Poblacion I: teoria de la poblacion



Descargar 378.7 Kb.
Página5/8
Fecha de conversión28.03.2018
Tamaño378.7 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

TEMA 4. El papel de la Fecundidad en los modelos poblacionales. Variables en los estudios de fecundidad en las diferentes etapas históricas. Modelos de Fecundidad. Aborto y control de la natalidad. La Encuesta Mundial de Fecundidad. Las Encuestas de Fecundidad en España


HIPOTESIS CAUSALES SOBRE FECUNDIDA: EL PAPEL PREPONDERANTE DE LA UNIDAD FAMILIAR

En la actualidad existen dos grandes preocupaciones relativas al número de individuos. La primera de ella hace referencia al superlación mundial. La segunda tiene que ver con el descenso secular de la fecundidad, sobre todo en los países ricos.

La fecundidad ha sido analizada desde diversas disciplinas: demografía, sociología, economía, biología o la psicología. La biología, que se destacó en las etapas anteriores, prácticamente en la actualidad ha quedado obsoleta por su intento de querer explicar la fecundidad prescindiendo de factores sociales o culturales.

Respecto a la economía, se considera que esta es la más antigua en estudiar los temas de población. Sin embargo, en 1960, los economistas se encontraron en un callejón sin salidas, ya que no habían conseguido un avance teórico para dichos estudios. Aun así, cabe resaltar que es precisamente en torno a este año cuando surge el concepto” nueva economía doméstica

El problema de la demografía es más complejo, pues se presenta como una rama de todas las carreras que, de alguna manera, tienen como objeto de estudio la población. Por último, en relación con la sociología, o la psicología social, cabe señalar que este ha ocupado de temas de fecundidad solo recientemente.

Teorías concretas sobre la fecundidad

En la década de los 60, en la escuela de microeconomía de Chicago, nace lo que se llamó “nueva economía doméstica”. Becker, pionero de esta escuela, afirma que “La renta es función directa del número de hijos y de su calidad”, es decir, que las familias con mayor renta tendrán un número de hijos mayor. Sin embargo, nuestro autor pierde de vista que la “calidad” puede disminuir el número de hijos. Siendo consciente de la debilidad de su tesis, Becker añadió que la fecundidad esta mas en función de la satisfacción personal y familiar que del bienestar económico.

Por otra parte, Leibenstein establece un modelo explicativo que relaciona los cambios producidos en la fecundidad con el desarrollo económico, diferenciando los beneficios, apoyo del hijo a los padres cuando estos sean viejos o dinero que el niño aportara en la familia cuando empiece a trabajar; o costes, tiempo dedicado para el cuidado de bebes, pagar sus estudios o ropa, que derivan al poseer hijos.

Sin embargo, el autor más prolífico, y a su vez más controvertido, es Easterlin. La variable fundamental de su modelo es “el mercado de trabajo”. Según el, si una generación le tocó vivir en momentos de crisis de empleo es posible que reduzca su fecundidad. Además, afirma que la experiencia del individuo en su adolescencia antes de abandonar el hogar familiar, será determinante en el modelo de vida deseado para el futuro.

Para la demografía, el único modelo elaborado es la de la “transición demográfica”, cuya principal preocupación es la de explicar el cambio generalizado que se ha producido en las pautas demográficas. En este punto no podemos dejar de lado el comentario de un famoso demógrafo, Caldwel, quien afirma que “Una teoría de la alta fecundidad y del descenso de la misma será esencialmente una teoría del cambio social y familiar”.

Entrando en las teorías sociológicas, lo primero que llama la atención es la multiplicidad de las hipótesis. Las hipótesis de mayor extensión han dado paso a las encuestas de fecundidad. El contenido de estas encuestas, es decir de algunas de sus ítems (por ejemplo, integración conyugal, división familiar del trabajo o estructura familiar) pertenecen al ámbito de la sociología de la familia, y desde allá se podrá explicarse gran parte de las tasas de fecundidad.



El caso español

Lo primero que llama la atención es el atraso e incluso el desconocimiento con que las teorías de la fecundidad llegan a España. La primera es la falta de traducciones e incluso de los trabajos más relevantes. La segunda podría ser el desinterés institucional por los problemas demográficos existente en España (en España, nunca hubo alarma de sobrepoblación, ni preocupación por bajísimas tasas de natalidad)

Los estudios de fecundidad que se han hecho en España se reparten en tres épocas muy bien delimitadas y bastantes aisladas.

La primera década comprende la década de los 40, se trata de un estudio para evaluar las consecuencias de la Guerra Civil española y estudiar las perspectivas de la natalidad en España con objeto de superar dicho trauma. La segunda época corresponde con las últimas etapas del desarrollismo y surge para tratar más o menos abiertamente sobre el control de natalidad. La encuesta elaborada en 1979 por la INE, constituye la última etapa.

Demográficamente hablando, la natalidad y la fecundidad son dos conceptos bien diferenciados, la natalidad es una tasa bruta entre el total de nacimientos por el total de población. Sin embargo la tasa de fecundidad solo “percibe” el número de nacidos por el total de mujeres en edad de procrear, que generalmente se consideran tienen entre las que tienen de 15 a 45 años. Por otra parte, se debe tener en cuenta que la fecundidad es un fenómeno demográfico, metodológicamente, al mismo nivel jerárquico que la mortalidad o las migraciones. Por lo que considerar estas últimas como variables dependientes de la fecundidad es un error. Además, otra características en los estudios de la fecundidad es que estos se centran en la mujer, es decir su nivel cultural, actividad laboral o su conocimiento de métodos de prevención de los embarazos.

Elementos para una hipótesis

En este apartado se intentará plantear una serie de hipótesis que nunca se han verificado en España. En primer lugar se trata de averiguar de dónde proceden las decisiones de tener hijos, para luego analizar la razón por la adopción del modelo de baja natalidad.

En España, la tasa de ilegitimidad sigue siendo baja, por lo que la mayoría de los nacimientos siguen produciéndose en el ámbito del matrimonio. Esto nos lleva a la primera cuestión: ¿quién toma la decisión de tener un hijo, la mujer, el hombre o ambos? Por su puesto, la mujer tiene la posibilidad de obrar según su propio criterio, pero en el momento en que la familia sigue siendo “tradicional” lo más normal es que se espere que el hombre imponga su autoridad en el hogar.

Se entiende por nivel preconsciente las motivaciones no expresadas bien por olvido, bien porque son encubiertas, pero de las que los demandantes pueden llegar a tener conciencia. Algunos de los factores que contribuyen a la elaboración de modelos a nivel preconsciente pueden ser: la imitación (el turismo, emigración, y mass media, los cuales afectan a la familia con la siguiente reducción del tamaño del mismo); las presiones del entorno social ( se trata de argumentos sociales tales como: es bueno para la salud tener hijos o una familia sin hijos es equivalente a un jardín sin flores); y las relaciones afectivas ( él bebe recién nacido como prueba de amor entre los cónyuges)



LA PLANIFICACION FAMILIAR EN LA INVESTIGACION SOCIOLOGICA

Historia anticonceptiva de las mujeres

Mary Carmichael Stopes fue la fundadora, junto a su marido, de la primera clínica de control de la natalidad, en el imperio británico, el 26 de marzo de 1921. Se preocupó por recopilar exhaustivamente los métodos anticonceptivos existentes con el objetivo de promover su uso para todas las mujeres.

En USA la Asociación Médica Americana introduce, al igual que su homóloga inglesa, el tema de control de natalidad aunque las leyes de dicho país estaban en contra de la anticoncepción. La pionera en este terreno fue Marie Sanger.

En la legislación británica de la época nunca existió ningún tipo de prohibición con relación a los métodos de control de la natalidad. En USA, en cambio, cada estado tenía sus leyes de anticoncepción. En Francia, un caso muy particular, no existía ningún tipo de ley prohibiendo uso de anticonceptivos hasta 1920. En última instancia la ley sería paliar la baja natalidad, algo que solo es comprensible si se tiene en cuenta el rechazo de los franceses a la negación de uso de anticonceptivos defendido por Malthus.

En España, después de la Guerra de Civil, no solo se anuló los divorcios dictados por la Republica sino que castiga con carácter retroactivo a las mujeres que habían realizado algún aborto. Posteriormente, ya en la etapa de la transición a la democracia, en 1978, se despenalizan los anticonceptivos.

La medida de uso de anticonceptivos

Los más lejanos antecedentes de las encuestas de fecundidad, se remontan a los años 30 cuando una serie de demógrafos norteamericanos comenzó a ser consciente de la imposibilidad de acceder al conocimiento de los mecanismos causales de la fecundidad a partir de las series estadísticas tradicionales.

La primera Encuesta de Fecundidad, que data de 1941 y se efectúa en Indiapolis es una encuesta limitada, pues se centra solo en ciertos grupos y en ciertas áreas geográficas. Sin embargo, El estudio de Princeton, sucesor del de Indiapolis, es una encuesta representativa, encargándose de conocer las características de la fecundidad de un país por completo.

Lo que empezó como necesidad científica para estudiar las características de la fecundidad con el transcurso de tiempo devino una cuestión de carácter internacional. Para los países ricos, superado, el baby boom, su preocupación central fue las aceleradas bajas tasas de natalidad; mientras que para los países en vías de desarrollo, la suya era el aumento del número de niños nacidos por mujer.

En este contexto, liderado por las Naciones Unidad y el instituto estadístico Internacional, se diseñó la Encuesta Mundial de Población, con el objetivo de animar a los países a realizar encuestas de fecundidad. De esta forma se podía canalizar mejor el conocimiento de la fecundidad de cada país, así como la manera de suministrar los anticonceptivos.

Las encuestas de Fecundidad en España

En España se han realizado cinco Encuestas de Fecundidad, tres de carácter general y adscrito a la Encuesta Mundial y las otras dos de carácter europeo. La primera data de 1977, la segunda en 1985, y la tercera en 1999. Las tres primeras fueron realizadas por INE, y las relativas a Fecundidad y Valores se llevaron a cabo por CIS.

Las encuestas del ámbito europeo han sido realizadas por el CIS. La muestra de la Encuesta de Fecundidad y Familia aporta la novedad de incluir a los hombres.

Los métodos anticonceptivos más utilizados en España en los últimos 30 anos

Con las encuestas de Fecundidad hechas en España se pueden llegar diversas conclusiones acerca de los anticonceptivos más usados. En primer lugar, hay que decir que en España se ha pasado de un número importante de embarazos no deseados a embarazos conscientes. Sin embargo, aún queda un 16% de embarazos que pueden considerarse indeseados.

Según la Encuesta de Fecundidad realizada en 2006 del 73% de las mujeres que han acostado con alguien en el último mes han utilizado algún tipo de anticonceptivo, frente a un 25.1% de 1977 o el 65.5% de 1985. Por otra parte, si el método más utilizado, según la encuesta de 1977 y la de 1985 era el retiro del hombre, en la encuesta de 1999, este método apenas lo siguen un 7.23 % de las mujeres. En la encuesta de 2006 el preservativo es el que se utiliza en primer lugar, lo que además ha reducido el impacto de la propagación del SIDA.

Otro dato que aquí se quiere resaltar es el aumento de usos de métodos definitivos o cuasi definitivos como son la ligadura de trompas y la vasectomía (esterilidad en el hombre). Otros métodos como la lactancia prolongada han desaparecido prácticamente en la sociedad española de los últimos años.



Planificación familiar y aborto en los jóvenes

Entre los jóvenes, 15-17, el método más utilizado (79%) es el preservativo. La píldora al dia siguiente es un recurso poco demandado, pero hay tener en cuenta de que la obtención de estas píldoras no es fácil, especialmente para los más jóvenes, pues los centros de salud solo abren los fines de semana. Además no es un método preventivo sino más bien paliativo, que cura.

Respecto a la cuestión “si queriéndolo usar no lo usaron cual fue el motivo” La respuesta más recurrente fue el no tener a mano el preservativo. Esta pregunta ha sorprendido a muchos estudiosos de estos temas si se tiene en cuenta la cantidad de información que se ha lanzado para el uso de preservativos.

Analicemos ahora el tema relativo a los abortos. La primera impresión que se nos presenta, al analizar este fenómeno, es que en lugar de disminuir su práctica, va en aumento, especialmente entre los jóvenes. Se ha intentado explicar esta concentración de abortos en los jóvenes de diferentes maneras. Primero, los abortos son provocados en los más jóvenes debido a que la educación sexual en ellos es insuficiente. Segundo, la influencia de la cultura en los inmigrantes en torno al uso de métodos de planificación familiar.



Los derechos reproductivos

Naciones Unidas, consciente de algunos casos (el ocultamiento de niños de después de que el gobierno chino aplicara la política de hijo único) en 1994 acuñó el término salud reproductiva, es decir, un estado general de bienestar físico, mental y social y no de mera ausencia de enfermedades o dolencias, en todos los aspectos relacionados con la salud reproductiva y sus funciones y procesos” La salud reproductiva supone la capacidad de disfrutar de una vida sexual satisfactoria y sin riesgos, la capacidad de procrear y la libertar para decidir cuándo hacerlo, hacerlo o no, y con qué frecuencia.

La Conferencia de El Cairo sobre población reconoce a las parejas y a los individuos el derecho de la salud reproductiva, independientemente de su estado civil. Sorprendentemente el Vaticano cae en lo que algunos analistas epidemiológicos consideran una gran irresponsabilidad al recomendar, Benedicto XVI, que no se usen los preservativos cuando el mundo está inmerso en una epidemia mortal: SIDA.

DESCENSO DE LA FECUNDIDAD Y LA MODERNIZACION EN LA SOCIEDAD ESPANOLA. ANALISIS COMPARATIVO DE LAS ENCUESTAS DE FECUNDIDAD 1977 Y 1985

LAS DOS ENCUESTAS ESPANOLAS

Metodología

En España se han realizado dos Encuestas de Fecundidad; la primera data de 1977 y la segunda se pasaron en 1985. Ambos fueron realizados por el INE, con diferencias metodológicas que conviene destacar.

La Encuesta de 1977 tiene las siguientes características: la muestra partió de 6429 mujeres, el universo eran mujeres no solteras de 15-49 años, el cuestionario tenía 168 preguntas, se contó con 5814 cuestionarios cumplimentados, etc. La Encuesta de 1985 tenía las siguientes características: la muestra estaba formada por 9010 mujeres, el universo eran todas las mujeres de 18 a 49 años, independientemente de su estado civil, los cuestionarios cumplimentados fueron 8863, el cuestionario tuvo 136 preguntas

Una critica

Con la Encuesta de Fecundidad vamos a poder conocer una serie de hechos tales como la media de hijos por mujer, el uso de anticonceptivos o la situación de las mujeres ante el embarazo. Sin embargo, no seremos capaces de conocer quien toma las decisiones sobre, por ejemplo, el uso de los anticonceptivos en la familia. Se produce otra carencia en dichas encuestas: la falta de representatividad entre distintos colectivos de mujeres.

En cuanto al contenido, estas se refieren únicamente al “trabajo de la mujer” sin especificar en qué sectores de actividad (primario, secundario, terciario) se encuentran ocupadas o, por lo menos, que proporción de mujeres esta en cada uno de los sectores arriba mencionados. A pesar de todo lo comentado no podemos dejar de resaltar que la variable “trabajo de la mujer” constituye por excelencia un de las que incide en la fecundidad.

Por último, se debe tener en cuenta que a pesar de que con la encuesta se pretende recoger hechos sociales, la medición del entrevistado los convierte en opiniones subjetivas, etc.



Cambio de la situación social entre las dos encuestas de 1977 y 1985

Se trata del cambio social que podemos agrupar en tres niveles: primero, la campaña que determinados grupos sociales organizaron en contra de la Encuesta de Fecundidad de 1977, con acusación de escándalo público, situación que no se dio en la de 1985; el hecho de que la muestra haya podido ampliarse a todo el colectivo de mujeres comprendidas en edad fértil aunque fuesen solteras pero con la salvedad de que no se haya pasado la encuesta a menores de 18 años, por razones legales.

Finalmente el cuestionario refleja una evolución introduciendo preguntas de opinión sobre el aborto o suprimiendo ítems como “es voluntad de Dios” al preguntarles sobre las razones que llevaron a tener más o menos hijos.

El análisis de las Encuestas de Fecundidad en España

A pesar de la brusca caída de la fecundidad, en España se ha generado más alarma que trabajos serios. Puesto que aun cuesta investigar en demografía. Sin embargo, los trabajos que se han publicado hasta el momento sobre la Encuesta de Fecundidad son escasos, normalmente dos: el dedicad a analizar los datos del INE, o aquel que realiza los análisis de los mismos.



LA REALIDAD ESPANOLA

Respecto a los distintos niveles de estudios de las mujeres alguna vez casadas entre 1977 y 1985 hay resaltar el fuerte descenso de las “analfabetas”, así como el descenso de los “sin estudios” y “primarios”. Las mujeres con estudios superiores se multiplicaron por 2 en la encuesta de 1985.

La creencia y práctica religiosa de las mujeres españolas ha dado un salto de “canguro”, ya que de cada 100 mujeres no solteras que en 1977 se declaraban católicas practicantes se ha pasado a 78 en la de 1985. Sin embargo, el hecho de que disminuya de la misma manera el porcentaje de los “no practicantes” no resulta tener una explicación clara.

Por último, un factor importante del proceso de modernización de la familia pasa por el trabajo de la mujer. Al comparar las dos Encuestas de Fecundidad, se revela que el trabajo se incrementa ligeramente entre las casadas, a la vez que desciende el trabajo de mujeres que se dedican al trabajo doméstico.



Descendencia y planificación

Los hijos

El número de hijos de las mujeres alguna vez casadas ha pasado de 2.5 en 1977 a 2.15 en 1985. De esta forma se consolida el modelo de familiar nuclear reducida y reforzándose el modelo de hijo único. Por otra parte, las que no tienen ningún hijo se han duplicado en términos relativos, sin embargo, se ha reducido proporcionalmente el porcentaje de familias con más de dos hijos.

Las mujeres que tienen un porcentaje elevado de hijos son las católicas practicantes. A pesar de que existen varios estudios que indican la neutralidad de la variable “religión” en la determinación de la fecundo, los datos para el caso de España parecen contradecir dicha conclusión.

Deseo de quedar embarazada

Está claro que el mayor número de embarazos se produce sin ningún tipo de planificación, sin embargo, entre 1977 y 1985 proporcionalmente se incrementa los embarazos buscados y disminuyen los embarazos por fallos del método anticonceptivo.



Uso de anticonceptivos

La encuesta de 1977 reveló un déficit en el uso de los anticonceptivos. En 1985 las cosas empezaron a mejorar solo lentamente. Mientras que las casadas dicen no haber utilizado ningún método en un 76.9 %, las mujeres en una unión estable no lo han utilizado en tan solo 2.25%. A demás, el uso de algún método ineficaz es muy superior entre las mujeres casadas.

Al comparar cuáles son los métodos que se han utilizado alguna vez, podemos afirmar que todos los métodos anticonceptivos ganan adeptas entre las mujeres españolas, excepto el retiro del hombre y el ritmo en los que se produce un ligero descenso. La píldora y el preservativo, que ocupan el segundo y tercer lugar respectivamente, son aquellos en los que el uso ha subido más.

Respecto a la esterilización femenina, no parece coherente que se ha producido este fenómeno; la esterilización masculina por su parte crece imperceptiblemente.



BONGAARTS: UN MODELO DE FECUNDIDAD Y SU APLICACIÓN EN ESPANA

La aplicación del modelo de Bongaarts supone un paso más en el conocimiento de la fecundidad en España. En esta sección se proporcionará una visión detallada del modelo de Bongaarts. Se efectúa su aplicación en España, mediante la obtención, a través de la Encuesta de Fecundidad, de los índices que se utilizan para el modelo. A pesar de que el modelo se cumple en España, es considerado poco explicativo para Roustan, quien desarrolla una crítica sociológica al modelo.



LOS MODELOS DE VARIABLES EN EL ESTUDIO DE LA FECUNDIDA

Variables intermedias y variables próximas

El sistema analítico de variables “intermedias” propuesto por Davis y Blake consiste en la desagregación de los procesos de fecundidad o nacimiento, que gira en tres momentos clave: el coito, la concepción, la gestación y el parto. Este modelo analítico es revisado por Bongaarts que lo convierte en el modelo de variables “próximas”: el intervalo estéril en el posparto, el intervalo fértil, y el tiempo de embarazo.

Al comparar ambos modelos se percibe que las variables intermedias dotan al modelo de un contenido sociológico mientras que las variables próximas de Bongaarts muestran la relación de la fecundidad con variables biológicas.

El modelo que establece Bongaarts queda resumido en cuatro factores, siendo estos la lactancia materna, al aborto, el control de la natalidad y la exposición al coito, los cuales influyen de manera directa en la fecundidad.



Concepto de Fecundidad Natural

Fecundidad es el fenómeno relacionado con los nacimientos vivos considerados desde el punto de vista de la mujer, de la pareja o muy excepcionalmente del hombre. En castellano fertilidad es un concepto que se refiere a la fecundidad natural, resultados de la fertilidad cuando los únicos valores que actúan son los culturales, religiosos, y no métodos racionales de planificación familiar.



EL MODELO DE BONGAARTS

La tasa de Fecundidad Marital

La primera ecuación (proporción de casados) es el resultado de poner en relación la tasa total de fecundidad, TFR, la tasa de fecundidad marital, TM, y el índice de proporción de casados Cm.



Su ecuación es:

TFR= Cm*TM;

Dónde: f(x) es la tasa especifica de fecundidad por edades, para mujeres en edad fértil, de 15 a 49 años; m(x) es la proporción de mujeres unidas de cada edad o grupo de edad.



Y, definimos la tasa de fecundidad marital como y las tasas especificas de fecundidad marital a la edad x como

Contracepción

Este será la interacción entre la práctica de la contracepción y la fecundidad natural. Su fórmula es la siguiente:



Donde u es la prevalencia del uso de métodos anticonceptivos de las mujeres casadas o unidad en edad reproductiva.



Donde u (m) es la proporción de mujeres que utilizan el método anticonceptivo m;



Dónde:


e (m) es la efectividad del método m

Donde Cc es el índice de contracepción, este es igual a uno cuando no se practica la contracepción; Cc= 0 cuando todas las mujeres usan los anticonceptivos. TNM es la tasa de Fecundidad Matrimonial.



Aborto

El índice de aborto inducido se define como la razón entre la tasa total de fecundidad observada y la tasa de fecundidad en ausencia de aborto. Su fórmula es:



TGF es la tasa global de fecundidad; u es la prevalencia anticonceptiva total; TA es la tasa total de aborto, incluye solo los abortos inducidos de las mujeres casadas o unidas. En ausencia de abortos inducidos se asume que Ca=1.



Indice de fecundidad post parto

Su fórmula es:





i es la duración media de la fecundidad post parto.

También se puede calcular indirectamente el valor de i a través de la duración de la lactancia (B)



Es este caso el modelo seria:





Validación del modelo

La varianza se elabora a partir de dos variables, la tasa de fecundidad observada y la tasa de fecundidad estima. A partir del modelo que se ha desarrollado más arriba, Bongaarts llega una conclusión: las proporciones de matrimonios, la contracepción, el aborto inducido y la infecundidad postparto son los determinantes de la fecundidad más importantes.

Los demógrafos aceptan la validación del modelo de cálculo de fecundidad de Bongaarts, el cual tiene una serie de aplicaciones ventajosas para aquellos países que han medido algunas de las variables anunciadas, ya que se puede trabajar con estimaciones.

Sin embargo, el modelo de Bongaarts en el plano teórico se puede criticar desde dos puntos de vista: primero, algunos autores creen que el modelo debe ser ampliado para que sea más completo; otros creen que la demografía no puede dejar al lado las variables sociales.



Aplicación al caso español del modelo de Bongaarts

Al calcular la fecundidad total de las españolas con este modelo arroja un valor de 1.28. Sin embargo, la Tasa Total de Fecundidad Observada es de 1.56. Por tanto, parece, efectivamente, que el modelo se cumple y las variables próximas pueden predecir las tasas totales de fecundidad, ya que nuestras cifras no alteran la varianza obtenida.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad