Planteamiento delproblema



Descargar 342.35 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión18.07.2018
Tamaño342.35 Kb.
Vistas186
Descargas0
  1   2   3   4   5

Niveles de Depresión en mujeres afectadas por la violencia conyugal

Psicólogo : Mg. Ps. Hugo M. Sánchez Jiménez

  1. PLANTEAMIENTO DELPROBLEMA

La depresión es una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo, sin embargo de acuerdo a las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud solo alrededor del 50 % son diagnosticados oportunamente. Existen predicciones que estiman que la depresión mayor se convertirá en la segunda enfermedad más “ incapacitante ” para el año 2020. En nuestro país según estadísticas del Instituto de Salud mental Honorio Delgado Hideyo Noguchi, la depresión fue la responsable del 75.5 % de los casos de suicidio ocurridos en el 2003. En cuanto a la prevalencia de trastornos depresivos en los últimos seis meses, este se ubicó en 10.6% (6.6 % en varones y 13.7 % en mujeres), además el porcentaje de los cuadros depresivos que van a tener una evolución crónica está alrededor del 20% al 35%. (Vara, A., 2006).

Las evidencias sobre el incremento de la depresión en el mundo llevaron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a modificar la forma de expresión del impacto de las enfermedades en la sociedad para dejar de observarlas con base en el número de muertes que ocasionan, enfocándose, en cambio, en la pérdida de vida saludable.

El Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social (MIMDES), a través del Programa Nacional contra la Violencia Familiar y Sexual, que fue creado mediante Decreto Supremo N° 008-2001-PROMUDEH, es el órgano encargado de diseñar y ejecutar a nivel nacional políticas de atención, prevención y apoyo a las personas involucradas en hechos de violencia familiar y/o sexual, siendo el Centro Emergencia Mujer-Huacho (MIMDES) en nuestra jurisdicción quien acoge a la víctima de violencia familiar que decide hacer la denuncia que es motivo de la consulta, siendo la persona afectada por hechos de violencia familiar o sexual registrada en la Ficha de Registro de Casos de

Violencia Familiar y Sexual y luego derivada a los servicios Psicológico, Social y Legal para la atención respectiva.

Siendo el interés del presente estudio indagar si la afectación psicológica de la mujer víctima de violencia conyugal (de parte del esposo, conviviente o ex conviviente) que acude al CEM Huacho conllevaba a un determinado grado de depresión y por ende a un detrimento de sus capacidades psicológicas, sociales y de salud , se consideró importante poder cuantificar la magnitud de dicho estresor, con la finalidad de establecer criterios de prevención e intervención psicológica, para así en conjunto con las autoridades locales y servicios asistenciales , poder articular una respuesta favorable de sostén que permita a la mujer víctima, pasible por diferentes causas de esta forma de violencia ; sentirse respetada y protegida en sus derechos por hechos de violencia y por ende repercuta en una actitud de cambio y de equilibrio emocional tanto individual como familiar.

Las interrogantes de la investigación han sido las siguientes:

¿Cuáles son los niveles de depresión del grupo de mujeres víctimas de violencia conyugal?

¿Cuáles son los síntomas de depresión más relevantes en grupo de mujeres víctimas de violencia conyugal?



  1. ANTECEDENTES

En la investigación de Delgado L. (2004) denominada “Depresión, impulsividad y riesgo suicida en victimas de violencia conyugal”, efectuada en el CEM Cuzco ,se encontró que el 40% de las victimas de violencia conyugal tuvo un nivel de depresión moderada, seguido de depresión severa con 31 % (MIMDES, 2006).

Bardales O. , Huallpa E. (2004), en una muestra de 1734 varones y mujeres de 15 a 59 años de los distritos de San Juan de Lurigancho, Puno y Tarapoto, encontraron que el 13.3% de las mujeres de 15 a 59 años refiere violencia física por algún miembro de su familia en los últimos 12 meses y de violencia psicológica de un 35%. Se encontraron los siguientes factores asociados con sufrir violencia: ser mujer, alguna vez haber estado unido , no trabajar en el presente , tener hijos en casa. (MIMDES, 2006)



  1. JUSTIFICACIÓN

Los datos disponibles sobre violencia familiar muestran que las mujeres continúan siendo las principales víctimas de agresiones diversas en el ámbito familiar. En cifras absolutas, la Policía Nacional ha registrado a nivel nacional un total de 87 132 denuncias por violencia familiar durante el año 2007 (MIMDES ,2009)

Consideramos que la mayor vulnerabilidad de la mujer a desarrollar una depresión sea por aspectos biológicos hormonales o por aspectos socioculturales que la predisponen a una condición de desventaja frente al agresor , puede instalarse y por tanto no solo dejar secuelas internas sino prolongarse al ámbito familiar y generar desordenes de conducta y a la vez de disfuncionalidad dentro de la organización de la familia, implicando ello de por si un costo social , de salud y económico que muchas veces devasta las capacidades de sostén de la familia generando desánimo y carga para el estado.

El aporte social del presente estudio se dirige a fomentar conciencia en la comunidad en general de que la mujer víctima de la violencia de su cónyuge, es una persona muchas veces con necesidades económicas , de educación, psicológicas y sociales que demanda de un mayor esfuerzo de todas las instancias gubernamentales y particulares a fin de poder ejercer su justo derecho de desarrollo personal y social.


IV.MARCO TEORICO

4.1 . LA DEPRESION

Vallejo J. (1991) considera que el eje nuclear afectivo de la depresión es la tristeza vital y profunda que envuelve al sujeto hasta afectar todas las esferas de su relación intra e interpersonal. Asimismo considera un síndrome depresivo denominado neurótico, situacional, reactivo o psicógeno caracterizado por rasgos neuróticos de personalidad.

Beck (1983) ,expone sobre la base de la triada cognitiva de la depresión lo siguiente: “el primer componente de la triada se centra en la visión negativa del paciente acerca de si mismo. El paciente se ve desgraciado, torpe, enfermo, con poca valía. El segundo componente se centra en la tendencia del depresivo a interpretar sus experiencias de una manera negativa. Le parece que el mundo le hace demandas exageradas y/o le presenta obstáculos insuperables para alcanzar sus objetivos. El tercer componente de la triada cognitiva se centra en la visión negativa acerca del futuro. Cuando la persona depresiva hace proyectos de gran alcance, está anticipando que sus dificultades o sufrimientos actuales continuarán indefinidamente, espera penas, frustraciones y privaciones interminables, cuando piensa hacerse cargo de una determinada tarea en un futuro inmediato, inevitablemente sus expectativas son de fracaso”.

Mazzoti G. (Revista Somos , 2003), aclara: “además del sufrimiento o las perdidas afectivas y económicas que la depresión puede causar ,la falta de diagnóstico temprano puede convertir a esta enfermedad- que en principio puede ser leve o moderada –en crónica e incapacitante y provocar la más trágica e irreversible de sus consecuencias; el suicidio”.



Desesperanza aprendida

Polaino (1985)Uno de los primeros trabajos con humanos fue el de Seligman y Maier quien afirma que en el caso del hombre normal elabora continuamente expectativas sobre lo que ocurrirá en relación con las conductas por él emitidas, de donde deduce tres niveles explicativos:



Sobre el nivel emocional

Porque el evento traumático, en primera ocasión, produce cierto miedo. Si el sujeto aprende a controlar el trauma- y saca consecuencias que le sirvan para la próxima situación traumática-, el miedo será reducido y desaparecerá en análogas situaciones futuras. Pero si no aprende a controlarlo, en las siguientes situaciones el miedo irá en aumento hasta que se convierta en una respuesta penosa y mal adaptativa que a nada conduce, en cuyo caso es reemplazado por la depresión.



Sobre el nivel motivacional

Las respuestas espontáneas y/o voluntarias no generan consecuencias estas son independientes de aquellas- las respuestas voluntarias de iniciativa y las espontáneas tenderán a disminuir ya que ahora no tienen sentido ni finalidad. Surge así la pasividad y la inhibición, el hombre deja de interactuar con el ambiente, porque ni éste le invita a nada (no encuentra en él incentivos que le motiven), ni él puede ejercer ningún control sobre el mismo (la familiaridad del ambiente se diluye, siendo imposible preveer qué acontecerá).



Sobre el nivel cognitivo

No se producen ningún aprendizaje de las respuestas que generan consecuencias y sirven a la adaptación situativa y circunstanciada. Las consecuencias derivadas interfieren, más bien, con posibles aprendizajes futuros.

Factores de riesgo:

- El sexo:

Montejo (1986), refiere : “parece probado que las mujeres son víctimas de depresión más frecuentemente que los hombres. Esto se debe a factores biológicos- hormonales y a factores sociales o socioculturales. Esta comprobación no se debe solo a que la mujer acude más veces a pedir ayuda y expresa más fácilmente que el hombre cuanto le sucede, sino que se ha comprobado también en estudios comunitarios”.

4.2. VIOLENCIA FAMILIAR:

Se entiende por violencia contra la mujer :“cualquier acción o conducta que, basada en su condición de género, cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado”. Además, se entenderá que violencia contra la mujer incluye la violencia física, sexual y psicológica. (Viviano, 2011).


Violencia psicológica dentro de ámbito familiar

Es el conjunto de agresiones que no implican contacto físico, pero por sus características y persistencia en el tiempo, generan un daño psicológico (lesión) a un miembro de la familia. Al igual que la violencia física, se aplican con el objetivo de corregir, controlar, castigar o dar un escarmiento a quien no actuó de una determinada manera. Suelen tomar la forma de amenazas, intimidaciones, coerciones, burlas, menosprecio, insultos. Cabe indicar que la ley 26260 toma en cuenta un concepto denominado “maltrato sin lesión” que se da a todo maltrato que

no deja huella visible o identificable, entre ellos los maltratos psicológicos (Viviano, 2011).

4.3. AGRESION

La hipótesis clásica que explica la agresiones que esta es una respuesta a la frustración, Formulada por Dollard y sus colaboradores ( 1939), está contenida en las siguientes proposiciones:

a. La ocurrencia de la agresión siempre presupone la frustración

b. Cualquier acontecimiento frustrante lleva inevitablemente a la agresión.

Una segunda hipótesis, también clásica es la formada por la triada : Frustración- Activación- Agresión, Formulada por Berkowitz (1969) en los siguientes términos: La frustración es fuente de activación. La frustración puede llevar a la agresión, pero de forma indirecta. Directamente lo que genera es activación (o arousal) y esta a su vez proporciona energía a todas las respuestas que una persona esta dispuesta a hacer. La agresión se produce cuando se ha activado disposiciones preexistentes en el sujeto a agredir

Una tercera hipótesis es la de interacción. Formulad por Mummendey y Col (1984) y afirma que, en gran parte de los casos, la agresión no es un acto aislado. La agresión ocurre regularmente como un episodio o un acto de una secuencia de interacciones entre dos o mas personas en la que es preciso tener en cuenta aspectos fundamentales :la interpretación mutua de las personas implicadas en la interacción, el contexto situacional en el que dicha interacción se enmarca , la existencia de una divergencia de perspectivas según la posición de cada persona ( atacante o agresor) y el desarrollo a lo largo del tiempo.




V. METODOLOGIA
El diseño empleado es el que corresponde a una investigación descriptiva simple. De acuerdo al muestreo no probabilístico intencionado, el proceso de recolección de datos se realizó entre los meses de febrero hasta mayo del presente año, con las usuarias del CEM – Huacho que acuden al Servicio de Psicología para la Evaluación y Diagnóstico por hechos de violencia familiar, siendo la muestra constituida por un total de 60 casos que corresponde al 35.3 % de casos acumulados en el presente año. De tal forma que como parte del proceso de evaluación se consideró oportuno la administración del Inventario de Depresión de (Beck BDI – II) , procediendo las usuarias al auto llenado del cuestionario utilizado para este fin.

Variables

Variable Independiente : Mujeres víctimas de violencia familiar

Variable Dependiente : Puntajes en el Inventario de Depresión de Beck

Criterios de Inclusión:



  • Usuarias evaluadas que presentan síntomas de depresión en el Inventario de Depresión de Beck en cualquiera de sus 3 niveles

- Antecedentes de maltrato físico o psicológico de parte de cónyuge , conviviente o ex conviviente no menor de 6 meses.

- Tener hijos a su cargo (1 o más )

- Cognitivamente orientadas en tiempo, espacio y persona, lúcidas.

Criterios de exclusión



  • No presentar enfermedad mental o física invalidante

  • Casos de violación sexual.

DATOS DESCRIPTIVOS DE LA MUESTRA

  1. DISTRIBUCION DE LA MUESTRA SEGÚN EDAD















 

 

EDAD

CANTIDAD

PORCENTAJE ( % )

 

 

 

18-30 Años

25

41,67

31-40 Años

21

35

41 Años a mas

14

23,33










TOTAL

60

100





























2.DISTRIBUCION DE LA MUESTRA SEGÚN ESTADO CIVIL

ESTADO CIVIL

FRECUENCIA

( % )

Conviviente

28

46,67

Exconviviente

13

21,67

Casada

19

31,67

TOTAL

60

100,01




 

 












Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos