Ponencia: la lectoescritura significativa



Descargar 70.46 Kb.
Fecha de conversión22.03.2019
Tamaño70.46 Kb.
Vistas55
Descargas0


PONENCIA:

LA LECTOESCRITURA SIGNIFICATIVA

COMO ESTRATEGIA PARA COLEGIR EL ESTADO

DE LA AUTOESTIMA Y DE LA RESPONSABILIDAD,

EN ESTUDIANTES NEÓFITOS DE EDUCACIÓN SUPERIOR*




JULIO ENRIQUE NIÑO CUERVO

MARÍA CRISTINA CASTAÑEDA CARO

CÉSAR AUGUSTO ROMERO FARFÁN**

*

Como se aclara en la nota de pie de página, la presente ponencia parte de la investigación, intitulada: “Ciudadanía y Universidad para el nuevo milenio”, debidamente inscrita ante la Dirección General de Investigaciones de la UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA Y TECNOLÓGICA DE COLOMBIA, con sede en la ciudad de Tunja. La investigación, en su conjunto, abarca la situación de los valores de autoestima y de responsabilidad, en los estudiantes de primer semestre de la UPTC; tal situación se analiza e infiere a través de distintas actividades de interacción comunicativa, con la ayuda de la lectoescritura significativa, como herramienta principal de la investigación.


1. TEMA
Aproximación a la situación o el estado de los valores de autoestima y de responsabilidad en una muestra de los estudiantes neófitos de la UPTC.
2. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA
Colombia es hoy un país caracterizado por un alto grado de descomposición social, tal y como lo demuestra Garay (1999), citado por Hoyos (2001: 140), cuando afirma que este país:


  1. Ocupa el 2º. lugar, en las Américas, en términos del número de homicidios por cada 100.000 habitantes y el 6º. lugar del mundo, en la violación de Derechos Humanos...

  2. Desempeña el 3er. lugar en el hemisferio, y el 7º. lugar en el mundo, en corrupción pública y privada...

  3. Presenta una grave pérdida de credibilidad y confianza en el sistema de justicia...

  4. Sufre una crisis en la ‘institucionalidad’ del Estado y, en buena medida, en su ‘legitimidad’, por el creciente escepticismo ciudadano, sobre su efectividad y representatividad.

En una situación como ésta, entre otras cosas, niños y jóvenes son fácilmente vulnerables hacia opciones como: la falta de autoestima, la irresponsabilidad, la drogadicción, el alcoholismo, los grupos dedicados a promover actos vandálicos, el sexo sin control, y, la más aterradora, la poca o casi nula valoración hacia la vida misma. Opciones generalmente inconvenientes o estigmatizables para sí mismos y, por ende, para su familia y para la sociedad.


En este contexto, la institución educativa juega un papel preponderante como segundo agente de formación y socialización del ser humano –el primero es la familia- porque debe ser el espacio en donde el educando aprenda a valorarse a sí mismo, en sus diferentes dimensiones, y a interactuar con otros, valorándolos en la diferencia; a iniciar el proceso de formación como ciudadano participativo, democrático, responsable y productivo. Se trata de que, como lo expresa Carreras y Otros (1997: 21), todos los integrantes de una comunidad educativa participen en su propio crecimiento y en la construcción de tal comunidad, de forma efectiva y coherente.

No obstante, la realidad actual muestra que, infortunadamente, las instituciones aludidas –familiar y escolar- son inferiores ante las exigencias y responsabilidades que la misma sociedad les ha confiado para encaminar adecuadamente, desde lo axiológico y deontológico, a las generaciones en formación.


Como consecuencia de la situación problemática planteada, y acorde con la experiencia docente de los investigadores, existe actualmente un significativo número de jóvenes universitarios desorientados, poco participativos, apáticos, insensibles, facilistas e indolentes, entre otras características. En síntesis, una generación con algunas carencias axiológicas y deontológicas. Esto, como es natural, genera un ambiente nacional de prospecciones poco halagüeñas.


  1. FORMULACIÓN DEL PROBLEMA

Esta ponencia se orienta a dar respuesta parcial al siguiente interrogante, que constituye uno de los tres formulados en la investigación ya referida (nota de pie de página):


¿Cuál es el estado de los valores de autoestima y de responsabilidad, en los estudiantes del primer semestre, de la UPTC -Sede Central-? Para este caso, mediante autobiografías.

Para mayor ilustración de los lectores, los otros dos interrogantes son:



¿Cuáles son las principales causas, identificadas desde la lectoescritura significativa, que ocasionan carencias axiológicas (relacionadas con la autoestima y con la responsabilidad), en los estudiantes que ingresan en el primer semestre de los programas académicos ofrecidos por la UPTC?
¿Cómo fortalecer los valores de autoestima y de responsabilidad en los estudiantes de la UPTC, desde el quehacer pedagógico?
4. OBJETIVOS
Con base en la lectoescritura significativa, establecer una aproximación respecto del estado de los valores de autoestima y de responsabilidad, de los estudiantes neófitos de la UPTC, Sede Central, en aras de contribuir al mejoramiento del ambiente educativo institucional.
5. FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA
Teóricamente, esta investigación se fundamenta, en primera instancia, en algunos postulados de la Ética Contemporánea, según la cual se busca la fuente de la Ética en el hombre. Así, de acuerdo con Sánchez Vásquez (l992: 23l-242), la Ética Contemporánea se presenta como una reacción a los planteamientos del formalismo kantiano y racionalismo absoluto de Hegel (el hombre es la idea).
Esta Ética se caracteriza por la ponderación del hombre concreto, tesis definida por Kierkegaard mediante su noción de individuo, y por Marx y Steiner -precursores del anarquismo del hombre- con su noción del hombre social. Cabe mencionar también a Jean Paul Sartre, quien pretende integrar el marxismo y el existencialismo: “El hombre es libertad y lo muestra siendo lo que ha querido ser” (cfr. Sánchez Vásquez, l992: 234); “cada individuo vale moralmente, no por sumisión a norma o valor establecido, sino por el uso que hace de su libertad; lo valioso es elegir y actuar libremente. Pero existen los otros y yo no sólo puedo tomar mi libertad como fin, sino también la de los otros” (cfr. Sánchez Vásquez, 1992: 234).
Lo anterior lleva a una primera óptica en torno de los valores: la corriente subjetivista o psicológica (Protágoras, Epicuro y Stuart Mill), de acuerdo con la cual se experimentan sensaciones de agrado, de interés y de aprobación, y se afirma que algo es valioso. Lo valioso lo es, si yo proyecto en ello mis vivencias. Las cosas valen porque las aprecio y no las aprecio porque valen por sí mismas (cfr. Marquínez y Otros, l99l: 11 y ss.). Frente a esta óptica, Marquínez critica: “Bien y valor no son conceptos convertibles, puesto que lo valioso conlleva aspectos subjetivos. El bien es como más objetivo que el valor… el lenguaje valorativo no puede ser vaciado de toda objetividad”. Se pregunta: ¿para no caer en el confusionismo de ‘lo mismo’, no sería necesario admitir que los valores son más que simples proyecciones del sujeto, más que subjetivas formas de ver y de opinar? (cfr. p. l2).
Una segunda óptica, apunta hacia la teoría platónica de los valores; según Runes (l969: 46–48), citado por Reguero (l996: 2), para esta teoría el valor es algo absolutamente independiente de las cosas; mejor aún, algo en que las cosas valiosas están fundadas. En este caso, los valores serían entidades ideales, pero de una idealidad existente; esta teoría tiene su base en una actitud intelectualista para la cual son el espíritu y la razón, los que frente a la sensibilidad descubren los valores y efectúan la identificación del ser con el valor. (Cfr. Reguero, 1996: 1). Frente a este planteamiento resulta problemático el deslinde entre razón, espíritu y sensibilidad; y, a su vez, entre la abstracción y la realidad objeto de dicha abstracción.
Una tercera óptica, la corriente realista, cataloga los valores como cualidades físicas o morales inherentes a personas o cosas y, por lo mismo, formalmente objetivas. Las cosas valen por lo que son, y en tanto en cuanto son, valen más o menos. (Cfr. Marquínez, 1991: l4). En este contexto, entre valores y bienes no habría diferencia formal, planteamiento que suscita controversia, dado que el valor añade al bien una relación con la persona que valora. Sin valoración no hay valor, aunque haya bien. Con base en lo anterior, y para este caso, se considera que el hombre no inventa los valores pero sí los descubre y, en cierta forma, los crea. El descubrimiento de las nuevas relaciones de sentido (valores), lo hace el individuo gracias a la vitalidad estimativa de los valores, entendido lo estimativo como la función vital que permite reaccionar positiva o negativamente frente a las cosas; naturalmente, que dicha relación de sentido varía de acuerdo con la cultura, circunstancias especiales, características del individuo, situación económica y política de los pueblos, entre otros factores. (Cfr. González, 1998: 117).
De acuerdo con el recorrido teórico hecho, la conceptualización precedente se enmarcaría en la teoría de la apreciación (Reguero, 1996: 2), en donde los valores no pueden, por sí mismos, cambiar la realidad. La determinación que emana de ellos no es directa ni irresistible. Para que el deber se convierta en algo real es indispensable la intervención del hombre mediada por los valores y por la interacción comunicativa.
Cabe aquí hacer referencia especial a la lectoescritura significativa. Entendido el lenguaje como capacidad humana de significación, en la cual se transforma la realidad en significado o en un mundo posible, y catalogada la lectoescritura como hecho y ejercicio del lenguaje, se infiere que este proceso es un acto de significación y de construcción de imaginarios personales, dadas las capacidades que el hombre tiene para pensar, sentir, imaginar, propalar, mostrar y demostrar, entre varias.
La lectoescritura significativa debe ser entendida como proceso de transformación del texto –urdimbre conceptual- en significado-sentido, lo cual conlleva la construcción de discursos personales en donde se plasme la construcción de sí, del otro, de la vida y del mundo. Lo anterior es posible, como lo expresan Porras y Quintero (1995: 107): si se buscan espacios y ambientes pedagógicos que posibiliten el ejercicio de la significación; esto es, circunstancias que inciten la desinhibición, confianza y seguridad personales, para facilitar la comprensión, intepretación y producción de discurso natural y franco, así como la confrontación dialógica para el desarrollo individual y social del hombre y de la mujer.
De acuerdo con Cortina (2000: 4l-64), respecto de la clasificación de los valores, diversos autores se han ocupado de esta temática, casi siempre basados en la taxonomía presentada por Scheller, creador de la escuela “Ética de los valores”, y por Ortega y Gasset, sin que exista una unidad de criterios al respecto. Para este caso particular en que se abordará un análisis estimativo de la autoestima y de la responsabilidad, estos dos valores se clasifican, en términos de Carreras y Otros (1997: 45), como macrovalores, de los cuales se desprenden subvalores -indicadores- que permiten interpretar tales macrovalores en las autobiografías (muestras de lectoescritura significativa) producidas por los estudiantes objeto de la muestra, lo cual se presenta a continuación.
6. RESULTADOS
De acuerdo con las pretensiones de esta ponencia, se presentan los resultados de la interpretación de 40 autobiografías, correspondientes a 20 hombres y a 20 mujeres, adscritos a dos de los programas académicos de la UPTC: Ingeniería en Transportes y Vías y Licenciatura en Psicopedagogía con énfasis en Asesoría Escolar.
Valga aclarar que las autobiografías no son el único instrumento para la recopilación de la información de la investigación: “Ciudadanía y Universidad para el nuevo milenio”, pero dado que la misma aún está en proceso, sólo se han considerado tales autobiografías, por ser los primeros referentes aplicados al conjunto de la muestra.
Para el análisis e interpretación de los dos macrovalores –autoestima y responsabilidad- se construyeron los siguientes indicadores con base en los referentes teóricos explicitados en acápites anteriores y, específicamente, en los cuestionarios y pruebas indagadoras de Carreras (1997: 68, 80; 140-141), así:

AUTOESTIMA


Concepto que se tiene de la valía de cada uno y de sus capacidades

INDICADORES


  1. Aceptación de sus características físicas

  2. Aceptación de su forma de ser

  3. Capacidad para afrontar retos

  4. Capacidad para construir y defender sus convicciones

  5. Visión prospectiva

  6. Reconocimiento de sus virtudes y de sus defectos

  7. Perseverancia en sus planes y propósitos
  8. Despreocupación frente al “qué dirán”



RESPONSABILIDAD


Voluntad que tiene el individuo de aceptar las consecuencias de sus propios actos y de su comportamiento individual, social y ecológico.

INDICADORES


  1. Aceptación de críticas, dificultades y fracasos

  2. Evasión de la pasividad, de la indiferencia y de la apatía

  3. Búsqueda de soluciones consensuadas en relación con los problemas

  4. Capacidad de escuchar, de dialogar y de reconceptualizar

  5. Ser consecuente –poder ubicarse en el lugar del otro-

  6. Cumplimiento de las normas y de los compromisos asignados

  7. Ofrecerse una calidad de vida digna para sí y para los demás, en lo espiritual y en lo material

  8. Manifiesta respeto y cuidado por los bienes ajenos y comunes

Con base en las autobiografías, se infieren como significativos los siguientes indicadores en relación con la AUTOESTIMA:


- Capacidad para afrontar retos, en estructuras escriturales como: “participé en la Expedición Pedagógica, con un gran número de personas dentro del público”, “con la ayuda de mi familia he superado las dificultades”, “me adapté a los distintos lugares en donde tuve que vivir”. Sin embargo, este indicador presenta un gran índice de debilidad, cuando se lee: “prefiero no hablar de esa situación”, “no estudié porque mi hermano se murió y era él quien me iba a dar el dinero para terminar mi bachillerato”, “el abandono de mi papá me frustró”, “tengo tantos problemas que a veces quisiera no seguir viviendo”.
- Capacidad para construir y defender sus convicciones, en frases de alta recurrencia como: “tengo gran fe en Dios”, “he podido ingresar a la UPTC, catalogada una de las mejores Universidades del país”, “el Emiliani, el mejor colegio técnico de Tunja”, “mi hogar, el mejor”, “estoy orgulloso de mi familia por su ejemplo y apoyo”, “mi mamá es la mejor del mundo”. No obstante, también se leen algunas oraciones, en escaso porcentaje, como: “me iba a ir de monja ante esta decepción”, “me dejé llevar por el alcohol y por mis amigos”, “no sé si esto sea lo que quiero estudiar”, “estaba en la carrera que quería, pero me cansé del profesor de Cálculo porque no se hacía entender”.
- Visión prospectiva; son reiterativas: “ser un muy buen profesional”, “realizarme y ser alguien en la vida”, “ser excelente persona”, “ser feliz”, “conseguir una esposa ideal y tener unos buenos hijos”, “moldear mi personalidad”, “espero ser excelente persona y obtener buenos resultados en la Universidad”, “trabajar en lo social”. Cabe afirmar que este indicador es de altísima recurrencia entre los estudiantes neófitos, parte de la muestra. Estas frases reflejan muy bien los epígrafes teóricos expuestos por Elkind (1984), citado por Papalia (1999: 569): “Los adolescentes no reconocen la diferencia entre expresar un ideal y buscarlo”. Parte del conocimiento incluye comprender que “pensar no hace las cosas” (Anónimo) y que los valores deben vivirse para lograr el cambio.
- Reconocimiento de sus virtudes y defectos; en este indicador de principal recurrencia dentro de la muestra analizada, se encuentran respuestas significativas como: “aunque tenemos dificultades hemos aprendido a olvidar y perdonar ofensas”, “era de quienes esperaba que mis padres hicieran cosas por mí”, “bajé en mi rendimiento”, “induje a mis amigos al trago”, “era muy crítico, pero también cansón”, “nunca me destaqué en lo académico”, “fui juicioso y estudioso”, “me caracterizo por ser bromista, amigable e inteligente”, “soy crítico, pero respetuoso”, “me considero un adolescente normal”, “era tan terrible que le mataba los pollos a mis abuelos”, “soy puntual, introvertida”, “soy Consejera sacramental”, “soy malgeniada, habladora e hiperactiva”. Nuevamente, en este caso puede comprobarse la teoría que, sobre el adolescente, presenta el autor referenciado supra, en escritos de Papalia (1999: 570): los adolescentes consideran que ellos son especiales y por ello se reconocen a sí mismos desde el egocentrismo juvenil que los suele caracterizar.
De otro lado, con base en las autobiografías, se infieren como significativos los siguientes indicadores en relación con la RESPONSABILIDAD:
- Aceptación de críticas, dificultades y fracasos, en frases de alta recurrencia, como: “nunca superé el asesinato de mi padre cuando yo era niño”, “la muerte de mi mejor amigo me frustró”, “ya no quiero a mi hermano porque la última vez que peleamos me dijo cosas que me hirieron demasiado, y hoy no lo considero mi hermano”, “he vivido muchas amarguras, pero también he alcanzado grandes éxitos”.
- Evasión de la pasividad, de la indiferencia y de la apatía, en estructuras escriturales que se presentan con un grado alto de repetición, así: “pese a todo logré terminar mi bachillerato”, “aprendí a ser independiente y a valerme por mí mismo”, “lucho por mi familia y debo mantenerla viva y unida”, “me considero un tipo emprendedor”, “ésa no era mi carrera y por eso me presenté cuanto antes a Ingeniería de Vías”, “me gusta participar en actividades culturales y deseo trabajar en lo social”, “trabajé como Secretaria de unos abogados y como activista de una campaña política”, “trabajé en Corpochivor e hice varios cursos en el Sena”. En este indicador es aproximadamente comprobable la aseveración de Alsaker (1992) y Clausen (1975), citados por Papalia (1999: 538), en el sentido de que “a los muchachos les agrada madurar pronto y quienes lo hacen parecen beneficiarse en su autoestima”. Bien es cierto que este indicador se ha subsumido dentro del macrovalor de la RESPONSABILIDAD; empero, es pertinente aclarar que ésta se constituye en muestra fehaciente del nivel de autoestima que posee un individuo.
- Capacidad de escuchar, de dialogar y de reconceptualizar, en epígonos escriturales, de incidencia media, como: “tengo muy buenas relaciones con mi familia”, “escuché a la psicóloga, que me sirvió mucho para salir adelante”, “me gusta dar buenos consejos”, “me rodeo de amigos que me ayudan a solucionar mis problemas”, “en mis primeros años aprendí muchos valores en mi colegio”. Aunque en baja escala, también se pueden leer asuntos, como: “las discusiones frecuentes con mis amigas me alejaron de ellas”.
- Cumplimiento de las normas y de los compromisos asignados, indicador que, en el macrovalor de la RESPONSABILIDAD, ostenta gran frecuencia tanto en lo positivo como en lo negativo, así: “estudié para responder al sacrificio de mis padres”, “me gradué como el mejor bachiller”, “logré culminar mi bachillerato porque era mi deber”, “he sido una buena hija para responder a los esfuerzos de mi madre”, “perdí el año por vago. Me dediqué a los amigos y al traguito”, “no podía salir a la calle porque no había definido mi situación militar”. Con menos incidencia: “vivía aseado para ganar más y más amigas”.


  1. COROLARIOS

Del análisis de las autobiografías, llaman la atención hechos como los siguientes:


- Todos los estudiantes hacen alusión a sus padres y a su colegio, como factores relevantes en sus vidas, pero sólo cuatro mencionan a sus profesores como personas influyentes en su futuro; dos de ellos, los recuerdan por hacer recibido de éstos reiterados castigos, y dos más por haberse caracterizado como excelentes y connotados docentes.
- La mayoría de los estudiantes alude expresamente la responsabilidad, mas no así la autoestima; obviamente, que a ésta se refieren a través de los indicadores ya mencionados. Esto indica que el contexto familiar y la enseñanza básica concentran interés especial en la responsabilidad y dejan de lado un asunto tan trascendental en la vida de las personas, como lo es la autoestima; de igual manera, frente al mundo de los valores se intenta elucidar e introyectar en el estudiante lo relacionado con la responsabilidad, pero, al parecer, se asume que la autoestima es cuestión individual y hasta egocéntrica.
- Sólo un estudiante comenta haber leído un libro, lo cual permite colegir que la lectura para ellos no constituye actividad sustancial en sus vidas; nuevamente, queda en la palestra pública la mala o endeble incitación hacia las labores lectoescriturales propias de la juventud.
- En todas las autobiografías analizadas, pudo constatarse que la visión prospectiva es una característica consustancial en el estudiante universitario; la duda radica en si tal visión es simplemente un acto mecánico o trivial o si, realmente, se constituye en una convicción vital. Al respecto, Erikson, citado por Hoffman (1996: 10): “vio la adolescencia como una moratoria, un período en el que las elecciones definitivas se posponen mientras se van uniendo los distintos elementos de la identidad”.

- Los indicadores relacionados con “aceptación de la forma de ser” y “aceptación de cualidades físicas” se presentaron sin el carácter consuetudinario que se esperaba; esto, contraviene la teoría de Petersen y Taylor (1980), citados por Hoffman (1996: 8), en el sentido de que “los adolescentes que no se consideran aceptables o que poseen una baja autoestima pueden angustiarse por su aspecto, aunque otros los encuentran tan atractivos como la mayor parte de sus compañeros”.



  • Finalmente, en las autobiografías fue una constante el hecho de encontrar un grado de dependencia marcado en el joven universitario neófito; yuxtapuesto, también se pudo leer la satisfacción y la identificación de dicho joven con su carrera universitaria; sin embargo, la teoría es puntual y vertical, cuando Hoffman (1996: 11) asegura que la mayoría de los estudiantes universitarios no sólo prolongan la dependencia de sus padres, sino que también retrasan las decisiones que se refieren a la profesión, al matrimonio, y hasta a los mismos valores; entonces, no se puede olvidar que la experiencia universitaria, de acuerdo con la misma autora, tiene un efecto considerable en las opiniones político-sociales de los jóvenes, futuros profesionales.




REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ARNAL, Justo et alii. Investigación educativa: fundamentos y metodología. Barcelona: Labor, 1992.


BANDRÉS UNGRÍA, Ma. Del Pilar et alii. La influencia del entorno educativo en el niño. 1ª. Reimpresión. Madrid: Cincel-Kapelusz, 1984.
BENNETT, William J. (Recopilación y comentarios). El libro de las virtudes para jóvenes. Un tesoro de historias que exaltan los valores que nos hacen mejores personas. Barcelona: Javier Vergara Editor, 2001.
CAMPS, Victoria. Ética, retórica, política. Madrid: Alianza Editorial, 1988.
CARRERAS, LLorenç et alii. Cómo educar en valores. 5a. edición. Madrid: Narcea de Ediciones, 1997.
CASTILLO DURÁN, Nora; JAIMES JAIMES, Gladys; CHAPARRO PEÑA, Ramón O. Una aproximación a la investigación cualitativa. Tunja: Imprenta de la UPTC, 2001.
CORTINA, Adela. El mundo de los valores. “Ética mínima” y educación. 2ª. Reimpresión. Bogotá: El Búho, 2000.
GARAY, Luis Jorge. Reflexiones en torno de la crisis colombiana. En: Coyuntura política, No. 14. Bogotá: Corporación diálogo democrático, 1999. Citado por: HOYOS, Guillermo. Formación ética, valores y democracia. En: HENAO, W., Myriam y CASTRO V., Jorge O. (Compiladores). Estados del Arte de la investigación en educación y pedagogía en Colombia. Tomo I. Bogotá: ICFES, 2001.
GONZÁLEZ, Luis José. Ética. 2ª. Edición. Bogotá: El Búho, 1998.
HOFFMAN, Lois et alii. Psicología del desarrollo hoy. Vol. 2. 6ª. Edición. Madrid: c Graw-Hill, 1996.
MARQUÍNEZ ARGOTE, Germán et alii. El hombre latinoamericano y sus valores. 6ª. Edición. Bogotá: Nueva América, 1991.
PAPALIA, Diane E. y OLDS, Sally Wendkos. Psicología del desarrollo. 7ª. Edición. México: Mc Graw-Hill, 1999.
PORRAS, Susana y QUINTERO, Campo Elías. Hacia una lectura y escritura significativas. En: LA PALABRA, Revista de los Profesores del Departamento de Español y Literatura, de la UPTC. Bogotá: Nos. 4 y 5; (setiembre, 1995); p. 105-111.
REGUERO, Blanca. La reflexión de lo social a través del discurso axiológico. http://catedradn.unesco.unam.mx . México: 1996, 8p.
RUNES, D. Diccionario de filosofía. Madrid: Grijalbo, 1969.
SÁNCHEZ VÁSQUEZ, Adolfo. Ética. 50ª. ed. México: Grijalbo, 1992.



* Documento redactado con base en la investigación intitulada: “Ciudadanía y Universidad para el nuevo milenio”; dicha investigación se encuentra inscrita en la Dirección General de Investigaciones de la UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA Y TECNOLÓGICA DE COLOMBIA, Tunja.

** Profesores de Planta, de la UPTC, Tunja.





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos