

Lo anterior condujo a que fuese interpretado por cada profesional a su modo y manera. Por una parte los médicos lo asumieron como una nueva faceta de la deontología profesional o clásica ética médica y en otro sentido, los biólogos y ecólogos asumieron que pertenecía a una obligada toma de conciencia de las sociedades industrializadas para la preservación de la vida en el futuro, debido a las reiteradas agresiones al medio ambiente y al mismo planeta.

La ambigüedad a la cual se prestó el término bioética, conlleva a que pueda ser interpretado de formas muy diferentes: las deontológicas o de raíz teológica la interpretaron como Santidad de Vida, mientras los  teleológicos (dirigido a un fin, que posee un sentido o teoría de los fines o causas últimas) o éticas seculares la interpretaron como calidad de vida y finalmente como lo plantea Diego Gracia, la propia acepción de la palabra no marca una diferencia entre la biología sobre la ética o la ética sobre la biología. En el primer caso se refiere a la eticización de la biología, mientras que en el segundo caso se refiere a la biologización de la ética.

La bioética es ante todo ética, lo cual significa que forma parte de aquélla rama de la filosofía que se ocupa de estudiar la moralidad de la acción del hombre. La ética es por lo tanto, la disciplina que considera los actos humanos como buenos o malos y la bioética, es una parte de la ética sin ser toda la ética. Ella se ocupa de la vida en cuanto es.

La palabra Bioética en un inicio no fue bien aceptada por suponer que era la Biomedicina la que diseñaba a su antojo su propia ética. Pero sí la ética como una disciplina filosófica está por encima de los saberes particulares, no es menester de las biotecnologías dirigir a la ética, sino que es ésta última a quien le corresponde dirigir a las biotecnologías. Por lo tanto, se prefería tomar el término de ética biomédica antes que usar el de Bioética. Finalmente, éste particular término ganó un espacio debido a la enorme expresividad de que está dotado. Entre sus características se encuentra la heterogeneidad, ya que trata las reflexiones de abogados, filósofos, sicólogos, médicos, entre otros.

El punto común de los nuevos interrogantes es el valor del hombre en su corporeidad frente a los desarrollos biomédicos. Por lo tanto, se afirma que la reflexión bioética no es más que el retomar el cuestionamiento eterno del hombre acerca de sí mismo y de su dignidad en el contexto histórico actual.

Por lo complejo de la definición de la Bioética, citamos varios conceptos que pueden ayudar a comprender con más claridad su significado:

"El esfuerzo para utilizar las ciencias al servicio de la vida" (Van Rensselaer Potter II, bioquímico estadounidense, profesor de oncología en el Laboratorio McArdle de Investigaciones sobre Cáncer de la Universidad de Wisconsin-Madison por más de 50 años fue el primero en usar el término bioética en los E.U. ).

"Estudio de los temas éticos, sociales y jurídicos que surgen en la atención sanitaria y las ciencias biológicas" (Asociación Internacional de Bioética, Australia, 1992).

"Conjunto de cuestiones con una dimensión ética suscitadas por el cada vez mayor poder de intervención tecnocientífica en el ámbito de la vida orgánica" (Gilbert Hottois. profesor belga de Filosofía en la Universidad Libre de Bruselas, cuya especialidad es la Bioética).

"Es la ciencia normativa del comportamiento humano aceptable en el dominio de la vida y de la muerte" (P. Des Champs).

"Es el estudio interdisciplinario de la mezcla de condiciones que exige una gestión responsable de la vida humana (o de la persona humana) en el marco de los rápidos progresos y complejidad del saber y de las tecnologías biomédicas" (D. Roy).

"Designa la investigación del conjunto de exigencias del respeto y de la promoción de la vida y de la persona en el campo Biomédico" (Guy Durand.

"Es la disciplina que estudia y analiza los problemas éticos de la vida que surgen diariamente en ésta época de predominio de la ciencia y la tecnología e intenta dar respuesta a ellos" (Yolanda Sarmiento de Escobar, antropóloga, Universidad de los Andes, Colombia).

La bioética es ante todo ética, lo cual significa que forma parte de aquélla rama de la filosofía que se ocupa de estudiar la moralidad de la acción del hombre. La ética es por lo tanto, la disciplina que considera los actos humanos como buenos o malos y la bioética, es una parte de la ética sin ser toda la ética. Ella se ocupa de la vida en cuanto es.

Según la definición propuesta por la Encyclopedia of Bioethics: "La bioética es el estudio sistemático de la conducta humana en el campo de las ciencias de la vida y la salud, a la luz de los valores y los principios morales" y en razón misma de su complejidad ligada a los desarrollos biotecnológicos, esta disciplina posee características que son particulares: la bioética conduce a una aproximación interdisciplinaria prospectiva, global y sistemática a los nuevos paradigmas. Es interdisciplinaria por su profundo interés en la vida humana y las repercusiones sociales de los avances y resultados de las investigaciones biotecnológicas que involucran abiertamente a médicos y biólogos, así como de obligatoria incumbencia a los abogados, sicólogos, arquitectos, trabajadores sociales y en general a todos los profesionales involucrados en el estudio de la vida. Es también prospectiva porque su campo de acción está dirigido hacia el futuro de la humanidad y el mundo que han de heredar las generaciones que aún están por nacer. Además es global porque las actuales circunstancias de desarrollo en cuanto a comunicaciones y relaciones entre los diferentes países y culturas hacen que su aplicación e implicaciones tengan un efecto final dirigido a todo tipo de población. Por último es sistemática porque pretende organizarse como una reflexión coherente y estructurada con principios propios y no como una simple casuística.

Sin embargo la Bioética ofrece una acción más amplia sobre los valores y su reflexión en un mundo cambiante y globalizado. La presión sobre el medio natural y la biósfera es de tal categoría que, según la comisión mundial del medio ambiente, "La supervivencia y el bienestar humanos pueden depender del éxito en el empeño por hacer que el desarrollo sostenible pase a ser una ética mundial". Esta nueva ética mundial es la Bioética, que como hemos considerado atrás no debe considerarse como la ética de las profesiones biológicas y médicas, sino como la ética fundamental y civil de nuestras sociedades.

Cabe resaltar que en ocasiones, especialmente en los países anglosajones, el término Bioética (Bioethics) suele utilizarse con una implicación ideológica particular. Se solía presentar con relativa frecuencia, al menos de modo implícito, como dirigido a una disciplina dependiente de las necesidades de las biotecnologías, como sí la ética médica se debiera acomodar a cualquier práctica para justificarla más tarde. En estos casos, la bioética pierde su autonomía y termina por jugar un papel puramente instrumental: deja de ser un evaluador para transformarse en un instrumento. Con base en lo anterior, es importante que quienes marcan los derroteros en estas cuestiones sean totalmente independientes de quienes tienen intereses directos, especialmente económicos, y que estén comprometidos en el debate, como es el caso de los que realizan investigaciones y dependen de los laboratorios que elaboran los productos que serán comercializados y cuyo empleo está en discusión.

No obstante los orígenes de la bioética pueden rastrearse varios años atrás, el nacimiento conceptual y categorial sienta las bases para el posterior desarrollo curricular, disciplinario en el sentido epistemológico, (en cuanto a los fundamentos y métodos del conocimiento científico) de la palabra y administrativa de la misma. La historia de la bioética a nivel mundial ha sido suficientemente elaborada y es ampliamente conocida. Es conocido que el nacimiento de una disciplina o de una ciencia es un fenómeno multivariado.

En ese orden una ciencia o disciplina se origina cuando:

a) Nace el concepto, se acuña y se difunde;

b) Se crean redes de trabajo en torno a la nueva disciplina o ciencia;

c) Se constituyen revistas especializadas en la nueva ciencia, y ulteriormente también colecciones editoriales;

d) Se realiza un primer gran foro, simposio o congreso nacional y uno internacional que convoca a los interesados en la ciencia o disciplina;

e) Se forman nuevas generaciones, a nivel de pregrado, de postgrado o de investigación a partir de lineamientos y ordenamientos curriculares.

La bioética nace como una disciplina vinculada a la clínica, definida en torno a temas y problemas de decisión racional y en el contexto de los intensivistas. Por estas razones, la bioética nace con serias preocupaciones en torno a la definición de los mejores métodos para resolver los casos clínicos en el contexto del trabajo de los intensivistas (atención de urgencias, etc.). Durante mucho tiempo -en rigor, en el contexto de la corriente principal (mainstream) de la bioética en Colombia y en el mundo-, la discusión ha consistido, a propósito del o de los métodos, en el tema de los principios.

La exposición más puntual y acabada al respecto es el de los principios de beneficencia, no-maleficencia, justicia sanitaria y autonomía. Esta discusión sobre los principios de la bioética sencillamente gira en torno a la necesidad o la posibilidad de ampliación de estos principios, la inclusión de otros, las extensiones y contenidos de los mismos, y demás. El tema normal -en el sentido de ciencia normal de Th. Kuhn- de la fundamentación de la bioética no es, sencillamente, otro que la dimensión ética o moral de la bioética, con lo cual, de pasada, se cae en el reducción de la bioética a la ética, o también, en la identificación de la bioética como una ética (por ejemplo en la forma de ética de mínimos, o de ética procedimental, y otras semejantes). En una palabra: la fundamentación de la bioética no es, así, otra cosa que una fundamentación ética de la bioética.

Por las nuevas tecnologías hay que entender en general a la biotecnología, esto es, el trabajo con ADN recombinante, clonación e ingeniería genética (transgenicos, entre otros). Dicho desde el lenguaje de la bioética, se trata la tecnología aplicada a los dilemas del comienzo y del final de la vida. Es decir, aborto, eutanasia (buena muerte), eugenesia (buen nacimiento-vida indigna de ser vivida), distanasia (también es conocida como encarnizamiento o ensañamiento terapéutico, pues no tiene en cuenta los sufrimientos del moribundo, es el empleo de todos los medios posibles, sean proporcionados o no, para retrasar el advenimiento de la muerte, a pesar de que no haya esperanza alguna de curación) y demás.

La bioética no sólo trata las cuestiones morales en el ámbito de la biomedicina, sino que además incluye:






-Cuestiones epistemológicas (doctrina de los fundamentos y métodos del conocimiento científico): modelos explicativos sobre la conducta humana (p.ej. debate entre el determinismo biológico y la influencia ambiental), metáforas y modelos sobre el papel de los genes, entre otros).




-Cuestiones ontológicas (estatuto de lo humano al comienzo y al final de la vida; estado vegetativo persistente; relación entre la dotación genética y la identidad del individuo, entre otros).

En los años recientes, los avances en Genética y el desarrollo del Proyecto Genoma Humano, en conjunción con las tecnologías reproductivas, están ampliando aún más el campo de la Bioética, obligando a buscar respuestas a retos nuevos:




-Cuestiones sobre reproducción humana asistida. Estatuto ético del embrión y del feto. ¿Existe un derecho individual a procrear?




-Sondeos genéticos y sus posibles aplicaciones discriminatorias: derechos a la intimidad genética y a no saber predisposiciones a enfermedades incurables




-Modificación genética de la línea germinal: ¿es moral "mejorar" la naturaleza humana?




-Clonación y el concepto de singularidad individual; derechos a no ser producto del diseño de otros




-Cuestiones derivadas de la mercantilización de la vida (p. ej., patentes biotecnológicas)

La actual bioética pretende ser universal, alejada de los puros convencionalismos o preferencias personales, consciente de las limitaciones de la razón humana y atenta a los contextos culturales concretos.

2) Del bioderecho

En cuanto al término Bioderecho no es tan común como el de Bioética, pero no son conceptos idénticos. El Bioderecho aborda «problemas relacionados con la vida humana desde una perspectiva jurídica. Los problemas de la Bioética terminan siendo de Bioderecho porque la solución se acaba estableciendo a través de las normas jurídicas; a veces, se queda en el debate moral sin percibir que el Derecho tiene su peculiaridad. El bioderecho es el ropaje jurídico de que se reviste la bioética. Por eso, el contenido y la materia del Bioderecho resultan de la definición, el sentido y la amplitud conceptual de la Bioética.

La existencia actual del Bioderecho es la consecuencia necesaria de que la materia bioética está regulada hoy, además de la Etica, por normas de naturaleza jurídica, tanto internas como internacionales.

El Bioderecho no está dirigido a suplantar a sustituir, o a desplazar a la Bioética ni a su negación. No genera un problema de suplantación o desplazamiento. El que haya un Bioderecho, como rama o sector especializado y particular del Derecho, es sólo la consecuencia necesaria e ineludible, de que los temas bioéticos tienen hoy una propia e importante regulación jurídica. Es ésta una realidad que asiste, además, a un proceso constante de expansión y profundización. El Bioderecho está, por ende, destinado a seguir el camino, de algo que es cada vez más la expresión intensa y acelerada de crecimiento del ámbito cubierto por la Bioética.

Puede, por tanto, considerarse que el Bioderecho es el conjunto de normas y principios que regulan jurídicamente la materia Bioética. Esta regulación que cubre un espacio que incluye tanto el tradicional Derecho Público como partes propias del campo materia del Derecho Privado – división por lo demás cada día más imprecisa e irreal -, resulta del Derecho Interno y del Derecho Internacional, Derechos, estos dos, cada vez más imbricados y condicionados y cuyos límites varían y evolucionan al ritmo del desarrollo histórico.

Hay así un Bioderecho nacional o interno, fruto de la existencia de una normativa estatal o nacional, cualquiera que sea la forma del Estado y de sus entidades componentes.

Existe un Bioderecho internacional, que resulta de la existencia de una normativa jurídica internacional en sus diversas posibilidades, de carácter universal, regional o subregional, tanto como comunitarias, también estas en sus distintas formas, en constante proceso de evolución, que son la consecuencia, en particular, de la actividad normativa de los procesos de integración, que el mundo presenta en una múltiple variedad.

Es en el 1987 (aproximadamente), nace el bioderecho, presumiblemente en la Universidad Complutense, en Madrid (España). El bioderecho nace como una preocupación, particularmente de algunos sectores interesados en ponerle límites a las investigaciones científicas sobre seres y sistemas vivos, a partir de la normatividad jurídica. En muchas ocasiones, se trata de personas con conceptos religiosos claros que abordan la bioética como un campo eminentemente ético.

El bioderecho ha querido constituirse como aquella área del derecho que regula las nuevas tecnologías y la biomedicina. Su interés es eminentemente normativo y, por consiguiente, negativo, puesto que se concentra en el estudio de los riesgos, peligros y amenazas que la biomedicina y, en particular, las nuevas tecnologías aplicadas a los seres y sistemas vivos implican o acarrean.

Como se observa, el bioderecho es, en realidad, un mecanismo de control a la investigación científica y, en consecuencia, el acto mediante el cual se erige a la ética y la derecho como superiores a la ciencia -esto es, a la investigación científica-, con argumentos presuntamente humanistas pero siempre, externos a la ciencia y superpuestos a la misma en y como normatividad.

Hay quienes piensan que, aunque se entienda que la moral suele ser más exigente que el Derecho, hay aspectos del Bioderecho, sin embargo, a los que es más fácil encontrarle un fundamento convincente desde el punto de vista jurídico que desde el moral, pues ésta tiende a atender a casos concretos, aislados, que pueden generar una reacción de compasión y un afán de hallar una solución a ese caso particular, mientras que el Derecho está obligado a ocuparse de normas generales, actúa a modo de «brocha gorda» por lo que no es útil para resolver un caso concreto sino en su generalidad».

Por ejemplo, en lo relativo a la utilización de células embrionarias, el caso ha cobrado, “una dimensión industrial y existen unos intereses económicos espectaculares basados en expectativas”.

Existe una importante “presión, porque el que invierte mucho dinero en esas cuestiones necesita tener la tranquilidad de que el marco jurídico no le va a condicionar”. En este sentido, “la bioética puede terminar convirtiéndose en un arte para legitimar lo que la industria necesita”.

En España por ejemplo, entienden algunos juristas, que domina “el interés y la frivolidad” a la hora de abordar estos asuntos. Agregan que los temas específicos del Bioderecho se debaten “poco, pues se piensa que tienen que ver con aspectos religiosos cuando, en realidad, tienen que ver con los derechos de las personas”.

Para fines informativos vale señalar que en 1999 nace la biopolitica en el sentido próximo a la bioética, entendida como el estudio de las consecuencias sociales y políticas de la biotecnología, en contraste con la bioética en sentido estricto, que sería una ética de la tecnociencia, o también, un dominio del conocimiento preocupado por las consecuencias individuales -éticas, justamente-, de la biomedicina y la biotecnología. La bioética se mueve en el entorno de la ética; la biopolitica se sitúa en el medioambiente de la politica.

En el 2000 nace la bioeconomía en un intento por vincular dos ciencias o teorías tradicionalmente lejanas y ajenas entre sí: la economía y la biología, que traen como resultado el abordaje de diversos campos, temas, problemas y conceptos con una visión más refrescante y dinámica. Busca unificar la economía y la teoría de la evolucion.

En el 2001 nace la biodiplomacia a raíz de una seria preocupación por los problemas de piratería y hurto de los recursos naturales en diversos lugares del mundo, y de la conciencia cada vez más amplia acerca de la no renovación de muchos de estos recursos naturales y biológicos y de su importancia para la sostenibilidad de la vida en general en el planeta.

Visto así, la bioetica no sabe absolutamente nada de bioeconomia, y sin embargo, debería ser posible establecer, por lo menos, un dialogo o un puente entre ambas. Las motivaciones y las justificaciones pueden ser diversas y no escapan a la vista de una mirada reflexiva. En consecuencia, no solamente la bioeconomía escapa por completo a la mirada de la bioética, pero si se sigue la lógica de las relaciones existentes -en la bioética normal-, entre bioética y biopolitica, en el caso eventual de que, en el futuro, se establezcan nexos entre la bioética y la bioeconomia, seguramente tendrá lugar en términos de una sujeción de la economía a la tica, o también, en términos de una reducción de la bioeconomia a la bioética.

Se puede decir que mientras existe una relación fuerte entre la bioética y la biopolitica, entre la biopolitica, la bioeconomía y la biodiplomacia existen relaciones pero de manera indirecta.

Por su parte, entre la bioética y el bioderecho existe una relación de dependencia en el sentido de que la bioética es fundamental para las posibilidades de desarrollo del bioderecho. Entre el bioderecho, de un lado, y la biopolitica, la biodiplomacia y la bioeconomia no existe ninguna relación que las implique. La bioética no sabe absolutamente nada de biodiplomacia o de bioeconomia.

Digamos entonces, que BIOÉTICA y DERECHO deben asociarse en defensa de la persona humana, otorgando un marco moral y jurídico. Ambas disciplinas se unen bajo ciertos denominadores comunes, su punto de conexión está dado por la necesidad de sincronizar el “ser con el deber ser, y el poder hacer”. La conducta del hombre es el punto de estudio, se combinan “lo bueno y lo malo “con lo justo y lo injusto”.

La Bioética buscará las respuestas morales a las interrogantes planteadas y el derecho traducirá dichas respuestas en normas jurídicas, esenciales –por su carácter genérico y obligatorio- a fin de equilibrar las conductas que tiendan a resultados no valiosos para la sociedad.

El contenido del Bioderecho es amplio y está presente en todas ramas del derecho:

1) Derecho Constitucional: igualdad ante la ley, protección del medio ambiente; tutela de los derecho fundamentales, derecho a la vida, integridad personal.

2) Derecho Civil:

i) comienzo de la existencia de la persona, nulidad o validez de los contratos de procreación asistida; elementos: sujetos, capacidad, licitud del objeto entre otros;

ii) Responsabilidad civil contractual y extracontractual por los daños derivados de la utilización de técnica de fecundación asistida en ingeniería genética (inseminación artificial, fecundación in vitro entre otros);

iii) Derecho de familia, las consecuencias en el estado de las personas; filiación: paternidad, maternidad, determinación de herederos por pruebas biológicas (HLA y ADN);

iv) La procreación asistida, que incluye entre otras la protección al ser humano y la regulación legal de las técnicas de reproducción asistida;

v) En el derecho sucesorio: el derecho sucesorio por inseminación post morten: procedencia o improcedencia.

3) Derecho Comercial: patentar invenciones y descubrimientos obtenidos de la investigación biotecnológica, problemática de su autorización; ámbito del contrato de seguro: validez o invalidez de la utilización de las pruebas genéticas como requisito previo a la contratación de seguros de vida o asistencia sanitaria; efecto discriminatorio de la denominada “selección de riesgo” (conjunto de medidas adoptadas por una Entidad Aseguradora con el objeto de aceptar los riesgos que ofrezcan una menor peligrosidad, de acuerdo con la composición de su cartera, y evitar la cobertura de aquellos que le puedan originar un desequilibrio económico).

4) Derecho Laboral: inconstitucionalidad de la utilización de pruebas genéticas como requisito integrativo del examen pre-ocupacional (programas de selección de personal, cuyo objetivo es determinar si el trabajador puede desempeñar el cargo al cual postula; definir la incidencia de los problemas de salud en la productividad),o bien durante la vigencia del contrato de trabajo con fines de despido o condición de renovación de éste, así como el efecto discriminatorio de la denominada “selección de empleo”.

5) Derecho Penal: tipificación de los delitos derivados de la ingeniería genética: por ejemplo Código Penal español (1992) tipifica delito de lesiones al feto, a la salud física o psíquica (artículos 165 y 166).

d) Tres casos a manera de estudio:

1) Consideraciones éticas sobre el aborto






Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad