Paulo Freire" "



Descargar 435 Kb.
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño435 Kb.
Vistas91
Descargas0

Educación y Valores



Centro Regional de Educación Superior

Paulo Freire”

Educar para la libertad”

Claves: 30PSU0029L, 30 SMU0027Q Acuerdo: ES139/2005

Maestría en Tecnologías Aplicadas a la Educación

Clave de carrera: 7E12134


Materia:

EDUCACIÓN Y VALORES
Semestre:

CUARTO

Mtro Asesor: Raúl Romero Ramírez

La adquisición de los Valores para la Psicopedagogía
Los valores han sido estudiados por diferentes disciplinas que van desde la filosofía hasta la medicina, sin embargo, todos los estudios tienen en común la profundidad humanista que sobre este tema trata de imponerse.
El humanismo posee una concepción puramente ideal para investigar sobre los valores humanos, ya que éstos son distintos en aplicación y grado de aprecio por cada uno de los diferentes grupos sociales que existen. Sin embargo, podemos afirmar que los estudios sobre la Conducta humana y la Detención del Conocimiento, son baluartes para el estudio, al menos en general, de los valores humanos en cuanto a su entendimiento y operación. Es por ello que la Psicología y la Pedagogía han realizado numerosos estudios al respecto.
Los valores no son algo enteramente ideal, sino que representan una realidad cotidiana que se manifiesta en cada gesto, palabra, entonación de voz, movimiento corporal, e incluso en nuestra forma de vestir y en los artefactos o instrumentos que utilizamos.
La psicopedagogía intenta descubrir, entre otras cosas, cómo aprendemos y enseñamos estas manifestaciones en nuestra familia, grupo de parientes, amistades, compañeros de estudio, trabajo, en fin, en la sociedad.
De esta manera cada una de estas manifestaciones responde a una percepción personal o grupal sobre lo que nos rodea, una percepción que nos es propia o ajena y la cual aceptamos o rechazamos. Nuestros sentidos nos permiten captar todo esto y mediante ellos respondemos, pero es en nuestra conciencia, a través de nuestros pensamientos, que determinamos el manifestarnos de tal o cual manera.
Es entonces cuando nuestra manifestación física puede ser captada por los otros, a quienes aceptamos o rechazamos de acuerdo a una serie de creencias, saberes conocimientos o experiencias las cuales nos guían para estimar o “valorar” la importancia de los otros y aquello externo que se halla en la sociedad en que vivimos.
Aquí nacen los valores psicosociales, es decir, la estimación que tenemos psíquicamente sobre lo que nos es socialmente próximo.
Al enfrentarnos a lo “externo”, podemos llegar a tener alguno de los tres niveles de conocimiento psíquico sobre las personas, la naturaleza o los objetos a nuestro alrededor. Es decir, un primer nivel lo es cuando nos formamos solo una idea sobre las cosas aún cuando no las hallamos visto (creemos), otro es cuando pensamos sobre ellas gracias a habernos percatado de ellas (sabemos), y otro lo es cuando experimentamos directamente con ellas (conocemos). Es así como nuestra apreciación se hace notoriamente distinta en cada caso.
Este conocimiento psíquico ahora debe pasar la prueba de estimar si fue agradable o desagradable (sentimental), benéfico o perjudicial (intencional), bueno o malo (moral), adecuado o inadecuado (social).

Jean Piaget realizó una serie de investigaciones psicogenéticas para determinar las etapas de desarrollo de la niñez y encontrar, entre otras cosas, cómo y cuándo se adquieren ciertos sentimientos, intenciones, moral y cuáles son las reacciones sociales que en general asume el niño ante esto. Basado en la Psicogenética, Piaget parte de que cada ser humano es un individuo biológico, pero al no vivir aislado, aprende elementos que lo integran socialmente y en esa interacción, se desarrolla, socializa y adquiere una moral, esto es, una manera de comportarse y observar la vida de acuerdo con la idea, saber y experiencia del grupo de individuos al que pertenece.
Es así como Piaget averigua que existen en general, dos tipos de moral: la moral heterónoma en que la regla se impone aunque sea mal comprendida, mal asumida y mal observada, y la moral autónoma en que la regla se construye o reconstruye, y por lo tanto es mejor asimilada y seguida con mayor escrupulosidad.
La Moral Heterónoma suele cubrir aproximadamente de los cinco a los ocho años, y aún en caso de prolongarse difícilmente rebasa la primera adolescencia. Durante esta etapa se considera que las consecuencias físicas que desencadena o puede desencadenar la acción determinan su bondad o maldad (acción moral), con independencia del significado o valor humano que tales consecuencias puedan tener.
La Moral Autónoma suele comenzar entre los ocho y los doce años, aunque en ocasiones la verdadera moral autónoma la experimenta hasta la adolescencia. Durante esta etapa se considera que las consecuencias psicosociales que experimenta desencadenan una acción de agrado o desagrado (acción sentimental), con interdependencia del significado o valor humano que tales consecuencias puedan tener.
En la educación informal, la familia, los parientes y amistades son quienes suelen imponen una moral (heterónoma) que suele ser acompañada de falta de explicación e incluso aplicada por medio de la violencia. Los padres suelen “no explicar” a sus hijos el porqué de las cosas y de su actuar, entonces se levanta un misterio sobre sus sentimientos e intenciones. La comunicación entre hijos y padres resulta en muchas ocasiones en una incomprensión sobre lo que es agradable o desagradable, benéfico o perjudicial en esta relación de tipo vertical.
En la educación formal, la escuela y los profesores, formadores, instructores y animadores del Hecho Educativo, tienen por objetivo modificar en sus alumnos (los hijos de los padres), su conducta social. Deberán hacer entender a sus alumnos sobre lo que es bueno o malo para ellos (moral) y el comportamiento adecuado o inadecuado que deben llevar a cabo en la sociedad. Esta tarea de “Educar” es una tarea moral y social al mismo tiempo, y estrictamente debe ser intencional, pues esta en razón de una planificación de la educación, con el interés y la necesidad de que se facilite al alumno el averiguar, más allá de lo moral y social, lo benéfico y perjudicial que resulta el educarse para si mismo.
La teoría psicopedagógica de la educación en valores psicosociales, estipula que existen cinco enfoques: clarificación valoral; razonamiento moral y desarrollo del conocimiento moral; análisis conceptual de los valores; aprendizaje por la acción; e inculcación de valores. Cada uno posee sus propios objetivos basados en la ayuda del profesor hacia el alumno en identificar, entender y desarrollar los valores que se les enseñan. Por su parte, cada uno posee cierto método o técnica para enseñar en valores.
A continuación la investigación pedagógica de Piaget arroja la siguiente tabla general de los Enfoques Psicosociales de la Educación Formal.


ENFOQUES

OBJETIVOS

METODOS




CLARIFICACIÓN VALORAL





  • AYUDAR A LOS ALUMNOS A IDENTIFICAR Y HACERSE CONSCIENTES DE SUS VALORES Y DE LOS DEMÁS.

  • AYUDAR A LOS ALUMNOS A COMUNICARSE ABIERTA Y SINCERAMENTE CON OTROS ACERCA DE SUS VALORES.

  • AYUDAR A LOS ALUMNOS A UTILIZAR TANTO EL PENSAMIENTO RACIONAL COMO LA CONSCIENCIA EMOCIONAL PARA EXAMINAR SUS SENTIMIENTOS, VALORES Y MODELOS DE CONDUCTA PERSONALES.

  • ROLE-PLAYING.

  • SIMULACIONES.

  • ESTUDIO DE SITUACIONES CONFLICTIVAS REALES E HIPOTETICAS ORIENTADAS A LOS VALORES.

  • EJERCICIOS PROFUNDOS DE AUTOANALISIS.

  • ACTIVIDADES DE SENSIBILIZACION.

  • DISCUSION EN PEQUEÑOS GRUPOS.

  • ACTIVIDADES FUERA DEL AULA.

RAZONAMIENTO MORAL Y DESARROLLO DEL CONOCIMIENTO MORAL



  • AYUDAR A LOS ALUMNOS A DESARROLLAR MODELOS DE PENSAMIENTO MÁS COMPLEJOS Y BASADOS EN UN CONJUNTO SUPERIOR DE VALORES.

  • ESTIMULAR A LOS ALUMNOS A DISCUTIR LAS RAZONES DE SUS POSTURAS Y ELECCIONES DE VALORES PARA COMPARTIRLOS CON LOS DEMÁS Y PARA PROGRESAR EN LA ESCALA DE SUS VALORES.



  • TECNICAS DE DILEMAS MORALES CON DISCUSIÓN EN PEQUEÑOS GRUPOS RELATIVAMENTE ESTRUCTURADOS Y POLÉ--

MICOS.

ANALISIS CONCEPTUAL DE LOS VALORES



  • AYUDAR A LOS ALUMNOS A PONER EN JUEGO EL PENSAMIENTO LOGICO Y LA INVESTIGACION CIENTIFICA PARA DECIDIR SOBRE TEMAS Y CUESTIONES ACERCA DE LOS VALORES.

  • AYUDAR A LOS ALUMNOS A UTILIZAR PROCESOS RACIONALES Y ANALITICOS EN LA TAREA DE INTERRELACIONAR Y CONCEPTUALIZAR SUS VALORES.

  • DISCUSION RACIONAL ESTRUCTURADA QUE LLEVA IMPLICITA LA APLICACIÓN DE RAZONES Y EVIDENCIAS.

  • EVALUACION DE PRINCIPIOS.

  • ANALISIS DE CASOS ANÁLOGOS.

  • DEBATE.

  • INVESTIGACIÓN.

APRENDIZAJE POR LA ACCION



  • PROPORCIONAR A LOS ALUMNOS OPORTUNIDADES PARA REALIZAR UNA ACCION PERSONAL Y SOCIAL BASADA EN SUS VALORES.

  • ESTIMULAR A LOS ALUMNOS A VERSE A SI MISMO COMO SERES INTERACTUANTES PERSONAL Y SOCIALMENTE COMO MIEMBROS DE UNA COMUNIDAD O SISTEMA SOCIAL.

  • PROYECTOS DE ACCION DENTRO DE LA ESCUELA Y LA COMUNIDAD, Y DESTREZAS PRACTICAS PARA LA ORGANIZACIÓN DE GRUPOS Y RELACIONES INTERPERSONALES.

INCULCACION DE VALORES



  • PROVOCAR O INTERNALIZAR EN LOS ALUMNOS DETERMINADOS VALORES QUE SE CONSIDERAN DESEABLES.

  • CAMBIAR LOS VALORES DE LOS ALUMNOS DE MANERA QUE ÉSTOS SE ADHIERAN A OTROS.

  • PRESENTACION DE MODELOS.

  • REFUERZO POSITIVO Y NEGATIVO.

  • OPCION ENTRE ALTERNATIVAS.

  • JUEGOS Y SIMULACIONES.

  • ROLE-PLAYING.

  • APRENDIZAJE POR DESCUBRIMIENTO.

FIGURA 1. - Enfoques Psicoeducativos para enseñanza de las actitudes y valores.

Tal investigación nos muestra con suficiente claridad las dos morales sucesivas que suponía Piaget: la moral heterónoma en que la regla se impone aunque sea mal comprendida, mal asumida y mal observada (particularmente en la parte aprendizaje por acción), y la moral autónoma en que la regla se construye o reconstruye, y por lo tanto es mejor asimilada y seguida con mayor escrupulosidad (particularmente en la parte del razonamiento moral y desarrollo del conocimiento moral).


En este sentido y de acuerdo con la teoría psicogenética, el desarrollo se concibe como la evolución progresiva de las estructuras de un organismo, y de las funciones por ellas realizadas, hacia conductas de mayor complejidad, consideradas superiores, se ocupa del desarrollo moral desde una perspectiva constructivista; esto es, de la consideración de que la moral se adquiere a través de la construcción de las estructuras de reglas y normas mediante la interacción social del niño. El proceso de construcción y desarrollo psicosocial y cognitivo en el niño, se realiza a través de los siguientes periodos-estadios:


PERÍODO

ESTADIO

EDAD

Etapa Sensoriomotora

La conducta del niño es esencialmente motora, no hay representación interna de los acontecimientos externos, ni piensa mediante conceptos.





  1. a) Estadio de los mecanismos reflejos congénitos.




  1. b)Estadio de las reacciones circulares primarias



  1. c) Estadio de las reacciones circulares secundarias



  2. d) Estadio de la coordinación de los esquemas de conducta previos.



  3. e) Estadio de los nuevos descubrimientos por experimentación.



  4. f) Estadio de las nuevas representaciones mentales.

0 - 1

mes


1 - 4

meses


4 - 8

meses


8 - 12

meses


12 - 18 meses

18-24 meses



Etapa Preoperacional

Es la etapa del pensamiento y la del lenguaje que gradúa su capacidad de pensar simbólicamente, imita objetos de conducta, juegos simbólicos, dibujos, imágenes mentales y el desarrollo del lenguaje hablado.



 

  1. Estadio preconceptual.




  1. Estadio intuitivo.

 

2-4 años


4-7 años

Etapa de las Operaciones Concretas

Los procesos de razonamiento se vuelen lógicos y pueden aplicarse a problemas concretos o reales. En el aspecto social, el niño ahora se convierte en un ser verdaderamente social y en esta etapa aparecen los esquemas lógicos de seriación, ordenamiento mental de conjuntos y clasificación de los conceptos de casualidad, espacio, tiempo y velocidad.



7-11 años

Etapa de las Operaciones Formales

En esta etapa el adolescente logra la abstracción sobre conocimientos concretos observados que le permiten emplear el razonamiento lógico inductivo y deductivo. Desarrolla sentimientos idealistas y se logra formación continua de la personalidad, hay un mayor desarrollo de los conceptos morales.



11 años en adelante

Figura 2 Cuadro de los Estadios del desarrollo de la niñez (Piaget)
El aprendizaje en el niño (0-11 años), en gran medida, lo lleva a cabo mediante operaciones lúdicas, así que los juegos resultan ser uno de los motores para aprender y adquirir una conducta moral basada en la reglamentación. Las etapas de las reglas definen su actitud y desarrollan una práctica y conciencia en diferentes momentos de su edad. De tal manera que el niño aprende a seguir reglas y eso esta directamente relacionado con su capacidad valoral: lo agradable o desagradable (sentimental), lo benéfico o perjudicial (intencional), lo bueno o malo (moral), lo adecuado o inadecuado (social).


Etapas Actitudinales


Práctica de las reglas

Conciencia de las reglas

Etapas

Reglamentarias



I. Motor e individual

(0-2.5 años)




Regularidades individuales.

No hay reglas colectivas sino que manipulan los objetos de juego según sus deseos, sustituyendo ritualizaciones o hábitos individuales. Puede hablarse de reglas motrices.



La regla no es coercitiva ni hay, por tanto, conciencia de ella. Se acepta como algo puramente motriz.


I. Regla motriz

(0-2.5-4 años)




II. Egocéntrico

(2.5-7 años)




Imitación de adultos con egocentrismo. Recibe del exterior ejemplos de cómo jugar, que acaba imitando, pero lo hará solo y sin coordinarse con los compañeros. aunque juegue junto a ellos. No hay codificación colectiva de las reglas de juego.


La regla es sentida como sagrada, inmodificable, eterna y de origen adulto. Cualquier modificación, aunque sea por acuerdo. se interpreta como una trasgresión. La regla coercitiva que fija una situación de heteronomía es resultado del respeto unilateral que se complementa con el egocentrismo infantil y la presión adulta.


II.Regla coercitiva

(2.5-4 a 9 años)

(2.5-9 años)


III. Cooperación naciente

(7/8-10 años)

IV. Codificación de Reglas

(11/12 años)




Cooperación cada niño trata de ganar a los demás y en consecuencia surge la necesidad del control mutuo y la unificación de reglas. Sin embargo, hay gran vacilación, variabilidad y ausencia de detalles respecto a qué reglas se aplican y a cómo se aplican.

Interés por la regla en sí misma. Plena capacidad para cooperar y entenderse que se manifiesta en un deseo por reglamentar con detalle y minuciosidad el juego. Se disfruta previendo y legislando los casos posibles.




La regla es sentida como resultado de la libre decisión de los implicados y dispone de respeto porque hay consentimiento mutuo.

Se entiende, por tanto, que pueden combinarse si hay acuerdo para hacerlo y que obviamente no son eternas ni modificables. La regla racional, que fija una situación de autonomía es el resultado del respeto mutuo, en tanto que superación del egocentrismo o la plena capacidad de cooperación, que limita la presión externa.




III. Regla racional

( 9/10 años)



FIGURA 3. - Etapas reglamentarias y las reglas del juego según Piaget.



Lawrence Kohlberg es otro autor que ha hecho estudios relacionados con el desarrollo de los valores en el niño. Él estableció que el niño durante su desarrollo atraviesa por seis estadios de razonamiento moral distribuidos en tres niveles. Los niveles agrupan estadios con semejante modo básico de razonamiento, aunque con un distinto grado de perfección. Tales niveles son el preconvencional, el convencional y el postconvencional.
En el preconvencional se plantean los temas morales desde los intereses concretos de los individuos afectados. Para ellos aún no existe una comprensión de las reglas y expectativas sociales, que permanecen siempre como algo externo y ajeno al yo.
En el nivel convencional se enfocan los problemas morales desde la perspectiva que otorga el sentimiento de pertenencia a un grupo social y la necesidad de defenderlo. Se trata de vivir de acuerdo con lo que los demás o la sociedad esperan de cada individuo. El yo comprende, acepta y se identifica con las reglas sociales.
En el nivel postconvencional se enfocan los problemas morales desde una perspectiva superior a la sociedad: más allá de las normas sociales establecidas están los principios de conciencia que deben regirlas. Se comprenden las reglas sociales, pero sólo se aceptan en la medida en que están de acuerdo con los principios que la conciencia dicta a cada sujeto. Esos tres niveles, como se ha indicado, acogen dos estadios cada uno y en ellos se plasma con mayor detalle las líneas básicas aquí esbozadas.


NIVEL/ESTADIO

CARACTERÍSTICAS


EDAD APROX.

En el nivel preconvencional

El niño es receptivo a las normas culturales y a las etiquetas de bueno y malo, justo o injusto, pero interpreta estas etiquetas en función bien sea de las consecuencias físicas o hedonistas de la acción (castigo, recompensa, intercambio de favores) o en función del poder físico de aquellos que emiten las normas y las etiquetas. El nivel se divide en los dos estadios siguientes:

0-8 años

Estadio 1. La orientación a la obediencia y el castigo.

Las consecuencias físicas de la acción determinan su bondad o maldad, con independencia del significado o valor de tales consecuencias. La evitación del castigo y la deferencia incuestionable hacia el poder se valoran por sí mismas y no en función del respeto a un orden moral subyacente apoyado en el castigo y en la autoridad.

0-5 años

Estadio 2. La orientación instrumental relativista.

La acción justa es la que satisface instrumentalmente las necesidades del yo y, ocasionalmente las de los otros. Las relaciones humanas se consideran de un modo similar a las propias del mercado. Se encuentran presentes elementos de honestidad, reciprocidad y de participación igual, pero se interpretan siempre desde un modo físico-pragmático. La reciprocidad es un asunto de "tú me rascas la espalda y yo te rasco la tuya", no de lealtad, gratitud o justicia.

6-8 años

En el nivel convencional

Se considera que el mantenimiento de las expectativas de la familia, el grupo o la nación del individuo es algo valioso en sí mismo. La actitud no es solamente de conformidad con las expectativas personales y el orden social, sino de lealtad hacia él, de mantenimiento, apoyo y justificación activos del orden y de identificación con las personas o el grupo que en él participan. En este nivel hay los estadios siguientes:

9-12 años

Estadio 3. La orientación de concordancia interpersonal de "buen chico - buena chica".

El buen comportamiento es aquel que complace y ayuda a los otros y recibe su aprobación. Hay una gran conformidad con las imágenes estereotipadas en relación con el comportamiento mayoritario o "natural". Frecuentemente se juzga el comportamiento en virtud de la intención. "tiene buena intención" es algo que, por primera vez, tiene importancia. Uno gana la aprobación siendo "agradable".

9-10 años

Estadio 4. Orientación de ley y orden.

Hay una orientación hacia la autoridad las normas fijas y el mantenimiento del orden social. El comportamiento justo consiste en cumplir con el deber propio, mostrar respeto por la autoridad y mantener el orden social dado porque es valioso en sí mismo.

10-12 años

En el nivel postconvencional autónomo o de principios,

Hay un esfuerzo claro por definir los valores y los principios morales, que tienen validez y aplicación con independencia de la autoridad que los grupos o personas que mantienen tales principios y con independencia de la identificación del individuo con tales grupos. Este nivel también tiene dos estadios:

13 años en adelante

Estadio 5. La orientación legalista, socio contractualista, generalmente con rasgos utilitarios.

La acción justa tiende a definirse en función de derechos generales e individuales y de pautas que se han examinado críticamente y aceptado por toda la sociedad. Existe una conciencia clara del relativismo de los valores y las opiniones personales y se da la importancia correspondiente a las normas procedimentales como medio para alcanzar el consenso. Aparte de los acuerdos constitucionales y democráticos, lo justo es un asunto de "valores" y "opiniones" personales. El resultado es una importancia mayor concedida al "punto de vista legal", subrayando la posibilidad de cambiar la ley en función de consideraciones racionales de utilidad social (antes que congelarla como se hace en el estadio 4 de "ley y orden"). Fuera del ámbito de lo jurídico, el acuerdo libre y el contrato son los elementos vinculantes de la obligación. Esta es la "moralidad" oficial del Estado y la Constitución norteamericanos.




Estadio 6. La orientación de principios éticos universales.

Lo justo se define por una decisión de la conciencia de acuerdo con principios éticos que ella misma ha elegido y que pretenden tener un carácter de amplitud, universalidad y consistencia lógicas. Estos principios son abstractos y éticos (la regla de oro, el imperativo categórico), no son normas morales concretas, como los Diez Mandamientos. En esencia, éstos son principios universales de justicia, reciprocidad e igualdad de los derechos humanos y de respeto por la dignidad de los seres humanos como individuos




Figura 4: Etapas del desarrollo moral según Kohlberg.




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos