Paper El “Big-cuent” del Bitcoin (¿de “burbu-giles” a “gili-coins”?) Introducción y cuenta la historia…


- Nine Trust-Based Problems With Bitcoin (Project Syndicate - 15/4/13)



Descargar 2.42 Mb.
Página8/13
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño2.42 Mb.
Vistas857
Descargas0
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

- Nine Trust-Based Problems With Bitcoin (Project Syndicate - 15/4/13)


(Por Steven Strauss) Lectura recomendada

Bitcoin seeks to be an electronic cash (currency) system that doesn't rely on trust. Paradoxically, Bitcoin requires a trust-based ecosystem.

As a brief summary: The Bitcoin system was developed as an electronic currency by Satoshi Nakamoto (apparently, a pseudonym). Bitcoins exist only in the online world (they have no physical form). Each Bitcoin is uniquely identified, and is part of a limited edition (only a pre-set number will be issued). And, if properly executed, Bitcoin transactions are anonymous and non-reversible. For a more detailed explanation of Bitcoin's architecture, see Benjamin Wallace (Wired) or The Economist.

Bitcoin is intended to be digital cash/currency, based on cryptography and peer-to-peer networks, rather than trust. As Nakamoto explains:

“The root problem with conventional currency is all the trust that's required to make it work. The central bank must be trusted not to debase the currency, but the history of fiat currencies is full of breaches of that trust. Banks must be trusted to hold our money and transfer it electronically, but they lend it out in waves of credit bubbles with barely a fraction in reserve. We have to trust them with our privacy, trust them not to let identity thieves drain our accounts”.

Nakomoto cites as conventional currency's root problem: “all the trust that's required to make it work”. But Bitcoin requires us to replace trust in legal systems, institutions and procedures, with a system where we must:



  1. Trust the willingness of counterparties to accept Bitcoin as currency for payment - a huge leap of faith. Purchasing Bitcoins means participation in a 100 percent trust-based system, without any legal mechanism to compel their acceptance. Conventional currencies rely not just on trust, but also on the force of law. For example, in America the “Legal Tender Statute” (31 USC Sec. 5103) specifies that: “United States coins and currency ... are legal tender for all debts, public charges, taxes, and dues”. No country issues Bitcoins, and no government legally compels anyone to accept them as payment.

  2. Trust unregulated institutions with your personal bank information just to purchase Bitcoins. As described in Mother Jones:&

  3. “... if you ... have qualms about handing over all of your bank information to an anonymous internet stranger, then you might want to just give up now. The major Bitcoin exchanges don't accept credit cards ...”

  4. Trust a cryptographic, peer-to-peer network computer technology most Bitcoin users don't understand.

  5. Trust that Bitcoin (really, a beta) won't be replaced by a superior digital currency system, rendering original Bitcoins obsolete and worthless.

  6. Trust that the Bitcoin Foundation/other participants won't create additional Bitcoin series, thereby diluting the value of the original Bitcoins.

  7. Trust that governments won't intervene to render Bitcoins worthless (e.g., if Bitcoins facilitate too much drug-dealing or money laundering, the U.S. government could make their possession illegal).

  8. Trust an anonymous creator (Nakamoto) who's mysteriously “moved on to other projects” and disappeared.

  9. Trust that Bitcoin markets will be available to provide prices in real currencies -- as recent events demonstrate, also a leap of faith.

  10. Trust that your Bitcoins are stored in a secure location. Precisely because Bitcoin transactions are anonymous and non-reversible, they're highly vulnerable to theft. If your Bitcoins are stolen, they're pretty much untraceable. For a non-exhaustive list of major Bitcoin theft incidents, click here.

Rather than as currency, perhaps we should evaluate Bitcoin as the first example of Dadaist Digital art. An art work exists as part of some limited edition and has no intrinsic use. If you purchase art (for financial reasons), you must believe/trust that members of the art ecosystem will value/be willing to purchase that work at a future time.

Dadaism was: “an ... international movement ... repudiating and mocking artistic and social conventions and emphasizing the illogical and absurd”.

One of Dadaism's first major works was Duchamp's Fountain (created under the pseudonym R. Mutt). As shown below, Fountain is an off-the-shelf, mass-produced urinal.

The urinal designated as Fountain, however, had considerable value. Replicas, authorized by Duchamp, have sold for over $ 1 million each.

Duchamp made an important artistic statement with Fountain; but on another level, he created an intellectual joke about the nature of art.

Nakamoto, in “Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System” and other writings, makes important observations about cryptography, currency and the nature of trust.

Bitcoin's design is highly significant and will likely influence payment systems for years to come. However, Bitcoin's implementation feels like an elaborate intellectual joke. Under the guise of eliminating the need for trust, Nakamoto demonstrates that trust is an inescapable part of payment systems.

Is Satoshi Nakamoto the Duchamp of our Digital generation? Bitcoin's inventor seems sophisticated enough to understand that, as currency, Bitcoin's long term value might be zero. But analogous to Duchamp's Fountain, Bitcoin might be intellectually priceless - for the issues it highlights (or as the first example of Dadaistic Digital Art).

(Steven Strauss, former Managing Director at the New York City Economic Development Corporation (NYCEDC), is an advanced leadership fellow at Harvard University. He has worked for McKinsey & Company and the World Economic Forum)

¿Puede ser este “artista”, el Bernanke del Bitcoin? (el que quiera creer que crea)

Quién hubiera pensado uno de los mentores de una moneda virtual que desafía a bancos y gobiernos de todo el mundo vive en una casa ocupada”... Bitcoin, ¿moneda del futuro o fracaso rotundo? (BBCMundo - 17/4/13)

Amir Taaki es un desarrollador británico que trabaja con la moneda virtual Bitcoin. Vive y trabaja en un templo budista abandonado, pintado de colores brillantes y de aspecto decadente. Sus compañeros okupas son miembros del movimiento Occupy, y la filosofía de Taaki está muy en sintonía con la de ellos.

“Bitcoin es la pura libertad de expresión financiera”, le dice a Romi Levine, de la BBC. “Realmente cambia la dinámica de cómo funciona el dinero”. Su voz transmite pasión por esta moneda. “Bitcoin es la economía perfecta y correcta”, dice. “La tecnología necesaria para participar es abierta, la entrada y la salida es básicamente muy barata o gratis, no hay barreras para la competencia en la red”.

La moneda existe exclusivamente en internet y es independiente de cualquier gobierno o empresa. Fue creada en 2009 por una persona o grupo de individuos que se hacen llamar Satoshi Nakamoto. Los primeros en adoptarla, incluido Taaki, eran en su mayoría expertos en tecnología que no confiaban en las instituciones bancarias reguladas.

Al igual que otras monedas, se utiliza para comprar bienes y servicios. Las empresas que venden cualquier cosa -ya sea software, pizza o citas en línea- la están adoptando y la aceptan como forma de pago. Pero lo que hace a Bitcoin atractiva para muchos de sus usuarios es su relativo anonimato.

La Ruta de la Seda

La Ruta de la Seda es el Amazon del mercado negro mundial, conocido por la venta de drogas ilegales en línea. Su popularidad se debe a la capacidad del usuario para comprar drogas sin tener que pagar con una cuenta bancaria tradicional. Esto le da un elemento de anonimato a la transacción. El sitio web utiliza un software llamado Tor y la moneda Bitcoin para ocultar la información del cliente y la ubicación de sus servidores.

La Ruta de la Seda, como los principales mercados en línea, permite a los usuarios valorar productos y comentarlos. Además de las drogas, que tiene una amplia gama de productos en oferta, como la ropa, los libros y la pornografía.

“Se pueden crear tantas direcciones de Bitcoin como desee”, dice Taaki. “Así uno preserva su anonimato, ya que, al darle a cada persona una dirección tuya de Bitcoin diferente, nadie sabe qué Bitcoins están conectados a ti”.

Dado que las Bitcoins son difíciles de regular y las transacciones difíciles de rastrear, la moneda es un refugio seguro para el mercado negro, especialmente para el sistema de venta de drogas ilegales y documentos de identidad falsos por internet, llamado Ruta de la Seda.

La Ruta de la Seda acepta Bitcoins como pago. “Es algo muy poderoso”, dice Taaki. El activista afirma que el uso Bitcoin en la Ruta de la Seda ha sido algo bueno por razones de libertad, pero añade que también hay potencial para usos menos controvertidos de la moneda que no son fácilmente compatibles con el sistema bancario actual.

“Se puede hacer servicios de financiación pública con Bitcoin, se puede hacer microfilantropía”, exclama. “Mucha gente piensa que las dificultades financieras deben ser resueltos imponiendo una mayor regulación, pero el problema de la regulación es que impone un monopolio. Se les da más poder a los hombres que puedan cumplir con esas regulaciones”. “Eso cierra la puerta a los idealistas de la parte inferior que realmente queremos cambiar las cosas”.

Los vínculos de la moneda con las actividades ilegales no han impedido que la gente se interese en ella. La demanda cobró impulso hace poco por la desconfianza en las instituciones financieras tradicionales, azuzadas por la crisis bancaria de Chipre. Esto, junto con la actividad de los inversores especulativos, hizo que el valor de una unidad de Bitcoin se duplicara en cuestión de semanas. Desde entonces se ha vuelto más volátil, y su valor cayó a más de la mitad en un solo día. Según los datos de Bitcoin Charts, a mediados de mayo (2013) el valor de una unidad de Bitcoin cayó desde US$ 266 a US$ 50.

Bitcoin tuvo un auge similar en 2011, seguido de una caída estrepitosa. Su naturaleza impredecible ha generado miedo de que la historia se repita, pero Chris Cook, un investigador de Seguridad del University College de Londres, dice que la volatilidad de la moneda es sólo un síntoma de los cambios en la oferta y la demanda. “En este momento está subiendo de valor rápidamente debido a que hay un enorme interés en ella”, dice. “Una vez que la demanda cese, se va a estabilizar. Por otro lado, la gente puede pensar ‘Oh, he hecho un montón de dinero con mis Bitcoins, podría vender parte de ellas’, en cuyo caso el precio podría bajar”.

Pero el sistema Bitcoin no es hermético. Ha habido una serie de robos de Bitcoin por parte de hackers e incluso unos inversores del esquema Ponzi que robaron millones de dólares. Cook dice que eso es sólo el costo de hacer negocios. “Bitcoin es rompedor, está cambiando el juego por completo, y es fundamentalmente defectuoso”, dice. “Si uno consigue un código, un código de Bitcoin, entonces es suyo. El que lo tenía antes, lo pierde. Es como un objeto simple, es como una moneda de verdad”. Cook añade que se trata de un mercado atractivo para la delincuencia virtual. “Cuanta más cara se vuelva, uno verá que todos los criminales en internet del mundo se irán contra las personas que tengan acceso a Bitcoins”.

Esto no ha impedido que los usuarios de Bitcoin crean e inviertan en la moneda. Jeff Berwick es uno de esos empresarios. Ha desarrollado el primer cajero automático que convertirá Bitcoins de una persona en la moneda del país en que se retiren. “Más de 200 personas han dicho que están interesados en comprar de una máquina o más de una en 30 países diferentes”, dice.

Berwick planea poner una de sus primeras máquinas en Chipre, donde la cantidad de dinero que la gente puede sacar de los cajeros automáticos está restringida por las estrictas regulaciones financieras. “Esta es una manera de realizar transacciones fuera del sistema tradicional monetario regulado”, agrega.

Por más optimistas que sean los usuarios de Bitcoin, el futuro de la moneda es confuso e impredecible. Pero Cook dice que cree en la importancia de Bitcoin no reside en la moneda en sí, sino más bien en el concepto de monedas alternativas y su lugar en la economía mundial. “Es una señal de la forma en que las cosas van a ir”, afirma. “Las transacciones de divisas por internet serán muy diferentes al sistema bancario tal como lo conocemos”.

“Invertir nuestro dinero y nuestra fe en una estructura matemática” (Winklevoss dixit)

- La red antisocial de los bitcoins (El País - 19/4/13)

(Por Paul Krugman) Lectura recomendada

Puede que el desbocamiento del bitcoin no haya sido la noticia económica más importante de las últimas semanas, pero fue sin duda la más entretenida. A lo largo de menos de dos semanas el precio de la “moneda digital” se triplicó con creces. Luego cayó más de un 50% en pocas horas. De repente, parecía como si hubiésemos vuelto a la época de las puntocom.

La importancia económica de este vaivén era básicamente nula, pero el furor por el bitcoin fue una útil lección sobre la forma en que la gente malinterpreta el dinero, y más concretamente, cómo les engaña el deseo de separar el valor del dinero de la sociedad a la que sirve.

¿Qué es el bitcoin? A veces se describe como una forma de realizar transacciones en Internet, pero eso en sí mismo no sería nada nuevo en un mundo de tarjetas de crédito en Internet y de transacciones de PayPal. De hecho, el Departamento de Comercio calcula que en 2010 cerca del 16% del total de las ventas en EEUU ya se hacían a través del comercio electrónico.



Entonces, ¿por qué el bitcoin es diferente? Al contrario que las transacciones con tarjetas de crédito, que dejan un rastro digital, las transacciones con bitcoins están diseñadas para ser anónimas y no rastreables. Cuando transfieres bitcoins a alguien, es como si entregases una bolsa de papel con billetes de 100 dólares en un callejón oscuro. Y como cabía esperar, el principal uso que se da al bitcoin hasta el momento, aparte de como blanco de la especulación, es para realizar las versiones electrónicas de esos intercambios en los callejones oscuros, ya que los bitcoins se cambian por estupefacientes y otros artículos ilegales.

Pero los abanderados de los bitcoins insisten en que sirve para mucho más que para abonar el terreno a las transacciones ilegales. Los mayores inversores declarados en bitcoins son los hermanos Winklevoss, los adinerados gemelos que interpusieron una demanda que ganaron por una participación en Facebook y se hicieron famosos por la película La red social, y que realizan afirmaciones sobre el producto digital parecidas a las que hacen los que invierten en oro sobre su producto favorito. “Hemos decidido”, declaraba recientemente Tyler Winklevoss, “invertir nuestro dinero y nuestra fe en una estructura matemática donde no hay política y errores humanos”.



El parecido con la retórica de los obsesos del oro no es una coincidencia, ya que los entusiastas del oro y del bitcoin tienden a compartir una visión política libertaria y la creencia de que los Gobiernos están abusando enormemente de su potestad para imprimir dinero. Al mismo tiempo, resulta muy curioso, ya que, en cierto sentido, los bitcoins son la principal moneda por decreto, cuyo valor se extrae de la nada. El valor del oro se extrae en parte porque tiene usos no monetarios, como el empaste de dientes y la fabricación de joyería; los papeles moneda tienen valor porque están respaldados por el poder del Estado, que los define como de curso legal y los acepta para pagar los impuestos. Sin embargo, los bitcoins extraen su valor, si es que tienen alguno, simplemente de la profecía que se cumple y de la creencia de que otras personas los aceptarán como pago.

No obstante, dejemos a un lado está rareza, junto con el peculiar proceso de “minería” -que es en realidad un complejo proceso de cálculo- usado para aumentar las existencias de bitcoins. En lugar de eso, centrémonos en las dos enormes confusiones -una práctica y otra filosófica- que subyacen tras la obsesión tanto por el oro como por los bitcoins.



La confusión práctica -que es importante- es la idea de que vivimos en una época de impresión de dinero extremadamente irresponsable, con una inflación galopante a la vuelta de la esquina. Es cierto que la Reserva Federal y otros bancos centrales han aumentado mucho sus balances generales, pero lo han hecho claramente como medida temporal frente a la crisis económica. Ya lo sé, no hay que confiar en los dirigentes del Gobierno y todo eso, pero lo cierto es que las promesas de Ben Bernanke de que sus actos no provocarían inflación se han visto confirmadas año tras año, mientras que las advertencias alarmantes de los obsesos del oro respecto a la inflación no acaban de hacerse realidad.

La confusión filosófica, sin embargo, me parece todavía más importante. Parece que tanto los obsesos del oro como los obsesos de los bitcoins anhelan un patrón monetario puro, al que no le afecte la debilidad humana. Pero es un sueño imposible. El dinero es, como declaró una vez Paul Samuelson, un “invento de la sociedad”, no algo que esté fuera de ella. Incluso cuando la gente dependía de las monedas de oro y de plata, lo que hacía que esas monedas fuesen útiles no eran los metales preciosos que contenían, sino la expectativa de que otras personas las aceptaran como pago.

La verdad es que uno esperaría que precisamente los Winklevoss comprendieran esto mejor que nadie, porque en cierta manera el dinero es una red social, que es útil solo en caso de que otras personas lo usen. Pero supongo que a algunas personas sencillamente les molesta la idea de que el dinero sea algo humano, y quieren las ventajas de la red monetaria sin la parte social. Lo siento, pero no puede ser.

Entonces, ¿necesitamos una nueva forma de dinero? Supongo que podrían apoyar ese argumento si el dinero que tenemos realmente no estuviese funcionando bien. Pero no es así. Tenemos enormes problemas económicos, pero los billetes de papel están funcionando bien, y deberíamos dejarlos en paz.

(© 2013 New York Times News Service)



Oda al algoritmo criptográfico (donde van los que tienen perdida la Fed)

- Bitcoin: escrache al sistema monetario (El País - 22/4/13)

El bitcoin está descentralizado como el oro, su cotización no está manipulada por el mercado de futuros, y además tiene propiedades superiores de almacenaje, seguridad y transporte

(Por Ricardo Pérez Marco) Lectura recomendada



El concepto revolucionario de bitcoin, la nueva criptomoneda digital, levanta pasiones, y causa estupor y desorientación entre los expertos económicos. La irrupción del bitcoin en Economía es muy parecida a la aparición de la Mecánica Relativista en Física Teórica a principios del siglo XX. La reacción de rechazo del estamento académico es característica de la introducción de nuevos conceptos que elevan un peldaño más el nivel de abstracción de la disciplina y que trastocan sus pilares.

Las recientes manifestaciones sobre bitcoin muestran una incomprensión profunda sobre el concepto de dinero. La noción de dinero es un concepto abstracto. La base del valor de la buena moneda es la confianza consensuada por los usuarios en que se puede aceptar como pago para ser utilizada posteriormente. Ese valor aceptado por el grupo de usuarios puede emanar de propiedades físicas (como las del oro) o imposiciones legales o confianza en el emisor o custodia (como la de la moneda fiat o los apuntes bancarios).Es erróneo pensar que el valor del dinero emane de sus posibles usos prácticos. Paradójicamente, la mejor moneda es la que menos usos no monetarios tiene, porque una buena propiedad del dinero es también la de ser depósito de valor independiente de cualquier actividad económica. Esto último explica por qué la plata y el platino son peor moneda que el oro debido a sus usos industriales que vinculan su valor a las actividades industriales que las usan. Así pues, coincidimos con Krugman cuando escribe que el dinero es una “red social”, pero yerra cuando afirma que el valor del oro como dinero emana de sus usos no monetarios (“como el empaste de dientes” sic!).

El consenso sobre el valor del dinero necesita algunas propiedades básicas; la infalsificabilidad, la divisibilidad, la transportabilidad, y la facilidad para almacenar y realizar pagos. Estas propiedades las tienen en mayor o menor medida tanto el oro, el dinero fiat que utilizamos, y el bitcoin. En particular la encriptación matemática garantiza la infalsificabilidad del bitcoin.

Algo que el público mayoritariamente desconoce, es que no es necesario que una moneda tenga ningún tipo de respaldo físico: Desde la desaparición del patrón oro, los billetes que utilizamos no tienen ningún tipo de respaldo físico. Su valor se sustenta en la confianza en las instituciones y en su imposición legal. El valor del dinero depositado en nuestras cuentas bancarias, y codificado en forma de bits en los discos duros de los bancos, se sustenta en la confianza en el sistema bancario.

Esta garantía de uso cómo dinero por parte de un emisor central o un gobierno, puede ser una ventaja o una desventaja según el contexto. La confianza en el dinero, qué recordemos es lo que le da valor, emana de la misma en las instituciones. Se entiende que cuando está en crisis, los ahorradores se decantan por una moneda que no esté controlada por instituciones. Así pues, la falta de confianza en el sistema bancario y el temor a un corralito conduce a los ahorradores a retirar el dinero en efectivo de sus cuentas.



El temor a la deuda acumulada y la inflación por la emisión descontrolada de dinero por parte de los bancos centrales, conduce a los más precavidos a cambiar sus euros o dólares por otro tipo de dinero cómo el oro. No son “obsesos” del oro, son ahorradores e inversores racionales que anticipan y huyen del “riesgo bancario” y del “riesgo país”.

La “descentralización” de una moneda es una propiedad altamente deseable en tiempos de crisis económica e institucional. La principal propiedad del bitcoin es que nadie la controla ni la puede controlar, debido a su diseño de pagos peer-to-peer (P2P) semianónima y la red consensuada de validación de las transacciones.



Esta descentralización es lo realmente rompedor del concepto y que le da la mayor parte de su valor. El bitcoin está descentralizado como el oro, su cotización no está manipulada por el mercado de futuros, y además tiene propiedades superiores de almacenaje, seguridad y transporte.

Por otro lado, los detractores del bitcoin inciden sobre la volatilidad de su cotización de su cambio por el dólar que la hace de poca utilidad monetaria. No hay que confundir valor y precio, y la cotización de su tasa de cambio no le añade ni le resta valor al concepto. Actualmente los usuarios compran bitcoins para atesorarlos. Existen actualmente sólo 11 millones de bitcoins, de los cuales sólo una pequeña parte está en circulación. Ello hace que sea un mercado muy ilíquido con vaivenes característicos.

Ideológicamente el bitcoin es el “escrache” monetario al sistema gubernamental y bancario. Los políticos con sus legislaciones pro bancarias y los bancos centrales con su falta de regulación han permitido que la banca arruinase a los ciudadanos mediante la emisión de crédito incontrolado. Llevan años empobreciendo a los ahorradores con una inflación mucho mayor que la reconocida oficialmente. El control del euro y el dólar les dan ese poder. Pero son cada vez más los ciudadanos que desean recuperar la libertad de utilizar una moneda libre, fuera del control de instituciones decadentes y corruptas que en los últimas décadas han contribuido al empobrecimiento de países y de su clase media. ¿Cómo nos van a parar? (Ricardo Pérez Marco, Director de investigaciones CNRS - París, Francia)

A los Santos Inocentes que se lancen a las procelosas aguas del bitcoin: caution, sharks

- “Dark pools”: el mercado paralelo de las manos fuertes (El Confidencial - 6/5/13)

Existe un mercado que es ajeno a la regulación tradicional y no está auditado por organismos como la SEC, allí los movimientos son anónimos y la información que trasciende al exterior es limitada y seleccionada. Un mercado donde nadie sabe muy bien qué ocurre pero que a pesar de ello crece sin parar, pasando de un 3% del volumen de la bolsa estadounidense en 2007 al 15% en la actualidad. Este es un mercado paralelo al tradicional, y en él se reúnen las manos más fuertes del mundo para operar sin miradas ajenas. ¿Creían que la bolsa era compleja? Esperen a conocer las “Dark Pools”, el mundo “matrix” que está por detrás de la bolsa que vemos todos los días”… “Dark pools”: el mercado paralelo de las manos fuertes (El Confidencial - 6/5/13)

La presente crisis ha hecho que los cimientos de las finanzas modernas se tambaleen, no solo por las dudas sobre la propia salud de la economía real y financiera, sino porque los frentes abiertos por los reguladores a lo largo del mundo son cuantiosos y disruptivos. Basilea será un gran cambio en el mundo bancario, las “clearing houses” en los derivados… todo está cambiando y todo está en entredicho, incluso algo muy poco conocido pero tan importante como las “Dark Pools”. No es para menos, en enero de 2013 se dice que su volumen superó al del NYSE.

Una “piscina” o “pool” es en la jerga inglesa un lugar donde se intercambian activos financieros, las hay “iluminadas” o tradicionales como el NYSE o el Nasdaq, y las hay oscuras a las que se les conoce como “Dark Pools”. La principal diferencia entre una “piscina iluminada” y una “oscura “es la trasparencia, si en la primera puede operar todo el mundo y todo el mundo puede comprar la misma información, en las segundas operan inversores institucionales de forma anónima que buscan entrar y salir de los valores sin causar impacto en los precios y sin que se conozcan sus posiciones.

Detrás de estos mercados están nombres como Credit Suisse, Citigroup, Morgan Stanley y toda la banca de inversión, así como diversas “manos fuertes” como son fondos, “hedge funds” y similares. Nombres a tener en cuenta dentro de las “Dark Pools” serían CrossFinder, LeveL ATS, Citi Match, MS Pool o Chi. En resumidas cuentas, los peces más grandes del mar se montan su propio charco para jugar ellos solos y con sus propias reglas, resultando un proyecto tan exitoso que de charco ha pasado a mar y quizá muy pronto a océano. Problem?

Pues sí, existen algunos “problemillas”. Órdenes sin sentido provenientes de “Dark Pools” sobre las que nadie sabe nada porque, claro, son anónimas. “Flash Orders” que podrían otorgar información a unos pocos elegidos. “Dark Pools” que venden información al mejor postor mientras ofertan a sus clientes supuestamente opacidad. “Dark Pools” donde sus creadores explotan la información en su propio beneficio… La FINRA, el auto-regulador privado financiero estadounidense, se ha visto obligado a iniciar una investigación sobre este fenómeno, se intuye un fallo estructural en la operativa y regulación futura.

High Frequency Trading (HFT)

Todo parece claro, estos instrumentos sirven para traficar con información, para favorecer la opacidad del mercado, para discriminar entre unos inversores y otros, para impedir la trazabilidad cuando algo va mal… ¡Pongámosle freno! Es cierto que a los gestores de las bolsas tradicionales les encanta esta versión y en algunos argumentos no les falta razón, pero desde luego no es la historia al completo. El mercado paralelo va mucho más allá y oculta una gran batalla interna entre las manos fuertes.

Nadie operaría en mercados no regulados, exponiendo información sensible con pocas garantías de seguridad, si no existiese una poderosa razón para ello. La gran ventaja de las “Dark Pools” es que permiten escapar a los inversores institucionales del “high frequency trading “o HFT. ¿Creían que lo que buscaban las “manos fuertes” era sacar más “tajada” del pequeño inversor u ocultar posiciones ante la competencia? Pues no, el principal problema es que el HFT está diseñado para cazar “ballenas” o “manos fuertes”, cuando una decide invertir el HFT se adelanta comprando dicha acción barata y vendiéndola posteriormente más cara. El HFT da liquidez, sí, pero también se apropian de una rentabilidad que correspondería a otros.

Si las “Dark Pools” han pasado del 3% al 15% del mercado en unos 5 años es simplemente porque el HFT ha “hackeado” el mercado convirtiéndose en dueño y señor del mismo, contando actualmente con un 50% del volumen. Los inversores institucionales, los fondos de inversión o los hedge funds no quieren “ser cazados”, ni quieren pagar más de la cuenta, ni tampoco quieren operar en un mercado donde los “flash crash” por los “cuelgues” de las máquinas del HFT son cada día más habituales.

Las bolsas tradicionales argumentan que a mayor volumen en las “Dark Pools” menor volumen en sus sistemas, y por tanto mayor incentivo para dar facilidades al HFT y sus supuestos beneficios en la liquidez. Lo que no se dice es que desde un principio han dado facilidades a estos sistemas para operar, y no es para menos, generan importantes comisiones y el negocio tradicional es limitado. No obstante, aunque tácitamente hayan hecho una apuesta por los nuevos sistemas de trading frente a los inversores tradicionales, no les corresponde a ellos realizar juicios de valor sino a las autoridades, y éstas están probando un nuevo sistema llamado MIDAS para analizar con detalle el HFT pero no se han pronunciado al respecto.

Mientras tanto la situación sigue complicándose. Credit Suisse anunció recientemente que su plataforma CrossFinder, la referencia de las “Dark Pools” con un 14% de cuota, dejará de hacer pública cualquier tipo de información. Si antes eran oscuras, ahora estas “piscinas” pasan a ser totalmente negras, supuestamente para evitar que el HFT se infiltre en ellas y continúe su particular “caza de ballenas”. Y este, señores, es el mundo real, un mundo que se parece poco al que el pequeño inversor tiene acceso y puede ver, un “matrix” donde se libra auténtica batalla sin reglas, con final incierto, y cuya consigna es:“si vis pacem, para bellum”.

Juguemos en el bosque mientras el… “regulador” no está (¿se acabó la fiesta?)

- Los reguladores de Estados Unidos planean supervisar el Bitcoin (El Economista - 6/5/13)

Desde hace unos años, el Bitcoin está llamando la atención de los reguladores estadounidenses, sobre todo después de los constantes altibajos que ha experimentado su cotización. Por ello, Estados Unidos está considerando la posibilidad de que la llamada divisa virtual caiga bajo su supervisión”... Los reguladores de Estados Unidos planean supervisar el Bitcoin (El Economista - 6/5/13)

El Bitcoin es algo que “sin duda tenemos que explorar”, ha confirmado al Financial Times Bart Chilton, miembro de la Comisión de Negociación de Futuros de Materias Primas (CFTC, por sus siglas en inglés). Asimismo, una persona familiarizada con la CFTC ha asegurado que los reguladores están considerando “seriamente” supervisar la moneda.

“No estamos hablando en este momento de un monopolio, sino de que podría darse el hecho de que los inversores puedan llegar a tener un riesgo real con estos instrumentos, por ello, tenemos que garantizar la seguridad de los mercados y de los consumidores” ha afirmado Chilton al Financial Times.

La supervisión de la moneda virtual podría suponer un duro golpe para sus defensores, que durante todo este tiempo han elogiado su independencia de las autoridades reguladoras.

Ya en el mes de marzo, el Tesoro de Estados Unidos señaló que todas las empresas que se dedicaran al intercambio y transferencias de la moneda virtual deberían proporcionar toda la información al Gobierno y estarían regidas por unas normas concretas para prevenir el blanqueo de dinero.

Desde este anuncio, al menos tres empresas americanas han informado de que sus 'cuentas de negocio' han sido cerradas. Como es el caso de Bitfloor, que anunció el cese de sus operaciones y aún no ha devuelto los fondos a sus clientes.

En este sentido, Ver Roger, fundador de Bitcoinstore.com, ha explicado que ya hay muchos empresarios que se han trasladado a Panamá para experimentar con el Bitcoin fuera de la supervisión de Estados Unidos.

“Si los reguladores estadounidenses hacen que sea complicado para las empresas del Bitcoin operar en EEUU, probablemente sea aún más difícil utilizar el Bitcoin como moneda en su territorio. Aunque el Bitcoin es una divisa mundial”, ha puntualizado Roger.



El “oráculo” de Omaha opina sobre el bitcoin: “ni un puto duro” (o sea)

El bitcoin, la moneda virtual más importante, ya forma parte de la agenda en los principales foros del capitalismo. En unos días tanto la Comisión norteamericana del Mercado de Futuros como el fondo de inversiones de Warren Buffett, Berkshire Hathaway, han hablado del bitcoin, que no es poco”... Las autoridades monetarias de EEUU estudian regular el bitcoin (El País - 8/5/13)

Warren Buffett (82 años de edad) y el presidente de su fondo de inversiones, Charlie Munger, respondieron a las preguntas de sus inversores, accionistas y curiosos durante largas horas. Una de las preguntas versó sobre la moneda virtual. ¿Había invertido Berkshire Hathaway en bitcoins? La pregunta sobre la moneda virtual, dirigida a dos ancianos que ni siquiera tienen ordenador, parecía una provocación más que un interés por los rendimientos del fondo. Buffett respondió que no pensaba poner en bitcoins ni un dólar de los 48.000 millones que tiene.

Munger, de 89 años de edad, estuvo más fino incluso, al decir que estaba convencido de que no iba a ser una moneda de referencia mundial. Luego en una entrevista a la cadena Fox señaló que el bitcoin es como un “matarratas”, un elogio sin duda, pues la misma expresión la había empleado en ocasiones anteriores para referirse a Grecia o al euro.

Casi al mismo tiempo, por primera vez, un miembro de la Comisión del Mercado de Futuros, la Commodity Futures Trading Commission (CFTC), el comisario Bart Chilton habló en la CNBC sobre el bitcoin. La moneda virtual fue objeto de debate, preocupado, según dijo, por que caiga como “un castillo de naipes”.

Chilton, tras señalar que la moneda virtual no supone ningún riesgo para el sistema financiero, explicó que el organismo ha debatido si el bitcoin pueda ser sometido a algún tipo de regulación por parte de la CFTC, aunque a continuación reconoció que no saben cómo.

Mientras, el cambio del bitcoin -tras la montaña rusa que sufrió a mediados de abril- se ha estabilizado en torno a los 100 dólares y continúa aumentando el número de transacciones diarias que se realizan con esta moneda, según las estadísticas de Blockchain.

Comienzan los “eufemismos” de la FED: “¿cuál es el problema que Bitcoin soluciona?”

- Bitcoin vs. la Fed, el BCE y el Banco de Japón (The Wall Street Journal - 12/5/13)

Su científico jefe habla del atractivo y los riesgos de la moneda virtual en un mundo dominado por las divisas de los gobiernos.

(Por James Freeman) Lectura recomendada



¿Puede una moneda virtual creada por un hacker anónimo de Internet llegar a reemplazar al dólar estadounidense?

Lo que parece una pregunta ridícula se ha vuelto más interesante conforme el intercambio de la divisa digital llamada Bitcoin se ha disparado 300% en los últimos 12 meses para alcanzar unas 60.000 transacciones al día.

Gavin Andresen, el principal desarrollador de software del proyecto Bitcoin, está ansioso por encontrar una respuesta. “Espero saber”, dice, si es posible tener “una moneda global no gubernamental”. “¿Podemos pasar de donde estamos a una visión de miles de millones de personas en todo el mundo usando Bitcoins al igual que se usa cualquier otra moneda? Es el gran experimento”.



Miles de en su mayoría pequeños comerciantes en línea están aceptando pagos en Bitcoins, aunque la moneda virtual no tiene ningún valor intrínseco y no está ligada a nada que lo tenga. No obstante, la divisa que debutó en 2009 con un valor de cero y fue transada por primera vez en 2010 a un precio de tres décimos de un centavo recientemente se cotizó en US$ 97.

Para Andresen, un egresado de la Universidad de Princeton de 46 años que se dedicaba a redactar estándares técnicos para gráficos 3-D en Internet, Bitcoin ya ha comenzado a reemplazar al dólar. La Fundación Bitcoin, de la cual es el científico jefe, comenzó a pagarle en la moneda virtual en noviembre. Hasta ahora ha persuadido a su peluquero a aceptarla, pero sólo de Andresen. Un corte de pelo cuesta medio Bitcoin.

El servicio de impuestos internos de EEUU, IRS, no acepta Bitcoins, pero eso no significa que su salario esté exento de impuestos. “Recibo mi sueldo en Bitcoins al comienzo de cada mes. Los impuestos se calculan en base al equivalente en dólares”, explica Andresen. Por suerte, su esposa, Michele Cooke-Andresen, es profesora de geología en la Universidad de Massachusetts, en Amherst, y su hogar dispone de ingresos denominados en dólares.



El trabajo de Andresen es ayudar a refinar el software que permite que los Bitcoins sean intercambiados y almacenados. La tarea le parece “divertida y aterradora”.

La parte divertida es desarrollar la habilidad de hacer negocios con cualquiera en cualquier parte del mundo vía una computadora o un teléfono inteligente.

Para demostrar la conveniencia de intercambiar el dinero digital, me enseña en unos pocos momentos cómo crear una billetera digital con un servicio llamado BlockChain y después me envía 0,01 Bitcoin, que valen unos US$ 0,70 en el momento de transmitirlos a mi teléfono.



Hay muchas formas de hacer transacciones digitales con una moneda tradicional, pero Andresen describe el “enorme lío” que se formó cuando intentó alquilar una casa en Francia y quedó sumergido en cobros y retrasos para enviar el dinero. Con Bitcoin, señala, “ahora todo el mundo es tu mercado”.

La parte aterradora es que casi todos los servicios actuales de Bitcoin usan el mismo software, de modo que “cualquier cambio en el código central tiene un impacto potencialmente desastroso. Si todo el mundo lanza una nueva versión y tiene un problema, toda la red de pagos de Bitcoin podría detenerse por completo”, advierte.



Las fallas técnicas, ataques de hackers, la especulación y el fraude han provocado violentas oscilaciones en el precio de Bitcoin en dólares. Mt. Gox, un mercado de Tokio que gestiona casi 80% de las operaciones de Bitcoin, recientemente suspendió brevemente las transacciones después de un ataque. La decisión “reventó la burbuja”, cuenta Andresen, y la cotización se derrumbó de US$ 266 a US$ 69.

Aunque las negociaciones han sido interrumpidas y Bitcoins han sido robados y perdidos, Andresen aclara que la moneda sólo ha sido falsificada un vez, y el problema fue identificado y resuelto. Podría volver a ocurrir, reconoce, aunque estima que es muy improbable.

“¿Se puede sujetar una moneda cuando está haciendo estas fluctuaciones disparatadas de precio a medida que los inversionistas se empiezan a interesar y luego pierden interés? Es una pregunta abierta”, afirma Andresen. “No sé si tenemos algunas monedas recién nacidas a las que podamos apuntar y decir: ‘Este es el modelo que se debería seguir’ o ‘Este es el modelo que funcionó’”, subraya.



Bitcoin posee ciertos atributos que están atrayendo a un grupo creciente de seguidores más allá de los aficionados a la tecnología. La moneda virtual ofrece privacidad y, lo que tal vez reviste mayor importancia, es una manera fácil de hacer negocios a través de las fronteras.

La moneda no puede ser fácilmente confiscada por un gobierno, lo que aumenta su atractivo para los delincuentes, incluyendo los narcotraficantes. Esta es una de las razones por las que no es fácil comprar Bitcoins. Una serie de empresas nuevas formadas en Silicon Valley para vender Bitcoins a clientes que usaban tarjetas de créditos colapsaron después de que resultaron ser robadas y los Bitcoins encriptados fueron enviados al éter y jamás serán recuperados.



Ahora, los interesados en comprar Bitcoins deben normalmente pagar cuotas para transferir el dinero, aunque se están creando empresas que buscan formas más baratas y fáciles de cambiar dólares por Bitcoins.

Una ventaja es que los pequeños comerciantes en Internet acogerían de buena gana un estándar global de pagos. Por este motivo, Bitcoin o una tecnología similar podría amenazar el poder no sólo de los bancos centrales, sino de los bancos en general. A diferencia de lo que ocurre con los servicios de pago en línea que proporcionan formas más fáciles de hacer transacciones con tarjetas de crédito, Bitcoin funciona mejor cuando elude por completo el sistema financiero tradicional.



Pero quizás el aspecto más fascinante de Bitcoin -en un momento en que los bancos centrales del mundo están imprimiendo muchísimo dinero- es la promesa de que su número no superará los 21 millones.

El software está programado para emitir esa cantidad en el transcurso de décadas, en base a un cronograma preestablecido y transparente. Los Bitcoins son creados y otorgados como premio cuando la gente usa computadoras poderosas para resolver problemas matemáticos, que se vuelven más difíciles con el tiempo a medida que más personas compiten para solucionarlos. En este momento, hay más de 11 millones de Bitcoins en circulación.

Los políticos están completamente al margen del círculo monetario de Bitcoin. Esta es una diferencia con las monedas cuyo valor no está atado a un activo y que son emitidas por el gobierno. El presidente del Banco de la Reserva Federal de Dallas, Richard Fisher, llama al dólar estadounidense “una moneda basada en la fe”. En otras palabras, su valor depende de la creencia que el gobierno estadounidense no imprimirá tantos dólares que destruyan su valor. Al igual que Bitcoin, los dólares, euros, yenes y pesos del mundo no portan ninguna garantía que pueden ser canjeados por oro o alguna otra materia prima a un precio fijo.

Por otro lado, Bitcoin, a diferencia del resto, no es una moneda de curso legal para pagar deudas. Por ende, no queda muy claro por qué el mundo realmente necesita este gran experimento con una moneda virtual.

El comercio electrónico se sigue expandiendo usando las redes de pagos existentes que dependen de los bancos tradicionales y monedas emitidas por los gobiernos. Y a pesar del esfuerzo extraordinario de la Fed desde la crisis financiera para inyectar dinero en la economía, la mayoría de los observadores detectan pocos signos de inflación. ¿Cuál es el problema que Bitcoin soluciona?

Andresen abre su billetera y me hace un regalo: un billete de 10 billones de dólares emitido por Zimbabue. Compró varios fajos de ellos en Internet a un hombre en Polonia por un Bitcoin. Andresen aclara que no lo está comparando con las personas “responsables” que dirigen la Fed. “Pero hay lugares en el mundo donde el gobierno no ha sido tan responsable, como Zimbabue. Y de hecho antes de que llegaran a esos billetes creo que eliminaron nueve ceros a su antigua moneda”.

Añade que no le “sorprendería para nada si Bitcoin realmente despegara primero en alguna otra parte del mundo”. Está pensando en lugares en que pocas personas tienen cuentas bancarias o tarjetas de crédito “y la moneda es igual de volátil que Bitcoin”, añade con una sonrisa.

El alza de Bitcoin durante el reciente pánico en Chipre capturó la atención de los medios. Pero Andresen apunta que tales aumentos probablemente no provinieron de chipriotas que buscaban una mejor moneda, sino de negociantes que percibieron una oportunidad y quizás algunos españoles, italianos y rusos que cuestionan el valor de sus activos.

La realidad es que, a diferencia de Ben Bernanke y la Fed, Andresen no está a cargo de Bitcoin. Nadie lo está, a menos que cuente a Satoshi Nakamoto, el nombre utilizado para el creador de esta nueva forma de dinero. No se sabe si tal persona existe. Pero el software que esta figura misteriosa creó es lo que convierte a Bitcoin en un interesante posible medio de intercambio.

La “argentinización” del bitcoin: llegó el “corralito” (no son más imbéciles porque no entrenan -avariciosos y gilipollas-… y después se quejan)

Los corralitos también existen para las divisas virtuales. La principal plataforma de intercambio de bitcoins, Mt. Gox, anunció el jueves la suspensión de todas las retiradas en efectivo en dólares durante las próximas dos semanas”... El corralito llega a bitcoin: su mayor plataforma de intercambio congela la retirada en dólares (Cinco Días - 22/6/13)

El anuncio llega después de que Mt. Gox sufriera a mediados de junio (2013) un incremento de los volúmenes de depósitos y retirada de efectivo, lo que ha provocado que la mayor plataforma de intercambio de bitcoins, según declara ella misma, tuviera dificultades en procesar las transacciones y se han producido retrasos, por lo que está trabajando en la implantación de un nuevo sistema informático.

La suspensión temporal de la retirada de los depósitos solo se ha producido en dólares, si bien es esta la moneda más utilizada para su cotización en las plataformas de intercambio. Mt. Gox ha pedido a los usuarios confianza en que tanto sus depósitos en bitcoins como las transferencias que realicen en este periodo están seguros.

Mt. Gox y la expansión del bitcoin están bajo la lupa de las autoridades de Estados Unidos, al igual que el resto de divisas virtuales, ante el temor de que estén siendo utilizadas para el blanqueo de capitales, algo que ya destacó un informe del FBI hace unos meses. El pasado mayo, el fundador de la plataforma de pagos electrónicos Liberty Reserve, Arthur Budovky, fue detenido en el aeropuerto de Madrid-Barajas acusado de lavado de dinero. En una operación coordinada entre cinco países, se acusó a Budovky de blanquear más de 6.000 millones de dólares mediante más de 55 millones de transacciones ilegales en todo el mundo.

La no regulación del bitcoin, es una divisa descentralizada, supone una inquietud para los grandes bancos centrales. No está regulada y nadie, ni Fed ni BCE actuar sobre ella pero sí que las autoridades nacionales pueden supervisar el papel de las plataformas de intercambio y las cuentas bancarias con las que operan.

La volatilidad es una constante en la cotización del bitcoin. La divisa arrancó 2013 con un valor de 13,5 dólares, llegó en abril hasta los 230, para después descender hasta los 110 dólares en los que cotiza en la actualidad, según la plataforma bitcoincharts.com. La decisión de Mt. Gox no ha provocado grandes cambios en su cotización, que el 22/6/13 ha fluctuado entre los 115 y los 17 dólares (ahí, es nada).

Y llegan las “rebajas” (cuando nos las prometíamos tan felices…)

- En bitcoin no confiamos (Expansión - WSJ Europe - 2/7/13)


(Por Liam Denning) Lectura recomendada
El nombre Winklevoss Bitcoin Trust (WBT) intenta combinar celebridad y una criptomoneda con el concepto de la fiabilidad.
Si los folletos preliminares de la oferta de WTE se hubieran presentado exactamente con tres meses de antelación al 1 de julio, es posible que se hubiese tomado por una broma. Pero, en realidad, puede representar el súmmum del fondo cotizado en bolsa (ETF), y no en un buen sentido.
Un paralelismo son los ETF con respaldo en oro. Al igual que este metal, bitcoin es una vía alternativa para almacenar divisas y capital con limitaciones reales de suministro. Ambos activos están fuera del sistema preponderante de papel moneda y no pueden ser manipulados por los gobiernos.
Aunque el valor actual del oro es debatible, tiene varios puntos a su favor frente a bitcoin. Para empezar, es tangible. Aunque podría haber problemas para cambiarlo por comida enlatada y cigarrillos cuando los derrochadores banqueros centrales empujen finalmente a la sociedad al precipicio, al menos quedaría bien sobre la repisa de la chimenea.
Por encima de todo, los milenios de historia en los que el oro ha sido usado para cerrar transacciones respaldan la percepción generalizada de que tiene valor. El oro puede funcionar así como divisa de una forma razonablemente similar al dólar, cuyo valor radica en la creencia en los derechos de propiedad existentes en EEUU, y en su poder militar y económico.
Los ETF de oro, por lo tanto, ofrecen una forma relativamente fácil de protegerse frente a cosas como la inflación. Pero también permiten una vía relativamente sencilla de especular con la evolución de los precios de un activo que, históricamente, se compra y se mantiene durante largos periodos. Ese cariz de dinero especulativo ha quedado patente a medida que las salidas de efectivo de ETF aceleraban la reciente venta de oro.
De hecho, mientras que la ofensiva para hacer que virtualmente todo, desde la deuda de alta rentabilidad al cobre, sea negociable a través de ETF ha dado poder a los inversores, también los ha expuesto a costes más altos y a mercados potencialmente poco líquidos. Todo esto nos devuelve al WBT, que ofrece exposición a una divisa virtual respaldada por avanzado software, protocolos de seguridad y una red de entusiastas. Incluso el creador de bitcoin no es más que una persona o grupo bajo el alias de Satoshi Nakamoto.
Las monedas virtuales no deberían desecharse de inmediato. Su uso podría crecer en un mundo en el que cada vez hay más transacciones electrónicas y globales. Pero son un fenómeno muy reciente. Y teniendo en cuenta las incógnitas regulatorias, tecnológicas e incluso filosóficas que giran en torno a ellas (por no hablar de las fluctuaciones del tipo de cambio de bitcoin) son, por decir algo, una inversión “frontera”.
En un sentido estrictamente funcional, crear un ETF para algo como bitcoin, a lo que no es fácil ganar exposición, parece natural. Pero para los pequeños compradores, entrar en un ETF de bitcoin se acerca más en la actualidad a una apuesta que a una inversión o cobertura. En algún lugar de esta ofensiva por lanzar ETF de todo, estamos perdiendo la perspectiva sobre el verdadero propósito al que sirven estos fondos.
Aunque hay algunos “Hamelin”, que siguen tocando la flauta (¡atentos, “webonomics”!)

- La amenaza para el oro es una desconocida (El Economista - 22/7/13)

(Por Mathew Lynn)

¿Cuál es la mayor amenaza a largo plazo para el precio del oro? Se podría argumentar que es la subida de los tipos de interés, que aumentarán el coste de la tenencia de cualquier activo que no obtenga tanto rendimiento. O la deflación (si los precios empiezan a bajar, el papel moneda parecerá mucho más valioso). O se podría defender que es el dólar renaciente.

A medida que la moneda americana se consolida (y parece probable dado su rendimiento relativo frente al resto del mundo), el oro valdrá menos como alternativa. A corto plazo, estos factores tendrán sus consecuencias e incluso podrían explicar la tremenda caída del precio del oro en los tres últimos meses pero a medio y largo plazo (y el oro no es otra cosa que una inversión a largo plazo) la amenaza principal es el ascenso de las monedas digitales alternativas, como el bitcoin.

Como rival del papel moneda, el oro ha tenido el mercado para él solo. Ahora tendrá competencia y eso sabemos que siempre baja el precio de cualquier producto. El oro lleva montado en una montaña rusa tres años, incluso según su propio estándar volátil. Allá en 2011, llegó a casi los 2.000 dólares la onza cuando parecía que la moneda única europea corría peligro de colapso inminente. Desde entonces, ha vuelto a caer hasta los 1.200 o 1.300 dólares. En los últimos meses, ha sufrido caídas dramáticas de un día para otro, suficientes como para incluir al metal en territorio bajista.

Dinero virtual

Todo ha sido resultado de factores a corto plazo. La crisis del euro se suaviza. Los bancos centrales parecen dispuestos a cortar el suministro de papel moneda. El dólar se hace más fuerte y la inflación da pocos signos de emerger en ninguna parte. Cuando los inversores se dan cuenta de que la economía global regresa a la normalidad, quieren tener menos oro y eso es lo que ha bajado su precio.

No tendría la mayor importancia (los precios siempre suben y bajan) si en un segundo plano las monedas virtuales no estuviesen subiendo sin parar. Es cierto que al bitcoin le queda mucho camino para establecerse como una moneda seria. El “dinero digital” está aún en mantillas; es un activo salvaje y desregulado, con casi la misma credibilidad que el mercado de bonos de Zimbabwe. Sin embargo, avanza poco a poco a paso firme, de la marginalidad a la corriente dominante en el mundo financiero.

La propuesta de los gemelos Winklevoss de crear un fondo cotizado que vigile el precio del bitcoin es el último ejemplo de ello. E incluso si el bitcoin se hundiese, eso no significa que las monedas digitales no vayan a tener éxito. Netscape creó el primer navegador de Internet pero al final no acaparó el mercado. En tecnología, los pioneros no siempre son los triunfadores. Los financieros más sofisticados puede que tachen a las monedas digitales de moda pasajera pero hay muchos sectores que se han hecho pedazos por culpa de Internet y el mercado del dinero no tiene por qué ser distinto.



Ya no escuchamos música analógica, ni leemos libros en papel ni mandamos cartas por correo y no hay motivo para seguir usando el papel moneda emitido desde un banco. Tal vez sea otra empresa la que se apodere del mercado pero lo más probable es que suceda. Las implicaciones para el precio del oro son enormes. El argumento para poseer el metal preciado es que es la gran alternativa al papel moneda. Se puede discutir si es necesario (muchos coinciden con el economista británico John Maynard Keynes en que se trata de una “reliquia bárbara”) pero eso poco importa.

En el pasado, si buscábamos un lugar fiable donde guardar nuestro efectivo, teníamos dos opciones: depositarlo en bancos en una moneda controlada por un gobierno o recurrir al oro. No había más alternativas. Las nuevas monedas digitales, como el bitcoin, están especialmente pensadas como una alternativa al dinero de papel y se asemejan en gran medida al oro por su oferta limitada. El bitcoin es digital, por lo que pese a los esfuerzos de los gobiernos por controlarlo o gravarlo, lo más probable es que escape a cualquier tipo de supervisión.

Es difícil robarlo y no hay que pagar a hombres armados para que lo protejan en cámaras acorazadas subterráneas. Todo eso es bueno para los inversores. Dos rivales del papel moneda son mejor que uno. Para el precio del oro, sin embargo, no lo es tanto.



Si deja de ser una forma de dinero alternativo, se quedará en simple metal decorativo, para hacer collares y poco más. Su precio bajará. Quizá tenga que pasar mucho tiempo hasta que ocurra pero cualquiera que compre oro por una necesidad a largo plazo debe pensar en la amenaza de las monedas digitales y, tal vez, proteger sus apuestas con unos cuantos bitcoins junto a los lingotes en la caja fuerte.

(Matthew Lynn. Director ejecutivo de la consultora londinense Strategy Economics)



Para sacarse… “el cráneo”: los más “pícaros” del mundo, deciden ahorrar en bitcoins

Se alquila mono ambiente en Bariloche céntrico, vista al lago, acepto Bitcoins”, cita un anuncio inmobiliario en la página de compra y venta en línea Mercadolibre, en Argentina”... Los argentinos que decidieron ahorrar en Bitcoins (BBCMundo - 25/7/13)

Hace unos años, muchos habrían torcido el gesto consternados al toparse con anuncios mencionado pagos con algo llamado Bitcoin, pero esta moneda digital es algo cada vez menos extraña entre los argentinos.

Temerosos de un peso muy volátil e incapaces de adquirir fácilmente moneda extranjera por las restricciones de cambio impuestas por el gobierno, los argentinos invierten en autos, en “deptos.” (apartamentos), en euros, dólares “blue” (adquiridos en el mercado negro), y tal como señalan las últimas estadísticas, cada vez más en Bitcoins.

Según el Genesis Block, una página que investiga el comportamiento de las monedas digitales, Argentina es uno de los países que más Bitcoins ha adquirido en los últimos meses. La página destaca que entre el mes de junio y julio (2013), el país sudamericano duplicó su flujo de descarga de Bitcoins, pasando de acaparar el 1% de las descargas globales de esta moneda virtual a un total del 3%. De hecho, fue el único país donde este mes las descargas de Bitcoins aumentaron, ya que en el resto de países decayó.

Otro dato que resalta Genesis Block es que Bitcoin Argentina, un grupo dedicado a promover e informar sobre esta criptomoneda, pasó de tener ocho miembros en octubre de 2012 a unos 405 en la actualidad. Además, existen ya unos siete grupos de Facebook sobre el Bitcoin en el país, uno de los cuales (un grupo cerrado) ya cuenta con más de 1.000 miembros.

Muchos economistas recelan del hecho de que el Bitcoin es una moneda enormemente fluctuante, que pasó de valer unos pocos céntimos en 2011 a US$ 266 en abril de 2013, para luego decaer a los cerca de US$ 90 en el mes de julio.

Pero a la argentina que atendió el teléfono a BBC Mundo para consultar lo del anuncio del mono ambiente en Bariloche, no parece importarle este último detalle. Es más, asegura estar vendiendo también un terrenito en San Clemente del Tuyú, en la costa Atlántica, a cambio de Bitcoins, y ahora dice estar ya en vías de montar su propia mina con otros interesados.

“Acá como no se pueden comprar dólares como modo de ahorro es mejor el Bitcoin, este año ha crecido mucho el interés”, nos dice desde el otro lado de la línea Laura Eggarter. “Me enteré por RT, la página de noticias rusa”, cuenta Laura, que dice estar montando una empresa de generación de bitcoins bajo el nombre “Platacoin.com”. “La idea", cuenta, “es fabricar los equipos importando los Asic (chips usados en la minería de Bitcoins fabricados mayormente en China) y ya tenemos gente interesada”.

“Lo que tiene Argentina es que la gente está acostumbrada a trabajar con distintas monedas porque durante muchos años se ha usado el dólar como alternativa de atesoramiento y se incorporan los avances tecnológicos bastante rápido”, dice por su parte Diego Gutiérrez, emprendedor y fundador del grupo Bitcoin Argentina.

Lo bueno del Bitcoin, defiende, “es que la gente pueda encontrar un lugar donde depositar un valor y no se pueda manipular, ya sea devaluándolo o confiscando fondos”.

“Venimos viendo muchos ejemplos de que el sistema financiero actúa en contra de los intereses de la gente; tenemos la incautación de fondos en Chipre, lo que pasó en 2001 en Argentina, lo que pasó en 2008 a nivel mundial”. “Hay muchas señales de que el mundo financiero no está siendo responsable con la confianza que la gente delega y esto se está convirtiendo en un medio en que la gente pueda sentirse segura”.

Los críticos del Bitcoin, además de su alta fluctuación, advierten de que su anonimidad la hace muy atractiva para negocios ilícitos y lavado de dinero. Por otra parte, a pesar de su creciente popularidad entre los argentinos, cabe destacar que ésta es todavía una moneda enormemente minoritaria a la hora de salvaguardar ahorros en Argentina, si se la compara con otras monedas tradicionales como el euro o el dólar, algo que Gutiérrez reconoce.

“La realidad es que los que quieren saltarse las restricciones cambiarias van a ir a por el dólar o los euros. La gente que entra en el Bitcoin entra porque cree que se va a apreciar contra el dólar, consideran que es una moneda más fuerte que el dólar, no que el peso”, aclara Gutiérrez. “Pero más allá de todo, lo que es revolucionario de todo esto”, finaliza, “es que hasta ahora tenías que pasar por un sistema de tarjetas de crédito, un sistema bancario… Esto es un intercambio de dinero entre pares globalmente”.



Primera estafa piramidal con la criptomoneda: y los argentinos confiando en los bitcoins

Trendon T. Shavers, de KcKinney, Texas (EEUU) ha sido acusado de fraude por la Comisión de Seguridad y Valores de Estados Unidos por haber creado una estafa piramidal similar a la que llevó a la cárcel a Bernard Madoff. La peculiaridad de este caso, cuyas cantidades de dinero son muy inferiores, es que la divisa utilizada fue bitcoin”… El bitcoin ya tiene su propio Bernard Madoff: se llama Trendon Shavers (El Confidencial - 25/7/13)

Shavers creó el fondo Bitcoin Savings and Trust (Ahorro y confianza de Bitcoin), con el que prometía un retorno de un 7 por ciento de la inversión a la semana. Captó unos 700.000 bitcoins entre 2011 y 2012 y, por supuesto, nunca explicó en qué consistían sus operaciones.

Bitcoin es una moneda virtual generada por ordenadores, dentro un sistema de “peer-to-peer” (P2P) sin autoridad central, que se utiliza para transacciones electrónicas. La cantidad total de bitcoins se conoce en cualquier momento, y la estructura criptográfica limita la cantidad que puede estar en circulación. Debido a que no hay ningún banco central, el valor de los bitcoins se determina por la demanda efectiva dentro del sistema.

De esta forma, la creciente demanda por esta divisa en los últimos años ha provocado que su valor haya aumentado considerablemente. Así, los 700.000 bitcoins que en 2011 valían unos 3,5 millones de euros actualmente están valorados en casi 70 millones de euros.

Según la versión de la Comisión de Seguridad de Valores estadounidense, Shavers utilizaba las inversiones para pagar a los nuevos inversores hasta que la pirámide se desmoronó. Se transfirió a sus propias cuentas más de 150.000 bitcoins que utilizó entre otras cosas para pagar el alquiler, comida, bebida y apuestas.

En noviembre de 2011, anunció que cerraría Bitcoin Savings and Trust alegando que el crecimiento de la cantidad de inversores le estaban impidiendo gestionar los pagos con celeridad y pagar a tiempo. Eso provocó las sospechas de algunos inversores y en última instancia llamó la atención de las autoridades.

Ley & Orden

Ponerse de moda tiene sus pros y sus contras. La atención que ha concentrado la moneda virtual en los últimos meses ha hecho que no pase desapercibida ante las autoridades. En EEUU, un tribunal acaba de dictaminar que se trata de una moneda legal, como el dólar o el euro, y que por tanto está bajo el control y las leyes de los reguladores correspondientes”... Un juzgado de EEUU determina que el bitcoin es una moneda legal (El Economista - 8/8/13)



Precio

Variación

Hora

102,81 $/

-0,43%  -0,45

08:30:01



CAMBIO

1 Dólar estadounidense =

0,01 

1 Bitcoin =

102,81 Dólares




PRECIOS




La sentencia dictada en Texas por el juez federal Amos Mazzant establece que el bitcoin puede emplearse “como dinero” y que cumple las condiciones por las que se considera que una divisa es válida para emplearse en un contrato de inversión, según informa MarketWatch.

Aunque ya se hayan realizado transacciones con esta moneda y exista un mercado “online” para su intercambio, existe un vacío legal que esta resolución judicial ayuda a zanjar. La cuestión ha adquirido especial relevancia tras la denuncia de la SEC, el regulador bursátil estadounidense, en la que acusa de fraude a través de un sistema piramidal o esquema Ponzi a Trendon T. Shavers, fundador de la compañía Bitcoin Savings and Trust (BTCST). 

Según alega la SEC, Shavers prometía a los inversores hasta un 7% de rentabilidad semanal por la actividad de BTCST con los bitcoins, que supuestamente incluía la venta de estas divisas a las personas que deseaban comprar de forma rápida grandes cantidades de la moneda virtual “sin llamar la atención”.

El supervisor acusa a Shavers de haber estafado a los inversores en bitcoins más de 60 millones de dólares en los precios actuales. El acusado utilizaba los rendimientos para pagar a los que se iban incorporando mientras se transfería a sus propias cuentas más de 150.000 bitcoins que utilizó entre otras cosas para pagar el alquiler, comida, bebida y apuestas. Finalmente, la pirámide se vino abajo y anunció el cierre de la plataforma sin llegar a justificar nunca las operaciones.

En su defensa, Shavers asegura que las inversiones realizadas por BTCST no están sujetas a las reglas del mercado de valores porque el bitcoin “no es dinero” y no forma parte de “nada que esté bajo regulación en EEUU”. 

Sin embargo, el juez echa ahora por tierra estos argumentos. “Queda claro que los bitcoins pueden ser usados como dinero. Pueden ser utilizados para comprar bienes o servicios o para pagar gastos personales, como Shavers ha demostrado. La única limitación del bitcoin es la de los propios lugares que aceptan o no esa  moneda”, explica el magistrado estadounidense.

Según indica, la divisa virtual se puede cambiar por monedas convencionales, como el dólar, el euro o el yen, por lo que “es una moneda o forma de dinero y los inversores que quisieron invertir en BTCST realizaron siempre una inversión de dinero”.

Bitcoin será considerada “moneda privada” en Alemania

El Gobierno alemán hizo referencia por primera vez a esta moneda tras una explícita petición del diputado liberal y euroescéptico Frank Scheffer. El Ministerio de Finanzas alemán contestó que el Bitcoin está reconocido en Alemania como "moneda privada". El reconocimiento de la moneda le sirve al Estado germano a mantenerla bajo control legal y jurídico y evitar que se convierta en un refugio de evasores fiscales. Es decir, los beneficios de “trading” sobre el Bitcoin tendrán que ser declarados a Hacienda (las ganancias derivadas de especular con esta divisa tributarán)”... Alemania, primer país que reconoce el Bitcoin como "moneda privada" (Libertad Digital - 20/8/13)



Berlín podrá gravar y controlar mejor las transacciones en esta moneda digital

En mayo, su cotización se despeñó y entró en una espiral de locura coincidiendo con la crisis chipriota. En la mañana de este martes, fluctúa alrededor de los 84 euros. No se trata del barril de petróleo, sino del bitcoin. El Gobierno alemán ha reaccionado a la creciente popularidad de esta moneda virtual -que empezó a cotizar hace cuatro años- y la ha reconocido como “unidad de cuenta” legal, es decir, como dinero “privado” en el que expresar valores o definir deudas”… Alemania reconoce el bitcoin (El País - 20/8/13)

La respuesta del ministerio de Finanzas a una pregunta del diputado liberal Frank Schaeffler reconociendo el bitcoin supone que Alemania podrá gravar ahora a los usuarios o creadores del dinero digital, según el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung. La producción de esta moneda -un complejo proceso informático- también se considerará “emisión privada de dinero”. Berlín estudia ahora de qué forma tributarán las transacciones realizadas por particulares en bitcoins. Uno de los principales problemas será identificar a los usuarios, dado el carácter anónimo de este dinero, del que existen alrededor de 11 millones de unidades. Otra cuestión a resolver es la seguridad de un sistema totalmente digital.

Las autoridades estadounidenses también llevan tiempo buscando cómo regular el uso del bitcoin y evitar que se utilice para evadir impuestos o blanquear dinero. En EEUU fue un juez quien recientemente dictaminó que la moneda virtual era una “forma de dinero” y declaró que se encuentra sujeta a las leyes del país. El tribunal juzgaba a Trendon T. Shavers, a quien el organismo bursátil norteamericano (SEC), la acusaba de fraude. Shavers, fundador de Bitcoin Savings and Trust, recaudó 700.000 bitcoins en inversiones con promesas de intereses del 7% semanales en 2011 y 2012.

Al contrario que las autoridades alemanas, el banco central tailandés declaró ilegal en julio comerciar en bitcoins, usarlos para vender bienes o servicios en el país o meterlos o sacarlos de Tailandia.

La moneda virtual, y su volatilidad mortal (lleva de cabeza a los expertos financieros)

Mientras un Comité del Senado de Estados Unidos escuchaba a expertos financieros hablar y responder a preguntas sobre una moneda virtual llamada bitcoin, su valor subía y subía y subía. A medianoche sobrepasaba los 900 dólares en Mt Gox, cuando el mes pasado cotizaba a 200 y, en enero, a menos de 20 dólares. Doce horas después, caía a los 500 dólares”... El bitcoin se acerca a los 1.000 dólares y luego cae a los 500 (El País - 19/11/13)

La moneda virtual, sin amos, bancos centrales o gobiernos detrás para devaluar o especular con la moneda, sube su valor pese a escándalos que le rodean o el desprecio de los analistas financieros más tradicionales. Cada día, el bitcoin es asumido por más gente y por más empresas que lo ven como su moneda transaccional en el comercio electrónico, pero también en el físico, como recientemente ha demostrado un café canadiense con la instalación del primer cajero de bitcoins.

A principios del mes de noviembre (2013), el consejero delegado de eBay, John Donahoe, dejó caer que su sitio de compra venta de objetos podría en el futuro admitir el bitcoin como moneda de cambio; también el máximo responsable de Paypal, David Marcus, mostró su interés por esta moneda virtual.

En el año 2012 el Banco Central Europeo emitió un informe sobre el negativo impacto del bitcoin para la reputación de los bancos centrales. Desde que emitió el informe en octubre, la cotización de la moneda virtual se ha multiplicado varias veces.

Esta criptomoneda, al ser de naturaleza descentralizada, no depende de la confianza en ningún emisor central. Esto hace imposible para cualquier autoridad manipular su valor y aumentar su cantidad arbitrariamente para generar inflación.

En octubre (2013), la policía cerró el sitio de internet Silk Road, donde se vendían drogas y otros productos ilegales que se pagaban con bitcoins. Pese al aparatoso despliegue y, una vez más, lo anuncios de las autoridades monetarias sobre los riesgos del bitcoin, la moneda virtual lejos de caer continuó cotizando al alza.

Representantes de Justicia, autoridades del SEC, el organismo que vigila las bolsas, han pasado por el Senado para dar su punto de vista sobre las monedas virtuales, al igual que el FBI y el Banco Central. En una carta del FBI al Senado, se reconocía que las monedas virtuales ofrecen legítimos servicios financieros, pero que “podían ser explotadas por gente maliciosa”.

A noviembre de 2013 hay 12 millones de bitcoins según Bitcoincharts, y el sistema está pensado para que al final del proceso solo haya 21 millones. Según este sitio, ya hay gente que ofrece sus bitcoins por 945 dólares, aunque con la misma rapidez con que subía la cotización de la moneda, también bajaba. Horas después, el bitcoin caía a los 500 dólares sin que hubiera ninguna explicación convincente ni para la subida ni para la bajada.

¡Lo que más bronca me da, es haber sido tan gil! (Chorra - Tango E. S. Discépolo 1928)

- El “robobo” del bitcoin (elmundo.es - 23/11/13)

(Por Mercè Molist) Lectura recomendada

Damas y caballeros, sean bienvenidos al mismísimo Oeste y a la búsqueda del oro. Bitcoin, la “moneda de los hackers”, ha saltado los límites de Internet para ser protagonista en los mentideros financieros de medio mundo. Su cotización sube sin parar y sólo este mes el valor de un bitcoin ha pasado de 175 dólares hasta casi 900, para desplomarse después y remontar de nuevo. Tanto movimiento especulativo atrae a aventureros de toda ralea, incluidos maleantes y cuatreros.

Dice la Wikipedia que un bitcoin es “una moneda electrónica concebida en 2009 por una persona, o un grupo de personas, que usaba el seudónimo ‘Satoshi Nakamoto’”. Los bitcoins no están respaldados por ningún banco ni gobierno. Es un sistema basado en el cifrado, el anonimato, las redes descentralizadas y el consenso entre los nodos que lo integran. Cualquier persona puede fabricar bitcoins, haciendo “minería”, que significa poner el ordenador a resolver operaciones matemáticas muy complicadas: el premio son 25 bitcoins por respuesta correcta. Cualquier puede hacerlo, sí. Si sabe cómo, claro.

Los bitcoins, como cualquier moneda, pueden donarse, intercambiarse o usarse para comprar cosas. Los primeros en usar bitcoins fueron negocios de Internet algo turbios que ofrecían servicios de alojamiento, redes privadas virtuales y otros, de forma anónima y sin preguntas. También se abonaron al bitcoin la cíberventa de drogas, el cíberjuego y la cíberpornografía, ya que los bancos no permiten pasarelas de pago online para este tipo de transacciones. Comerciantes menos oscuros empiezan ahora a confiar en esta moneda, no en vano la primera compra que se hizo en bitcoin fue una inocente pizza, y ya es posible adquirir desde un viaje al espacio hasta un ramo de flores de Mallorca.

“Bitcoin no es más que una clave privada, un número utilizado para identificar y firmar las transacciones realizadas con tus bitcoins”, explica Sergi Álvarez (pancake), conocido hacker que sigue muy de cerca las llamadas “criptoeconomías”. Las claves privadas se guardan en “monederos” virtuales y esos, en sitios en la Web llamados “bancos”: “Mucha gente usa estos sitios. Te ahorran tener que proteger tu monedero con una contraseña que no podrás recuperar si la pierdes y te ofrecen otras facilidades, como añadir dinero a tu compra desde tu tarjeta de crédito, o controlar las transacciones más cómodamente que con el programa oficial de Bitcoin”, asegura Pancake.

Pero la seguridad de estos bancos deja bastante que desear. También la de servicios parecidos, sitios web que acumulan bitcoins como tiendas, sistemas de apuestas o lotería, sitios de compra/venta de monedas o los llamados “pools de mining”, donde los “mineros” trabajan en grupos para conseguir más bitcoins. “Son sistemas centralizados que deben funcionar 24 horas 7 días a la semana, lo que hace que sean muy difíciles de securizar”, explica el hacker. Para colmo, la inseguridad no es sólo de la infraestructura, también de la persona que regenta el “banco”, cuya integridad nadie certifica.

Debilidades y robos

Prueba de la vulnerabilidad de estos servicios son los ataques y robos cada vez más frecuentes. De hecho, afirma pancake, son el pan de cada día desde que nació bitcoin: “Lo he entendido siempre como una reivindicación desde el lado oscuro, conforme no debe haber bancos ni intermediarios sino que bitcoin debe ser puramente una red distribuida, para demostrar que la centralización del control del dinero no es segura... y bueno, ahora hay también quien ataca y roba por lucro”.

Esta semana pasada, mientras la cotización de bitcoin no paraba de subir, el “banco” australiano Inputs.io anunciaba que cerraba porque le habían robado 4.100 bitcoins (1,2 millones de dólares) y no tenía fondos para indemnizar a los afectados. Es la misma historia de otras veces, como cuando en agosto de 2011 MyBitcoin, uno de los sitios pioneros de custodia de monederos virtuales, cerró de repente aduciendo que un hacker les había robado. Sólo devolvieron el 49% del dinero y nunca más se supo de los 78.000 bitcoins restantes.

También en 2011, en junio, cuando la cotización de bitcoin había pasado en un mes de 1 dólar a 30, otro “banco”, MTGOX, denunciaba el robo de 25.000 bitcoins que pertenecían a 478 cuentas a su cargo. Otro sonado ataque lo sufrió, para sorpresa de todos, un proveedor de máquinas virtuales ajeno a bitcoin, Linode. En abril de 2012 robaron 47.000 bitcoins de diversas cuentas alojadas en este proveedor.

Podríamos seguir y no acabaríamos: en abril de 2013, el servicio de monederos electrónicos Instawallet tenía que cerrar tras sufrir el robo de 35.000 bitcoins. Incluso ha habido esquemas piramidales con bitcoins, como el que ideó alguien bajo el seudónimo “pirateat40” en 2012. Con la promesa de multiplicar sus ingresos si invertían en una sociedad llamada Bitcoin Savings & Trust, “pirateat40” estafó al menos 500.000 bitcoins a quienes le creyeron.

Recuperar el dinero perdido es tarea casi imposible para las víctimas porque, afirma Sergi Álvarez, “es difícil demostrar que eres el propietario de un dinero del que no puedes verificar nada porque te han robado tu clave privada. Aunque hay que decir que algunos juicios se han ganado y se ha recuperado el dinero”. Últimamente, para dar una imagen de mayor seriedad y evitar sorpresas, blanqueos de dinero u otros delitos amparados en el anonimato, cada vez más sitios que operan con bitcoins obligan a dar los datos personales al registrarse, incluida una fotocopia del DNI enviada por correo tradicional.

Sentido común

En cuanto a evitar los robos de los monederos de bitcoins, la mejor defensa no es poner altas murallas ni caros cortafuegos. Bitcoin es la moneda de los hackers y, como ellos, se defiende con el conocimiento, explica Pancake: “La única protección es usar la cabeza. Imprimir tu clave privada y guardarla en un lugar seguro, hacer las transacciones a mano en vez de depender de programas o sistemas de terceros, tener una máquina, por ejemplo un móvil, que te sirva sólo para hacer operaciones con bitcoin y tenga conectividad a Internet sólo cuando la uses. Claro que esto implica tener unos conocimientos elevados y mucha paranoia...”.

Hablando de paranoia, se rumorea que algunos robos de bitcoins no habrían sido tales, sobre todo cuando el responsable del servicio no ha mostrado ninguna prueba documental (los llamados logs) del ataque. Dicen que este es el caso del banco australiano Inputs.io. En el veterano blog Slashdot puede leerse más de una opinión en este sentido: “Podría haber sido un trabajo desde dentro. Recolectas 1,2 millones de dólares en bitcoins de los “depositarios”. Coges el dinero y corres. Dices que han sido hackers. Te lucras. Nadie investigará. No habrá consecuencias, no hay nada que auditar y ninguna forma de recuperar los fondos si se lleva a cabo alguna acción legal”. Lo dicho: el salvaje, salvaje Oeste.

El “valor” de los interrogantes (antes que sea “demasiado tarde”)

La moneda virtual Bitcoin, nacida en 2008, ha visto su valor y su popularidad subir como la espuma, mientras que las instituciones se interesan cada vez más por un experimento prometedor y arriesgado fuera del control de reguladores o bancos centrales”... La legitimación de la moneda virtual Bitcoin dispara su valor e interrogantes (El País -


Catálogo: papers
papers -> Xii congreso de aecpa ¿Dónde está hoy el poder? San Sebastián País Vasco, del 13 al 15 de Julio de 2015
papers -> Una creación deliberada de la ignorancia (agnotología)
papers -> Las noticias televisivas españolas en las cadenas generalistas y la temática del acoso
papers -> “Jóvenes inmigrantes: una identidad en construcción”
papers -> Deslocalización inversa
papers -> Imagining Keynes (It’s time to get stimulated vs. ¡Take the money and run!)
papers -> 5th laccei international Latin American and Caribbean Conference for Engineering and Technology (laccet’2007)
papers -> Submission Format for ims2004 (Title in 18-point Times font)
papers -> ¿Qué funciones desarrollan las aplicaciones de internet en la relación escuela familias? Un análisis piloto de 10 centros educativos. Autores
papers -> Paper Los hijos del umbral de la pobreza (la niñez indigente en los países ricos) (Parte II) Los caminos de la corrupción política son inescrutables No se puede


Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos