Nos Aires, 22 de junio de 2


B) Actuaciones nro. 16.441/02 del registro de la Secretaría nro. 6 de este Juzgado nacional en lo Criminal y Correccional Federal nro. 3



Descargar 0.67 Mb.
Página3/10
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño0.67 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

B) Actuaciones nro. 16.441/02 del registro de la Secretaría nro. 6 de este Juzgado nacional en lo Criminal y Correccional Federal nro. 3.

La denuncia.

Hugo Argente, Juana Lucía Comas, Aurora Morea, Noemí Pedrini, Haydée Gastelú y Óscar García Buela a fs. 1/26 formulan una querella en relación a la desaparición forzada, torturas y homicidios cometidos en contra de Jorge Daniel Argente, Alberto Evaristo Comas, Elena Pedrini de Bronzel, José Daniel Bronzel, Cecilia Podolsky y Horacio García Gastelú.

La querella, patrocinada por la Dra. Carolina Varsky, explicó que conforme se desprende de la sentencia de la causa nro. 13/84, el 20 de agosto de 1976 en la localidad de Fátima ruta nro. 8 Km 62 en el camino que une dicha localidad con la ruta provincial nro. 6 se hallaron 30 cadáveres.

Dichos cadáveres poseían la característica común del método de ejecución: todos ellos estaban atados y vendados con heridas de bala en el cráneo efectuadas a más de un metro de distancia, cadáveres estos que fueron sometidos a una única explosión que los dispersó en un radio de 30 metros.



La querella agrega que conforme se desprende de las constancias de la causa nro. 13/84, la noche anterior al suceso investigado fueron trasladadas treinta personas ilegalmente detenidas de la dirección Seguridad Federal, que fueron introducidas en un camión, para luego no volver a tenerse más noticias de aquellas.

A su vez la querella refiere y puntualiza en referencia a cada caso en particular lo siguiente:

* Jorge Daniel Argente fue secuestrado el 17 de julio de 1976 y días más tarde fue visto en el centro clandestino de detención que funcionaba en la Superintendencia de Seguridad Federal

Su cuerpo fue identificado por el Equipo Argentino de Antropología Forense durante el año 2000 y restituido a su familia.

Alberto Evaristo Comas fue secuestrado el 29 de julio de 1976 de la casa de una amiga del barrio de Villa Devoto.

Comas fue visto con vida en el centro de detención que funcionaba en la Superintendencia de Seguridad por una persona de nombre Guillermo López, sobreviviente del mencionado centro de detención.

El 26 de septiembre de 1983 se realizó el reconocimiento de los restos en el cementerio de Derqui, Partido de Pilar y allí se exhumaron. En dicha oportunidad pudo verificarse que se trataba de Alberto Evaristo Comas.

* José Daniel Bronzel fue secuestrado en la Capital Federal el 27 de julio de 1976. Fue visto con vida en la Superintendencia de Seguridad Federal y su cuerpo fue identificado durante el año 2000 y restituido a su familia.

* Susana Pedrini de Bronzel fue secuestrada en la Capital Federal el 27 de julio de 1976. Fue visto con vida en la Superintendencia de Seguridad Federal y su cuerpo fue identificado durante el año 1999 y restituido a su familia.

* Horacio Óscar García Gastelú fue secuestrado en la madrugada del 7 de agosto de 1976 conjuntamente con su novia Ada Porta.

“En 1999 la madre de Horacio Óscar se contactó con el Equipo Argentino de Antropología Forense (E.A.A.F.) que ya se encontraba investigando los hechos ocurridos el 20 de agosto de 1976 en la localidad de Fátima conocido como la masacre de Fátima. El referido equipo corroboró la identidad de uno de los restos de las víctimas como perteneciente a Horacio Óscar García Gastelú” (cfr. Fs. 4 vta.).


Por último la querella agregó que: “Conforme surge de los hechos las víctimas estuvieron privadas ilegalmente de su libertad en Superintendencia de Seguridad Federal. Según el testimonio de Rodolfo Peregrino Fernández, en esta dependencia policial se encontraba como Jefe “el coronel Morelli y a quien secundaban como asesores un teniente coronel, un capitán de fragata y un vicecomodoro”, todos integrantes del Grupo de Tareas 4 (GT4). El GT 4 según afirma Peregrino Fernández “estaba integrado por los Subcomisarios Veyra y Skarabiuk, el principal de la Llave alias “Carlitos”, el principal Carlos Gallone, el principal Vidal alias “Poroto”, el principal Herrera alias “Pichin” y otros oficiales (cfr. Rodolfo Peregrino Fernández. Autocrítica policial. Fundación para la Democracia Argentina, El Cid Editor, Colección Cuadernos para la democracia nro. 10"

La querella aportó a fs. 31/54 copia de numerosos recortes periodísticos en los cuales se da cuenta de la transcendencia pública del episodio delictual que nos compete.

Hugo Argente a fs. 55, Juana Lucía Comas a fs. 60, Aurora Morea a fs. 56, Noemí Pedrini a fs. 57 Haydée Gastelú a fs. 58 y Óscar García Buela a fs. 59 en ocasión de deponer como testigos ratificaron, cada uno de ellos, la querella que diera origen a los presentes obrados.
Informes remitidos por la Policía Federal Argentina.

*La Superintendencia de Personal e Instrucción a fs. 418/9 verificó que los cargos en los cuales se desempeñaron, dentro de la Superintendencia de Seguridad Federal, las personas aquí imputadas. A saber: Juan Carlos Lapuyole, Comisario Inspector; Miguel Ángel Timarchi, Principal; Carlos Enrique Gallone, Principal; Jorge Mario Veyra Subcomisario; Luis Alberto Martínez, Sargento Primero.

* A su vez se encuentra agregado copia de los legajos personales del personal policial cuya situación procesal se ventila en el presente resolutorio en los cuales consta la pertenencia de los imputados a la Superintendencia Federal.

* A fs. 599/600 la Policía Federal remite un organigrama de Superintendencia de Seguridad Federal, la cual se organizaba de la siguiente forma:

La Jefatura de Seguridad Federal tenía a su cargo cuatro Direcciones Generales: Inteligencia, Interior, Político Social y Técnica.

A su vez, cada Dirección General tenia a su cargo diversos Departamentos.

La Dirección General de Inteligencia tenía a su cargo los siguientes Departamentos: Situación General, Situación Subversiva y Contra Inteligencia.


La Dirección General de Interior tenía a su cargo los siguientes Departamentos: Áreas; I, II, III y IV.

La Dirección General Político Social tenía a su cargo los siguientes Departamentos: Asuntos Políticos, Información Antidemocrática, Asuntos Gremiales, Delitos Federales y Asuntos Extranjeros.

La Dirección General Técnica tenía a su cargo los siguientes Departamentos: Despacho General, Central de Reunión y Registro de Información.
Copia de actuaciones judiciales.-

* A fs. 322/336 se encuentra agregada copia de la causa nro. 35.411 caratulada “García Óscar Horacio sobre habeas corpus” del registro del Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción nro. 5, el cual, en fecha 24 de enero de 1979, fuera rechazado.

* La Excma. Cámara Federal de la ciudad de la Plata a fs. 427/480 remitió copia de las actuaciones labradas en dicha sede en relación a la desaparición y posterior homicidio de Horacio Óscar García Gastelu.

Las intervenciones que se remitieron fueron las siguientes:

* Copia del habeas corpus interpuesto en favor de Horacio Óscar García Gastelu y Ada Victoria Porta por Óscar Félix García Buela, padre del primero de los nombrados ante el Juzgado Federal nro. 3 de la ciudad de la Plata.

En dicha presentación se hace referencia que García Gastelu y Porta fueron secuestrados la madrugada del día 7 de agosto de 1976 en el domicilio de la calle Azara 1557 de la localidad de Banfield provincia de Buenos Aires por personas armadas quienes se identificaron como “fuerzas de seguridad”, quienes ingresaron por la fuerza a la referida vivienda.

* Copia del legajo de la Comisión Nacional Sobre Desaparición de Personas correspondiente a Horacio García Castelu, el cual amén de la denuncia formulada por su padre Óscar García se agrega un escrito presentado por Ana María Bosco de Porta mediante el cual refiere el secuestro de su hija Ada y de su novio Horacio García Castelu, quien refiere el violento secuestro del que fueran víctimas los nombrados.
Declaraciones testimoniales de personal policial.


*Julio Alberto Puente quien se desempeñó en Coordinación Federal de Policía Federal (ex Superintendencia de Seguridad Federal) durante todo el año 1976 y en el año 1977,en la Oficina de Administración de la Dirección General de Delegaciones prestó declaración testimonial a fs. 703/4.

En dicha ocasión refirió que había una División, Asuntos Políticos o Inteligencia, que se encargaban de investigar a los partidos políticos y que el tercer piso de la dependencia, en aquella época, era zona restringida, que sólo accedían a ella las personas que allí trabajaban.

*Felipe Honorio Jalil, quien declaró como testigo a fs. 705/6 explicó que durante el año 1976 prestó servicios en el Departamento de Asuntos Extranjeros de la Superintendencia de Seguridad Federal, el cual se ubicaba en el noveno piso del edificio que la Superintendencia ocupaba en su totalidad, sito en Moreno 1417.

Explicó, el testigo, que la Superintendencia de Seguridad Federal, dependía directamente del Jefe de Policía, y se encontraba a cargo de la misma el Coronel Morelli, mientras que el Comisario Juan Carlos Lapuyole era el oficial de policía con más alto rango del organismo.

*Abelardo Alberto Pereyra, testificó a fs. 716/7, ocasión en la cual expuso que durante todo el año 1976 se desempeñó en la oficina de Asuntos Disciplinarios perteneciente a la Dirección General de Delegaciones, describió que en el segundo piso de la Superintendencia funcionaba el Departamento de Delitos Federales y en el tercer piso estaban las dependencias pertenecientes a la Dirección General de Inteligencia.

* Luis Alberto Hernández testificó a fs. 793/5, momento en el cual dijo que durante el año 1976 se desempeñó en la citada Superintendencia y reconoce la existencia de brigadas dentro de la estructura policial las cuales dirigían sus informes o partes directamente al Comisario Inspector a cargo de la Dirección respectiva.

*Roberto Alvarez, prestó declaración testimonial a fs. 799/800, oportunidad en la cual informó que se desempeñó en la Superintendencia de Seguridad Federal, durante el año 1976 , lo cual le permite afirmar que en el tercer piso había lugares habilitados para detenidos.


El testigo agregó que “... esos detenidos estaban de paso desde y hacia el interior, así como también los relacionados con el trabajo específico del Departamento que operaba allí, Delitos Federales. Agrega que considera que los detenidos que estaban de paso desde o hacia el interior, se encontrarían detenidos a disposición de algún Juez, ahora bien, respecto de los detenidos que pudieran haber existido por la tareas desarrolladas por Delitos Federales, no sabe en que carácter ni bajo que autoridad estaban esas personas allí....”

*Guillermo Roberto Ponzo declaró como testigo a fs. 879/881 circunstancia en el cual reveló que en el año 1976 se desempeñó en la Dirección General de la Superintendencia de Seguridad Federal.

A continuación el testigo descifró la estructura de la Superintendencia: la Dirección General de Inteligencia tenía a su cargo varios departamentos, tales como Asuntos Políticos, Asuntos Gremiales, y Asuntos Extranjeros. El Departamento de Asuntos Políticos se dedicaba a la producir información sobre actividades de índole político. El Departamento de Asuntos Gremiales, hacía lo mismo, pero volcado a los gremios. A su vez, refiere la existencia de brigadas operativas.

Agregó, el compareciente, que los detenidos estaban a cargo del departamento que intervenía en la detención y que los departamentos habilitados para producir detenciones eran los operativos tales como Delitos Federales e Investigaciones Policiales Antidemocráticas que estaban en el ámbito de la Dirección de Operaciones. Añadió, por último, que los detenidos, dice que estaban en el segundo piso.

* Raúl Óscar Acosta, numerario de la división policial en cuestión, depuso como testigo a fs. 882/3 situación en la cual detalló que en el tercer piso del edificio donde funcionaba la Superintendencia de Seguridad Federal había calabozos en los que se alojaban personas detenidas en operativos realizados por el personal de Delitos Federales

Declaraciones testimonial de víctimas:


* Lilia Amparo Jons en oportunidad de testificar ante este Tribunal explicó que:”...a las 4:30 hs. de la madrugada del día 3 de agosto de 1976 rompen la puerta de calle de mi domicilio un grupo armado de personas quienes dijeron pertenecer al Ejército. En ese momento nos encontrábamos mi marido -Lucas Orfano- y yo solamente en el domicilio. Al ingresar estas personas nos preguntan por nuestros hijos, a lo que le contestamos que ambos estaban desaparecidos, y que al respecto habíamos intentado efectuar una denuncia en la Comisaría 28 de la PFA, donde nos habían dicho que teníamos que hacer un Habeas Corpus, lo que llamó la atención de estas personas. Estos sujetos revisaron, revolvieron y robaron cuanto pudieron, y, ya encapuchados, nos metieron a ambos en un coche, con la cabeza hacia abajo, siendo conducidos por escasos minutos hacia un lugar que posteriormente supe que se trataba de Coordinación Federal de la Policía Federal Argentina. Al llegar a ese lugar nos meten en un ascensor metálico, aunque no se si subimos o bajamos, y nos conducen a un ambiente con piso de cemento, donde nos preguntan nombres y apellidos, lo que contestamos a los gritos, mientras tomaban nuestros datos personales en una máquina de escribir. En ese mismo lugar nos dejaron, tirados en el piso, durante todo el tiempo que estuvimos secuestrados. En ninguna oportunidad se nos trasladó a otro lugar, ni se nos tomó declaración...”

El testimonio continuó de la siguiente manera: “...Los nombres sólo se les escuchaba en esta primera oportunidad, ya que después a cada uno se le asignaba un número mediante el cual era identificado allí adentro...Desde el lugar donde estábamos se podían escuchar los gritos de las personas que eran sometidas a torturas. Incluso una de las noches escuché los gritos de uno de mis hijos, Pantaleón Daniel, a quien le decían “Laly”. En ese momento, mi esposo le preguntó a uno de los guardias si efectivamente se trataba de mi hijo, contestando éste, luego de averiguar, que no se trataba de él. Entre los represores se trataban mediante apodos, tales como “Gato” o cosas así. Allí permanecimos hasta el día 15 de agosto de 1976. La madrugada de ese día, encapuchados tal como habíamos sido llevados, nos devolvieron las llaves de mi domicilio -fue lo único que nos reintegraron, pese que al llegar a Coordinación Federal nos quitaron todas nuestras pertenencias...y nos metieron dentro de un coche, también con la cabeza hacia abajo, y tras dar vueltas por bastante tiempo nos dejan encapuchados sentados en el cordón de la vereda del Pasaje Mompox, y nos dicen que a los cinco minutos nos fuésemos. En ese lugar estábamos a tres cuadras de mi casa, por lo que caminamos hasta allí, encontrando al ingresar a la misma que se habían robado todo lo que pudieron. A partir de ese momento, a los 15 días presenté un primer habeas corpus respecto de Laly, quien había sido secuestrado el 30 de julio de 1976 en la esquina de Corrientes y Paraná de esta ciudad, el que tuvo resultado negativo. Asimismo, y con posteridad realicé múltiples gestiones de toda clase, tanto en el país como en el exterior, respecto de Laly y también de Guillermo, mi otro hijo, secuestrado el 2 de diciembre de 1976 en la puerta de su domicilio de la calle Pasteur al 2.200, de quien nunca supe más nada. Ambos permanecen desaparecidos.”

La declaración testimonial concluye cuando se le exhibe a la deponente las copias de las fotografías obrantes a fs. 589 y 590, reconociendo a la persona del lado derecho de la fotografía de fs. 590 como la Sra. Carnaghi apodada “La Tía Tota” que se encontraba en Coordinación Federal.


Aclaró, la testigo, que esta mujer no se encontraba encapuchada, y que la vio por debajo del pedazo de sábana que le habían puesto a ella sobre sus ojos.

*Benjamín Mota atestiguó a fs. 767, que fue detenido el 18 de abril de 1976, en un operativo desarrollado por tres personas vestidas de civil quienes manifestaron ser policías. Estas personas le pusieron la campera sobre la cabeza y lo llevaron en el piso del auto en el que se movilizaban hasta la Superintendencia de Seguridad Federal. En la Superintendencia estuvo más de quince días, alojado en el tercer o cuarto piso del edificio.

En ese lugar, donde había otras personas detenidas, Motta fue interrogado, torturado, y sometido a simulacros de fusilamiento y de picana, y a amenazas de ponerle un soldador en el recto.

*Diana Marta Andrada testificó a fs. 797/8 momento en el cual explicó que: “ el día 10 de agosto de 1976 la deponente se encontraba en su domicilio de calle Ecuador 1441, 2do piso A de Capital Federal, cuando a las 23:30 o 23:45 ingresaron dos personas a cara descubierta y otras seis o siete con pasa montañas, siendo que algunos de ellos tenían armas. Que en tal ocasión la introdujeron en un auto y la trasladaron a un sitio, que luego supo que había sido el tercer piso de lo que era Superintendencia Federal. Que se entera de esto por medio de la CONADEP, ya que por la arquitectura del lugar que la dicente recordó pudo determinarse que efectivamente era el tercer piso de tal dependencia. Que ingresa en el citado lugar el día 10 de agosto y que cree que estuvo en dicho sitio durante tres días, que sabe que salió un viernes..”

En relación a las circunstancias de su cautiverio la testigo evidenció“... mientras estaba vendada y atada con las manos atrás, escuchó que las personas que los custodiaban a los detenidos -entre ellos la dicente- nombraban a mucha gente que la llevaron a otro lugar y que no se quedó allí donde estaba la deponente. Que no recuerda todos los nombres que escuchó, sino aquellos que conocía, tales como Gustavo Cohen, Gustavo Yankilevich, Alberto Calú, y Roberto Arnaldo...Que precisamente escuchó que los antes nombrados iban a pasar a otro lugar, que esto fue el día 10 de agosto o el 11 a la madrugada, pero no sabe a qué lugar iban a ser trasladados...”.

*Adrián Gabriel Merajver, en ocasión de deponer como testigo explicó que fue detenido en su domicilio la noche del jueves 12 de agosto de 1976, y conducido al tercer piso de la Superintendencia de Seguridad Federal. Allí fue puesto en los calabozos, donde permaneció una semana aislado.



El testigo expuso en relación puntual a los sucesos conocidos como la “Masacre de Fátima” que: “...La noche del jueves siguiente, el 19 de agosto de 1976, se produce un movimiento un poco más inusual, incluso abren la puerta del calabozo donde se encontraba el declarante, hacen un comentario y la vuelven a cerrar. Al día siguiente, el 20 de agosto de 1976, es sacado del calabozo y puesto en forma temporaria en el pasillo, oportunidad en que escuchó, en el cambio de guardia de la mañana, y ante el asombro del guardia que se hacía cargo esa mañana por la merma del número de secuestrados, que el guardia que dejaba su lugar le hizo referencia a que esa noche 30 personas habían sido sacadas hacia algún lugar, y otras cinco hacia otro destino...en una oportunidad uno de los guardias le alcanza un periódico a uno de los detenidos, comentándole que las treinta personas que habían aparecido en Fátima habían sido sacadas de la Superintendencia, relacionándolo el deponente con el traslado de las treinta personas ocurrido la noche del jueves 19 de agosto de 1976.”

El testigo no pudo aportar los nombres de las personas que se encontraban detenidas con anterioridad al 20 de agosto de 1976 ya que hasta esa fecha estuvo aislado, detenido en el calabozo individual.


Informes remitidos por Organismos Administrativos.

*El Registro de las Personas de la Provincia de Buenos Aires a fs. 635/44 aporta copia de las partidas de defunción de Angel Osvaldo Leiva, Alberto Evaristo Comas.

* La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación remitió copia de los legajos correspondientes a la Comisión Nacional Sobre Desaparición de Personas nro. 678, 8379, 4153, 4154, 4155, 2273, 1104, 2704, 5437, 385380/95, 409835/96, 766, 804, 3561, 8365, 4506, 1874, 3567, 3440, 6406, 3808, 3051, 5120, 8049, 7709, 8051, 7422, 3732, 3733, 3654, 2599, 2456, 980, 404, 5100, 6488, 3560, 1808, 1888, 8379, 5436, 3871, 2600, 6976.-
III) RECONSTRUCCIÓN DE LA ACTIVIDAD CLANDESTINA DE LA SUPERINTENDENCIA DE SEGURIDAD FEDERAL A LA LUZ DE LOS TESTIMONIOS RECOPILADOS POR LA CONADEP.


La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación remitió al Tribunal los legajos de la CONADEP vinculados con personas que estuvieron detenidas en las dependencias de la Superintendencia de Seguridad Federal y los correspondientes a aquellas personas cuyos cadáveres fueron encontrados e identificados en la localidad bonaerense de Fátima.

En el presente punto se referirán los elementos de convicción que se encuentran incorporados a los legajos de la CONADEP y que resultan de vital relevancia a los efectos de comprender y esclarecer los hechos objeto de la presente investigación.


LEGAJO CONADEP N 8365

Miguel Ángel Bianco (CI N 6.235.851), refiere que él fue detenido el 18 de julio de 1976 por personal armado vestido de civil, en su domicilio de la calle Aráoz 1648 depto. 3 de esta ciudad, junto con 3 amigos que se encontraban con él, quienes luego, a las pocas horas, fueron liberados.

Él quedó detenido 12 días, según testimonios de otras personas que compartieron cautiverio con el nombrado, el lugar donde estuvo alojado fue la Superintendencia de Seguridad Federal. Allí se encontró con su compañero Jorge Daniel Argente, quien se hallaba en malas condiciones físicas, en virtud de lo cual recién lo reconoció a los 6 o 7 días.

Asimismo, refiere que en dicho lugar pasaban lista por el nombre o el apellido, y allí escuchó el apellido Argente; después lo vio y le habló, le dijo “yo te limpié”.


LEGAJO CONADEP N 4.506

En la denuncia que formulara, Graciela Nora María Lara de Poggi

refiere que el 27 de agosto de 1976 a las 3 de la mañana, una comisión que no se identificó los obligó a abrir la puerta del domicilio de Charcas 4160 planta baja dpto. 4 de Capital Federal, oportunidad en que se encontraban sus suegros, Sr. Alfredo Poggi y Ana Perea de Poggi. Previamente habían intentado llamar a la Comisaría 23, refiriéndoles estas personas “que no se gastasen, ya que no iban a venir”. Además estaba su hijo, de dos meses y medio.

Una vez adentro del domicilio, estas personas manifestaron pertenecer a fuerzas combinadas, mostrando armas largas, revisaron todo, no se llevaron nada, pero los secuestraron a ambos, a la denunciante y su marido Alberto Mario Poggi, y les manifestaron que los llevarían al Cuerpo Primero del Ejército.



Anduvieron vendados unos 15 minutos y llegaron al lugar de detención. Los hicieron subir a un ascensor, subiendo hasta el 3 piso. Allí fueron separados, les tomaron los datos. Luego la hicieron esperar dos horas, vendada. Posteriormente fue conducida por un pasillo donde había una larga fila de gente, y allí la hicieron esperar, donde escuchó la voz de su marido. A través de un pasillo largo fue introducida en una celda que se conoce como “tubo” de aproximadamente dos metros por uno. Alrededor del mediodía un guarda trajo a su marido para que se vieran. A esa altura ya se había dado cuenta que se encontraban en Coordinación Federal, por su puesto de trabajo y por el hecho de que recientemente habían puesto una bomba en el lugar. A la media hora retiraron a su marido, y a la media tarde la llevan al primer interrogatorio.

Entre las personas que se encontraban detenidas en ese lugar se encontraba Moni Carreira, quien había sido secuestrada unos días antes junto con su compañero Daniel Hopen. Ésta les hizo saber que estaba acompañando al baño a una chica que había sido violada. Refieren que también vio a una chica que se apellidaba Marx. Escuchó la voz de una mujer que todo el tiempo refería llamarse Norma Bustos, que trabajaba en el fuero comercial. Por comentarios supo que se hallaba en esa dependencia el hermano de Roberto Quieto, quien habría estado en pésimas condiciones por las torturas.

El día lunes a las 23 hs. aproximadamente le entregaron los efectos personales excepto la plata, los condujeron a la planta baja del edificio por el mismo ascensor grande por el que los habían subido. En esta oportunidad escuchó que también salía Norma Bustos. Los subieron a ambos en la parte trasera de una camioneta, con dos personas más en su interior. Les explicaron que la orden de salida tenía que estar firmada por la misma persona que había ordenado el operativo, y como esa persona estaba de franco, se había demorado su libertad.

Por su parte, Alberto Mario Poggi, ratifica los dichos de su esposa y, asimismo, refiere que al llegar lo colocaron en una celda con “terroristas peligrosos”. Allí se encuentra con Daniel Hopen, compañero de Moni Carreira, conocida de Poggi por ser amigo de Ariel Carreira, abogado. Conversando con Hopen y otros detenidos, le dijeron que desde esa celda habían sacado a una parte de los dinamitados en Pilar recientemente, lo que se habría hecho en represalia por la muerte de Actis. Esa anoche vio a Moni Carreira quien les dijo que estaban en Coordinación Federal, lo que también les fue dicho por uno de los guardias. Refiere que las noches en que estuvo detenido escuchó ruidos y voces de gente que aparentemente estaba siendo torturada.

Obra también un reconocimiento efectuado en Coordinación Federal por el matrimonio Poggi, donde reconocieron los distintos lugares en que estuvieron detenidos.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad