Modulo psicologia



Descargar 360.5 Kb.
Página5/6
Fecha de conversión17.12.2017
Tamaño360.5 Kb.
1   2   3   4   5   6
La comunicación humana

Dijimos que en la base de los fenómenos vinculares que hacen al pensamiento, encontrábamos a la comunicación y al aprendizaje. La comunicación consiste de manera general en la transmisión de información de un emisor a un receptor a través de un canal (palabra, letra escrita, etc.). Esa información se transmite en un mensaje con un código que el receptor interpreta. Esta definición de la comunicación ha sido complementada por la analogía orquestal, que refiere a una circularidad, a una interacción múltiple.


La comunicación es entonces un sistema (conjunto de elementos interrelacionados, donde si se modifica uno se altera el orden de los demás, los sistemas pueden ser cerrados: no dejan pasar información o abiertos: interactúan con la información del medio).
Comunicar no es algo que alguien le hace a otro, es un proceso que está continuamente actuando en cada uno de nosotros. El fenómeno básico que define cada situación en la que se produce comunicación humana consiste en el momento en que una persona tiene en cuenta algo; ese algo es cualquier cosa que pueda ser considerada significativa tanto por los seres humanos en general como por una persona en particular. Lo que determina el hecho de comunicación es la afectación del receptor por los significados, independientemente de la presencia o no del elemento comunicador.
Debemos decir que el concepto de comunicación es amplio. La comunicación se desarrolla dentro de un contexto en donde los ambientes no solo facilitan u obstaculizan la misma, sino que también comunican, ya que son fuentes de significación. A esta comunicación se la denomina mediata.
Sabemos que para comunicarnos tenemos un sistema selectivo de conversión de los datos sensoriales en unidades informativas, lo que denominamos código. Entre dos personas no se transmiten objetos reales sino conceptos o representaciones de lo real. Los códigos humanos se caracterizan por tener múltiples interpretaciones, enfrentan una polisemia estructural (La posibilidad de que una palabra tenga muchos significados).
Todo lo dicho anteriormente deja ver lo dificultoso del planteo vincular apoyado en lo comunicativo. Dado el carácter equívoco de la comunicación humana, los interlocutores necesitan articular procedimientos de reconocimiento de la comprensión correcta. A este fenómeno se lo llama de retroalimentación, como intento de regular los intercambios. Consideramos entonces la comunicación como un proceso de negociación y construcción.
ACTIVIDAD N° 18
Jorge y Graciela están en su casa. Hoy, a las doce de la noche, cumplen veinticinco años de casados. Jorge piensa en todo lo que pasaron juntos: La construcción de la casa, los hijos, los problemas vividos en común... Tantos años y en un abrazo le dice a su esposa “Sos la mujer de mi vida”.

En ese mismo momento en la discoteca, Alejandro que está medio borracho decide encarar a una de las chicas de la barra. Medio tambaleante se acerca a Laura, que le sonríe, Alejandro le hace un guiño y se pavonea. Al estar cerca le dice “Tipo queeeé... Sos la mujer de mi vida”.
1) ¿Alejandro y Jorge, dicen lo mismo?

2) ¿Por qué aquí habría un efecto de polisemia?, ¿Qué habría que tener en cuenta para comprender cada situación?

  1. ¿Debería Laura aclarar lo que Alejandro le comunica?

  2. En el caso de Laura y Alejandro ¿Quién es el receptor y quién el emisor?, ¿Qué tipos de códigos intervienen?, ¿Cuál es el mensaje?, ¿Hay retroalimentación?



Los orígenes del hombre en la cultura

Pensar al hombre desde esta perspectiva nos lleva a los orígenes. Al nacer todo niño se encuentra en un mundo desconocido desde donde le llegan sensaciones caóticas, no hay un conocimiento de sí ni del mundo, siéndole imposible diferenciar la actividad materna, los cuidados y el cuerpo materno de sus propios movimientos destinados a reducir la tensión; producto de la pérdida del estado de equilibrio intrauterino. La noción de adentro - afuera se irá construyendo en una secuencia de experiencias.


El aprendizaje en el primer período de la vida está dominado por la fragmentación, la precariedad y la inestabilidad. Poco a poco, van surgiendo por maduración y aprendizaje distintos niveles de organización de la experiencia. No hay en el inicio noción de objeto, espacio, tiempo y causalidad. Sucesivamente, las percepciones se organizan en dos polos: pecho materno, cuerpo materno, placer. Ausencia de esos objetos, displacer, produciendo fuertes emociones que comúnmente llegan al adulto como angustia y llanto. Estas asociaciones primitivas son antecedentes de un registro de causalidad, de secuencia temporal, como un registro del otro - objeto diferente y externo.
Objeto sería aquí una constelación de sensaciones y emociones. Es este juego de presencia - placer, ausencia - displacer, lo que permitirá en ese sujeto de la necesidad la posibilidad de representar, evocando en ausencia.
Podemos aquí plantear un modelo primario de entender el mundo: frente al aumento de los impulsos, debido a la necesidad dirigida a un objeto, y a la ausencia de éste, la descarga de la tensión se produce a través de una satisfacción alucinatoria (se intenta "pensar"). Pero esta alucinación cae, ya que la necesidad persiste pudiendo plantear entonces un modelo secundario de conocimiento: donde frente al aumento de los impulsos y a la ausencia del objeto de la necesidad, se da una demora de descarga con la consecuente operación sobre el medio y la posterior satisfacción (el niño se ve obligado a pedir, le "llora" a otro y demanda para descargar su sensación de hambre, frío, etc.).
Es justamente allí, en la posibilidad de demora de la descarga (demora porque no logra la satisfacción con la imagen o idea), donde se ubica la posibilidad de pensamiento y de relación con otros. Vemos como esto vincula el conocer con el poder tolerar la frustración de haber perdido una sensación de completud narcisista (entendiendo el narcisismo como la propia valoración positiva del yo al sentirse completo y omnipotente, como cuando se estaba en el vientre materno).
Tanto la gratificación como la frustración van llevando al pensamiento y a la posibilidad de encuentro con el mundo.
Encontramos que el ser humano tiene una tendencia básica hacia la satisfacción, denominaremos a esta, pulsión para poder distinguir esta tendencia del instinto, (esquema de comportamiento heredado y determinado genéticamente, de los animales).
El hombre y sus pulsiones
Según Sigmund Freud habría una energía psíquica, de carácter sexualizado, a la que denomina libido; esta energía tiene la capacidad de unirse a los objetos (entendiendo como objeto no solo las cosas sino el mundo y la realidad en general), confiriéndoles importancia e interés psicológicos. Como metáfora diremos que la pulsión sería la externalización y recorrido sobre los objetos, realidad y medioambiente, de dicha energía producto del cuerpo y sus impulsos y del psiquismo propiamente dicho.
La pulsión es un concepto límite entre lo psíquico y lo biológico, en la medida en que es el representante psíquico de una necesidad corporal mediada por la cultura y el contacto con otros. Otra definición que apunta a la misma idea la caracterizaría como una medida de exigencia impuesta a lo anímico como resultado de su conexión con las necesidades corporales. Se compone de una representación (en pensamiento) y un afecto (sentimientos y emociones), ligado a ésta.
Elementos y objeto de la pulsión
Distinguimos como elementos: una fuente u origen que son las zonas erógenas (zonas corporales privilegiadas de producción de placer), un fin que es la satisfacción, una fuerza que es la energía constante, y un objeto o cosa con la que se satisface. Lo esencial con el objeto de la pulsión es su permanente insatisfacción dado que el objeto no es fijo sino variable (nuestro intereses y deseos varían constantemente, no son fijos). Es por eso que hablamos de pulsión y no de instinto (tendencia animal que si tiene objetos fijos, por ejemplo el alimento).
Esta variabilidad del objeto hace que entre el objeto buscado y el encontrado haya siempre un hiato o distancia imposible de salvar, de modo tal que el objeto alcanzado nunca permite la satisfacción plena o total de la persona. Entonces, entre la tendencia a la satisfacción de la pulsión y el objeto deseado (que no es fijo sino variable), media un resto de satisfacción que da lugar al factor pulsionante, es decir, a la permanencia de la tendencia misma.
El objeto de deseo hacia el cual tendería la pulsión esta relacionado con la primera experiencia de satisfacción, estado primitivo y original en el que la necesidad habría sido satisfecha totalmente en le vientre materno, y sobre el que se apuntalaran los objetos posteriores.
La sublimación
Entre los destinos que puede alcanzar la pulsión, hay uno que nos interesa especialmente que es la sublimación. Encontramos a la sublimación como una actividad creativa que permite las descargas pulsionales inconscientes en formas culturales.
Es a través de la sublimación que la pulsión se satisface en un objeto no sexual sino cultural, es decir, que el fin de la pulsión (que es su satisfacción), no se alcanza con un objeto erótico sino con una meta cultural.
Todas las producciones intelectuales, artísticas y científicas, se basan en esta posibilidad de la pulsión de sublimar.
Esta idea es de especial importancia ya que nos lleva a basar la actividad intelectual y el aprendizaje en la capacidad de desear. El deseo, de tipo inconsciente es el motor de la pulsión, por lo cual en cualquier situación de producción intelectual hay un anclaje en este plano afectivo del deseo y en la posibilidad de descarga pulsional.
ACTIVIDAD N° 19
Hay niños que si se frustran rompen cosas, otros lloran y demandan. Algunos nos dicen que no van a querernos más y nos desestiman, otros se aíslan y se callan parcamente. Freud decía que para conocer a un adulto hay primero que conocer que niño ha sido. Así hay adultos que cuando se frustran, regresionan a momentos anteriores del desarrollo de su psiquismo: Son adultos que rompen o se violentan, o lloran, o desestiman o se aíslan mostrando su impotencia para solucionar un problema, vuelven a su infancia y a la modalidad de conducta que han aprendido que les era eficaz como descarga de su estado de frustración.


  1. ¿Por qué la niñez es tan importante para conocer a un adulto?

  2. ¿Por qué las primeras experiencias son el fundamento de nuestro psiquismo y de nuestra personalidad? ¿Cómo intervienen los cuidados maternos o paternos en esta constitución de la persona?

  3. ¿Qué son las pulsiones, por qué su objeto es contingente e inacabado y cuales son los elementos de las mismas (enumere)?

  4. Ante un conflicto, ¿Hay otras maneras de solucionar el displacer que no sean la reacción infantil? ¿Qué es la sublimación?

Identificaciones, autoestima y personalidad


La posibilidad de organizar el universo de experiencias y de alcanzar distintos niveles de representación está dado porque a la persona se le aporta un sostén, una apoyatura vincular ya desde su temprana infancia.
Ese sostén cumple una función yóica (entendido coma la idea de sí que un sujeto tiene como persona). Esa función es la de organizar, transformar, discriminar, es decir, articular con el mundo, debiendo contener ante la frustración y siendo el acceso a la gratificación, motor del deseo de ser ante la necesidad.
Estas representaciones y experiencias van a ir conformando dicho yo produciéndose, en primera instancia identificaciones (estas son una forma originaria de lazo afectivo con el objeto y con los otros significativos de nuestras vidas). Se trata entonces de una primera identificación masiva con un otro de los primeros cuidados (madre, padre, tutor o encargados de la crianza).


  • La auto imagen y la autoestima


Se forja así una auto imagen como ideal del yo (lo que uno cree ser) y un yo ideal (como lo que se aspira a ser). Constantemente nos comparamos con otros, siendo esta comparación autoevaluatoria lo que se considera autoestima. La autoestima queda entonces ligada a este fenómeno imaginario (soy como el otro me ve) y empático (veo al otro desde mi subjetividad), correspondería a la medida en que una persona se aprueba y se acepta a sí misma y se considera como digna de elogio, ya sea de una manera absoluta, o en comparación con otros.
En este modo de conocimiento interpersonal, la empatía se dirige hacia otro individuo desde un marco de referencia interno. Hacemos hipótesis y analogías sobre los otros intentando conectarnos, y encontrar significados con el marco de referencia interna de los demás, entrar en consonancia con el otro, produciéndose así una experiencia, una corriente parcialmente informe de sensación que tenemos en todo momento. Se da de manera preconceptual con un contenido de significados implícitos de modo que nuestros significados personales se forman en esa interacción.
Las identificaciones secundarias comienzan cuando el niño se ha diferenciado de la madre e incluso registra la presencia de otros seres significativos, descubriendo así que también existen límites para la relación con su primer objeto afectivo. El yo se ha conformado, en este contexto, en una estructura compleja, debe mediar entre la propia satisfacción y la realidad, adquiere defensas y reprime las representaciones altamente displacenteras o desestructurantes, las cuales pasan junto con las tendencias a la satisfacción a conformar una estructura inconsciente de la cual surgen motivaciones que el yo no siempre controla.
La internalización de modelos paternos creará otra instancia con la que el yo negocia. Esta estructura consiste en la internalización de las exigencias y prohibiciones parentales, que conforman una conciencia moral y el ideal del yo.
Hasta aquí hemos desarrollado los aspectos intrasubjetivos del sujeto de conocimiento. A continuación abordaremos el mismo desde una mirada psicosocial.

La socialización
El desarrollo bio - psicológico permite al niño socializarse, el interjuego de identificaciones permite que su yo interactue con la realidad y que asuma nuevos roles e internalice los de los demás. Este acceso a lo simbólico, instaura la socialización primaria. De a poco, el proceso de maduración hace que las redes vinculares se expandan: será primero la familia y luego la escuela.
Las instituciones son las encargadas (junto con otras instancias) de socializar y hacerse cargo de la tarea de conformar no sólo a un sujeto individual sino solidario.
El ser humano con su psiquismo interactúa con los demás produciéndose aprendizajes y conflictos. Las relaciones sociales son por lo tanto determinantes de estas matrices o modelos internos. Son las relaciones de producción, aquellas relaciones necesarias que los hombres establecen con la naturaleza y los otros hombres para producir materialmente su existencia, para satisfacer socialmente sus necesidades.
A su vez se crean pactos que regulan la convivencia bajo la idea de un bien común, como solidaridad y protección social, aparecen las leyes.
Estas relaciones de producción, material y cultural constituyen la estructura fundante de todo orden social.
A partir de ellas, surge el orden específicamente humano. Surgen los sistemas sociales de representación, emerge el lenguaje, el orden jurídico y toda otra forma normativa. Usualmente llamamos a esto contexto histórico - social. Vemos entonces las tres vertientes en las que un sujeto se gesta intrasubjetiva, intersubjetiva y social. El sujeto por lo tanto, estará determinado por estas formas, no sólo por su propia historia, sino también por las características que la sociedad en su tiempo le brinde.
ACTIVIDAD N° 20
Marque con una cruz aquellas personas y/o instituciones que piensa usted que son determinantes para cada etapa de socialización. Luego fundamente brevemente.





Padres

Pareja

Amigos

Escuela

Trabajo

Instituciones

Sociedad

Socialización primaria






















De 0 a 5 años






















De 5 a 10 años






















Soc. Secundaria






















De 15 a 20 años






















De 20 en adelante

























  • Los procesos grupales

Vemos como no podemos pensar al hombre como un ser aislado, incluso sus comportamientos son complejos porque siempre están enmarcados en una cultura y un contexto donde se interactúa y relaciona con otros.


Habitualmente, a estos tipos de relaciones, que se establecen entre un conjunto de personas se las denomina "dinámica de grupos", término ambiguo que se refiere al estudio sistemático de las fuerzas que actúan en dichos grupos y a los fenómenos que en ellos se desarrollan.
Los hechos producidos en grupos humanos, se distinguen de los hechos tanto psíquicos como intelectuales que se producen individualmente, porque se relacionan con la pluralidad o con un conglomerado de individuos. No existe ninguna personalidad normal que este psicológicamente aislada de los demás, y el estudio de las relaciones con los demás es un capítulo necesario de la psicología individual que aporta su riqueza al estudio del comportamiento humano.
En primer lugar debemos diferenciar al grupo del mero aglomeramiento, definimos como grupo como dos o más personas que comparten un sentimiento de unidad y están ligados por pautas de interacción social relativamente estables.
En general se marcan también diferencias en los posibles grupos que un sujeto puede integrar; definiremos un tipo de grupo como grupo pequeño o primario, el cual tendrá como principal característica la de ser reducido.
En estos grupos cada individuo tiene la posibilidad de percibir "cara a cara", o de manera individualizada a cada uno de los demás integrantes, a su vez los integrantes persiguen la prosecución en común y de manera activa de los mismos objetivos, dotados de cierta permanencia y asumidos como objetivos de grupo que responden a diferentes intereses de los miembros y son valorizados por ellos.
Pueden llegar a producirse relaciones afectivas intensas entre los miembros (simpatías, antipatías, etc.), que pueden constituir subgrupos de afinidades; en líneas generales existe una firme interdependencia de los miembros y sentimientos de solidaridad, unión moral y empatía que incluso se trasladan fuera del grupo y de las acciones en común.
En los grupos se conforman y diferencian, entre sus miembros, roles (líder, organizador, boicoteador, colaborador, chivo expiatorio, vocero, etc.), normas, creencias, signos, ritos y mitos de origen, propios de los mismos, que van mostrando un lenguaje y códigos particulares. Todas estas características pueden no estar presentes a la vez pero son típicas y se dan en gran medida.
Vemos también, que en los grupos suele aparecer conductas que tienden a su mantenimiento, que apuntan a la conservación del grupo como realidad física y como imagen ideal, y conductas de progresión que, sin atentar a su equilibrio, provocan la transformación.

Estas transformaciones pueden ser:





  • De las relaciones de sus miembros.

  • De la organización interna del grupo.

  • Del sector de la realidad física o social en la que el grupo ha elegido sus objetivos.

El primer tipo de conducta caracteriza la reunión mundana o de esparcimiento. Los grupos de acción dan preponderancia al segundo tipo de conducta, sin dejar de lado la primera, son generalmente grupos de debate, y la acción misma implica el último tipo de conducta.


Siguiendo con las características de los grupos pequeños, debemos decir que otro factor importante para definirlos es el de la comunicación entre sus miembros, esta es fluida y frontal (sin intermediarios); según ciertos autores se produce una fusión de las individualidades en un todo común, de modo que la vida comunitaria y el objetivo del grupo se convierten en la vida y el objetivo de cada integrante, por lo tanto la comunicación se da sin tapujos dentro de un marco de confianza plena.
La manera más simple de describir esa "totalidad", es la de decir que se trata de un "nosotros", esto implica la especie de simpatía y de identificaciones mutuas que se expresan naturalmente.


  • El grupo primario


El grupo primario se caracteriza, entonces por los lazos personales internos, cálidos cargados de emoción, que se establecen entre los miembros y que dan la sensación de pertenecer, la solidaridad y la obtención de ventajas mutuas son espontáneas en él, no calculadas. Un grupo primario típico sería la familia.


  • Los grupos secundarios y las instituciones


También existen grupos secundarios, en ellos las relaciones son más frías, impersonales y racionales, tienen características contractuales y formales, la comunicación puede ser indirecta e incluso más por escrito que en contacto directo oral.
Llamamos a estos grupos organizaciones, ya que conforman un sistema social que funciona regido por instituciones (jurídicas, económicas, políticas, etc.).
La organización es, a su vez, un conjunto de personas que persiguen fines determinados, idénticos o complementarios, en ellas encontramos fenómenos complejos que pueden conformar muchedumbres (agrupamientos en masa), agrupamientos propiamente dichos e incluso la conformación de equipos de trabajo y de grupos primarios.
Comprenden un conjunto de estructuras de funcionamiento que rigen las interrelaciones entre las partes componentes y que más o menos determinan las relaciones de las personas.
ACTIVIDAD N° 21
Describa a 3 (tres) grupos a los que usted pertenezca. Diga que función tienen en su vida, qué roles ocupa en ellos y cómo los catalogaría teniendo en cuenta lo visto anteriormente (Grupos primarios, secundarios, etc.).
La sociedad y sus grupos
Históricamente la Sociología y la Psicología Social han estudiado a los grupos humanos que conforman la sociedad dividiéndolos en clases o estratos y definiendo comportamientos y características.
Una clase social es la identificación de un conglomerado humano, a partir de una serie de condiciones objetivas y subjetivas que, en conjunto, configuran una cultura, entendida ésta como un "modo de existencia", una manera de ser, de pensar y de obrar.
Las clases sociales suelen dividirse en alta, media y baja, diferenciadas en superior e inferior, lo cual suele cargar de prejuicios muchos de los estudios que sostienen este ordenamiento jerárquico. También se hace referencia al concepto de marginalidad, para aquellos excluidos directamente de los procesos sociales y productivos, con lo cual se puede apreciar el carácter ideológico de muchas categorías de pretendidamente científicas .

Analicemos algunos conceptos de la psicología social. Al terminar esta lectura le pedimos que redacte un informe síntesis.


La clase media

La clase media, ya que es la más estudiada, quizás porque es la que se presta mejor al análisis, o tal vez porque es la socialmente más numerosa.


Sin lugar a dudas es la que ejerce más influencia en cuanto a normas, valores, actitudes y pautas de conducta.
Comprende a profesionales, empleados, comerciantes, etc., y se la contrasta con la "clase trabajadora" u "obrera", que comprende a los obreros especializados, semiespecializados y sin especializar.
Lo que llamamos clase media se deriva directamente de la burguesía moderna, producto de las revoluciones sociales del siglo XVIII.
Antiguamente los habitantes de "Burgos" o ciudades se dedicaban a alguna ocupación de "servicio", además de la producción agrícola - ganadera y manual.

Los estudios sostienen que esta clase suele tener una orientación hacia el futuro, relegando los placeres y satisfacciones inmediatos o posponiéndolos por mayores recompensas. Esto implica también componentes de insatisfacción y temor, ya que el futuro también es visto como posibilidad de caída en estratos más bajos.
Por eso también se considera que la ansiedad de la clase media esta relacionada con la sociedad de consumo y el afán de mejora socio - económica, relacionados éstos con la abundancia de objetos, que funcionan como símbolos de posición, a pesar de ser producidos en serie.
Los jóvenes de esta clase tienden a "estirar" su adolescencia, permaneciendo en el seno familiar entrada su juventud. Los motivos son variados: imposibilidad de autonomía económica fruto de la falta de empleo y de la merma de posibilidades sociales, familias aglutinantes, comodidad, etc.
Si bien tradicionamente ha contado con sistemas de salud, obras sociales o salud prepaga, así como también derechos jubilatorios y asesoramiento jurídico y financiero, algunos estudios verifican procesos de desafiliación creciente de estos sectores sociales.



  • La clase alta

Si tomamos la clase alta, nos encontramos con que es la clase de la que menos se ha ocupado la psicología social, es variable y cuesta generalizar características; esto se aúna con la escasez de datos producto de la reticencia a ser investigados por parte de sus integrantes.


Para empezar, solo un pequeño porcentaje de cualquier localidad puede ser considerada como de clase alta auténtica, y hasta es posible que en muchas localidades no haya un solo individuo que pertenezca verdaderamente a esta clase. Personas que son consideradas de clase alta en ciertas comunidades pasarían a ser de clase media en otras.
Esta clase social presenta pocas pautas uniformes de conducta y éstas varían en cada región y aún en cada lugar, podemos encontrar desde el ascetismo hasta la excentricidad.
En realidad hay muchas familias de clase media cuyos ingresos y bienes de fortuna son considerables, pero no pueden ser considerados de clase alta, ya que esto se aplica a los individuos que poseen riqueza pero heredada de varias generaciones, lo que da el componente de tradición.
La riqueza de la clase alta no suele ser producto del trabajo, no procede de salarios, honorarios profesionales, dividendos de propiedades o comercio.
La clase alta suele ejercer gran influencia política, a pesar de no intervenir directamente ni de invertir grandes sumas de dinero, su poder radica en el prestigio y la tradición de su posición y fortuna. Suele tener un pensamiento político aristocrático y conservador, pudiendo llegar al sectarismo y la selectividad, al tradicionalismo reacio a la integración y al cambio.
El hombre suele ser el portador del apellido, las uniones suelen ser dentro de los propios grupos de clase, conformándose así redes de familia.
La mujer tiene gran importancia, desarrolla y organiza la vida social de acuerdo a las normas de la tradición, la costumbre y el protocolo.


Si tomamos la clase trabajadora y baja, vemos primero la gran importancia que tiene aquí la subsistencia y el trabajo.


Se suele vivir en los suburbios, en los sectores menos favorables, lo que implica recorrer largas distancias desde barrios alejados de los centros de mayor desarrollo económico, viajando en trenes y ómnibus que suelen ir colmados y atravesar zonas de arduo tráfico para llegar a sus trabajos.
La carencia prima en este sector de la población donde el empleo mal pago, el subempleo y el desempleo se han vuelto críticos.
La mujer participa activamente del sostén de la familia gracias al trabajo doméstico y a tareas manuales, junto con esto organiza la vida familiar y económica.
Los integrantes de la clase trabajadora suelen tener empleos más estables y duraderos que los integrantes de la clase baja, también suelen estar más instruidos ya que trabajan en niveles más altos de especialización y de responsabilidad, tendiendo a alcanzar una posición de clase media.
En muchos lugares los miembros de la clase media y de la clase trabajadora viven en los mismos barrios y a menudo es difícil encontrar diferencias económicas entre ellos.
Podemos encontrar que muchos individuos de la clase trabajadora ganan más que otros de clase media, incluso la movilidad laboral afecta por igual a ambas clases sociales, las dos clases enfrentan desempleo y despidos, inestabilidad, horas extras de trabajo y períodos de escasa actividad y ajuste.
La clase trabajadora suele estar mejor socio - económicamente que la clase baja, sus hijos pueden llegar hasta niveles educativos superiores a los que se da gran valor como esperanza de mejora social, prima la idea de superación.
Se suele cooperar familiarmente, la vida es frugal y los gastos son medidos siendo difícil el ahorro.
La posesión de la casa suele ser muy importante, los gastos suntuarios suelen ser en bienes de consumo de escaso valor (ropa, electrodomésticos, etc.), el tiempo libre es escaso y de haberlo no hay dinero suficiente para invertir en él. El acceso a bienes culturales suele ser altamente restringido (pintura, música, literatura, etc.).
En lo político, la clase baja suele movilizarse menos que la clase trabajadora, la cual esta organizada en gremios y lleva adelante su acción y presión política. Sin embargo se agrupa naturalmente en momentos de crisis: por ejemplo los piquetes.

En la actualidad estas formas de protesta social se han institucionalizado y dichos agrupamientos han dado vida a nuevas formas de participación política y construcción de identidades.


Los grupos sociales no son naturales sino producto de las condiciones de vida material y cultural de una sociedad y de una época en su conjunto.
ACTIVIDAD N° 22


  1. ¿Qué es una clase social para la Psicología Social?

  2. ¿ Cuáles son sus coincidencias con el texto leído?

  3. ¿ Qué agregaría a estas caracterizaciones de las clases sociales que se hacen desde algunos enfoques de la psicología social?






Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad