Octava clase de psicología de la personalidad



Descargar 70 Kb.
Fecha de conversión20.01.2018
Tamaño70 Kb.
Vistas142
Descargas0

OCTAVA CLASE DE PSICOLOGÍA DE LA PERSONALIDAD
TEORÍA SISTEMICA Y PERSONALIDAD

Hemos visto hasta hoy día dentro de las teorías, psicoanálisis, cognitivo conductual, humanismo, y vamos a ver ahora sistémico, esto es más o menos histórico. Yo diría que el conductismo y el psicoanálisis, nacen más o menos a mediados de siglo, aproximadamente en la misma fecha y después lo conductual va desarrollándose, aparece el psicoanálisis con el conductismo más o menos en la misma fecha, a comienzos del siglo veinte, se van desarrollando el psicoanálisis por aquí el conductismo por acá, el conductismo comienza a transformarse y pasa a lo conductivo y más o menos en la misma fecha aparece una nueva corriente que es el humanismo, el humanismo se desarrolla y más o menos por aquí mismo aparecen los sistémico por supuesto que ninguna de estas teorías desaparecen, sino, que siguen desarrollándose y siguen teniendo algunos cambios dependiendo de cómo la psicología va avanzando y cómo va evolucionando el conocimiento en la psicología , esta va a ser su mirada más o menos de las corrientes en psicología.


Entonces la teoría sistémica, aparece más o menos junto con el humanismo, lo que pasa es que se da a conocer probablemente un poquito después, pero las primeras reflexiones respecto de la teoría sistémica so más o menos de la época de mediados del siglo veinte, 1950, 160, misma época en que empezó la guerra mundial, y toda la cosa del humanismo. La teoría sistémica aparece como a mediados del siglo veinte, y aparece como una psicología bastante revolucionaria, la psicología había tenido una historia donde se había interesado en poder estudiar, en poder explicar, y en poder comprender al ser humano. La psicología es la ciencia que estudia al ser humano es la ciencia que estudia al hombre, e intenta explicarlo y comprenderlo. La teoría sistémica lo que hace es decir, nosotros llevamos 150 años estudiando a los individuos, estudiando a los hombres, toda la tradición y la psicología ha estado centrada en entender al hombre, sin embargo los hombres son lo que son, en virtud de las interacciones de las que forman parte, la teoría sistémica plantea que el individuo es según las relaciones significativas que ha sostenido. El hombre es parte permanentemente de un sistema, por eso se llama teoría sistémica. El hombre desde que nace, nace en un sistema, en un sistema definido “como un conjunto de elementos que interactúan entre si”. Lo importante de este sistema es que los elementos interactúan entre si. Nosotros tenemos en la chauchera un conjunto de elementos, pero eso no es un sistema porque los elementos no interactúan entre si, las moneditas entre si no interactúan, cuando los elementos interactúan entre si, tienen relación, estamos en frente de un sistema. Se refiere a todo tipo de conjuntos que de elementos que interactúan entre si, todo tipo de relación, en particular la psicología lo adopta en contexto de las relaciones humanas, pero al hablar de un sistema estamos hablando de un sistema que es totalmente amplio, que se utiliza para todo, cualquier conjunto de elementos que interactúan entre si es un sistema. Y esta teoría sistémica por supuesto que viene de otros lados, no solo de la psicología, y que es aplicada en la psicología, y qué dice la psicología , un sistema es un conjunto de elementos que interactúan entre si, entonces es claro que los sujetos somos personas que somos parte de determinado sistema, un conjunto de sujetos es un conjunto de elementos que interactúan entre si, y lo importante, es lo que aporta la teoría sistémica, y por qué va a evolucionar es por que lo que entonces lo que nos interesa no es el elemento sino la relación. Lo que nos interesa no son los elementos del conjunto, sino más bien, el tipo de relaciones que esos elementos establecen. Por que yo como ser humano, soy un elemento que va a representar determinadas características en virtud de la relación de la que él está. Yo no soy un elemento S, en otro sistema donde estoy yo con otros dos, puedo ser un elemento que funciona como A, porque yo soy el que soy dependiendo de las relaciones en que estoy, por ejemplo, los seres humanos, nos e si ustedes se han visto algo que es genial, alguien así como los hijos en el colegio, los hijos se comportan de una manera determinada en la casa, y de otra manera totalmente completa y absolutamente distinta en el colegio, el niñito que es pollerúo guagualón, y en el colegio puede ser lo más extrovertido que hay y organizado, o el niñito que es tremendamente obediente y buena persona, en el colegio es el tata.

Las personas son o las personas se desarrollan o las personas generan un determinado comportamiento que no depende de la estructura interna del individuo, que no depende de características individuales o intrapsíquicas si una de las características del contexto en el que esta persona se entiende.


Vamos a en ese sentido que la psicología, el aporte que hace los sistémicos a la psicología, el psicoanálisis Estudia en principio la psiquis, le interesa estudiar la estructura interna del individuo, la psiquis, el inconsciente, el ello, el yo, todo lo que está en la psiquis, lo conductual está preocupado por el comportamiento y lo cognitivo posteriormente la mente o las cogniciones o los pensamientos o la razón , el humanismo está preocupado por estudiar el interior del sujeto, lo más interno que tiene que ver más con el espíritu con el desarrollo de algo más profundo, pero el sistémico deja de estudiar al individuo para centrarse en las relaciones, los sistémicos generan un cambio fundamental en el objeto de estudio el hombre y pasa a ser la relación.

Ahora si bien es cierto que lo que yo soy depende de las relaciones que establezco, no es que yo vaya cambiando de personalidad con cada Interacción que genero, me psicotizo, hay una cierta estabilidad y hay una cierta estructura, pero hay una cierta estabilidad y una cierta estructura que no depende de elementos internos, sino, que depende de elementos interaccionales. ¿Cuál es la red de interacciones más significativas para un sujeto? La teoría sistémica aparece en términos de la intervención que en sus inicios está dirigido fundamentalmente al trabajo con las familias, la familia es el sistema más significativo en el que el sujeto se desenvuelve, no cualquier sistema va a determinar nuestra personalidad, sino, que esta personalidad y estructura va a estar determinada por el sistema de relaciones primarias en las que el sujeto se mueva. Red de relaciones primarias significativas. Y hablando de relaciones primarias significativas va a ir cambiando evolucionando, se va a ir flexibilizando, a través de las etapas del ciclo vital.


Por supuesto que durante los primeros años, antes de las relaciones con pares, antes de las relaciones con sujetos fuera del sistema familiar, es decir antes de los dos primeros años, que es cuando los niños aprenden a caminar, y aprenden a hablar, hasta los dos años la familia es la que determina la estructura de la personalidad del niño ,determina las pautas a partir de las cuales el sujeto va a actuar, hasta los dos años los niños Dependen absolutamente de la red familiar, esta es la red que va a determinar su comportamiento, porque depende totalmente de ella, una vez que aprendió a caminar y a hablar, empiezan a adquirir palabras, por ejemplo, los niños empiezan a llegar con garabatos, con ideas, con bailes que no pertenecen a la red de relaciones familiares, uno dice , yo nunca le he enseñado a él esto, el niño empieza con otro tipo de aprendizaje.

Entonces la red familiar es la que va a determinar totalmente y absolutamente los comportamientos del sujeto.

Entre los 2 y los 5, la socialización se desarrolla un poquito más, sin embargo también está tremendamente determinada por las relaciones familiares, cuántos niños pueda o no tener amigos entre los 2 y los 5 años depende mucho de las relaciones familiares, depende de si los padres son buenos para llevarlos al parque o no, depende de si la mamá lo agarra y lo sube al columpio, y lo columpia, lo baja y se lo lleva para la casa, o si lo hace que valla solito y que conozca a otros niñitos, y que le meta conversa, o que espere su turno para subirse al refalín, o va la mamá y saca a todos los cabros chicos y dice… le toca a mi hijo, y lo sube y lo recoge. Esta interacción que el niño también puede tener, también depende de la relación, entonces tiene una amplitud mayor, tiene más relaciones familiares, sin embargo, está tremendamente determinado también por las interacciones familiares, papas que lo único que han esperado es que su hijo sea hombre para jugar football, anda con estoperoles desde los 8 meses, en cambio hay otros niños que no salen a la calle porque el papá lo que quería era una niña, entonces está tremendamente preocupado de trabajar y no tiene tiempo para esto, y de los 6 años en adelante es fundamentalmente el colegio, el colegio en distintas etapas más en distintas etapas menos, pero el colegio es una de los sistemas que toma a la familia , uno de los sistemas centrales en la vida de sujeto.
El otro día conversaba con unas niñas que estudian educación diferencial, y hablaban de la violencia en el colegio, todavía existe la idea de que la escuela es un segundo hogar, yo tengo la impresión de que en el colegio, los niños hacen pero lejos lo que no hacen en su casa, a partir del inspector del sistema escolar, la mayoría de las relaciones de las interacciones de los modos de actuar, dependen de las relaciones que los niños establecen en el sistema escolar. Entonces a mi me llama la atención que en la mayoría de las intervenciones hoy día de la violencia de los colegios, por ejemplo, que es algo súper de moda, está focalizada y dirigida hacia la familia, yo siento que gran parte de lo que pase en el colegio, depende de lo pase en el colegio, no de lo que pase en la casa, sobretodo en niveles socioeconómicos donde medios y medios bajos, donde los papás trabajan todo el día, donde los papás normalmente no están generalmente en los más bajos los papás están ahí, bueno y en los altos también, los papás no están, entonces la red de relaciones primarias significativas desde mi perspectiva, es más importante que la familia, los niños están desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde, pasa en su casa unas 4 o5 horas y 8 a 10 horas que pasa en el colegio, es tremendamente importante y por supuesto que ya saliendo del colegio, de las relaciones significativas

En la vida del sujeto son las relaciones de pareja, y posteriormente las relaciones familiares y así sucesivamente. Yo diría que las relaciones de pareja todavía hay la etapa de la adultez, y de la adultez joven, son parte de lo que uno podría denominar relación entre pares, la amistad, la relación de pareja está todo como que si la polola se pone muy pesadita, y no me deja salir con los amigos, dejamos a la polola, no dejamos a los amigos. Después toma una importancia distinta.


Lo que propone la teoría sistémica, es que efectivamente esto siempre puede cambiar, porque depende de las interacciones en que el sujeto se desarrolla, entonces desde esta perspectiva, un niño que no ha tenido las normas bien puestas en su casa, podría en cualquier minuto hacer un cambio, dependiendo de si puede ser instalado en un sistema de relaciones distinta. Por eso tiene sentido hacer terapia familiar, porque sino, a los catorce años desahuciaríamos a un adolescente y a su familia. Tiene sentido porque tiene sentido la terapia familiar y para la teoría sistémica que la modificación de estos modos de relación permite que el sujeto se comporte de otra manera, por eso tiene sentido un montón de intervenciones que apuntan hacia allá, que tiene que ver con la terapia familiar, que tiene que ver con la rehabilitación, por ejemplo cuando alguna vez conversamos, que tiene que ver con por ejemplo estos tratamientos en drogas, en adicciones pasa por una reestructuración del contexto, de la red de relaciones donde el sujeto se instala, porque si cree la teoría sistémica que cambiando estas interacciones es posible cambiar comportamiento del sujeto. Uno puede ver situaciones donde el sujeto depende directamente del tipo de relaciones que ha establecido, cuando se dice que está muy normado, claro, si la rigidez es mucha, probablemente sea más difícil el cambio que si es más flexible. Pero lo que propone la teoría sistémica que vamos a ver es que es en la interacción donde se juegan las características individuales. Las características individuales no responden a una estructura inflexible, sino que responde a un modelo de relaciones que el sujeto ha fabricado.
La teoría sistémica entonces, a modo de síntesis, a diferencia del resto de las teorías en psicología entonces, deja de poner el énfasis, la importancia, el ojo, la observación en el sujeto y en el individuo, y pone el énfasis o el interés en las relaciones. Lo que interesa y cree que determina al sujeto son las relaciones.
Nos vamos a encontrar con un montón de teorías al interior de la teoría sistémica, teorías de la terapia familiar que hablan de cómo entienden las relaciones familiares y cómo entienden que los sujetos se configuran a partir de ahí. En un comienzo, la teoría sistémica deshecha todo lo que tiene que ver con el psicoanálisis, con el conductismo, se propone como una nueva alternativa para la psicología, no quiere tomar ningún concepto psicoanalítico, ni ningún concepto conductista, quiere ser otra. Sin embargo después se modela y se pone un poquito más humilde también e incorpora dentro de la comprensión sistémica elementos psicoanalíticos, entonces la terapia familiar tiene en algunas de sus teorías algunos elementos psicoanalíticos también. También nos encontramos con elementos conductistas
TEORIA MURRAY BOWEN
Murray Bowen es un psicoanalista que es uno de los primeros en empezar a estudiar la familia. Bowen en la época en que la terapia familiar surge, es un psicoanalista que estaba trabajando para poder entender la esquizofrenia. La esquizofrenia ha sido en la historia de la psicología lo que ha movilizado a los psicólogos y a los psiquiatras, la esquizofrenia es la enfermedad mental, es la locura, que es la psicosis propiamente tal, la esquizofrenia es la que ha movilizado a la psicología, es la que ha hecho que la psicología intente por todos los medios explicar la sin razón, igual que la psiquiatría.

Entonces estaba Murray Bowen con un montón de otros psicoanalistas dedicados a poder entender el fenómeno de la psicosis de la esquizofrenia, y los psicoanalistas se encontraron con que los pacientes reaccionaban súper positivamente a la terapia psicoanalítica, estando en el hospital psiquiátrico internados, llegaban con episodios que denominamos en psicología, productivos, los episodios productivos de la esquizofrenia, tiene que ver con toda la producción de esta patología, delirios, alucinaciones, mucha ansiedad, mucha angustia. Los pacientes en este estado llegaban al hospital psiquiátrico, eran medicados, y eran además puestos en terapias de corte psicoanalítico, a mediados del siglo XX, el enfoque o la teoría que tenía más poder dentro de la psicología era el psicoanálisis, dentro de la terapia, porqués psicoanálisis surge junto con el conductismo, como yo les decía, pero el conductismo se dedica al estudio científico, a la investigación, y el psicoanálisis se dedica a hacer terapia, y después, mucho después aparece el humanismo, entonces a mediados del siglo XX, casi la mayoría de las terapias que se hacían eran de orden psicoanalítico, y los pacientes esquizofrénicos entonces en este hospital psiquiátrico, reaccionaban bastante bien frente al tratamiento psicoanalítico, hacían psicoanálisis grupal, hacían psicoanálisis individual, y después de un tiempo de internación y de tratamiento, los pacientes iban mejorando bastante, disminuían las alucinaciones, los delirios, ya no había angustia, la gente estaba bastante compensada. Entonces cuando la gente ya estaba compensado, lo dejaban que la familia lo visitara, porque había estado todo ese tiempo internado, encerrado, dopado etc. Y dejaban al mes o mes y medio que la familia los fuera a ver, y qué pasaba, que el fin de semana iban los familiares a visitar a los pacientes, y la familia se iba, y los pacientes volvían a psicotizar, volvía a presentar alucinaciones, volvía a presentar toda la sintomatología productiva propia de la esquizofrenia. Entonces Bowen y sus colaboradores empiezan a preguntarse, qué es lo que pasa en ese contexto que el paciente que estaba bien, que se había mejorado, que estaba significativamente mejor que cuando llegó, volvía al inicio. Para un psicoanalista es casi un pecado atender a un familiar de un paciente, un psicoanalista atiende a su paciente y no ve a nadie más que a su paciente, no ve a los papás, no ve a los hermanos, no ve a nadie porque lo contaminan, por lo tanto Bowen, como todos los que crean cosas, empezó a hacer algo que era absolutamente fuera de la ley, empieza a observar la familia, empieza a mirar esto que empieza a pasar cuando la familia viene a visitar a sus pacientes, y empiezan a ver que efectivamente algo ocurre en la interacción familiar que genera que este personaje enloquezca, algo pasa en la interacción familiar que este paciente francamente psicotice. Este es uno de los lugares y uno de los inicios donde se empieza a observar la terapia familiar, como todos los inicios, es bastante ridículo, Bowen los primeros intentos de terapia familiar que hace es internar psiquiátricamente a toda la familia, porque Bowen dice aquí el único loco no es solamente él, a él le aparecen los síntomas, pero aquí algo está pasando con todos. Esto es muy loco, y los interna a todos. Esto duró muy poco, porque no hay familias que resistan internarse psiquiátricamente todos, pero empieza a ir con él un psicoanalista esta idea de que la locura, de que la enfermedad mental también es producida por las relaciones, particularmente por las relaciones familiares, había algo de esta locura de esta esquizofrenia que históricamente se le venía abduciendo a los individuos y a los sujetos, como a sus características psíquicas, o una estructura de personalidad media rara, o qué se yo, también era posible entender desde las relaciones. Y Bowen genera una teoría, que es una teoría bastante interesante que incluye lo relacional y lo psicoanalítico, que es la teoría de la diferenciación del si mismo.
Teoría de la diferenciación de si mismo

Bowen, para describir a los sujetos, habla de este concepto, vamos a ver que es un concepto familiar.

Bowen, como yo decía, tiene una visión psicoanalítica, y su teoría está basada en una teoría, que es una teoría bastante popular en la psicología y que van a ver cuando tengan psicología del desarrollo, que es la teoría de apego de John Bowlby.

Jon Bowlby, es también un teórico con formación psicoanalítica que describe el apego, esta es una teoría que se las voy a explicar someramente para poder seguir con Bowen.

Es una teoría que van a ver en psicología del desarrollo.

Bowlby plantea que la relación inicial que el niño tienen con la figura materna, que vamos a decir con la figura significativa que puede ser la madre, o un cuidador etc. Que le entregue esta relación de afecto y de vinculo al niño, va a generar un modo de vincularse o modo de apego particular en el niño, y hay varios tipos de apego según Bowlby.

Si yo soy una mamá bastante ansiosa, y tengo temor a que a mi hijo le vaya a pasar algo, entonces lo ando tapando, lo ando cuidando, no dejo que se mueva, le traigo las cositas, lo dejo que camine, lo agarro, y lo corro para acá, y si quiere ir para allá, yo lo llevo para allá, y lo traigo para acá, le digo que no salga, que no vaya a cruzar la calle, que cuidado con lo que pasa afuera. Si tengo un poco de susto en relación a mi hijo, voy a generar en él un apego ansioso, este es un tipo de apego, este es un niño que en general uno lo ve y es un niño asustadizo, es un niño que no se quiere alejar mucho, que quiere estar todo el rato con la mamá, que le da vergüenza, que si uno llega a una casa nueva el niñito está como agarrado a las piernas de la mamá, eso es un apego ansioso, un niño que ha aprendido a vincularse con su figura significativa de una manera ansiosa.

Si yo al contrario, soy una mamá, que no me preocupo mucho, entonces dejo al niño ahí, y si él quiere algo, bueno, que lo vaya a buscar, y si llora para que le traiga la papa, que llore no más, yo estoy viendo la telenovela, y si me pide que le lleve un baso de agua yo voy y le digo… ya vengo… y me voy y no vuelvo, y después me pide un pan y yo… ya, pero espérate un poquito…y no se lo traigo. Genero un apego inseguro. Entonces el niño tienen una manera de vincularse que es insegura, un niño que no confía, un niño que uno no cree que después uno va a volver, entonces su uno le dice…voy y vuelvo… el niño sale corriendo detrás de uno, porque cree que uno no va a volver.

El apego seguro, que es una mamá que existen pocas porque estas cosas normales como que nunca existen, es esa figura significativa primaria que le permite al niño la capacidad de explorar, lo protege, lo cuida, lo deja que vaya a para allá, lo espera a que vuelva para que el niño se atreva a salir, pero sabe que la mamá va a estar ahí, entonces, no es un niño miedoso, no es un niño ansioso, no es un niño inseguro, la confianza está.
Lo interesante de esto, es que uno a este modelo de apego que tiene con esta figura significativa primaria, es el modo de vincularse que va a tener de ahí en adelante, este apego, número uno que yo tengo en esta relación, que es la relación más importante que yo tengo en los primeros años de vida, es el tipo de apego que yo voy a tender a establecer, yo voy a ser una persona que tiende a vincularse de una manera ansiosa, cuando viví vinculación ansiosa. Si yo he tenido un apego ansioso, voy a andar llamando a mi pololo cada 10 minutos, le voy a preguntar dónde está y a que hora llegaste, por qué no viniste, que te hecho de menos, si solamente nos hemos visto cuatro días, etc.

Si yo tengo un apego inseguro, voy a pensar siempre que mis amigos me quieren perjudicar, que en realidad no me quieren, que a la primera que yo no llegue a la hora me dejan fuera de la fiesta, que si no llevo un pie de limón, no me van a querer nunca más, voy a tener con todas mis relaciones que yo establezca, un apego inseguro, un vinculo inseguro.

Bowen plantea basándose en esta teoría de Bowlby, la idea de la diferenciación.

Bowen plantea que los seres humanos tenemos dos tendencias naturales que son a lo que uno tiende cuando uno nace. Una tendencia a la diferenciación, y una tendencia a la una palabra que no tiene traducción en castellano, una tendencia al togetherners (“juntidad”) o al pegoteo.


En los seres humanos, en nosotros existen estas dos tendencias, una tendencia natural a diferenciarme, a distinguirme de la figura significativa primaria y una tendencia a pegotearme, a fusionarme con esa figura significativa primaria.

Uno está permanentemente en esta tensión, en esta tendencia en una primera etapa al togetherners y a la diferenciación, al pegarse pero estar separados, que es la tendencia de una guagüita cualquiera, una tendencia de estar como pegado con la mamá y otra tendencia a separarse, están las dos, permanentemente en el sujeto.

Esto va a través de la vida, lo que pasa es que en el ciclo vital, uno tiende a la diferenciación, uno va desde el pegoteo total, porque cuando uno es guagua, uno necesita para vivir, para subsistir, estar pegado a la mamá, necesita no alejarse de ella, un niño que se aleja tres horas de la mamá, es un niño que corre peligro su vida. Va desde el pegoteo total, al polo del alejamiento, están durante toda la vida estas dos tensiones en conflicto, pero uno va avanzando hacia la mayor diferenciación, porque a uno a esta edad ya no le dan comida en la boca, ya no lo visten, uno logra diferenciarse, distinguirse del otro.

El pegoteo aparece en la adultez cuando uno pasa por situaciones conflictivas o estresantes uno tiende al pegoteo, cuando uno tiene un problema, uno tiende a buscar a otro para refugiarse, fundamentalmente cuando el conflicto es muy grande, uno tiende a buscar a sus padres o a figuras paternas, a figuras que a uno lo protejan y lo cuiden, porque esta tendencia a la diferenciación va a volver cada ves que nos enfrentemos a situaciones conflictivas. Súper clásico en los adolescentes que cuando tienen un problema grave, ir a acostarse con los papás, a los quince años, cuando ya se habían hecho los choros, y eran súper independientes, les pasa algo, termina con el pololo, y quiere dormir con la mamá, ahí aparecen elementos del pegoteo después a través de las vías de situaciones de conflicto fundamentalmente.

El sujeto entonces, desde la teoría de Bowen tendería a la diferenciación. Y Bowen genera teóricamente, o sea inventa, una escala que va de un nivel 0 a un nivel 100, donde el 0 estaría, por ponerle en algún minuto, cuando uno está en el útero, donde el togetherners es total, donde la juntidad, uno es con la mamá, uno depende vitalmente de la mamá, de la total indiferenciación, al polo 100 de la total diferenciación, donde uno ya no depende para nada del otro, nunca nadie llega al cien, porque no podemos no depender de los otros, por eso digo que es teórica, nadie está en el cero, que dependa total y absolutamente de otro y sea como otro, ni nadie está en el 100, donde no depende absolutamente de nadie.

Cada uno de nosotros se situaría en un nivel de esta escala, con mayores niveles de diferenciación, por ejemplo personas tremendamente diferenciadas, distintas de las otras, que puede tolerar que el otro piense distinto a uno, que tenga una opinión distinta, que si el otro dice…oye, yo creo que no estoy de acuerdo contigo… uno pueda decir… bueno si, está bien… y no creo que no me quiere, que me odia, ni que ya no me considera una persona importante.

O niveles de muy baja diferenciación, donde al contrario, yo me siento igual al otro, entonces yo me quiero vestir con el otro, ser como el otro, ver las mismas películas, estar en los mismos lugares, porque si no somos juntos, me baja una tremenda angustia,
Las personas estaríamos ubicadas entonces en estos distintos niveles de diferenciación.

Bowen plantea que los niveles de diferenciación se logra aproximadamente a los siete u ocho años, y uno funciona con ese nivel de diferenciación de ahí al resto de la vida. Bowen es como lo más Freudiano y lo más psicoanalítico donde plantea que el nivel de diferenciación máximo que uno va a tener en la vida lo logró, aproximadamente a los seis o siete años, porque, y aquí vuelvo a Bowlby, porque el nivel de diferenciación va a depender del tipo de vinculación que yo establezca.


Si yo tengo una mamá o un papá o ambos, tremendamente indiferenciados, es decir, una persona que necesita que el otro esté juntito, pegoteado a uno, voy a tener una mamá y un papá que van a querer que yo como hijo esté cerca de ellos, que no me vaya lejos, que me llevan al columpio, que me columpian ellos, que me traen para acá, me van a dejar al colegio, me traen del colegio, me ayudan a hacer las tareas, me hacen las tareas, una tendencia de indiferenciación bastante alta, me visten como ellos quieren, y si yo no me quiero poner esto, me quiero poner esto otro, y la mamá siente que ya uno es la persona más mala que hay en la vida porque no la entiende, porque no la quiere, porque cualquier diferencia de lo que ella piensa es un martirio, este vinculo significativo primario, va a generar en mi que yo sea una persona que tiende a la juntidad, que tiende al togetherners, que más bien tiende a la baja diferenciación, o a la indiferenciación. Entonces el nivel de diferenciación va a estar determinado por ese tipo de vínculo primario que uno establece. No voy a desarrollar, no voy a subir mucho más en esta escala, mucho más después de los siete u ocho años. Porque no depende tanto de los otros tipos de relaciones porque Bowlby dice que yo al hacer otros tipos de relaciones, repito este vínculo primario, no es que genere otros tipos de vínculos distintos, radicalmente distintos, uno va evolucionando y va creciendo, pero no soy radicalmente distinto, en esencia soy lo mismo, por lo tanto el nivel de diferenciación a que yo voy a tender, es al mismo.
Bowlby tiene una base psicoanalítica, antes de ser sistémico, antes de cambiar, entonces él plantea que si, que el tema es exclusivamente relacional, aquí no es que esta cuestión del inconsciente o el preconciente etc. Es relacional, lo más importante aquí son las relaciones y lo que yo soy, y en este sentido, mi nivel de diferenciación depende de las relaciones, pero de esas relaciones primarias, después es poco lo que cambia. Que viene de la apreciación psicoanalítica más clara, que uno después del Edipo es lo que es.
Si yo soy una persona tremendamente indiferenciada que tiende al pegoteo, que tiene un vínculo ansioso, que estos papás etc. ¿Qué tipo de pololo voy a buscar yo?, voy a buscar un pololo pegoteado, porque no voy a aguantar a un pololo que esté tres días sin llamarme, porque yo necesito que nos veamos seis veces al día, entonces yo tiendo a vestirme como él, si él tiene una polera roja, yo me compro una polera roja, y encuentro súper choro salir los sábados los dos con polera roja y pantalones negros, es la tendencia de la indiferenciación, que si mi pololo no es indiferenciado, no me va a aguantar que yo me disfrace como él. Esta es la tendencia al pegoteo, a la juntidad, a la indiferenciación, y por supuesto que si uno pololea con un hombre indiferenciado, va a tener un marido indiferenciado y los hijitos también serán indiferenciados.
Bowen plantea entonces que el nivel de diferenciación se transmite generación tras generación, y aquí aparece algo súper interesante, porque la tendencia a decir… si, bueno el abuelito era así, y el papá era así,… entonces es biológico, es hereditario, hay algo que hace que el bisabuelito, que el abuelito, que el papá y el niño sean iguales. Lo que se transmite generación tras generación, es una pauta de relación, no es biológico, no es genético, no es hereditario, lo que se hereda es un modo de relacionarse, lo que se heredan son pautas de interacción, y lo que yo soy depende de estas pautas de interacción.
Básicamente entonces, la diferenciación o la indiferenciación tiene que ver con esta tendencia a juntarse o a pegarse o a separarse, pero eso es básicamente en el inicio, cómo se observa cuando uno ya es adulto. Cuando uno es adulto, la diferenciación pasa por lo que Bowen denomina la capacidad de los sujetos para responder a las situaciones de estrés de una manera mediada cognitivamente, entonces si uno es adulto no va a manifestar su nivel de diferenciación a partir del pegoteo físico, porque todos nosotros ya más o menos hemos logrado distinguirnos físicamente de los otros, esta cosa de disfrazarse como hermanitos con el pololo, uno ya no lo hace tanto, uno como que va aprendiendo físicamente a distinguirse del otro, entonces en la adultez, el nivel de diferenciación va a estar dado por la capacidad del sujeto de mediar cognitivamente su respuesta frente al estrés, y ahí estamos frente a un terreno un poquito más complicado, porque la indiferenciación va a tener que ver con la respuesta emocional de los sujetos frente a situaciones estresantes, respuesta emocional descontrolada, respuesta impulsiva y emocional frente a las situaciones de estrés. La diferenciación tiene que ver con la inundación afectiva frente a situaciones de conflicto, cuando yo me descontrolo de rabia, de pena, de pánico, estoy con una inundación afectiva que a uno no le permite mediar cognitivamente. Uno choca y sale y tira, grita, patea y le tira tres garabatos al tipo, después se da cuenta de que dejó la escoba, pero eso es después, en el minuto actúa, se inunda afectivamente. O el pánico, cuando la gente, empieza a temblar, y la gente parte y se tira por la ventana, se tira por la escalera, y uno a esa persona que encontraba tan tremendamente digna, hace un escándalo frente a una situación de estrés. O frente a la pena, también uno se encuentra situaciones de duelo donde uno pierde el control, donde la pena, la emoción inunda afectivamente al sujeto y es incapaz de mediar cognitivamente su respuesta. O sea en este caso sería que el que es incapaz de poder controlarlo sería una persona que tiende a la indiferenciación y la que lo puede controlar, es la que va a la diferenciación.

Es súper importante el tema de la mediación, porque la tendencia a la juntidad, es una tendencia a estar tan pegado al otro que no haya nada entremedio, por eso en términos abstractos, es la incapacidad de poner nada entre el afecto y yo, en cambio cuando yo me diferencio, pongo una distancia entre yo y el otro, medio esta relación, por lo tanto ante conflictuaciones afectivas medio cognitivamente.

Entonces tenemos la posibilidad de la diferenciación y la posibilidad de la indiferenciación, y aquí Bowen hace una distinción y dice: hay unas reacciones que parecen diferenciada pero no lo son, que es lo que el denomina la pseudodiferenciación.

Entonces Bowen dice hay situaciones, hay conductas, hay comportamientos, que parecen diferenciadas, es decir, parecen mediadas cognitivamente, parecen en el acto, en el comportamiento una reacción diferenciada, pero no es, y eso es lo que él denomina la pseudodiferenciación.

La pseudodiferenciación va a ser aquella respuesta emocional, respuesta no mediada cognitivamente, una respuesta emocional que parece como que uno se apartara del otro, se diferenciara del otro, no se apegara, sino, se alejara del otro, pero es igual una reacción emocional descontrolada.

Cuando yo muestro afecto, por ejemplo, voy a poner un ejemplo muy personal, fui al cine, me puse en la cola, y había una señora que yo no la vi, entonces me puse en la fila, había detrás mío150 personas, y la señora se indigna, y me empieza a gritar, y a decir que cómo se me ocurría, y agitaba los brazos, y me empieza a retar y a decir cosas, esa es una reacción totalmente inundada afectivamente, yo qué hago, la miro, la mino y me quedo callada, y la miro y la miro…y ella se indigna cada vez más porque yo no respondo, que también es una reacción totalmente inundada afectivamente, no es que yo pensé, la voy a mirar, es que la vieja me dejó paralizada, y es una reacción que parece que yo no me afectara emocionalmente, parece, ella se indigna, y me dice… y tú, tan tranquila… y yo estaba apanicada, y no podía moverme, pero parecía que fuera, cualquiera que viera, que yo estaba absolutamente controlada, parece que yo no estuviera afectada emocionalmente, pero uno a veces desde la tremenda afección emocional, era incapaz de decirle ni pío a la señora.

Bowen dice, hay que distinguir, porque hay reacciones que parece que fueran como mediadas cognitivamente pero que no lo son. Y ahí dice que estas son pseudodiferenciaciones. Y aquí él distingue dos tipos de pseudodiferenciaciones: El corte emocional físico, y el corte emocional psíquico.
El corte emocional físico, es cuando yo frente a una situación de estrés, de conflicto, de una situación muy difícil, de tremenda intensidad emocional, soy incapaz de tolerar, no soy capaz de resolver el conflicto, no lo tolero y me voy. Es tal la intensidad del conflicto, es tal el nivel de la dificultad emocional que no soy capaz de resolverlo, entonces necesito irme. No me puedo quedar, porque el nivel de intensidad emocional es tanto que me tengo que ir. Que es lo que pasa con los papás cuando uno se pelea y se va de la casa, entonces, por eso digo que hay que tener ojo, porque parece diferenciado,… yo me fui de mi casa a los 16 años… yo soy súper diferenciada, yo no tengo tendencia a la juntidad, yo tengo tendencia a la diferenciación….pero son los 16 años de pura angustia, porque no podía estar ahí, entonces eso que parece diferenciado es finalmente una reacción emocional afectiva que no es medida cognitivamente y que lo hago y ya.
El corte emocional psíquico, o intrapsíquico, que es cuando frente a la situación conflictiva o a la situación de estrés, se produce mucha intensidad emocional, tanta que el sujeto no la puede manejar, pero tampoco puede irse. Por diversas situaciones, por diversas razones X, que dependen de cada situación familiar, la persona no puede irse, por lo tanto la única alternativa que le queda es irse psíquicamente, es cortar psíquicamente, es cuando yo estoy en una reunión familiar y empieza a quedar la escoba, y no me puedo ir porque es el cumpleaños de mi mamá, o sea no me puedo ir porque es una situación súper conflictiva, y quedaría la escoba si yo me voy, entonces empiezo a pensar en otra cosa, entonces me pongo a conversar con el sobrino chico, entonces agarro una revista y me pongo a leer. Corto emocionalmente pero intrapsíquicamente, porque no me puedo ir, porque no hay una manera de interaccionar en ese minuto irme, pero tampoco resolver la situación y decir… oye, ya, solucionemos esta cuestión, arreglémoslo… no, corto, me olvido, cierro,

El descontrol es cuando uno reacciona sin pensar. Enojarse, no es descontrolarse, si es que es mediado racional y cognitivamente no es descontrol, no es que todas las reacciones emocionales sean descontrol, es descontrol cuando no es mediado cognitivamente. Yo me puedo enojar mucho, y retar a los hijos por eso, y eso no es descontrol, es descontrolado si a ti se te fue y se te salió de las manos, si lo retas mucho y le das razones, y tu tienes razones para estar enojada está mediatizada cognitivamente


Vamos a suponer que yo tengo un nivel de diferenciación entre el 0 y 100, de 75, que este nivel se forma hasta los siete años de edad. En las situaciones de mayor estrés y de mayor conflicto, yo reacciono en mi menor nivel de diferenciación, reacciono de la manera más descontrolada, las situaciones de estrés me ponen en una situación tremendamente conflictiva, por lo tanto yo reacciono en este nivel, 65, y en las situaciones de no estrés, cuando estoy en mi casa, viendo la tele, puedo perfectamente reaccionar en mi mejor nivel de diferenciación y pensar las cosas y actuar cognitivamente mediatizado. Sin embargo si yo soy una persona de 75, jamás voy a reaccionar en 10, nunca me voy a tirar por la ventana, no puede ir tan allá, pero tampoco puede ir tan acá, acercándose al 100. o sea tampoco hay situaciones en las que definitivamente jamás llegaría a un nivel de diferenciación 90, 95.

Entonces lo más probable es que un temblor cuando tu llegas a Santiago, te encuentre aquí, en el nivel de la situación de estrés mayor, por lo tanto tú corres, pero después cada vez se te empiezan a transformar los temblores en algo más cotidiano y por lo tanto menos estresantes. Por lo tanto puedes actuar en tu mejor nivel de diferenciación y decir con el corazón bastante agitado, OH está temblando.


Entonces en este sentido Bowen plantea en que la diferenciación que es algo tan tremendamente interno, y tan tremendamente estructurante, va a determinar mi modo de reaccionar y no solo mi modo de reaccionar sino, mi modo de emocionarme, de reaccionar afectivamente frente a las cosas, está determinado por este nivel de diferenciación, y ese nivel de diferenciación entonces me va a permitir la

Diferenciación: es acción mediada cognitivamente

Indiferenciación: que está la indiferenciación que es la inundación emocional, y la pseudodiferenciación que son las otras dos.

Hay una cosa súper interesante también en la terapia familiar que yo creo que es uno de los conceptos más difíciles de aplicar en las relaciones interpersonales, es el concepto de la circularidad, que de verdad las relaciones son circulares, es decir, yo no reacciono frente a lo que tu haces solamente o yo no te causo a ti rabia, sino, que tú me causas a mi cosas y eso es totalmente circular.


Para cerrar la explicación de la diferenciación emocional de Bowen, lo importante y lo central, en la teoría sistémica es que vamos a entender que el ser humano posee una estructura, posee un modo de reaccionar, posee un modo de ser que depende de las relaciones, eso es central, la teoría sistémica se saca de la cabeza la idea de que esta estructura viene dado por algo interno, intrapsíquico, anterior a las relaciones. Aparece en las relaciones. Y es entonces en las relaciones más significativas con los sujetos donde vamos a adquirir aquellas pautas relacionales que nos van a determinar.
En esto cuentan dos grandes relaciones significativas que son las relaciones familiares, y las relaciones de pareja.

Por eso la teoría sistémica aparece como intervención, como terapia familiar y de pareja. Son los dos núcleos de relaciones significativas más importantes.


Bowen entonces plantea que este concepto que es la diferenciación del si mismo, se refiere fundamentalmente a la capacidad de ser un individuo diferenciado de otro, tener características individuales, personales que me distinguen del resto de los individuos por eso tiene sentido desde la psicología de la personalidad , en qué manera yo soy un individuo distinto de los otros, y esa diferenciación va a depender, según Bowen, del tipo de vínculos que uno ha establecido con las figuras significativas.
Yo diría que este es uno de los enfoques que podría ser como la base de lo que se trabaja en terapia de pareja, hay en terapia de pareja, que es como para entender por que uno elige al que elige.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos