Neurotransmisión



Descargar 106.5 Kb.
Fecha de conversión04.01.2018
Tamaño106.5 Kb.
Vistas131
Descargas0

Neurotransmisión. Polarización. Despolarización. Repolarización. Correlaciones.

Antequera, A., Dabini, M., Paredes, C., D´Amato, C., Antequera, M.
La Neurotransmisión es la transmisión de impulsos de una neurona a otra. Las neuronas son las células del tejido nervioso. Son muy especializadas y poseen prolongaciones: las dendritas (extensiones cortas) y el axón (de mayor longitud).

Las neuronas se relacionan a nivel de la sinapsis, que es la relación de contigüidad entre sí. Entre el axón de una neurona y las dendritas de la neurona contigua media un espacio denominado espacio intersináptico.

En la sinapsis, la membrana neuronal de la célula anterior se llama presináptica y la de la célula contigua es la postsináptica.

Las neuronas son excitables porque en sus membranas se distribuyen iones (partículas con cargas eléctricas). Esta distribución es desigual, el sodio (Na) se encuentra en mayor concentración por fuera de la célula y el potasio (K) se encuentra dentro de ella.

A este estado de la membrana neuronal se lo denomina polarización.

Cuando un estímulo llega a la neurona produce un cambio o perturbación electroquímica donde los iones (Na) ingresan dentro de la célula. Este fenómeno se llama despolarización o transmisión del impulso nervioso. El impulso se propaga a lo largo de la membrana, pero cuando llega al axón se produce la liberación de neurotransmisores, que al entrar en contacto con la membrana neuronal contigua ejercen sobre ella la acción de un estímulo (es decir se efectúan cambios iónicos). Es así como se propagan los impulsos nerviosos de una neurona a otra.

Para que una neurona esté en condiciones de transmitir un nuevo impulso, la membrana se tiene que repolarizar. Es decir debe recuperar el estado electroquímico inicial.

Los estados de polarización, despolarización y repolarización se logran por un mecanismo de transporte activo de la membrana denominado bomba de Na y K.


1-Condiciones electroquímicas de reposo o polarización de la membrana plasmática.
espacio extracelular

Na+ + + + + K+

K+ - - - - Na+

espacio intracelular


2- Condiciones de despolarización o conducción del impulso nervioso.
Na +

- - + + + + + + - -


+ + - - - - - - + +

3- Repolarización de la membrana.


Na +

- - - + + + +


+ + + - - - -


A nivel de la sinapsis los neurotransmisores se encuentran alojados dentro de vesículas del axón, para impedir que sus moléculas sean degradadas por enzimas específicas de la misma célula. Al ser estimulada la neurona, las vesículas se acercan a la membrana plasmática, se adhieren a ella y finalmente se abren al espacio extracelular intersináptico, liberando allí el neurotransmisor.

En el espacio intersináptico cuando un neurotransmisor es liberado, puede tener efecto excitatorio o bien efecto inhibitorio.

Los neurotransmisores tienen mecanismos de síntesis, almacenamiento, degradación e inactivación. Poseen receptores específicos que pueden ser bloqueados por los fármacos.

Los transmisores sinápticos son sustancias que actúan sobre receptores neuronales para obtener respuestas, pero éstas dependerán de la sumatoria de ambos procesos excitatorios e inhibitorios que la neurona recibe simultánea y constantemente.

Los neurotransmisores que responden a los criterios hasta ahora mencionados se los denomina verdaderos. Otros no satisfacen todos los criterios y se los considera neurotransmisores putativos.

Tiempo atrás se creía que cada tipo de neurona producía y liberaba un solo neurotransmisor, hoy se ha demostrado que liberan por lo menos dos.

Algunos transmisores pueden ser producidos en órganos o sitios lejanos. En otros casos se trata de sustancias producidas en el cerebro. Lo más común es que sean liberadas por la neurona que las fabrica.

Las respuestas pueden ser rápidas o lentas, químicas o eléctricas, simples o complejas. Según las diferentes particularidades se los clasifica en neurotransmisores (de respuesta rápida), neuromoduladores (de respuesta lenta), neuromediadores (de respuesta postsináptica), neuropéptidos y neurohormonas(moduladores de la secreción de otras hormonas).

Los neurotransmisores más importantes son las catecolominas que integran la adrenalina, la noradrenalina y la dopamina. Estas aminas son importantes en las reacciones de alarma, adaptación e inhibición. La alteración ha sido vinculada con los desórdenes afectivos, la esquizofrenia y el Mal de Parkinson.

La noradrenalina se encuentra en el sistema nervioso central, en particular en el hipotálamo y en las estructuras subtalámicas (dentro del cerebro). En el sistema nervioso periférico se localiza en fibras simpáticas postganglionares.

La dopamina de halla en los núcleos de la base. Y en el aparato sanguíneo renal. Posee una acción contraria a la acetilcolina. La falta de dopamina produce efectos nerviosos centrales caracterizados por movimientos musculares involuntarios, depresión confusión, alucinaciones, etc.

La adrenalina se halla en la médula adrenal.

Como todos los neurotransmisores las catecolaminas en el espacio intersináptico, pueden ser recaptadas para luego ser nuevamente almacenadas. Pueden pasar a la circulación general para ser modificadas en el hígado por la MAO hepática (monoamino-oxidasa). Pueden ser inactivadas o pueden ser recaptadas y destruídas por la la monoamino-oxidasa celular.

Otro neurotransmisor es la acetilcolina, que participa en procesos de memoria y aprendizaje, en el sistema nervioso central.

La serotonina se investigó en la fisiología del sueño, es un modulador de la actividad sexual y de la conducta agresiva.

El GABA o ácido gamaaminobutírico es de acción anticonvulsivante y miorrelajante. Es un neurotransmisor inhibitorio. Impide el incremento de la excitación neuronal. Se encuentra en la hipófisis anterior, en el hipotálamo y en las células beta de los islotes pancreáticos.

Ciertos fármacos como las benzodiazepinas o el ácido valproico lo estimulan.

El ácido glutámico es un neurotransmisor excitatorio en la médula espinal y estaría relacionado con la transmisión del dolor.

La glicina es un aminoácido que se encuentra en la médula espinal y tiene acción inhibitorio sobre la espasticidad muscular.

Los neuromediadores son transmisores químicos que aumentan las respuestas postsinápticas, sin originar respuestas eléctricas y actúan como segundos mensajeros, como la adenosina, adenosinmonofosfato cíclico, la guanosina-monofosfato cíclico.

Los neuromoduladores son ácidos grasos que existen unidos a las membranas celulares del organismo. Facilita la aferencia de estímulos dolorosos. Su acción es antagonizada por la aspirina y analgésicos. Su liberación es favorecida por la morfina y sustancias como el queso, alcohol, chocolate, etc.

Los neuropéptidos se originan en el hipotálamo. Son la ACTH que interviene en procesos de memoria y aprendizaje.

Las beta-endorfinas producen sedación y catatonia

Las encefalinas provocan reacción euforizante y de estimulación sexual.

La TRH hormona liberadora de tirotrofina antagoniza la sedación y la hipotermia.

La somatostatina inhibe la secreción de la hormona de crecimiento y su elaboración disminuye durante el sueño.



La prolactina se ha relacionado con los cambios de la conducta premenstrual y del humor durante el embarazo y el posparto. Produce irritabilidad, tensión y depresión.

Correlación entre los neurotransmisores, la conciencia y la catarsis: El mecanismo de acción de los neurotransmisores en la conducción de información en distintos niveles y por qué se generan respuestas cuantitativas que llevan a una desestructuración y desintegración del yo o a un desborde no controlable psicológicamente, son incógnitas a resolver a través de teorías multidisciplinarias.

Las situaciones traumáticas sólo pueden estudiarse desde vertientes psicológicas y nueroquímicas.

Cómo se transforma la información de un modo a otro y de qué manera la información de la experiencia mental, pensamientos, sentimientos, imágenes, sensaciones se transforma en redes neurales del cerebro físico y en cada una de las células del cuerpo del individuo analizado son aún incógnitas no descifradas totalmente.

La Psiconeurobiología puede contribuir a explicar la transducción de información entre la mente y el cuerpo en el proceso curativo.

El psicoanálisis desde sus comienzos, se esforzó para explicar de qué manera los traumas psíquicos y emocionales dieron origen a los conflictos, iniciando disociaciones, represiones y amnesias de toda clase.

Las sustancias producidas por las neuronas, en particular los neuropéptidos, pueden verse incluídas en la psicoterapia y se reflejan en las llamadas reacciones de catarsis.

Se ha demostrado que a través de las células neurosecretoras del sistema límbico-hipotalámico se transducen los impulsos neurales de la mente en “moléculas mensajeras” hormonales del cuerpo. Se liberan además ACTH, B-endorfinas y cortisol.

En la catarsis se liberan emociones relacionadas con aquellos recuerdos suprimidos y traumáticos que tienen que ver con la vida del sujeto. Freud, consideraba que éste era el momento más importante de la “cura por la palabra” e incluía una etapa inicial que tiene que ver con el despertar de los sistemas simpáticos y se manifiesta con síntomas diversos y con una fase posterior de relajación debido al insight que se iba produciendo.

La terapia será eficaz si se vuelven a evocar los mismos circuitos sinápticos que produjeron el trauma. Y así como una palabra puede enfermar, la palabra puede curar.



Relaciones Psiconeuroendocrinológicas:


CORTEZA CEREBRAL




Sistema


Límbico

HIPOTÁLAMO


Vegetativo

Endocrino


HIPÓFISIS


Neurohormona

Hormona


Trófica


GLÁNDULA

PERIFÉRICA


Hormona


Periférica


CÉLULA



EFECTORA








Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos