Planteamiento y desarrollo del taller



Descargar 86.75 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión02.03.2018
Tamaño86.75 Kb.
Vistas190
Descargas0
  1   2

EL APRENDIZAJE COOPERATIVO

Coordinador del taller: Jesus Nieto Quintana (Provincia de Cataluña). jesus.nieto@escolapia.cat


  1. PLANTEAMIENTO Y DESARROLLO DEL TALLER

Todos los talleres pudieron contar con, aproximadamente, 5 horas repartidas en 4 sesiones. La primera sesión se realizó en el colegio escolapio Hispano Americano de Santiago de Chile y consistió en una dinámica, que duró unos treinta minutos, para que los participantes tuvieran un primer contacto y se conocieran.

A partir de ese momento, cada día se realizó una sesión de 1 hora y media. El taller sobre el Aprendizaje Cooperativo se planteó y se desarrolló de la siguiente manera:



  • Sesión 2: Se presentó el contenido del taller, y se formaron los grupos de trabajo de manera que los congresistas que tenían como única lengua el inglés, estuvieran acompañados por otros participantes que conocieran el castellano y el inglés y pudieran hacer las funciones de traducción, de manera simultánea, labor que llevaron a cabo con una gran generosidad y eficacia.

A partir de la estructura cooperativa 1-3 (adaptación de la estructura conocida con el nombre 1-2-4) se plantearon preguntas significativas para generar un pequeño debate. (¿Hacia dónde debe ir la escuela? ¿Debe ser una escuela que seleccione previamente a su alumnado para ajustar mejor la intervención educativa a sus características o una escuela que busque ser inclusiva, que no excluya a nadie? ¿Qué entendemos por Aprendizaje Cooperativo? ¿Cualquier agrupamiento de alumnos puede considerarse trabajo cooperativo? ¿Podemos hacer alguna distinción entre trabajo de grupo tradicional, trabajo colaborativo y aprendizaje cooperativo?).

Con las aportaciones de todos los participantes se pudieron recoger ideas para la elaboración de los apartados A y B de este documento (definición y finalidades).



  • Sesión 3: Esta sesión se dedicó a la presentación de experiencias de Aprendizaje Cooperativo llevadas a cabo por los participantes en el taller, utilizando la mitad del tiempo, aproximadamente, para la explicación del proyecto que se está desarrollando en Catalunya. Con las experiencias comentadas y las ideas aportadas en esta sesión se han podido realizar los apartados D, E y F de este documento (experiencias en marcha, descripción de la acción, orientaciones para su aplicación).

  • Sesión 4: En esta sesión se completaron las explicaciones de algunas experiencias descritas el día anterior y se explicó la ley de educación de Bolivia ya que supone un marco legal muy flexible que facilita la participación de la ciudadanía y promueve que las escuelas desarrollen proyectos de Aprendizaje-Servicio de gran impacto en el entorno. A continuación, utilizando la técnica cooperativa de “el folio giratorio”, se preguntó a los asistentes sobre: ¿Podrías destacar algún aspecto que te parezca esencial del Aprendizaje Cooperativo?, ¿Crees que hay algo del Aprendizaje Cooperativo que podrías aplicar en tu escuela?, ¿Hubiera visto con buenos ojos, José de Calasanz, el Aprendizaje Cooperativo? ¿Por qué?, ¿Cómo te has sentido en este taller? La información recogida durante esta sesión se ha utilizado para completar los apartados A, B y C del presente documento (definición, finalidades y tradición escolapia).

  1. DEFINICIÓN

ALGUNAS INVESTIGACIONES QUE NOS HAN LLEVADO HASTA AQUÍ

Aunque, a mediados del siglo XX, ya apareció un estudio en el que se comparaba la competición y la cooperación en el marco de la resolución de conflictos en las relaciones humanas (Morton Deutsch, 1949)1-2, la primera generación de investigadores que elaboraron trabajos muy significativos sobre el Aprendizaje Cooperativo, apareció a partir de los años setenta del pasado siglo. Entre ellos se puede destacar a David y Roger Johnson3 que elaboraron el modelo Learning together (Aprendiendo juntos) donde se exponían las características básicas del Aprendizaje Cooperativo, a Elliot Aronson4 que ideó una de las técnicas más conocidas y aplicadas, el Jigsaw (el rompecabezas) y a Shlomo Sharan6 que ha influido de manera decisiva en la aplicación de la técnica denominada “Grupos de investigación”.

En los años ochenta, los estudios que se realizaron se centraron en comparar los tres tipos de estructuras (individualista, competitiva y cooperativa) en relación a diversas variables tales como: la interacción, el rendimiento, las habilidades sociales y el clima en el aula. Son muy destacables las investigaciones de Robert Slavin5 que ha publicado numerosos trabajos en torno al concepto de equipo y del éxito para todos, introduciendo también los incentivos grupales como una forma de potenciar el progreso de los estudiantes y de Spencer Kagan7 con sus aportaciones sobre las estructuras cooperativas de la actividad. En los años noventa la preocupación sobre el Aprendizaje Cooperativo consistió en encontrar su eficacia y buscar las estrategias y las formas más propicias de cohesionar el grupo y desarrollar habilidades sociales.

Pero, desde finales de estos años hasta los tiempos actuales, el objetivo se centró más en comprobar la eficacia del Aprendizaje Cooperativo en variables como el rendimiento académico y variables afectivas y sociales. Las investigaciones y experiencias de Aprendizaje Cooperativo más actuales son realizadas o recogidas por algunos autores tales como: Cámara y Laborda (1998); Ovejero, Gutiérrez, Fernández Alonso (1996); Baudrit (2000); Bonals, (2000); Monereo y Duran (2002); Pujolàs (2003, 2005); Trujillo y Ariza (2006), entre otros.1



CARACTERÍSTICAS DEL APRENDIZAJE COOPERATIVO

Todos estos investigadores han ido configurando las principales características de esta manera de trabajar y por lo tanto han sido diferentes y abundantes las definiciones que se han elaborado sobre este concepto. Los estudios realizados han confluido en señalar algunos elementos clave del Aprendizaje Cooperativo, como por ejemplo, la formación de grupos intencionadamente heterogéneos, la responsabilidad individual, la interacción y el contraste de ideas, la evaluación y la autoevaluación del proceso, la realización de productos colectivos, la práctica sistemática de habilidades sociales… pero, la mayoría de los investigadores están de acuerdo en destacar la interdependencia positiva como la característica más propia i genuina del Aprendizaje Cooperativo. Consiste en crear las condiciones para que todos se necesiten unos a otros, es decir, que los miembros de un equipo cooperativo deben de creer que están ligados unos con otros de tal forma que uno no puede tener éxito a menos que los otros miembros también tengan éxito. Se distinguen distintos tipos como la interdependencia de recursos, de roles, de recompensas, de tareas, de finalidades… Teniendo en cuenta que la finalidad principal es el aprendizaje, Johnson & Johnson definían el Aprendizaje Cooperativo como la situación de aprendizaje en la que los objetivos de los participantes se hallan estrechamente vinculados, de tal manera que cada uno de ellos "sólo puede alcanzar sus objetivos si y sólo si los demás consiguen alcanzar los suyos".

El equipo de investigación de la Universidad de Vic sobre la atención a la diversidad (GRAD)9, a partir de aportaciones de Johnson & Johnson3 y de Kagan7, define el Aprendizaje Cooperativo como el uso didáctico del trabajo en equipos reducidos de alumnos dentro del aula, generalmente de composición heterogénea, utilizando una estructura de la actividad que asegure al máximo la participación equitativa de todos los miembros de un equipo y la interacción simultánea entre ellos, con el fin de que aprendan -cada uno hasta el máximo de sus capacidades- los contenidos de las diferentes áreas y que aprendan, además, a trabajar en equipo.

A partir de esta definición se pueden destacar los siguientes aspectos:



  • Los miembros de un equipo de Aprendizaje Cooperativo tienen una doble responsabilidad: aprender los contenidos y contribuir a que los aprendan también sus compañeros de equipo.

  • El profesorado utiliza el Aprendizaje Cooperativo con una doble finalidad: para que el alumnado aprenda los contenidos escolares, y para que aprenda también a trabajar en equipo y a ser solidarios, como unos contenidos escolares más.

  • Los alumnos deben estar organizados, de forma permanente y estable, en “equipos de trabajo” para aprender juntos.

  • La tarea encomendada a los equipos debe desarrollarse siguiendo un procedimiento que obligue a todos sus miembros a participar (participación equitativa) y a interactuar (interacción simultánea). Para ello se cuenta con unas estructuras de la actividad simples y complejas que llevan a los alumnos a contar unos con otros, a colaborar y a ayudarse mutuamente.


APRENDIZAJE COOPERATIVO O COLABORATIVO

En los últimos años han aparecido otros conceptos vinculados con el Aprendizaje Cooperativo. Uno de ellos y posiblemente el que más se está utilizando, es el de Aprendizaje Colaborativo. Teniendo en cuenta que muchos autores utilizan indistintamente los dos conceptos y que las finalidades son muy similares, no creemos que convenga hacer un gran desarrollo señalando sus diferencias. En este caso, aportaremos solamente las ideas de Pujolàs8 sobre esta cuestión: “Cooperar no es lo mismo que colaborar. La cooperación añade a la colaboración un plus de solidaridad, de ayuda mutua, de generosidad que hace que los que en un principio simplemente colaboran para ser más eficaces, acaban tejiendo vínculos afectivos más profundos entre ellos. Trabajar fuerte para conseguir un objetivo común puede contribuir a crear una comunión más intensa. Incluso etimológicamente se diferencian los verbos colaborar y cooperar. Colaborar proviene del latín co-laborales, laborales cum, cuya raíz es el sustantivo labor, -ris, que significa trabajo. Colaborar es, pues, «trabajar junto con». En cambio, cooperar proviene del latín co-óperas, óperas cum, cuya raíz es el sustantivo opera, -ae, que significa trabajo, pero también significa ayuda, interés, apoyo. Cooperar, pues, también significa ayudar junto con, ayudarse, apoyarse mutuamente, interesarse el uno por el otro. (…) En una escuela basada en la cooperación, todos juntos -los maestros, los niños y las niñas, y sus familiares-, además de repartirse el trabajo, forman una "comunidad" en la que se apoyan animándose mutuamente, se ayudan unos a otros, es decir, cooperan, hasta el punto de no quedar suficientemente satisfechos si no consiguen que todos -quien más, quien menos- aprendan al máximo de sus posibilidades. Una escuela para todos, en la que todos se sientan valorados, debe ser una escuela basada en la cooperación, tanto en la cooperación entre los que enseñan, para enseñar mejor y enseñar a cooperar, como entre los que aprenden, para aprender mejor y aprender a cooperar.”

Si la Escuela Pía, siguiendo los pasos de su fundador, quiere tener escuelas abiertas a todos, que sean reflejo de la sociedad en la que se encuentran, tendrá que trabajar para convertirlas en auténticas escuelas inclusivas y tener en cuenta que el instrumento que hace posible que puedan trabajar juntos, alumnos diferentes (y muy diferentes), es el Aprendizaje Cooperativo.



  1. FINALIDADES

¿Qué es lo que se pretende introduciendo el Aprendizaje Cooperativo en las aulas?

Lo primero que se pretende es que los estudiantes aprendan más y mejor.

Aprenden más porque es imposible adquirir determinados conocimientos absolutamente imprescindibles para el desempeño en la vida, sin que los alumnos cooperen. Solo se aprenden algunos valores muy nuestros, muy propios de la institución escolapia que son también valores humanos universales, como por ejemplo aprender a convivir, a dialogar, a ser solidario, a respetar las diferencias, si se tiene la oportunidad, de una manera cotidiana, de practicar la convivencia, el diálogo, la solidaridad y el respeto mutuo.

Aprenden más porque el desarrollo de muchas competencias básicas, presentes en la mayoría de currículums escolares, requiere necesariamente de la estructura cooperativa en el aula. Competencias comunicativas y sociales como expresar, argumentar, interpretar pensamientos, sentimientos y hechos, escuchar las ideas de los demás, rebatirlas, aceptar y realizar críticas constructivas, ponerse en el lugar del otro de manera empática, respetar opiniones diferentes a las propias con sensibilidad y sentido crítico, practicar el diálogo y la negociación para resolver conflictos, trabajar en equipo aportando cada uno lo que sabe para resolver juntos problemas comunes… no se pueden alcanzar en una aula organizada mediante una estructura individualista o competitiva. Difícilmente se pueden practicar y, por tanto, aprender estas competencias y otras, si los alumnos no tienen la oportunidad de trabajar juntos, en equipo, dentro de la clase, de manera continuada.

Aprenden mejor porque la interacción entre iguales de carácter cooperativo facilita el aprendizaje. Históricamente solo se ha tenido en cuenta la interacción asimétrica entre el profesor y el alumno y el esfuerzo individual del que aprende. Sin embargo, Piaget y otros psicólogos establecieron que la interacción simétrica entre iguales tiene tanta importancia como la asimétrica y favorece el auténtico intercambio de ideas y la discusión contribuyendo de una manera muy significativa a educar la mente crítica, la objetividad y la reflexión discursiva.

Aprenden mejor porque hay evidencias que muestran cómo la atención a la diversidad del alumnado es más completa si los distintos agentes que hay en el aula (profesores y alumnos) pueden intervenir cuando hay una necesidad. Se ha investigado que el beneficio de la interacción entre los estudiantes no le corresponde solamente al alumno con necesidad de ayuda, sino que también se beneficia y de una manera muy importante, la persona que ayuda, ya que debe ordenar, sintetizar y organizar sus ideas para explicarlas mejor, descubriendo, en ocasiones, algunos vacíos en sus conocimientos.

Además de todo lo comentado, el Aprendizaje Cooperativo contribuye a…



  • Fomentar la autonomía del alumnado y la autorregulación del proceso de aprendizaje, desde el grupo, pero también individualmente.

  • Mejorar las relaciones interpersonales entre las diferentes personas y, poco a poco, incidir en una mejor aceptación de los iguales. Sobre todo, de aquellos alumnos que presentan necesidades educativas especiales, que a menudo son considerados poco efectivos, poco responsables ...

  • Mejorar el clima relacional del aula y de la escuela.

  • Preparar para el mundo laboral.

  • Incrementar la satisfacción de los alumnos a partir de la consecución de objetivos mucho más ricos en cuanto a contenido y en cuanto al proceso de elaboración. Este aumento en la satisfacción de los alumnos, tiene una repercusión directa en la motivación por el trabajo, dada también por la proximidad entre los iguales.

  • Mejorar la calidad del trabajo y la comprensión de los alumnos sobre lo que se hace y el por qué se hace.



  1. EL APRENDIZAJE COOPERATIVO Y LA TRADICIÓN ESCOLÀPIA

Tal como hemos comentado en la introducción de este documento, no se empieza a profundizar en el Aprendizaje Cooperativo hasta mediados del siglo XX y, por tanto, José de Calasanz no podía utilizar este método porque no se conocía. Sin embargo, son muchos los indicios que nos hacen pensar que lo hubiera visto con muy buenos ojos y que hubiera sintonizado totalmente con sus finalidades. Algunos de estos indicadores serían:

José de Calasanz utilizó la palabra cooperación de manera habitual ya que era un término que le gustaba y la usó para referirse a la misión de los Padres Escolapios como “Cooperadores de la Verdad”.



Dios todopoderoso es quien nos llamó como trabajadores a esta mies fertilísima, por eso, con humilde confianza, esperamos que Él mismo nos provea de cuanto necesitamos para ser idóneos Cooperadores de la Verdad (Constituciones de los Pobres de la Madre de Dios de las Escuelas Pías, escritas por San José de Calasanz en 1621 y aprobadas por el Papa Gregorio XV en 1622)

Siempre se preocupó por la educación integral de sus alumnos y, sin duda, el Aprendizaje Cooperativo propone el estudio de los contenidos escolares, pero también, y al mismo tiempo, la necesidad de practicar unos valores humanos sin los cuales no se podría hablar de una formación completa en distintos ámbitos personales.

Agrupó en una misma aula a alumnos de clases sociales distintas. El Aprendizaje Cooperativo se basa en la formación de grupos heterogéneos y diversos, entendiendo la diversidad como una oportunidad de enriquecimiento mutuo.

101. El hecho de que Calasanz se abriera, después de 1617, a admitir en sus escuelas a ricos y nobles con los pobres, conjuntamente y sin distinción alguna de clase, tuvo su indiscutible significación social. A esta igualdad y respeto mutuo entre los alumnos contribuía también la obligación de que llegados al aula debían saludarse los compañeros, y en sus conversaciones habían de tratarse de usted en señal de respeto, siguiendo los usos de la época (Ensayo de síntesis “Espiritualidad y pedagogía de San José de Calasanz” P. Josep Anton Miró)

Utilizó la ayuda entre iguales ya que pedía a los alumnos más aventajados que enseñaran a los que más lo necesitaban y les preguntaran las lecciones.



Fue amigo de científicos, abierto a la innovación y siempre buscó el mejor método, aquel que los expertos aconsejaran como el más eficaz. Actualmente, la mayor parte de los investigadores en la ciencia psicopedagógica coinciden en considerar la estructura cooperativa del aprendizaje como la más adecuada para la formación integral de la persona.

104. Una vez que Calasanz adoptó el sistema de clases separadas para cada edad y para cada unidad didáctica, siguió, como necesaria consecuencia, el método llamado simultáneo: todos los alumnos de una clase son instruidos al mismo tiempo y en idéntica materia. Esto, que ya regía en las escuelas de secundaria (enseñanza media), lo introdujo él en las elementales. Fomentó el método intuitivo, a base de disputas semanales, tenidas cada sábado, sobre las materias desarrolladas en los días precedentes, y ejercitaciones mensuales en prosa y en verso; con los pequeños empleaba grandes cartelones, donde aprendían a leer y captaban las escenas bíblicas. Se pueden observar indicios del método mutuo en la escuela calasancia: los decuriones (alumnos aventajados que ayudaban al maestro) instruían a veces a sus compañeros y les tomaban las lecciones. Defensor de la memorización, pedía Calasanz al mismo tiempo que se hiciera razonar a los alumnos, y les proponía composiciones literarias en las que argumentar a favor o en contra de una tesis. También hay pruebas de que Calasanz aplicó el método mixto (conjunción del simultáneo y el mutuo) en la sección de humanidades. Calasanz prescribió en sus constituciones el método de enseñanza única y uniforme en todas las clases y colegios. Tal orientación de carácter disciplinar no anuló en absoluto la posibilidad de innovación y progreso educativos. Muy al contrario, él buscó siempre y mandó buscar un método «sencillo, eficaz y, en lo posible, breve» —en oposición al barroquismo de la época—, «adaptado al alumno», «el mejor entre los preconizados por los más doctos y expertos en la materia»2 (


  1. EXPERIENCIAS DE APRENDIZAJE COOPERATIVO EN LA ESCUELA PIA ACTUAL

Los miembros del taller no disponemos de la información para hacer una relación que se ajuste mínimamente a la realidad de qué proyectos o experiencias, con el Aprendizaje Cooperativo como metodología de trabajo, se realizan actualmente en las Escuela Pías de todo el mundo. En este apartado solo podemos detallar los proyectos que los propios asistentes explicaron en la correspondiente sesión del taller.

  • Seminario Socrático

El Seminario Socrático consiste en la exploración profunda de las ideas de un texto valioso y desafiante, mediante el diálogo colaborativo entre alumnos. Los objetivos del proyecto son:

1. El desarrollo intelectual posibilitado a través del pensamiento crítico, el análisis, la síntesis y la evaluación de ideas y conceptos.

2. El desarrollo de habilidades sociales que se potencia a partir de la capacidad de expresarse y escuchar a los demás.

3. La participación en el patrimonio cultural por medio del contacto directo con obras y autores destacados.

El seminario socrático permite a los jóvenes entrar en contacto con los grandes textos de la historia del pensamiento, descubriendo en ellos los cuestionamientos perennes del corazón humano, para convertirse en interlocutores idóneos en el diálogo de la cultura.

Estos textos no son expuestos ni explicados por el educador; éste debe guiar el diálogo entre los alumnos mediante preguntas orientadoras.

Son los alumnos quienes tienen la palabra lo que los convierte indiscutiblemente en los protagonistas de su propio proceso de aprendizaje. Trabajan conjuntamente para desentrañar el contenido de un texto, por lo que la dinámica implica la interacción solidaria y desalienta la discusión o el debate para imponer el propio parecer.


  • Seminarios disciplinarios y interdisciplinarios de profundización

Este tipo de Seminario, que se desarrolla en los Colegios Calasanz de Bogotá y Pereira de la Provincia Nazaret, es un espacio para profundizar en una temática acorde con los intereses disciplinares de los estudiantes de la Educación Media Vocacional.

En términos más específicos, los Seminarios de profundización pretenden ser:



  • Un espacio de trabajo diferente a la clase magistral, pues permite al maestro involucrarse con el estudiante en el proceso enseñanza y aprendizaje, compartir con él diferentes fuentes de información, avances de la ciencia y la tecnología, desarrollar el espíritu investigativo de los estudiantes, al igual que sus capacidades crítica y de transferencia de los aprendizajes a la resolución de problemas teóricos o de la vida cotidiana.

  • El espacio en el cual se introduce al estudiante en la metodología de investigación propia de la disciplina abordada.

  • Un espacio para disfrutar el aprender algo, para explorar aptitudes y actitudes para la elección profesional futura.

  • El escenario para generar interés, pasión y amor por determinada área o rama del saber.

  • Un medio de articulación con las metodologías propias de la educación universitaria.



Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos