"organizaciones no gubernamentales u ongs"


La Alianza Cívica/Observación 94



Descargar 2.78 Mb.
Página29/47
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño2.78 Mb.
1   ...   25   26   27   28   29   30   31   32   ...   47

4.5 La Alianza Cívica/Observación 94


Autor: Dr. Rafael Reygadas Robles Gil.

Las experiencias de acción ciudadana concertada para vigilar los procesos electorales se iniciaron desde julio de 1991 en San Luis Potosí. A lo largo de treinta meses nuevas experiencias masivas y conjuntas se fueron dando entre diferentes movimientos, frentes y organizaciones ciudadanas. En ellas se crearon muchos dispositivos técnicos y especializados para contar con instrumentos suficientemente probados para observar de manera seria y fundamentada lo que acontecía en los procesos electorales, mucho más allá de la jornada electoral misma. La densificación de estas experiencias fue cimentando las bases para definir los puntos indispensables para una verdadera reforma electoral en México.

En las primeras observaciones se trataba casi exclusivamente de observar el comportamiento de la jornada electoral de cara al respeto a las leyes electorales. Muy pronto los sofisticados mecanismos de fraude y la complejidad de los procesos fueron exigiendo una diversificación y articulación de las tareas de observación ciudadana: en algunos casos se hicieron estudios previos de padrón electoral, comportamiento de los medios de comunicación de masas, análisis de la biografía de los funcionarios electorales, inicio de análisis del uso ilegal de recursos públicos, presencia de testigos internacionales, dictámenes de las leyes electorales estatales y otros.

Con esta herencia en la memoria y en la experiencia colectiva, desde finales de 1993 y más particularmente en los primeros ocho meses de 1994, se gestó una iniciativa, que a la vez significó un salto cualitativo en la visibilidad y el impacto de las organizaciones civiles de promoción del desarrollo y de la sociedad civil democrática en general: se trató del proyecto, las prácticas sociales y la organización de una coalición cívica plural y nacional a la que se llamó Alianza Cívica/Observación 94.

 

4.5.1 El surgimiento de Alianza Cívica/Observación 94


Los diálogos entre diversas organizaciones ciudadanas para enfrentar con una estrategia común la observación de las elecciones de 1994 se habían iniciado desde mediados de 1993, sin embargo fue en el contexto del alzamiento zapatista como se evidenció ampliamente la necesidad de articular esfuerzos por la democracia desde las más diversas y disímbolas experiencias. Cada grupo o movimiento decidió que no podía ir solo, por su lado, a la observación de las elecciones federales. Por un lado, la Academia Mexicana de Derechos Humanos (AMDH) y la Convergencia de Organismos Civiles por la Democracia (CONVERGENCIA); por otro, el Acuerdo Nacional por la Democracia (ACUDE), el Movimiento Ciudadano por la Democracia (MCD) y el Consejo para la Democracia (CONSEJO), y, finalmente, la Fundación Arturo Rosenblueth (FAR) por otro.

La experiencia de estas agrupaciones las llevó a buscar articularse entre ellas para optimizar su capacidad de incidencia en los procesos democráticos y para poder convocar a amplios sectores ciudadanos a todo lo largo del país. De alguna manera se había podido trabajar juntos en Michoacán, Tabasco, Tamaulipas, Distrito Federal, Yucatán y otros procesos. Se veía claro que ante el reto de unas elecciones federales de presidente de la república, con una guerra indígena en contra de la exclusión que había estallado en Chiapas, la observación ciudadana tenía que dar un salto cualitativo.

La nueva reforma electoral realizada bajo la presión del zapatismo, logró más que todas las reformas de los ocho años anteriores. Los Consejeros Ciudadanos del Instituto Federal Electoral serían nombrados democráticamente y no impuestos por el secretario de Gobernación. Una vez nombrado estos consejeros tendrían algunos espacios en donde empezarían un largo y complejo proceso de democratización del IFE, que buscaría empezar a modificar prácticas y estructuras electorales que estaban, de hecho, subordinadas al PRI y al gobierno, como lo señaló claramente la primera demanda de todos los movimientos ciudadanos del país y de todos los procesos de observación electoral ciudadana de 1991 a 1993. Se iniciaría pues un camino ciudadano, que ciertamente no estaría desprovisto de trampas y retrocesos, pero que marcaba ya una ruta.

Con esa reforma electoral se configuraron también ciertas condiciones para la articulación de los grupos ciudadanos: por un lado había la posibilidad de acceder a suficientes recursos nacionales e internacionales para establecer un marco de elecciones más limpias; y por otro había expectativas de poder convocar a observadores internacionales a los comicios a fin de presionar más para la transición a la democracia. Estas condiciones despertaron también la imaginación de posibles cambios, de tal modo que surgieron demandas sociales a los grupos ciudadanos con experiencia en las luchas democráticas, para que se acuerparan en una sola propuesta o proyecto. De esta manera, la coyuntura favoreció que los grupos ciudadanos de observadores, nacidos por todo el país al calor de las luchas de 1988 a 1994, superando su dispersión y diferencias menores, se pudieran articular en un proyecto plural de amplio espectro.

Los puntos claves que hicieron posible la Alianza Cívica fueron:

* la realización exitosa de procesos de observación electoral conjunta a través de alianzas parciales durante tres años,

* el hecho de haber desarrollado vínculos con movimientos ciudadanos y organizaciones sociales de todo el país,

* haber inventado, construído y afinando instrumentos y metodologías ciudadana incluyentes, altamente politizadas, pero diferentes al quehacer de los partidos políticos.

En las primeras discusiones y encuentros en miras a la articulación de los esfuerzos, las preguntas y discusiones que se dieron entre las diversas organizaciones fueron acerca de si su deseo y su imaginación posible les permitían caminar juntas, acerca de si los sedimentos dejados por las acciones y experiencias históricas recientes y por la memoria conjunta les permitían remitirse a nuevas dimensiones utópicas, a nuevos proyectos:

"la primera decisión fue en torno a las posibilidades de hacer juntos un proyecto integral, un proyecto que no se concrete sólo a observar las casillas del 6 de julio, donde quepan los ciudadanos común y corrientes, quepan las ongs y no sólo las personalidades, y a esa pregunta respondimos que sí... Estamos hablando de los primeros encuentros desde noviembre de 1993 en donde realizamos un taller nacional de la Convergencia de Organismos Civiles por la Democracia, donde estuvo Sergio Aguayo en noviembre. Esa fue la primera alianza que se hizo en un taller entre la Academia Mexicana de Derechos Humanos y la Convergencia, que tuvo lugar en el local del Frente Auténtico del Trabajo, donde Sergio dice que la propuesta que tenía Convergencia, resultado de tres años ininterrumpidos de observación ciudadana de amplia participación, era la que había que impulsar juntos...[1]"

Esos primeros esfuerzos de articulación fueron abriendo el camino para llegar con otros integrantes del grupo de Cocoyoc[2], que era un colectivo de intelectuales y organizaciones ciudadanas, que servía de espacio de encuentro del ACUDE, del Consejo, de otros luchadores sociales del ámbito del periodismo o la investigación, y de algunos frentes cívicos estatales.

El grupo iniciador de Alianza, con los esbozos de su propuesta y estrategia, fruto de su campo de experiencias conjuntas y de su horizonte de expectativas puesto en común, entró en relación con algunos miembros del grupo de los "20 Compromisos por la Democracia"[3], dando como resultado que vieran con gusto la iniciativa. El nuevo análisis colectivo de la realidad y del panorama que se presentaba en el país, permitió vislumbrar como posible la construcción de una nueva forma plural de inclusión ciudadana. Así, Alianza Cívica se fué perfilando como posible.

En las reuniones preparatorias se fue consensando una cierta distribución y especialización en cuatro campos de trabajo: la educación y formación cívica, la observación ciudadana, el monitoreo de medios y los dispositivos técnicos. Estos campos fueron ocupados por diferentes actores: educación y formación cívica por Convergencia y MCD; el monitoreo de medios por la Academia; la preparación de la tecnología necesaria por la Rosenblueth; la observación ciudadana por ACUDE y Convergencia, representados por Miguel Basañez y por Martha Pérez respectivamente[4].

De esta manera se fue construyendo el acuerdo y se fue delineando el perfil de una propuesta inicial ordenada, pero abierta a sucesivas inclusiones.

Como habían sido tantos y cada vez más públicos los dispositivos de los fraudes electorales orquestados también desde el Instituto Federal Electoral y desde los aparatos gubernamentales, se dieron las condiciones para que también se sumara al proceso de la Alianza Cívica un grupo de origen panista: el Instituto Superior de Cultura Democrática[5].

La primera Coordinación de Alianza Cívica participaron por las organizaciones convocantes: Clara Jusidman, Sergio Aguayo, Enrique Flota, Luz Rosales, Daniel Cazés, Francisco Cano, Rogelio Gómez-Hermosillo, Silvia Gómez Tagle, Enrique Calderón, Julio Faesler, José Luis Barajas y Martha Pérez, siendo elegida esta última como secretaria ejecutiva.

Alianza Cívica obtuvo su registro como Asociación Civil

"Fue constituída formalmente el 25 de abril de 1994, ante el Lic. Joaquín Talavera Sánchez, notario público número 50 del Distrito Federal y sus objetivos y principios se fundamentan en la escritura número 64,061...[6]"

Dos días después Alianza Cívica llevó a cabo su primer evento ante la prensa nacional, que tuvo lugar el martes 27 de abril en el Museo de la Ciudad de México. El grupo organizador convocó a un taller nacional en el que estuvieron 29 estados. En ese taller se plantearon dispositivos de la observación electoral integral que permitirían más tarde, juntar los resultados de la votación con los procesos que la generaron, conjugando así el saber técnico especializado, el saber político y el saber organizativo, para dar cuenta de la calidad de la emisión del voto y no sólo del número de votos. Otro saber técnico ya bien probado fue el monitoreo de medios de comunicación, en el que ya se tenía amplia experiencia y en donde la Academia Mexicana de Derechos Humanos tenía experiencia y recursos.

De esta manera, en abril de 1994, la Convergencia de Organismos Civiles por la Democracia, el Movimiento Ciudadano por la Democracia, la Academia Mexicana de Derechos Humanos, la Fundación Arturo Rosenblueth, el Acuerdo Nacional por la Democracia, el Consejo para la Democracia y el Instituto Superior de Cultura Democrática, organizaciones ciudadanas con diferentes experiencias y vínculos, se unieron para dar origen a la Alianza Cívica/Observación 94.

Al terminar el taller interno, en donde se consensó el proyecto, tuvo lugar un primer evento para darlo a conocer públicamente en el Museo de la Ciudad de México.

"En ese acto público ya hay proyecto, la forma de ir armándolo fue el trabajo previo. De hecho hubo como feudos, cada quien se quedó con un campo y lo empezó a ocupar. En ese taller nacional abierto, al que se invitó ampliamente: redes, contactos, llegó gente de todo el país. Cada quien expuso sus propuestas y sus metodologías. En realidad el elemento clave, lo que fue el articulador, el organizador, la base movilizadora del proyecto fue la famosa "muestra" de observación acerca de qué y dónde observar, de cómo cuidar las casillas el 21 de agosto. La muestra contenía muchos campos, se decía que era integral, resultó ser una muestra estratificada de 2,400 casillas, en cuatro estratos distintos geosociales, rural, urbana, centrada en el cuidado de las casillas y en el planteamiento del conteo rápido...[7]

Alianza Cívica no fue una suma de fuerzas sino una multiplicación de las mismas que se cimentó en experiencias previas puestas en común. El pacto permitió capitalizar un impacto social de dimensiones hasta entonces no imaginadas, pues logró coordinar a más de 300 grupos, organizaciones de promoción del desarrollo, organizaciones cívicas y sociales, personalidades democráticas del mundo de los medios de comunicación y de la política, convocando simultáneamente, en un lapso de seis meses, a más de 20,000 ciudadanos, repartidos en los 32 estados de la república para vigilar el proceso electoral del 21 de agosto. Lo nuevo en la Alianza Cívica fue la articulación de movimientos, organizaciones, frentes, individuos e intelectuales con prestigio en los medios de comunicación, en una sola estrategia y con alto grado de profesionalismo.

"Las organizaciones y ciudadanos que se han integrado en Alianza Cívica reflejan la enorme diversidad y pluralidad de toda la sociedad mexicana. En la Alianza Cívica participan mexicanas y mexicanos de todos los estados del país y de diversas clases y grupos sociales. Esta unidad en la diversidad es posible porque hay acuerdo en torno a principios, objetivos, formas de organización y procedimientos:

Coincidimos en la prioridad que le damos a la democratización integral del país como forma de avanzar hacia una vida digna... otorgamos gran importancia a tener elecciones confiables porque son una condición para la democracia, porque le dan sentido al concepto de ciudadano y porque crean las condiciones que nos permitirán exigir a los funcionarios y políticos que sean responsables de sus actos...

Nuestro trabajo es estrictamente no partidista, no gubernamental e imparcial. Su campo de acción está en la creación, por medios pacíficos, de condiciones propicias para que los partidos y los políticos puedan presentar en condiciones de igualdad sus propuestas. De esta manera los ciudadanos tendrán los elementos para decidir por quién van a votar sabiendo que su voto va a ser respetado...[8]

La Alianza se conformó para luchar por el fortalecimiento de la vida democrática, las instituciones gubernamentales, los partidos políticos, el Estado de Derecho la responsabilización de los funcionarios y de la sociedad civil, ofreciendo un nuevo aporte para lograr comicios apegados a los principios universales de limpieza e imparcialiad de los procesos electorales. Inicialmente participaron en Alianza más de 350 organizaciones de todo el país. La estructura de Alianza estaba conformada de la siguiente manera:

"Una Asamblea Nacional, compuesta por un representante de cada coordinación o Alianza Estatal y de las organizaciones integrantes de la Coordinación Nacional.

Coordinación Nacional, conformada por cada una de las organizaciones convocantes de la Alianza.

Secretaría Ejecutiva, compuesta por la siguientes áreas operativas: finanzas y administración, logística, planeación estratégica, análisis, realciones públicas, difusión, además de las coordinaciones regionales que apoyan y dan seguimiento a las Alianzas Cívicas de las diversas entidades de la República.

Cada una de las coordinaciones o Alianzas Estatales está organizda de acuerdo a las formas y estilos propios.[9]"

Poco más adelante Alianza convocó a un Consejo Ciudadano que fuera un vigilante moral de que las tareas de observación se llevaran a cabo de acuerdo con los principios de imparcialidad, transparencia y profesionalismo.

A lo largo de seis meses, la Alianza Cívica desplegó las siguientes iniciativas y programas: campaña de educación ciudadana; campaña en contra de la compra y coacción del voto, que incluyó un dispositivo especial en zonas rurales que se llamó "Ponte vivo"; realización de encuestas para conocer la opinión pública y orientar a la población; monitoreo de medios masivos de comunicación; observación de los organismos electorales distritales y locales; atención a "visitantes internacionales"; estudio muestral de la Lista Nominal Definitiva; y observación de la jornada electoral del 21 de agosto y conteo rápido.

 




Compartir con tus amigos:
1   ...   25   26   27   28   29   30   31   32   ...   47


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad