Paper: Goldman Sachs: El “vampiro” de la crisis El “rostro inaceptable” del capitalismo (de la “relajación cuantitativa” a la “relajación cualitativa”) La caída del “muro” de Wall Street… ¿Cuál muro? ¿Qué especuladores?



Descargar 1.65 Mb.
Página5/11
Fecha de conversión16.10.2018
Tamaño1.65 Mb.
Vistas223
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11
10/9/09 - Por Gillian Tett y Nicole Bullock - The Financial Times)

Más llamativo resulta el denominado “índice de estrés financiero” de Goldman, que mide distintos elementos sobre la salud de los mercados, y que últimamente ha subido a niveles que no se registraban desde la quiebra de Bear Stearns en la primavera de 2008.

A principios de septiembre, en un correo electrónico dirigido a sus clientes en el que comparaba esta espectacular trayectoria con “una celebración del fenómeno Usain Bolt”, Jim O’ Neill, economista jefe de Goldman, escribía “si examinamos todo lo que consideramos que puede ser importante como indicador, hay buenas noticias para el G20 y para los mercados de activos”.

Entre los mínimos alcanzados en marzo de este año y principios de septiembre, los mercados de valores mundiales de las economías avanzadas aumentaron un 59%, mientras que los de las potencias emergentes registraron un incremento del 76%.

El precio de los bonos corporativos también se ha incrementado, al igual que el de los bonos de los mercados emergentes. Mientras tanto, la tasa de préstamos interbancarios Libor ha caído en picado y las oscilaciones en el precio de los activos titulizados y de los derivados hacen pensar que los inversores están volviendo a optar por los activos que desencadenaron la tormenta crediticia, como la deuda hipotecaria de alto riesgo.

En los mercados de derivados crediticios, el diferencial de la oferta de swaps de impago crediticio sobre los bonos corporativos de más calidad de EEUU ha descendido, lo que, según el Instituto de Finanzas Internacionales, hace pensar en una mejora de la liquidez y a un funcionamiento más “normal de los mercados”. No obstante, la vuelta a la normalidad dista mucho de ser global.

En lo que va de año, los fondos de bonos de alta rentabilidad han registrado ingresos netos de 21.500 millones de dólares, lo que supera a la media del total de ingresos anuales desde 1992, a excepción de 2003.

No obstante, la cuestión que se plantean los mercados es cuánto durarán estos ánimos. Después de todo, en los últimos dos años, los integrantes del mercado han vivido una serie de sobresaltos que han provocado planteamientos que en su día eran impensables. Algunos se preguntan si este optimismo puede resultar una ilusión temporal o puede ser la antesala de otro ciclo de volatilidad.

“Ahora mismo, todo el mundo reacciona positivamente ante las buenas perspectivas para el tercer y cuarto trimestres de este año, consecuencia de los estímulos del gasto y de los ajustes de los inventarios”, aseguraba un directivo de unos de los mayores bancos de EEUU. “Pero me preocupa lo que pasará en 2010 o 2011 porque la situación todavía es delicada”. Esa inquietud no resulta sorprendente, dadas las secuelas psicológicas que dejaron los acontecimientos del año pasado.



Esa “delgada” línea roja

“Este fin de semana han caído otros tres bancos en EEUU. Ya han quebrado un total de 98 entidades en 2009. El fondo que garantiza los depósitos de los estadounidenses (FDIC) entra en negativo, por primera vez desde 1991. El FDIC pide ayuda y reconoce que la banca de EEUU sigue en la cuerda floja”. Los reguladores admiten que la banca de EEUU sigue en la cuerda floja (Libertad Digital - 5/10/09 - Por M. Llamas / A. Martín)

El fondo que garantiza los depósitos bancarios de los estadounidenses (FDIC) en caso de quiebra bancaria se ha quedado sin fondos. Y es que, a un ritmo de cinco quiebras bancarias semanales, el FDIC carece ya de recursos suficientes para garantizar el dinero de los depositantes.

El número de quiebras sigue aumentando: en 2007 cayeron 3 entidades; esta cifra ascendió a 25 en 2008; mientras que en 2009 ya son 98 los bancos fallidos. En total, EEUU contabiliza, por el momento, 126 bancarrotas desde el estallido de la crisis en 2007, con un coste financiero superior a los 43.000 millones de dólares para el FDIC.

El FDIC que, en la actualidad, asegura a 8.185 entidades financieras en EEUU con unos activos próximos a los 13,3 billones de dólares, funciona del siguiente modo: los bancos asegurados pagan una prima anual al fondo que, a su vez, invierte en deuda pública norteamericana. Cuando un banco quiebra, el Gobierno (el FDIC es una agencia federal) acude al rescate garantizando el total de los depósitos de los clientes con el dinero de ese fondo, hasta un máximo de 250.000 dólares (temporalmente, hasta 2013).

A finales de septiembre, el FDIC reconoció que el fondo de garantías había entrado en números rojos, por primera vez desde la crisis de los Savings & Loans en 1991. Es decir, el FDIC está en quiebra técnica.



Ante tal situación, el organismo que preside Sheila Bair ha recurrido a una línea de crédito extraordinaria facilitada por el Tesoro de EEUU -hasta un tope máximo de medio billón de dólares-. De hecho, la propia Reserva Federal (FED) estudia la posibilidad de acudir al rescate.

Asimismo, el FDIC ha llegado a un acuerdo para solicitar a los bancos el pago anticipado de sus primas obligatorias de los tres próximos años, como una medida adicional para recaudar recursos con el fin de garantizar los depósitos bancarios. La banca dispone de 30 días para responder sobre esta solicitud. Según Bloomberg, esta medida podría costar a Bank of America y a los grandes bancos de EEUU (Wells Fargo, JP Morgan y Citigroup) más de 10.000 millones de dólares.

El FDIC espera recaudar con esta medida un total de 45.000 millones de dólares. Dicha propuesta denota la intención de no recurrir en masa, al menos de momento, al crédito del Tesoro de EEUU. Así lo piensa Tim Yeager, profesor de finanzas, en declaraciones a Bloomberg: “Están haciendo todo lo que está en sus manos para evitar recurrir al Tesoro”.

Para que la propuesta parezca más apetecible a las instituciones financieras, la agencia regulatoria ofrece un pequeño truco, haciendo uso de la “contabilidad creativa”. El FDIC obtiene recursos adicionales anticipando a 2009 el pago de las cuotas bancarias de los tres próximos años, pero a cambio los bancos no deberán registrar las primas como un gasto a 30 de diciembre, sino que se registrará en los balances durante los siguientes tres años, reduciendo así el impacto sobre las ganancias de las compañías, según los analistas.

Pero con trampas contables o sin ellas, Mish piensa que inevitablemente tales pagos al FDIC acabarán afectando negativamente a los beneficios de la banca de EEUU, situación que podría empujar a la quiebra a quienes mantengan una posición más delicada. Según Brad Milsaps, analista consultado por Bloomberg, la propuesta no agravará los problemas en conjunto, aunque sí podría hacerlo para los bancos más necesitados de liquidez.

Por otro lado, en su último informe, el FDIC reconoce la delicada situación que atraviesa la banca de EEUU. De hecho, admite que cientos de entidades están en riesgo de quiebra. En concreto, el organismo admite que 416 entidades están al borde de la bancarrota, mientras que otros analistas elevan la lista no oficial del FDIC a 463 bancos. Esas 463 entidades en riesgo acumulan unos activos cercanos a los 300.000 millones de dólares.



La agencia federal pinta así un cuadro tenebroso acerca del futuro de la salud de las instituciones financieras en su último comunicado oficial. Ya admite abiertamente la delicada situación de insolvencia que atraviesan numerosas entidades. Además, el FDIC estima que las pérdidas derivadas de las futuras quiebras bancarias ascenderán a 100.000 millones de dólares hasta 2013, frente a los 70.000 millones previstos el pasado mayo. Como resultado, el FDIC registrará déficit (números rojos) hasta 2012, como muy pronto.

Además, por ley, el fondo debe alcanzar, como mínimo, el 1,25% del volumen de depósitos que asegura. El pasado marzo este ratio se situaba ya en el 0,27%. Al entrar en números rojos, el fondo ha entrado en déficit. En este sentido, el FDIC estima que no recuperará el ratio legal mínimo del 1,25% hasta dentro de ocho años.

Hasta aquí los datos oficiales. Sin embargo, existen cálculos mucho más preocupantes. Es el caso del Institutional Risk Analytics (IRA). Este organismo ha realizado un análisis del sector financiero estadounidense muy revelador. Mientras que el FDIC considera que 416 entidades están en riesgo de quiebra, el IRA eleva esta cifra a 2.256 bancos. El organismo califica a estas entidades con una nota (rating) de “F”, peor que la de los bonos basura, y estima que alrededor de 1.000 entidades tendrán problemas de solvencia en los próximos meses.

Por si fueran pocas estas confesiones, el FDIC reconoce que a medida que han ido quebrando bancos cuyos depósitos estaban asegurados, “los activos líquidos del fondo de garantía de depósitos se han usado para proteger a los depositantes de las instituciones quebradas y se han intercambiado por derechos menos líquidos” sobre los activos de estas mismas entidades.

Es decir, mientras que al principio de la crisis la mayoría de activos del fondo eran líquidos -especialmente dinero en efectivo o títulos muy líquidos-, en la actualidad, esta clase de activos han caído en alrededor de 22.000 millones de dólares, mientras que el total de activos del fondo es de 65.000 millones, a fecha de 30 de junio 2009.

Según los analistas de Business Insider, “el FDIC ha estado intercambiando dinero en efectivo por basura -activos ilíquidos, presumiblemente papel de baja calidad”, tales como los Mortgage Backed Securities (MBS), títulos respaldados por hipotecas cuyo valor corre el riesgo de no valer nada en el futuro.

La “solución” inglesa (en condicional, “of course”)

“Los bancos y firmas de inversión británicos tendrían que aumentar sus reservas de liquidez y bonos gubernamentales en 110.000 millones de libras (120.383 millones de euros) y reducir su dependencia de la financiación a corto plazo en un 20% durante el primer año en el que se aplique la nueva normativa presentada hoy lunes por la Autoridad de Servicios Financieros (FSA)”. La FSA endurece los requisitos de liquidez (Expansión - 5/10/09 - Por Brooke Masters y Patrick Jenkins / The Financial Times)

Si, como es de esperar, la FSA aumenta los requisitos durante los años sucesivos, los bancos y las firmas de inversión podrían tener que incrementar sus reservas de activos que se venden con facilidad hasta un total de 370.000 millones de libras o reducir su dependencia de la financiación a corto plazo en un 80% con respecto a los niveles actuales, además de incrementar su liquidez y sus bonos en un total de 170.000 millones de libras.

Actualmente, las entidades afectadas no superan los 300.000 millones de libras de activos admitidos, por lo que la normativa supondría un cambio radical con respecto a su actual modelo de negocio. La FSA ha prometido que las reformas no entrarán en vigor hasta que los reguladores estén convencidos de que la recesión está superada. Todo parece indicar que los reguladores comenzarán a estudiar un calendario para su puesta en práctica a partir de mediados del próximo año. Con estos nuevos requisitos de liquidez, la FSA se convierte en el primer organismo que intenta evitar que se repitan los colapsos de Lehman Brothers y Northern Rock. De esta forma, Reino Unido será el primer país en imponer nuevos requisitos de liquidez, aunque los países que forman el G20 se han comprometido a seguir su ejemplo.

La normativa de liquidez se aplica tanto a las instituciones con presencia en Reino Unido como a las sucursales y filiales de grupos extranjeros. Estas últimas, sin embargo, intentarán quedar exentas si justifican que el regulador de su país también va a aplicar una revisión al régimen de liquidez y si éste se muestra dispuesto a intercambiar información con la FSA. En el caso de que quedaran excluidas, las sucursales y filiales podrán depender parcialmente de los activos líquidos de su casa matriz. No obstante, tendrán que disponer de suficiente liquidez y bonos gubernamentales para mantenerse a flote durante un periodo de tiempo relativamente breve.

Todo apunta a que la normativa afectará a 210 entidades y grandes firmas de inversión que tienen sede en Reino Unido, así como a casi 200 sucursales de grupos extranjeros. Otras 90 entidades estarán sujetas a un régimen menos estricto, con un menor número de requisitos.



La FSA va “a por todas”, también quiere seleccionar a los altos ejecutivos

“El regulador de la City de Londres ha advertido a las 5.000 mayores empresas de servicios financieros de que pretende involucrarse de forma más estrecha en la selección de sus altos ejecutivos, un movimiento que podría demorar importantes nombramientos”. La FSA fija su mira en los altos cargos (Expansión - 15/10/09 - Por Brooke Masters / The Financial Times)

La Autoridad de Servicios Financieros (FSA) anunció a los máximos dirigentes a través de una carta la adopción de un nuevo enfoque “más intervencionista” con respecto a la supervisión, y que ya no se conformará con dar su aprobación en unos pocos días.

Según Graeme Ashley-Fenn, responsable de autorizaciones, decisiones e informes -y autor de la carta-, en el caso de las entidades más grandes, la FSA espera implicarse en una fase inicial analizando la lista de candidatos preseleccionados, de los que podría vetar a alguno.

La FSA dispone ya de más poder que muchos de sus organismos homólogos de todo el mundo para ejercer su influencia sobre las contrataciones. La carta pone de relieve un endurecimiento del proceso que ya se está aplicando. Según comentó el regulador presidido por Lord Turner, defensor de un enfoque más severo con la industria, desde el pasado octubre 18 de los 172 candidatos enviados a la FSA se han retirado, en muchos casos para evitar su rechazo.

Ashley-Fenn también advirtió a las firmas de que el regulador esperaría más información, y más oportuna, sobre los candidatos, incluidos informes de cazatalentos y otras diligencias. Los candidatos a consejero delegado y a consejeros ejecutivos y no ejecutivos tendrán que discutir con detalle su nuevo cargo en entrevistas de 90 minutos con una comisión de la FSA.

“A la hora de evaluar la competencia, esperamos que los directivos sean capaces de demostrar que entienden los riesgos inherentes en las empresas y los mercados, y de explicar sus planes para mitigar el riesgo de quiebra”, explica la carta.

La FSA también tiene intención de redactar una misiva que resuma su interpretación de las prioridades del seleccionado, y exigirá informes sobre sus progresos como parte del proceso habitual de supervisión.

La carta forma parte de los esfuerzos por prevenir situaciones embarazosas, comentó Ashley-Fenn: “El objetivo es trabajar de forma más estrecha con las firmas y reducir el número de descartes”. “Si las firmas colaboran antes con nosotros, esto nos dará tiempo para evaluar las incorporaciones y las diligencias aplicadas, y para preparar una exigente entrevista dirigida específicamente a la persona propuesta para el cargo”.

Angela Knight, consejera delegada de la Asociación de Banqueros Británicos, advirtió de que la FSA debía tener cuidado para no gestionar ella misma las empresas. “Los responsables son aquellos que dirigen las empresas y los accionistas. No creo que queramos una situación en la que sea la FSA la que decida el tipo adecuado de persona para encargarse de una firma”, señaló.



Mientras Goldman hace el trabajo de Dios, el FMI trabaja para el Diablo (“manos tijeras”: too big for us)

“El Fondo Monetario Internacional (FMI) estudia la conveniencia de limitar el tamaño de las instituciones financieras en el mundo para evitar futuras crisis económicas globales, afirmó este lunes en México el primer subdirector gerente de ese organismo, John Lipsky” El FMI estudia limitar el tamaño de los bancos en todo el mundo (Libertad Digital - 19/10/09)

“Hay instituciones financieras que son consideradas demasiado grandes como para que fracasen”, indicó Lipsky durante su participación en la conferencia internacional Retos y estrategias para promover el crecimiento económico, organizada por el banco central mexicano en Ciudad de México.

El funcionario señaló que varios de los países miembros del FMI le han pedido al organismo analizar la posibilidad de restringir el tamaño y alcance de los bancos. “Sin embargo, no existe una guía clara sobre el tamaño óptimo que debería tener un banco o un intermediario financiero”, reconoció Lipsky.



En opinión del experto “todavía no es posible” tener respuestas precisas sobre este asunto, pero “en este contexto cualquier acción precipitada de los países podría tener consecuencias inesperadas” en la economía.

Catálogo: papers
papers -> Xii congreso de aecpa ¿Dónde está hoy el poder? San Sebastián País Vasco, del 13 al 15 de Julio de 2015
papers -> Paper El “Big-cuent” del Bitcoin (¿de “burbu-giles” a “gili-coins”?) Introducción y cuenta la historia…
papers -> Una creación deliberada de la ignorancia (agnotología)
papers -> Las noticias televisivas españolas en las cadenas generalistas y la temática del acoso
papers -> “Jóvenes inmigrantes: una identidad en construcción”
papers -> Deslocalización inversa
papers -> Imagining Keynes (It’s time to get stimulated vs. ¡Take the money and run!)
papers -> 5th laccei international Latin American and Caribbean Conference for Engineering and Technology (laccet’2007)
papers -> Submission Format for ims2004 (Title in 18-point Times font)
papers -> ¿Qué funciones desarrollan las aplicaciones de internet en la relación escuela familias? Un análisis piloto de 10 centros educativos. Autores


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos