Ordenanza fiscal reguladora del impuesto sobre bienes inmuebles


Control sanitario del personal



Descargar 5.46 Mb.
Página21/21
Fecha de conversión21.06.2018
Tamaño5.46 Mb.
Vistas354
Descargas0
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   21

Control sanitario del personal

El personal que trabaje en el centro deberá someterse a los exámenes médicos que el Ayuntamiento considere oportunos.




  1. RÉGIMEN INTERNO DEL CENTRO




  • Vestuario y enseres personales

Cada niño deberá tener en el centro:



  • Mochila.

  • Muda interior y exterior completa.

  • Pañales.

  • Toallitas.

  • Botella o biberón de agua.

Los niños llevarán ropa y calzado cómodos, para facilitar el cambio y la autonomía. Se evitarán petos, tirantes, botones y cinturones en la ropa, y cordones o hebillas en el calzado.




  • Alimentación




  • Sólo se darán alimentos a los niños cuyos padres así lo soliciten, aportándolos al centro debidamente envasados (preferentemente en plásticos) rotulados con el nombre del niño y en perfecto estado de conservación.




  • Salvo en momentos puntuales, obligatoriamente la comida se aportará a la entrada del alumno al centro.




  • Si un niño es alérgico a cualquier alimento, se debe hacer constar en una nota escrita, dirigida a la dirección del centro (independientemente de que el niño utilice el servicio de comedor o no).




  • En el caso de que el niño necesite una alimentación especial también deberá ponerse en conocimiento de la dirección del centro.




  • Medidas de control higiénico-sanitario y salud infantil




  • Para la admisión de los niños en el centro será necesario acreditar documentalmente su estado de salud, la no existencia de enfermedades contagiosas que impidan la convivencia con otros niños y las vacunas administradas hasta el momento. Para ello es estrictamente necesario entregar el certificado médico en papel oficial así como la fotocopia de cartilla de vacunas que se irán actualizando cada vez que se ponga una nueva.




  • Los niños enfermos no deben asistir al centro, pues ello supone un riesgo tanto para el propio enfermo como para sus compañeros.




  • No deben asistir los niños que padezcan fiebre, vómitos, diarrea, erupciones en la piel, estomatitis aftosa, conjuntivitis purulentas, así como enfermedades bacterianas y víricas y cualquier otra patología que se transmita por contacto.




  • La dirección del centro podrá exigir a los niños que hayan padecido una enfermedad contagiosa, un informe justificante del pediatra que les haya atendido donde se refleje que ha superado el período de transmisibilidad de dicha enfermedad. Los niños que no se encuentren en perfecto estado de salud no serán admitidos hasta presentar un certificado que especifique que la enfermedad no le impide la normal convivencia con el resto de los niños.




  • Cuando el niño enferme durante su estancia en el centro, tras las primeras atenciones, se avisará a los padres inmediatamente. Si la enfermedad reviste gravedad y no se puede localizar a los padres, se trasladará a los niños con urgencia al centro médico.




  • Si estando en el centro el niño enferma, se avisará a los padres para que pasen a recogerlo:




  • Cuando la fiebre supere los 38ºC.




  • Cuando presente vómitos o diarreas continuadas.




  • Otras situaciones que la Dirección Regional de Sanidad y Consumo determine.




  • Si un niño o miembro del personal del centro presenta algunas de las siguientes enfermedades, deberá ausentarse los períodos que se especifican:




  • Escarlatina: 48 horas tras el inicio del tratamiento.

  • Hepatitis: una semana después del inicio de la ictericia.

  • Paperas: 9 días desde el inicio de la hinchazón.

  • Piojos: hasta el día siguiente e recibir el tratamiento.

  • Rubeola: 4 días desde el inicio de la erupción.

  • Sarampión: 3 días desde el inicio de la erupción.

  • Sarna: 24 horas después del tratamiento.

  • Tosferina: 7 días desde el inicio del tratamiento antibiótico.

  • Varicela: hasta que todas las lesiones tengan costra.




  • En el caso de otras enfermedades no contempladas en este listado, se aplicarán los períodos establecidos por prescripción facultativa.




  • En el centro sólo se darán medicamentos acompañados de la autorización escrita de los padres, adjuntando el nombre del medicamento, dosis del producto y la hora o frecuencia de administración. Siempre que sea posible los medicamentos se suministrarán en el domicilio familiar.




  • Cada niño tendrá sus propios útiles de aseo que no deben ser compartidos.




  • El centro dispondrá de un botiquín que estará fuera del alcance de los niños, equipado básicamente.




  1. DERECHOS Y DEBERES




  • Derechos de los niños y sus familias




  • Asistir al centro y recibir sus enseñanzas sin discriminación por razón de sexo, raza, religión, ideología o cualquier otra condición o circunstancia social o personal, que contribuya al pleno desarrollo de su personalidad.




  • Ser tratado con la debida consideración y dignidad, tanto por parte del personal que preste sus servicios como por parte de las familias de los otros niños.




  • Los niños tienen derecho a que sea guardado sigilo profesional acerca de los datos de su historial educativo, social o sanitario.




  • Realizar salidas al exterior, siempre y cuando los menores permanezcan acompañados por un adulto. En todo caso, con autorización escrita por parte de padres o tutores.




  • Recibir una asistencia individualizada acorde con sus necesidades específicas, respetando su integridad y facilitándoles todo lo preciso para conseguir su desarrollo integral.




  • Dejar de utilizar los servicios o abandonar el centro donde se presta el servicio por voluntad de los padres o tutores.




  • Las familias tiene derecho a ser informadas diariamente por el personal encargado del servicio de los acontecimientos vividos por el menor.




  • Los padres podrán realizar las visitas a las instalaciones y entrevistarse con el personal del centro antes de comenzar a asistir su hijo al mismo, durante la prestación del servicio, o cuando lo soliciten, siempre que no se interrumpan las actividades desarrolladas en el centro.




  • Los padres tendrán derecho a participar en el funcionamiento del centro por medio de un representante elegido entre ellos y que se renovará cada curso escolar. En todo caso se garantizará el funcionamiento democrático y participativo.




  • Los padres podrán colaborar con el centro en todo lo que suponga una mejora en la calidad de la educación y la atención a sus hijos.




  • Deberes y obligaciones de los padres o tutores




  • Cumplir las normas de utilización del centro establecidas por este reglamento.




  • Observar una conducta inspirada en el mutuo respeto, tolerancia y colaboración encaminada a facilitar una mejor convivencia.




  • Participar en la vida del centro, de acuerdo con lo que se disponga en este reglamento.




  • Presentar la documentación requerida en los plazos establecidos para ello.




  • Comunicar al personal del centro cualquier circunstancia médica, sanitaria y/o personal relativa al menor, que sea relevante para la adecuada atención del mismo.




  • Entregar a tiempo la ropa, enseres personales y materiales que les sean requeridos, según lista proporcionada por el centro.




  • Cuando se produzca alguna circunstancia especial deberán informar a la persona que recibe al niño.




  • Hacerse cargo del menor y cuidar de que no asista al centro cuando éste padezca alguna enfermedad con proceso infecto-contagioso.




  • Asumir la línea de funcionamiento del centro, participar voluntariamente en la gestión del mismo y aceptar los requisitos que de todos ellos se derivan.

El incumplimiento reiterado de las normas de funcionamiento y organización del centro, así como la falsedad e irregularidad en la acreditación de las circunstancias que dan derecho a la atención a los menores en el centro, llevará a la pérdida de plaza y a la limitación en la utilización futura del centro.




  • Derechos del equipo educativo-asistencial




  • Ejercer sus funciones educativo-asistenciales de acuerdo con la metodología que consideren más adecuada.




  • Expresar libremente sus opiniones con objetividad y con el debido respeto a las personas.




  • Convocar a los padres o tutores de los niños para tratar asuntos que les conciernen.




  • Intervenir activamente en la problemática del centro aportando propuestas y sugerencias.




  • Disponer de medios materiales y técnicos necesarios para el desempeño de su labor.




  • Estar informado e intervenir en todo aquello que afecte a la actividad y disciplina del centro.




  • No ser interrumpido durante el ejercicio de su labor.




  • Conocer cualquier dato sobre el niño que sea valioso para el desempeño de la función educativo-asistencial.




  • Gozar de respeto por parte de los padres.




  • Deberes del equipo educativo-asistencial




  • Respeto y no discriminación.




  • Avisar las ausencias con la suficiente antelación y presentar justificante de las mismas.




  • Relación basada en el diálogo para conseguir un buen clima laboral.




  • Atención con respeto y diligencia.




  • Clima agradable, distendido, facilitando la libertad de expresión, la no competitividad, colaboración y respeto a la diversidad.




  • Se guardará confidencialidad en casos de mordiscos, arañazos o similares para evitar enfrentamientos entre las familias.




  • Cumplir y hacer cumplir la normativa del centro.




  • Trabajar de forma coordinada.




  • Ofrecer a los niños un modelo de convivencia democrática y respetuosa.




  • Informar a las familias sobre el desarrollo psicoevolutivo de los menores.




  • Conocer perfectamente a los niños y saber cuáles son sus necesidades.




  • Organizar su labor de forma activa y participativa.




  • Verificar la evolución de los menores con criterios objetivos y de forma continuada.




  • Ser puntual, respetando horarios y tiempos establecidos y no ausentarse del centro sin causa justificada y sin informar a los compañeros.




  • Controlar diariamente la asistencia y puntualidad e los niños.




  • Atender a los niños con urgencia ante cualquier contratiempo o accidente que puedan sufrir.




  • Acompañar a los niños en sus desplazamientos por el centro, procurando hacerlo de forma ordenada y sin dejar a los menores sin la vigilancia de un adulto.







  • Organizar el trabajo adecuadamente.




  • Estar abierto a cualquier cambio metodológico.




  • Actuar en base a las necesidades de los niños.




  • Guardar confidencialidad en aquellos aspectos personales o circunstancias familiares que se conozcan.




  • Trato igualitario, pero a la vez diferenciador en función de las necesidades y características de cada niño.




  • Propiciar la adquisición de hábitos y conocimientos propios de la edad.




  • Comunicar a los padres toda incidencia significativa.




  • Tratar a los niños con buenos modos, evitando el daño físico y psicológico, y cuidando las normas de cortesía.




  1. DISPOSICIONES FINALES

1ª.- La inscripción definitiva del niño, supone la aceptación y el compromiso de cumplir las normas establecidas, así como las sanciones que el centro imponga si éstas no se cumplen.


En el caso de dudas que puedan surgir en la aplicación del Reglamento o sobre aspectos puntuales no regulados en éste, corresponderá al Ayuntamiento de la localidad elaborar el oportuno dictamen y resolución previos los informes técnicos que se consideren pertinentes.
2ª.- El presente Reglamento ha sido aprobado provisionalmente por el Ayuntamiento Pleno en sesión de 30 de octubre de 2012.
3º.- El presente Reglamento ha sido aprobado definitivamente (por falta de reclamaciones durante el periodo de exposición pública) entrará en vigor al día siguiente de su publicación íntegra en el Boletín Oficial de la Provincia permaneciendo en vigor hasta su modificación o derogación expresa.
En Navaleno, a 13 de Diciembre de 2.012
El Alcalde: El Secretario:

Fdo.: Paulino Eduardo Herrero Amat Fdo.: José Mª Perlado Abad.

Publicada en B.O.P de 8 de marzo de 2013.


ORDENANZA DE VERTIDOS A LA RED MUNICIPAL DE ALCANTARILLADO DE NAVALENO ( SORIA ).

CAP. 1 OBJETO Y ÁMBITO DE LA ORDENANZA

Artículo 1.

Es objeto de la presente Ordenanza regular las condiciones de los vertidos de aguas

residuales a las redes de alcantarillado y colectores, con especial referencia a las

prescripciones a que habrán de someterse en esta materia los usuarios actuales y futuros,

de conformidad con las siguientes finalidades:

1. Proteger la cuenca receptora, eliminando cualquier efecto tóxico, crónico o

agudo, tanto para el hombre como para sus recursos naturales y conseguir los

objetivos de calidad exigidos en la legislación vigente.

2. Salvaguardar la integridad y seguridad de personas e instalaciones de

saneamiento.

3. Prevenir toda anomalía de los procesos de depuración utilizados.

4. Favorecer la reutilización, en aplicación al terreno de los fangos obtenidos.

Artículo 2.

Quedan sometidos a los preceptos de esta Ordenanza, todos los vertidos de aguas

pluviales y residuales, tanto de naturaleza doméstica como industrial que se efectúen a la

red de alcantarillado y colectores, desde edificios, industrias o explotaciones.

Artículo 3.

Todas las edificaciones, industrias o explotaciones, tanto de naturaleza pública como

privada, que tengan conectados o conecten en el futuro, sus vertidos a la red de

alcantarillado, deberán contar con la correspondiente licencia de obras expedida por el

Ayuntamiento, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo siguiente.

La licencia de obras explicitará la autorización y condiciones de acometida a la red de

alcantarillado.

CAP. 2 VERTIDO DE AGUAS INDUSTRIALES

Artículo 4.

Se entiende como aguas residuales industriales las procedentes de las instalaciones de

establecimientos con actividad industrial (R.D 475/2007, CNAE-2009) y que son

debidas a los procesos propios de la actividad del establecimiento, comportando
presencia de restos consecuencia de los mismos y en general diferentes a las aguas

residuales domésticas.

Todos los vertidos a la red de alcantarillado de aguas residuales de origen industrial

deberán contar con la autorización de vertido expedida por el Ayuntamiento.

Artículo 5.

En la solicitud de la autorización de vertido, junto a los datos de identificación, se

expondrán, de manera detallada, las características del vertido y en especial:

1. Volumen de agua consumida.

2. Volumen máximo y medio de agua residual vertida

3. Características de contaminación de las aguas residuales vertidas.

4. Variaciones estacionales en el volumen y características de contaminación de las

aguas residuales vertidas.

Artículo 6.

De acuerdo con los datos aportados por los solicitantes, el Ayuntamiento estará

facultado para resolver en el sentido de:

1. Prohibir totalmente el vertido, cuando las características del vertido no puedan

ser corregidas por el tratamiento oportuno.

2. Autorizar el vertido, previa determinación de los tratamientos mínimos que

deberán establecerse con anterioridad a su salida a la red general, así como los

dispositivos de control, medida de caudal y muestreo que deberá instalar la industria

a su costa.

3. Autorizar el vertido sin más limitaciones que las contenidas en esta Ordenanza.

Artículo 7.

La autorización podrá incluir los siguientes extremos:

1. Valores máximos y medios permitidos en concentraciones y en características

de las aguas residuales vertidas.

2.

Limitaciones sobre el caudal.



3. Exigencias de instalaciones de pretratamiento, informes técnicos y registros

de la planta en relación con el vertido.

4. Exigencias respecto al mantenimiento.

5. Programas de cumplimiento


6. Análisis de los vertidos con una cierta periodicidad debiendo mantener un

Registro de los mismos durante el plazo que se fije.

7. Condiciones complementarias que aseguren el cumplimiento de esta

Ordenanza.

Artículo 8.

La autorización de vertido estará condicionada al cumplimiento de las condiciones

establecidas en esta Ordenanza, y se otorgará con carácter indefinido siempre y cuando

no varíen sustancialmente las condiciones iniciales de autorización.

No se permitirá ninguna conexión a la red de alcantarillado en tanto no se hayan

efectuado las obras o instalaciones específicamente determinadas, así como las

modificaciones o condicionamientos técnicos que, a la vista de los datos aportados en la

solicitud de la autorización de vertido, establezca el Ayuntamiento.

Artículo 9.

Cualquier alteración del régimen de vertidos deberá ser notificada de manera inmediata

al Ayuntamiento. Dicha notificación deberá contener los datos necesarios para el exacto

conocimiento de la naturaleza de la alteración, tanto si afecta a las características, como

al tiempo y al volumen de vertido.

De acuerdo con estos datos y las comprobaciones que sean necesarias, el Ayuntamiento

adoptará nueva resolución de acuerdo con lo dispuesto en el articulo 6º.

Artículo 10.

Son responsables de los vertidos, los titulares de las autorizaciones de vertido.

CAP. 3PROHIBICIONES Y LIMITACIONES GENERALES DE LOS

VERTIDOS

Artículo 11.

Queda prohibido verter directa o indirectamente a la red de alcantarillado, aguas

residuales o cualquier otro tipo de residuos sólidos, líquidos o gaseosos que, en razón de

su naturaleza, propiedades y cantidad, cause o puedan causar por si solos o por

interacción con otros desechos, algunos de los siguientes tipos de daños, peligros o

inconvenientes en las instalaciones de saneamiento:

1. Formación de mezclas inflamables o explosivas.

2. Efectos corrosivos sobre los materiales constituyentes de las instalaciones.

3. Creación de condiciones ambientales nocivas, tóxicas, peligrosas o molestas,

que impidan o dificulten el acceso y/o la labor del personal encargado de la

inspección, limpieza, mantenimiento o funcionamiento de las instalaciones.


4. Producción de sedimentos, incrustaciones o cualquier otro tipo de obstrucciones

físicas, que dificulten el libre flujo de las aguas residuales, la labor del personal o el

adecuado funcionamiento de las instalaciones de depuración.

5. Perturbaciones y dificultades en el normal desarrollo de los procesos y

operaciones de las planta depuradoras de aguas residuales que impidan alcanzar los

niveles óptimos de tratamiento y calidad de agua depurada.

Artículo 12.

Queda totalmente prohibido verter directa o indirectamente a las instalaciones

municipales de saneamiento cualquiera de los siguientes productos:

1. Disolventes o líquidos orgánicos inmiscibles en agua, combustibles o

inflamables, tales como gasolina, naftaleno, petróleo, white-spirit, benceno, tolueno,

xileno, tricloroetileno, percloroetileno, etc.


2. Aceites y grasas flotantes.

3. Sustancias sólidas potencialmente peligrosas: carburo cálcico, bromatos,

cloratos, hidruros, percloratos, peróxidos, etc.

4. Gases o vapores combustibles inflamables, explosivos o tóxicos o procedentes

de motores de explosión.

5. Radionúclidos.

6. Residuos industriales o comerciales que, por sus concentraciones o

características tóxicas o peligrosas requieran un tratamiento específico y/o control

periódico de sus efectos nocivos potenciales.

7. Los que produzcan concentraciones de gases nocivos en la atmósfera de la red

de alcantarillado superiores a los límites siguientes:

- Dióxido de azufre (SO2): 5 partes por millón

- Monóxido de carbono (CO): 100 partes por millón

- Cloro: 1 parte por millón

- Sulfhídrico (SH2): 20 partes por millón

- Cianhídrico (CHN): 10 partes por millón

8. Fármacos obsoletos o caducos que, aún no habiendo sido citados de forma

expresa anteriormente, pueden producir graves alteraciones en los sistemas de

depuración correspondientes, aún en pequeñas concentraciones, como por ejemplo

los antibióticos.

9. Sangre procedente del sacrificio de animales producida en mataderos

industriales o municipales y cualquier otro residuo de matadero.

10. Suero lácteo, producido en industrias queseras o industrias de productos

derivados de la leche.

11. Residuos de origen pecuario.

12. Sólidos o lodos procedentes de sistemas de pretratamiento de vertidos



residuales, sean cual sean sus características.
Artículo 13.

Queda prohibido verter, directa o indirectamente a las redes de alcantarillado, vertidos

con las características o con concentración de contaminantes iguales o superiores en todo

momento a los expresados en la siguiente relación:

Parámetros

PH



Conductividad

Sólidos en suspensión

DQO

DBO5


TOC

Aceites y grasas

Cloruros

Cianuros libres

Cianuros totales

Dióxido de azufre (SO2)

Fenoles totales (C6H5OH)

Fluoruros

Sulfatos (SO4)

Sulfuros (SH=)

Sulfuros libres

Nitratos


Nitrógeno amoniacal

Fósforo total

Aluminio

Arsénico


Bario

Boro


Cadmio

Cobre


Cromo hexavalente

Cromo total

Cinc

Estaño


Hierro

Manganeso

Mercurio

Níquel


Plomo

Selenio


Color inapreciable en dilución

Detergentes

Pesticidas

Toxicidad (materias inhibidoras)

Valor límite

40ºC


6-10 uds

5.000 uS/cm

1.000 mg/l

1.500 mg/l

700 mg/l

450 mg/l


150 mg/l

2.000 mg/l

1 mg/l

5 mg/l


15 mg/l

2 mg/l


12 mg/l

1.000 mg/l

5 mg/l

0,3 mg/l


100 mg/l

50 mg/l


50 mg/l

20 mg/l


1 mg/l

10 mg/l


3 mg/l

0,5 mg/l


1 mg/l

0,5 mg/l


5 mg/l

5 mg/l


2 mg/l

1 mg/l


2 mg/l

0,05 mg/l

1 mg/l

1 mg/l


1 mg/l

1/40


6 mg/l

0,10 mg/l

50 Equitox/m3
Artículo 14.

Los caudales punta vertidos en la red no podrán exceder del valor medio diario en más

de 5 veces en un intervalo de 15 minutos, o de cuatro veces en un intervalo de una hora,

del valor medio diario.

Artículo 15.

Solamente será posible la admisión de vertidos con concentraciones superiores a las

establecidas por el artículo 12, cuando se justifique debidamente, que éstos no pueden en

ningún caso producir efectos perjudiciales en los sistemas de depuración de aguas

residuales, ni impedir la consecución de los objetivos de calidad consignados para las

aguas residuales depuradas.

Queda expresamente prohibida la dilución de aguas residuales, realizada con la finalidad

de satisfacer las limitaciones del artículo 12. Esta práctica será considerada como una

infracción de la ordenanza.

Artículo 16.

Si bajo una situación de emergencia se incumplieran alguno de los preceptos contenidos

en la presente ordenanza, se deberá comunicar inmediatamente dicha situación al

Ayuntamiento, y al servicio encargado de la explotación de Estación Depuradora de

Aguas Residuales.

Una vez producida la situación de emergencia, el usuario utilizará todos los medios a su

alcance para reducir al máximo los efectos de la descarga accidental.

En un periodo máximo de siete días desde el momento que se produce la situación de

emergencia o se tiene conocimiento de ella, el usuario deberá remitir al Ayuntamiento

un informe detallado del accidente, en el que junto a los datos de identificación deberán

figurar los siguientes:





Causas del accidente.



Hora en que se produjo y duración del mismo

Volumen y características de contaminación de vertido.

Medidas correctoras adoptadas.

Hora y forma en que se comunicó el suceso.

Con independencia de otras responsabilidades en que pudiera haber incurrido, los costes

de las operaciones a que den lugar los vertidos accidentales, serán abonados por el

usuario causante.

CAP. 4 MUESTREOS Y ANÁLISIS

Artículo 17.

Las determinaciones analíticas se realizarán sobre muestras simples recogidas en el

momento más representativo del vertido, el cual será señalado por el Ayuntamiento,

Entidad o Empresa en quien delegue.


Cuando durante un determinado intervalo de tiempo, se permitan vertidos con valores

máximos de contaminación, los controles se efectuarán sobre muestras compuestas.

Éstas serán obtenidas por mezcla y homogeneización de muestras simples recogidas en

el mismo punto y en diferentes tiempos, siendo el volumen de cada muestra simple

proporcional al volumen del caudal vertido.

Artículo 18.

Los análisis para la determinación de las características de los vertidos, se realizarán

conforme a los "Métodos Normalizados para el Análisis de aguas potables y

residuales”, publicados conjuntamente por la APHA, AWWA y WPCF.

CAP. 5 INSPECCIÓN Y VERTIDOS

Artículo 19.

El Ayuntamiento, entidad o Empresa en quien delegue, en uso de sus facultades, podrá

efectuar tantas inspecciones como estime oportuno, a fin de poder verificar las

condiciones y características de los vertidos a la red de alcantarillado.

Artículo 20.

Las industrias y explotaciones quedan obligadas a disponer en sus conductos de desagüe,

de una arqueta de registro de libre acceso desde el exterior, acondicionada para aforar

los caudales circulantes, así como para la extracción de muestras. Dicha arqueta será

definida por los Servicios Técnicos Municipales y deberán estar precintadas.

Los análisis de las muestras obtenidas se efectuarán por laboratorios homologados. De

los resultados, se remitirá copia al titular del permiso del vertido para su conocimiento.

Artículo 21.

La carencia de la autorización de vertido, la obstrucción a la acción inspectora o la

falsedad en los datos exigidos, independientemente del ejercicio de las acciones legales

que correspondan, implicará la rescisión de la Autorización de vertido, pudiendo

determinar la desconexión a la red de alcantarillado.

Artículo 22.

Se consideran infracciones:

1. Las acciones y omisiones que contraviniendo lo establecido en la presente Ordenanza

causen daño a los bienes de dominio o uso público hidráulico, o a los del ente gestor

encargado de la explotación de la estación depuradora de aguas residuales.
2. La no aportación de la información periódica que deba entregarse al Ayuntamiento

sobre características del efluente o cambios introducidos en el proceso que puedan

afectar al mismo.

3. El incumplimiento de cualquier prohibición establecida en la presente Ordenanza o la

omisión de los actos a que obliga.

4. Los vertidos efectuados sin la autorización correspondiente.

5. La ocultación o falseamiento de los datos exigidos en la autorización de vertido.

6. El incumplimiento de las condiciones impuestas en la autorización de vertido.

7. El incumplimiento de las acciones exigidas para las situaciones de emergencia

establecidas en la presente ordenanza.

8. La no existencia de las instalaciones y equipos necesarios para la realización de los

controles requeridos o mantenerlos en condiciones no operativas.

9. La evacuación de vertidos sin tratamiento previo, cuando éstos lo requieran, o sin

respetar las limitaciones especificadas en esta ordenanza.

10. La obstrucción a la labor inspectora del Ayuntamiento en el acceso a las

instalaciones o la negativa a facilitar la información requerida.

11. El incumplimiento de las órdenes de suspensión de vertidos.

12. La evacuación de vertidos prohibidos.

13. La inobservancia de cualquier condición impuesta por el Ayuntamiento, en la

concesión de la autorización de vertido o las que imponga con posterioridad en aras a la

consecución de la calidad del vertido.

Artículo 23.

1. Las infracciones enumeradas en el artículo anterior podrán ser sancionadas

económicamente hasta el máximo autorizado por la legislación vigente.

2. Sin perjuicio de la sanción que en cada caso proceda, el infractor deberá reparar el

daño causado. La reparación tendrá como objeto la restauración de los bienes

alterados a la situación anterior de la infracción.

Cuando el daño producido afecte a infraestructuras de saneamiento, la reparación

será realizada por el Ayuntamiento a costa del infractor.

3. Si el infractor no procediese a reparar el daño causado en el plazo señalado en el

expediente sancionador, el Ayuntamiento procederá a la imposición de multas

sucesivas.


4. Cuando los bienes alterados no puedan ser repuestos a su estado anterior, el infractor

deberá indemnizar los daños y perjuicios ocasionados. La valoración de los mismos

será efectuada por el Ayuntamiento.

Artículo 24.

La potestad para iniciar el expediente sancionador de las infracciones previstas en esta

ordenanza prescribirá a los seis meses contados desde la comisión del hecho o desde la

detección del daño causado, si este no fuera inmediato.

Artículo 25.

La imposición de sanciones y la exigencia de responsabilidades con arreglo a esta

ordenanza se realizará mediante la instrucción del correspondiente expediente

sancionador y con arreglo a lo previsto en la Ley 30/1992 de 26 de noviembre, de RJAP

y PAC.


Con independencia de las sanciones expuestas, el Ayuntamiento podrá cursar la

correspondiente denuncia a los organismos competentes a los efectos oportunos.

La potestad sancionadora corresponderá al Sr. Alcalde-Presidente del Ayuntamiento.

DISPOSICIÓN TRANSITORIA

Todas las industrias existentes con anterioridad a la aprobación de esta Ordenanza,

deberán solicitar, en el plazo de seis meses a partir de la entrada en vigor, permiso para

realizar sus vertidos a la red de alcantarillado.

DISPOSICIÓN FINAL

El Ayuntamiento determinará en la Ordenanza Fiscal correspondiente, el régimen

económico de la prestación del servicio de alcantarillado.

Los vertidos doméstico se gravarán con una tasa en €/m3. de agua consumida del

abastecimiento.

Los vertidos industriales se gravarán en función del caudal y la concentración vertida de

los contaminantes más significativos. A este fin, podrán establecerse unos coeficientes



multiplicadores dependiendo del tipo de sustancia contaminante.


El importe de las tasas tendrá que cubrir los costes de explotación y mantenimiento de la Edar y los de la red municipal de colectores.




Compartir con tus amigos:
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   21


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos