Nota: De un capitalismo de amigos al estatismo



Descargar 4.15 Mb.
Página81/81
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño4.15 Mb.
Vistas873
Descargas0
1   ...   73   74   75   76   77   78   79   80   81

11.11.2007 | 09:45


Nota: Los diez años del mito urbano de Bilbao

Querido Luis, Tú bien sabes el efecto que regalan nuestras Musas en nuestro imaginario. Y Tú sabes que ellas vienen de nuestro marco vincular. Los marcos parentales sólo asisten, como los cimientos y las savias, a sostener esfuerzos. Si Tú supieras quiénes fueron los primeros europeos en vincularse con los aborígenes de la península del Labrador, te enterarías que fueron vascos. Cuentan que cuando ingleses y franceses arribaron a esas tierras, los aborígenes los saludaban en vasco. Primera cuestión a resaltar de los vínculos colectivos. Y la segunda relación vincular y no menos importante en esto de las Musas: la mujer de Frank es Vasca. Todos las identidades que mencionaste de Frank responden a sus marcos parentales, que como bien Tú sabes, deben permanecer en silencio para que trascienda en nosotros el Amor Vincular. De lo contrario, nuestra inspiración y aliento vital quedan por el suelo. La autoestima y la personalidad son rasgos que se nutren del esp&íritu vincular. Cuando Frank vió esa obra terminada, más alla de ese comentario que Pollack nos entrega, alcanzó a percibir había la obra alcanzado a mimetizar esa particular resistencia que caracteriza al pueblo vasco como el único que permaneció en sus terruños durante los 32.000 años de la última glaciación máxima, en tanto todos los demás pueblos europeos marchaban al entonces fértil Sahara. Sólo los samis y lapones que bajaron hasta Ucrania les acompañaron en su completo aislamiento. Por eso la Comunidad Europea les reconoce un lugar especial en el alma de Europa. Tu amigo Francisco Javier de Amorrortu

17.10.2007 | 11:40


Nota: Semana 40 de 2007

“Y lo más importante: tiene que ser algo imposible de lograr”. Henry Moore. Es una maravilla ver a diario el esfuerzo que Uds hacen, me refiero a hombres como Ud, Orlando, Enrique y tantos otros que con su lucidez nos invitan a participar en trabajos que sólo alcanzan consuelo íntimo cuando se sienten exhaustivos. No es fácil lograrlo en un medio que como el periodismo está tan comprometido con mil intereses. Uds. han aprendido a caminar por el filo de la ironía, dejando siempre, más allá de lucidez, una huella de vuestra propia tristeza que también es constitutiva del alma del lector. A pesar de estos límites, el ejercicio periodístico tiene cada día más abiertas las puertas de su libertad responsable a través de la internet; y permitiendo cultivar mirada honesta y perseverante a tantos imposibles, al menos a mí, hoy me alcanza muchas alegrías. Es un lujo que jamás habría imaginado me regalarían. La internet es un imposible extraordinario; y nos ha sido regalado sin nuestro esfuerzo. La comunicación humana tiene aquí la más grande oportunidad para perforar en forma horizontal todo tipo de imposibles, sin hacer concesiones que resten seriedad a las vocaciones, al tiempo que permite devolver con nuestro más cálido esfuerzo algo que acerque a ella, nuestro aprecio. Francisco Javier de Amorrortu http://www.amoralhuerto.com.ar

07.10.2007 | 13:33


Nota: Unico, como su firma

Uds. mismos publicaron hace unos pocos días un informe sobre un gran proyecto urbanístico http://www..ar/economia/nota.asp?nota_id

18.07.2007 | 15:37


Nota: Unico, como su firma

Aprecio muchísimo la obra de Carlos Ott y aprecio vuestros comentarios sobre el valor que asigna a la idiosincracia y a los debidos respetos a las fragilidades de ciertos ambientes naturales. Por ello esta comunicación intenta alertarlo de algo que me sorprende haya escapado a su consideración tan responsable. Todos sabemos que esa inmensa llanura interestuarial, intermareal, poligenética o como quieran llamarla, es área de amortiguación de la reserva natural que tienen al lado. Cuando se aprobó Nordelta por Legislatura, no sólo no aportaron estudio alguno de hidrología “urbana”, sino que por entonces tampoco la Argentina había firmado sus respaldos a la carta de Ramsar sobre humedales. Esta área en cuestión era y es un tremendo humedal que por su ubicación estratégica y sus precios miserables terminó siendo alimento delicioso para los mercaderes de suelos y para las empresas que se dedican a arañar suelos. Hasta ahora, en estas áreas no se ha convenido mitigación, ni compensación alguna por el daño irreparable que han provocado y seguirán provocando en el humedal. Es de altísima irresponsabilidad, con el nivel de criterios que hoy se nos alcanzan sin dificultad por Internet, arañar suelos en un humedal; para encima conformar estanques que terminan anegados de las aguas más polucionadas que nadie hubiera imaginado al tiempo de aprobar estos proyectos. Otro de las materias que cabe señalar como muy alejada de toda ética (palabra que no aprecio usar), es la de tranferirle a Papá Estado las responsabilidades de todos los riesgos de anegamientos superlativos que tienen estas áreas, bien más allá de la cota de altura para obra permanente aprobada por Legislatura, que repito es por completo deficitaria al no haberse evaluado con criterios de hidrología urbana alguna. No son recurrencias a 10 o 20 años las que caben a las líneas de ribera de creciente máxima, sino, mínimo de 100 años. Los debidos respetos al Art. 59 de la Ley Provincial 10.128/83, convalidado por el Art 4° de la Disposición 984/00 del MOSPBA y refrendado por el Decreto 37/03 del Gobernador, hacen imposible asentar humanos en ese territorio, a menos que... los usos y costumbres (los etos), dejen de lado su prudentísima y elemental recordación No son pobres sin ilustración los que se asientan en estos humedales, sino ricos bien ricos, que no aprecian tener de Papá, a nadie. Los mismos estudios de impacto ambiental que aun hoy se presentan acompañando estos proyectos, son de una elementalidad algo más que vergonzosa. Una ley de presupuestos mínimos sobre este tema puntual es de la más elemental urgencia. Respecto del problema ambiental en lo que hace a Natura y al humedal, Uds mismos, ayer publicaron un reportaje a los investigadores del centro de investigación de ecología de humedales que bien valdría la pena les pidieran opinión sobre esta área puntual. Es oportuno también recordarles las noticias que Uds también publicaron (http://www..ar/economia/nota.asp?nota_id

18.07.2007 | 15:18


Nota: El más alto: Buenos Aires sueña con rascacielos

Advierto que todos los comentaristas terminan apuntando al Riachuelo. Y los valoro. Ya he opinado en mi página web www.alestuariodelplata.com.ar sobre este bello edificio que tiene un inconveniente gravísimo y es el hecho de generar prestas sedimentaciones brutas a la sombra de sus 400 Ha de plataformas proyectadas; por lo cual merece ser calificado como el "proyecto más criminal" en el imaginario de nuestro estuario, que creará una barrera transversal a los flujos costaneros de más de 4 Km. A los que estudian mecánica de fluidos vale la pena recordarles que para estudiar flujos en este estuario hay que hacer un coctel de mecánica de fluidos, calor, transferencia de masa y termodinámica (FMHMT), sin olvidar las variables hidroquímicas que caben a nuestros moribundos flujos costaneros urbanos. El tema de los corredores naturales de flujos costaneros es fundamental, porque sin ellos no hay dispersión. A los amantes del tema del Riachuelo les recuerdo que tiene un tapón hidrodinámico de 3 Km que le impide su salida desde Mayo de 1796. La Vuelta de Rocha es una eventración de no más de 180 años que prueba ese desencuentro. Sin devolver al Riachuelo algo de la naturaleza de su salida original, es inútil invertir 300 o 30.000 millones. A este inodoro hay que empezar por destaparlo. Y aquí no hay una cuestión de política o economía, sino de conocimiento. Los investigadores del INA y los físicos que estudian dinámica costera, están apoyados en un capítulo de su catecismo que refiere de los cordones litorales y de la teoría del oleaje oblicuo, en términos tan pobres y tan universalmente aceptados, que es probable que haya que esperar la llegada del mesías para que despierten a observaciones algo más particulares y no menos originales. Paciencia y algo de suerte. Francisco Javier de Amorrortu LE 4382241

02.05.2007 | 16:43

196 pag al 17/8/12

Textos curriculares



de http://www.amoralhuerto.com.ar/EVS_52.htm
Trayectoria de un burro y un colibrí
"Cuanto mas sobrenatural,

tanto más natural "

JK
Nace en Buenos Aires en 1942.

Sus orígenes: vascos, gallegos y catalanes. Labradores por siglos. Y un último abuelo, que en 1892 ya había comenzado su tarea de impresor y editor.


Instalado en Europa desde 1960 hasta 1962, estudia artes gráficas e idiomas. Transita 150.000 km de caminos europeos: desde Norwich hasta Palermo; desde Santiago hasta Istambul.
Vuelto a Buenos Aires, ya en en el frente de batalla de la imprenta familiar, la segunda más importante del país y atendiendo servicios gráficos durante las 24 horas, forja su experiencia y responsabilidad. Ocho años después monta un nuevo taller.

En 1974 construye su casa en Highland Park. Y en 1975 aparece levantando un edificio de 5.000 m2 en Barrancas de Belgrano, con su proyecto, dirección y administración.


Casado en 1965 y con tres hijos, es internado a fines de 1981 con diagnóstico de delirio místico.

Se le inicia juicio de divorcio y de insanía. Se le embargan por cuatro años sus bienes. Y ya cargado de los estigmas que en los campos vinculares y parentales deja la locura, se instala en soledad en una parcela rural de Del Viso que a comienzos de 1980 por decisión de un sueño había adquirido


De aquí a comenzar a vivenciar esquizofrenia no hubo más que un paso. Sin embargo, en discreción, y contenido en una isla de Naturaleza extraordinaria, alcanza tras años de vida pobre, sana y de trabajo, sin tomar jamás en 25 años siquiera media aspirina, su palpable armonización. Construye con sus manos las casas de sus hijos.
Su primer trabajo que alcanza a firmar es recién a los 50 años, tras haber trabajado dos meses en la factura de un piso, siempre de rodillas. Tan menguada su autoestima como crecido su amor propio.
En el año 2000, tras cuarenta años, vuelve a cruzar el océano para recorrer a pie durante 20 días en los montes arratianos de Bizkaia, los mismos precisos antiguos senderos transitados durante siglos por sus ancestros. Localiza tres antiguos caseríos familiares y la ermita que los nucleó por siglos en su dispersa vida comunitaria.
De inmediato, a su regreso, escribe su primer libro. Había quemado en 1981, 3000, atesorados. Nunca en 20 años había vuelto a leer un sólo libro. Éste, "La Viga de Cruce", su primer libro, dedica a la esquizofrenia.

A los pocos meses sigue otro sobre vivencias de iden-tidad en marcos parentales; y luego un tercero sobre vivencias en su encuentro más fuerte de cargas de identidad, en la ermita de Bikarregi.


Recalca el uso de la palabra "vivencia" para resaltar las décadas que demoraron hasta lograr traducirse a través del trabajo afectivo, como más visibles "experiencias".

Su desarrollo dialéctico permaneció a la espera de que su simple trabajo afectivo transformara sus estigmas en emblemas.


A pesar de su aislamiento, para aportar aprecio a su comunidad delvicense, trabajó en la defensa de los valles de inundación locales, únicas previsiones legales de conformación de espacios verdes comunitarios, a través de la incorporación de más de 15.000 folios de a uno en mano, durante ocho años y medio, a 23 expedientes administrativos, tres legislativos y uno judicial penal. Compiló esta tarea en 21 tomos, imprimió y encuadernó con cariño especial y presentó al Gobernador de la Provincia y al Ministro de Justicia de la Nación, entre otros; para conformar antecedentes de responsabilidad, amor y agradecimiento a ese, nuestro Padre común siempre vilipendiado: El Estado.
Toda su intensa obra de estos últimos 25 años está cargada de contenidos poéticos; bien claramente incluído, el trabajo anterior.
Estas páginas que ahora publica en la web alcanzan elementales prevenciones a quienes sintieran necesidad e imaginaran provecho de estos desinteresados esfuerzos.
Amor al Huerto

El tema que sigue, más allá de ser el primero y el que más valoro, sugiero sea el último en intentar ser leído. Einstein decía: Si está escrito,¿a qué leerlo siquiera una sóla vez?


Tantas son las obviedades que van conduciendo nuestra atención en una lectura, que a este hombre no le interesaba ninguna que se valiera de estos recursos.
Aunque la locura sea tan antigua como el hombre, sus accesos siempre fueron abismales. Así, abocarse a mirar locura no me parece tarea grata, ni saludable. Y si alguien imagina que hay algo obvio en ella, ya me parece despistado aunque se precie de entendido. Porque lo obvio en ella no tiene valor alguno, al menos para el que la lleva. Y al que no la lleva, lo obvio sólo le sirve para alejarse de ella.
Me ha tocado vivirla. Nunca encontré un par; y mucho menos un entendido con el cual entenderme. Por ello mi versión, sosteniendo tantas sustanciales diferencias, dudo resulten transferibles por medio de relato. Que el haberlo escrito fue un placer, nadie lo dude. Pero tengo bien en claro que mi texto resulta insoportable. Y por ello no lo recomiendo.
Por el contrario, recomiendo los dos videos cuyos ac-cesos directos aquí entrego; y el breve texto sobre "inmanencias" que una pluma más ligera facilidades acerca.
De http://www.amoralhuerto.com.ar/EVS_81.htm
Así reunidos, estos tantos y variados textos alcanzan en conjunto y en separado abundante caos. Caos que aprecia ordenarse en su misma urgida enunciación, para así garantizar que nada de él ha cambiado. Sigue siendo lo que es y lo que durante un cuarto de siglo ha sido, aunque lo intenten envasar en un corsé de bendiciones o de patologías.
Si la alegría me acompaña cuando sigo estas sendas casi siempre perdidas, no sólo no las sentiré perdidas, sino que agradezco a quien me anima, no me corrija; no me alcance otro estímulo que me saque de estas casillas.
Resulta necesario para alcanzar coherencia ir hasta el final cada día que te inspiran, sin importar si esa bola que rueda encendida merece por su propio caos, nombradía.
Que en ese regalo de expresar está su orden.

Que cuando te dan caos, te lo ordenan; te lo mandan,

¡¿y cómo lo impedirías?!

Trabaja con el cuerpo y el alma para acompañar ese día.


Ese es el orden que conoce el caos: el salir corriendo poniendo todo tu empeño y alegría. Que aunque hubiera dolor ya la mecha de la Vida está encendida.
Si alguien lograra imaginar el bien que me regaló la santa pateadura, cómo no hablar de ese caos y todos los que siguieron, como los de una santa maravilla.
Ese es el orden del caos. No el cosmos. Sino su mandarte al caraxo o al cadalso; allí a lo alto, para vivir tu chifladura.
No tendría sentido echar sobre las ediciones de una Vida, el agua de otro que alguien imaginara bendecida. Tampoco esta.
Amor al Huerto

Francisco Javier de Amorrortu

Francisco Javier de Eitzaga Amorrortu

De http://www.amoralhuerto.com.ar/EVS_51.html
Bastaría con vivir algunos de estos descalabros y localizaciones que narro
para patenciar que Cuerpo y Alma,

son una sóla y la misma cosa.


Con lugar suficiente para hospedar amores:
transitivos e intransitivos;

vinculares y parentales;


constituyendo trascendencia

en constituídas inmanencias;


vientos para autoestima

y cimientos para amor propio


arriba y abajo,

espíritus y savias.


Espíritu Persona y E-Go Profundo

personalidad y profundidad en E-Go

ex-sistencia e in-sistencia

presunción y sub-sistencia

autoestima y amor propio

femenino y masculino

lo visible y lo oculto

aliento y seguimiento

Psijé y Eros

mar y monte


De su unión nace una hija llamada Placer.

Sus abismos encimados engendran Bi-os.

Su fotosíntesis genera verdura.

Sus apareamientos, prodigalidad.


Sus separaciones, desierto; y sol por donde desciende sabiduría.
Antiguos Paraísos perdidos que solicitan y asisten nuestro trabajo "poético".

Aquí: afectividad, espontaneidad,

privacidad... y tus manos,

...te bastarán.


Primarios embelesos de arquetipo colectivo que un día, más allá de la locura,
en la Aurora nos descubre criaturas;
y ella misma,

personalísimo arquetipo vincular;

donde relativo y absoluto se tocan y buscan reencontrar.
La ley del "nada se pierde, todo se transforma", resulta obvia cuando razón parental y razón vincular rescatan en aprecios cercanía.
Bastante, empero, amenaza perderse cuando estas ra-zones luchan y divorcian.
Aquí tallan, aun desde supuesto olvido, ocultas, las arcas;
que más allá y más acá del viento, las raíces y las savias, aunque siempre ocultas,
sostienen en esfuerzo permanente guardia.

Sobrecubierta de "La viga de cruce"
¿Vencen o conducen los absolutos hoy al hombre?, que sin la contención interior y exterior afectiva necesaria tantas veces parece sucumbir. ¿Logran escapar a éstos? proclamando otro tipo de absolutos relacionados a existencialidad y mayor exterioridad; que atribuyendo a sus fines seguridad y rindiendo culto al dinero, modas y éxitos, multiplican ídolos de hedonismo planetario, tal vez necesarios. Viejos y siempre nuevos horizontes morales al que podrían arribar como premio los esfuerzos. Exasperados los unos y laxos los otros, de antiguos y nuevos absolutos millones intentan escapar; a muerte que amenaza traspasarlos con locura o con nada existencial.

Una y otra, tras abismos, paradojal.

Los que en elevación de esfuerzos alcanzan muerte si-guiendo de locura su éxtasis medular, pudieran resuscitar tras armonizar en naturaleza y afectos su transitiva e inevitable esquizofrenia. Que tras estigmas se les revelarán absolutos relativos a mayor identidad. Trabajos corporales simples; cercanía y permanencia afectiva (no necesariamente juntura), son reclamados por igual. Quienes hacen este reclamo y quienes lo asisten, son los vientos y cimientos, del hombre que resucitando, en manifestación sensible en su cuerpo advierte. Estos textos, que de esquizofrenia refieren tras penurias, pudieran acercar imaginario, contención interior, aprecio de alientos y mínima identificación, a aquellos enfrentados a cordura.

Que en grandes fracturas, abismos personalísimos son dables en cuerpo, alma, cimiento y savia, de hospedar.


Del Prólogo
Nunca fue río de llanura, sino de montaña torrente congelado por donde hube de salir. Estas hebras frías, también ellas por años congeladas, afloraron después de sentir el carácter de mis terruños. Decenas de miles de años tierras habitadas e irrigadas merced a este profundo río interior.
Hace más de tres décadas hubo el espíritu de advertir ya no florecía en mí su seducción. Me fue secando y por éxtasis en candelas de locura me hizo transitar. Perdí mi hogar; toda estima, incluída la propia; y me hospedó tan sólo soledad. Aquí florecieron estos guiños del habla, del cuerpo, del alma.

Del epílogo
Siendo del viento fugaces,
y estando en montaña

en permanencia ocultos,


fueron mis Erarios

al mar por azares


y a la sed del amor en sus orillas

habiéndome esperado,

después de cuarenta mil años

en un instante



fueron hospedados.




Compartir con tus amigos:
1   ...   73   74   75   76   77   78   79   80   81


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos