Plan de formacióN



Descargar 0.55 Mb.
Página3/4
Fecha de conversión20.08.2018
Tamaño0.55 Mb.
Vistas91
Descargas0
1   2   3   4

3 er. AÑO:

- Proyecto comunitario.

- Proyecto personal.

5.2.- OBJETIVO ESPECÍFICO DE LA DIMENSIÓN CRISTIANA:

Afirmar la propia identidad cristiana, individualmente y en la comunidad, profundizando la experiencia de la fe en Jesucristo, los valores evangélicos, que los convierta en verdaderos hombres de Dios y así puedan con eficacia hacer presente en favor de los hombres al Misterio del amor de Cristo por su configuración con El. (RI, 23)

5.2.1.- MEDIOS ESPECÍFICOS-OPERATIVOS DE ESTA DIMEN­SIÓN: CONTENIDOS

* ACTITUDES.

a) ESPIRITUALIDAD:



- Construcción progresiva del hombre interior.

- Búsqueda del camino espiritual personal.

b) ORACIÓN:

- Deseo y práctica del retiro personal.

- Hábito de oración personal diaria.

- Oración integradora.

c) IGLESIA-LITURGIA:

- Encuentro vivido con el Señor en la Iglesia por las celebraciones litúrgicas.

- Esfuerzo compartido para evitar la rutina en las cele­braciones.

d) MISIÓN-COMPORMISO:

- Mantenimiento con naturalidad de la identidad cristiana y religiosa en el ambiente en que se vive.

- Cultivo de la disponibilidad misionera.

* PRAXIS.

a) ESPIRITUALIDAD:

- Cultivo de signos de madurez espiritual.

- Práctica sistemática de la lectura espiritual.

- Acompañamiento espiritual.

b) ORACIÓN:

- Fascinación progresiva por la persona de Jesús.

- Encuentro del Señor en la vida: historia, personas, interioridad.

- Cultivo de la vida de oración en momentos de dificultad especial.

c) IGLESIA Y LITURGIA:

- Celebración diaria de la Eucaristía y de la Liturgia de las Horas.

- Reconciliación sacramental.

- Vivencia del año litúrgico en la propia vida.

- Algunas celebraciones con la comunidad cristiana del entorno.

- Cultivar y cuidar el sentido de los signos y símbolos litúrgicos.

d) MISIÓN-COMPROMISO:

- testimonio de Jesucristo en situaciones poco favorables a la fe...

- Relación con otras instituciones y movimientos apostó­licos.

* INFORMACIÓN TEÓRICA

a) ESPIRITUALIDAD:

- Desarrollo de la propia personalidad en relación con la fe.

- Características de la espiritualidad contemporánea.



b) ORACIÓN:

- Experiencia espiritual de jesús.

- Profundización en los valores evangélicos de las biena­venturanzas.

- Nuevas perspectivas sobre la oración interior.

c) IGLESIA-LITURGIA:

- Espiritualidad de la liturgia, fuente y culmen de la vida de la Iglesia.

d) MISIÓN Y COMPROMISO:

- Espiritualidad misionera ad gentes.

- Espiritualidad de la Inserción.

5.2.2.- EVALUACIÓN-DISCERNIMIENTO SEGÚN UNOS CRITE­RIOS.

- El equipo formativo evaluará el proceso de cada estu­diante a la luz del objetivo específico.

(Idem. lo dicho anteriormente)

- Elementos de Discernimiento:

* Manifestaciones de que la fe impregna la totalidad de la vida.

* Escala de valores que se manifiesta en la conducta.

* Vitalización de la oración en las dificultades que surgen pasados unos meses de profesión.

* Poner por escrito el propio método práctico para orar interiormente.

5.2.3.- ORIENTACIONES OPERATIVAS Y PROGRAMACIÓN.

* Un encuentro formativo semanal durante un trimestre cada curso.

1 er. AÑO:

- La espiritualidad de Jesús de Nazaret.

- Jesucristo y la vida cristiana.

- Formas diversas de espiritualidad cristocéntrica.



2º AÑO:

- Valores que nos propone el Evangelio.

- Crecimiento en el camino espiritual personal.

3 er.AÑO:

- Ejemplos de modelos espirituales significativos.

- Características de la espiritualidad contemporánea.

5.3.- OBJETIVO ESPECÍFICO DE LA DIMENSIÓN RELIGIOSA:



Progresar en la vivencia religiosa del discipulado ahon­dando en los valores de la vida consagrada en la Iglesia, los institutos de vida religiosa, la espiritualidad específica de los religiosos para identificarse más plenamente con la vocación religiosa misionera sacricor­diana.

5.3.1.- MEDIOS ESPECÍFICOS-OPERATIVOS DE ESTA DIMEN­SIÓN: CONTENIDOS.

* ACTITUDES.

a) SEGUIMIENTO:

- configuración progresiva con los criterios y la forma de vida evangélica profesada.

b) CONSAGRACIÓN:

- Toma de conciencia de los compromisos que implica la pertenencia a nuestro Instituto.

c) d) COMUNIDAD-VIDA FRATERNA-MISIÓN:

- Consideración de la familia religiosa como comunidad de referencia de todas las facetas de la vida.

- Compromiso con la iglesia particular y local desde la específica vocación como M. SS. CC.

* PRAXIS.

a) SEGUIMIENTO:

- Testimonio con signos vividos de la profesión religiosa y de pertenencia a la congregación.

b) CONSAGRACIÓN:

- Práctica de las exigencias propias de la vida religio­sa.

c) d) COMUNIDAD-VIDA-FRATERNA-MISIÓN:

- Edificación de la comunidad fundamentándola en los valores evangélicos de fraternidad, oración, trabajo, encar­nación en la realidad...

- Participación activa en los actos comunes.

- Experiencia práctica de la vida comunitaria apostólica.

- Corrección fraterna y discernimiento apostólico.

* INFORMACIÓN TEÓRICA.

a) SEGUIMIENTO:

- Profundización en la identidad de la vida consagrada en la Iglesia.

- Espiritualidad específica de la vida religiosa.

b) CONSAGRACIÓN:


- Formas de vida consagrada en la historia.

c) COMUNIDAD-VIDA-FRATERNA Y MISIÓN:

- Características de la vida consagrada en los institutos de vida religiosa.

5.3.2.- EVALUACIÓN-DISCERNIMIENTO SEGÚN UNOS CRITE­RIOS.

- El equipo formador evaluará el proceso de cada estu­diante a la luz del objetivo específico.

(Idem. lo dicho anteriormente).

- Elementos de Discernimiento:

* Ver cómo el estudiante expresa su ser religioso.

* Multiplicación de detalles concretos que muestren a la propia comunidad y a la congregación como comunidad referencial del estudiante.

* Relativización progresiva de la dependencia de la propia familia, de otras comunidades, grupos o movimien­tos.

* Constatación del estancamiento progreso o retroceso de manifestaciones de vida interior característica de la vida religiosa.

* Comunicación oral en la comunidad: libertad, respeto, diálogo...

5.3.3.- ORIENTACIONES OPERATIVAS Y PROGRAMACIÓN.

* Un encuentro formativo semanal durante un trimestre cada curso.

* Diálogo sistemático formador-estudiante, al menos cada mes.

1 er. AÑO:

- Institutos de vida consagrada en la Iglesia.

- Institutos de vida consagrada en la historia.

2º AÑO:

- Características de los institutos de vida religiosa en la Iglesia.



3 er. AÑO:

- Algunas obligaciones propias de la espiritualidad de los religiosos.

- Dimensión contemplativa de la vida religiosa.

5.4.- OBJETIVO ESPECÍFICO DE LA DIMENSIÓN CONGRE­GACIONAL:

Profundizar vitalmente en el proyecto de vida descrito en las Reglas y sus comentarios, y en la historia y actualidad de la Congregación, a través de lecturas y trabajos, contac­tos personales, conocimiento de comunidades, etc., a fin de valorarlos y asumirlos como propios.


5.4.1.- MEDIOS ESPECÍFICOS-OPERATIVOS DE ESTA DIMEN­SIÓN: CONTENIDOS.

* ACTITUDES.

a) P. FUNDADOR:

- Identificación con el proyecto eclesial y misionero del P. Fundador.

- Interiorización del mismo para vivirlo actualizándolo.

b) IDENTIDAD ECLESIAL:

- Identificación con los SS.CC., medio en la Iglesia.

- Crecimiento en las virtudes.

- Verificación con hechos concretos de la vocación misio­nera recibida y profesada.

- Manifestación con naturalidad del amor al grupo concre­to.

c) CONTEMPLATIVO-MISIONERO:

- Asunción crítica de la realidad contemplativo-misione­ro.

- Descubrimiento de las aptitudes personales para culti­varlas y desarrollarlas.

* PRAXIS.

a) P. FUNDADOR:

- Familiarización con el epistolario del P. Joaquín.

b) IDENTIDAD ECLESIAL:

- Lectura personal y comunitaria de las Reglas.

- Vivencia fuerte de renovación de votos y su prepara­ción, descubriendo cada año su sentido nuevo.

- Elaboración de monografías de contenido sacricordiano y sobre la figura del P. Fundador.

c) CONTEMPLATIVO-MISIONERO:

- Elaboración de material congregacional a partir de la experiencia contemplativa.

- Compromiso en una acción pastoral programada.

- Contemplar desde los traspasados.

* INFORMACIÓN TEÓRICA.

a) P. FUNDADOR:

- Su obra reformadora en colaboración con el Obispo.

b) IDENTIDAD ECLESIAL:

- Estudio sistemático de las Reglas.

- Historia de la congregación en lo religioso y pastoral, (S. XIX-XX).

c) CONTEMPLATIVO-MISIONERO:


- Reflexión teológico pastoral sobre el trabajo apostóli­co que se realiza.

- Proyecto y perfil del misionero.

- Organización y objetivos de la unidad de vida Contem­plación y acción.

5.4.2.- EVALUACIÓN-DISCERNIMIENTO SEGÚN UNOS CRITE­RIOS.

- El equipo formativo evaluará cada estudiante a la luz del objetivo específico.

(Idem lo dicho anteriormente).

- Elementos de Discernimiento:

* Interés creciente en lo contemplativo y misionero desde nuestra perspectiva.

* Compromiso para mejorar las actuaciones en nuestra institución y medios pastorales.

* Control de las actuaciones pastorales, intelectuales: asumir, cumplir, evaluar.

5.4.3.- ORIENTACIONES OPERATIVAS Y PROGRAMACIÓN:

* Un encuentro formativo semanal durante el curso, los tres años.

* Conocimiento del patrimonio histórico de la congrega­ción.

* Proyecto personal y comunitario, las evaluaciones, la organización de encuentros formativos, etc...



1er AÑO:

- Precedentes y fuentes de la vocación misionera del P. Fundador.

- Ideal del misionero según el P. Fundador.

- Identidad jurídica de la congregación.

- Proceso formativo del m. SS. CC.

- Las misiones populares en el S. XIX.

- Los Ejercicios Espirituales en el S. XIX.

2º. AÑO:

- Organización de las estructuras pastorales y su reper­cusiones político-sociales en el S. XIX.

- Vida de piedad: características de la espiritualidad en el S. XIX.

3er. AÑO:

- Monografías particulares y exposición de las mismas.

- Espiritualidad de la Congregación.

- Personas e instituciones en el S. XIX.



1.- ETAPA DE CONSOLIDACION: MISIONEROS EN FORMACIÓN: ESTUDIAN­TADO II (3 AÑOS).

2.- FINALIDAD: (Idem lo dicho en el Estudiantado I).

3.- REQUISITOS, DE PARTE DEL PROFESO Y DE PARTE DE LA CONGRE­GACIÓN:

3.1.- PROFESO:

* En esta etapa se les exige:

- Una personalidad suficientemente estructurada en todas sus dimensiones que les permita prepararse de modo responsa­ble y comprometido para las opciones definitivas que están llamados a realizar.

- La cualificación teológica y pastoral por medio del estudio sistemático como preparación seria al ministerio pastoral.

3.2.- CONGREGACIÓN:

* En esta etapa se compromete a:

- Acompañar a los candidatos en el crecimiento y discer­nimiento vocacional.

- Crear las condiciones para una formación sistemáti­ca.

- Poner a disposición de los formandos un religioso como Maestro y un equipo plural capacitado tanto para convivir con ellos como para ayudarles en su crecimiento.

- Organizar en cada Delegación según sus posibilidades, una comunidad formativa para esta etapa., especialmente adap­ta­da a la edad psicológica y espiritual de los formandos y a sus estudios y compromisos religiosos.

- Discernir con ellos la opción al ministerio ordenado.

3.3.- FORMADORES Y PROFESOS:

* La congregación exige en esta etapa:

- Crear un ambiente en el que sean posibles: las relacio­nes interpersonales fraternas, la práctica de la correc­ción y el discernimiento comunitario.

- El trabajo y el estudio responsables, la elaboración del proyecto personal y comunitario.

- La participación, a su nivel, en la marcha de la Dele­gación.

4.- RESPONSABLES: (Idem lo dicho en la etapa anterior).

5.- OBJETIVO GENERAL DE LAS DIMENSIONES: HUMANA, CRISTIANA, RELIGIOSA, CONGREGACIONAL.


Al término del Estudiantado II cada formando, como res­puesta a la vocación recibida, habrá alcanzado una adecuada madurez de persona adulta que ha integrado y consolidado progresivamente la totalidad de su existencia, lo cual ha conseguido a través de las vivencias teológicas, apostólicas y pastorales característi­cas de esta etapa formativa, para orientar su vida a la opción de la profesión perpe­tua y, en su caso de la ordenación.

5.1.- OBJETIVO ESPECIFICO DE LA DIMENSIÓN HUMANA:

- Llegar a la madurez adecuada través del desarrollo del equilibrio personal, la capacidad de convi­vencia y empatía, la coherencia de los hábitos perso­nales para poder hacer una opción firme y definitiva para toda la vida.

5.1.1.- MEDIOS ESPECÍFICOS-OPERATIVOS DE ESTA DIMEN­SIÓN: CONTENIDOS.

* ACTITUDES.

a) CORPORAL-SOMÁTICA:

- Valoración de lo sencillo y lo sano.

- Gusto natural de vivir.

b) PSICOLÓGICO-AFECTIVO:

- Disponibilidad habitual.

- Equilibrio y paz interior.

- Estabilidad, paciencia y confianza.

c) ÉTICO-SOCIAL:

- Tolerancia, empatía, apertura a la pluralidad.

- Calidad en lo que se hace.

- Atención para saber escuchar y capacidad para recibir.

- Disponibilidad para el trabajo en equipo.

d) ESTUDIO:

- Integración de estudio y servicio.

- Unificación en el estudio del rigor científico con la referencia constante al ministerio presbiteral.

* PRAXIS.

a) CORPORAL-SOMÁTICA:

- Prácticas deportivas.

- Servicio de enfermería en la comunidad.

- Obtención del carnet de conducir.

b) PSICOLÓGICO-AFECTIVO:



- Armonización de lo interior con lo visible.

- Integración de oración, estudio, apostolado y vida comunitaria.

- Superación de lagunas o deficiencias personales y relacionales.

c) ÉTICO SOCIAL:

- Progreso en hábitos de convivencia (orden, respeto, limpieza, no ruido)

- Autoevaluación de las manifestaciones de donación, adaptación, cooperación, autocontrol, realismo, objetivi­dad, renuncia, fidelidad...

d) ESTUDIO:

- Dedicación seria al estudio.

- Práctica de administración y economía.

- Contacto real con personas y ambientes de pobreza, enfermedad, marginación.

* INFORMACIÓN TEÓRICA.

a) CORPORAL-SOMÁTICA:

- Conocimientos básicos sobre enfermería doméstica.

b) PSICOLÓGICO-AFECTIVO:

- Armonización de la persona.

- Psicología evolutiva, infantil, juvenil, fases sucesi­vas de la edad adulta.

c) ÉTICO-SOCIAL:

- Uso del método de análisis: ver, juzgar, actuar.

- Coherencia entre lo interior, lo relacional y lo exter­no.

d) ESTUDIO:

- Aprendizaje de técnicas de documentación e investiga­ción.

- Conocimiento sobre medios de comunicación social.

- Temas de actualidad.

- Idiomas modernos.

5.1.2.- EVALUACIÓN-DISCERNIMIENTO SEGÚN UNOS CRITE­RIOS.

- El equipo formador evaluará el proceso de cada estu­diante a la luz del objetivo específico.

* Una vez al mes.

* Por escrito al Superior General una vez al año, coinci­diendo con la renovación de votos.

* Al Delegado de formación permanente o continua se le informará en su visita cada trimestre.

- Elementos de Discernimiento:

* Señales claras de equilibrio, estabilidad, armonía.


* Coherencia entre la interioridad sus relaciones y actividades.

* Manifestación de: claridad en el ver, objetividad en el juzgar, prudencia en el actuar.

5.1.3.- ORIENTACIONES OPERATIVAS Y PROGRAMACIÓN.

* Durante un trimestre cada curso se tendrá un encuentro semanal.

* Favorecer e impulsar especializaciones.

* Motivar para su constante actualización en la formación permanente.



* Invitar a ver el futuro en dinamismo y con la necesidad de la formación permanente.

1 er AÑO:

- Características de la madurez humana.

- La tarea de llegar a ser persona.

2º AÑO:

- Estadio y crisis de la edad adulta.

- Aplicación a la convivencia comunitaria.

3 er. AÑO:

- Ascética humana y cristiana.

5.2.- OBJETIVO ESPECÍFICO DE LA DIMENSIÓN CRISTIANA.

Descubrir bíblica y teológicamente el misterio cristiano profundizándolo en sus dimensiones de Dios y el hombre, Jesu­cristo y la Iglesia, el Reino y la historia, para vivirlo de manera más plena y totalizante.

5.2.1.- MEDIOS ESPECÍFICOS-OPERATIVOS DE ESTA DIMEN­SIÓN: CONTENIDOS.

* ACTITUDES.

a) ESPIRITUALIDAD:

- Actitud constante de escucha y conversión.

- Vivencia del misterio cristiano de manera progresiva­mente englobante y absoluta.

b) ORACIÓN:

- Apertura al Misterio de Dios en la vida diaria.

- Cultivo de una actitud de oración permanente.

- Consolidación de la oración personal.

c) IGLESIA Y LITURGIA:

- Transformación de la propia vida en una auténtica liturgia.

- Vivencia de su pertenencia a la Iglesia universal y particular.

- Cercanía a todas las comunidades eclesiales.


d) MISIÓN Y COMPROMISO:

- Disponibilidad para servir a comunidades pobres y marginadas.

- Sentido de misión, intercambio inter-continental.

* PRAXIS.

a) ESPIRITUALIDAD:

- Interiorización orante de la teología.

- Acompañamiento espiritual.

- Lectura espiritual de autores clásicos y modernos.

b) ORACIÓN:

- Responsabilidad de sentirse llamado hijo del Padre animado por el Espíritu.

- Variedad de formas en la oración personal y comunita­ria.

- Participación en otros grupos eclesiales de oración.

- Retiros personales mensuales.

c) IGLESIA Y LITURGIA:

- Ofrecer testimonios de teólogos que compaginan el estudio con otros compromisos eclesiales.

- Celebración diaria de la Eucaristía y de la Liturgia de las Horas.

- Reconciliación sacramental.

- Relación con otras comunidades eclesiales.

- Integración en la iglesia particular como M.SS.CC.

d) MISIÓN Y COMPROMISO:

- Testimonio de diversos cristianos comprometidos.

- Elaboración de síntesis vital entre teología y reali­dad.

- Colaboración con otras instituciones y movimientos eclesiales.

- Servicio temporal en alguna obra congregacional del tercer mundo.

* INFORMACIÓN TEÓRICA.

a) b) c) d) ESPIRITUALIDAD-ORACIÓN-IGLESIA Y LITURGIA-MISIÓN Y COMPROMISO:

- Estudios interiorizados de Biblia, Teología, Liturgia, Espiritualidad,...

- Profundización sapiencial y espiritual de los grandes temas del misterio cristiano, compartiéndolo en comuni­dad.

- Esbozo de síntesis teológica personal.

5.2.2.- EVALUACIÓN-DISCERNIMIENTO SEGÚN UNOS CRITE­RIOS:



- El equipo formativo evaluará el proceso de cada estu­diante a la luz del objetivo específico.

(Idem lo dicho anteriormente).

- Elementos de Discernimiento:

* signos de inmersión en el misterio cristiano.

* Expresiones de pertenencia total y de disponibili­dad plena a la Iglesia.

5.2.3.- ORIENTACIONES OPERATIVAS Y PROGRAMACIÓN.

* Dedicación prioritaria a los estudios teológicos.

* Profundización sapiencial y espiritual de los grandes temas del misterio cristiano, compartiéndolo en comuni­dad.

* Esbozo de síntesis teológica personal.

1 er AÑO:

- Dios, Hombre.



2º AÑO:

- Jesucristo, Iglesia.



3 er. AÑO:

- Historia, Reino.

5.3.- OBJETIVO ESPECÍFICO DE LA DIMENSIÓN RELIGIOSA.

Madurar armónica y unitariamente la experiencia de vida religiosa apostólica, integrando en la misma el ministerio y la vocación propia, sacerdotal o laical. También cultivar la pertenencia a la Iglesia de cara a la presencia específica en la Iglesia, para disponerse a la consagración definitiva por la profesión perpetua, según el ejemplo del corazón de María.

5.3.1.- MEDIOS ESPECÍFICOS-OPERATIVOS DE ESTA DIMEN­SIÓN: CONTENIDOS.

* ACTITUDES.

a) SEGUIMIENTO:

- Integración plena de los tres aspectos de la vocación religiosa: consagración, comunión, misión.

- Maduración interior del sentido de la opción definiti­va.

- Capacidad de renuncia por amor a los demás.

b) CONSAGRACIÓN:

- Actitudes oblativas, no egocéntricas.

- Mística de la renovación diaria de los votos.


c) d) COMUNIDAD-VIDA FRATERNA Y MISIÓN:

- Prevalencia del proyecto comunitario sobre los proyec­tos personales.

- Actitud de disponibilidad y servicio.

- Identificación plena con nues­tra misión.

- Disposición interior progresiva para recibir el minis­terio diaconal y sacerdotal.

* PRAXIS.

a) SEGUIMIENTO:

- Revisión de vida a partir del Evangelio.

b) CONSAGRACIÓN:

- Contacto con comunidades significativas (contemplati­vas, insertas)

- Ejercicios espirituales especiales al pasar la etapa del Estudiantado I al II, para orientar la última etapa de la formación inicial.

c) d) COMUNIDAD-VIDA-FRATERNA Y MISIÓN:

- Discernimientos comunitarios sobre personas, comunidad, misión.

- Elaboración y evaluación del proyecto comunitario.

- Expresión por escrito del itinerario personal recorrido y de las expectativas de cara al futuro.

* INFORMACIÓN TEÓRICA.

a) SEGUIMIENTO:

- Seguimiento y misión.

- Estudio espiritual del evangelio.

b) CONSAGRACIÓN:

- Configuración personal característica del religioso por la consagración total y definitiva a Dios.

- Significación teológica, espiritual y canónica de la profesión perpetua.

b) c) COMUNIDAD-VIDA-FRATERNA Y MISIÓN:

- Profundización en nuestra misión específica comunita­ria.

- Significado de la nueva evangelización.

- Sentido de nuestra opción preferencial por el ministe­rio de la Palabra.

- Función del sacerdote, del religioso y del laico en el campo ministerial.

5.3.2.- EVALUACIÓN-DISCERNIMIENTO SEGÚN UNOS CRITE­RIOS:

- El equipo formativo evaluará el proceso de cada estu­diante a la luz del objetivo específico.


Idem lo dicho anteriormente).

- Elementos de Discernimiento:

* Signos claros de integración plena en la misión de la Congregación.

* Opción preferencial por la evangelización de los tras­pasados de manera efectiva y comprometida.

* Señales claras de la decisión progresiva y definitiva por la vida misionera.

* compromiso y participación en la pastoral orgánica de la Iglesia particular desde nuestra identidad propia.

5.3.3.- ORIENTACIONES OPERATIVAS Y PROGRAMACIÓN.

* Un encuentro formativo semanal durante un trimestre cada curso.

* Diálogo sistemático formador-estudiante al menos cada mes.

1 er. AÑO:

- Apostolado de los institutos religiosos.

- Predicación y catequesis.

- Misión de la Iglesia, Misión en la congregación de M.SS.CC.



2º AÑO:

- Religiosos y promoción humana.

- Preparación doctrinal, pastoral y espiritual para el ministerio sacerdotal.

3 er. AÑO:

- Sentido e integración de las prioridades de nuestra misión.

- Los Religiosos en la Iglesia particular.

5.4.- OBJETIVO ESPECÍFICO DE LA DIMENSIÓN CONGREG­ACIONAL.

Profundizar vitalmente en le vertiente evangelizadora del P. Fundador, en el sentido del ministerio específico des­crito en las Reglas y en la historia y proyectos de futuro de la Congregación, a través de lecturas y trabajos, contactos personales etc... a fin de valorarlos y asu­mirlos como propios.

5.4.1.- MEDIOS ESPECÍFICOS-OPERATIVOS DE ESTA DIMEN­SIÓN: CONTENIDOS.

* ACTITUDES.

a) P. FUNDADOR:

- Identificación con el proyecto evangelizador de la Congregación e interiorización del mismo para vivirlo, actualizándolo.

b) IDENTIDAD ECLESIAL:

- Profundizar y vivir nuestra espiritualidad de los SS. CC.


- Verificación con hechos concretos de nuestra vocación misionera, recibida y profesada.

- Referencia habitual a las Reglas como marco del propio pensar, querer y sentir.

- Interiorización de las mismas como proyecto de vida.

c) CONTEMPLATIVO-MISIONERA:

- Descubrimiento de las aptitudes pastorales personales para cultivarlas y desarrollarlas.

- Interiorización de una oración pedagógica y de una espiritualidad marcadamente contemplativa.

* PRAXIS.

a) P. FUNDADOR:

- Familiarización con las Notas y epistolario del P. Fundador.

- Confrontación entre el plan pastoral del obispo Jacint Mª Cervera y el plan pastoral de la propia iglesia local hoy.

- Sentido de la expresión "competente socorro".

b) IDENTIDAD ECLESIAL:

- Profundización en comunidad de las Reglas y de los textos bíblicos que en ellas se citan.

- Vivencia fuerte de la renovación de votos y su prepara­ción descubriendo cada año un sentido nuevo.

- Redacción de artículos sobre el Fundador y nuestra congregación.

- Redacción personal del Credo de la propia identidad Sacricordiana.

- Preparar temas de ejercicios según edades.

c) CONTEMPLATIVO MISIONERA:

- Compromiso en una acción apostólica programada.

- Preparación para recibir en cursos distintos los minis­terios de lector y acólito.

* INFORMACIÓN TEÓRICA

a) P. FUNDADOR:

- El trabajo pastoral y evangelizador del P. Joaquín.

b) IDENTIDAD ECLESIAL:

- Estudio sistemático de las Reglas.

- Historia de la Congregación en lo religioso, pastoral y social.

c) CONTEMPLATIVO-MISIONERA:

- Oración continua y pedagogía sacramental.

- Ministerio sacerdotal y carisma propio.

- Reflexión teológico pastoral sobre el trabajo apostóli­co que se realiza.



5.4.2.- EVALUACIÓN-DISCERNIMIENTO SEGÚN UNOS CRITE­RIOS:

- El equipo formador evaluará el proceso del estudiante a la luz del objetivo específico de esta dimensión.

(Idem lo dicho anteriomente).

- Elementos de Discernimiento:

* Interés creciente en lo pastoral y vivencia interior.

* Preparación sacerdotal y orientación de lo que se estudia: materias de teología, moral, biblia...

* Control de las actuaciones pastorales: asumir, cumplir, evaluar.

5.4.3.- ORIENTACIONES OPERATIVAS Y PROGRAMACIÓN.

* Un encuentro formativo semanal durante el curso los tres años.

* Proyecto comunitario-personal, evaluaciones, organizar encuentros formativos, etc...



1er. AÑO:

- Misión de la Congregación en la Iglesia.

- Las estructuras evangelizadoras en el S. XIX.

2º. AÑO:

- Evolución del ministerio presbiteral en la Iglesia.

- Cómo lo vivió y cómo lo propuso el P. Fundador a los misioneros.

- El ministerio según el Vaticano II.

- Misión del presbítero M. SS. CC. hoy.

3 er. AÑO:

- Nuestra misión mirando al futuro.

- Personas e instituciones de los S. XIX-XX.


1.- MINISTERIOS INSTITUIDOS. (Pablo VI, Motu proprio Ministe­ria Quaedam, 9, (1972).

En el Estudiantado II los estudiantes recibirán de la Iglesia los ministerios instituidos que serían orientados a la misión de los M. SS. CC.:

- el ministerio catequético de la Palabra.

- el ministerio litúrgico del Altar.

- Estos ministerios eclesiales serán conferidos general­mente en dos celebraciones litúrgicas, presididas por el Supe­rior General, una a partir del primer año de teología, y la otra durante el segundo o tercero.

El itinerario formativo de los estudiantes culminará con el compromiso de:

- La profesión perpetua.

- Y, en su caso, con la recepción de los ministerios ordenados (Diaconado y Presbiterado).

La Casa de Formación com­pletará la teología litúrgica que reci­ben los seminaristas en el centro de estudios. Esta acti­vi­dad comprenderá:

- Informar sobre el espíritu del P. Fundador y la tradi­ción de la Congregación, que no necesariamente supone traducir sus detalles ni entrar en ritualismos ni rigorismos.

- Dar a conocer el nombre de los libros litúrgicos, de los instrumentos, de los lugares del templo, de los tiempos litúrgicos.

- Aprender a manejar los diversos libros litúrgicos y ejercitarse en la celebración pública.

- Ensayar como ejercer los diversos ministerios, así como aprender con largo espacio la forma de presidir la Eucaristía, la celebración de la penitencia y de otros sacramentos.

2.- MINISTERIO DE LA PALABRA: LECTORADO.

2.1.- OBJETIVO:

Iniciarse como servidor de la Palabra al Pueblo de Dios, mientras se orienta y prepara progresivamente al futuro servi­cio presbiteral.

2.1.1.- ACTITUDES:

- Voluntad de servir fielmente a Dios y al Pueblo cris­tiano en lo que se refiere a la Palabra.

- Escuchar la Palabra que proclama, conservarla en el corazón y testimoniarla con la vida.

2.1.2.- PRAXIS: (MQ, 5).



- Aprender a leer en público.

- Leer la Palabra de Dios en la asamblea litúrgica.

- Dirigir el canto y la participación del pueblo fiel.

- Educar en la fe a los niños y a los adultos preparar a otros fieles que ocasionalmente van hacer la lectura de la Sagrada Escritura en los actos litúrgicos.

- Acercarse sistemáticamente y de modo interiorizado a la Palabra de Dios.

- Meditar con asiduidad la Sagrada Escritura.

- Escrutar semanalmente la Palabra de Dios.

2.1.3.- INFORMACIÓN TEÓRICA:

- El Lectorado en los Documentos de la Iglesia y en los Rituales.

- Origen, evolución y contenido actual de este ministe­rio.

- El canto en la liturgia.

- Lectura del documento Introducción al nuevo Lecciona­rio.

2.1.4.- ORIENTACIÓN OPERATIVA:

- Un trimestre de preparación y un año de ejercicio hasta la recepción del siguiente ministerio.

2.1.5.- ORIENTACIÓN DEL ACOMPAÑAMIENTO:

- La comunidad cuida, ayuda, estimula, verifica.

- El candidato hace una petición libremente escrita y la presenta al Superior General.

- Discernir la firme voluntad de servir fielmente a Dios, recta actitud, preparación a los ritos, la idoneidad, la disponibilidad radical a ser y hacer en la iglesia lo que este ministerio conlleva, la dimensión apostólico-litúrgica del ministerio, la experiencia de vivir la Palabra.

3.- MINISTERIO DEL ALTAR: ACOLITADO. (MQ, 6).

3.1.- OBJETIVO:

- Iniciarse como servidor del Altar en medio del Pueblo de Dios.

- Descubrir y actualizar al ministerio como animador de unión fraterna y promotor del culto a Dios en espíritu y verdad (Jn 4, 26).

3.1.1.- ACTITUDES:

- Sentirse y aceptarse destinado de modo particular al servicio del Altar.

- Saber acoger y recibir a los fieles, preparar el tem­plo.


- Crecer en un profundo amor al Pueblo de Dios, especial­mente a sus miembros pequeños y sufrientes, sintiéndose en comunión con ellos.

- Sentir y vivir cada vez más la Liturgia y la Eucaristía como fuente y culmen de toda la actividad de la Iglesia.

3.1.2.- PRAXIS:

- Ayudar al diácono y servir al sacerdote en las funcio­nes litúrgicas, principalmente en la eucaristía.

- Como ministro extraordinario, distribuir la Comunión, llevarla a los enfermos.

aprender todo aquello que pertenece al culto público.

3.1.3.- INFORMACIÓN TEÓRICA:

- El acolitado en los documentos de la Iglesia y en los Rituales.

- Origen, evolución y contenido actual de este ministe­rio.

3.1.4- ORIENTACIÓN OPERATIVA:

- Un trimestre de preparación y un año de ejercicio de ministerio hasta la recepción del Diaconado.

- Lectura de Documentos...

3.1.5.- ORIENTACIÓN DEL ACOMPAÑAMIENTO:

- La comunidad religiosa debe ser una comunidad verdade­ramente eucarística.

- El candidato hace una petición escrita y la presenta al Superior General.

- Discernir para el lectorado, la actitud de vivir la propia consagración como oblación eucarística al Señor.

4.- PROFESIÓN PERPETUA:

El compromiso definitivo de la Profesión Perpetua en nuestra congregación se realiza habitualmente seis años después de la primera profesión.

4.1.- OBJETIVO:

A la profesión perpetua le precede un período de prepara­ción suficientemente largo, de algunos meses, dedicado de un modo peculiar a la oración y contemplación, y al estudio detenido de las Reglas, bajo la dirección de un presbítero designado por el superior General o el Delegado (R-110).


En esta preparación definitiva,se debe considerarla como un segundo noviciado.Hacer memoria contemplativa y misionera de los años de formación, para dar el sí definitivo.

(PNN, 16)

4.1.1.- ACTITUDES:

- Fomentar el don total de sí mismo a Dios a la manera de Jesús y según el ejemplo de María.

4.1.2.- PRAXIS:

- Preparación interior a la profesión.

- Ampliar experiencias pastorales.

- Incluir en el proyecto personal la atención a la forma­ción permanente sobre todo en cuestiones de vida religio­sa.

- Intensificar la convivencia con las comunidades de la Delegación.

4.1.3.- INFORMACIÓN TEÓRICA:

- Elaborar síntesis personales.

- Estudio histórico y teológico del cuarto voto.

4.1.4.- ORIENTACIÓN OPERATIVA:

- Un encuentro formativo semanal para poner en común lecturas escogidas.

- Diálogo permanente con el acompañante espiritual.

- Bibliografía sobre seguimiento, consagración, oración, votos...

4.1.5.- ORIENTACIONES PARA EL ACOMPAÑAMIENTO:

- El equipo formativo pasados los primeros meses de este año de preparación especial, evaluará el proceso de toda la formación inicial del candidato a la luz de los cuatro objetivos generales.

- Si ha conseguido la Unidad de Vida.

- Espíritu de servicio, sobre todo en el ministerio de la Palabra y en la cooperación diocesana.

- Haber aprendido a vivir nuestra vida comunitaria.

- Disponibilidad misionera. (PNN,18).(Ver Reglas).

Y propondrá, en su caso su admisión a la profesión perpe­tua.

- El formando solicitará por escrito la admisión a la profesión perpetua exponiendo los motivos e ilusiones, revisión durante el año de toda la formación inicial realiza­da, apuntando a la formación permanente.



- Ayuda particular durante este año de un guía espiri­tual.

- En el mes de retiro previo, el que va a profesar pondrá por escrito sus convicciones y vivencias respecto a la vocación de M. SS. CC.

5.- MINISTERIOS ORDENADOS: MINISTERIO DE LA CARIDAD: DIACONA­DO.

5.1.- OBJETIVO:

- Identificarse con Cristo, siervo de Yahvé, significando y animando la vocación de servicio a los traspasados , propia de la Iglesia.

- Encarnar la vocación misionera de diaconía haciendo llegar el amor de Dios a los más necesitados en nuestros ministerios.

- Interiorizar las Reglas desde la perspectiva del servi­cio a los traspasados y de la entrega de la propia vida al prójimo.

5.1.1.- ACTITUDES: (Pablo VI, Motu proprio Ad Pas­cendum (1972).

- Cimentar en la fe una vida intachable ante Dios y ante los hombres, servidor de todos, misericordioso, inspirado en su conducta por la verdad del Señor Jesús a quien sirve y por quien da la vida.

- Disponibilidad y gratuidad para la acción ministerial.

- Perseverancia en la Oración .

- Reavivar diariamente el don recibido por la gracia sacramental en el ministerio de la liturgia, de la predica­ción y de la caridad.

- Cultivar el amor sincero y la solidaridad por los pobres.

- Actitud de prepararse y entregarse responsablemente para el ministerio del presbiterado.

5.1.2.- PRAXIS:

- Servir al pueblo de Dios en comunión con toda la Con­gregación, y con el Obispo.

- Ejercer el ministerio de la Palabra, Caridad y Liturgia según las funciones que le son propias, y en sus ámbitos de pertenencia y misión.

5.1.3.- INFORMACIÓN TEÓRICA:

- El Diaconado en los documentos de la Iglesia y en los Rituales, origen, evolución y contenido actual de este ministerio.

5.1.4.- ORIENTACIONES OPERATIVAS:

- Un trimestre como mínimo de preparación y un año de ejercicio con preferencia en una obra nuestra.


- Una comunidad misionera y una comunidad cristiana que vivan en torno de la Palabra y de la Eucaristía con fuerza misionera y diaconal, y que ofrezcan y apoyen posibilida­des de ejercicio del diaconado.

5.1.5.- ORIENTACIONES PARA EL ACOM­PAÑAMIENTO: (Ad Pasc. 1-5)

- Petición de admisión como candidato.

- Declaración escrita de propia mano y firmada, manifes­tando su voluntad de recibir espontánea y libremente el Orden Sagrado.

- Discernir con detenido examen: la buena conducta reli­giosa, y la aptitud para el diaconado, así como haber ejer­cido fielmente los ministerios de Lector y Acólito.

- Consultar al pueblo cristiano.

- Elegir y llamar al candidato para su preparación inme­diata.


1.- FORMACIÓN CONTINUA O PERMANENTE

Como marco de referencia, a la hora de tratar este capí­tu­lo, nos parece actual la Declaración sobre la Formación cotínua del Capítulo Espe­cial, DOCE, 247-282, salvo aquellos escasos puntos que exigen una al documento PI.

La Congregación entiende por formación continua o perma­nente el ejercicio y la actitud personal de continua forma­ción.

Es verdad que las Reglas prefieren utilizar formación continua y el Directorio formación permanente. Sin querer entrar demasiado en la distinción de si permanente o continua, vamos a considerar este capítulo de nuestra formación como la fase sucesiva de la formación inicial.

Si entendemos la formación desde una visión dinámica, activa, progresiva e integral, evidentemente la formación continua o permanente mantendrá los objetivos generales y específicos de la formación inicial.

Las Reglas arts. 80-81 se expresan así:

- 80. Reconocemos que nos es indispensable la formación continua. Nuestra Congregación, dedicada al anuncio de la Palabra, la requiere muy especialmente para cumplir esta misión en el momento histórico que vivimos, interpretando los signos de los tiempos.

- 81. Los apóstoles fueron enviados a predicar el Reino y regresaron luego junto al Maestro. También nosotros en ciertos períodos o tiempos somos invitados por Jesús a retirarnos a un lugar desierto para revisar nuestra fidelidad.

El Directorio arts. 56, 58, 59 se expresan así:

- 56. Los congregantes nos formamos de modo permanente a fin de mantenernos fieles a nuestro carisma y a los signos de los tiempos, teniendo en cuenta el proyecto congregacio­nal y comunitario, así como la promoción de la persona y el bien común. Dicha formación la promueve el Superior General con su Consejo en coordinación con las diversas Delegaciones y Comu­nidades.

- 58. El año sabático, en el transcurso de la formación permanente tiene muy en cuenta el proyecto delegacional y congregacional. A ambas instancias hay que dar cuenta de los resultados mediante el envío de los documentos pertinentes.

- 59. Nos organizamos de tal manera que, por lo general, podamos disponer de unos momentos determinados de lectura o estudio diario. Así iluminamos y motivamos más nuestra fe y ministerio. Superamos de este modo las respuestas fáciles a situaciones complejas. Una formación más actualizada puede ayudarnos a un acercamiento de opiniones en la comunidad.

Como consecuencia de estos artículos, la formación conti­nua o permanente abarca las cuatro dimensiones de la vida del M. SS. CC., en sintonía con la formación inicial.

- Se fundamenta en el ser de la persona y el bien común.

- En el hacer de la vida ministerial y misionera anun­ciando la Palabra y predicando por el Reino.

- Siente la continua llamada del Señor en cada momento y circunstancia interpretando los signos de los tiempos.



- Crece en profundidad contemplativa cultivando la vida en el espíritu, retirándose en el desierto para revisar su fidelidad.

- Cuida de su formación cultural en el estudio diario.

- Configura su persona de una manera progresiva con el proyecto comunitario y congregacional para mantenerse fiel al carisma.

1.1.- CONTENIDOS: (FC, DOCE, pp. 249-282)

Como indicábamos al inicio de este apartado de la forma­ción continua o permanente, toda la Declaración sobre la formación continua nos sirve de orientación y guía. Sus bases antropoló­gicas y contenidos doctrinales mantienen todo su vigor son dignos de tener en cuenta.

2.- AGENTES Y DIMENSIONES. (PI, 66).

2.1.- LA PERSONA:

* Proyecto personal.

* Oración Personal.

* Vivencia de los votos.

* Trabajo ascético de sí mismo.

* Sacramento de la reconciliación y dirección o acompaña­miento espiritual.

* Ejercicio de las virtudes: convivencia, intercambio con los hermanos.

* Atención a la salud psicológica y física.

* Estudio cotidiano doméstico y profesional.

* Estudio y lecturas, uso de los mass-media.

* Año sabático.

2.2.- EL SUPERIOR Y LA COMUNIDAD LOCAL:

* Programación a través del proyecto comunitario.

* Vida litúrgica vivida intensamente: Oración de la horas, la Eucaristía.

* Reflexión comunitaria de la Palabra.

* Meditación compartida.

* Día de retiro y otros encuentros de comunidad.

* Revisión de vida, corrección fraterna y celebración de la reconciliación.

* Aprendizaje del discerninimiento comunitario, partici­pando y siendo corresponsables de la marcha de la comunidad.

* Participación en la vida del Pueblo, Barrio y de la Iglesia Local.

* Atención y cuidado de la Biblioteca y Archivos.

* Creación de espacios comunitarios para la vida de oración, estudio y recreación.



2.3.- LA DELEGACIÓN O AGRUPACIONES:

* Conocimiento y análisis de la realidad de la Delega­ción.

* Semanas de estudio y reflexión.

* Ejercicios Espirituales.

* Creación de diferentes áreas de trabajo y compromisos para fomentar el trabajo en equipo y la corresponsabili­dad.

* Encuentros trimestrales.

* Estudios particulares o especializados.

* Cursos de formación permanente: contenidos, agentes, tiempos.

2.4.- LA CONGREGACIÓN:

* Ofrecer una programa de formación permanente de estu­dios especiales o cursos intensivos, atendiendo a las necesidades de las personas, edades y áreas de trabajo pastoral.

* Crear un equipo con un responsable directo en la forma­ción permanente, para ayudar en las estructuras existentes y a todos los niveles el desarrollo de programas efecti­vos.

* Los superiores locales, administradores, agentes de pastoral, agentes educativos y formativos, facilitan unos encuentros de formación permanente o continua.

3.- TIEMPOS

Se presupone que nuestros seminaristas, salvo excepción que deberá presentar el Delegado al Superior General, acaban sus estudios al menos con el grado de bachilleres en Teología.

3.1.- Para todos los congregantes:

3.1.1 La Comunidad. Cada año, al inicio del curso, en la revisión del Proyecto comunitario, hará el calendario para que cada hermano dedique al menos quince días a su forma­ción, en la práctica de los Ejercicios Espirituales y la participación en una semana de formación, esta última a estilo de las Semanas de Artajona. Tenemos como imprescindible la comunión con los ideales de la Congregación y las experiencias pastorales de la misma. Las Delegaciones deberán organizar las semanas de formación en conexión con el Equipo general de formación.

3.1.2 Cada año el Equipo general de formación organizará, con congregantes de diversas delegaciones y zonas, ayudados de otros expertos, un ciclo de formación, que durará un mes y medio, incluyendo una tanda de Ejercicios Espirituales, de manera que cada quinquenio todos los congregantes tengan la oportunidad de poder renovar su bagaje teológico, congregacio­nal y espiritual. Todo el proceso de formación incluye la conversión del corazón, la renovación de la mente y el afian­zamiento del sentido de pertenencia.


3.1.2.1 Teniendo presente que el don de la vida cada vez se prolonga más, tanto nuestra legislación como el documento PI, 70 consideran muy importante el servicio de la comunidad a los que llegan al "momento de retiro progresivo de la acción". Más aún, "el religioso puede vivir estos momentos como una oportunidad única de dejarse penetrar por la expe­riencia pascual del Señor Jesús hasta desear morir para "estar con Cristo" en coherencia con su opción inicial: "conocer a Cristo, el poder de su resurrección y la comunión con sus padecimientos, hacerme semejante a El en su muerte tratando de llegar a la resurrección entre los muertos" (Flp 3,10; cf. 1,20-26; cf. también LG 48) (PI, 70).

3.1.2.2 El retiro progresivo de que habla el mencionado documento no supone, evidentemente, un cambio vocacional en la vida religiosa ni en la presbiteral. Se trata de un nuevo planteamiento en cuanto a la forma de asumir responsabilidades. Por esto, la ilusión de vivir respon­sable­mente su minis­terio y de enriquecer la convivencia comunitaria con la sabia experiencia es un don para la comunidad. De aquí que ninguno debe dar la impresión de que dimite de sus compro­misos, ni de la inherente exigencia de la propia formación, cosa que le dificultaría la actualización en la percepción de los signos de los tiempos.

3.1.2.3 La misma comunidad invita a todos los hermanos a seguir el proceso formativo que proponen nuestras Reglas y los documentos de la Santa Sede.

3.1.2.4 Para equilibrar el número de partici­pantes en los períodos de formación, el Superior General sugerirá la posibilidad a un cierto número de congregantes que los sigan en otra Delegación, con el compromiso de colaborar allí por un corto período de tiempo en el ministerio y vida comunitaria.

3.1.2.4 Calendario. Estos períodos se tendrán en las vacaciones de verano, y se organizarán de la forma siguiente:

1994 En España- Congregantes jóvenes en el Caribe

1995 En Argentina

1996 En el Caribe

1997 En España

1998 En Rwanda

1999 En Argentina

La formación en España y la de los congregantes jóvenes coincide con el año immediatamente posterior a los Capítulos Generales y a las Juntas, con lo cual un mayor número de participantes podrán revisar su aplicación y proyectarla más intensamente en los años restantes.

En resumen, los períodos de formación serán:

Al año: Ejercicios y Semana de formación = 15 días.

Al quinquenio: Ejercicios y Mes de formación = 45 días.

3.2 Primer decenio de la Profesión Perpetua o con­gregan­tes jóvenes.

Para estos congregantes:


Cada año, en su zona, tendrán quince días de formación, además de los Ejercicios Espirituales.

Cada quinquenio participarán en el mes y medio de forma­ción general.

Período de especialización.

Cada sexenio participarán en el mes y medio de formación organizado para ellos.

3.2.1 Período de especialización: Normalmente se tendrá después de algunos años de ejercicio del ministerio. En todo caso, Entre los 10 y 15 años después de su profesión­ perpetua , completarán su formación con al menos un año de especializa­ción, habida cuenta de su ministe­rio ya experi­mentado y de nuevas perspec­tivas, dentro del proyecto ministe­rial de la Congregación (PI 70).

Este período se prepara y programa de manera que suponga una relectura del Evangelio, una renovada experiencia de integración en la comunidad y una actualizada proyección misionera.

3.2.1.1 Estos períodos de formación deben prepararse con la suficiente antelación, de manera que no deban alargarse a causa del desconocimiento de los idiomas antiguos o modernos o por no tener los correspondientes estu­dios previos.

3.2.1.2 En resumen, los períodos de forma­ción serán:

Al año: Ejercicios y dos Semana de formación = 15 días.

Al quinquenio: Ejercicios y Mes de formación = 45 días.

Al sexenio: Ejercicios y Mes de formación para

congregantes jóvenes = 45 días.

Especialización Uno o más años.

3.2.2 Quinquenios posteriores. Cada quinquenio posterior se ofrecerá una nueva oportunidad para seguir en la mencionada especialización o para dedicarse al conocimiento y práctica de otros ministerios, como misiones populares, anima­ción misionera, medios de comunicación, etc.

3.2.3 Para garantizar la verificabilidad de los estudios y por sentido comunitario, la casa-comunidad donde residen los congregantes, lo mismo que el Delegado y el Supe­rior General recibirán una copia de los certificados y títulos recibidos.

3.2.4 Se creará un Equipo de Formación, que compren­da una representación de los formadores de todas las Delega­ciones, de todas las etapas, incluida la continua.

3.2.4.1 Este equipo, además de organizar los períodos de formación, asesorará al Consejo General para que la Congregación tenga un grupo diversificado de expertos en Teología Bíblica, Teología Sistemática y Teología Espiritual, en Liturgia, Pastoral, Catequética, Derecho e Historia, etc., que garanticen un planteamiento de nuestra vida sobre bases sólidas.


3.2.5 Urge aprovechar más las oportunidades que ofrecen las diversas iglesias locales (Junta consultiva, 1990, p. 9). Para que la casa de Roma pueda cumplir su servicio, se procurará darle más estabilidad con algún congregante que esté destinado allí por un período mayor de tiempo. Para completar la oferta formativa, se dispondrá de una nueva casa en América Latina.

3.2.6 Para elegir un centro de formación permanente debe considerarse con mucha seriedad y peso el poder residir en una comunidad, para alcanzar así un crecimiento en valores comunitarios.

3.2.7 Debemos aprovechar las publicaciones congrega­cionales y promover su mejora en calidad.

3.2.5 Financiación. Para la financiación de esta formación la Caja Central responderá de los formadores que tengan que trasladarse de una zona a otra. Los demás gastos deberán procurarse de entidades que fomenten actividades culturales, para lo cual cada Delegación tendrá presentes las diversas ofertas existentes. En ningún caso tomaremos estos períodos de formación como pretexto de turismo.

4.- PROGRAMACIÓN

El plan de formación continua o permanente como instru­mento de trabajo y evaluación debe tener en cuenta las si­guiente características:

* ORGÁNICO:

En el sentido que sea coherente y armónico en si mismo y también con las etapas de formación anteriormente formula­das.

* DINÁMICO:

En el sentido que tenga en cuenta el desarrollo de la persona humana.

* COMPLETO:

Debe abrazar las diversas dimensiones de la formación (intelectual, afectiva, practica...).

Completo, porque debe comprender todo lo dicho en las etapas anteriores en cuanto a objetivos, lugares, agentes, mecanismos, medios, tiempos.

* VERIFICABLE.

Información oral y escrita a la Comunidad, Delegación y al Superior General. Se recabarán certificados y nunca debería faltar un ejemplar de las tesis y tesinas en el Archivo Gene­ral y en el de la Delegación.

5.- CONTENIDOS

5.0 Responsables. El Equipo general de formación elabora­rá un plan quinquenal, que contenga el 75% de las materias, dejando el otro 25% a la elección de los participantes de cada año y de los respectivos profesores.

Entre las materias que deben abordarse, se cuentan:

5.1 Renovación teológica:


Teología: Dios es amor, para este mundo.

Cristología y mariología, desde el corazón de Dios.

El Espíritu y sus dones en el mundo, desde la Iglesia y en la renovación de la Congregación.

5.2 La Iglesia en el mundo.

Iglesia como Pueblo de Dios.

Qué es la Comunión.

Analizar su presencia desde el punto de vista histórico-social y ecuménico. El diálogo con las religiones.

5.3 Sentido de la vida religiosa en cada circunstancia.

Religiosos en una sociedad opulenta.

Religiosos en un mundo dividido.

5.4 La respuesta de la Congregación.

Desde la perspectiva histórico-carismática.

Desde la universalidad y particularidad de cada delega­ción o zona.

Integración en la comunidad.

Enviados desde una comunidad eclesial: persona/individua­lismo.

Qué quiere decir: pastoral vocacional.

Qué quiere decir trabajar en equipo.

Comentario corresponsable de las Reglas.

Cuestiones sobre los Directorios.

Revisión de la aplicación de los Acuerdos Capitulares.

5.5 Misión: La palabra y la celebración.

Diversos retos ministeriales.

Alejados: de quién?

Contenidos de la predicación.

Predicación, enseñanza, prensa, medios de comunicación.

La Liturgia: Cristo y la Iglesia, Sacramentos de Salva­ción a través de la celebración sacramental.

5.6 Temas libres.


BIBLIOGRAFÍA

1. BIBLIOGRAFÍA GENERAL.

1. AA. VV., «La formación renovada en América Latina», en "Vida de Frater­nidad" 1 (1970) 10-12.

2. AA. VV., «Camino de Formación. Texto y comentario de la Instrucción "Orienta­ciones sobre la Formación de los Institutos Religiosos"», Publicaciones Claretianas, Madrid 1991.

3. AA. VV., «Formar hoy para la Vida Religiosa de mañana, XX Semana Nacional para Religiosas y Religiosos», Madrid 1991.

4. AA. VV., «Formación renovada en América Latina», CLAR, 3, Bogotá 1970.

5. AA. VV., «La formación en los primeros años de la Vida Religiosa», en "Confer" 70 (1980) 345-368.

6. AA. VV., «Hacia una nueva formación», en "Testimonio" 109 (1988).

7. AA. VV., «Formación para la Vida Religiosa hoy», en "CLAR" Bogotá 1984.

8. AA. VV., «Formación para la misión evangelizadora», X Asamblea General de la CLAR, Cochabamba, Junio 1988, en "Pía Sociedad de San Pablo", Conferencia de Religiosos de Chile, Julio 1988.

9. Arnaiz, J. M., «Una formación inculturizada», en "Testimonio" 103 (1987) 48-61.

10. Asiain, M. A., «La formación de los religiosos», en "Comunidades" 8 (1980) 188-198.

11. Bernard, Ch. A., «La formation à la vie consacrée», Università Grego­riana, Roma 1972.

12. Bisignano, S., «Formación», en "Diccionario Teológico de la Vida Consagrada", Public. Claretianas, Madrid 1989, pp. 711-741.

13. Boff, C., «Formación en las comunidades de inserción», en "CLAR" 2-3 (1988) 1-19.

14. Bonfils, J., «Genèse du document "Potissimum Institutionis"» en "Infor­ma­tiones SCRIS" XVI (1990) 249-254.

15. Cencini, A., «Formazione alla libertà», en "Testimoni" 4 (1986).

16. CFC, «Vie Religieuse renouvelle. Formation à reinventer», Conférence Religieuse Canadienne, Ottawa 1983.

17. CLAR, «Líneas importantes de formación en la teología de la Vida Religiosa hoy en América Latina», CLAR 6 (1988) 16-24.

18. Dall'Osto, A., «Formazione alla Vita Religiosa in Africa», en "Testimo­ni" 20 (1991) 7-10.

19. Declux, S., «Formation à la vie religieuse: axes et priorités», en "Vie Consacrée" 1-2 (1988) 7-17; 89-99.


20. De Diego, L., «Apuntes de una experiencia desde la formación», en CLAR 1 (1988) 1-8.

21. Díez, M., «La formación en camino», en "Vida Religiosa" 69-14 (1990) 433-437.

22. Domeño, C., «Continuidad en la formación», en "Vida Religiosa" 48 (1980) 217-237.

23. Fernández, G., «La formación inicial y permanente como ayuda a pensar, sentir y actuar en clave de "Iglesia en misión"», en AA.VV., «El ministe­rio de comunión eclesial de los presbiteros según el P. Claret», II Semana Sacerdotal Claretiana, Public. Claretianas, Madrid 1988, pp. 290-323.

24. Fernández, J., «¿Una formación inserta?. Caminos de solución», en "Formar hoy para la Vida Religiosa de mañana", Public. Claretianas, Madrid 1991, pp. 243-265.

25. García, J. A., «En torno a la formación: cinco hipótesis de trabajo», en "Sal Terrae" 7-8 (1990) 537-547.

26. Garrido, J., «Educación y personalización. Reflexiones sobre la forma­ción inicial en la Vida Religiosa», Public. Claretianas, Madrid 1991.

27. González, J., «La formación del misionero hoy, según la Exhortación Apostólica "Evangelii nuntia­ndi"», en "Studium" 18 (1978) 107-114.

28. Manresa, F., «Una larga marcha. Aprendizaje de la Vida Religiosa», Sal Terrae, Santander 1989.

29. Mukangango, G., «Formation à la vie religieuse au Rwanda», en "Vie Consacrée" 2 (1990) 96-107.

30. SCRIS, «L'Istruzione "Potissimum Institutioni". Commenti», en "Informa­tiones SCRIS" 16 (1990).

2. EL FORMADOR Y EL EQUIPO FORMATIVO.

31. AA. VV., «Corresponsabilidad en la formación», en "Vida Religiosa" 48 (1980).

32. Albuquerque, E., «Ayuda del formador, adulto en la fe, mediante la entrevista personal», en "Confer" 80 (1982) 661-683.

33. Bordes, F., «Le rapport maitre-disciple», en "Vocation" 291 (1980) 344-346.

34. Calero, A. M., «El formador ante los retos de la nueva cultura», en "Confer" 111 (1990) 507-535.

35. Garachana, A., «El formador al servicio de los formadores en nombre de la Congregación», en "Vida Religiosa" 48 (1980) 179-186.

36. Gianola, P., «La formazione pedagogica dei formatori dei sacerdoti», en "Seminarium" 2 (1979) 320-344.

37. Pilly, P., «Une expérience de formateur», en "Communion et Diaconie" 6 (1980) 11-14.

38. Prieto, B., «Relación formador-formando en el proceso formativo», en "Testimo­nio" 102 (1987) 28-31.

39. Saravia, G., «Seminario para formadores», (CLAR), en "Signo" 48 (1980).



40. Sullivan, J., «Un proceso intregatore dello sviluppo personale: el processo, il formatore e l'equipe di formazione», en "Vita Consacrata" 1 (1989).

3. PRENOVICIADO, PREPARACIÓN AL NOVICIADO.

41. AA. VV., «La preparazione al Noviziato». Atti VII Convegno-Ufficio Formazione CISM, Collevalenza 1989, Rogate, Roma 1989.

42. AA. VV., «Perfil del aspirante a la Vida Religosa», en "Todos Uno" 88 (1986) 67-78.

43. Dahnk, J., «Una scuola di preghiera. Il Prenoviziato, (commento al PI)», en "Informationes SCRIS" XVI (1990) 177-205.

44. Díaz, J. M., «Examen del candidato al entrar en una familia religiosa: proceso de clarificación en orden a la decisión», en "Todos Uno" 78 (1984) 55-56.

45. Domeño, C., «Una etapa formativa preocupante: El Prenoviciado», en "Vida Religiosa" 65 (1988) 138-142.

46. Martínez, M., «Admisión», en "Diccionario Teológico de la Vida Consa­gra­da", pp. 9-18.

47. Naveilan-Herreros, «El Postulantado: tiempo de discernimiento y maduración», en "Testimonio" 105-106 (1988) 14-28.

4. NOVICIADO.

48. AA. VV., «Formación para la libertad y en la libertad dentro del Noviciado. Reflexiones de algunos Maestros de novicios de la Compañía de Jesús en América Latina del Cono Sur», en "Testimonio" 83 (1984) 103-117.

49. AA. VV., «Los noviciados de religiosos en España. Situación actual y prospecti­vas», en "Confer" 19 (1989).

50. Alday, J. M., «Noviciado», en "Diccionario Teológico de la Vida Consa­gra­da", 1155-1169.

51. Bouchet, J. R., «L'initiation à la vie religieuse dans la tradition de l'Eglise», en «Comment initier à la Vie Religieuse aujourd'hui», Atti Sessione USMF-CPR, 1983, pp. 57-62.

52. Bourdeau, G., «"Ceux qui viendront trouver nos frères...". L'étape du noviciat», en "La Vie des Communautés Religieuses" 39 (1981) 194-210; 258-277.

53. González, A., «Noviciado de hoy para la Vida Religiosa de mañana», en «Formar hoy para la Vida Religiosa de mañana», Public. Claretianas, Madrid 1991, pp. 123-155.

54. Huerga, A., «Noviciat», en "Dictionnaire de Spiritualité" II (1981) 483-495.

55. Montes, F, «Acompañamiento espiritual en el Noviciado», en "Testimonio" 83 (1983) 89-94.



5. POSTNOVICIADO-ESTUDIANTADO.

56. AA. VV., «Los Jóvenes religiosos y la Vida Religiosa», en "Confer" 24 (1985) 417-437.

57. Bocos, A., «Las vacaciones de los jóvenes en formación», en "Vida Religiosa" 40 (1976) 201-212.

58. Domeño, C., «Juniorado», en "Diccionario Teológico de la Vida Consagra­da", pp. 918-924.

59. Fernández, G., «Los religiosos jóvenes y la vida religiosa actual», en "Vida Religiosa" 64 (1988) 124-135.

60. Fernández, G., «El tiempo de votos temporales, una etapa decisiva y difícil», en «Formar hoy para la Vida Religiosa de mañana», Public. Claretianas, Madrid 1991, pp. 157-178.

61- González, A., «Preparando la Profesión Perpetua», en "Vida Religosa" 61 (1986) 364-366.

62. Guerrero, J. M., «El Juniorado: período difícil de profundización, maduración e integración», en "Testimonio" 105-106 (1988) 44-61; "Vita Consacrata" 25 (1989) 116-133.

63. Rovira, J., «L'impegno definitivo nella Vita Religosa», en "Claretia­num" 18 (1978) 57-124.

6. COMUNIDAD FORMATIVA.

64. Bergoglio, J., «Formación en la vida comunitaria», en "Boletin de Espirituali­dad", Buenos Aires, 77 (1983) 1-15.

65. Blanco, S., «Hacia una auténtica formación en equipo», en "Vida Religio­sa" 48 (1980) 187-195.

66. Campo, F., «El equipo formador en la formación», en "Vida Religiosa" 48 (1980) 196-204.

67. De Castejón, V. G., «La vita cominitaria apostolica; luogo principale di formazione», en "Bolletino UISG" 69 (1985) 33-44.

68. Niyimbona, A., «Le role de la communauté formative dans la formation rénovée à la vie religieuse», Roma 1991.

7. CRECIMIENTO ESPIRITUAL.

69. AA. VV., «Formazione al discernimento nella vita Religiosa», Rogate, Roma 1987.

70. AA. VV., «Acompañamiento espiritual de los jóvenes formandos», en "Confer" 21 (1982) 582-822.

71. Ancilli, E., «Mistagogia e direzione spirituale», a cura di OR, Milano 1985.


72. Cassiers, F., «Réfléxion à propos de l'accompagnement spirituel», en "Vie Consacrée" 6 (1988) 360-368.

73. CLAR, «Formación para la oración», Secretariado General de CLAR, Bogotá 1970.

74. Díaz, J., «Privilegiar el encuentro personal con Jesucristo», en "Testimonio" 105-106 (1988) 39-43.

75. Garcías, J. A., «Crecimiento espiritual y experiencia psicológica», en "Vida Religiosa" 59 (1985) 242-247.

76. González, L., «Discernimiento espiritual. Evaluación de una experien­cia», en AA. VV., "Discernimiento comunitario", Public. Claretianas, Madrid 1976, pp. 145-163.

77. Jonquieres, G., «Acompañamiento espiritual de los religiosos/as forman­dos», en "Testimonio" 84 (1984) 39-47.

78. Leduc, F., «Acompañamiento espiritual. Entre la ley y la paciencia de Dios», en "Vida Religiosa" 6 (1991) 183-188.

79. Maccise, C., «La Biblia en el proceso de formación a la Vida Religio­sa», en "Testimonio" 119 (1990) 41-49.

80. Maccise, C., «En la escuela de la Palabra: formación de los religiosos a la escucha de la Palabra», en «Urgidos por la Palabra», Public. Claretianas Madrid 1989, pp. 161-181.

8. DIMENSIÓN APOSTÓLICA.

81. AA. VV., «La vida religiosa apostólica: fundamento y notas esenciales. Reflexiones teológicas», en "Vida Religiosa" 56 (1984) 165-182.

82. Aubry, J., «Vida religiosa apostólica: consecuencias para la formación y para los retos de nuestro tiempo», en "Bolletino UISG" 64 (1984) 4-14.

83. Castro, L. A., «Llegar a ser apóstol. Teoría y praxis de la formación apostólica», Bogota 1984.

84. Cencini, A., «Formazione alla missione e comunità», en "Testimoni" 8 (1986) 7-10.

85. Dall'Osto, A., «Formazione alla missione», en "Testimoni" 10 (1991) 4-5.

86. Ewen, M. P., «La oración en la Vida Religiosa apostólica», en "Vida Religiosa" 56 (1984) 228-240.

87. Fagiolo, V., «La formación para la misión evangelizadora. Mensaje a la X Asamblea General de la CLAR», Bolivia, 10.VI.1988.

88. Fernández, G., «La formación inicial y permanente como ayuda a pensar, sentir y actuar en clave de Iglesia en misión», en AA. VV., «El ministe­rio de comunión eclesial de los presbiteros, según el P. Claret», II Semana Sacerdotal Claretiana, Vic, Public. Claretianas-Madrid 1988.

89. González, J., «La formación del misionero hoy, según la exhortación "Evangelii Nuntiandi"», en "Studium" 18 (1978) 107-114.

90. Vallejo, S., «Relación con el mundo y dirección profética de la Vida Religiosa», en "Vida Religiosa" 56 (1984) 216-227.



ÍNDICE

SIGLAS 6




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos