Pensar la Universidad



Descargar 0.55 Mb.
Página1/9
Fecha de conversión05.02.2018
Tamaño0.55 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

Pensar la Universidad II

Proyecto Institucional de la Universidad Nacional de La Plata1



Documento de trabajo, 02 de octubre de 2016

Dr. Arq. Fernando Tauber2

Director del Plan Estratégico de la UNLP (2004-2018)

No hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su tiempo. Víctor Hugo

Pensar nuestra Universidad es imaginarla en el mundo, en el país y en su región, aportando a sus desarrollos, enseñando, produciendo, transfiriendo y compartiendo conocimientos e integrándose a la sociedad que la compone y de la que forma parte y se nutre, contribuyendo con su pensamiento crítico y propositivo, capaz de incidir mediante la formulación de respuestas alternativas, en los cambios sociales necesarios.

Es concebirla comprometida con los paradigmas del desarrollo humano sostenible, la educación permanente, la cultura de la paz, el respeto, el ejercicio de los derechos humanos y la democracia, la formación en valores y defensa de la pluralidad, con la expectativa global de la inclusión y el acceso a derechos esenciales para la movilidad social; así como comprometida con la producción y transmisión de conocimientos capaces de contribuir a su superación.

Pensarla es reconocerla dotada de un carácter científico/tecnológico progresista que le permitió construir una identidad planificada y acorde a los tiempos y demandas de los próximos años, basada en las banderas históricas que la definen como universidad reformista, pública, gratuita, autónoma y cogobernada, y desde la búsqueda permanente de consensos a partir del debate y la integración de las diferentes posiciones.

Es tener un plan que esté por encima de circunstanciales actores, objetivos que se mantengan a pesar del cambio de contextos políticos, sociales y económicos. Es definirla en el debate entre sus claustros y es gestionarla dimensionando la importancia de la participación en cada paso de cada una de sus Facultades y Colegios.

Estos propósitos demandaron de la UNLP un proyecto institucional con objetivos claros y consensuados y con estrategias fundamentales posibles de ser implementadas, es así que desde el año 2004 cuenta con un Plan Estratégico que se revisa periódicamente convocando a un intenso proceso de participación de todos sus claustros. Se hizo en esos años iniciales para ponerlo en marcha para el período 2004-2007, también en su primera revisión para el período 2007-2010, en su segunda para el período 2010-2014, en su tercera para el período 2014-2018 y ahora para el período 2018-2022.

Sin embargo, la aceleración de los procesos de transformación de la sociedad como conjunto y de esta universidad en particular, imponen un acortamiento de los plazos para revisar sistemáticamente los pasos dados y proponer el rumbo de los nuevos avances.

Es así que desde el año 2011 se propuso un espacio de reflexión sobre aspectos relevantes de la vida universitaria que se denominó Pensar la Universidad y que consiste en una serie de encuentros temáticos para revisar la calidad y el rumbo de las políticas Institucionales en general, de Enseñanza, Investigación, Transferencia, Relaciones Institucionales, de Extensión y de los distintos aspectos de la administración, los recursos humanos, la infraestructura y los servicios de la UNLP, a la que se sumaron como capítulos puntuales, los Derechos Humanos y la Discapacidad.

Estas convocatorias se caracterizaron por la amplitud de recepción y participación de la comunidad universitaria. Centenares de docentes, trabajadores, estudiantes que trabajaron en talleres y comisiones después de los debates centrales y realizaron valiosos aportes que verificaron la necesidad de discusiones específicas sobre varios temas y la incorporación continua de otros.

Se analizaron aspectos específicos devenidos de esos encuentros generales, como estrategias para mejorar el ingreso, la permanencia y el egreso, la producción de conocimientos, su protección y su aplicación y transferencia, la internacionalización de la universidad y la cooperación internacional, la profundización de agendas compartidas con organizaciones de la comunidad para el abordaje de problemas públicos y en una serie de temas concernientes a la agenda propia y social en las que la UNLP decidió tomar posición.

Además, se trabajó en la renovación permanente del debate sobre una nueva Ley de Educación Superior. En la Ley Nacional 27.204 de ingreso irrestricto y de gratuidad de la enseñanza universitaria que la UNLP gestionó intensamente y obtuvo su aprobación y puesta en vigencia en noviembre del año 2015 a pesar de las constantes presiones para impedirla, que aún persisten después de su promulgación e implementación. También en la Ley Provincial del Boleto Estudiantil Gratuito 14.735 –promulgada e incorporada al presupuesto provincial en 2015 – en la que esta Universidad aportó y gestionó fuertemente, implementada en agosto / septiembre de 2016 a días del 40 aniversario de la conmemoración de La Noche de los Lápices que nos recuerda la lucha estudiantil por el boleto gratuito3.

Estos encuentros se multiplicaron luego en todas las áreas en forma sistemática, con el fin de ordenar los aportes recogidos, sintetizar las ideas vertidas y considerar otras que puedan sumarse en forma permanente al Plan Estratégico, no sólo para ratificar el rumbo adoptado y corregir eventuales desvíos o demoras, sino para ordenar los pasos a dar en los próximos años, con la formulación definitiva de esta nueva etapa del plan, teniéndola disponible al inicio de la nueva gestión.

En términos generales, la gestión del Plan se asienta en un conjunto de orientaciones estratégicas sintetizadas en seis grandes líneas de acción basadas en: 1) la enseñanza de pregrado, grado y posgrado, 2) la investigación y la transferencia, 3) la extensión e integración social y comunicacional, 4) la integración comunitaria a partir del arte y la cultura, 5) las relaciones institucionales con otras universidades y con el Estado, las Organizaciones de la Sociedad Civil y la empresa, y 6) la administración y gestión de las necesidades logísticas de todo ese conjunto, con capítulos destacados en los servicios estudiantiles y la infraestructura.

Estas seis grandes líneas se sustentan en un conjunto de objetivos particulares que buscan definir el rol de la Universidad en el escenario de los próximos años, como una institución intelectualmente inquieta y crítica, con bases sólidas y con una estructura dinámica, capaz de acompañar los cambios culturales, buscando nuevos horizontes de desarrollo académico, científico y social.

Muchos de los objetivos fundamentales y metas que la UNLP se propuso alcanzar cuando se implementó el Plan, hace catorce años y que eran la base de una demanda insatisfecha e indispensable para poner la universidad en marcha, se saldaron, al menos en sus aspectos más críticos4. Seguirán en la agenda de gestión, pero no pueden seguir siendo la razón fundamental y única de los debates.

Este es un momento en el cual esta institución debe afirmar su compromiso con el desarrollo de nuestro país desde cada una de sus diversas actividades. Desde la promoción de más y mejores graduados, asegurando calidad y pertinencia en la masividad y en la inclusión y acompañamiento de todo aquel que esté dispuesto a hacer el esfuerzo de estudiar para alcanzar un título universitario; a la producción y transferencia de conocimientos orientados a permitir avanzar con la mayor celeridad en los procesos sociales, económicos, ambientales y productivos que necesitamos para progresar, haciendo que la agenda científica y tecnológica busque cada vez más coincidencias con la agenda social y del desarrollo sustentable; ayudando a empoderar a la ciudadanía en la defensa y conquista de sus derechos y multiplicar la presencia solidaria y colaborativa con aquellos ciudadanos que tienen las mayores necesidades.

Con esa premisa, se piensa a la Universidad con un rol protagónico con responsabilidad social y de fuerte compromiso con el proceso de desarrollo latinoamericano y en particular con el de la región, la provincia y el país, siendo un modelo de referencia obligada para la formación de grado y pregrado y una garantía de calidad en la formación de posgrado. La UNLP debe protagonizar desde un lugar de máxima jerarquía nacional, la producción de conocimientos a través de la investigación y reafirmándolo en el plano internacional, consolidando su actuación en la vinculación y transferencia de esos conocimientos al Estado, a los sectores productivos y a la Sociedad Civil, fortaleciendo a la extensión universitaria como práctica integradora y formativa con profunda vocación solidaria e impulsora del desarrollo cultural y artístico de la sociedad, y constituyéndose en una organización moderna, dotada de la tecnología, la infraestructura y del capital humano adecuado para respaldar el proceso de transformación en marcha.

Todos y cada uno de estos componentes convergen en la búsqueda de reconocer lo más valioso de su identidad cultural en sus valores, creencias y normas y proyectarlo hacia los desafíos y compromisos presentes y futuros de la Universidad Pública con la sociedad contemporánea que la conforma y le da razón de ser y pertinencia.



Pensar la enseñanza en la UNLP

La UNLP muestra en los últimos años una significativa evolución en sus tres niveles de enseñanza –pregrado, grado y posgrado- y en cada uno de ellos sus problemas estructurales van en vía de solución, mostrando que las estrategias diseñadas y los dispositivos implementados para resolverlos comienzan a dar resultado. Sin embargo, ciertos aspectos merecen una especial atención para alcanzar los estándares buscados.

Del grado:

La UNLP tiene una variada oferta de carreras de grado, repartida en 17 Facultades. La Institución creció en los últimos años, tanto en cantidad de estudiantes como de docentes.

Ofrece 148 títulos de grado en 110 carreras con una duración promedio real de 8,37 años.

Si se toman los últimos once años5, se observa que en el año 2004 la UNLP tenía 86.422 estudiantes, pero en el año 2015 sumó 99.143. Y mientras que en el año 2004 ingresaron 18.679 por primera vez (21.475 sumando los que ya eran alumnos de la UNLP pero comenzaron una nueva carrera) y egresaron 4.537 graduados, en el año 2015 ingresaron 17.2166 (21.627 sumando los que ya siendo alumnos, volvieron a empezar una carrera) y egresaron 6.958.

Esto significó un crecimiento del 14,7% de la matrícula, de un 0,8% en la cantidad total de ingresantes y de un 53,4% en la cantidad de egresados.

Sin embargo, de los 99.143 estudiantes totales de la UNLP, 77.516 son reinscriptos (es decir que ya transitaron su primer año) y están activos (cursando, aprobando cursadas y exámenes, etc.) y de estos, el 43,95% todavía no aprueba dos materias por año, considerado el mínimo esfuerzo requerido para sostener su condición de regularidad. Estos son 34.068 estudiantes que van a un ritmo inferior al mínimo requerido (desde ya que los números son dispares en las 17 Facultades), y esto nos indica una línea de esfuerzo institucional sobre la que se viene trabajando y progresando pero en la que se debe seguir interviniendo con énfasis hasta que estos estándares adquieran otras proporciones.

También se observa un crecimiento importante en la planta docente en el período, pasando de 10.360 en el año 2005 a 13.240 en el año 2015, con un 27,8% de incremento7.



El cociente global bruto en el año 2015 era de 7,5 alumnos por docente, proporción que se considera aceptable en general, ya que tomando los rangos que establece el CIN, la relación teórica promedio es de 35 alumnos por auxiliar (9.461 auxiliares en la UNLP) y de 120 alumnos por profesor8 (3.779 profesores), teniendo en cuenta que un alumno cursa un promedio anual cercano a las 3 materias. Sin embargo, a pesar de haber logrado medias adecuadas de relación docente/alumno, queda todo un trabajo por hacer para lograr los equilibrios internos entre cátedras y hasta carreras que superan estos índices sobradamente en profesores y/o auxiliares, con otras con insuficiencias y legítimas necesidades.

Sin dudas que el objetivo general de esta universidad en la enseñanza universitaria de grado es lograr el acceso generalizado a la misma, procurando la igualdad de oportunidades, custodiando la calidad de los conocimientos impartidos, aspirando a la excelencia y asegurando la pertinencia y relevancia de los mismos, no sólo para la formación profesional, sino para la mejor conformación de ciudadanos libres y dotados de los valores fundamentales para una vida en democracia.

En esa línea, son objetivos específicos académicos esenciales, las estrategias de ingreso, permanencia y egreso, y son herramientas fundamentales, la articulación de la formación entre el ciclo secundario y la formación de grado, la formación docente, las prácticas innovadoras, los soportes y las tecnologías para la información y para la formación, la custodia de la calidad institucional y de la enseñanza con evaluaciones propias y externas y el seguimiento inicial de nuestros graduados, brindándoles asesoramiento y oportunidades de insertarse en el campo laboral.

Para promover un ingreso masivo se busca definir políticas que busquen franquear las barreras simbólicas para posicionar a la UNLP como un destino posible en el imaginario de todos los sectores de la región, articulando la diversidad de dispositivos de apoyo existentes.



En esa línea, se implementó un programa de difusión denominado Vení a la Universidad (al que se suma en la región un programa específico denominado La Universidad va a la escuela), que difunde las carreras de la UNLP y sus particularidades en forma presencial y por Internet. También se desarrollaron materiales multimedia y videos de difusión de algunas carreras menos conocidas o que remiten a campos profesionales emergentes, sus características, la salida laboral y sus demandas. Los programas referidos realizan anualmente charlas generales de difusión en la Expo-universidad de La Plata (y otras Expo organizadas por municipios o entidades no gubernamentales de la provincia de Buenos Aires y del resto del país), con la asistencia de miles de interesados. Se realizan charlas a demanda de cada colegio en la propia universidad, a las que asisten anualmente en forma presencial las últimas divisiones de cada colegio público de la región (unos 100), en estas actividades se aclaran dudas y se reparte material, y se visita o envía ese material a los otros colegios públicos de la provincia y de diversas regiones del país. Este trabajo se demostró productivo y exitoso aunque los niveles de incorporación de alumnos de los colegios públicos deberían crecer mucho más aún9 y los promedios destacados de los mismos con alguna dificultad para el acceso a los estudios superiores, debieran ser especialmente reconocidos e incentivados a iniciarlos y continuarlos.

En línea con las políticas de articulación con el nivel secundario, se puso en marcha un programa gratuito de apoyo y orientación, presencial y a distancia, con materiales producidos por la propia UNLP, dirigido al último año del nivel secundario y al primero de la universidad en las materias básicas (matemáticas, física, química, biología y prácticas de lectura y comprensión de textos académicos) que crece permanentemente con miles de alumnos.

También se desarrollaron experiencias de articulación con secundarios de la provincia para la mejora de la formación docente y la identificación de los contenidos básicos necesarios para un mejor desempeño universitario. Se estudia ampliar estos programas, llevándolos a espacios áulicos no universitarios de la región, cercanos a los lugares de origen de los potenciales ingresantes, incluyendo los colegios de nivel medio de los cuales provienen.

Para completar los programas de apoyo al ingreso, se inició en el año 2012 un curso gratuito de orientación y reorientación vocacional con modalidad presencial o a distancia, en el que se incluyó el programa ya existente de orientación vocacional de la Facultad de Psicología de la UNLP.

En relación a las estrategias de ingreso propias de cada facultad y carrera se implementó como alternativa la cursada a distancia, con la consecuente producción tecnológica de nuevos materiales. En consecuencia, en las Facultades de Informática, Ingeniería y Arquitectura y Urbanismo y algunas carreras como Traductorado de Inglés de la Facultad de Humanidades y Cs. de la Educación, Astronomía, Geofísica y Meteorología de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas y Derecho de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, los cursos se pueden realizar en forma previa al ingreso presencial. En la Facultad de Trabajo Social se brinda orientación para el ingreso a sus carreras. A su vez, también se está avanzando en estos aspectos para carreras de las Facultades de Cs. Agronómicas y Forestales y Cs. Veterinarias, y en Matemáticas para la Facultad de Ciencias Naturales y Museo.



Para apoyar la permanencia del alumno en la universidad y combatir la deserción, incluso aquella que se produce en forma temprana por buenas ofertas laborales, se utilizó el mencionado programa a distancia de fortalecimiento de conocimiento en las materias básicas y también se implementó el programa nacional de tutorías, orientado a las Ciencias Exactas, Naturales y Económicas e Informática y se siguió promoviendo en las Facultades programas propios de tutorías para esas disciplinas y aquellas no contempladas, siendo importante su desarrollo en Odontología, Psicología, Periodismo y Comunicación Social, Bellas Artes, Ingeniería, Cs. Veterinarias y recientemente en Trabajo Social. Las tutorías vienen consolidándose en el primer año y es necesario avanzar y continuarlas en forma generalizada en los años siguientes.

También se creó un Programa para el acompañamiento de las trayectorias estudiantiles, como estrategia de trabajo conjunto con las unidades académicas de la UNLP, que permita en principio identificar las principales problemáticas referidas a la situación de los alumnos que no pueden cumplimentar la aprobación de las dos actividades académicas requeridas por año y a partir de allí avanzar en políticas específicas que atiendan a dicha población.



Además se implementó el Certificado de Ciclo Básico Universitario –CBU-, vigente para todas las Facultades y Carreras, que promueve el reconocimiento de la trayectoria de formación básica universitaria, con un carácter exclusivamente académico y 1.200 horas de actividades académicas aprobadas, con la intención de incentivar el avance en la carrera con etapas intermedias cumplidas y proporcionar una ventaja curricular acreditada en el campo laboral respecto del título secundario.

Para profundizar estas estrategias orientadas a la permanencia en el grado, se está evaluando promover cursos de apoyo en el verano -especialmente en los primeros dos años-, la promoción de cursadas que puedan convertirse en semi-presenciales para los estudiantes que trabajan y fundamentalmente el seguimiento e incentivo a la aprobación de materias, aspirando a lograr el piso de dos materias por año para todo alumno que hoy tiene alguna actividad en el período.



En lo que a la promoción del egreso se refiere, como resultado de la especial atención prestada, que incluyó un presupuesto específico al Programa, se alcanzó una relación egreso/ingreso (inscriptos por primera vez) cercana al 40%, muy superior al promedio nacional. A pesar de los avances logrados en estos años en la cantidad de egresados, se requiere de un mayor desarrollo de acciones que permita alcanzar una relación real de al menos 50 egresados cada 100 ingresantes y por consiguiente, un mayor rendimiento académico.

En el año 2011 se realizó un diagnóstico profundo del padrón y se registraron más de 12.000 estudiantes que adeudaban tres o menos materias para terminar sus estudios en una fecha determinada de corte. Se clasificó por facultad y se realizó una encuesta a 600 de ellos, indagando sobre las causas principales de su eventual demora, siendo estas de gran diversidad.

Para atender a las causas socio económicas y a partir de la creación de un área específica, las Facultades desarrollaron programas de difusión de los servicios universitarios orientados a ese segmento y programas de becas de graduación, de apoyo a la terminación de los estudios o la tesis de hasta 6 meses. Para responder a las causas académicas, se desarrollaron programas de promoción de tutorías, de apoyo a la formulación de las tesis de grado o trabajos integradores de la carrera, de publicación en la Web de los apuntes y la bibliografía necesaria, de contacto personalizado de las Unidades Académicas con apoyo a los estudiantes con dificultades, de reforma de sus planes de estudio, correlatividades, trabajo final y de evaluación de alternativas promocionales al examen final. En estos años la problemática académica del egreso, como la del rendimiento académico, se instaló en cada facultad como un área de políticas académicas insoslayable.

A partir del funcionamiento eficiente y coordinado de los actuales programas de inclusión, ingreso, trayectoria y egreso se vislumbra un cambio a futuro respecto a la relación ingreso/egreso y, por lo tanto, respecto a las variables que deberán tratarse para promocionar el egreso.

La vinculación con los graduados recientes, por su parte, tiene un importante y sólido desarrollo que se pretende continuar. El área pertinente, desde el año 2010 implementa un censo y desde hace 14 años una encuesta anual a todos aquellos que tramitan su título y realiza un seguimiento durante seis años –al año, relevando su inserción laboral y a los 5 o 6 años, cuando comienzan a consolidarse en su profesión- para saber su visión de la universidad en el balance de su carrera y las eventuales dificultades y avances en su inserción y afianzamiento laboral.

La experiencia genera fundamentos para desarrollar vínculos permanentes del graduado con la UNLP, capacita al graduado para la búsqueda de empleo y también desarrolla una base de datos que hoy reúne 40.205 currículum vitae de graduados y estudiantes (30.303 CV actualizados a diciembre 2015), conforma redes de búsqueda y vínculos institucionales y resuelve la salida laboral de unos 200 graduados recientes por año. Se avanzará en la vinculación sistemática con el Estado en la selección y provisión de profesionales formados en función de sus demandas, más allá de aquellas provenientes del sector privado.

En cuanto a las herramientas fundamentales para sostener este proceso de inclusión, la capacitación docente en la UNLP cuenta con varias líneas de trabajo que involucran a miles de profesores y auxiliares: se convirtió la tradicional Carrera Docente en una Especialización en Docencia Universitaria como carrera de posgrado gratuita que tiene cientos de docentes cursando o preparando su trabajo final y ya obtuvo sus primeros graduados. Se implementó el acceso gratuito para los docentes a cualquiera de los 28 Doctorados con los que cuenta la Universidad. Se dictaron numerosos cursos específicos que fueron coordinados en conjunto con el gremio docente ADULP. Se puso en marcha la formación gratuita en educación a distancia y en idiomas, en particular inglés y portugués y la adscripción a la docencia para poder realizar prácticas formativas. Además, se está analizando un programa de becas a docentes para promover la terminación de sus tesis doctorales.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad