Negociación y comunicación en el Mercado Chino



Descargar 91 Kb.
Fecha de conversión27.03.2018
Tamaño91 Kb.




Negociación y Comunicación en el Mercado Chino




Negociación y comunicación en el Mercado Chino

Enero 2006

INDICE


1. Introducción 3

2. Aspectos culturales a tener en cuenta 3

3. Algunas recomendaciones a la hora de hacer negocios 4

4. Normas de protocolo 6

5. Negociación 7

6. China desde distintas perspectivas 9

7. Perfil de empresas 11


  1. Introducción

Tras la reciente revisión de su Producto Interior Bruto, China se ha situado como cuarta economía. Solamente superada por EEUU, Japón y Alemanía.


En los últimos años, cada vez más personas han visitado la RP China por motivos académicos, turísticos y sobre todo por negocios y los chinos, tradicionalmente cerrados al exterior están empezando a recuperar su lugar en el mundo. El trato con los extranjeros pues, es cada vez más frecuente.
Este documento aspira a ayudar a todos aquellos empresarios valencianos que cada vez más se aventuran a viajar a China, bien como exportadores, clientes o inversores. Hace un breve repaso a la cultura china para poder entender mejor las diferencias entre ambas y da a conocer algunos conceptos básicos del protocolo de los negocios en China.

  1. Aspectos culturales a tener en cuenta

Antes de hacer negocios en China, es esencial entender algunos aspectos clave de su cultura e idiosincrasia:


Moralidad: Los grandes filósofos chinos no estaban preocupados por hallar tanto la verdad como el camino que conduce a ella. Estos mismos valores tienen su reflejo en la manera de negociar china. Los negociadores chinos prestan más atención a los medios que al fin en sí, más al proceso que al objetivo. Los mejores compromisos son los derivados del tira y afloja de la negociación. Este proceso no se puede atajar y un compromiso permite a ambas partes mantener posiciones igualmente válidas.
Agrarismo: La mayoría de la población sigue viviendo en zonas rurales. La agricultura tradicional china es comunal y no individualista. La supervivencia depende de la cooperación del grupo y de la armonía. La lealtad y obediencia a la jerarquía familiar mantiene al grupo unido.
Guanxi: Literalmente significa “relaciones personales”. Se utiliza para conseguir determinados fines de la gente implicada. Desde el momento en que se entra en China se forma parte de la red de otros y esto es importante tenerlo en cuenta cuando se interactúa con los demás.

El ‘Guanxi’ es eminentemente egoísta. Los amigos ayudan a los amigos pero estas ayudas acarrean ayudas que deberán devolverse con el tiempo.



Trato a los extranjeros: Los chinos son muy hospitalarios y harán cualquier cosa para hacer sentir cómodo a sus invitados. No es raro que un chino invite a un desconocido a comer o a cenar. No obstante, existe bastante desconfianza en el trato con los extranjeros, al menos en las primeras toma de contacto. El motivo se debe a las invasiones y ataques que China ha sufrido a lo largo de su historia. Esto sumado a los conflictos de carácter interno han dado como resultado que la confianza de los chinos quede resumida a su familia y a sus bienes.

  1. Algunas recomendaciones a la hora de hacer negocios

Cada vez más empresas extranjeras penetran en el mercado chino y es importante conocer algunas prácticas comunes antes de empezar a negociar.

Para contactar una empresa nueva, los mejores métodos son:


  • Utilizar un intermediario, un individuo o una organización que conozca la compañía china con la que se quiere hacer el trato. El intermediario suele ser un consultor, un socio o alguna institución gubernamental, esta medida genera confianza en la otra parte.

  • Mandar un archivo con información completa de la propia empresa en inglés, en el que se describa la historia, productos y servicios de la empresa y en la medida de lo posible explicar que tipo de acuerdos se quieren alcanzar. Mejor, si dicha información puede estar en mandarín.

Entrando en los términos de la negociación, el poder de decisión suele recaer en los que están presentes en la reunión. Demasiados gestos pueden causar una impresión de arrogancia y es conveniente no mirar detenidamente a los ojos, mientras se habla. Tampoco es conveniente tomar el tradicional asentimiento de la cabeza chino como un acuerdo, es sólo una señal de que escuchan con atención.




  • Trabajar las relaciones personales. En China el mencionado ‘Guanxi’ lo impregna todo. Es esencial que las empresas establezcan sólidas relaciones con los distribuidores, así con los burócratas de los gobiernos locales, los cuales suelen tener mucha influencia en las decisiones políticas. Una vez alcanzada la confianza con la gente clave, la producción y distribución es más fácil de conseguir.

  • Establecer sociedades estratégicas: Una mala decisión en China puede ser irreparable y costar mucho dinero a la empresa. Los analistas aconsejan elegir con mucho cuidado a sus socios y hacerse las siguientes preguntas: Qué espera el socio chino? Cómo de rápido? Qué conexiones tiene el socio chino con el gobierno y con otros proveedores y distribuidores?. La regla básica: No intentar abarcar demasiado en poco tiempo.

  • Vender soluciones, no productos. China busca productos adaptados a su mercado. Las empresas extranjeras que vienen con una actitud “O lo tomas o lo dejas” no obtendrán resultados. Las empresas deben examinar los posibles obstáculos que pueden encontrar sus productos y estar preparadas para poder sortearlos. Esta capacidad de poder adaptarse al medio ayudará a la consecución de objetivos.

  • Ser flexible. El sistema regulatorio y legal chino dista de estar plenamente desarrollado. Las empresas deben acostumbrarse a gestionar el cambio y a aceptar el ‘flujo’ del entorno empresarial. Muchas veces está en las propias empresas el poder cambiar las cosas, incluso cuando éstas no salen como en un principio se previo.

  • Desarrollar una estrategia agresiva de transferencia tecnológica. Los chinos se muestran muy proteccionistas en el mercado de la tecnología, a la vez que dan la bienvenida a las empresas extranjeras del sector. Su objetivo ser autosuficientes en el mercado de la informática. De esta manera, el gobierno favorece (y en algunos casos obliga) a las empresas extranjeras a transferir tecnología.

Hacer negocios en China es diferente. Cambia la cultura, el idioma, el entorno legal, sistema político y desarrollo económico. El papel del gobierno es mucho más relevante que en otros países y en ocasiones formará parte del propio negocio.

Las diferencias pueden significar incertidumbre, he aquí algunos consejos para tratar de suavizarla:


  • Ser sensible a la cultura. Es importante ser consciente de las costumbres y tradiciones. No criticar las prácticas chinas por el mero hecho de ser distintas a las nuestras.

  • No juzgar. Evitar el paternalismo y las frases moralizantes.

  • Las percepciones son personales. No existe una única manera en la comunicación multicultural. Las propias percepciones de uno no tienen porque ser válidas para el resto del mundo.

  • Mostrar empatía. Para entender el punto de vista de los otros y como se sienten con el tema en cuestión “ ponerse en la piel de los chinos”.

  • Tolerar la ambigüedad: Es decir, estar preparado para lidiar con las diferencias culturales, aceptar cierto grado de frustración. En ocasiones, no es extraño que un chino “decore” sus respuestas para no molestar a su interlocutor. La sinceridad absoluta no es siempre bien apreciada y puede ser considerado demasiado brusco o como falta de educación.

  • Ser positivo. Las diferencias culturales no tienen porqué ser malas.


  1. Normas de protocolo

China es una cultura de muy alto contexto. Por lo que cualquier gesto puede ser interpretado. A continuación, se presentan algunos consejos básicos:




    • Ser puntual. Da muy mala imagen llegar tarde a una cita. Los chinos lo pueden considerar como una falta de respeto. La puntualidad es altamente apreciada, las excusas del tráfico y del tiempo no servirán con los chinos.

    • Respetar la jerarquía. A la llegada a la reunión, la persona de mayor rango debe entrar primero. De no ser así, la persona que lo haga será tratada como tal. Por tanto, conviene dejar claro quien es quien antes de empezar las conversaciones.

    • Saludar a la manera china. Esperar a que el anfitrión extienda la mano para saludar y luego hacer el intercambio de tarjetas. Éstas han de ser presentadas con las dos manos mientras se lee lo que pone. Es aconsejable, poner las tarjetas sobre la mesa en el orden en que la gente está sentada para no olvidar los nombres.

    • No utilizar los nombres de pila. En China los apellidos van delante del nombre. Dirigirse a los chinos utilizando el apellido y si conoce su titulo, utilícelo. (Por ejemplo, Wu Jingli. Manager Wu).

    • Utilizar intérprete. Utilizar frases cortas y simples. Evitar la jerga en la medida de lo posible. Hacer pausas de manera frecuente para que no se pierda parte de lo dicho.

    • Salvar cara”. Este es un concepto importante a considerar. En la cultura china, la reputación de una persona y su estatus se apoyan en este concepto. Evitar las situaciones embarazosas y comprometidas. Un chino nunca perdonaría que su imagen fuera dañada.

    • La humildad es una virtud. Logros exagerados son vistos con sospecha e incluso pueden ser investigados. Los chinos rara vez dicen “NO” directamente, en su lugar utilizan recursos más ambiguos como “quizás”, “no estoy seguro”, “lo pensaré”, “veremos” etc… los chinos tratan de alargar los plazos más allá de los límites para tomar ventaja en la negociación. Incluso en las últimas instancias de la misma, es posible que intenten renegociarlo todo. Ser paciente, mostrar poca emoción y aceptar con calma que los retrasos forman parte del proceso.

    • Al cierre de la reunión, los invitados deben abandonar primero la sala. Es normal hacer varios viajes a China para cerrar un trato. Las empresas chinas prefieren establecer sólidas relaciones antes de firmar acuerdos. Incluso, una vez firmado el acuerdo pueden presionar para obtener mejoras.



  1. Negociación

Los chinos normalmente interpretan la firma de un contrato como que las dos partes ahora se entienden lo suficiente como para pedirse favores mutuamente. Lo que puede ser considerado como un simple favor por una de las partes puede ser visto como una costosa concesión para la otra. Para los occidentales, un contrato es un contrato y las obligaciones de las partes son las que se derivan del mismo. La cultura occidental está orientada a objetivos, las negociaciones son el proceso mediante el cual se alcanzan dichos objetivos. La cultura china está orientada a los procesos. En consecuencia, las negociaciones a menudo conllevan interpretaciones e intenciones no reflejadas en el contrato.


Los chinos tienen fama de duros negociadores. Para un occidental todo el proceso puede ser muy estresante. A continuación, se presentan algunos de los escollos con los que puede encontrarse el negociador español:


  • Regateo: Es muy habitual que pidan reducciones de precio, en algunos casos, desorbitadas. Los chinos rápidamente identifican aquellos que no saben hacerlo y quieren cerrar el trato cerca de las posiciones iniciales. Una de las razones, por las que los chinos no se apresuran en las negociaciones es para demostrar a sus superiores su pericia regateando.

  • Presión psicológica: Cuando un chino no está de acuerdo en un punto de vista, normalmente usan una forma de presión psicológica destinada a mermar la confianza del interlocutor y a legitimar la propia. La forma elegida puede variar desde hacer preguntas al subordinado obviando al jefe negociador, tratar de dividir al equipo negociador, acusando al invitado de no saber hacer negocios en China…Ante todo nunca perder la calma. Incluso bajo intensa presión, hay que ser educados pero firmes. El modo en que se maneje la presión es importante.

  • Falsa Autoridad. Los chinos pueden apelar a supuestas “regulaciones” locales o a “normas secretas” del gobierno central para conseguir cesiones de la otra parte. Cualquier regulación de este tipo deberá ser siempre comprobada, ya que casi nada en Chino es fijo e inamovible. A veces, a lo que se refieren puede estar basado en el rumor o en el deseo de su grupo.

  • Aspectos irrelevantes. A medida que avanza la negociación, los chinos suelen sacar a colación aspectos irrelevantes. Esto es, demandas ridículas y pasar mucho tiempo discutiendo sobre ellas. Esto desconcierta a la otra parte y obliga a invertir tiempo y energía en ello, para a continuación resolverlo de un plumazo. Al final del proceso, el equipo negociador opositor es vulnerable para hacer algunas concesiones por el mero hecho de alcanzar algún acuerdo.



  • Presión temporal. Los chinos utilizan el tiempo para forzar una decisión. Si se conoce este método, es bueno mostrar que no se tiene prisa y que no se sucumbe a las presiones.

  • Uso de la competencia. Los chinos suelen mantener contactos con varias empresas al mismo tiempo y usan la información obtenida para demandar cambios, mayores descuentos o mayor transferencia tecnológica. El uso de la competencia es una táctica más y da una idea de hasta donde pueden llegar en sus demandas.

  • Cambio de negociadores y de lugares. Para desestabilizar a la otra parte, no es extraño incorporar nuevos negociadores al equipo. Cuando esto ocurre es normal empezar de nuevo.

En cualquier caso, hay que estar preparado para poder sortear todos estos obstáculos y otros que pueden surgir durante las conversaciones y si finalmente, se llega a un acuerdo no mostrar mucha satisfacción, ya que podría causar la sensación a la parte china de que ha sido desfavorecida en el mismo.



  1. China desde distintas perspectivas

La información de capítulos anteriores podría ser común para todas aquellas personas con intereses en China. En la práctica, cada empresa viaja a China buscando cosas distintas y no es lo mismo venir como comprador que como vendedor ni es lo mismo exportar desde España que producir en China y distribuir desde el mercado local.

A continuación, se resumen las principales particularidades de cada uno de estos enfoques:
6.1 China como cliente
A pesar de que en muchas ocasiones se repita el tópico de China como un mercado de 1.300 millones de consumidores. La realidad es bien distinta. El poder adquisitivo real queda reducido a las rentas superiores que aproximadamente representan el 10% de la población.

China es un mercado tan grande y segmentado que es necesario abordarlo poco a poco. Destinar una provincia o región objetivo y a partir de ahí, iniciar la expansión.

Algunas de las claves para poder vender en China son:


  • Haga prospección del mercado. Puede resultar una obviedad pero lo que funcione en otros mercados, incluso asiáticos, no tiene porqué hacerlo en China. Desoiga mitos y compruebe la realidad con sus propios ojos.

  • Invierta en promoción. Los chinos no compran algo que no conocen, destine una parte importante de su presupuesto a promoción. China es un mercado costoso en términos económicos y de gestión. Si no está dispuesto a hacer dicho esfuerzo es mejor que no venga.

  • Conozca bien la reglamentación. El sistema legal chino es muy difuso y cambiante. Infórmese bien antes de exportar sobre todo estudie las reglamentaciones técnicas y fitosanitarias, con la adhesión de China a la OMC han surgido una serie de barreras no arancelarias que es importante conocer para no llevarse ninguna sorpresa de última hora.

  • Apóyese en los organismos oficiales. La administración española, estatal y autonómica, y las Cámaras de Comercio con sus diversos programas e instrumentos todos los años lanzan acciones para promover la Internacionalización y la presencia de empresas españolas en China. Conózcalos y utilícelos.

  • Proteja su propiedad industrial.

Medios de pago. Tan importante como vender es poder cobrar la operación. El medio de pago más utilizado en China es la carta de crédito.


China no está adherida a las normas UCP 500 relativas a los modos de pago internacionales, por lo que ciertos aspectos del funcionamiento de las cartas de crédito chinas tienen sus propias particularidades. Solamente los principales bancos están autorizados a trabajar con cartas de crédito.

6.2 China como socio
La economía china ha sufrido una importante liberalización en los últimos. Sin embargo, en algunos sectores es necesario la figura del socio local para poder entrar.


  • Elija muy bien a su socio. Una buena elección de socio facilita mucho las cosas. Si bien un acuerdo de cooperación debe estar basado en la confianza mutua. Es idóneo mantener el control en áreas claves de la gestión de la empresa: Finanzas, Recursos Humanos y Producción.

  • La Cámara de Valencia y las distintas oficinas del IVEX en China pueden prestar su apoyo para dar con el socio adecuado.



6.3 China como proveedor
Las estadísticas muestran que China, por el momento, es un mercado eminentemente de compradores. De hecho, gran parte de la industria se ha desarrollado en base a las exportaciones y las principales ferias del país están orientadas al exterior.

China como proveedor de materia prima y bienes intermedios puede permitir a la empresa valenciana mejorar su competitividad.




  • Conozca a su proveedor. Visite sus instalaciones y asegúrese de que son quien dicen ser.

  • Control de calidad. Tarea ingrata pero necesaria para poder conseguir una calidad consistente.

  • Busque la experiencia. Evite aquellas fabricas que no tengan experiencia vendiendo en Europa.

  • Amplíe el radio de acción. En China se produce de todo y los proveedores se muestran abiertos a producir con diseño ajeno. Aquellos que se anuncian en los portales B2B suelen ser caros.

Medios de pago: En China la mayoría de operaciones de compra se efectúan en USD. Los incoterms más utilizados suelen ser CNF y CIF.

El medio de pago más utilizado suele ser la carta de crédito. Es habitual que el proveedor chino exige un adelanto que del 30% pero que puede llegar al 100% para nuevos clientes.

Las transferencias también son muy utilizadas.




  1. Perfil de empresas




En este apartado se resumen las características de los principales eslabones que forman la cadena de distribución en China y el grado de relación que suelen tener con el exportador español.


  • Importador: Es la persona física o jurídica facultada para realizar ante la aduana, por cuenta propia o ajena, los correspondientes trámites de despacho aduanero de la mercancía, en cualquiera de los casos: importación, exportación o tránsito. El agente de aduanas ha accedido al correspondiente título expedido por el Departamento de Aduanas del país. En China, tradicionalmente, los Agentes de importación han sido sociedades constituidas en un 100% por capital local, lo cual hace imprescindible la colaboración con los mismos si se pretende comercializar productos extranjeros en el país. En diciembre de 2004, se liberalizó el sector de la distribución permitiendo al capital extranjero la formación de sociedades o agentes de importación. A pesar de la nueva regulación, en la práctica las empresas extranjeras siguen dependiendo de un importador local para comercializar sus productos.

  • Distribuidor mayorista: El mayorista o distribuidor es la empresa que se encarga de distribuir los productos a las tiendas o minoristas, las cuales tienen acceso al consumidor final. En determinados sectores, el mayorista es una figura clave para poder acceder proyectos importantes. El distribuidor o mayorista puede estar especializado en un solo producto o abarcar una amplia gama de productos. Suele ser la forma elegida por las empresas de la Comunidad Valenciana para acceder al mercado.

  • Tiendas especializadas: En general, el exportador español no trata directamente con las tiendas especializadas. En muchas ocasiones, los propios distribuidores disponen de sus propias tiendas. De manera que se hace prácticamente inevitable pasar por la figurar del distribuidor para tener acceso al mercado.

  • Fabricantes: China ha empezado a conocerse como la fábrica del mundo, debido al gran número de zonas productivas existentes. De todas ellas, sólo las más grandes disponen de las correspondientes licencias de importación y exportación. Por tanto, dependen de los agentes o empresas de trading para poder realizar sus operaciones de comercio exterior.





Referencias


  • The Chinese Negotiation. Harvard Business Review. Vol 81. No 10. Oct 2003

  • Invertir en China. ICEX 2004

  • Doing Business in China. JRE Corporate 2004




Cámara de Comercio de Valencia



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad