Pensamiento magico y diseño mauricio mesa jaramillo d. I. – Mg est. Resumen fotografias sebastian mesa carmona



Descargar 26.22 Kb.
Fecha de conversión05.02.2018
Tamaño26.22 Kb.
Vistas95
Descargas0

PENSAMIENTO MAGICO Y DISEÑO

MAURICIO MESA JARAMILLO



D.I. – Mg EST.

RESUMEN

FOTOGRAFIAS

SEBASTIAN MESA CARMONA

Pensar la modernidad es entender desde la razón y de la mano del método científico el momento crucial en el cual el homínido se desentiende del pensamiento mágico religioso y abraza el método científico, cuando se mira así mismo entendiendo su naturaleza creadora.

El consenso estético y la emocionalidad, presentes en el diseño, permiten a través de los procesos de semiosis la apertura del sujeto al mundo. El entendimiento de las dinámicas de significación del sentido y le permitirán nombrar las cosas, allí al designarlas, al crearlas al lenguaje de la semiótica, la estética se instala como un fenómeno de la cultura material, un fenómeno básico de las estéticas expandidas.

DESARROLLO

Los objetos en la sociedad actual se han vuelto símbolos, ya no son signos y, por lo tanto su significación es cada vez mas de tipo estético, no cognitivo….el objeto concreto consecuentemente ha de ser juzgado como expresión estética, como parte de un acontecimiento, por parte de un sujeto singular y no un echo universal, el sujeto esta entre las cosas, conocen lo que están experimentando”[Sco99]

Pensar la modernidad como ese compendio de razones y racionalidades que acompañan el método científico a confrontar el oscurantismo del pensamiento mágico, es casi tan revelador como aquel momento casi perfecto e irrepetible en que a través de la película de Stanley Kubrick, inspirada en: “El centinela” de Arthur C. Clarck, llamada “2001 Odisea del espacio”, y concretamente el comienzo de dicha película, llamado el amanecer del hombre cuando bajo el sonido del poema sinfónico de Richard Strauss “así hablo Zaratustra”, vemos a los homínidos descubriendo como si pasaran por las páginas del texto del mismo nombre de Nietzsche, el nuevo hombre, el superhombre, salido de la conjunción de elementos que enmarcan la muerte de un dios, la muerte del pensamiento mágico religioso y el nacimiento de ese ultra hombre, al que como el maestro Zaratrustra, le habla la ciencia con el lenguaje del progreso. Tal como lo cita Deleuze:

Yo os enseño el superhombre, el hombre es algo que debe ser superado. ¿Qué habéis hecho para superarlo? Todos los seres han creado hasta ahora algo por encima de ellos mismos: ¿y queréis ser vosotros el reflujo de esa gran marea, y retroceder al animal más bien que superar al hombre? “ [Del00]

Desde tiempos remotos se ha tratado de establecer claramente la esencia de las cosas, Aristóteles en su metafísica, nos habla de las cuatro cosas que describen una cosa: la primera entendida como causa formal, que implica claramente el diseño de la cosa, la segunda entendida como una causa material, que describe claramente el material de que esta echo, una tercera definida como causa final, que establece el propósito previsto para la cosa y finalmente una cuarta llamada la causa eficiente, que dice cómo y para quien se fabrica. Esta primera aproximación al entendimiento de la objetualidad, sus razones y por supuesto sus posteriores clasificaciones, nutren la disciplina del diseño con una retórica amplia, debatible y por supuesto viva. Dentro de estas clasificaciones entonces cabe la apreciación del pensamiento mágico, heredado de la psicología infantil de las teorías de Jean Piaget, quien fue un epistemólogo, psicólogo y biólogo suizo, considerado como el padre de la epistemología genética, famoso por sus aportes al estudio de la infancia y por su teoría constructivista del desarrollo de la inteligencia. Y de quien amablemente tomare parte de su construcción del pensamiento mágico en los infantes de 2 a 7 años y que aplica a los parámetros establecidos dentro del pensamiento mágico religioso en adultos.

Podemos definir el pensamiento mágico, como una postura ontológica y una convicción estética por naturaleza, si tenemos en cuenta la teoría de Yuriko Saito que define los objetos estéticos, no bajo una categoría especial, si no determinados bajo actitudes y experiencias. Aquello que los puristas de la estética no aceptan y que ha de llamarse estéticas expandidas. Alejadas de la primigenia discusión de lo sublime, lo bello, conceptos occidentalizados que permiten las nuevas posturas paradigmáticas y nuevos patrones de belleza a partir de nuevos lenguajes.

El pensamiento mágico, mítico, estético y ontológico se fundamenta en conceptos y teorías simbólicas que el diseño ha explorado ampliamente con autores como Rholan Barthes y sus aventuras semiológicas alrededor de la cocina del sentido, además de los estudios de Andre leroi Gourham que desde la antropología vinculan el diseño de objetos con el imaginario simbólico, la marca y la seña a veces bajo la figura del fetiche. Este además ha operado desde siempre como artefacto de lo artificial, es allí que el fetiche se presenta como una resistencia a través del diseño donde se define como territorio dentro del lenguaje objetual, en una re territorializacion de lo imaginario y lo simbólico.

Asumido entonces como una postura ontológica y bajo los parámetros de una estética expandida tal como lo enuncia Kathia Mandoki, es decir como un fenómeno permanente de la cultura material de esta modernidad, podemos decir que su producto objetual, el fetiche, es como todo producto un productor de significados culturales anclas de memorias, a través del consenso estético o contagio mágico religioso en el caso que racionalizan lo no racional y explican lo no explicable.

El debate contemporáneo que gira entorno a la deuda de la estética ya pagada con el arte, a través del gesto de Duchamp, plantea una nueva deuda estética con el diseño y en concreto en su relación objeto-hombre-espacio, dentro de lo que ya enunciamos como estéticas expandidas, es por esto que abordar conceptos como el fetiche, el amuleto, el talismán, o el mismo kitsch, sincretizan una nueva semiología, que al igual que la estética permite nuevas fronteras que para el diseño a más de inexploradas, plantean nuevas formas de relación del usuario con el objeto, algunas de las cuales son totalmente negadas a la luz de las teorías proyectuales que se plantean desde la academia.

El diseño separa la memoria del objeto particularmente en la cultura de occidente y lo somete al gusto y lo bello como conceptos básicos y mediáticos, lo reiteró occidentalizados, por que las relaciones concernientes a la carga significativa se depositan básicamente en fetiches de tipo moda, status y hasta religioso, abandonando lenguajes de la poética material presente en los objetos orientales, que respetan el uso primigenio, sin abandonar una limpieza formal en la cual el uso, valoriza el objeto y es el paso del tiempo y el desgaste como la buena poesía el que valida la relaciones de uso poder y apropiación con el objeto. Tal como lo describe claramente Tanizaki en su elogio de la sombra:

De manera más general, la vista de un objeto brillante nos produce cierto malestar. Los occidentales utilizan, incluso en la mesa, utensilios de plata, de acero, de níquel, que pulen hasta sacarles brillo, mientras que a nosotros nos horroriza todo lo que resplandece de esa manera. Nosotros también utilizamos hervidores, copas, frascos de plata, pero no se nos ocurre pulirlos como hacen ellos. Al contrario, nos gusta ver cómo se va oscureciendo su superficie y cómo, con el tiempo, se ennegrecen del todo. No hay casa donde no se haya regañado a alguna sirvienta despistada por haber bruñido los utensilios de plata, recubiertos de una valiosa pátina.”[Tan03]

¿Que se busca entonces el objeto con el fetiche?

¿Lo mágico, lo mítico lo estético o lo ontológico? conceptos y teorías simbólicas que explicadas con el tamiz de la antropología y la psicología permitan la vinculación de un diseño con el imaginario simbólico y poderoso, tal como lo dice Fernando Antonio Rojo Bentancurt en su libro La obra de arte como fetiche contemporáneo, refiriéndose al fetiche en el arte, en un concepto totalmente aplicable al diseño:

los fetiches han operado desde siempre como artefactos trapisondeados y artificiales, aun cuando la materia prima de que estén elaborados sea natural, y están emparentados con fenómenos de índole espiritual, mágica y religiosa. La naturaleza diversa de estos objetos se refleja en el arte” [Roj09]

El fetiche entonces emparentado bajo el diseño define y defiende un territorio en la re territoriorizacion de lo imaginario y lo simbólico, es por esto que su “razón” puede ser vinculante o confundirse semióticamente. La validez se da en su contraste a los rasgos operativamente aceptables, legitimando por la lógica y la razón de lo simbólico presente en cada uno de nosotros.

Entonces el pensamiento mágico o mágico religioso se vale de representaciones (creencias) y de modos de acción (ritos) , como de inquietudes ontológicas y metafísicas que no son posibles entender desde la teoría o retorica extensa de la disciplina del diseño, sino que son fenómenos eminentemente de contacto sensorial con el mismo objeto. Esta complejidad del fenómeno estético presente allí, genera una necesidad apremiante de generar visiones multidisciplinares para lo cual una metodología o teorización única resulta un ejercicio bastante miope.

El espacio definido entre diseño y fetiche es uno de tipo atemporal se niega a una necesidad histórica y permite como fenómeno de la cultura material la pluralidad de significados y significantes, una prosemia abierta en la cual cada depositario o usuario a de requerir del fetiche la simbología adecuada que de sustento a su fe.

El fetiche además permite fragmentar, sintetizar a través de la abstracción la magia, en el la proyección expresiva, se hace real y posible, por tanto podemos aseverar que el contenido simbólico de dichos objetos lo valorizan tanto en su valor apreciativo, como monetario. Son ellos pequeños tesoros, talismanes que acompañan y protegen.

Así mismo todo objeto fetiche o talismán sustentado en lo pre lógico o mágico como ya lo dijimos es un símbolo de protección o fe, una continua búsqueda del origen, de aquel modelo utópico e imaginario que bajo un sentido espiritual y ontológico de la vida permite la aseveración de la existencia de un dios o un ser creador y poderoso.

Estos objetos inscritos en el devenir de acciones, pensamientos y sentimientos se matizan al poder de los sentidos en la intención, siempre bajo una promesa estética.

todo objeto elaborado en un tiempo remoto, se carga de un valor fetichista y se vuelve susceptible de ser coleccionado”[Roj09]

La magia de un fetiche es transmitida al objeto mediante el deseo proyectado del hombre, las reliquias religiosas, y en concreto las católicas como ejemplo, aumentan su valor bajo la bendición del rito del agua bendita, sin importar la importancia de dicho objeto inclusive si este es de procedencia serial, son la creatividad y la fe, las que lo reconfiguran y lo valorizan como talismán.

El fetiche o talismán acumula una empatía especial, una emotividad, que se trasmuta en una prolongación del usuario a muchos usuarios, un contagio mágico, sea este un artículo religioso como un crucifijo o hasta uno deportivo como una camiseta o “remera” de tu equipo favorito. El objeto se abre a su sintaxis y semiosis ilimitadas, incluye al grupo en su rol de interpretación normativa y estética, a través de él, dioses y demonios viajan por el sin perder su identidad y configurando el grupo, la red social, los creyentes.

Al final el fetiche abandonado, recupera su potencial poético, estando a la espera de un nuevo depositario de su fe. Alguien que lo reconfigure a su favor.

Es además este objeto un impostor, porque simula, suplanta y en él se constituye lo sustituible que no tiene valor semántico fijo, en él se conjugan fuerzas sobrenaturales que conceden favores y tuercen la realidad, puesto que es el hombre desde tiempos inmemoriales que en su necesidad de explicar su mundo y adorar deidades busca en el fetiche los contenedores para depositar su fe.

El fetiche rompe el contexto porque continuamente se reinventa, es atemporal, funciona como un boomerang imaginario que nos permite establecer ritualidades de continuidad, tradición, cíclicas y temporarias, es allí que el diseño se legitima en una semiótica alternativa, se androgeniza, se heterogeniza para adaptarse al contexto legitimándose en gadget de uso, que pueden legar a bordear el kitsch, presencias del yo individual al que llamaremos fe y evidencias de un yo social al que llamare contagio mágico.

Si bien el contexto es confuso bajo el disfraz conceptual impuesto por el fetiche este puede ser a todas luces un éxito comercial por cuanto es un elemento necesario para establecer el conjuro del rezo, algo que el mismo Freud ya lo posesionaria como objeto perversión.

la mirada estética de lo cotidiano como reflexión y como experiencia significativa, genera nuevos rituales que vacían a los objetos de su significado convencional”[Roj09]

Es entonces el objeto fetiche a través de su diseño el vehículo que permite un sincretismo conceptual que permite nuevas y dinámicas interpretaciones. Son objetos en los cuales asumimos la materialidad de lo inmaterial, y la presencia de lo inexistente, son testimonios de tiempo y de memoria de los anhelos humanos de explicar el mundo y su universo, proyectados desde la psique…son fetiches.

BIBLIOGRAFIA


Sco99: , (Scott, 1999),

Del00: , (Deleuze, 2000),

Tan03: , (Tanizaki, 2003),

Roj09: , (Rojo Betancurt, 2009),



Roj09: , (Rojo Betancurt, 2009),

Catálogo: servicios dyc -> encuentro2010 -> administracion-concursos -> archivos conf 2013
archivos conf 2013 -> Metodología simbólica, para el desarrollo intuitivo de perfiles de consumidores, basados en comportamientos arquetípicos
archivos conf 2013 -> Universidad de Palermo Facultad de Diseño y Comunicación Doctorado en Diseño Tema
archivos conf 2013 -> ¿Tendencias contemporáneas del Diseño?: styling contra método Dra. Luz del Carmen Vilchis Esquivel
archivos conf 2013 -> Vii congreso Latinoamericano de Enseñanza del Diseño
archivos conf 2013 -> Jugando y Aprendiendo
archivos conf 2013 -> Turismo +Desarrollo +Territorio +Mendoza y más
archivos conf 2013 -> Paula andrea murillo jaramillo diana cristina cordoba cely
archivos conf 2013 -> Vii congreso Latinoamericano de la Enseñanza en el Diseño
archivos conf 2013 -> Diseño Centrado en el Usuario en el Desarrollo de Accesorios Inteligentes
archivos conf 2013 -> Castrillón Ramirez David


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos