Oficina de Género, Etnicidad y Salud ad/geh organización Panamericana de la Salud


Desarrollo de un enfoque étnico (EE) en la salud



Descargar 10.7 Mb.
Página11/19
Fecha de conversión14.12.2017
Tamaño10.7 Mb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   19

3.1. Desarrollo de un enfoque étnico (EE) en la salud

Se entiende por enfoque la manera de pensar y tratar procesos prácticos y conceptuales que se originan en el campo definido por una disciplina y/o en la intersección de varias. En el caso de un enfoque destinado a entender las relaciones entre la etnicidad y la salud, las disciplinas que confluyen en la intersección son múltiples: antropología, sociología, psicología social, epidemiología, medicina social, salud pública y demografía (Figura 1).



El EE parte de un marco conceptual que permite comprender la identidad étnica como determinante social de la salud. De esta manera se entiende mejor el fenómeno de la exclusión social de los diversos pueblos y grupos de origen étnico, y las formas en que este determinante social incide en las diferentes áreas de trabajo relacionadas con la prevención de la enfermedad, así como con la promoción y atención de la salud.

Figura 1. Disciplinas que contribuyen al enfoque étnico (EE) en salud




3.1.1. Principales conceptos

Históricamente se ha identificado que el nivel de ingreso y el nivel educativo son los determinantes que definen “las condiciones sociales dentro de las cuales la vida de las personas tiene lugar”. En la actualidad, las ciencias sociales comparten un nuevo paradigma que pasa de la clase social a la etnicidad, y de la clase a la cultura.

Es así como la Organización Mundial de la Salud/Comisión sobre Determinantes Sociales de la Salud, (2005) adopta como determinantes estructurales sociales en salud aquellos que generan estratificación social e incluyen factores tradicionales como los ingresos y la educación, y otros de nueva generación como el género, el diversos la etnicidad, la cultura, el grupo etario y la orientación sexual. Existe la necesidad de clarificar los conceptos de grupo étnico/racial13, etnicidad, identidad étnica y raza.

Para comenzar, es importante recordar que la raza es un concepto sociológico; la especie humana es indivisible14, de modo que las variaciones de fenotipo no implican diferencias biológicas o genéticas que justifiquen la diferenciación de los individuos15. Se toma conciencia de que la diversidad humana se debe a factores sociales, históricos y culturales. Raza es un término que permanece como rezago de un pasado colonial referido a los individuos descendientes de los africanos, pero que sólo cobra sentido como sinónimo de etnicidad, constituyéndose así en una de las identidades étnicas posibles.

Otro concepto central es el de identidad étnica, el cual hace alusión a una identidad compartida y construida socialmente a lo largo de la vida. Las identidades más conocidas16 son las de género, orientación sexual, étnica y nivel socioeconómico.

La identidad étnica17 es un sentimiento de pertenencia de un individuo a un pueblos y/o grupo de “otros”, a través del reconocimiento de características comunes que pueden ser religiosas, culturales, rasgos de fenotipo, ancestros comunes, una historia y cosmovisión compartidas o trayectorias semejantes, que lo lleva a construir el “nosotros”.

Algunos autores distinguen la identidad étnica, definida como el sentimiento de pertenencia a un pueblo que desciende de un tronco común (Rudolf, 2005), de la identidad cultural, que es el sentimiento de compartir y producir hábitos y costumbres, y de usar tecnologías y saberes. En síntesis, la identidad étnica no sólo describe un conjunto de relaciones intergrupales dentro de un orden social sino que también es una forma de conciencia cambiante en el tiempo.

Cuando se ha consultado con los diferentes diversos pueblos y grupos humanos sobre sus identidades, se percibe que algunos de ellos poseen legados culturales muy estructurados como la lengua, el territorio, las tradiciones, las autoridades, las normas, los símbolos, las creencias y el conjunto de valores, entre otros.

Algunos ejemplos de estos legados culturales estructurados los encontramos en los pueblos indígenas, en algunas comunidades afrodescendientes como los raizales de las islas de San Andrés y Providencia en Colombia (quienes conservan su lengua original), en los pueblos Rrom o gitanos, en los descendientes de inmigrantes procedentes de India en el Caribe angloparlante, y en los de origen asiático en varios países como Brasil, Perú o Estados Unidos, entre otros.

Otros individuos se identifican con un pueblo y grupo humano a partir de la descendencia de un tronco común. En este caso, la construcción de conciencia colectiva se produce a partir de diferentes elementos culturales y de otros como el fenotipo. En la Región está el caso de la ascendencia africana (afrodescendientes), en la que se comparten elementos culturales africanos (algunos fragmentados) con las experiencias de existencia de sus ancestros relacionadas con su traslado involuntario a esta parte del mundo, lo cual forma parte de una conciencia colectiva. También encontramos individuos que se identifican por el uso de un idioma y/o lugar de nacimiento y por la condición de inmigrante, como es el caso de los hispanos en Estados Unidos.

A partir de este concepto central podemos darle sentido a los otros dos que conforman este marco conceptual: etnicidad y diversos pueblos y grupos étnico. La etnicidad es el proceso de construcción de dichas identidades a partir de compartir uno o más de los siguientes elementos: mitos, ancestros u orígenes comunes, religión, territorio, memorias de un pasado colectivo, vestuario, lenguaje o inclusive rasgos físicos como el color de la piel.

La etnicidad permite construir diversos pueblos y grupos con identidades propias y diferenciadas en torno a elementos seleccionados o “marcas étnicas” aleatorias: un territorio o tierras de origen aunque no se ocupen físicamente, como ocurre con las diásporas (Hutchinson y Smith, 1996), un dialecto o un rasgo físico. La importancia de los rasgos físicos (color de la piel, tipo de pelo o forma de los ojos) o de las mutilaciones físicas (tatuajes, circuncisión, escarificación) no está dada por ellos mismos, sino por el valor y atención simbólica que se les asigna cuando se construyen las identidades grupales.

EI pueblo es aquel en el que sus miembros comparten una identidad étnica. En el proceso de construcción de su etnicidad se va generando solidaridad entre sus miembros.

En el curso de su existencia, los diversos pueblos y grupos van produciendo su propia cultura18, entendida ésta como el conjunto de manifestaciones en que se expresa la vida tradicional de un pueblo, es decir, lo que se puede aprender, desde la religión hasta la tecnología.

Algunos autores que han estudiado la cultura la definen de la siguiente manera:

La producción y circulación de significados simbólicos como fruto de “un proceso material de producción e intercambio que forma parte de los procesos económicos más amplios de la sociedad y está determinado por ellos” (Yúdice, 2002).

Un sistema de representación que debe entenderse como construcciones mentales responsables por articular las acciones y el pensamiento de los individuos (Mandler, 1985).

Un fenómeno de naturaleza “extragenética”, es decir, que suministra una serie de fuentes extrasomáticas de información. Por tanto la cultura, a diferencia de los genes, se sitúa por fuera de las fronteras de los organismos individuales, esto es, justo en el mundo intersubjetivo de los significados colectivamente compartidos. La cultura es un sistema ordenado de significaciones y de símbolos mediante los cuales los seres humanos dan sentido e interpretación a su propia existencia social (Curto, 2005).



Generalmente se aprecia que los pueblos indígenas, los afrodescendientes, y los pueblos Rrom comparten un origen común y exhiben una continuidad en el tiempo, es decir, representan una noción de historia colectiva y proyectan un futuro como pueblo. Esto se alcanza a través de la transmisión generacional de un lenguaje común, unas instituciones, unos valores y unas tradiciones.

3.1.2. Identidad étnica y exclusión social

Como se destacó en la sección anterior, la identidad étnica –también llamada pertenencia a un pueblo – es un determinante social que produce estratificación social. Ello significa que la identidad de los individuos tiene consecuencias concretas en la vida cotidiana, y que “las condiciones en las que las personas crecen, viven, trabajan y envejecen tienen una poderosa influencia en la salud” (Organización Mundial de la Salud/Comisión sobre Determinantes Sociales de las Salud, 2007). Estas condiciones son diferenciadas y pueden llegar a obstaculizar, para algunos, o facilitar, para otros, tanto el acceso a bienes y servicios como el gozo de sus derechos. La etnicidad es un determinante social en la medida en que genera mecanismos de exclusión, tal como se observa en la Figura 2.



Compartir con tus amigos:
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   19


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad