Más allá de la psicologíA



Descargar 0.99 Mb.
Página1/20
Fecha de conversión24.12.2017
Tamaño0.99 Mb.
Vistas715
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

MÁS ALLÁ

DE LA

PSICOLOGÍA

Primera Parte
Charlas dadas en Uruguay

OSHO


Compártelo
MA GYAN DARSHANA
osho_library@gruposyahoo.com


Me gustaría que aprendieras de todas las fuentes,


que disfrutaras de cada ser único con el que te

encuentres. Pero nunca sigas a nadie ni intentes

ser exactamente como otra persona;

la Existencia no lo permite. Sólo puedes ser tú mismo.
OSHO

Índice
Introducción
1. La verdad es la mayor ofensa

2. Tu mente es Judas

3. Simplemente, contando las vacas de los demás

4. Lúdicamente, desaparece

5. No tienes que ir a ninguna parte

6. Mucho y nada

7. Vacíos desde el nacimiento hasta la muerte

8. La cabeza es obligatoria, pero la gorra no

9. Quiero provocar tus celos

10. El argumento del avestruz

11. Es pura luz... pura delicia

12. La obediencia no requiere ningún arte

13. La cristiandad es una caja vacía

14. Deja que se empape dentro de tu corazón

15, He mantenido vivos mis ojos maravillados

16. El vacío tiene su propia plenitud

17. Es en el mundo donde está el trabajo

18. El terrorismo está en tu Inconsciencia

19. Ponte a un lado, deja pasar la mente

20. Todo está ocurriendo silenciosamente

21. El momento más dichoso: cuando no puedes encontrarte

a ti mismo

22. La libertad no escoge; descubre

23. Los árboles crecen sin que se les enseñe

24. Cuando el ego gana, tú eres el perdedor

25. No podemos ser de otra forma

26. El círculo puede romperse

27. Entonces, ¿en qué dirección vas?

28. Simplemente, va con su flauta y una botella de vino

29. Acércate un poco más

30. Nuevas botellas para el vino viejo

31. El coraje de ser ignorante

32. La vida está llena de pequeñas cosas

33. La oración, tu armadura psicológica

34. Las rocas, la Tierra... todas ellas están vivas

35. Salir por encima de la mente

36. Despierta y eres eso

37. Cada momento es inseguro

38. Un mundo más allá del tiempo

39. Tu mente no es tuya

40. El cuerpo no tiene creencias

41. Los tiempos de crisis son tiempos dorados

42. Cada cual es suficiente

43. La lógica debe servir al amor

44. La alerta es la mejor de las magias

Acerca de Osho




Introducción

Estos discursos, los primeros que Osho dio después de ser arrestado en Creta (Grecia), se cuentan entre las “joyas ocultas” del sannyas. Fueron pronunciados ante un grupo muy pequeño de discípulos y por eso son únicos, sin igual, históricos... y casi desconocidos.

El encuentro se produjo en Punta del Este, la meca del juego y del turismo recreativo de Sudamérica, después de que a Osho se le negasen visados de entrada para una estancia de tan sólo dos semanas en los países europeos que más se enorgullecen de su amor a la libertad, de su libertad de prensa y de sus supuestas democracias.

Osho, arriesgándolo todo, nos demostró que estas pretensiones de democracia simplemente no son verdad. Suiza y Suecia le rechazaron, literalmente, a punta de pistola. Fue arrestado y detenido en Inglaterra, y se le obligó a “desaparecer” en la campiña irlandesa durante varias semanas mientras se hacían los preparativos para continuar viaje a otro país. Finalmente, los que estábamos con él entendimos la clave de la situación. Nos estaba mostrando que el mundo “libre” no es libre. Que la libertad de opinión es un eufemismo utilizado por los últimos eslabones de la milenaria cadena de políticos mentirosos y por sus “electorados” esclavizados.

Osho, sin otra elección, accedió a volar desde Irlanda a Uruguay vía África. Aquel viaje fue más que extraño de lo pudiera parecer..., el avión en el que volábamos no tenía autorización oficial para volar la increíble distancia que separa a Senegal, en África, de Recife (Brasil), en Sudamérica. Según la normativa internacional, el vuelo era “ilegal” porque si cualquiera de sus dos grandes motores fallaba, el avión no podría llegar a su destino ni volver, y simplemente caería al océano.

Nunca antes, en toda la historia del control aéreo internacional, se había dado esta limitación de derechos. Pero podía ser empleada con Osho, y a nadie le importaba. La propuesta fue admitida inmediatamente. Aunque el vuelo era peligroso, los pilotos estaban de acuerdo y Osho también. Como Canadá, bajo la presión de los Estados Unidos, se había negado a conceder permiso a Osho para repostar en su suelo, nos vimos obligados a hacer escala en África y atravesar el Atlántico por uno de sus puntos de mayor anchura.

Cuando por fin llegó Osho a Uruguay, yo me preguntaba si volvería a hablar otra vez. Después de recibir un tratamiento así, ¿por qué habría de hacerlo? Pero sin embargo, lo hizo. De repente, después de varias semanas en Uruguay resolviendo los detalles de un posible permiso de residencia, Osho dijo que estaba dispuesto a hablar de nuevo.

Se enviaron equipos de televisión y de audio desde Europa, se preparó una habitación en la elegante casa donde residía, se probó el sistema de luces y las cintas de video fueron enviadas por avión desde Estados Unidos.

Osho, con gafas de sol doradas, se sentaba a diario pacíficamente junto a la piscina; parecía inmóvil, excepto por su respiración casi imperceptible y una mirada ocasional a los vistosos loros verdes que estaban posados en los eucaliptos cercanos. El océano Atlántico tronaba contra las barreras de arena de las legendarias playas de Punta del Este a unos cientos de metros de distancia.

Cuando habló por primera vez, lloré. Apenas unas doce personas escuchábamos aquellas primeras palabras.

Suponía mucho para nosotros oírle otra vez, tan suave y amoroso, perdonando el tratamiento que había recibido, y... había algo más. Una cualidad diferente a la de ocasiones anteriores..., una intimidad, una dirección. No pude entenderlo del todo hasta que me di cuenta de que posiblemente Osho nunca había hablado de tantas cosas con tan poca gente desde que aquellos primeros días, poco después de que se supiera que estaba iluminado.

Estas charlas iban dirigidas a sus amados, a sus íntimos, a su “familia”, (tal como él solía llamarnos). Y debido a ello, quizá, el sentimiento que producen estos discursos es diferente. Introdujo y puso el énfasis en las nuevas dimensiones de su trabajo, en otros aspectos de su transmisión de sabiduría y luz.

Habó en detalle de las siete capas de la consciencia humana y de cómo el discípulo debe conocerlas, explorarlas y manifestarlas. Introdujo su visión de las técnicas hipnóticas para abrir y acceder a la inmensa mente inconsciente y a sus energías volcánicas. Nos dijo cómo y cuando hacerlo.

Describió técnicas ocultas de autodescubrimiento, habló de su verdadera relación con sus discípulos... y definió lo que significa ser un “amigo” del Maestro.

No existe nada parecido. Dentro del contexto de su guía, es un sorprendente salto vertical dirigido al meditador, al buscador sincero y serio, al auténtico discípulo. Estas charlas señalan el camino hacia el futuro de la humanidad, las posibilidades y la promesa, vistas a través de los ojos del Maestro Viviente, Osho.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos