Índice provisional



Descargar 0.59 Mb.
Página7/8
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño0.59 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8

7
Mientras Allora y Ayna están en el yate, Nick y Sofía continúan su estancia en la isla desierta. De repente aparece un anciano de altura medía, pelo canoso, rostro afable, complexión media, papada con la cara lisa salvo las arrugas típicas de la edad, gordo, algo barbudo, apariencia juvenil a pesar de su edad, ojos pequeños y penetrantes de color azul, manos muy finas y paradójicamente rechonchas, uñas cortas y puntiagudas, dedos largos y finos, piel morena, cabeza pequeña, expresión afable. Es una persona tranquila, callada, sabia que asegura que Javier le ha enseñado más latín y griego clásico que a los demás.

Dice Nick y Sofía a Orateur.


--Dice Orateur a Nick.

--Responde Nick contento de verle.

-  -Pregunta Sofía.
--Dice Orateur cuyo rostro parece más serio.

- -Pregunta Sofía.



~

-V-Contesta preocupado.


-¿Por qué nos van a vencer? –Pregunta Nick extrañado.
-Os han atacado más veces que a los otros, tenéis que enfrentaros a múltiples enemigos ya que parecen tener especial interés por vosotros. –Dice Orateur.
Entonces, del centro de la isla, surge una montaña y, por un portal, aparece una casa que cae y se posa suavemente en la cima.
8
-Por eso he venido buscando refugio aquí mientras planeo como defenderme de ellos. ¿Qué tal si para pasar el rato resolvéis un acertijo indescifrable. –Dice Orateur.
-¿Indescifrable? Seguro que no. Dímelo y lo resolveremos. –Dicen ambos.
-Es claro y oscuro a la vez, atrapa y libera y que no lo quieres pronunciar en tu lenguaje. –Dice Orateur Enigmáticamente.
Nick y Sofía se quedan en Babia pensando en el enigma y, ese estado pasa a una obsesión y a estado de sock.
9
Allora y Ayna llegan en su yate y suben a la montaña. Entran en una casa en la que está Orateur y, tras ver a Nick y Sofía catatónicos, hablan con él.
-Hola, realmente no eres Orateur. Orateur no dejaría que ellos se quedaran así. –Dice Allora.
-Cierto, me llamo Disieri. He usado el miedo de ser suplantada su identidad en el caso de Orateur y así engañarlos. Su única salida es que alguien resuelva el acertijo o se quede como ellos en el intento. –Dice Disieri irónicamente.
-Dínoslo. –Dicen calmados aunque con cierta ira.
Él lo cuenta y Allora dice:
-Parece el enamoramiento pero no es.
-La respuesta es “Nightmare”. –Contesta Ayna tras mirarla fijamente.
-Es cierto. Será mejor que me vaya antes de que vuelvan en sí. –Dice Disieri asustado.
Disieri escapa por un portal y la montaña con la casa desaparecen. Nick y Sofía vuelven en sí apareciendo junto con Allora y Ayna. Según parece, en este mundo onírico, las cosas suelen tener un sentido que no es fácil de transgredir.
Allora, Nick, Ayna y Sofía prosiguen sus aventuras; estando ellos algo ajenos al Ocam involuntario.
37. Memoriae
1
Allora, Nick, Ayna y Sofía deciden ir a buscar a Orateur. Llegan a una catedral gótica situada en una explanada, rodeada de abismos por todos lados, viéndose nubes al fondo; quedando todo el espacio de esa parte rodeado de nubes blanquecinas.
La Catedral es de planta rectangular y múltiples contrafuertes unidos a los muros rojizos de la catedral por largos arbotantes. Se ven tres pórticos con entablamentos enormes y alargados. Hay múltiples figuras en cada uno de los pórticos, destacando, por su inverosimilitud con los símbolos habituales, un hombre mayor levitando mientras está en posición de meditación y una señora tumbada boca abajo con los pies enganchados a las barras de un helicóptero en vuelo. Las columnas tienen ornamentación natural, recordando a los capiteles corintios, y un pantocrátor que se alza majestuoso con esculturas algo exentas del muro. La catedral tiene varias vidrieras enormes junto a múltiples rosetones en los lados del crucero y vanos a diversas alturas. Las torres se elevan cientos de metros hasta el cielo rematadas con arcos ojivales y chapiteles que forman tracerías caladas para acabar en cimborrios con flechas.
Tras atravesar el parteluz, Nick, Sofía, Allora y Ayna pueden observar la majestuosa catedral gótica de tres naves. Hay una girola tan grande como las naves del crucero, pero el ábside no tiene la misma proporción. Los fustes son enormes, palideciendo los pináculos de las torres respecto a éstas y están agrupadas, siendo muy finas, aunque sólo unas pocas sustentan la bóveda de crucería.
Hay un retablo aparentemente normal salvo por las figuras de personajes importantes de la historia de las religiones más importantes del mundo que ha habido. Además, hay una pintura de un señor mayor con un pergamino y una pluma; en el pergamino pone Elefas. Aparte de estas figuras alargadas en las entrecalles, hay figuras demoníacas en los sotabancos que palidecen ante las esculturas de gárgolas de fuera; que tienen sobre su cabeza un trozo de tridente en el que los dientes están torcidos, colocados a modo de trípode sobre un alo de luz. Además de estas figuras en piedra, se ven una o dos pinturas del gótico lineal y una del estilo del Giotto.
En esta extraña catedral, se ve al fondo a Orateur levitando, a un monje con el atuendo típico y un extraño pozo que no se sabe bien que pinta ahí, aunque, por lo demás, es una catedral gótica normal.


2
–Salve Orateur, mihi nome est Allora. Adsum ut plurimis rebus multa me doceas. –Dice Alora sin pensarlo mucho.
-Salve Alora, id mihi multum placet. cras tibi discere potero. –Dice Orateur con simpatía.
-¡Gratias multas tibi ago!, videbis quam bona discipula sim. –Dice Allora contenta.
–Sapiens monache, ille est Nickus. –Dice Orateur.
-Salve Nicke. Mihi nomen est Idiotes Astragalous. Sacerdos sum huius ecclesiae cathedralis. –Dice Idiotes.
-Ego gaudeo quod te cognoscere potui. Spero te docturum me intelligentae ludum. –Dice Nick ilusionado.
-Solum tui cognition ipsius intelligentae ludum, sed id erit tibi tanti monumenti quam scientia mundi. –Dice Idiotes a Nick.
-Salve, quod est nomen tibi? –Pregunta Idiotes a Ayna.
-Illa non loquitur latine ; Ayna apellatur. –Dice Orateur a Idiotes.
Ayna está estupefacta sin entender nada aun explicándole lo que habían dicho de ella.
-Salve Sofia, ut vales? –Pregunta Orateur.
-Bene valeo postquam fallax inimicus ibi nos fallere intenderit. Tui vices suscepit et in lapidem nos convertit. Sed omnia multo peiora fuisse poterant. –Dice Sofía a Horateur.
-Plane illius rei memini, gratias multas tibi ago. –Responde Orateur.
Súbitamente, aparecen dos minotauros con un martillo en las manos izquierda y derecha respectivamente. Ambos van corriendo aún más rápido que un guepardo sin que se les vea mover las piernas.

Cuando van a golpear las aguas límpidas del pozo mientras corren sin parar, descubren que este es intangible y junto con él todo lo que hay en la catedral salvo el suelo.


-¡Valete minõtauri! –Dice Idiotes.
Entonces aparece Sifre:
-¡Salve omnibus! Veo que mis minotauros han caído sin cumplir su misión. Tendré que hacerlo yo misma.
-¡Heus! No te dejaremos. –Dice todos.
Sifre hace aparecer una antorcha, que hace levitar (Ella a la antorcha) hasta el techo; el cual empieza a arder. Luego coge una dinamita y la lanza empotrándola en una piedra del pozo, encendiendo la mecha a distancia. Ayna crea un viento que apaga la dinamita y, de sus manos, salen dos chorros de agua que apagan el fuego.
-Me rindo por ahora aunque no tardaré en volver. Habéis ganado y es hora de que me vaya de una vez, vale colega. –Dice mirando a Nick.
-¡Vale! –Dicen todos con decisión y alegría.
Entonces se tele transporta y los demás prosiguen con su conversación sin percances como si no hubiera ocurrido ningún problema desde que entraron en la catedral.
3
Tras los saludos de Orateur y de Idiotes Astragolous, Nick se pregunta que hacer.
-¿Cómo se supone que vamos a proseguir nuestro camino de autoconocimiento y hacerlo sin que suponga un riesgo para nuestra misión?-Pregunta inquieta Nick.
-Elefas Pirvico diseño ésta catedral con la facultad de facilitar el autoconocimiento y la curación de heridas del pasado, volviéndose el individuo que lo experimenta más sabio y fuerte, compensando con creces lo que puedan descubrir. –Responde pausadamente Idiotes.
En ese momento, todos se ponen en posición de meditación y los recuerdos surgen:
Sofía tiene un recuerdo de cuando tenía 17 años:
4
Sofía se encontraba paseando en un centro comercial cansada de hacer compras por Internet. Iba con su prima Seda Isjira, de 19 años, hablando y parándose en diversas tiendas llenas de gente. Tras pasar por una tienda de ropa en la que se oyó por la radio la noticia de un robo de un prototipo de alterador de la densidad desarrollado por un científico llamado Miquelle, fueron a una joyería. Seda se interesó por una pulsera que vio.
-Esa pulsera es la más preciosa que haya visto en mi vida. Incluso diría que es perfecta. Además, no es muy cara. –Dijo Seda muy dulcemente.
-Si la quieres, cómprala. –Dijo Sofía alegrándose.
Tras la compra, Seda y Sofía continúan hablando.
-¿Qué piensas hacer el año que viene? –Preguntó Seda dulcemente, facundamente y con curiosidad.
-Aún lo estoy pensando. Tengo que encontrar mi camino. De todas formas, estoy por hacer el tercer año preparatorio y voluntario para el examen de acceso a la universidad ya que daría lo que he dado más en profundidad y cosas que no llegamos a ver. Cambiando de tema efímeramente. ¿Hay algún hombre en tu vida? –Contestó Sofía vivazmente y preguntó con perspicacia.
-Sí, hay un hombre en mi vida desde hace poco. –dijo Seda algo ruborizada.
-¡Cuenta! ¡Cuenta! –le animó Sofía.
-Le conocí en la fábrica. Cuesta creer que haya encontrado un trabajo que me encanta y una persona así. Se llama Sergio y ha resultado ser un joven maravilloso que tiene mi edad. En sólo tres meses ha sabido hacer de cada día un regalo. Aunque hemos tenido conflictos, ha sabido arreglarlos de forma dialogada, adulta y en igualdad, sin ser violento ni posesivo, aunque algunos defectos si que tiene junto a sus múltiples virtudes. –Dijo Seda mientras se le iluminaban los ojos como sólo se da, en algunos casos, al hablar de algunas de las personas cuya experiencia de conocerlas marca mucho a la persona que habla.
-¡Que calladito te lo tenías! Tres meses no es tan poco. –Comentó Sofía, riéndose justo después.
Tras aquel recuerdo Sofía se pregunta una cosa.
-¿Por qué ese recuerdo en particular y no otro?
-Ahí dio comienzo algo según me parece, aunque el qué tienes que descubrirlo tú. –Dice una monja que levita al lado suyo.
-¿Quién eres? –Pregunta Sofía.

-Me llamo Hena Aleae Obrigada y soy tu guía en este camino de autoconocimiento. Alhaja Hemera Poleo es la guía de Allora. Idiotes y Orateur son los guías de Nick y Ayna respectivamente. –Dice Hena.


-Vale, me parece que ya sé que dio comienzo a ese recuerdo. –Dice Sofía recordando tristemente.
5
Unos meses después, Sofía, sus tíos y su prima Seda se fueron de vacaciones a Estados Unidos. Estaban visitando Washington. Se subieron en el coche teledirigido en autopista mecánica (tipo Minoriti Report) para ir a la Casa Blanca.
-Te ha dado fuerte con esa pulsera. –Dijo Sofía jocosamente a Seda.
-Me gusta mucho. Tiene algo expresivo y aportante que es indescriptible. –Dijo Seda medio discutiendo.
Cuando habían pasado la carretera hacía abajo y la de los 90º llegaron a una zona recta y llana donde el sistema de control remoto se estropeó súbitamente. El coche se paró, tras golpearse con otro coche, produciéndose una explosión.
Sofía se agarró a la muñeca de Seda y Seda sin saberlo generó una especie de campo de energía con el que alteró la densidad de lo que estaba a su alrededor, pudiendo atravesarla. Seda y Sofía salieron, de este modo, del coche y sobrevivieron. Aun así se sobrecargó y electrocutó a Seda, que, aunque no murió, sí quedó con los brazos carbonizados, las piernas carbonizadas y la columna vertebral seriamente dañada.
El científico e inventor Miquelle ayudó a desarrollar ciertas tecnologías que convirtieron a Seda en un ciborg. Mientras estaba en rehabilitación y la convertían en ciborg, Sergio seguía trabajando y esperando su pronta recuperación, pero un tornado golpeó en la fábrica, provocando un desplome en que perdió la vida. Seda estaba destrozada pero, tras meses de ayuda psicológica por esas tragedias, se repuso y le ofrecieron un trabajo de policía en una unidad especial.
Sofía se alegró del último articulo en un periódico nacional referente a ese tema, después de lo deplorable que le había parecido el modo de tratar ese tema por la prensa en general, a lo largo del tiempo.
Seda ahora tenía mayor fuerza física, agilidad y resistencia, además de una cámara fotográfica y de video en las pupilas así como un generador de ondas magneto-térmicas. Miquelle le advirtió de que el generador de campo de fuerza utilizaba energía del cuerpo del propio individuo que lo usaba, siendo peligroso usarlo durante más de treinta minutos seguidos. Le comentó que las ondas termo magnéticas habían sido descubiertas recientemente, habiéndose desarrollado ese aparato en un tiempo record, y, sobre el primer aparato, recomendó comer bien y descansar veinte minutos; tras su uso de nuevo.
Seda utilizó esos medios para proteger a policías en los tiroteos, recabar información y aumentar considerablemente la temperatura del metal de las armas que usaban los criminales con intención de matar a sus rehenes o contra la policía.
Seda salvo cientos de vidas y detuvo a multitud de criminales empleando incluso sus habilidades físicas si era preciso. Aun así, había algo contra lo que no era suficientemente fuerte como para enfrentarse.
Cuando la guerra estalló, Seda protegió a la gente del ataque: Paró con sus ondas magneto térmicas a los soldados con ametralladoras. Paró alguna bomba con su barrera de fuerza. Luchó contra unas tropas especiales llamadas ejecutores cuyas armas eran así:


Generaban electricidad que era lanzada por los laterales de esta arma, siendo en forma de esfera a causa de una tecnología nueva y con unas descargas de 150 voltios. La barra metálica era tan útil como cualquier otra metálica, pero recubierta de plástico, dificultando con ello el quemar a quien lo usara. Las cuchillas eran usables como arma incorporada al arma en sí pero los ejecutores la utilizaban en las torturas, llamando al arma en su conjunto “tam”.

Seda se enfrentó a ellos golpeándoles cuerpo a cuerpo. Con su agilidad esquivó las bolas de energía y resistió muchos de sus golpes aunque fue herida por las cuchillas y golpeada por el bastón. Finalmente abatió a los ejecutores, usando su fuerza, recibiendo algún golpe.


Tras enviar información de lo que había grabado y fotografiado a la resistencia, fue a ayudar a su familia que se encontraba en peligro.
Sofía fue atacada por soldados robot y Seda les paró sus ataques con la barrera de fuerza y las ondas magneto-térmicas, destruyendo a algunos. Finalmente Seda, viendo que estaban en un callejón sin salida, mantuvo la barrera de fuerza durante tres horas, sufriendo combustión espontánea y muriendo por salvar a su prima; la cual la vio morir desde la distancia.

Sofía, tras intentar escapar, fue abatida por una bola de energía. Después de ser herida en los brazos y en el hombro, fue curada, capturada y metida en la capsula criogénica.


-Tú no tienes la culpa. –Dice Hena a Sofía.
-Ahora lo sé y sé que luchar contra el dolor continuamente puede ser perjudicial; tal y como he hecho durante algún momento de mi vida. –Dice Sofía, siendo algo más sabía ahora que hace un rato.
6
Allora se encuentra un viaje que hizo unos años antes a unos barrancos en medio de la selva amazónica:
Sus tíos no tenían hijos y decidieron llevársela de vacaciones (para ella) a la selva amazónica. En el Barranco vio a unos jóvenes que practicaban un nuevo deporte de riesgo. Volaban unos segundos con el jeck-pack sobre el barranco y utilizaban el paracaídas para evitar morir por una enorme caída, cuando se quedara sin energía el jeck-pack. También iban con sus jeck-packs a cruzar a un lugar rodeado de barranco, inaccesible a pie.
Allora, lejos de comprender la temeridad de aquellos jóvenes o el impulso autodestructivo que podían tener o el riesgo calculado que les movía, buscando quizás un subidón de adrenalina, lo veía como un juego. Se subió a la espalda de uno de ellos que despegaba y él, perdiendo el control de su Jeck-pack, se estrelló sobre ese lugar aislado.
Aquel lugar era increíble. Había animales y plantas de todos los colores con un exotismo sin precedentes. Estaban perdidos en la inmensidad de aquel recóndito lugar con animales y plantas que no se veían en ningún otro sitio. Era difícil sobrevivir allí pero esperaban poder hacerlo el tiempo suficiente como para que les encontraran.
-Hola ¿Cómo te llamas? –Dijo Aquel Joven a aquella niña de diez años.
-Me llamo Allora. –Dijo la niña un poco asustada.
-Yo me llamo Seudosofista. ¿Por qué saltaste a mi Jeck-pack? Podías habernos matado. –Dijo Seudosofista, gritando preocupado.
-Era solo un juego. No imaginaba que hubiera peligro. –Respondió Allora asustada, consciente de que aquel joven estaba algo enfadado con ella.
-Alora. ¿Qué familia tienes? –Preguntó Seudosofista.
-Están mis padres Ángelo y Sera, mi hermana mayor Angélica, mi tía Dorina y su marido Aceito; que no tienen hijos, mi tío Vitolo; que tiene un hijo llamado Claudio y una esposa llamada Francesca; que murió en el parto, de abuelos sólo vive mi abuela Fornarina y de otros familiares no sé nada. –Respondió Allora nada Asustada.
-Pues yo tengo un hermano pequeño de tu edad llamado Nick, siete hermanastros; de los cuales sólo conozco a uno llamado Maike y una hermanastra llamada Rina. Mi madre se llama Rafaela y mi padre se llama Simón; según he descubierto recientemente. Mi abuelo se llama Tedious y mi abuela se llama Amelie. De los demás Poison o Angelos o Delfos o Morrison no sé nada. Es posible que nunca vuelva a verlos o que no llegué a conocer a los demás. –Dice Seudosofista, lamentándose.
-Mis tíos nos estarán buscando. Tienen un coche volador con energía renovable y, debido a su trabajo, tienen mucho trato con las patrullas de rescate. Son guardas medioambientales del comité por la protección y recuperación de la selva amazónica o algo así. Seguro que nos encuentran. –Dijo Allora inocentemente.

-Mi teléfono móvil con GPS está sin batería y no se recarga solo. ¡Ojala hubiera comprado uno nuevo y no éste móvil tan arcaico! Vine aquí con mi orden religiosa de Los Caballeros Guardianes de Satán para pasarlo bien, actuando de forma muy calculada ante un riesgo excitante que era menos peligroso que sin calcularlo, pero parece que no se puede controlar todo. –Se lamentó Seudosofista entre sollozos y lloros.


-Todo saldrá bien, o eso dice mi madre cada vez que hay una situación crítica. –Dijo Allora, tratando de ayudar.
-Esta vez no lo tengo tan claro. Puede que nuestra hora haya llegado. No podré cuidar de mi hermano ni enseñarle que es lo que está bien o mal dogmáticamente y absolutamente según parámetros humanos y divinos. –Dijo Seudosofista desesperado.
-Mis padres dicen que los hermanos mayores no pueden hacer de padres de los pequeños y tampoco deben intentarlo. –Dijo Allora.
Seudos calló y, viendo que anochecía, encendió fuego. Se despidió de Allora y se durmió.
Por la noche, con la luna llena, Seudos se despertó sediento y se alejó unos metros para coger agua en un arrollo. Allí tocó por accidente un sapo venenoso que le inoculó un veneno que le paralizó el sistema nervioso central, pero que tardó dos horas en matarle.
Allora lo encontró al día siguiente, al despertarse, y el grito de terror que emitió se oyó tan lejos que, gracias a él, la encontró y rescató un helicóptero, estando ella en estado de sock.
7
-¿Por qué no he recordado esto hasta ahora? –se pregunta Allora.
-El trauma de ver a un hombre muerto nada más despertarte y a quién conociste algo durante ese día te hizo reprimir ese recuerdo. –Dice Orateur.
-¿No íbamos a empezar mañana con mis lecciones de autoconocimiento? –Pregunta Allora que está levitando junto a orateur.
-El mañana es hoy. –Responde Orateur enigmáticamente.
Allora mira por las ventanas y, tras anochecer, amanece poco después.
-Sé que cometí una insensatez al hacer aquello y una persona lo pagó caro, pero ¿de qué me sirve ese recuerdo en mi camino de autoconocimiento? – Se pregunta Allora.
-El Nick de quien hablaba él era el Nick que conoces. Una parte de ti se siente responsable de lo que pasó y, aquel día, fuiste consciente de que pudiste morir. –Explica Orateur calmadamente.
-Debí haberme quedado allí en su lugar. –Se lamenta Allora.
-No tener miedo a la muerte no es algo malo. Lo malo es no querer vivir y que no te importe a quien te llevas en el camino. Tú querías vivir y eso es algo bueno. Cometiste un error con esa imprudencia pero eso no te hace merecedora de ocupar su lugar. Tú no podías controlar que él tocara un sapo venenoso por accidente. –explica Orateur tratando de dejar las cosas claras.
-Tienes razón. Un error no puede arrastrar una carga innecesaria cuando ya he aprendido bien de mi error. –Se da cuenta Allora.
Una monja se dirige a Orateur para decirle algo:
-Ayna necesitará más tu ayuda. Yo ayudaré a Allora. –Dice Alhaja Hemera Poleo.
-Gracias Alhaja. –Responde Orateur, pendiente de cómo ayudar de nuevo y aliviado por no tener que ayudar a dos personas simultáneamente.
Se hacen las presentaciones y continúan con el viaje de autodescubrimiento.
8
Allora recordó un suceso que tuvo lugar cuando tenía 15 años. Se había mudado recientemente a la ciudad de Merhaba; una prospera ciudad con gentes muy diferentes fruto de la inmigración y coexistencia cultural de los 35 años anteriores. Algunos edificios tecnicístas eran edificios con amplias torres proporcionadas, plantas hexagonales o circulares y edificios cilíndricos, conectados entre sí por unos puentes con suelo cristalino. Los edificios tenían helipuertos en el tejado plano y se conectaban entre sí a través de una enorme pirámide de vidrio con vidrieras de colores, que, unidos, recreaban el nombre de la ciudad y pinturas paisajísticas, dejando diversos huecos para la salida de naves. Los monumentos eran cristalinos como las Torres Kio, verticales, altos y con cristales de colores.
A Allora le encantaba, a diferencia de su hermana, la lectura y, habiendo unas 300 librerías y 20 bibliotecas en la gran macropolis de 5 millones de habitantes así como cuatro veces Madrid en extensión, paseaba de unas a otras, casi todos los días, conociendo nuevos lugares constantemente y devorando libros cada vez que tenía tiempo. El colegio y el instituto no eran la panacea ni su peor pesadilla, estando bastante a gusto allí. Iba en metro hasta allí, aprovechando para pasear por unas extensiones boscosas enormes, siendo su padre jardinero en una de ellas.
Tenía unos cuantos amigos, tanto buenos como malos, y sufrió traiciones y pérdidas por las circunstancias. Su relación con su hermana era buena, aunque eran muy diferentes en muchas cosas; como la afición al atletismo de su hermana; que era una de las supuestas locas que practicaban el deporte de fondo de pasear por la calle recorriendo decenas de kilómetros dentro de la ciudad. También le encantaba a Angélica hacer fotos a las diferentes cosas que veía y le interesaban, siendo una ventana a su pasado (metafóricamente hablando) y congelando con ello aquel tiempo inamovible pero percibido siempre en movimiento con todos aquellos instantes y recuerdos perdidos. Además, le encantaban las imágenes que transmitían algo de forma intuitiva junto al goce estético. Angélica no era una fotógrafa aficionada, como tal, sino una realizadora de fotos; atracadora de retazos de tiempo en su contexto, realizando fotos incluso de prueba.

La vida iba bien para Allora y Angélica. Su madre trabajaba de guarda de seguridad en las redes de metro. Recibían noticias de su tío Vitolo y de su primo Claudio afincados en un pueblo asturiano, de nuevo cuño al estilo clásico, llamado Landas del Cabrales, en España.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad