Paper Se ha descubierto la inflación “buena”: la teoría de la “deaudaflación”



Descargar 4.15 Mb.
Página19/31
Fecha de conversión21.03.2018
Tamaño4.15 Mb.
Vistas622
Descargas0
1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   ...   31
18/3/09)

La Reserva Federal de Estados Unidos anunció que comprará bonos del Tesoro de largo plazo por valor de hasta US$ 300.000 millones en los próximos seis meses y que ampliará las compras de deuda respaldada por hipotecas para sostener el mercado de crédito y promover la recuperación de la economía.

La Fed también ha decidido dejar sin cambios las tasas de interés en el nivel de entre cero y 0,25% fijado en diciembre, según anunció en un comunicado tras finalizar una reunión de dos días en el que analizó el estado de la economía.

“En estas circunstancias, la Reserva Federal empleará todas las herramientas disponibles para promover la recuperación económica y preservar la estabilidad de precios”, señaló la institución.

Con estas medidas la Fed pretende bajar las tasas de interés de los préstamos hipotecarios, de consumo y de las empresas.

En su comunicado, el Comité del Mercado Abierto de la Reserva Federal, que fija la política monetaria de EEUU, constató que la economía del país sigue contrayéndose, con la mayoría de los indicadores económicos en negativo.

Otras medidas

“La pérdida de trabajos, el declive de la igualdad y de la riqueza en el mercado inmobiliario y el endurecimiento de las condiciones de crédito han pesado en el sentimiento y gasto del consumidor”, señaló.



La Fed también anunció que invertirá US$ 750.000 millones en la compra de títulos hipotecarios adicionales, hasta alcanzar un total de US$ 1,25 billones.

Además, comprará deuda emitida por agencias de financiamiento hipotecario respaldadas por el gobierno, como los gigantes inmobiliarios Freddie Mac y Fannie Mae, por valor de US$ 100.000 millones.

La Reserva Federal anunció asimismo que ha puesto en marcha un programa de crédito para las familias y las pequeñas empresas.

Según el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos, la adopción de este tipo de medidas responde a que ahora la Reserva Federal debe ser “creativa”, que ya no puede rebajar más las tasas de interés.

Chirinos destaca que los analistas advierten que, pese a todo, la economía estadounidense no ha repuntado, en parte porque el flujo de crédito se mantiene restringido.

“Además algunos economistas sostienen que se está invirtiendo demasiado dinero público en estas operaciones que son por su naturaleza riesgosas y que pueden terminar afectando el patrimonio nacional”, señala nuestro corresponsal.

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, se mostró inusualmente optimista este domingo en una entrevista al afirmar que espera que la recesión económica en su país finalice al terminar el año y que la recuperación comience a principios de 2010.

- Para revivir la economía, la Fed adquirirá bonos del Tesoro (The Wall Street Journal - 19/3/09)

(Por Jon Hilsenrath y Brian Blackstone)

La Reserva Federal aceleró ayer su campaña para resucitar la economía al anunciar la compra en los próximos meses de hasta US$ 300.000 millones en bonos del Tesoro de Estados Unidos y cientos de miles de millones en valores respaldados por hipotecas.

Al adquirir bonos del Tesoro de largo plazo y valores respaldados por créditos hipotecarios, el banco central espera elevar sus precios, reducir sus rendimientos y, de esta manera, imprimir un mayor dinamismo en la economía. Las tasas de interés de numerosos bonos de empresas y préstamos a individuos están ligadas a los rendimientos de los bonos del Tesoro.

La apuesta por parte de la Fed llega después de un debate interno. Su presidente, Ben Bernanke, había propuesto seguir enfocando sus préstamos en las partes más problemáticas de los mercados financieros en lugar de comprar bonos de largo plazo, como el Banco de Inglaterra empezó a hacer hace poco.



La decisión resalta la capacidad del banco central de EEUU para actuar en forma enérgica para combatir la crisis financiera sin necesidad de recurrir al Congreso, un atributo importante en momentos en que Washington está en medio de una tormenta política desatada por las bonificaciones otorgadas a los ejecutivos de la aseguradora American International Group (AIG).

Los precios de los bonos del Tesoro de EEUU se dispararon tras la noticia, disminuyendo el rendimiento sobre la deuda a 10 años de 3% a 2,53%.

La medida de la Fed se produce en medio de un panorama sombrío para la economía. “Las pérdidas de empleo, la reducción del patrimonio bursátil e inmobiliario y la dificultad para acceder al crédito han afectado el sentimiento y el gasto de los consumidores”, dijo la Fed en un comunicado divulgado después de una reunión de dos días. “Una perspectiva más débil para las ventas y dificultades para obtener crédito han llevado a las empresas a reducir inventarios e inversiones. Las exportaciones de EEUU han caído, ya que muchos de sus principales socios comerciales también han entrado en recesión”.

El Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed votó en forma unánime en favor de mantener la tasa de referencia de corto plazo en entre cero y 0,25%, y acordó también ejecutar programas de préstamos estratégicos ya existentes. Al redoblar las compras de valores respaldados por hipotecas, la Fed está apostando por programas que cree funcionan. Bernanke ha apuntado repetidamente a la reducción de las tasas hipotecarias tras las medidas iniciales de la Fed, calificándolas como una evidencia de “semillas que brotan” en algunos mercados.

No todos los programas de la Fed, sin embargo, han tenido el éxito esperado. Un plan conjunto entre el banco central y el Departamento del Tesoro orientado a reanimar los mercados de crédito a los consumidores ha tenido algunos tropiezos iniciales, víctima de la desconfianza mutua entre los bancos de Wall Street y los fondos de cobertura y las preocupaciones de que el gobierno siga cambiando las reglas de juego.

El programa, anunciado en noviembre y que empieza a operar hoy, les permite a los fondos de cobertura y otros inversionistas endeudarse con la Fed bajo condiciones favorables. Los inversionistas pueden usar los fondos para comprar valores recién emitidos y que son respaldados por créditos para comprar automóviles, deuda de tarjetas de crédito y otra clase de préstamos de consumo.

El objetivo del programa es que el sector privado empiece a comprar esta deuda y las personas puedan tener un mayor acceso a esta clase de préstamos. Las firmas de Wall Street, sin embargo, sólo lograron captar interés suficiente para acuerdos asociados con el programa, conocido como Línea de Crédito para Valores Respaldados por Activos a Plazo (TALF). “El comienzo ha sido bastante complicado”, afirma Michael Ferolli, economista de J.P. Morgan.

- La Fed inyecta 1,15 billones en la economía con compras de deuda (Cinco Días - 19/3/09)

La Reserva Federal anunció ayer lo que casi puede considerarse como una barra libre de liquidez para el mercado, al incrementar en 1,15 billones de dólares el dinero destinado a comprar activos. La medida desató una fuerte subida de la Bolsa y al mismo tiempo un rápido ajuste del dólar y de la rentabilidad de los bonos.

(Por Fernando Martínez)

A dos horas del cierre de Wall Street, la Reserva Federal emitió un comunicado en el que informaba de que empleará un volumen adicional de 1,15 billones de dólares (un volumen casi equivalente al PIB de España) en comprar deuda privada y bonos del Tesoro de largo plazo, con el objetivo de “mejorar las condiciones crediticias en el mercado privado” y lograr así que fluya la liquidez en el sistema.

La consecuencia inmediata fue que el índice S&P 500, el más representativo de la economía estadounidense, se apuntó una subida del 2,5% en unos pocos minutos. De forma simultánea, la deuda soberana a 10 años pasó de rentar un 3% a rendir un 2,5% y los bonos a 30 años, del 3,82% al 3,56%.

Otra consecuencia obvia fue el rápido debilitamiento del dólar, que pasó de cotizar a 1,3 unidades por euro a 1,35.

Como suele ocurrir, la euforia inicial dio paso a una cierta moderación. A pesar de ello, los principales índices de Wall Street se apuntaron al cierre de la sesión unas ganancias importantes. El S&P 500 ganó un 2,09%; el Dow Jones, un 1,23% y el Nasdaq, un 1,99%.

La Bolsa europea examinará hoy la decisión de la Fed, que está siendo mucho más agresiva que el BCE. El Ibex logró ayer su primera racha de siete jornadas consecutivas al alza desde 2005. El selectivo español ganó un 0,21% y cerró en 7.661,6 puntos, apoyado por valores como Mapfre (5,7%), Cintra (3,85%) y Criteria (2,79%). El índice acumula una ganancia del 12,4% en una semana.

El Euro Stoxx también mejoró un 0,34% y el Dax, un 0,21%. Pero otras plazas financieras cerraron a la baja. El Footsie cayó un 1,35%; el Cac, un 0,25%.

Bonos hipotecarios

En su comunicado, la Reserva Federal confirmó que “la economía continúa deteriorándose” y subrayó que “las duras condiciones de crédito pesan sobre el optimismo y el gasto de los consumidores”. Tras confirmar que mantendrá el objetivo de tipos de interés entre el 0 y el 0,25%, la Fed pasó a detallar otras medidas de estímulo no convencionales, como la compra de bonos hipotecarios.

La autoridad monetaria estadounidense, presidida por Ben Bernanke, señaló que incrementará en 750.000 millones de dólares la compra de titulizaciones hipotecarias. Se trata de bonos respaldados por los derechos de cobro de los préstamos hipotecarios; un producto de moda hasta hace un par de años y que ahora es imposible colocar mientras su valor se deteriora en los balances de los bancos. Así, el volumen total de titulizaciones incluido en el balance de la Fed pasará a ser de 1,25 billones de dólares. En la misma línea de actuación, el banco central duplicará el importe destinado a adquirir los llamados Agency Bonds, que pasa de 100.000 a 200.000 millones. Estos son títulos de deuda que están respaldados por el Gobierno y emitidos por las agencias hipotecarias Fannie Mae, Freddie Mac y Ginnie Mae.

La otra medida, largamente esperada por el mercado, es la de adquirir deuda pública para reducir la curva de tipos y facilitar así la financiación crediticia. “El Comité ha decidido adquirir Treasuries de largo plazo y para ello invertirá 300.000 millones de dólares durante los próximos seis meses”, explicó la entidad central en su comunicado.

La Fed está aceptando una enorme variedad de activos para dotar de liquidez a todo el tejido económico. Así, la institución también recordó que ha decidido ampliar su plan para hogares y pequeñas empresas, “ampliando el rango de colaterales elegibles”. Eso quiere decir, aceptando bonos respaldados por un sin fin de activos como tarjetas de crédito y activos de distintos negocios. A la propia Fed no se le escapa, y lo deja muy claro, que a partir de ahora tendrá que vigilar muy cuidadosamente su balance. Una Fed entrampada en activos de pésima calidad sería el peor de los escenarios posibles.

- La Fed mete presión al BCE para que empiece a imprimir billetes (Expansión - 19/3/09)

(Por Daniel Badía)

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, indicó ayer durante una conferencia en París que se está en un proceso de conversaciones para considerar si se adoptan medidas menos convencionales de política monetaria.

Reafirma así lo dicho en la última reunión de política monetaria, cuando rebajó el precio del dinero desde el 2% al 1,5%. La institución monetaria se encuentra bajo presión, principalmente, después de que la Reserva Federal anunciara que comprará durante los próximos seis meses deuda pública por importe de 300.000 millones de dólares.

Así lo ven los expertos de Royal Bank of Scotland. “Creemos que la presión para que el BCE se embarque en algún tipo de programa de compra (refiriéndose a activos) está aumentando hasta llegar a ser insostenible, con la mayoría de los bancos centrales del mundo luchando de forma muy activa para combatir los riesgos de deflación mediante la adquisición de deuda pública”, indican en RBS. Los expertos del banco británico creen que el BCE tomará esta decisión “incluso más pronto de lo que nosotros anticipamos (nos parece que junio es la fecha más probable)”, añaden en el banco británico.



La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) está dispuesta a echar toda la carne en el asador para reactivar la economía estadounidense. El Comité Federal de Mercado Abierto de la institución monetaria anunció ayer que la Fed comprará 300.000 millones de dólares (en torno a 227.700 millones de euros) en bonos del Tesoro Público durante los próximos seis meses.

Ante el poco margen con el que cuenta en materia de tipos de interés -se mantuvieron ayer en un rango de entre el 0% y el 0,25%-, la Fed ha optado por continuar con la impresión de billetes. Con la compra de deuda pública, el banco emisor va a contribuir a rebajar los tipos de los activos libres de riesgo y, con ello, abaratará el acceso al crédito a hogares y empresas.

“Para ayudar a mejorar las condiciones del mercado de crédito privado, el comité decidió elevar la compra de activos del Tesoro a largo plazo hasta los 300.000 millones de dólares durante los próximos meses”, indicó la Fed en un comunicado. Esta medida se complementará con la extensión de sus programas de compra de deuda hipotecaria o titulizaciones de agencias hipotecarias (las principales, Fannie Mae y Freddie Mac).

El comité decide ampliar su balance para comprar 750.000 millones más de titulizaciones



“Con el fin de proveer de un mejor soporte al préstamo hipotecario y al mercado inmobiliario en general, el comité decidió ampliar su balance para comprar 750.000 millones de dólares más de deuda respaldada por activos de las agencias”, añadieron. En total, la cuantía asciende a 1,25 billones de dólares, casi el PIB español. También ha elevado de 100.000 a 200.000 millones la adquisición de deuda (sin garantía) de estas agencias y se está estudiando la posibilidad de comprar otros activos financieros.

El objetivo prioritario se centra en prevenir una contracción del crédito, provocada por una de las peores recesiones que se han vivido en los últimos 60 años a ese lado del Atlántico. Y es que los últimos datos no han sido nada buenos. La tasa de paro creció hasta su nivel más alto en más de 25 años, mientras que la producción industrial cayó un 1,4%, su cuarto descenso consecutivo…

- El BCE mantendrá la “barra libre” de dólares (Expansión - 19/3/09)



El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha informado hoy de que, de acuerdo con otros bancos centrales, incluyendo la Reserva Federal de EEUU, continuará desarrollando en el segundo trimestre de 2009 las operaciones para inyectar liquidez en dólares a plazos de una semana, 28 y 84 días.

Estas operaciones mantendrán el formato de operaciones de recompra frente al colateral elegible del BCE y se celebrarán a tipo fijo con plena satisfacción de las demandas de liquidez de las entidades que concurran a las mismas.

“Dada su demanda limitada, las operaciones celebradas bajo el formato de “swaps” de divisas euro/dólar fueron interrumpidas a finales de enero, pero podrían reanudarse en el futuro si fuera necesario de acuerdo con las necesidades del mercado”, señaló la institución presidida por Jean Claude Trichet.

- Deuda: una curiosa solución a la crisis (Intereconomia - 19/3/09)

¿Una crisis que empezó por el exceso de crédito se puede solucionar con más deuda?



Una pregunta un tanto irritante acecha en torno a los esfuerzos del gobierno de reactivar un sistema financiero inactivo: ¿Una crisis que empezó por el exceso de crédito se puede solucionar con más deuda?

La típica respuesta que nos dan los economistas es que no. Eso es, “no, más crédito no hará que desaparezca el problema. Pero, el gobierno debería hacer todo lo que pueda para restablecer los préstamos bancarios y para prevenir que la economía empeore”.

Aún así, Washington parece convencido da la gran capacidad que la deuda tiene para reavivar la economía del país. El Secretario de Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, es sólo el último en proclamar lo que ya es el “mantra” oficial. Sin crédito, lo que tanto él como otros ejecutivos llaman “la sangre” de la economía, ya te puedes despedir de las esperanzas de recuperación.

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, justificando la ayuda masiva que el banco central ha ofrecido a las instituciones financieras, mostró su propia visión: “el tratamiento dispar es inevitable. Nuestro sistema económico depende críticamente del libre movimiento del crédito”.

Por su parte, los detractores de esta visión, argumentan que supone un acercamiento demasiado complicado. Según ellos, el problema es mucho más simple. “Necesitamos generar empleo e ingresos, no crédito”, dijo Randall Wray, director de investigaciones del Center for Full Employment and Price Stability, de Kansas.

Gástalo, si lo tienes

Los préstamos prudentes no son malos. Si los bancos han cortado los préstamos es por los riesgos asociados con un ambiente turbulento y en contracción que les dicta que actúen así.

“La verdad es que no todas las economías se basan en el crédito. En una economía legítima, no es el crédito el que alimenta el gasto y la inversión, sino que son los ingresos y los ahorros”, señaló Peter Schiff, presidente de Euro Pacific Capital. Ahora, las familias americanas, y cada vez con más rutina, “se apoyan en el crédito para hacer las compras del día a día, y éste es un habito que debe ser abolido, no fomentado”.

James Poterba, economista al frente de la National Bureau of Economic Research, cree que hay cierta inconsistencia en las recomendaciones aportadas por los expertos. Como economistas, lo que señalamos es que es necesario tener a gente comprando para poder levantar la economía. Al mismo tiempo, Poterba señala que es un buen momento para ahorrar más para intentar reconstruir esos pilares.

Los defensores de la securitización (que es el diseño de instrumentos financieros respaldados por flujos provenientes de activos de distinta naturaleza) dicen que “el bebé”, en apariencia mimado, no debería abandonarse a su suerte. Se debería hacer bien, y de una manera más simple y transparente.

“No hay nada malo per se en la securitización”, sostuvo Eugene White, economista y profesor de la Universidad Rutgers de New Jersey. El problema apareció por esos “exóticos” productos de los que el cliente no tiene ni idea.

Sin embargo, todavía se tiene que ver si el gusto por esos productos existiría incluso en un mundo donde la aversión al riesgo estuviera tan extendida. La prueba de fuego será ver si con el tiempo un sistema que ha fracasado tan miserablemente podrá volver a funcionar de algún modo.

Además, incluso si los préstamos están disponibles, la crisis actual está afectando a los consumidores tan profundamente que puede acabar prolongándose, y se resista a endeudarse aún más.



La razón nos la encontramos en la teoría económica: oferta y demanda. La debacle actual, es un problema de sobre oferta inmobiliaria, coches,... y deuda en sí misma; y el reajuste se tomará su tiempo.

“Estamos pasando un colapso crediticio de proporciones épicas”, dijo David Rosenberg, responsable de Bank of America Securities - Merril Lynch en Norte America. “Va a ser muy difícil luchar contra esto con políticas de préstamo”.

- A la Fed le preocupa que un exceso de capacidad desate presiones deflacionarias (The Wall Street Journal - 20/3/09)

(Por Jon Hilsenrath)

La decisión de la Reserva Federal de inyectar US$ 1,15 billones (millones de millones) en el sistema financiero refleja su temor de que la economía padece un mal que se agrava cada día. Desde habitaciones de hotel desocupadas a máquinas industriales apagadas, Estados Unidos sufre de un exceso de capacidad.

Esto indica que, incluso si la crisis se revierte mañana, la economía probablemente operará muy por debajo de su verdadero potencial durante muchos meses, tal vez años.

El tema también preocupa al banco central por otra razón. En dosis limitadas, la capacidad ociosa puede generar presiones inflacionarias porque la escasez de suministro y mano de obra permite que empresas y trabajadores exijan más dinero por sus servicios. Sin embargo, cuando hay demasiada capacidad ociosa, como en la actualidad, la inflación declina.



Si el exceso de capacidad se profundiza o persiste por un período prolongado, podría producir deflación, un declive pronunciado en los precios, algo que la Fed quiere impedir a toda costa porque es un nudo difícil de desatar. “A la luz de la creciente capacidad ociosa en la economía estadounidense e internacional, el comité espera que la inflación se mantenga a raya”, declaró el Comité de Mercado Abierto de la Fed el miércoles, tras anunciar la inyección adicional de efectivo a través de compras de bonos del Tesoro y valores hipotecarios.

Las señales de un exceso de capacidad son fáciles de divisar. El número de casas vacías en EEUU llegó a los 19 millones en el cuarto trimestre de 2008, un alza de 6% frente al mismo período del año anterior. Las tasas de ocupación hotelera han caído de 65,5% hace un año a 55,2% a principios de marzo, según la firma de estudios de mercado Smith Travel Research. Las plantas manufactureras operaron en febrero a un promedio de 67,4% de su capacidad, el nivel más bajo desde que la Fed empezó a seguir estos datos en 1948.

En circunstancias normales, la Fed combatiría un exceso de capacidad reduciendo las tasas de interés de corto plazo con el fin de rebajar los costos de financiamiento para empresas e individuos. Pero el banco central estadounidense ya ha recortado su tasa de referencia a casi cero. Es por eso que la Fed anunció el miércoles un drástico aumento de las compras de bonos del Tesoro a largo plazo y valores respaldados por hipotecas. El banco central espera que tales medidas amplíen el acceso al crédito y estimulen la demanda.

Los trenes en la estación

Un ejemplo de exceso de capacidad es Union Pacific Railroad. La mayor operadora estadounidense de ferrocarriles puede operar cerca de 200.000 vagones de carga por semana, pero sólo está utilizando unos 150.000.

“Como los volúmenes siguen siendo débiles, estamos actuando de manera enérgica para ajustar nuestros recursos, dando vacaciones sin sueldo a 3.600 empleados y sacando de circulación 1.400 locomotoras y 53.000 vagones de carga”, explicó el director financiero, Rob Knight, durante una conferencia con inversionistas la semana pasada.

La señal más clara del exceso de capacidad está en el mercado laboral. Ayer, el Departamento del Trabajo informó que el número de nuevas solicitudes de seguro de desempleo cayó la semana pasada a 646.000. El promedio de cuatro semanas, sin embargo, subió a 654.750, el nivel más alto en 26 años. El total de estadounidenses que recibe seguro de desempleo saltó a casi 5,5 millones, un nuevo récord.

En general, el número de desempleados en EEUU, ajustado por temporada, ascendió a 12,5 millones en los últimos 12 meses, elevando la tasa de desempleo a 8,1%. Otras 8,6 millones de personas están trabajando a tiempo parcial, pero preferirían tener un puesto a tiempo completo. Cuando se contabilizan estos trabajadores, la tasa de “subempleo” -un índice más amplio de la capacidad ociosa en el mercado laboral- llega a 14,8%. Eso no es sólo un problema para los desocupados, sino que ejerce una fuerte presión a la baja en los sueldos.



Para las autoridades estadounidenses, la clave para reducir el exceso de capacidad es impulsar la demanda de bienes, servicios, bienes raíces y empleo. Esa es una razón por la que los economistas creen que el Congreso necesitará aprobar un nuevo paquete de estímulo. El plan de US$ 787.000 millones del presidente Barack Obama, aprobado en febrero, tiene la meta de ayudar la economía a través de programas de gasto y recortes de impuestos para la clase media.

- La cara del optimismo (Cinco Días - 20/3/09)



El presidente de la FED ocupa el mandato más complicado desde la Gran Depresión. Pero se muestra confiado. Esta semana ha anunciado la inyección de otro billón de dólares.

(Por Manuel G. Pascual)



¿Cuántos políticos estadounidenses llevan barba? Prácticamente ninguno. En Estados Unidos no está bien vista, no se estila; es un rasgo poco común entre las autoridades o figuras públicas. Un ejemplo: sólo la han lucido cinco de los 44 presidentes del país norteamericano, todos ellos en la segunda mitad del siglo XIX. La cosa cambia en los pasillos de las universidades, ambiente mucho más proclive a la relajación de las normas estéticas. Este detalle dice mucho del carácter y procedencia del doctor Benjamin Shalom Bernanke (Augusta, Georgia, 1953), profesor de Economía en Princeton durante 20 años y actual presidente de la Reserva Federal.



El máximo responsable de la política monetaria estadounidense lleva unos días en boca de todo el mundo. El pasado domingo predijo en una entrevista televisiva, la primera de alguien en su cargo en 20 años, que la depresión en EEUU ha quedado descartada y que “el final de la recesión se producirá probablemente este año” y la recuperación en 2010. A los tres días anunció la inyección de un billón de dólares a la economía a través de deuda a largo plazo. En 2008 inyectó la misma cantidad tras la caída de Bear Stearns mediante descuentos al crédito para la banca de inversión, reinventando así el repertorio de herramientas de la Fed -hasta entonces tocaba poco más que los tipos de interés-.

Estas intervenciones, junto con los importantes recortes de tipos practicados en 2007 y el polémico rescate de AIG, convierten a Bernanke en uno de los presidentes de la Fed más intervencionistas -y controvertidos- desde la fundación de la institución en 1913. Algo a tener en cuenta, ya que las simples palabras de quien ostenta tal cargo hacen ganar o perder fortunas. El anuncio de la inyección de líquido, por ejemplo, provocó el miércoles una fuerte subida de la Bolsa y un rápido reajuste del dólar y de la rentabilidad de los bonos.

Pero antes de manejar los resortes del banco central de EEUU, este descendiente de emigrantes judíos de Europa del Este sólo se había enfrentado a la inflación y a la deflación en sus numerosos artículos científicos. “Yo nunca he estado en Wall Street”, comenta en la entrevista televisiva concedida a 60 Minutes. “La razón por la que me importa es que lo que allí pasa afecta a Main Street”, en referencia al entorno de los trabajadores.

Se podría decir que Bernanke cumple con los estereotipos del profesor universitario estadounidense. Más allá de la ya mencionada barba, durante su etapa en Princeton el lugar que más frecuentaba era su despacho. Allí, rodeado de montones de libros y papeles y vestido con pantalones tejanos y camisa de cuadros, atendía pacientemente a sus alumnos. Joan Comajuncosa, profesor de Esade, fue uno de ellos. “Bernanke es una persona muy abierta, trabajadora y atenta con los estudiantes”, apunta. “Ya de vuelta en España, me contestaba los e-mails muy rápidamente. Eso denota cierta empatía hacia los sufrimientos de los doctorandos”. En la facultad tenía fama de ser un profesor claro y conciso, muy cercano a la gente -dentro de los estándares anglosajones-.

Sólo le faltaría una chaqueta de pana con coderas para redondear el cuadro. Él mismo no ha escondido nunca su predilección por la comodidad. En 2005, cuando sonaba su nombre como posible sustituto de Alan Greenspan, Bernanke declaró al Wall Street Journal que lo más duro de trasladarse a Washington era tener que llevar traje. “Mi propuesta de que los gobernadores de la Fed mostrasen su completa dedicación al servicio público vistiendo camisas hawaianas y bermudas no se tomó en serio”.

Y es que para entonces ya era gobernador de la Fed. Asumió ese cargo en 2002, tras colaborar varios años como asesor de la institución. Eso sí: no abandonó la docencia hasta 2005, cuando el ex presidente George W. Bush le puso al frente de su equipo de consejeros económicos.



Bernanke es conocido por sus posturas cercanas al keynesianismo. En su etapa de director del departamento de Economía de Princeton invitó en alguna ocasión al también académico Paul Krugman, premio Nobel de Economía y gran crítico de George W. Bush. Todo eso contribuyó a que el nombramiento en 2006 de Bernanke como presidente de la Fed desconcertase a más de uno. En Princeton, en cambio, se comentaba que se le eligió por su condición de experto en la Gran Depresión. “Se rumoreaba que en Washington querían a alguien preparado contra un posible escenario de deflación, algo inédito en EEUU en los últimos 70 años”, recuerda Comajuncosa.

Aunque ya no vista camisas y pantalones vaqueros, Bernanke conserva su deje académico. No sólo en sus característicos ojos entornados y en su mirada relajada, propia de quien vive en el mundo de las ideas. También resulta palpable en su capacidad de hacer inteligible lo que a duras penas lo es. Según declaró a 60 Minutes, de todas las medidas que ha llevado a cabo como responsable de la Fed, la que más le angustia, y una de las que más se le han criticado, es el rescate de AIG, que le ha costado 165.000 millones de dólares a las arcas públicas. ¿Por qué lo hizo, entonces? Por la misma razón, dice, que si tu vecino incendia su casa al quedarse dormido con un cigarro encendido le ayudarás a apagar el fuego aunque sea su problema, sobre todo si el pueblo entero es de madera.

Esperemos, pues, que su optimismo sea justificado y no haya que llamar más a los bomberos.

- Estrategia de imprimir dinero para salir de la crisis - El mercado de deuda pública especula con la posibilidad de que el BCE emule a la Fed (Expansión -


Catálogo: papers
papers -> Xii congreso de aecpa ¿Dónde está hoy el poder? San Sebastián País Vasco, del 13 al 15 de Julio de 2015
papers -> Paper El “Big-cuent” del Bitcoin (¿de “burbu-giles” a “gili-coins”?) Introducción y cuenta la historia…
papers -> Una creación deliberada de la ignorancia (agnotología)
papers -> Las noticias televisivas españolas en las cadenas generalistas y la temática del acoso
papers -> “Jóvenes inmigrantes: una identidad en construcción”
papers -> Deslocalización inversa
papers -> Imagining Keynes (It’s time to get stimulated vs. ¡Take the money and run!)
papers -> 5th laccei international Latin American and Caribbean Conference for Engineering and Technology (laccet’2007)
papers -> Submission Format for ims2004 (Title in 18-point Times font)
papers -> ¿Qué funciones desarrollan las aplicaciones de internet en la relación escuela familias? Un análisis piloto de 10 centros educativos. Autores


Compartir con tus amigos:
1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   ...   31


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos