Montejo 2, del Centro de Convenciones Banamex. Presentador



Descargar 153.36 Kb.
Fecha de conversión22.09.2018
Tamaño153.36 Kb.

México, D. F. 6 de mayo de 2014.
Versión estenográfica de la sesión “No te Comas el Malvavisco”, durante los trabajos de la XXIV Convención Nacional de Aseguradores de México, llevada a cabo en el Salón Montejo 2, del Centro de Convenciones Banamex.


Presentador: Damos paso a la siguiente conferencia.
No es mucho lo que puedo decir, sin ser un spoiler, sin arruinar la conferencia de nuestro siguiente invitado. Así que simplemente voy a presentarlo.
Joachim De Posada es un conferencista motivacional y autor basado en San Juan, Puerto Rico, que trabaja en inglés y en español, se especializa en Liderazgo, Trabajo en Equipo, Ventas y Gerencia, que ha trabajado en más de 60 países, además de Estados Unidos.
Sus métodos han sido tan exitosos que han sido adoptados por el mundo del deporte, ha trabajado como Consultor Psicológico para los Milwaukee Bucks, Los Ángeles Lakers, Los New Jersey Nets y en equipos profesionales de Puerto Rico, así como equipos olímpicos, habiendo participado en las últimas cuatro olimpiadas, motivando a los atletas para lograr los más altos niveles de rendimiento personal.
Sus libros han sido traducidos a 20 idiomas y han sobrepasado los tres millones de ejemplares vendidos a nivel mundial.
En diciembre de 2013 la Federación Global de Oradores, le otorgó la clasificación The Global CSP, siendo el doctor Posada uno de los 20 únicos en haberlo recibido.
Su video en ted.com ha sobrepasado un millón 300 mil clics, lo que Ted traduce en una especie como de 25 millones de personas que han visto su plática.
Ha sido ubicado entre la número 11 entre las pláticas educacionales más importantes de Ted.
Y sin más, le doy la bienvenida al doctor Joachim De Posada.
Joachim De Posada: Muy buenas tardes.
Llevan bastante tiempo sentados.
Qué les parece si se levantan y se estiran. Porque creo que estar sentados tanto tiempo puede ser malo para su salud.
Si no les hace falta, no se levante. Si usted resiste, si usted aguanta, pues quédese así tranquilo. Pero es bueno porque así nos estiramos y ya estamos listos para la sesión.
Yo les prometo que voy a compartir algunas ideas con ustedes, que les van a ser mucho bien en la parte profesional. Pero ya se pueden sentar, les va a ser muy efectivas en su vida personal y en su vida profesional.
Yo vengo de la sicología Clínica y he estudiado el comportamiento humano de por qué hay gente que triunfa y por qué hay gente que no triunfa y después lo he aplicado a la Psicología Industrial, gracias a una empresa que me contrató como Psicólogo y me convirtió en Psicólogo Industrial llamado Xerox.
Así que voy a compartir ideas interesantes con ustedes.
Yo siempre empiezo mis charlas con este dicho, que dice esta historia sobre la gacela y un león. Cada mañana en el África una gacela se despierta, sabe que tiene que ser más rápida que el león, más rápida o no sobrevivirá.
Cada mañana un león se despierta, sabe que tiene que ser más rápido que la gacela o más listo o se muere de hambre. No importa si usted s gacela o león. Cuando el sol salga arranca a correr.
Y esa es la vida hoy. Ya el mundo cambió, la tecnología nos ha cambiado considerablemente. Ya los pequeños pueden competir con los grandes; ya una persona en un garaje puede formar la compañía más grande del mundo, en su época, como vieron hoy el discurso de Steve Wozniak.
Así que eso requiere diferentes técnicas para poder sobrevivir y diferentes técnicas para poder triunfar.
Hasta en África pasa lo mismo. En África antes la gacela siempre perdía. El Chita, el leopardo, el león, el tigre, siempre se comía a la gacela, siempre perdía.
Pero las gacelas ahora saben que hay tecnología, que hay ayuda, que hay consultores. Por lo tanto, quiero demostrarles lo que pasó cuando fuimos a Sudáfrica y trabajamos con la Asociación de Gacelas en Sudáfrica.
En la época de antes, siempre ganaba. Pero ya no, porque ahí está el tipo nuestro para ayudarla a ella.
Entonces es obvio que ese león desde mañana no puede actuar igual que ha estado actuando siempre. Ya le cambió, el juego cambió. Ya la gacela tiene un recurso extra que antes no tenía.
Por lo tanto, si no cambia no puede sobrevivir.
Que claro está cuando se habla de supervivencia.
Hay obviamente, ustedes que son gerentes, ¿alguna vez han tenido la experiencia de contratar a un empleado y le han dado todas las facilidades, adiestramiento, le han dado la atención posible, todo, todo y la persona no ha funcionado? ¿Les ha pasado?
Qué suerte. Entones tienen un entrenamiento que es espectacular.
Bueno, pues en África es igual, en África hay gacelas que no nacieron para ser gacelas, igual que hay personas que están en trabajos que no nacieron para este trabajo y, por lo tanto, deberían buscar su pasión y no perder la tercera parte de su vida en algo que no les gusta o que no siente pasión por hacer.
Miren lo que pasa en África con una gacela que no nació para gacela.
Aquí hay varias lecciones. Una de las lecciones es: Usted puede ser inepto y la suerte le acompaña o va a triunfar momentáneamente”.
Estos leones tienen mucha suerte, pueden ser ineficientes, ineptos, pero el desayuno está ahí, la vida se los dio.
En el mundo real, tú puedes ser inepto, tú puedes estar en una zona de comodidad. Y sin embargo, por un tiempo puedes ir bien, pero tarde o temprano te agarra y vas a perder.
Así que es importante entender que a veces aunque te vaya bien, tienes que estar analizando por qué te va bien y por qué la competencia no te ha alcanzado, para ver si de verdad es que lo estás haciendo mejor o es que es un momento de suerte en el mercado que has llegado en un momento específico. Y por lo tanto, te estás aprovechando y tienes que cambiar pronto, porque el competidor te va a pasar.
Hablando de África, dos empresas competidoras que venden calzado mandan a dos vendedores a un país en África, cuando llegan al aeropuerto, llegan al aeropuerto, se bajan y ahí nadie usa zapatos, están descalzos todo el mundo, descalzos. Y van para dos teléfonos, y uno le dice al otro: “Jefe, me mandó equivocado. Ha metido la pata. Me regreso en el próximo vuelo, aquí nadie usa zapatos”.
Y se oye al otro que dice: “Jefe, gracias jefecito, usted es el mejor, me ha mandado a un lugar que nadie tiene zapatos, jefe. Vamos a venderle zapatos a toda esta aldea completa. Nos vamos hacer ricos”.
Fíjense eso, dos situaciones exactas, pero uno lo mira desde el punto de vista de la abundancia y el otro lo mira desde el punto de vista de la escasez.
Es clave en el mundo de hoy, debido al cambio tan vertiginoso, de empezar a interpretar los eventos desde un punto de vista de abundancia, aunque parezcan negativos a primera instancia.
Porque ver las cosas desde el punto de vista de abundancia te permite buscar opciones, porque siempre estás buscando algo positivo de una experiencia que puede ser altamente negativa.
Todo en la vida es actitud. Es mucho más probable que tu actitud en la vida, en vez tu actitud, determine tu altitud.
La actitud es el gran factor que hace la diferencia en la vida de todos los seres humanos. Por eso es que hay que cultivarla, hay que trabajarla, hay que practicarla y uno puede prácticamente cambiar su forma de interpretar la realidad.
Sólo los que tengan una actitud positiva hacia el cambio, con disciplina y creatividad, serán los que saldrán adelante en el momento más cambiante en la historia de la humanidad, que es ahora.
Nunca nadie en la historia de la humanidad, nunca nadie ha tenido que enfrentarse a tanto cambio como nosotros los que estamos viviendo en este momento de la historia.
Yo le hablé a Telefónica, que es el empleador más grande en América Latina, tiene como 250 mil empleados y antes que yo habló este muchacho Julio Linares, y él dijo: Vivimos en un mundo hiperconectado e inteligente y de acuerdo a las tendencias observables se estima que en el 2020 habrá más de 50 billones de dispositivos conectados y que cada persona usará un promedio de 10, contando celulares, ordenadores, iPods, video juegos.
Yo tengo encima de mí cerca de ocho, yo tengo celular, otro celular, un iPod, laptop, esto que está aquí, el reloj. O sea, tengo “divises” que casi llegan a 10 y ese es el mundo de hoy.
La velocidad de conocimiento.
En estos momentos calculamos que se dobla cada tres años.
Quiere decir que el hijo de usted que entra en la universidad, el primer año de universidad, para el cuarto año ya prácticamente la mitad de lo que sabe ya es obsoleto. Hay 50 por ciento de nueva información.
Eso es algo nunca antes visto en la historia de la humanidad, y según un futurista que escuché hace un tiempo y no puedo creerlo, pero se los digo porque lo dijo frente a 500 personas, él dijo que en los próximos cinco años el conocimiento se doblará cada 11 horas.
Quiere decir que el mundo aprende tanto, que nos acostamos a dormir hoy y mañana el mundo sabe el doble de lo que sabía hoy.
Eso de verdad es increíble. Pero ya nada en la vida los debe sorprender.
Es más, por primera vez en la historia podemos llamar a Dios a través de un celular. Nunca antes nadie había podido tener una comunicación directa con Dios por un celular.
Claro, el Dios en este particular caso es de la religión judía. Los judíos tiene una pared en Israel, donde ellos van ahí y ellos se comunican con Dios a través de esta pared y ustedes los ven leyendo y le hacen así y están así y tocan la pared.
Bueno, pues aquí ustedes pueden ver el caso de Simón Vitón, que usa su celular para que su primo en Francia le pida directamente a Dios, ese que está hablando ahí, no él.
En la conferencia que yo les dicté, yo fui uno de los conferencistas, en una conferencia de Sony Ericsson, y el que vino tras de mí fue el Jefe de Investigaciones de Ericsson del mundo entero e hizo una presentación sobre las tendencias mundiales, qué países iban adelantados, el país que estuviera más hiperconectado sería el más exitoso.
Esa conferencia fue en el 2001. En ese momento México no estaba en el radar, ni siquiera estaba considerado, no había interconectividad en este país.
Solamente Chile mostraba un poquito de conectividad, algo después Argentina, ustedes estaban como en tercero, pero muy pequeño.
Hoy en día México está hiperconectado y muchos países ya están mucho más conectados.
El progreso de Chile ha sido de verdad vertiginoso. Hoy en día está a la cabeza de América Latina no sé por cuánto más. Porque ayer anunciaron un cambio de manera de manejar el gobierno.
Ayer anunciaron formalmente que ellos han decidido que se van hacia el socialismo. Y por lo tanto, ya subieron los impuestos a ustedes la clase empresarial de 20 a 35 por ciento.
Veremos a ver qué pasa con Chile ahora que han tomado este cambio, que ya lo decidieron.
Después de que yo termine mi conferencia, fue interesante, porque ya después íbamos a almorzar y se pare el individuo que dio la presentación sobre las investigaciones de Sony Ericsson, y me dice: “Doctor, yo le cambio mi presentación completa, que nos demoró seis meses en poder hacerla, por una sola diapositiva suya”.
Le digo: “Con mucho gusto. ¿Cuál usted quiere, la del tipo que le está rezando a Dios en la pared? Le digo: “Con mucho gusto”.
Fuimos, hicimos el intercambio, yo le di ese “slide”, él me dio su presentación y ahí me di media vuelta y dije: “Es el mejor negocio que he hecho. No se dio cuenta que es un Motorola, no era un Ericsson”. Así que me compró la “slide” del competidor. Hice un buen negocio ese día.
La revolución digital, señores, casi no nos permite ni siquiera comprenderlo, 204 millones de email por minuto. Google tiene dos millones de búsquedas por minuto, YouTube 48 horas de videos se suben a YouTube por minuto.
World Press, Tumbler, Instagram, Twitter, Facebook. Señores, nos lleva a un momento en la historia que estamos inundados por el exceso de información. Y por lo tanto, vamos a tener que ser mucho más selectivos.
La data que tenemos implemente nos está llegando en formas impresionantes. Esa data que son puntitos, después tiene que ser obviamente conectada para convertirse en información, porque si no está conectada no es información.
Y esta información cuando se interpreta correctamente, cuando se le puede entender lo que significa, ese es el conocimiento. Cuando el conocimiento se aplica a otros campos, eso es sabiduría y eso significa una ventaja competitiva y una disminución de la ansiedad. Es el poder tener la información y ver dónde más la aplico, en qué otros campos. Ahí hay sabiduría.
Y hoy en día, más que nunca vamos a tener que entender que esa sabiduría tenemos que adquirirla para poder aplicar lo que sabemos a diferentes campos del saber.
Es más, ya estamos viendo los parteros, están viendo los niños en el feto con un teléfono… Eso es una broma, no vayan a pensar que eso.
Pero eso quiero, quiero comunicar que ya un niño de dos años está manejando un iPad, un niño de un año y medio ya maneja un iPhone. Eso nunca había sido visto en la historia.
Por lo tanto, debido a que sus padres y esos niños que ya están en la tecnología desde que tienen un año, año y medio; cuando esos niños tengan hijos prácticamente vienen con memoria genética y esa memoria genética los va hacer extremadamente eficientes en todo lo que es tecnología, porque ya vienen con el gen de la tecnología.
Una predicción loca.
Nicholas Negroponte, que dirige el Laboratorio de M&T hizo varias predicciones en el 84, él predijo el GPS y lo inventó, M&T inventó el GPS, pero le llamaron “Backseat Drivers”.
Y fíjense lo que es la vida, no lo patentizaron.
¿Por qué? Porque la universidad pensó que iban a ver tantas demandas si salía algo mal con ese GPS que no lo patentizaron, y por tanto, perdieron un invento. Ya no pertenece a M&T.
Pero Negroponte predijo el GPS, la pantalla táctil, libro electrónico, una laptop de 100 dólares, él estuvo presente en todo eso y todas se cumplieron.
Bueno, pues hace tres semanas en Vancouver, Canadá, él impresionó al mundo entero cuando hizo una predicción, que para mí inclusive me es difícil creerla, pero él predijo: Que en 30 años si usted necesita aprender chino, se toma una píldora al día antes y amanece hablando chino”. Predice eso en 30 años.
Y parece increíble, sin embargo, viendo las cosas como están desarrollándose, uno se pone a ver que unos grandes problemas que tenemos ahora en el mundo de la salud, es que millones de personas se mueren todos los años porque no toman los medicamentos y se calcula que 50 por ciento de los pacientes no siguen las instrucciones del médico.
Por lo tanto, la tecnología aplicada a este problema nos ha dado una solución y ya está inventado. La pastilla inteligente ya se inventó, ya va a salir al mercado en septiembre.
La pastilla es para dejarle saber al paciente si se ha tomado las medicinas que le corresponden. El microchip se lo comunica a un pequeño dispositivo electrónico externo, que en el futuro podría incorporarse al teléfono móvil, que a su vez envía un mensaje a su teléfono o a un ordenador del paciente o del médico. O sea, que ya tomas la pastilla por la mañana y te va a estar notificando a ti y al médico si tú te has dejado de tomar las pastillas durante el día.
Y por lo tanto, te va a permitir que tú no te olvides de tomar la pastilla o más presión para que te las tomes, porque si no te las tomas te puedes morir al no recibir el medicamento.
Ya está inventado y sale al mundo en septiembre.
Como dijo Darwin: “Los sobrevivientes de cualquier especie no son necesariamente los más fuertes y no necesariamente los más inteligentes, son los que mejor responden al cambio”.
Y eso es de lo que se trata, quién mejor responde al cambio.
Por lo tanto, lo que dice Francis Bacon, es cierto. “El conocimiento es poder”.
Pero él debería haber dicho otra cosa, él debería haber dicho: “El conocimiento aplicado es poder”. Porque si tú sabes y no haces, no sabes”.
Así que el saber y no hacer es no saber.
Quiere decir que lo que usted aprende o esta misma conferencia de dos días que ha estado usted aquí, si usted aprende algo y usted no lo aplica, usted no sabe y perdió su tiempo y perdió su dinero.
Por favor, que no le pase eso.
Me recuerda la historia de tres ranitas. Tres ranitas que van flotando río abajo flotando en una hoja. Una de las ranitas decide tirarse al agua. ¿Cuántas ranitas quedan encima de la hoja?
Dos, eso pensaba yo, pero son tres.
Porque decidir tirarse y tirarse son dos cosas muy diferentes.
¿Cuántas de ustedes han decidido bajar de peso? ¿Cuántas de ustedes han decidido dejar de fumar? ¿Cuántas de ustedes han decidido el fin de semana limpiar su casa?
Así que decidir y hacer son cosas muy diferentes.
A veces la gente tiene conocimiento y lo aplica, pero entra entonces a lo que se llama “la mala comunicación”.
Y aquí les voy a poner un ejemplo de mala comunicación.
Siento que esté en inglés, porque pasó en Alemania, pero las comunicaciones entre la guardia costanera y los barcos es siempre en inglés. Miren lo que pasó ahí en este caso alemán.
(Proyección de video)
La mala comunicación obviamente no funcionó. Por eso es que la comunicación más importante del mundo trata de entender y después ser entendido.
Fíjense qué simple, trata de entender y después ser entendido.
La mayoría de las personas quieren ser entendidos y no tratan de entender, eso nos trae inclusive guerras.
Una vez hablando con Steven Covey, un gran amigo mío que falleció hace poco, me estaba diciendo: Joachim, si nosotros pudiéramos enseñar esa técnica en todas las universidades de todos los países, posiblemente la humanidad mejoraría 100 por ciento.
Es una técnica muy importante. Si tú te la aprendes hoy y la decides poner en práctica, es algo que de verdad te va a servir mucho, no solamente porque te va a dar mucha mejor información, sino que vas a ganarte el respeto de aquellas personas que tú quieras convencer o aquellas personas que tú quieras influenciar, porque a la vez que aunque tú no estés de acuerdo con una persona, pero demuestra que te interesa el punto de vista de esa persona, ya le estás dando respeto.
Y si difieres, por lo menos difieres con respeto.
Cuanto tú impones lo que tú crees y no le das el respeto a la persona, esa imposición es negativa a la larga.
Hace poco dicté una conferencia en Jacksonville, sentado en la mesa, después del plato principal la camarera trae los postres, le sirve a cuatro damas y a un señor que está en la misma. Y cuando le sirven el postre al señor que está con las cuatro damas en la mesa, le digo: “Qué suerte tuviste, te sirvieron de postre a ti con las dama”.
Y el tipo me contesta: “Ella tiene que haber sabido”.
¿Qué quiso decir con eso? Ella tiene que haber sabido.
Ah, trata de entender. Por lo tanto, le pregunté: ¿Qué es lo que tiene que haber sabido ella?
Y me dice: Yo era mujer antes.

-¿Cómo?


-Yo era mujer, yo me cambié para hombre hace cinco años.
Tuve una plática con este señor de media hora, que con el resultado de la plática va a escribir un libro, porque yo me dijo que hay un mundo que se reúnen, personas que se han cambiado de hombre a mujer, de mujer a hombre. Tienen convenciones donde van 500 personas, todos que se cambiaron, antes era Sal y ahora es Peter.
Y en este caso él era, Jay, antes era Joys; casado felizmente con una mujer preciosa y era mujer y ahora es hombre.
¿Cómo yo me hubiera imaginado eso?
Hay que entender, hay que saber cuál es el factor desconocido que tú no entiendes, ¿qué es lo que lleva a una a pensar lo que piensa, qué lo motiva, qué es lo que lo hace actuar de la forma en que actúa?
Eso es muy importante entenderlo.
Algunos principios que les puedo comentar el día de hoy.
Empiezo por el principio de: “No te Comas en Marshmallow”.
¿Por qué se llama así?
En México el libro se ha vendido muy bien, por cierto, se agotó. Pero se llamó: “No te Comas el Malvavisco Todavía”.
¿Qué significa esto?
Hace años una universidad americana, el doctor Walter Michael, eminente Psicólogo americano, en la Universidad de Stanford, hizo un experimento con 643 niños de cuatro años. Los puso solitos en una habitación con un malvavisco, y le dijo el niño: Pepito o María, te voy a dejar aquí con este malvavisco. Si cuando yo regrese el malvavisco está aquí, te doy dos. Si te lo comiste, no te doy más ninguno.
Así que tú decides, ¿te lo quieres comer? Te lo comes, y no tienes más ninguno. Si no te lo comes, tienes dos.
Para un niño de cuatro años decirle que espere 15 minutos, es equivalente a nosotros cuatro horas. Es mucho tiempo.
¿Qué pasó?
Se cierra la puerta, se va detrás de una ventana de cristal, ¿y qué sucedió?
Dos de cada tres, se comieron el malvavisco. 15 segundos, 30 segundos, un minuto, dos minutos, cuatro, cinco, ocho minutos, nueve, 10, 12, no pudieron aguantar. Pero uno de cada tres ya entendía el principio más importante del éxito, que es la autodisciplina.
La habilidad de sacrificarte hoy para tener mucho más después; la habilidad de pensar en lo que hay que hacer ahora para poder cosechar los frutos después.
Ese es el principio más importante del éxito.
15 años más tarde se hizo un seguimiento a esos niños, ahora tienen ya 19 años.
¿Qué encontraron?
El 100 por ciento de los niños que no se comieron el malvavisco, eran todos exitosos, sin excepción.
Sus notas al entrar a la universidad, 213 puntos más alta en promedio que los niños que se comieron el malvavisco. Buenas notas, buenas relaciones, les iba muy bien.
Lo niños que se comieron el malvavisco, muchos no llegaron a la universidad, trabajaban en trabajos que pagan poca plata, mecánicos, repartiendo pizza, echando gasolina, arreglando carros, en fin, oficios que no ganan mucho y altamente endeudados, con problemas de alcoholismo y drogadicción.
Algunos llegaron a la universidad y se dieron de baja, no pudieron aguatar el ritmo de la universidad.
Algunos estaban en la universidad con malas notas, solamente unos poquitos algo los cambio, un coach, un papá, una mamá, un maestro, algo los cambio y estaban en camino a una vida exitosa.
Yo en mi mente tenía una gran pregunta. Vivía en los Estados Unidos y yo decía: ¿Los niños hispanos se comerán más malvavisco o menos malvavisco que los americanos?
Por lo tanto, yo decidí replicar el experimento. Lo quise hacer en Puerto Rico, en mi universidad, pero no encontré el presupuesto y gracias a Dios nuestros amigos colombianos tenían más plata que nosotros los boricuas y, por lo tanto, lo hicimos en Colombia, con niños colombianos.
Tuve que usar cuatro, cinco y seis años. Pero miren que interesante lo que pasó en Colombia respecto a este experimento.
(Proyección de video)
¿Cuántos se comieron el malvavisco?
Dos de tres. Uno de tres no se lo comió.
Igual que en Estados Unidos. Así que con México sería uno de tres igual. Países normales, uno de tres no se lo comerían.
Países con tragedia, Norcorea o Haití, un terremoto se los comería más o países donde no hay confianza, ocho de 10 de lo comerían, porque este experimento ya se ha hecho donde al niño le dicen: “Si terminas de colorear aquí tengo un regalito preciso que te voy a entregar”. El niño termina y dice: “Vengo en 15 minutos”. Y cuando la regresa la maestra dice: “Ay, se acabó”.
Al otro día le hacen el experimento del malvavisco, ocho de 10 se comieron el malvavisco. No creen que la maestra va a traer el malvavisco.
Así que la confianza es un factor nuevo que estamos estudiando ahora, que es muy importante en el aspecto de la autodisciplina, la persona confiar en que su sacrificio va a valer la pena.
En esta niña fue muy interesante, porque ella quería comerse el malvavisco, pero no esperó a los 15 minutos, pero quería que le dieran otro.
Por lo tanto, empezó a comerse la parte de adentro y lo dejó hueco encima de la mesa.
¿Qué vamos hacer, recompensamos eso o no?
Decidimos algo, según el malvavisco, por su creatividad. Pero no recomendaríamos que trabajase en un banco, venta, mercadeo, relaciones públicas. Algo así sí, pero no un banco.
Este concepto que fue mi idea hacerlo primero que nada en Puerto Rico y Estados Unidos, para mi sorpresa ha causado sensación mundial en 20 idiomas, las charlas fueron traducidas a 43 idiomas, 25.5 millones de personas lo han visto, 25 millones ha habido clics; 25 millones la han visto porque la han puesto en un auditorio donde hay 500 personas y tres millones ya se han vendido en todo el mundo debido a la importancia de este principio en muchos idiomas, pero lo interesante es que mirando dónde es que este libro se ha vendido más, en los países asiáticos, en Corea del Sur 62 semanas número uno, le ganó a Harry Potter y a Davinci Code, en China también siete semanas en el número uno.
Cuando a mí me entrevistaron, yo fui a Corea, que me reuní con ellos, yo pregunté: ¿Pero por qué este libro que no se ha vendido mucho en muchas partes?
Se ha vendido tanto aquí y me dijeron: “Porque usted ha identificado el principio exacto que Corea va a practicar para ser el país líder del mundo en 2050”.
O sea, usted me está diciendo que en el 2050 ustedes quieren que Corea sea el número uno sobre Estados Unidos, China, Japón, Alemania”. Sí, esa es nuestra meta.
No creo que puedan llegar, aunque hay países como Singapur que están ahí altísimos en progreso, pero ellos han practicado este concepto hasta el punto que nos enseñan ahora. Todas las escuelas tienen que pasar por el “Concepto Marshmallow”.
Hay hasta una serie de televisión con el “Concepto Marshmallow”. Ellos entienden este principio.
Nuestros países, incluyendo Puerto Rico, incluyendo México, incluido Estados Unidos, se comen el marshmeallow, porque todos nosotros somos culpables de comer más marshmallow de lo que producimos, todos somos culpables de endeudarnos, todos somos culpables de deber mucha plata. No los países asiáticos.
Por lo tanto, tenemos que cambiar nuestra forma de pensar.
En China pasó a un millón de ejemplares.
Yo estuve en Suiza y el que me siguió a mí se llama Joss Stiegler, Premio Nobel de Economía y el individuo empezó su discurso diciendo: Ustedes vieron la charla del doctor Posada, había tres niños en esa mesa, dos americanos y un chino. ¿Quiénes se comieron los marsmallows? Los americanos.
Por lo tanto, yo he sido enfático en mi país, en Puerto Rico y en América Latina, en decir: Señores, este concepto se tiene que poner en práctica en el país, porque si no los países van en quiebra.
Yo lo acabo de enseñar en la mesa mía, donde estaba yo compartiendo con algunas personas aquí, países que antes ya eran exitosos. Y yo les enseñé un billete de un millón de pesos argentino que lo tengo en la cartera y ese millón de pesos argentino en el año 73 valía 125 mil dólares. 15 años después, si esa persona metió el billete debajo de la almohada y va a un banco a cambiarlo, 15 años después valía 55 centavos.
Yo les enseñé a ellos un billete de un millón, de un millón de pesos bolivarianos que en el 83 valía cinco mil dólares. Si yo hubiera venido al banco con un millón de pesos bolivarianos me hubieran dado cinco mil dólares. 50 centavos vale ahora, tres años después.
Así que eso es producto de la inflación y obviamente gastar más dinero de lo que producimos.
Así que la decisión del marshmallow es pasar por el dolor o la disciplina o más tarde en la vida sufrir el dolor del arrepentimiento.
¿La disciplina ahora o arrepentimiento después?
Cuando yo jugaba basquetbol en Puerto Rico, la práctica terminaba a las 11 de la noche. Me montaba en un bus para llegar a mi casa y yo notaba siempre que en una luz roja había un viejito frente a un edificio con una maletita cuidando el edificio, un hombre que tendría 75 años.
Y yo me preguntaba: ¿75 años y está de celador, de guardián en un edificio, pero cómo es posible? ¿No pudo guardar dos chavitos para poder vivir su vida de viejo mejor?
No, se comió los marshmallows.
Así que si usted está en este momento pensando: ¿A los cuatro años se hubiera usted comido los marshmallows?
Es una pregunta válida. ¿Tú a los cuatro años te hubieras comido los marshmallows?
Es una gran pregunta. Se puede saber si te los hubieras comido o no.
¿Sabes cómo se sabe?
Sacando circunstancias que son anormales, por ejemplo, que un huracán te destrozó el negocio o algo así.
Se sabe si tú miras tu edad y cuánto tienes en activo, cuánta plata tienes en propiedades y en dinero.
Y si tú por tú para tu edad tienes la cantidad de dinero que te llevaría a 65 años con una cantidad donde te puedes retirar cómodamente, tú no te comes los marshmallows.
Pero si tú estás viviendo cheque a queque y tú no te das la plata para terminar la semana y siempre estás endeudado y tus cuentas de crédito son altas, tú te comes los marshmallows.
Y es hora de cambiar, porque si no vas a pasar una vejez muy negativa, a no ser que tu hijo sea un arquitecto famoso, un cirujano famoso, un ingeniero famoso y que entonces te pueda mantener a ti.
Pero es mejor no depender de eso, porque ahí estás dependiendo de factores externos y de la suerte y no siempre funciona.
Una aplicación práctica de esto, por ejemplo, en ventas.
En Puerto Rico a mí me llaman para una conferencia del manejo del tiempo.
Bien, 10 mil dólares un día en un hotel.
Si yo les digo: “Van a ser 20 ejecutivos, doctor. Hotel Caribe Hilton de Manejo del Tiempo”. El señor ha dicho: Sí, claro que sí, yo hago muy buen Seminario de Manejo del Tiempo. Vamos hacer el contrato.
¿Qué pasó ahí? Me comí el marshmallow.
Pero yo no hice eso. Yo le dije: Señor Cuevas, yo tengo un buen Seminario de Manejo del Tiempo. ¿Pero explíqueme usted qué está pasando aquí en esta empresa que usted piensa que un Seminario de Manejo del Tiempo va a solucionar? ¿Qué problemas tiene usted que me está diciendo que la solución es Manejo del Tiempo?
Y ahí empezaron preguntas, respuestas, otras reuniones y nosotros salimos de la cuarta reunión, salimos con 1.2 millones de dólares en vez de 10 mil dólares.
Por cierto, esa empresa se llama “Claro”. Es una empresa mexicana que tiene con “Pro Verizon” eso en Puerto Rico.
Se imaginan la diferencia en conocer un concepto. Así que un concepto que tú aprendas en la vida te puede cambiar tu productividad y aumentarla 500 por ciento, mil por ciento o 10 mil por ciento.
Yo haber aceptado eso que me iban a contratar hubiera sido 10 mil contra no aceptarlo, hacer preguntas, averiguar lo que el cliente necesita, que es lo más importante, y entonces salir con Manejo del Tiempo, venta básica, venta avanzada, liderazgo, el cambio, servicio al cliente, una serie de adiestramiento que pudimos hacer con la “Pro Verizon” a través de un año entero.
Así que aplica en la venta obviamente, aplica, claro está, en servicio al cliente, la empresa que se concentra en la relación, no en la transacción, en la relación, como tú ves la relación para que tengas al cliente la vida entera, no una sola transacción.
Adiestramiento de personal.
Pagar el precio ahora, lo estás entrenando, no está afuera produciendo y en la industria del seguro es muy bueno esto.
Ustedes se encargan de estar constantemente adiestrando al personal para que sea más efectivo y cuando lo están adiestrando no está produciendo.
Pero ese es el “Concepto Marshmallow”. Están ustedes adiestrando para que más tarde produzca mucho más. Ese es el “Concepto Marshmallow”.
Y claro, en trabajo de equipo obviamente sacrificar tú para que el equipo pueda ser exitoso. No buscar siempre que se hagan las cosas como tú quieres, sino trabajar en conjunto.
Así que este marshmallow se aplica a muchas, muchas partes de una vida comercial.
Si aplicamos la “Teoría del Marshmallow”, la autodisciplina, todos estamos a una idea aplicada de algo muy grande en nuestras vidas.
Señores, todos aquí estamos a una idea de algo muy grande en la vida de todos nosotros. Puede hacer un libro, puede hacer un nuevo equipo para la detección del cáncer, puede hacer una nueva cobertura en el campo del seguro, puede hacer un invento, un proceso, algo. Todos estamos a una idea de algo muy grande en nuestras vidas.
En el caso mío, volando de San Juan a Puerto Rico y de San Juan, Puerto Rico a Nueva York, yo estaba leyendo un libro que se llama “Inteligencia Emocional”. Ese libro tiene una página exclusivamente, una página dedicada al “Principio Marshmallow” y yo en ese avión dije: ¿Pero cómo es posible, este es el Principio más importante del éxito? Yo tengo que escribir un libro sobre ese Principio, más dos o tres cosas que yo he aprendido en mi carrera.
Ese pensamiento, esa idea aplicaba, ya ustedes como la di, ha vendido 3.5 millones de libros en el mundo entero. Una idea aplicada.
Saben que mucha gente me dice a mí: “Doctor, yo no tengo tiempo para escribir un libro. Yo estoy muy ocupado, yo tengo demasiado trabajo, yo soy muy viejo para escribir un libro, yo soy muy joven para escribir muy joven”.
Entonces les hablo siempre del caso del caso de Jim Dominic Bocbic.
Jim Dominic Bocbic es un individuo que tenía un trabajo espectacular, era editor de la Revista El, en Paris, Francia.
Ganaba muchísima plata, se había comprado un VMW, se lo llevaron a la oficina con un chofer, él pidió que lo llevaran a la casa para enseñárselo a sus hijos, varón y hembra, la hembra no estaba, el varón estaba. Y le dijo al chofer: “Quédese aquí que yo quiero que mi hijo monte el carro conmigo”. Y 10 segundos cuando salió en el carro sintió un dolor de cabeza fulminante y lo último que se recuerda es ver la pizarra anaranjada del VMW y cuando abre los ojos, un mes después, está en un hospital francés, con lo que se llama el “Lot it Syndrome”. El Síndrome del Encerramiento.
Es un estrock, es un derrame cerebral que le da a las personas, pero que es muy peculiar, solamente hay 15 mil casos en el mundo, donde te paraliza el cuerpo entero. Tu mente está perfecta, tú estás normal, pero paralizado. Usualmente la persona puede mover algo del cuerpo.
En el caso de él podía cerrar y abrir la pestaña izquierda. Su movimiento era pestaña izquierda, cerrarla y abrirla. Su comunicación al mundo era la pestaña izquierda, cerrarla y abrirla.
Y señores, este individuo escribió un libro de 130 páginas.
¿Cómo lo hizo?
Lo hizo con la ayuda de una mujer que creía en él y todas las mañanas esa mujer agarraba una pizarra, ponía las letras que más se usan en el idioma francés, las más que se unan, contra las menos que se usan e iba letra a letra, palabra a palabra, oración a oración, párrafo a párrafo, página a página. Y así escribió un libro de 130 páginas.
Parece que esa era su misión en la vida, porque Jim Dominic, al libro terminarse, se lo llevaron al hospital, se lo enseñaron, este es el libro y murió dos días después.
O sea, que su misión en la vida era dejarnos saber a nosotros que el ser humano tiene una fortaleza de espíritu capaz de vencer cualquier impedimento que se le presente en el mundo entero, en la vida entera.
¿Y qué más impedimento que esto? Estar paralizado.
Aquí tenemos el caso de Hirotada Ototake, graduado de la universidad a los 19 y publicó un libro, “Sin Brazos y sin Piernas”. Y esa fue mi fuente de inspiración, porque yo escribí mi primer libro que se llama “Sobrevivir Entre Pirañas”, muy vendido en México, por cierto, y yo tenía el manuscrito en un maletín.
Me invitaron a dictarle una conferencia a las profesoras en la Universidad de Puerto Rico y cuando llegué a mi carro me habían robado el maletín con el manuscrito, que estaba escrito en papel 8 ½ por 11. Estaba en papel, no estaba en computadora, yo lo había escrito a mano. Me robaron el manuscrito y no tenía copia y yo hasta ofrecí mil dólares de recompensa el que me devolviera el manuscrito, quédese con la maleta, el manuscrito.
Y nunca apareció y dejé de escribir, yo me desmotivé. Para mí fue un golpe fuerte, hasta que conocí a Hirotada Ototake y cuando vi que él había escrito un libro sin brazos y sin piernas, ahí fue que yo me entusiasmé y dije: La verdad que está muy mal de mi parte no haberlo hecho, soy un idiota. Voy a empezar otra vez el libro. Ya lo empecé y completé el libro tres años después.
Arlín, una joven cajera en Puerto Rico. A una idea de ser muy superior a las demás cajeras. Esto es un súper mercado barato, sin embargo, ella gana 10 veces lo que gana la cajera normal.
Escribió un libro de poemas. Cuando la gente va a pagar en su mercado, le dice: “Ay, quiere comprar el libro mío de poemas y pongo su futo en la pared”. Y tiene la pared llena de fotos con todos los clientes que le han comprado el libro.
Ya va por su segundo libro, ya le hacen entrevistas en la radio y en la televisión. Le cambió la vida una idea aplicada de algo muy grande en su vida.
Yo estaba en Los Ángeles firmando un libro y al lado estaba este tipo, un niño de 10 años firmando un libro. Ha elegido un libro “Cómo Convertirse en un Experto Blogueando a los 10 Años”.
Señores, el mundo ha abierto posibilidades para todos en cualquier edad, en cualquier circunstancia y es de esos amazon.com.
Este individuo, una idea, una idea que fue vender un libro que se haya impreso en cualquier idioma en menos de un minuto.
Ya es un negocio billonario una sola idea.

La gente de Google. Los Google-boys, con Marc Mitch que es el de en medio, una idea muy simple. Acceso a toda la información en el mundo al momento.


Una idea y le ha cambiado la historia a la humanidad.
Bill Gates, una idea. Un ordenador en cada hogar ha cambiado el mundo.
Aquí lo tuvieron hoy. ¿Verdad que está un poquito más viejo ahí que en las fotos…?Steve Wozniak.
Empezaron lo que se llama Apple, un fenómeno que lo convirtió de un garaje a la empresa más capitalizada del mundo entero. Una idea.
Señores, las ideas hacen el mundo.
Wal-Mart, una idea simple y barato. Aumentó el tamaño de los carritos de compra y la venta de productos caros. Los microwave aumentaron 50 por ciento.
Una idea de un individuo que se le ocurrió, vamos hacer el carrito más caro y la gente entonces se ponía el horno en el carrito y aumentó la venta 50 por ciento.
Señores, las ideas son multiplicadoras. Usted las tiene y cambia y lo lleva a otra perspectiva y a otros resultados.
Hasta los abuelos en Alemania han inventado un ISO para el iPad que a mí nunca se me hubiera ocurrido. Esta nieta le ha regalado un iPad a su abuelo y cuando están lavando los platos le pregunta: “¿Abuelo, ya bajaste las aplicaciones que yo te dije que bajaras en el iPad que te regalé?”.
Y miren lo que pasó:
(Presentación de video)
¿A quién se le ocurre esa idea?
Un nuevo uso que nunca había pensado nadie.
¿Quién reconoce a esta mujer, Andrea Pallais? ¿Alguien la conoce aquí?
Si yo hablo a Houston todo mundo la conoce.
Esta señora ahí como tú la ves, Andrea Pallais, es horrible lo que ella hizo. Ella mató a sus cinco hijos, los ahogó y cuando se dio la noticia en televisión, por cierto, salió inocente. El marido de ella testificó a su favor.
Por lo tanto, no está en una prisión, está en un centro mental, porque probaron que era una depresión pos parto, depresión.
Y cuando eso pasó, este señor estaba viendo televisión y le dijo su mamá: “Mamá, tú te imaginas lo desesperada que esa mamá tiene que haber estado para haber ahogado a sus propios hijos”.
Y Martha le dijo: “Yo he estado en esa situación”. Eso no es lo que quería oír, obviamente esa respuesta lo horrorizó y lo fascinó.
Esa conversación lo convenció que tenía que escribir sobre eso. Y ahí de ese pensamiento, de ese momento salió una idea que se convirtió en una serie de televisión más exitosa a nivel mundial, que posiblemente la hayan puesto en México, en Estados Unidos se llamaba “Destrued Housewives”.
Salió de ahí, de hechos horrorosos salen ideas que le dan la vuelta al mundo.
Mike Burnett, meter un montón de tipos en una isla, que se maten entre ellos y salga uno. “Survivor”. Una idea.
Federico Álvarez. 500 dólares. Desarrolló un video de efectos especiales el cual llamó “Ataque de Pánico”, una invasión terrestre en la Ciudad de Montevideo, lo subió a YouTube. Le dieron un contrato de 30 millones de dólares para que haga una película en Hollywood y él pidió filmarla en Montevideo, para darle trabajo a los uruguayos. Una idea.
¿Cuándo en la vida de la historia tú podías tener un trabajo y que alguien de Hollywood lo mirara? Nunca.
Pero ya el internet, YouTube, Facebook, Twitter, ya te permite, Instagram, te permite ese contacto a nivel mundial y donde quiera sale una oportunidad.
Algunas veces la vida nos tira una curva.
Penn Swelling, 37años, atropellado por un camión. Sobrevivió, pero perdió sus dos piernas. Sin embargo, nunca perdió la voluntad de vivir y adaptarse a sus nuevas circunstancias. Ese es Penn Swelling, haciendo ejercicio, adaptándose a su circunstancia.
¿Y qué hizo ahora?
Lo convirtió en un hombre muy rico. Abrió una cadena de súper mercados que se llama “Medio Hombre, Medio Precio”.
Usando su desgracia como motor para vender en el súper mercado.
Señores, es todo la actitud y él dijo algo muy profundo: “Para lograr algo que nunca has tenido, tendrás que hacer aquello que nunca has hecho”. Y eso es exactamente lo que él hizo.
Una idea para ser diferente.
Un policía que es un trabajo rutinario, un trabajo que tú puedes pensar que no tiene mucha creatividad. ¿Dirigir el tráfico qué creatividad puede tener eso?
Él fue creativo y de ese trabajo hoy en día ya no trabaja en eso y es bastante famoso en el país, porque miren lo que se le ocurrió a él.
(Proyección de video)
Se pueden imaginar, lo convirtió en la Ciudad de New Hampshire la gente iba a verlo a él. Le trajo turismo a la ciudad, turismo. Simplemente por ser diferente.
Hoy en día es mi competidor, es orador motivacional y da conferencias por todo el país.
Una simple idea, cambiarse el nombre. Ralph Lauren.
Ustedes han comprado ropa de Ralph Lauren, ¿no?
¿Hubieran comprado la ropa si se llama Ralph Liftchets?
No, sabía que Liftchets no le venía una camisa. Cambió una sola cosa.
Una cosa te lleva a otro nivel.
¿Cuál es la persona que más abajo está en la sociedad?
El desamparado que está en una luz roja pidiendo limosna.
Ese es el ser más bajo en la historia de la sociedad.
Está pidiendo limosna en una luz roja.
Hasta en eso, creatividad te lleva a ser productivo y por eso saco este ejemplo de aquí, de un señor que está parado en la calle, Luisa esquina de Diego, en Puerto Rico.
Eso que está ahí tiene Visa, Master Card, American Express, se lo robó de algún lado, ese aparatito se lo robó de algún lado.
Y fíjese usted que mi picture cuesta tres pesos.
Por favor, necesito que alguien, después de saber mi condición de parapléjico y diabético, me ayude a pagar mis cuentas de 144 dólares que me cubre la comida y el techo.
Sabe esta psicología. Yo noté: ¿Por qué pusiste el letrero en inglés?
Ah, porque los que tiene plata son los americanos que vienen de turistas.
¿Sabes de psicología? Pides 144, eso indica a que va a bajar la plata. Lo contó, eso está asentado. Pudiera haber pedido 150 o 200, pero sabe que decir 144 le da seriedad al pedido, porque estás pidiendo una cantidad exacta.
Yo le pregunté: ¿Alguien te ha dado o algún gringo te ha dado 144 dólares? Me dije: “Nunca. Tres me han dado 100 dólares”.
Cien dólares en una esquina, cuando lo que da la persona promedio son 25 centavos. 400 veces lo que gana el tipo que está en la esquina de al lado por una idea que lo llevó a otro nivel.
Señores, la creatividad es muy importante. Una idea aplicada te lleva a otro nivel, no importa cual bajo estés tú en el mundo económico.
Una idea para mí muy provechosa, mi tarjeta de presentación.
Si ustedes miran su tarjeta de presentación, usted analícela. Si no es una tarjeta que sea memorable, que la gente no la quiera botar, que la gente quiera quedarse con ella, tienes que pensar ¿qué tú haces para tener una tarjeta que sea tan buena que la gente no la va a botar? Porque esa es tu principal arma de mercadeo. Sin embargo, la gente tiene la tarjeta bastante plana, bastante simple y, sobre todo, un lado en blanco.
¿Tú irías a una guerra y antes de ir a la guerra, te dice: Aquí está la ametralladora, tienes 100 balas y te dicen, quítale 50?
No, tú pelea con las 100. ¿Por qué tú vas a tener la mitad de tus tarjetas en blanco?
Pon una oferta, pon algo en la otra empresa, pon los valores de tu empresa, algo, algo que la persona quiera quedarse con esa información. No la tengas en blanco.
Mis tarjetas han sido muy exitosas.
También de mis libros sacar esta tarjeta, después saqué un librito de motivación. Entonces so ideas para sacar, obviamente para mercadear. ¿Pero cuánto valdría que en la oficina de un presidente de una empresa muy grande tenga eso en su escritorio?
Eso me representa a mí una ventaja competitiva.
A veces esa idea aplicada significa tomar riesgos.
Todo el mundo me dijo: “Joachim, no seas ridículo, ¿cómo tú vas a tener una tarjeta que es un millón? Eso es una ridiculez.
Pero yo me tomé el riesgo y me resultó. Llevo 20 años con las tarjetas.
Soportar la crítica de otros, me criticaron mucho.
Admití tu ignorancia. A veces tienes que admitir que tú no sabes.
¿Para qué? Para buscar nuevas ideas, aprender a hacer preguntas correctas, escuchar lo que otros preguntan para ver qué aprendes de otros y eliminar el miedo e ir contra lo que se llama el “Conventional Wisdom”. Lo que todo el mundo piensa.
Esa es la clave, ir en contra de lo que todo mundo piensa y eso te hace diferente.
Yo hice un estudio sobre la sociedad y llegué a la conclusión que nosotros estamos divididos en tres por ciento, siete por ciento, 60 por ciento y 30 por ciento.
Los tres por ciento son los exitosos, son pioneros, toman riesgos, cometen más errores porque hacen cosas que nadie ha hecho. Le dan permiso al resto de la sociedad, rompen paradigmas.
Ejemplos en países: Alemania, Estados Unidos, Israel.
Ejemplo en compañías: McDonald´s, Google, Amazon, Apple.
¿Quién conoce Presbyterian Ministries? ¿Alguien la conoce?
Esa es la primera empresa de seguros en la historia de la humanidad. 250 años se estableció gracias a mi amigo Bryan que me dio el dato.
Eso es ser pionero.
En México, CEMEX ya están a nivel mundial, son clientes míos en Puerto Rico: BIMBO están en muchos países; SEGUBECA, in invento de Seguros Monterrey y hoy en día se o ye EDUBECA, TATABECA y todos lo becas copiados por otras empresas. Y son exitosos.
¿Quiénes vienen después, los siete por ciento?
Exitosos también, pero toman menos riesgos, cometen menos errores, vigilan a los tres por ciento y toman acción.
Japón, China, Corea del Sur, copian a los otros países, pero son exitosos porque copian a otros.
Así que tú puedes ser exitoso inventándolo tú o puedes ser exitoso aprendiendo de otros y mejorando, si puedes, el invento.
Los 60 por ciento.
Estos caen en la zona de comodidad, trabajan de nueve a cinco, ven novelas, toman cerveza, hacen el mínimo que se necesita.
A mí me probaron que la reencarnación existe. Porque de nueve a cinco están muertos, a las cinco y minutos resucitan. Salen por la puerta para afuera otras personas, pero en el trabajo están muertos.
Ese 60 por ciento caen en la zona de comodidad y tienen unos grandes problemas, no saben que son 60 por ciento y te quitan la fe o la confianza en ti mismo.
Esos son los que te dicen a ti: “Espérate, tú te vas a meter a vender seguros. Pues tú estás loco. La gente se mete a seguros y se da de baja. Le vas a vender a tu mamá, a tu papá, a tu tía y al vecino y ahí se acabó. Deja eso, no te metas en eso y te quitan la fe.
Y la empresa de seguros es una de las profesiones más lucrativas e interesante y que sirve al mundo más que otras profesiones, porque ustedes aseguran a una persona en su peor momento que es muerte, problemas de salud o accidentes.
Así que estas gentes son obviamente bastante… no son exitosos.
La labor tuya sería tratar de sacarlos en tu empresa, llevarlos al siete o al tres. Sacarlos de la zona de comodidad.
Y los 30 por ciento son el gran problema que tenemos en la sociedad.
¿Cómo lo vamos a resolver?
Todavía la psicología no los ha descubierto. Quieren algo a cambio de nada, quieren quitarle a quien se lo ganó, hacen trampa, roban, mienten, muchos caen precios, alcoholismo, drogadicción, algunos se meten a políticos o muchos. Pero esos son los que tenemos que ver cómo los arreglamos.
Y esto me trae a los tres tipos de personas en nuestra sociedad.
Hice otro estudio de ¿en qué vivimos la sociedad?
Y esta puede ser una división interesante.
Los egoístas, los altruistas, que mis colegas me han dicho: “No digas altruistas, di idiotas, los idiotas”. Y los tres una carga para los demás.
¿Quiénes son los egoístas?
Aquellos que piensan: Cómo yo triunfo, cómo yo hago lo que tengo que hacer, cómo yo me sacrifico, yo no me como el marshmallow, yo soy disciplinado, yo planifico, yo trabajo duro.
Cuando tú estás en un avión la azafata te dice: “En caso de emergencia pónganse usted la máscara y después se la pone a los niños”.
Tú no puedes amar a alguien si no te amas a ti mismo, tú no puedes ser exitoso si tú no eres exitoso primero.
Y yo dije: ¿Cómo yo puedo probarles esto a ustedes que son mis clientes, personas que yo les hablo en todo el mundo? ¿Cómo lo puedo probar?
Bueno, hice un estudio de dos abuelas. Entrevisté a varias abuelas y encontré que había un grupo de abuelas egoístas. Van al gimnasio regularmente, cuidan su salud, lucen muy bien, son exitosas en su negocio, cuidan sus gastos, saben cómo llevar la vida.
Y me encontré con las otras abuelas, las abuelas altruistas, para no decir idiotas. No van al gimnasio, no cuidan su salud, sobrepeso, trabajan mucho, gastan más de lo que ganan.
Señores, ¿a quién quieren más los nietos? Los nietos quieren a la abuela egoísta. Y eso lo probé yo científicamente.
¿Por qué? Porque la abuela egoísta tiene la habilidad de tirarse al piso a jugar con los niños, se trepan a los árboles, juegan con los niños.
La altruista no puede, no se puede levantar, no tiene contacto con los niños.
La abuela egoísta tiene la habilidad de cuidar a los niños un día a la semana, la otra no, porque no tiene plata, tiene que trabajar.
Por lo tanto, entrevistando a mamás de niños que tienen abuelas, la mamá del esposo y la mamá de la esposa, muchas me dijeron: Sabe qué, doctor, una de las abuelas se va a convertir en una carga para los demás. La abuela altruista se convierte en carga para los demás.
Así que obviamente, señores, usted tiene que pensar que primero tiene que ir usted.
Bill Gates, egoísta.
¿Qué hizo después? Le ha regalado la mitad de su plata a los más pobres del mundo.
¿Muchos filántropos egoístas? Hicieron billones de dólares y ahora se lo dan a los pobres.
¿Por qué? Porque tú primero eres egoísta y después lo repartes.
Pero si usted es de las personas exitosas. Las personas exitosas tienen algo en común, entienden claramente cómo administrar su tiempo.
Bill Gates, en una entrevista dijo: “La decisión más importante que tomo todos los días, es cómo utilizar mi tiempo”.
¿Cómo yo utilizo mi tiempo?
Y aquí entro en algo muy importante que es esto: Todos tenemos 24 horas al día, pero todo el tiempo que ustedes gastan, todo lo que usted hace durante el día y la noche, usted está en cuatro cuadrantes.
El peor es urgente importante o importante no urgente, urgente no importante y no urgente y no importante.
Las abuelas altruistas están en el tres, urgente pero no importante.
Las personas que están en una empresa y no son exitosas, están en el tres.
El uno es crisis, proyectos con fechas límites, un fuego.
Hay que hacerlo, ese es el cuadrante de la necesidad. Es una emergencia, tienes que hacerla.
Ah, pero después viene entonces el tres, que es las interrupciones, algunas reuniones, algunos reportes, hacer el trabajo de otros y abandonar el tuyo.
Muchos altruistas hacen el trabajo de otro y abandonar el tuyo. Muchos altruistas hacen el trabajo de otro y abandonan el tuyo y eso no es bueno para la empresa.
Por eso cae al cuadrante de la decepción.
El cuatro es tiempo perdido, actividades en exceso, novela, chismes. Ese es el perdido.
Y claro, el cuadrante que tenemos que ir todos y tratar de ajustar nuestras vidas para llevarlo a la mayoría de nuestro tiempo al dos, porque el dos elimina al uno bastante, es la planificación, la preparación, desarrollo de relaciones, la reinvención, reinventarte.
Ustedes están en el cuadrante dos ahora.
Tengo una conferencia aprendiendo del señor que habló sobre las leyes, aquí estamos hablando de motivación, después viene el señor Ashe para hablarles de seguro. Ustedes están en el cuadrante dos, están aprendiendo para ser más exitosos después.
Cuando usted está en el cuadrante uno todo el tiempo, las crisis viven en emergencia todos los días de su vida.
¿Dónde termina? En el cuatro, ataque al corazón, enfermedad, deshabilitado, un derrame cerebral.
Por lo tanto, hay que aprender a manejar el tiempo.
¿Cuánto tiempo me queda, César?
Cinco minutos.
¿En cinco minutos qué puedo hacer?
Voy a hablar del Sultán Elefante.
Este principio es sobre el mundo de los deportes.
Yo estaba contratado por Panamá para unos Juegos Centroamericanos y del Caribe.
Una niña nadadora de 100 metros, ella es buena en los 50, pero no los 100. Ella iba a ganar medalla de oro en los 50, pero en los 100 no tenía mucho chance.
Cuando terminamos las clasificatorias está en tercer lugar, tiene por la noche qué nadar para la medalla de oro.
Y estábamos en la Villa Olímpica, íbamos camino a la Villa Olímpica en el bus y estaba llorando, y yo le pregunto: ¿Qué te pasa, te sientes mal? Tengo que llevarte al médico.
Y me dice: “Yo no puedo ganar. Ellas son mejores que yo, mi carrera no son los 100 metros, mi carrera es los 50 metros”.
Después de almorzar, yo le dije muy simple: “Eileen, tú alguna vez has ido a un circo”.

-Dice: Sí, ¿me vas a llevar?

-Bueno, algún día te llevo. ¿Tú has ido por las mañanas cuando están practicando?

-Y me dice: No.

-Yo sí.

Cuando tú vas al circo por la mañana vas a ver domadores, vas a la gente jugando con los perritos, con los monitos, trayendo la Coca-Cola para el día, pero vas a ver al final del circo un elefante grande, fuerte atado a una estaca pequeñita.



Eileen, ese elefante tiene la fuerza para escaparse, sin embargo, nunca va a intentar escaparse. ¿Por qué?

-Dice: Ah, porque le gusta estar ahí.

-Le digo: No, no le gusta estar ahí. Está ahí porque piensa que no se puede escapar, porque un día se levantó por la mañana, bueno, chiquitito se levantaba y decía: yo me quiero ir de aquí, yo no quiero estar aquí, yo quiero estar con mi papá y mi mamá, yo quiero estar en África. Y un día, Eileen, se levantó por la mañana y tomó una decisión, y la decisión fue más nunca en la vida voy a intentar escaparme.

Por lo tanto, Eileen, se quedó en estaca el resto de su vida.

¿Por qué te estoy diciendo a ti eso?

-Y dice: ¿Por qué tú me dices eso?

-Porque tú eres el elefante.

-¿Por qué tú me dices eso?

-Porque tú crees que vas a perder los 100 metros.

Para qué vamos a competir… ¡Ya perdiste!

Sin embargo, tú eres la más fuerte, tú eres la mejor nadadora, tú eres la que más ha practicado, tú eres la mejor aquí. Pero tú crees que nada más ganas 50, tú no crees que tú ganas 100.

Pero mi amor, hoy tú suelta al elefante y hoy tú ganas medalla de oro.


Bueno, cuento largo o corto, Eileen Coparropa ganó medalla de oro en los 100 metros con un récord Centroamericano y del Caribe.
Ella sale de la piscina llorando, yo la estoy felicitando: Estableciste un récord, qué feliz me siento.
¿Pero cómo nadaste tan rápido, estableciste un récord?
Y me dice: “No me vas a creer, yo me tiré al agua y dije: tengo que ganar, tengo que ganar, tengo que ganar. Llegué a la pared, di la vuelta, tengo que ganar. Y Joachim, faltando 10 metros la mente se me fue en blanco”.
Le digo: ¿La mente se te fue en blanco… y qué pasó?

-Lo vi.


-¿Qué viste, hija mía?

-Vi al elefante, lo vi amarrado a esa estaca y yo dije: “Yo más nunca estaré en esa posición. Yo de ahora en adelante me desarrollaré y ganaré los 100 metros”. Y ganó los 100 metros.


Esa noche yo me preguntaba: ¿Cuántas personas estamos que no hemos desarrollado nuestro potencial, cuántas personas tenemos potencial para mucho más, pero tenemos un bloqueo mental que no nos permite desarrollarnos, tenemos algo que no nos deja de verdad desarrollar nuestro potencial? ¿Por qué? ¿Por qué vas a perder sin ni siquiera intentarlo? ¿Por qué vas a dejar la universidad porque piensas que estás viejo? No, hay gente de 80 años acabando la universidad. ¿Por qué vas a dejar de saltar en un avión en paracaídas porque tienes 70 años, cuando Glen se tiró a los 73? ¿Por qué tú vas a pensar que tú no puedes? ¡Abre tus posibilidades a cualquier cosa en la vida!
Pero harán preguntas que se hace la gente es: ¿Será fácil cambiar?
Y para eso, tengo que irme ya para cerrar la conferencia, ojalá tuviera más tiempo, me hubiera encantado enseñar otros ejemplos, pero ya pasará la conferencia.
Quiero que vean esto que está aquí, para ver si es fácil cambiar.
Cuando yo cuente tres, vamos a leer los colores: azul, amarillo, verde, azul, rojo, azul, amarillo, verde, azul, rojo.
Están las letras, pero en diferentes colores… ¿Cierto?
Cuando yo cuente tres todos juntos vamos a leer los colores.
Azul, amarillo, verde, azul, rojo, azul, amarillo, verde, azul, rojo”.
Okay, fue la primera vez.
Así que, saben qué, aquí hay más espíritu, aquí hay más gente triunfadora.
Vamos más alto, todos juntos, uno, dos, tres:
Azul, amarillo, verde, azul, rojo, azul, amarillo, verde, azul, rojo”.
Muy bien, señores. Primera regla de motivación.
A la gente pídale lo que tú quieres que haga. El ser humano quiere hacer las cosas bien, nadie se levanta por la mañana: “Lo voy hacer bien mal hoy. Hoy lo voy hacer bien mal”. ¡Nadie!
Por lo tanto, lo que tú piensas solamente se hace.
Lo que tú pides y mides, se hace mejor. Pedir y medir, se hace mejor.
Y lo que tú pides, mides y reconoces, se hace aún mejor.
El cambio.
Es muy fácil ver que el azul está en rojo, el amarillo en verde, el verde en rojo, el azul en amarillo.
Todos conocemos los colores. Vamos a ver si nuestro cerebro nos permite hacer un cambio rápido.
Todos juntos, cuando yo cuente tres, los colores: rojo, verde, rojo, amarillo. Uno, dos, tres.
Rojo, verde, rojo, amarillo, verde, rojo, azul, rojo, amarillo, azul.
¿Qué pasó?
Es difícil cambiar, pero se puede hacer.
Espero en una conferencia futura que podamos estar juntos, enseñarles lo que hemos aprendido en la Universidad de Harvard, en cómo podemos reprogramar el cerebro humano, cómo podemos ya prácticamente cambiar la mentalidad de cualquier persona y cómo podemos hacer que la gente logre lo que es la felicidad, que es cinco áreas balanceadas que solamente el siete por ciento de la humanidad logra balancear.
Me despido de ustedes con un poema que para mí es muy importante, dice así: “El mejor día de tu vida es aquel que tu vida es tu vida, sin excusas, sin recostarte en nadie, sin depender de nadie, sin echarle la culpa a nadie. El regalo de la vida es tuyo, es un viaje maravilloso y solamente tú eres el responsable de lo que sucede en ese viaje”.
Con eso me despido.
Muchas gracias y a todos mucho éxito.
Presentador: Muchas gracias, Joachim.
Le voy a pedir a María Luisa Ríos, Directora de Comunicación de AMIS, que me ayude entregarle un reconocimiento a Joachim y le damos otro fuerte aplauso, por favor.
Vamos a tomar un break.
(Receso)
-------oo0oo-------


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad