Ordenanza fiscal reguladora del impuesto sobre bienes inmuebles


Normas relativas a los animales



Descargar 5.46 Mb.
Página15/21
Fecha de conversión21.06.2018
Tamaño5.46 Mb.
Vistas351
Descargas0
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   ...   21
Normas relativas a los animales.

Sub-sección 1ª Normas generales.

  1. La tenencia de animales domésticos en general estará condicionada a la utilidad o nocividad de los mismos en relación con las personas y a la posible existencia de peligros o incomodidades para los vecinos y personas en general.

  2. Los dueños o encargados de animales están obligados a facilitar a los agentes de la Autoridad Local las visitas domiciliarias convenientes para la inspección y determinación de las circunstancias mencionadas en el párrafo anterior.

  3. Se prohíbe dar alimentos a los animales en la vía pública.

  4. La tenencia de aves de corral, conejos, palomos y otros animales de cría se sujetará a las mismas condiciones.

Artículo 115.

  1. La Autoridad Municipal requerirá a los dueños o encargados de animales para que los retiren si su tenencia no pudiese ser autorizada.

  2. Los infractores, previa denuncia comprobada por los Agentes de la Autoridad, serán sancionados por el Alcalde con multa. De no ser cumplido el requerimiento de la Autoridad Municipal para retirar los animales y, en todo caso, a la tercera denuncia cuya veracidad haya quedado debidamente constada, se procederá al decomiso de aquéllas, con entrega inmediata a instituciones municipales.

Artículo 116.

Los animales afectados de enfermedades repugnantes o sospechosas de peligro para las personas y los que sufrieren afecciones crónicas incurables deberán ser sacrificados, previo informe del Veterinario Municipal.



Artículo 117.

  1. Las caballerías que marchen por la vía pública habrán de ser conducidas al paso por sus dueños.

  2. Las caballerías y demás animales domésticos que circulen extraviados por la vía pública serán capturados por los agentes de la Autoridad Local y conducidos a la perrera municipal

donde permanecerán diez días a disposición de su dueño, el cual habrá de abonar la sanción y gastos por estancia que procedan.



  1. Si sus dueños o encargados no los reclamasen serán sacrificados con métodos eutanásicos adecuados que no producen sufrimiento del animal.

Artículo 118.

  1. Se prohíbe hostigar y tratar con crueldad a los animales.

  2. Sin embargo, toda persona que fuere acometida por un perro, gato u otro animal en la vía pública quedará exenta de responsabilidad frente a la Administración municipal si, al defender- se, les causara la muerte o cualesquiera otras lesiones.

Sub-sección 2ª Perros y gatos.

Artículo 119.

Los dueños de los perros y gatos están obligados a declarar su posesión dentro del plazo máximo de tres meses, contados a partir de la fecha de nacimiento, o un mes después de su adquisición, cumplimentando el impreso que, a dicho fin, se les facilitará en las oficinas municipales. A estos efectos se considerarán dueños de los animales aquellos que con asiduidad les diesen comida y cuidados.

Artículo 120.

Los porteros, conserjes, guardas o encargados de fincas urbanas o rústicas deberán facilitar a la Autoridad municipal que lo requiera cuantos antecedentes y datos conozcan respecto a la existencia de perros y gatos en los lugares donde prestan servicio.



Artículo 121.

Quienes cedieren o vendieren algún perro o gato lo deberán comunicar a los Servicios de Sanidad del Ayuntamiento, expresando el nombre y domicilio del nuevo poseedor y haciendo referencia del número de tarjeta del animal.



Artículo 122.

  1. Todo el que adquiera un perro o gato estará obligado a inscribirlo, en los Servicios Administrativos de Sanidad del Ayuntamiento y a proveerse de la cartilla sanitaria si el animal tiene más de tres meses de edad y carece de ella.

  2. Las bajas por muerte o desaparición de los animales se comunicarán también por los dueños a los mismos servicios, acompañando la tarjeta sanitaria.

Artículo 123.

La tenencia de perros y gatos en las viviendas urbanas queda subordinada a que no infrinjan las normas de higiene y no produzcan molestias al vecindario.

Corresponde al Alcalde juzgar y sancionar, previo expediente, los casos de incumplimiento.

Artículo 124.

Queda prohibida la circulación por la vía pública de aquellos perros que no vayan conducidos mediante cadena, correa o cordón resistente y provisto de bozal en caso de raza peligrosa. En el collar deberán ostentar la placa sanitaria canina. Los propietarios serán responsables del incumplimiento de estas normas.



Artículo 125.

Los perros y gatos abandonados en la vía pública deberán ser capturados y conducidos a la perrera municipal, donde permanecerán diez días a disposición de su dueño, el cual habrá de abonar la sanción y gastos por estancia que procedan.


Artículo 126.

Los perros y gatos capturados en la vía pública y que no hayan sido reclamados por sus dueños en el plazo fijado anteriormente o cuyos dueños no hayan abonado los derechos pertinentes (alimentación, vacunación, matricula), quedarán durante otros tres días a disposición de quienes lo soliciten y se comprometan a regularizar la situación sanitaria y fiscal del animal.

Los no retirados ni cedidos se sacrificarán de forma incruenta.

Artículo 127.

Los perros guardianes de solares, obras, jardines etc., deberán estar bajo la vigilancia de sus dueños o personas responsables y, en todo caso, en recintos donde no puedan causar daños a personas o cosas, debiendo advertirse en lugar visible la existencia del perro guardián.



Artículo 128.

Los perros que sirven de lazarillos a los ciegos estarán exentos de tasas y arbitrios, pero habrán de ser matriculados y vacunados y para circular deberán ir sujetos por cadena o cordón fuerte, ostentando la placa de control sanitaria en el collar.



Artículo 129.

En los casos de declaración de epizootias, los dueños de los perros cumplirán las disposiciones preventivas sanitarias que se dicten por las Autoridades competentes, así como las prescripciones reglamentarias que acuerde el Alcalde.

Anualmente deberán ser vacunados los perros y gatos en las fechas fijadas al efecto, haciéndose constar el cumplimiento de esta obligación en su tarjeta de control sanitario. Los perros y gatos no vacunados deberán ser capturados y sus dueños sancionados.

Artículo 130.

Los animales que hayan causado lesiones a una persona deberán ser sometidos a control veterinario oficial durante el plazo legalmente establecido.

Este período de observación se realizará en la perrera municipal, en cuyas dependencias será internado el animal durante los días que se señalen.

A petición del propietario y previo informe favorable del Servicio Veterinario, la observación del animal agresor podrá realizarse en el domicilio del dueño, siempre que el animal este debidamente documentado (vacunación y matrícula del año en curso).



Si el perro o gato agresor fuese vagabundo o de dueño desconocido, las Autoridades Locales, las personas agredidas y colaboradores voluntarios ayudarán para la captura del animal agresor.

Artículo 131.

Las personas que ocultaren casos de rabia en los animales o dejasen al animal que la padezca en libertad serán puestas a disposición de las Autoridades Gubernativas o Judiciales correspondientes.



Artículo 132.

Quienes hubieren sido mordidos deberán dirigirse inmediatamente a los Servicios Médicos para que pueda sometérseles a tratamiento si así lo aconseja el resultado de la observación del animal.

Así mismo, deberá presentarse la correspondiente denuncia en la Comisaría de Policía o Cuartel de la Guardia Civil, a los oportunos efectos legales.

Artículo 133.

Sub-sección 3ª Protección de los animales.

Se considerarán incorporadas a esta Ordenanza todas las disposiciones de protección y buen trato a los animales, dictadas o que se dicten de proteccionismo animal.

Artículo 134.

En especial queda prohibido:

Primero: El abandono de animales en viviendas cerradas o desalquiladas, en la vía pública, solares, jardines, etc.

Segundo: La venta callejera de toda clase de animales vivos.



Tercero: Conducir suspendidos de las patas animales vivos.

Cuarto: Golpear a los animales con varas, objetos duros, hostigarlos y tratarlos con crueldad.



Quinto: El uso de serreta para los animales destinados a trabajos de carga y arrastre que deberá ser sustituida por fuerte tira de cuero. Como excepción, en aquéllos casos en que el temperamento del animal aconseje el uso de serreta, ésta deberá ser forrada de material suave y blando.

Sexto: El uso de carros de dos ruedas que no vayan provistos de calza y tentemozo, el cual deberá ser descolgado cuando yendo cargado se estacione y en las operaciones de carga y descarga.

Séptimo: El llevar perros atados a los carros o vehículos en marcha.

Octavo: El transporte de mercancías a lomo de animal por el interior de la población, salvo para uso propio.

Artículo 135.

Los Agentes de la Autoridad y cuantas personas presencien hechos contrarios al fin perseguido de esta Ordenanza tienen el deber de denunciar a los infractores, con el fin de que se les imponga la correspondiente sanción.

Los animales cuyos dueños sean denunciados por causarles malos tratos o por tenerlos en lugares que no reúnan las condiciones impuestas por las normas sanitarias o de protección animal, podrán ser decomisados si su propietario o persona de quien dependan no rectifican, previo requerimiento municipal, en la forma aconsejada.

Sección 4ª

Normas relativas de los bienes

Sub-sección 1ª Fuentes públicas

Artículo 136.

Tienen la consideración de fuentes públicas las emplazadas en las vías públicas del municipio o en su término, susceptibles de uso y aprovechamiento común y las de adorno y embellecimiento urbano.

Artículo 137.

Se prohíbe en las fuentes públicas:



  1. Lavar ropas, frutas, verduras u objetos de cualquier clase.

  2. Lavarse, bañarse o echar a nadar perros u otros animales y enturbiar las aguas.

  3. Abandonar bajo el chorro cántaros, cubos o cualquier otro vaso o recipiente. Cada usuario sacará el agua por su turno y se retirará una vez lleno el recipiente.




  1. Beber directamente del caño o del arranque del surtidor salvo que las fuentes tengan instalación especial.

  2. Abrevar caballerías y ganados.

  3. Dejar jugar a los niños con barquitos u objetos análogos con excepción de las fuentes y estanques construidos y destinados especialmente a tal objeto.

Sub-sección 2ª Arboles, parques y jardines.

Artículo 138.

  1. Es de la exclusiva competencia municipal la instalación y mantenimiento en la a pública de árboles, jardines y parques públicos, para adorno de la ciudad, beneficio y esparcimiento de sus habitantes, sin perjuicio de los elementos arbóreos y vegetales existentes en fincas particulares.

  2. Podrá, sin embargo, ser autorizada, previa solicitud e informe favorable del Servicio Municipal de Parques y Jardines, la colocación con carácter permanente o en horas o días determinados, de macetas con plantas y flores, en las aceras, junto a la calzada, siempre que no re- presenten entorpecimiento para el tránsito de peatones o aparcamiento de vehículos. En todo caso, el titular de la autorización deberá retirar dichos elementos a requerimiento de los Agentes de la Autoridad Local.

Artículo 139.

Sin perjuicio de lo establecido en las Ordenanzas de Edificación, la Administración Municipal podrá obligar a los propietarios de jardines particulares visibles desde la vía pública, que estén en malas condiciones, a que efectúen las correspondientes podas y rastrojeras, a fin de que no desdigan de la estética y decoro de la ciudad.



Artículo 140.

  1. Toda persona respetará el arbolado de la ciudad y las instalaciones complementarias, como estatuas, verjas, protecciones, farolas, postes, vallas y demás elementos destinados a su embellecimiento o utilidad, absteniéndose de cualquier acto que los pueda dañar, afear o ensuciar.

  2. Se prohíbe zarandear los árboles, cortar ramas y hojas, grabar o raspar su corteza, verter toda clase de líquidos, aunque no fuesen perjudiciales, en las proximidades del árbol, hojas y alcorques y tirar en su entorno basuras, escombros o residuos.

  3. No obstante, podrá utilizarse el árbol como soporte de instalaciones y ornamentos eléctricos en las condiciones determinadas en ésta Ordenanza.

  4. Los propietarios de inmuebles o, los vecinos o porteros de los mismo, podrán solicitar autorización para cultivar flores y plantas de adorno o jardín en las hoyas de los árboles que carezcan de alcorque, la cual podrá serles concedida con carácter totalmente discrecional, previo informe favorable de la Jefatura de los Agentes de la Autoridad y del Servicio Municipal de Parques y Jardines.

Artículo 141.

Los visitantes de los jardines y parques de la ciudad deberán respetar las plantas y sus instalaciones complementarias, evitar toda clase de desperfectos y suciedades, atender las indicaciones contenidas en los oportunos letreros y avisos y los que puedan formular los vigilantes y guardas.

Artículo 142.

Está especialmente prohibido en parques y jardines:



  1. Pasar por encima de las praderas, parterres y plantaciones y tocar las plantas flores.




  1. Subirse a los árboles.

  2. Perjudicar el arbolado y plantaciones en cualquier otra forma.

  3. Coger flores, plantas o frutos.

  4. Cazar o matar pájaros.

  5. Echarse en el suelo o en los bancos públicos y tumbarse en los parterres.

  6. Tirar papeles o desperdicios fuera de las papeleras, oportunamente establecidas, y ensuciar el recinto en cualquier otra forma.

  7. Entrar con paquetes y cestos que contengan comida y consumirla en el recinto, salvo el caso de ligeras meriendas de niños.

  8. Llevar los perros desatados y permitir que se arrimen a las plantaciones.

  9. Dejar pacer ganado de ninguna clase en las praderas, parterres y plantaciones.

  10. Abrevar o lavar animales en las fuentes o estanques y echarlos a nadar.

  11. Pescar en los estanques, lagos y arroyos,

ll) Practicar ejercicios físicos fuera de los espacios o recintos destinados a ello.

  1. Cruzar el recinto llevando objetos desagradables o molestos por su aspecto u olor.

  2. Encender o mantener fuego.

ñ) Jugar a la pelota y, en concreto al fútbol, montar en bicicleta y en moto sobre las praderas, parterres y plantaciones.

Artículo 143.

Está prohibido a los jinetes:



  1. Entrar en los espacios destinados a peatones, plazas de juego y parterres.

  2. Saltar por encima de instalaciones o elementos vegetales.

  3. Utilizar para las caballerías las fuentes y estanques.

Artículo 144.

También está prohibido:

  1. Circular por las calzadas de los parques a velocidad superior a la que se indique y, en su defecto, a la velocidad máxima de 10 km./h.

  2. Pasar los automóviles, bicicletas y demás vehículos por los lugares destinados a peatones, exceptuándose las bicicletas conducidas por niños menores de ocho años y lo dispuesto en materia de circulación y aparcamiento.

  3. Hacer pruebas con los coches y circular con automóviles-escuela por los lugares no permitidos.

Artículo 145.

Está prohibido ejercer sin licencia o concesión, cualquier industria o comercio en el interior de los parques y jardines y la utilización para fines particulares de ninguna porción o elemento de los mismos.



Artículo 146.

  1. Los parques y jardines cercados estarán abiertos en las horas que se indique y, en su defecto, se entenderán cerrados durante la noche.

  2. Su utilización y disfrute es público y gratuito, excepto para aquellas porciones o instalaciones que el Ayuntamiento dedique a un fin especial mediante las condiciones pertinentes.




  1. Los vigilantes o guardas detendrán a las personas, que sin razón que lo justifique, permanezcan en el parque durante las horas en que el mismo esté cerrado al público.

  2. Las noches de fiestas y verbenas, la Administración municipal fijará las condiciones especiales para la entrada.

Artículo 147.

Los infractores de las obligaciones contenidas en los artículos anteriores de ésta Sub-sección 4ª, serán sancionados por el Alcalde con multa sin perjuicio de serles exigida la indemnización correspondiente por los daños y perjuicios causados, si hubiere lugar a ello y, en su caso, de su entrega a la jurisdicción o Autoridad competente.

Sección 5ª Ornato público.

Artículo 148.

Se prohibe el tendido o exposición de ropas, prendas de vestir y elementos domésticos en balcones, ventanas, antepechos, terrazas exteriores o paramentos de edificios situados hacia la vía pública o cuando sean visibles desde ésta.



Artículo 149.

Al efecto, dentro del casco urbano se establece la obligación de dotar a los edificios de celosía, o instalación similar al uso en los medios de la construcción, que permita aislar del exterior los lavaderos, tendederos, trasteros, cocinas, despensas y restantes dependencias cuya normal misión o actividad pueda producir molestias a la comunidad o esté reñida con las normas de una correcta convivencia ciudadana.

Para los edificios de nueva construcción deberá cuidarse tal prevención, entendiéndose incorporado éste precepto a las Ordenanzas específicas, cuando así no figure.

Estas medidas serán de aplicación cuando las circunstancias expuestas concurran en dependencias que den a patios comunes previa petición justificada de alguno de los interesados. En edificaciones ya existentes tales medidas quedarán condicionadas al resultado del expediente y la posibilidad material de su aplicación.

TÍTULO V

PROTECCIÓN DE LOS ESPACIOS PÚBLICOS EN RELACIÓN CON SU LIMPIEZA Y RETIRADA DE RESIDUOS

CAPÍTULO I




Compartir con tus amigos:
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   ...   21


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos