Índice provisional



Descargar 0.59 Mb.
Página6/8
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño0.59 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8

33. El otro lado
Cuando cruzaron la puerta (ésta es doble, con siete barras de metal en una parte; las cuales disminuyen progresivamente de tamaño y luego ocurre a la inversa con la otra parte, toda de oro y cada una de las partes está conectada con las otras seis por una barra horizontal que está inclinada en lugar de vertical. En la otra parte, ocurre lo mismo pero a la inversa, y, entre las barras, sólo se ve el firmamento. Ambas partes están juntas y la puerta cerrada), se encontraban en una caverna bastante iluminada. En ella, había una grieta de la que salía luz y parecía haber una sustancia de color azul cian, con un aspecto de olas cristalinas paradas en el tiempo, y confluía, alrededor de ese lago, diversa corriente eléctrica. La caverna seguía a través de diversos recovecos y no se observaba la salida de la luz azulada, pero si podían verme a mí. Cuando me vieron, la imagen cambió en una especie de flash, como un resplandor momentáneo.
En ese momento, la imagen cambiaba y se veía una panorámica de la montaña y la mina cerrada por el portón. La imagen se acercaba a la puerta y la atravesaba. Tras eso, se veía una enorme caverna de piedra, alta; con una diferencia de altura entre la cúpula y el techo final de cientos de metros, ancha; haciendo la forma de un rectángulo respecto a la cúpula, aunque quedasen muchos metros hasta la cima. En esa caverna había una abertura rocosa que formaba un cono invertido triangular pero que, a diferencia de este, en lugar de punta estaba ese agujero en la cúpula recta. En el agujero se veía una especie de campo de fuerza verdoso que era transparente y que luego pasaba a un conjunto de ramas entrelazadas unas con otras y posteriormente en un campo de fuerza invisible. Desde fuera era atacado por dragones. Unos globos aerostaticos subían y bajaban a lo largo de la abertura. Dentro, unos hombres y mujeres cogían rocas y las tiraban, o bien semillas. Aparte, también caían gotas de lluvia. Debajo de la abertura, había un campo de cultivo de huerta y desde él salía un río que iba todo recto hasta un punto en que giraba y se metía en un lateral de la caverna. Cerca de allí, el espacio parecía fluctuar como las imágenes en una carretera que pasa por un desierto y esa imagen se acercaba, pudiendo observarse como la caverna continuaba a lo largo hasta el infinito, pero quedaba a oscuras en cierto punto. Finalmente, la imagen se paró y Nick y yo aparecimos como viendo todo a través de una pantalla invisible. El lugar donde estábamos también lo parecía.
34. La Caverna
Nick se sorprendió de verme por allí y se preguntó porque volvíamos a encontrarnos tras mi aparición fugaz en aquella especie de caverna, aunque en el fondo tenía una buena razón para estar allí. Entonces, dije tranquilamente aunque no sin cierta ironía nada típica en mí:
-Hola Nick ¿Cómo tú por aquí? Parece que todos los caminos llevan a Roma o en este caso sueños.
–Pues realmente no lo sé. Estábamos enfrentándonos a Farnsworth y, de repente, tras cruzar la puerta, aparecimos en una caverna donde te vimos. Entonces, tras una especie de visión como una cámara volante, yo aparecí aquí. Por cierto ¿Qué tiene que ver esto con Roma si no sé parece en nada? -Preguntó Nick con suma curiosidad.
-Roma era la capital de un imperio y, en cierta forma, el centro del mundo para los romanos. Aunque había muchos lugares, el que tenía más importancia era aquel y todos los demás estaban conectados a aquel del mismo modo que cada uno de los sueños de este mundo onírico se conectan y todos a la vez están íntimamente relacionados con este, aunque haya otras personas soñando y que les ocurra lo mismo que a ti sin que lo sepas. –Expliqué con bastante seriedad y pensando bien en mis palabras aunque parezca un trabalenguas.
-¿Entonces hay otras tantas personas conectadas a sus propias redes telepáticas y en cámaras criogénicas? –Preguntó Nick bastante preocupado.
-Es posible, pero eso en este momento no importa. Ahora te contaré porque estás aquí: Estás aquí para desarrollar la creatividad que te resultará muy útil en el futuro y poner en tela de juicio todos y cada uno de los cimientos de tus creencias y verdades para así poder aprender algo. ¿Qué es para ti la realidad? –Digo apasionadamente, con gran autocontrol y de forma calculada.
-¿La realidad? Es aquel entorno físico y mental en el que la existencia tiene sentido y da sentido a la vida. –Contesta Nick.
-Yo la definiría como la eterna duda, el gran enigma, tan esencial como la propia existencia que es artificial y natural a la vez, dándonos sentido a nosotros mismos y a todo lo demás. Esto resulta extraño porque en muchos sentidos los sueños no son reales pero tienes algo de realidad e influyen en ésta y ésta a su vez en ellos, ocurriendo lo mismo con los siguientes procesos creativos. Ahora me gustaría que pensaras en la siguiente situación hipotética que te voy a plantear. –Dije más calmadamente pero mostrando mucho interés por lo que estaba contando.
-De acuerdo, lo haré. –Dice Nick no muy convencido.
-¿Y si te dijera que en realidad todos nosotros, malos incluidos sólo existimos en una novela filosófica con tintes de ciencia ficción que más bien resulta ser un colax literario cargado de simbología y escrito con la técnica desarrollo-resumen en la cual yo soy un personaje que representa a Javier Valladolid el autor y también a una de las imágenes divinas como dios masculino imperfecto, no omnisciente ni omnipresente ni omnipotente y también la comparativa del artista con Dios a la hora de crear las obras como en la idea clásica de los románticos pero sin sentimiento o idea alguna de superioridad o altivez? –Pregunté misteriosamente.
-¿Qué esperas que te diga?-Contestó Nick algo abrumado por ver esa idea en su mente.
-Espero que pienses en esa hipótesis y que me digas argumentadamente que te parece. -Dije algo tenso por tener que explicar algo que me resultaba tan claro, pero a la vez comprendiendo que no tenía porque serlo para Nick.
-A mi me parece una posibilidad que de momento carece de argumentos a favor. Cierto que una vez leí una novela de ciencia ficción de un escritor que pasó como escritor de poca monta salvo por una excepción y se llamaba “Javier Valladolid, pero el autor de “El esclavo temporal” vivió hace mucho. Sólo se le recuerda vagamente por ampliar en la ciencia ficción una hipótesis sobre viajes en el tiempo y no vi ninguna foto suya, por lo que de llamarte Javier Valladolid por algún asunto no casual serias uno de sus descendientes y, si por otra, tu hipótesis fuera cierta mi forma de existencia no cambia el hecho de que esté abocado a vivir esto y tratar de resolver los problemas con Farnsworth y los demás. –Contesta Nick creativamente y a la vez muy afectado por el tema.
-Veo que tu dilema existencial ha concluido. En cuanto a Farnsworth, antes le derrotaste porque creyó que era un farol lo de tu descubrimiento. Llevas treinta minutos congelado y ya has desarrollado la creatividad que necesitabas, adiós. –Dije susurrante.
Entonces la imagen avanzó hasta más haya de donde fluctuaba el espacio. Esa misma imagen miraba hacía abajo, y se veían en el suelo una especie de escaleras de piedra antigua, inaccesibles desde la superficie lisa, y parecía una boca de metro. De ahí, entraban y salían enanos con hachas y mazas para ir a unas herrerías donde fabricaban escudos y armaduras. Tras eso, la imagen volvía a enfocar en la oscuridad y se adentraba en ella.
 (¿Pan; ou pan?)
Simultáneamente a la experiencia de Nick, Sofía pasó por la parte de las imágenes. Ésta vez la imagen enfocó la abertura donde estaban los dragones y los globos. Luego se introdujo en la caverna por una de las lomas y cerca del río se encontró conmigo.
-Hola Sofía. Me alegro de verte. Te estaba esperando ya que tengo que ayudarte a desarrollar tu sentido critico. –Dije seriamente pero con simpatía.
-Eso está bien. Parece que también estás hablando con Nick ¿No? –Preguntó Sofía descaradamente.
-En efecto. Aunque no tengo un dominio en este mundo onírico como para ser omnipresente si puedo estar en dos sitios a la vez sin que dos personas se vean entre si y sin que sepan de mi presencia en ambos sueños (a pesar de que tú si te hayas dado cuenta), aunque no me vean en un único sueño actuando por duplicado con dos personas y me vean en sus respectivos sueños como uno solo. –Contesté rápidamente.
-Entonces será mejor que empecemos de una vez ya que no hay tiempo que perder. –Contestó Sofía.
En ese momento se produjo una especie de visión y Sofía apareció en el bosque junto a mí.
-Bienvenida. Te preguntarás porque estás en este bosque. Este bosque no es un bosque cualquiera. Es el lugar donde plantearás una posibilidad que descartarte al parecerte que el determinismo absoluto es cierto. Este bosque tiene una serie de caminos que podrás ver a gran escala desde el aire cada vez que lo desees, en este sueño. Observa que unos caminos se ramifican, otros se cortan y muchos en un momento dado se juntan, aunque unos pocos no lo hacen. Este gran bosque, aparentemente, desemboca en un único camino que sigue hacía el norte pero, en este caso, acaba poco después mientras que los otros van siguiendo, aunque algunos acaben. El camino mayoritario es el destino y/o la capacidad de provocar sucesos futuros que, según parece, tenemos todos los seres humanos. Ahora seria recomendable que observaras bien el camino entre los árboles. –Dije calmadamente.
-No veo nada. Espera. Acabo de verlo. –Dijo Sofía sorprendida.
-En efecto, también hay alternativas, aunque a veces cueste muchísimo verlas pero, incluso tras ese gran camino, puede haber otras alternativas que seguir y convenirte seguirlo. –Dije tranquilamente.
-Entonces ¿Para ti esa hipótesis es cierta? –Pregunto Sofía, mostrando en su mirada que lo daba por hecho.
-Ciertamente, a mí me convence ya que ésta idea, representada en este bosque, es aplicable a la vida real mucho más compleja y caótica. Ahora llega la prueba de fuego en la que a partir de este supuesto práctico argumentarás y decidirás acerca del siguiente dilema. –Contesté mostrando gran seguridad en mis palabras.
-Está bien. Estoy preparada. –Contestó con decisión.
-Imagínate que vives en el siglo XVI en el mar caribe. Tu hermano te permitió formar parte de la tripulación y a su muerte por una enfermedad le sucedió un amigo suyo como capitán del barco mercante en que estáis. Un día un barco pirata lo aborda y quedan como prisioneros cinco personas; entre ellos tú y el capitán. Os exige decir quien es el capitán o matará a uno de vosotros cinco escogidos al azar. ¿Tú que crees que harías? –Expliqué pausadamente.
-Yo diría que el capitán a muerto porque así no tendrían que matar a nadie. –Dice Sofía muy convencida.
-En el caso de un barco militar valdría pero en el caso de un barco pirata seguramente os matarían a todos al no serles de mucha utilidad. –Repliqué.
-Si espero uno de mis amigos morirá o quizás yo. Si digo quien es el capitán le habré traicionado y si no le matan nos mataran a los demás. Si les hacemos frente probablemente moriremos y si nos ofrecemos todos a servirles en la piratería habremos hecho algo que tal vez no nos resulte moralmente correcto y, quizás, prefieran matarnos al no interesarles, aunque con esta opción tenemos más posibilidades de sobrevivir. –Explicó Sofía muy críticamente.
-Las cosas no son sencillas; dilemas como estos son frecuentes aunque las situaciones sean distintas, pero has desarrollado tu sentido crítico y eso es lo importante.

Por cierto, mientras Nick estaba buscando el modo de derrotar a Farnsworth, pudo ver como unos ancianos entraban en una cueva a pesar de que intentó impedirlo y luego le dijo Petunia que era su momento. Aunque fuera o dejara de ser su momento los asuntos de la vida y la muerte siempre suponen una lucha que apuesta por la vida, en la que la naturaleza fracasa tarde o temprano con la consecuencia final de la muerte, pero hasta ese momento la lucha sigue. La vida apuesta por la vida o así parece ser hasta la libertad humana. –Expliqué apasionadamente.


En ese momento, la visión acabó. Sofía volvió a estar en el bosque. Pasó otro flash y reapareció en la gran caverna junto a mí en esa especie de plano. Luego la imagen pasó a recorrer la caverna del mismo modo que la de Nick y se adentró en la oscuridad perdiéndose en el infinito.
Luego se produjo otro flash y ambos aparecieron en la caverna inicial (con grietas y luz azul cian que conmovía al verla así como fascinar; quedando una visión magnificente de la realidad y dubitativo de si hay algo más que Phycis o naturaleza o de si, de haber algo más, que es, unas estalactitas y estalagmitas difícilmente visibles pero que parecen combinarse, formando un lenguaje preguntando ¿Todo, no todo?). Entonces se tele transportaron.
-Javi ¿Tienes idea de que le deparará el futuro a Sofía y a Nick? –Pregunta su interlocutora.
-Mucho peligros y cosas que aprender. Petunia, de eso puedes estar segura. –Digo yo.
-¿Quién puede estar seguro de su triunfo? –Pregunta La Voz.
-Sofía y Nick valen mucho y pueden conseguirlo aunque los otros son poderosos. –Digo confiadamente.
-Estoy seguro de ello, aunque no sé hasta que punto lo saben. –Comenta Sophía.
-Aun así les ayudaremos ¿no? –Dice Petunia con cierta decisión expresando una oposición ante quien no quiera ayudarles, pero consciente de que tiene que resignarse.
-No lo dudes. –Digo yo con cierto orgullo.
-Aun queda mucho por hacer y el resultado final no está en nuestra mano. Dice La Voz.
-¿Me preguntó que harán con su libertad? –Dice Petunia enigmáticamente.
Entonces, parece oírse un susurro entre los árboles de aquel prado con árboles y algún hongo. Viene volando un loro y dice:
-Pronto lo veremos.


36. El Ocam involuntario
1
Las ruinas tumulosas se alzan en una mañana oscura, mientras la niebla avanza incesante desde el camino de ida, desde el cual se vislumbra una cabaña de madera con llamas en un tejado. El tiempo pasa y pasa, demasiado deprisa para Allora, que se encuentra perdida en ese prado sin saber a donde dirigirse y siendo perseguida por un extraño ser sombrío al que no logra entender.

Este posee una extraña marca, como una cicatriz, en su frente oscura, entre unos ojos rojos y unos aparentes brazos difusos; que acaban en unas manos casi insustanciales con dedos puntiagudos.


Este ser es capaz de ocultarse en cualquier parte, cambiando de forma, pero en todas posee una extraña marca que es así:

Allora, aun tratando de escapar y alejarse del ser que le angustia, acababa haciendo lo que desea este al aproximarse a un mausoleo.


Allí encuentra a un hombre joven, bajito, jorobado y de complexión débil, que cierra la puerta del mausoleo con un fuerte candado. Extrañamente para Alora, una parte de si misma desconfía de aquel joven que le ha ayudado.
-Hola ¿Cómo te llamas? –Dice Allora con cierta prudencia.
-Hola, encantado de conocerte, me llamo Ottototototoi. –Contesta aquel joven, resultando encantador.
-Gracias por protegerme de aquel ser. –Dice Allora, superando su desconfianza inicial y expresando una gran gratitud.
-De nada, me gustaría que vieras una cosa. –Dice él señalando un sarcófago de piedra con múltiples dibujos esculpidos en altorrelieve que hablan de escenas de la vida de Allora.
-De acuerdo. –Contesta con cierta inseguridad.
Él levanta la tapa del sarcófago y en él se observan unas maderas ardiendo.
-¿Qué es eso? –Replica Allora.
-Es una parte de tu pasado a la que te aferras y que ves desaparecer en cierta forma. –Responde sabiamente Ottototototoi.
-¿Pero por qué? –Pregunta patidifusa.
-Has conseguido mantener tu inocencia, cierta independencia y vivacidad extrovertida a pesar de todo el dolor, las traiciones y pérdidas así como acciones para sentirse culpable. Por eso ahora huyes del ser que has visto muchas veces bajo múltiples formas. Va siendo el momento de que dejes de huir del ser ya que, aunque te carcome el terror de lo que te deparará el futuro si el ser te atrapa, puede decirte que no perderás esa inocencia a pesar de que tengas mucho de lo que has pasado y cosas maravillosas, como tuviste en el pasado pero aun mayores, así como penosas por vivir. –Dice él comprensivamente y con convicción.
-De acuerdo. Es hora de que asuma el futuro incierto que me espera plantando cara al monstruo. Abre la puerta. –Dice ella con mucha seguridad.
Ella se aproxima a la sombra y ésta le atraviesa. Entonces la sombra dice:
-Ahora sabes un poco más quien soy y lo que soy.
Luego se desvanece entre la niebla y, durante un instante, aparece la imagen de una joven y un nombre:
-Ayna.

2
Tras un instante incierto y algo aclarador causado por aquella misteriosa sombra, Allora llega a un nuevo lugar en mitad de un basto campo. Una muralla marrón de estilo arquitectónico árabe, que es más alta que ancha, se encuentra en una plaza rodeada de casas de piedra. En ese preciso momento, un hombre de unos 28 años se acerca a ella y le dice alegremente:
-Hola, me alegro de verte. Me llamo Gecelek. –Contesta simpáticamente.
-Yo me llamo Allora, encantada de conocerte. –Dice ella con gran amabilidad.
-Te esperaba. Él me avisó. –Dice seriamente
-¿Quién? –Pregunta Allora muy extrañada.
-Alguien que ya conoces. Cambiando de tema. ¿Te gustaría que te enseñara algún lugar interesante? –Dice él tranquilamente.
-De acuerdo. –Responde ella.
Van a un camino de tierra en una ladera montañosa. El camino está lleno de baches que Gecelek salta gracias a una especie de bici que tiene dos saltadores a modo de ruedas. Entonces, tras un rato, yo vengo.
-Alora, ya he conocido a los otros ragaces de nuestra edad de por aquí.Yo voy otra vez para allá. ¡Vamos! –digo contento.
Allora me sigue y volvemos a la plaza donde hay diversos chicos y chicas de entre 19 y 25 años (En general 21-22).
Allora y yo conocemos al enorme grupo, en el cual parece destacar como líder espontáneo un joven algo de 22 años, muy extrovertido y bromista llamado Quindici.
Este va a dar la mano a Allora a modo de saludo y ésta le va a devolver el saludo cuando él aparta su mano a modo de broma. Allora encuentra gracioso ese hecho y se ríe.
-Veo que no te hará falta una gelaoterapia, mi gordita amiga. –Dice él, tratándola como una colega usando su extroversión.
Allora nunca ha pertenecido a una pandilla y, acostumbrada a ser independiente, ésta es una experiencia nueva para ella. Está acostumbrada a comentarios sobre su peso para bien o para mal y, aunque está contenta con su altura, le gustaría ser más alta, pero ahora no le preocupa gran cosa ese hecho ya que, aunque es bajita, se siente bastante alta.
Allora entra en una casa que tiene la puerta abierta, cerrándose al pasar yo. En el sueño pasan dos semanas y Allora se reúne otro día más con sus amigos y conmigo:
-Hoy viene Ayna al pueblo. –Uno de ellos anuncia.
Unas horas más tarde, que pasan a cámara rápida, el encuentro se produce. No hay un intercambio de palabras ni presentación formal sino un mero contacto visual en que Allora puede observar a la joven:
Ayna resulta una chica medianamente alta, de 21 años, delgada, probablemente la más fea que Allora haya conocido, muy vivaz, más bien callada y con un enorme atractivo, enamorando a Allora dos segundos después de observarla.

3
Tras el encuentro y otros encuentros habituales en la pandilla, en los cuales rara vez Allora y Ayna intercambiaban palabras, Allora va a la misma casa donde fue antes y se mete en una cama espaciosa donde dormir. Transcurre un amanecer y, cuando Alora se levanta, aparezco yo.
-¡Vamos! Es hora de levantarse. –Digo yo entusiasmado.
-¿Qué hora es? –Pregunta Allora muy adormilada.
-Las diez de la mañana. –Respondo muy alegremente.
Alora se levanta y yo digo:
-Hoy tenemos un plan especial.
Allora se prepara rápidamente y se va conmigo. Al llegar le presento a alguien:
-Alora, te presento a Morfeo. Es productor y cámara de la película que vamos a rodar hoy.
Luego hago la presentación a la inversa:
-Morfeo, te presento a Allora. Será la directora, actriz y podría participar en los guiones.

Entonces le digo a Allora:


-Yo no suelo hablar mucho sino me parece necesario, pero puedo hacerlo.
-Oui, bien. –Responde ella.
Entonces se pone a pensar y pregunta:
-Quand le tournage finirá?
-Apres de midi, pourquoi ? –Respondo.
-Parce-que je voudrais savoir ce. –me dice.
-De accord. –Respondo.
Entonces Allora pregunta a Envie, una joven muy vital y bastante simpática de la pandilla:
-Envie ¿Qué te parece si comenzamos la película con una escena en la que juegas con su perro?
-¿Con Morfeo? Vale. –Responde Envie bastante animada.
Entonces Alora piensa: Este mundo onírico es muy curioso. En él, tienen cabida un perro de una nivola de Unamuno y un pueblo empedrado donde hay una pandilla de chicos y chicas, que tienen mucho que ofrecer en general, a la que pertenezco.
4
Nick y Sofía se encuentran en una isla desierta, donde luce un apacible sol junto a la playa. Nick está sentado sobre una silla, en mitad de la playa, junto a una mesa, puestas ambas sobre la arena. Tiene en la mesa un atril que tiene puesto un cuaderno.
Sofía está sentada en un banco de tocar el piano y está tocando un piano negro. La música brota a raudales, tanto alegre como triste como sorprendente, de un modo bastante natural.
-¡Cálamus! –Clama Nick.

Sofía le pasa una pluma y Nick la introduce en un cuenco que parece vacío pero que al sacarla tiene tinta azul.


-¿Te parece si te cuento un mito que me he inventado? –Sugiere Sofía.
-Me parece muy bien. –Dice Nick entusiasmado.
-En el comienzo de los tiempos, Tizesan vivía en una burbuja de energía que le protegía de las amenazas que sus propios miedos le creaban. Un día, se topó con un portal del que salía una luz que nunca había visto. Esta rompió su burbuja y le dio el don de que todo lo que tocara se convertiría en oro. Cuando había tocado todas las cosas del universo, tocó de nuevo el portal y esta vez salieron de él cenizas sin cesar, hasta que el portal desapareció. Entonces, Tizesan notó que el portal no estaba y se sintió incapaz de contemplar la belleza que había creado. Ello era un ser ignorante de su propia creación ya que, junto a sus miedos, estaban sus esperanzas y deseos positivos, no pudiendo comprenderlo. Lloró y se olvidó de si mismo, perdiéndose en si mismo junto a sus lagrimas, como aquel caballero de oxidada armadura, aparecido mucho después. Éstas lágrimas mezclaron todas las cosas, cenizas y oro por igual; que se disolvieron y se recrearon cuando una nueva luz emergió, calentando el agua hasta que se evaporó, inalterable, y se fue condensando para caer paulatinamente en forma de lluvia invisible que los seres de oro y cenizas son incapaces de ver, aunque la sientan mientras la luz se apaga y el universo se recrea. –Narra Sofía muy ilusionada.
-¡Precioso, tienes una gran creatividad! –Dice Nick, aplaudiendo y habiendo gozado del relato.
Él lo escribe en su cuaderno que tiene líneas emborronadas con tiza. Toca una de las líneas que no le convence y que puede retocar, dice “delete” y esa se borra reescribiéndola aun mejor.
5
Envie se encuentra jugando con su perro cuando llegan Allora, Quindici y los demás.
-Hola envie. –Dice Ayna pausadamente.
-Hola a todos. ¿Cuál es el plan hoy? –Pregunta Envie entusiasmada.
-Vamos a pasear por el campo. –Dice Quindici.
-¡Me apunto! –Responde Envie rápidamente.
En ese momento del rodaje, Allora vuelve a dar indicaciones para el rodaje, prepara la siguiente actuación de su personaje y repite alguna escena.
El paseo por el campo se alarga y se llena de baches anocheciendo pronto. Se ocultan unos y otros entre las sombras, buscándose mutuamente. Al amanecer, siguen caminando, topándose con una fosa llena de agua donde poder bañarse y jugar. Tras eso, prosiguen y recogen unas maderas con las que delimitan una cabaña entre los árboles, unas piedras y un riachuelo.
Allí descansan y prosiguen su camino hasta llegar a una piedra donde se dan la vuelta. Allora lleva un libro en la mano y camina rápido, viendo que las maderas se han quemado por un rayo, la fosa se ha secado y, a medida que avanzan, los baches se acentúan.

Vuelven a donde antes y, poco después, pasan de nuevo por la fosa que está llena, aún quedando muy atrás para Allora el ratito de felicidad que se dio durante el paseo y las viejas alegrías y penas. Luego, retomaron el camino del paseo tras pasar Allora y yo al lado de una casa, en la que no volveremos a estar. Tras eso el paseo, continúa, pero, casi siempre, Allora y yo nos encontramos con el grupo, junto a diferentes piedras.


6

El rodaje en que Morfeo ha puesto sus esperanzas y sus penas va como la seda. Allora dirige, interpreta y escribe los guiones bien, decidiendo dar un giro a la película.


Allora prepara la continuación del rodaje y Morfeo lanza una especie de poción sobre el suelo que, al romperse, genera un humo que cubre todo el plato y empaña la cámara.
Allora para, durante el rodaje, y Ayna se pone a hablar con ella:
-Está saliendo un rodaje interesante y la película merece mucho la pena. –Dice Ayna simpáticamente.
-Desde luego.-Dice Allora, quedándose embobada mientras mira a Ayna, que la mira igual, mientras se le cae la baba.
Tan embobadas están ambas que no se dan cuenta de que la cámara está encendida y enfocándoles. Resulta inevitablemente obserbable que la química que tienen va más allá del felling u otro tipo de congeniación que no implica atracción, aunque, sobre estos asuntos, suelen darse malentendidos sobre esas apreciaciones.
-¿Puedo confesarte una cosa? –Dice Allora dudosa.
-Claro. –Responde Ayna intrigada.
-Estoy enamorada de ti desde que te conocí. –Confiesa Allora.
-Yo también te amo de ese modo y estaré encantada de salir contigo. –Responde Ayna entusiasmada.
Comienzan a conocerse y emplean los rodajes de las escenas para conocerse mejor. Mientras, en una parada del rodaje, Quindici y Morfeo se ponen a hablar:

-¿Hay algún rumor muy generalizado sobre ti? –Pregunta Quindici.


-Dicen que con mi cámara puedo enfocar los deseos del pasado y lo que quizás pudo ser. ¡Ya ves! Este mundo onírico resulta muy cansino ¿no crees? –Dice Morfeo, riéndose primero y poniéndose serio después.
-Si, tengo ganas de salir pronto, pero ahora tengo el rodaje y que avisar de algo que el enemigo planea a Nick y Sofía, sólo pudiendo ayudarles Allora y Ayna. -Dice Quindici.
Ayna y Allora cuentan a sus amigos el amor que los ha unido fuera y dentro del rodaje, viéndose reflejadas la una en la otra en muchos sentidos tras conocerse mejor. Quindici cuenta la situación a Allora y Ayna. Acuerdan recurrir al rodaje marchando en un coche que caerá sobre un Yate. Se despiden y se va.


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad