Original: español


b. Ley 904/81 que establece estatuto de las comunidades indígenas



Descargar 0.87 Mb.
Página16/19
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño0.87 Mb.
Vistas322
Descargas0
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   19


b. Ley 904/81 que establece estatuto de las comunidades indígenas

24. Esta ley tiene por objeto la preservación social y cultural de las comunidades indígenas, la defensa de su patrimonio y sus tradiciones, el mejoramiento de sus condiciones económicas, su efectiva participación en el proceso de desarrollo nacional y su acceso a un régimen jurídico que les garantice la propiedad y otros recursos productivos en igualdad de derechos con los demás ciudadanos. Dicha ley establece que:


Los grupos indígenas desprendidos de sus comunidades, o dispersos, ya agrupados o que para el cumplimiento del objeto de esta Ley deban agruparse, constituidos por un mínimo de veinte familias, deberán ser ubicados en tierras adecuadas a sus condiciones de vida.252
25. Entre sus principios consagra el reconocimiento legal de las comunidades indígenas, el respeto a sus modos de organización tradicionales, el uso del derecho consuetudinario para la regulación de su convivencia y el deber de los jueces de tener en consideración el derecho consuetudinario en los procesos que atañen a los indígenas. Además, contiene normas relativas al asentamiento de las comunidades indígenas, contempla la creación del Instituto Paraguayo del Indígena (INDI), institución oficial del gobierno encargada de aplicar la política indigenista, y establece el procedimiento administrativo para la tramitación de las reivindicaciones territoriales ante el Instituto de Bienestar Rural (IBR) y ante el INDI.
c. Ley 1372/88 que establece un régimen para la regularización de los asentamientos de las comunidades indígenas, modificada por la ley 43/89
26. Esta ley considera asentamientos de comunidades indígenas a un área física conformada por un núcleo de casas, recursos naturales, cultivos, plantaciones y su entorno, ligados en lo posible a su tradición cultural.
27. Respecto de las áreas reivindicadas por comunidades indígenas, la reforma legal contempla que no se admitirá innovación de hecho y de derecho sea por terceros ocupantes o miembros de la comunidad, en perjuicio de los asentamientos de las comunidades, durante la tramitación de los expedientes administrativos y judiciales relacionados con la titulación definitiva de las tierras.

C. SITUACIÓN DE LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS

28. Como se ha señalado en el capítulo de derechos económicos, sociales y culturales, supra, la legislación por sí sola no puede garantizar los derechos humanos. Si bien la actual legislación vigente en Paraguay presenta un marco jurídico favorable a los pueblos indígenas, ésta no es suficiente para la debida protección de sus derechos si no está acompañada de políticas y acciones estatales que velen por la aplicación y cumplimiento de las normas a las que el propio Estado soberanamente se ha obligado. Como señaló una alta autoridad judicial del Estado en 1998,


Creo que si nosotros hacemos un simple análisis de lo que está pasando con los indígenas y sus derechos, veremos que los hemos condenado a deambular por estas tierras que han sido de ellos.

(…)


No ha sido siempre justo el trato que hemos dado a estos seres humanos y hay una historia negra de postergación, discriminación y persecución de la que debemos avergonzarnos los paraguayos.253
29. No existe en la legislación discriminación contra los indígenas. Sin embargo en Paraguay estas prácticas se mantienen y se reflejan en forma clara en la marginación económica, social y cultural en que actualmente se encuentran los 17 grupos étnicos que aún sobreviven en dicho país, y que han sido reducidos a un porcentaje mínimo de su población, hoy entre el 1 y 2% del total. Ello no ha sido mejorado, no obstante esfuerzos del Estado para mejorar la situación de los indígenas y para compensar su situación con medidas especiales económicas y de otra índole que faciliten su acceso a los servicios públicos, a las oportunidades educativas y sociales, y a su capacidad de desarrollo. A continuación se presentarán aspectos específicos que avalan tal afirmación.

1. Derecho a la educación

30. La CIDH recibió información que indica que el Estado paraguayo no tiene un efectivo programa de educación formal indígena de cumplimiento con los objetivos de respeto multicultural establecidos en su Constitución que se señalaron anteriormente. Las medidas adoptadas en este sentido hasta el momento son insuficientes. Se ha señalado al respecto que


El sistema educativo nacional, no tiene en cuenta, hasta hoy, la especificidad cultural de las etnias indígenas en el Paraguay. La estructura del Ministerio de Educación es inadecuada para implementar este tipo de educación escolar indígena, por lo que la omisión o inacción en materia de enseñanza escolar de parte de los organismos del Estado está violando derechos étnicos consagrados en la Constitución Nacional (…).254
31. Según el Informe de Educación para Todos, del Foro Mundial sobre la Educación, la tasa de analfabetismo en los indígenas en Paraguay alcanza el 64%.255 El mismo informe indica que en 1997 habían en Paraguay 170 instituciones de educación escolar básica indígena con 720 docentes y 10.059 alumnos, y que de éstos sólo 1.504 estaban en su grado en la edad normal. En cuanto a los docentes de la educación indígena, solamente 39 de los 655 tienen títulos (6%).
32. La tasa de deserción es enorme. Pese a que la enseñanza primaria es obligatoria en Paraguay, de 100 alumnos que entran en el primer grado, 21 llegan al quinto y 14 al sexto grado, siendo el coeficiente de eficacia muy bajo en las escuelas indígenas (28%).256 Esa pérdida del 84% de los niños indígenas que no terminan el primario no es combatida eficazmente por medidas especiales para retenerlos y facilitarles que completen la primaria, y mucho menos para que se preparen para seguir adelante con sus estudios.
33. Si bien por ley existe educación bilingüe, la mayoría de los maestros rurales no tienen preparación cultural ni fluencia en ambos lenguajes oficiales para poder cumplir con éxito su tarea con los niños indígenas, que en su mayoría mantienen como lengua principal el guaraní.
2. Derecho a la salud
34. La mayoría de los recursos físicos y humanos del sector salud en Paraguay se concentran en la capital y en el departamento central, lejos del acceso de la población rural y en especial de los indígenas. Un estudio realizado en hospitales regionales del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social de once regiones sanitarias reveló que el 52,8% de los equipos estaban fuera de servicio y que el 45% de los equipos en los Centros de Salud requerían reparación o mantenimiento.257 Existe una clínica médica habilitada para indígenas y dependiente del INDI, en Asunción, con escaso presupuesto, y consecuentemente falta de personal y de equipamiento adecuado. La ubicación geográfica de la clínica impide que los indígenas, la mayoría asentados en zonas rurales distantes de la capital del país, puedan acceder a ella. La baja cobertura sanitaria implica que las poblaciones indígenas no cuenten con servicios médicos adecuados y eficientes, y que falten propuestas sanitarias que respeten la medicina tradicional de los pueblos indígenas
35. Se ha señalado que en virtud de las precarias condiciones en que viven los indígenas en Paraguay, son los más vulnerables a enfermedades y epidemias, en particular al mal de chagas, tuberculosis y malaria, y que aproximadamente el 80% de las viviendas indígenas se encuentran infestadas por mal de Chagas.
36. Durante el último cuarto de siglo, en la medida que fue avanzando la ocupación del territorio por la colonización y las migraciones, el hábitat tradicional indígena fue restringiéndose, con efectos negativos sobre los índices de mortalidad y desnutrición infantil indígenas, los que son varias veces más altos que la media nacional. Un estudio de la Organización Panamericana de la Salud señala que
La tasa global de fecundidad de la población indígena es en promedio de 5,7, presentando variaciones entre etnias que van de 3,7 para la etnia lengua a 7,8 para la etnia aché. La mortalidad infantil258 -estimada por el método de Brass, variante Coale-Trussel, aplicado a los resultados del censo de 1992- fue para el conjunto de la población indígena de 106,7 por 1.000 nacidos vivos, con una variación interétnica de 64 por 1.000 en la etnia maká a 185 por 1.000 en la etnia chamacoco. Además de la tasa de mortalidad infantil máxima en el país, en la población indígena la frecuencia de la tuberculosis es 10 veces la media nacional.259
3. Derechos laborales
37. Conforme a lo indicado a la Comisión Interamericana, es una constante en el Paraguay la explotación de la mano de obra indígena, las malas condiciones de trabajo, los bajos salarios y la ausencia de seguridad social. Esta falta de respeto de los derechos laborales indígenas reconocidos por la legislación paraguaya y por la Convención 169 de la OIT se puede ver aún en las zonas donde la mano de obra indígena es imprescindible para la producción de las empresas que los explotan, como es la zona del Chaco, dentro de las colonias Menonitas y de las haciendas ganaderas.260 Al respecto se señala que
Si bien la mayoría de los pueblos indígenas tiene como actividad económica fundamental la recolección, la caza y la pesca, se han visto paulatinamente obligados a incorporarse al mercado de trabajo como la mano de obra más barata a la que se puede contratar. Este es un fenómeno que se ha ido agudizando en los últimos años con la apropiación y atropello generalizado que los indígenas sufren en sus áreas de desenvolvimiento tradicional. Al no poder desarrollar su forma tradicional de vida por carecer del espacio físico vital, ellos se han visto obligados a incorporarse al mercado laboral como la única forma de sobrevivir, en condiciones muy desfavorables, que muchas veces sólo les ha permitido comer. En la zona de mayor tradición ganadera, el Chaco, la principal mano de obra es indudablemente la indígena, a quienes muchas veces sólo se les paga con una pequeña provisión de comida, sin percibir remuneración pecuniaria alguna. Esta situación de explotación llega a tal grado debido a que existen condiciones objetivas que hacen impracticable la implementación de las garantías y derechos laborales estipulados en la ley. Por ejemplo, en vastas zonas del país no existen autoridades administrativas y jurisdiccionales o los mismos, en caso de que los hubiere, no cuentan con transporte ni medios de comunicación.
En caso de percibir salarios, los mismos no superan los 70 u 80 dólares mensuales, correspondientes a jornadas laborales que se desarrollan durante todos los días del mes, incluyendo domingos y feriados. Son escasos los empleados que cuentan con seguro médico, vacaciones, bonificación familiar u otros beneficios sociales acordados en la ley. Asimismo, el acceso a la justicia, la asistencia por parte de defensores públicos, o la contratación de abogados particulares resultan virtualmente inalcanzables para los nativos. 261
4. Hábitat
Un indígena paraguayo señala, en Guaraní:
Ore mbo hasy eterei, ñande py’aite. Oho la ñande vida.262
38. La Comisión recibió denuncias indicando que el Estado de Paraguay no ha tomado las medidas necesarias para proteger el hábitat de los pueblos indígenas de la deforestación y el deterioro ecológico, como establece el artículo 64 de la Constitución de Paraguay. El medio ambiente está siendo destruido por empresas ganaderas, agrícolas y forestales, que reducen sus capacidades y estrategias tradicionales tanto en cuanto a alimentación como a actividad económica.
39. La superficie boscosa de la región oriental del país era en 1945 un 55% de la superficie (8.805.000 ha) y en 1991 sólo un 15% (2.403.000 ha). Ello permite calificar la pérdida de bosques del país –hábitat natural de los pueblos indígenas paraguayos- como alarmante.263 El proceso de colonización agraria iniciado a principios de siglo en Paraguay favoreció preferentemente en la primera etapa a colonos europeos e ignoró las poblaciones indígenas que habitan la zona oriental, considerando sus territorios como tierra de nadie (terra nullius).
40. La mayoría de las comunidades indígenas obtenían de los bosques los animales y los frutos necesarios para su alimentación; sin embargo, el proceso de colonización agraria significó el despojo de sus territorios y el deterioro ecológico de sus tierras.
41. Tanto en el Chaco como en la región Oriental, líderes indígenas han denunciado que actualmente continúa la deforestación de sus tierras en manos de personas o empresas no indígenas, y aún de miembros de sus comunidades presionados por la indigencia. En la comunidad Enxet de La Esperanza (Chaco), los líderes denunciaron la invasión y deforestación de sus tierras por un intruso, quien inclusive disparó contra un miembro de la comunidad. Asimismo y en relación a la comunidad Yakye Aya, se denunció que sus tierras, que están siendo reivindicadas por dicha comunidad, fueron deforestadas por los propietarios, al parecer como parte de una campaña de amedrentamiento en contra de la pretensión de la comunidad.264
42. A la deforestación de las tierras ancestrales de las comunidades indígenas se debe agregar la contaminación de sus aguas, lo que afecta especialmente a las comunidades asentadas en la zona este del Paraguay. Se ha señalado que dos proyectos hidroeléctricos de gran envergadura –Yaciretá e Itaypú- han significado importantes inversiones estatales e ingresos a las arcas fiscales del país. Sin embargo, algunos observadores coinciden en que los beneficios no han alcanzado a la población local general y menos a las comunidades indígenas. Al respecto, se ha indicado que estos proyectos hidroeléctricos han significado la inundación de grandes zonas de bosques, hábitat natural de varias comunidades indígenas en la zona; que en el caso de la hidroeléctrica Yaciretá se destruyó un sistema único de islas dentro del río que contenía una invaluable biodiversidad y era el territorio ancestral de algunas comunidades indígenas.
43. La contaminación de las reservas de aguas de las comunidades es un problema de salud pública, sin que hasta la fecha el Estado haya realizado los estudios pertinentes para la evaluación de los daños y para posibles medidas de mitigación.




Compartir con tus amigos:
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   19


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos