Moral sexual


Apertura a la trascendencia



Descargar 0.68 Mb.
Página11/32
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño0.68 Mb.
Vistas885
Descargas0
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   32

Apertura a la trascendencia


Hoy también se da una toma de conciencia de la apertura existencial de la sexualidad a la trascendencia, no en el sentido de un retorno a la visión sacral propia de las culturas primitivas, sino como consecuencia de una mejor comprensión de su significado antropológico.

La experiencia sexual encierra una paradoja: en ella, el ser humano intuye un horizonte de plenitud inagotable del encuentro pero, al mismo tiempo, experimenta con especial intensidad su propia limitación, en la fugacidad de dicha vivencia y la distancia con el otro que nunca se puede salvar completamente. No sólo el encuentro fallido sino incluso, y con más razón, el encuentro logrado y auténtico, alimentan la nostalgia de una comunión plena y sin límites.

Esta insatisfacción, inadecuadamente interpretada, puede llevar a una búsqueda horizontal, en la ilusión de hallar en este nivel la satisfacción definitiva del propio anhelo, sea sobrecargando de exigencias a la pareja actual o buscando parejas sucesivas. Pero la multiplicación cuantitativa de experiencias sólo podría profundizar la frustración. La fugacidad del éxtasis sexual señala un más allá de sí mismo sobre todo en una dirección vertical, estimulando en el sujeto la esperanza del encuentro perfecto y definitivo, que no es posible sino en la apertura al “Tu” absoluto y trascendente, el único en quien se halla la respuesta radical a la inquietud del corazón humano.

Esta apertura a la trascendencia desde la experiencia del límite, permite entrever la última profundidad del misterio de la sexualidad, que se pone de manifiesto en el mensaje revelado acerca del amor humano como sacramento del amor de Dios.


    1. Síntesis: las dimensiones de la sexualidad


Antes de entrar en el campo específico de la ética sexual, conviene concluir la exposición precedente acerca de los distintos niveles de la sexualidad humana y su culminación en la dimensión religiosa, con un cuadro que presente la síntesis de nuestro recorrido.45



Dimensión

Reacción

Motivo

Finalización

Acto propio

Satisfacción

(1) Corporal - sexual

Exitación

Valores sexuales

Complemen-tación sexual

Unión sexual

Placer sensual

® necesidad



(2) Afectivo - psicológica

Afecto

Valores humanos

Complemen-tación afectiva

Unión de sentimien-tos

Complacencia

(enrique-cimiento)



(3) Personal

Admiración

La persona como tal

Mutua comunión

Don recíproco

Gozo (gaudium)

(4) Religiosa

Estupor

Misterio de Dios

Comunión con Dios

Acción de gracias

Gozo

(beatitudo)


Este cuadro permite apreciar la riqueza de dimensiones contenidas en la atracción recíproca entre el varón y la mujer. Ésta se inicia en torno a los valores corporales (1), pero se orienta internamente a los valores humanos, generando una unión de sentimientos (2). Pero esta unión debe llevar al descubrimiento del misterio de la otra persona y a la comunión a través del don de sí recíproco (3). Finalmente, la unión sexual es una apertura al misterio del amor de Dios, como origen tanto de la irrepetibilidad de la persona amada como de la posibilidad misma de comunión (4).

Estos niveles son irreductibles, pero media entre ellos una circularidad que hace posible el enriquecimiento recíproco y su progresiva integración. En virtud de esa interconexión, los niveles inferiores sostienen a los superiores y estos últimos equilibran los primeros. Así, por ejemplo, la pérdida de atracción erótica por falta de cuidado afectivo mutuo puede hacer peligrar el don de sí; y en sentido contrario, la falta de don de sí puede quebrar la armonía afectiva y redundar en el debilitamiento del deseo sexual.46

        1. Parte II: Sexualidad y fe cristiana


Luego de haber estudiado el fenómeno de la sexualidad humana en la perspectiva de la razón natural, debemos indagar de qué manera la Sagrada Escritura, la Tradición y la Teología nos ayudan a una comprensión más profunda de aquélla, no sólo en cuanto a su general significado religioso, sino también en cuanto a su sentido específicamente cristiano.
  1. La sexualidad en la Biblia


En la Biblia no encontramos un discurso específico sobre la sexualidad, pero sí una visión que se desarrolla en el interior de una reflexión más global sobre el misterio del amor nupcial, el lugar privilegiado en el cual la sexualidad humana revela toda la plenitud de su potencialidad. De este modo, la sexualidad es vista en su realidad y su auténtico valor humanos, presupuesto indispensable para descubrir su verdadero significado religioso.47



    1. Compartir con tus amigos:
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   32


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos