Modulo III. Desarrollo del lenguaje y el juego



Descargar 102.34 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión13.01.2018
Tamaño102.34 Kb.
  1   2   3   4

MODULO III. Desarrollo del lenguaje y el juego.


Piaget, J

Cap. III “La función semiótica o simbólica” Psicología del niño”. De. Morata, 1981. (Ficha:.332)

Por qué juegan los niños. El juego desde la Teoría Psicogenética: juego de ejercicio, juego simbólico y juego de reglas.

Función semiótica y lenguaje.


Al término del periodo sensorio motor, hacia un año y medio o dos años, aparece una función fundamental para la evolución de las conductas ulteriores y que consiste en poder representar algo por medio de un significante diferenciado y que solo sirve para esa representación, se denomina simbólica esa función generadora de la representación.

CAPITULO 3: LA FUNCIÓN SEMIÓTICA Y LA IMITACIÓN

Los mecanismos sensorio motores ignoran la representación y antes del transcurso del segundo año de vida no se observa una conducta que implique la evocación de un objeto ausente. Cuando se constituye, hacia los 9-12 meses, el esquema del objeto permanente, existe, ciertamente, la búsqueda del objeto desaparecido, pero acaba de ser percibido, y corresponde a una acción ya en curso y un conjunto de indicios actuales permite encontrarlo.

Si no hay aun representación, existe por lo menos, e incluso desde el principio constitución y utilización de significaciones, ya que toda asimilación sensorio motora consiste en conferir significaciones. Pero si hay significación de conjunto, es decir, dualidad entre significados y significantes, estos son siempre perceptivos, indiferenciados en sus significados, lo que excluye hablar, a ese nivel, de función semiótica. Un significante indiferenciado no es aun ni un símbolo ni un signo, es por definición un indicio. Un indicio esta efectivamente indiferenciado de su significado, en el sentido de que constituye un aspecto, una parte, un antecedente temporal, un resultado causal.

Aparición de la función semiótica

En el curso del segundo año aparece un conjunto de conductas que implica la evocación representativa de un objeto o de un acontecimiento ausentes y que supone, en consecuencia, la constitución o el empleo de significantes diferenciados, ya que deben poder referirse a elementos no actualmente perceptibles tanto como a los que están presentes. Pueden distinguirse cinco de esas conductas de aparición casi simultánea:

1) Hay ante todo imitación diferida, la que se inicia en ausencia del modelo.

2) Hay, seguidamente, el juego simbólico o juego de ficción, desconocido en el nivel sensorio motor.la representación es neta y el significante diferenciado es, de nuevo, un gesto imitador, pero acompañado de objetos que se han hecho simbólicos.

3) El dibujo o imagen grafica es, en sus comienzos un intermediario entre el juego y la imagen mental, aunque no aparece antes de los dos o los dos años y medio.

4) Viene luego la imagen mental, de la que no se encuentra huella alguna en el nivel sensorio motor y que aparece como una imitación interiorizada.

5) Por último, el lenguaje naciente permite la evocación verbal de acontecimientos no actuales.

Papel de la imitación

La imitación constituye a la vez la prefiguración senso-motora de la representación y en consecuencia, el termino de paso entre el nivel senso-motor y el de las conductas propiamente representativas.

La imitación es de inmediato una prefiguración de la representación, es decir, que constituye, en el curso del periodo senso-motor, una especie de representación en actos materiales, todavía no en pensamiento.

Al término del periodo senso-motor, el niño ha adquirido una capacidad suficiente, en dominio de la imitación así generalizada, para que se haga posible la imitación diferida: realmente la representación en acto se libera entonces de las exigencias senso-motoras de copia perceptiva para alcanzar un nivel intermedio en el que el acto, desprendido así de su contexto, se hace significante diferenciado y consecuentemente, en parte ya representación en pensamiento. Con el juego simbólico y el dibujo, ese paso de la representación en acto a la representación-pensamiento se ve reforzado. Con la imagen mental, seguidamente, la imitación no es ya solo diferida, sino interiorizada, ya la representación que hace posible, disociada así de todo acto exterior a favor de esos esbozos o bosquejos internos de acciones que la soportaran en lo sucesivo, esta entonces presta para convertirse en pensamiento. La adquisición del lenguaje, hecha accesible en esos contextos de imitación, cubre finalmente el conjunto del proceso, asegurando un contacto con los demás, mucho mas potente que la simple imitación y que permite a la representación naciente aumentar sus poderes apoyándose en la comunicación.

La función semiótica engendra dos clases de instrumentos: los símbolos, que son motivados, que presentan, aunque significantes diferenciados, alguna semejanza con sus significados; y los signos, que son arbitrarios o convencionales. El símbolo puede ser construido por el individuo solo, mientras que el signo es necesariamente colectivo.

EL JUEGO SIMBÓLICO

Señala el apogeo del juego infantil. El juego simbólico no es solo asimilación de lo real al yo, como el juego en general, sino asimilación asegurada por un lenguaje simbólico construido por el yo y modificable a la medida de las necesidades.

El simbolismo lúdico puede llegar a cumplir la función de lo que sería para un adulto el lenguaje interior; pero en lugar de repensar simplemente en un acontecimiento interesante o impresionante, el niño tiene necesidad de un simbolismo más directo, que le permita volver a vivir ese acontecimiento, en vez de contentarse con una evocación mental.

EL DIBUJO

El dibujo es una forma de la función semiótica que se inscribe a mitad de camino entre el juego simbólico y la imagen mental.

Según Luquet, el dibujo constituye una preparación y a la vez un resultado de la acomodación imitadora. Para este autor, el dibujo permanece más cerca de la acomodación que de la asimilación (como la imagen mental).

Hasta los 8/9 años, el dibujo es esencialmente realista en intención, el niño comienza a por dibujar lo que sabe de un objeto antes de expresar lo que ve en él. El realismo del dibujo pasa por diferentes fases:

1) Realismo fortuito: Garabatos cuya significación se descubre luego.

2) Realismo frustrado: Incapacidad sintética. Los elementos de la copia están yuxtapuestos en lugar de coordinados en un todo.

3) Realismo intelectual: Proporciona atributos conceptuales sin preocuparse por perspectivas visuales.

4) Realismo visual: Representa lo que es visible desde una perspectiva particular. El dibujo tiene en cuenta la disposición de los objetos según un plan de conjunto y sus proporciones métricas.



LAS IMÁGENES MENTALES

Las imágenes mentales son de aparición relativamente tardía y resultan de una imitación interiorizada.



Dos tipos de imágenes

Se distinguen dos categorías de imágenes mentales:

Las imágenes reproductoras, que se limitan a evocar espectáculos ya conocidos y percibidos anteriormente, y las imágenes anticipadoras que imaginan movimientos o transformaciones, así como sus resultados, pero sin haber asistido anteriormente a su realización.

Nivel preoperatorio imagen reproductora, estática.

Nivel operatorio imagen anticipadora, con movimiento.

LA MEMORIA Y LA ESTRUCTURA DE LOS RECUERDOS-IMÁGENES

Hay dos tipos de memoria: el de reconocimiento, que solo actúa en presencia del objeto ya encontrado y que consiste en reconocerlo, y la memoria de evocación, que consiste en evocarlo en su ausencia, por medio de un recuerdo-imagen. La memoria de reconocimiento es muy precoz y esta necesariamente ligada a esquemas de acción o de hábito.


La memoria es el aspecto figurativo de los esquemas en su totalidad, refiere a ellos y no a un modelo perceptivo. Para los esquemas sensomotrices el aspecto figurativo es el reconocimiento mientras que para los esquemas superiores, el aspecto figurativo será el recuerdo-imagen.

De los dos tipos de memoria, la de reconocimiento es muy precoz en tanto que la de evocación no aparece antes que la función semiótica. La imagen que interviene en el recuerdo parecería una imitación interiorizada, lo que implica un elemento motor.



EL LENGUAJE

Etapas de adquisición:



  1. Balbuceo espontáneo (6 a 11 meses).

  2. Diferenciación de fonemas por imitación (11 a 12 meses).

  3. Palabras-frase (finales del S.M.).

  4. Palabra yuxtapuesta (fin del 2º año).

  5. Frases completas sin conjugaciones y declinaciones.

  6. Adquisición progresiva de estructuras gramaticales.


Otro resumen

Función generadora de la representación.

Permite poder representar algo (un sdo) por medio d un ste diferenciado y q solo sirve p esa representación

Al término del período sensorio moten este se ignora la rep, no hay evocación de un obj ausente. A los 9 meses aparece el esq de obj permanente y la búsqueda del obj percibido, pero no hay rep. Existe la constitución y utilización de significaciones, ya q toda asimilación sensorio mot (comprendida la perspectiva) consiste en conferir significaciones. Hay indicios, pero este esta indiferenciado de su sdo.


F. SIMBOLICA aparece al 2do año, con la evocación representativa de un objeto ausente y la construcción de ste diferenciados, se puede referir a elementos no perceptibles.

Hay 5 conductas de aparición casi simultánea, en orden de complejidad creciente:

Imitación diferida: se inicia en ausencia del modelo. En la imitación sensorio mot el niño comienza por imitar en presencia del modelo y continua en ausencia sin q haya rep. En la imit diferida hay rep y en el gesto imitador un indicio de ste diferenciado.

Juego simbólico: la rep es neta y el ste diferenciado es un gesto imitador acompañado de objetos q se hayan hechos simbólicos

Dibujo: intermediario entre el juego y la imagen mental

Imagen mental: imitación interiorizada

Lenguaje: permite la evolución verbal de acontecimientos no actuales. La rep se apoya en el ste diferenciado constituido por los signos d la lengua en vías de aprendizaje.
LA IMITACIÓN:

Las 4 primeras conductas se basan en la imitación y el lenguaje se adquiere en un contexto de imitación.

Indica el paso entre el nivel sensorio mot y el de las conductas ppiamente representativas.

Es una prefiguración de la rep. En el sensorio mot es una rep en actos materias no en pensamiento. Al término de este se da la imitación diferida: la rep se libera de las exigencias sensorio mot de copia perceptiva directa, el acto se hace ste diferenciado y ya rep en pensamiento. La imitación ya no es solo diferenciada sino interiorizada.


La función semiótica engendra 2 clases d instrumentos:

Símbolos: son “motivados”, presentan un ste diferenciado con alguna semejanza con su sdo. Pueden ser construidos por el ind solo

Signos: son arbitrarios o convencionales, son necesariamente colectivos
EL JUEGO SIMBOLICO

Es indispensables p el equilibrio afectivo e intelectual del niño q pueda disponer de un sector de act cuya motivación no sea la adaptación a lo real sino la asimilación d lo real al yo, si coacciones sin sanciones.

El juego transforma lo real, por asim, al yo (mientras q la imit es acom más o menos pura a los modelos exteriores, y la inteligencia es equilibrio entre asim y acom)

Es un medio propio de expresión, un sist d ste construidos por el y adaptables a sus deseos. A dif del lenguaje q es trasmitido ya hecho, obligado y d naturaleza colectiva, impropio p expresar las exp vividas por el yo.

La función de asim al yo q cumple el juego simb se manifiesta bajo formas diversas, en la mayor parte afectivas, pero a veces al servicio de intereses cognoscitivos.

El simbolismo lúdico puede llegar a cumplir la función de lo q seria p un adulto el lenguaje interior, en lugar d repensar un acontecimiento interesante o impresionante, el niño tiene necesidad d volver a vivirlo, en vez d contentarse con una evocación mental.

El juego simb puede servir p la liquidación de conflictos y tmb p compensar necesidades no satisf, inversión d los papeles, liberación y extensión del yo.

El simbolismo centrado en el yo no consiste solo en formular y alimentar los intereses cc, tmb refiere a conflictos icc. Se une en estos casos al sueño (Freud, Jung, trabajaron el simbolismo en sueños pero tal vez hicieron exageraciones en la interp d los simb al no tener medios suficientes d control). El simbolismo del sueño es análogo al del juego, porq el durmiente pierde la utilización razonada del lenguaje, el sentido d lo real y los instrumentos deductivos o lógicos d su inteligencia, se halla en la sit d asim simb q el niño busca.


EL DIBUJO

Mitad d camino entre el juego simb del cual presenta el mismo placer funcional y autotelismo, y la imagen mental con la q comparte el esfuerzo d imitación d lo real.

Luquetdemostró q el dibujo del niño hasta los 8-9 es realista d intención, pero q el sujeto comienza x dibujar lo q sabe de un objeto antes d explicar lo q ve en el.

El realismo del dibujo pasa por dif fases:

Realismo fortuito: los garabatos con significación q se descubre luego

R frustrado o fase de incapacidad sintética: los elem d la copia están yuxtapuestos, en lugar d coordinar en un todo (monigotes-renacuajos, pura cabeza y poco cuerpo)

R intelectual: el dibujo ha superado dificultades, pero proporciona los atributos conceptuales sin preocupaciones por la perspectiva visual (rostro d perfil con 2 ojos xq el hombre tiene 2 ojos)

R visual: el dibujo representa lo q es visible desde un punto d vista perpectivo particular. Tiene en cuenta la disposición d los objetos según un plan d conjunto (ejes y coordenadas) y sus proporciones métricas


LAS IMÁGENES MENTALES

Dos razones p dudar d su filiación directa con la percepción:

desde el punto d vista neurológico, la evocación interior d un mov desata las mismas ondas eléctricas q la ejecución material. La evocación supone un esbozo d ese mov

punto d vista genético, si la imagen prolongara la percepción debería intervenir desde el nacimiento, y no se la observa en el periodo sensorio mot.

Son una imitación interiorizada. Esta imitación trata d proporcionar una copia activa d los cuadros perceptivos con eventuales esbozos d referencias sensoriales.

El problema q suscita la imagen en psi del niño consiste en seguir el curso del desarrollo, las relaciones entre el simbolismo imaginado y los mecanismos preoperatorios u operatorios del pensamiento.

Dos tipos d imágenes:

reproductoras: (nivel preoperatorio) q se limitan a evocar espectáculos ya conocidos y percibidos anteriormente. Son casi exclusivamente estáticas, con dificultad p reproducir mov o transformaciones

anticipadoras: (nivel operatorio) q imaginan movimientos o transformaciones, asi como sus resultados, pero sin haber asistido anteriormente a su realización. Pueden referirse a configuraciones estáticas, a mov o a transformaciones

Esto prueba que:

la reproducción imaginada d mov o Transf. Supone una reanticipación

q toda imagen d mov o d Transf. Se apoya sobre operaciones q permiten comprender esos procesos, a la vez imaginarios.

Imágenes copias: son aquellas en las q el modelo queda ante los ojos del sujeto o acaba d ser percibido, sin q haya evocación diferida a dias o semanas d distancia. Ej: se coloca un tallo horizontal d 20 cm sobre una hoja d papel y se le pide al niño q lo dibuje a la derecha. La copia grafica es mas corta q el modelo. Habituado a juzgar las longitudes d manera ordinal y no métrica, por el orden de los puntos d llegada y no por el intervalo entre las extremidades, el niño procura no sobrepasar la frontera terminal del modelo, poco importa q sea mas corta q la copia, lo esencial es q no sea demasiado larga.

Imágenes cinéticas y de transformación: imágenes propiamente mentales (gran dificultad experimental d alcanzarlas porq son interiores).

Se ve q los mov d orden más trivial solo dan lugar a imágenes reproductoras cinéticas bastante pobres, antes del nivel d las operaciones concretas.

Las imágenes preoperatorios tiene carácter estático, ya q las imágenes cinéticas y de transf solo son posibles dps d los 7-8, y ello gracias a anticipaciones y reanticipaciones q se apoyan en la comprensión operatoria.


Imágenes y operaciones: las imágenes mentales solo constituyen un sistema d simb q traducen el nivel d comprensión preoperatoria y luego operatoria d los sujetos. La imagen no basta para engendrar las estructuras operatorias, la imagen en si mismas sigue estática y discontinua. Cuando a los 7-8 la imagen se hace anticipadora y mejor para servir d soporte a las operaciones, ese progreso no resulta d una modificación interna y autónoma d las imágenes, sino d la intervención d aportaciones exteriores debidas a la formación d las operaciones.

MEMORIA Y ESTRUCTURA D LOS RECUERDOS-IMÁGENES

Dos tipos d memoria:

reconocimiento: solo actúa en presencia del obj. Es más precoz, ligada a esq d acción o de hábito. El lactante reconoce el pezón.

evocación: evocarlo en ausencia, por medio de un recuerdo-imagen. No aparece antes d la imagen mental, el lenguaje, etc. Plantea el problema d la indep o dep con relación al esquematismo general d las acciones y d las operaciones.

No toda la conservación del pasado es memoria, ya q un esq se conserva por su funcionamiento, incluso indep d toda “memoria”, la memoria d un esq es ese esq en si mismo. La memoria, una vez desembarazada de la ps d las facultades, es el aspecto figurativo d los sist d esq en su totalidad, a partir d los esq sensorio mot hasta los esq superiores, cuyo aspecto figurativo de orden mnésico será el recuerdo imagen.

La memoria hace predominar el esq correspondiente al nivel del niño: el recuerdo-imagen se refiere al esq y no al modelo perceptivo.

Las exp recientes están a favor d la conservación d los recuerdos pero demuestran tmb en papel d la reconstrucción. El enlace d los recuerdos con los esq d acción, sugeridos por los hechos precedentes y añadido a la esquematización d los recuerdos como tales, permite concebir esa conciliación, mostrando la importancia d los elem motores u operatorios a todos los niveles d la memoria. La imagen q interviene en el recuerdo parece construir una imitación interiorizada, lo q implica un elem motor.

LENGUAJE

Evolución:

comienza con un balbuceo espontáneo (6 a 11 meses)

una fase de diferenciación de fonemas por imitación (11 a 12 m)

un estadio al termino del sensorio mot de “palabras frase”, palabras únicas q puede expresar deseos

segundo año, frases d dos palabras, luego pequeñas frases completas sin conjugaciones y después una adquisición progresiva d estrictitas gramaticales.

Comparación d conductas verbales y sensorio mot

Conductas sensorio mot

Conductas verbales

Obligadas a seguir los acontecimientos sin poder sobrepasar la velocidad d la acción

Pueden introducir relaciones con una rapidez superior, gracias al relato y la evocación

Limitadas en espacio y tiempo próximo

Permite al pensamiento referirse a extensiones espacio temporales mas amplias

La inteligencia procede por acciones sucesivas y progresivamente

El pensamiento consigue, gracias al lenguaje, rep de conjunto simultaneas.

Los progresos d pensamiento representativo se deben a la función simb, es ella la q desliga el pensamiento d la acción y la q crea la representación.

El lenguaje, a dif d los otros elem semióticos q son construidos por el ind a medida d las necesidades, este ya esta elaborado socialmente por completo y contiene d antemano un conjunto d instrumentos cognoscitivos al servicio del pensamiento.



Lenguaje y operaciones.

Hay una conexión estrecha entre los estadios del desarrollo de la seriación y la estructura d los términos utilizados (vocabulario). Ej: el PO se describe una dimisión a la vez, en el O se puede decir: el lápiz es más largo y delgado.

En el nivel preoperatorio se comprende bien las expresiones del nivel superior cuando se insertan en órdenes y consignas, pero no las utiliza espontáneamente.

El lenguaje no constituye la fuente d la lógica, sino q esta estructurado por ella. Las raíces d la lógica hay q buscarlas en la coordinación general d las acciones (comprendidas en conductas verbales) a partir d ese nivel sensorio mot cuyos esquemas parecen ser de importancia fundamental, y ese esquematismo continua luego desarrollándose y estructurando el pensamiento, incluso verbal, en función del progreso d las acciones hasta la constitución d las op lógico-matemáticas, finalización autentica d la lógica d la coordinación d acciones, cuando estas se hallan en estado de interiorizarse y agruparse en estructuras d conjunto.




Sánchez, M


El juego del Fort-da en relación con la constitución del psiquismo”. F335 Freud y el juego del Fort Da

FORT-DA es un juego autocreado que se ubica en el momento de la diferenciación yo – no yo (año y medio e inaugura la simbolización, en el pasaje de la pasividad a la actividad.

El juego se presenta como un acto repetitivo, que se da ante la ausencia de la madre.

Interpretaciones que da Freud:

1) Considerarlo como un logro cultural: renuncia a la satisfacción de la pulsión, permitiendo que la madre se fuera sin oponer resistencia.

2) Se repetía una experiencia desagradable, pero que producía una ganancia de placer pero de otra índole. La COMPULSIÓN A LA REPETICIÓN se instaura más allá del principio de placer. Por medio de la compulsión a la repetición se trata de ligar impresiones traumáticas, que pueden inscribirse, simbolizarse. Es una vivencia activa de la desaparición de la madre, “yo mismo te hecho”.

El acto de arrojar podría ser la satisfacción de un impulso de venganza por ser abandonado por su madre.



  1. Permite la constitución del yo.

El juego podría entenderse, como un cambio de la pasividad a la actividad, porque el niño le haría al otro, lo que en primera instancia sufrió en forma pasiva, esto se originaría en una pulsión de apoderamiento.

El juego de FORT-DA, permitió contribuir a la diferenciación sujeto-objeto, poner palabras a la ausencia y reconocer una imagen de sí, que puede hacer aparecer y desaparecer en el juego del espejo.

El juego infantil, en su génesis estaría por un lado, la repetición de lo que ha resultado impresionante o traumático como una manera de dominar o elaborar la situación y por otro lado, el deseo de ser grandes y poder obrar como mayores. Se advierte que los niños repiten en el juego todo cuanto les ha hecho gran impresión en la vida: de ese modo abreaccionar la intensidad de la impresión y se adueñan por así decir, de la situación.

Otro resumen:

La psique está formada por 3 instancias: ello, yo y súper yo.

El yo se desarrolla. Son iníciales las pulsiones parciales que buscan su satisfacción auto eróticamente, en una zona erógena, de manera independiente unas de otras, en el propio cuerpo, pero sin existir una imagen unificada del mismo, ni un esbozo del yo. Se lo puede considerar un tiempo de autoerotismo, de Indiferenciacion inicial entre: yo-no yo, yo-mundo externo o yo-objeto.

Si bien paulatinamente se va produciendo una diferenciación yo-mundo externo, este no está investido y coincide con lo displacentero. A partir de la percepción de estímulos se podrá establecer una distinción entre un adentro y un afuera, frente a los estímulos que provienen del exterior es posible, retirarse o aplacarlos, pero frente a los estímulos internos el individuo se encuentra indefenso.

Al comienzo el yo es un yo corporal, deriva de sensaciones corporales de las zonas erógenas. El yo es una parte alterada del ello por la influencia del mundo exterior. Es necesaria junto a esta diferenciación una operación psíquica denominada identificación primaria que dará origen al yo. Esta identificación es preedipica, concuerda con la organización oral de la libido y se la considera como la forma más primitiva de lazo afectivo con un objeto, con la particularidad de que sujeto y objeto están fusionados. El yo es tratado como objeto y recibirá investiduras del ello imponiéndose como su objeto de amor (narcisismo).

El juego fort-da se puede considerar inaugurando la simbolización, ubicado en ese momento de separación de diferenciación, de ser, uno distinto de la madre, cuando también se opera el pasaje de la pasividad a la actividad. Ante la ausencia de la madre, el niño da como respuesta jugar. Esto es considerado un gran logro cultural, una renuncia a la satisfacción pulsional, ya que el niño permite que la madre se fuera sin oponer resistencia. Se consolaba escenificando con objetos la partida y el regreso de la madre.

El juego también puede entenderse como un cambio de la pasividad a la actividad. El niño le haría a otro, lo que, en primera instancia sufrió en forma pasiva, esto se originaría en una pulsión de apoderamiento.

Existe en el juego una compulsión a repetir, se repite una experiencia desagradable, que producía una ganancia de placer, pero de otra índole, el acto de arrojar podría ser la satisfacción de un impulso de venganza por ser abandonado por su madre. La compulsión a la repetición se instaura más allá del principio del placer, teniendo un funcionamiento autónomo icc. Esta compulsión a repetir es un intento de tratar de ligar a representaciones las impresiones traumáticas, para que puedan inscribirse o simbolizarse.

En el juego infantil, en su génesis estaría por un lado, la repetición de lo que ha resultado impresionante o traumático como una manera de dominar o elaborar la situación y por otro lado, el deseo de ser grandes y poder obrar como mayores.

El juego fort-da se organiza por la presencia-ausencia de la madre, no fue solo repetición de lo mismo, permitió contribuir a la diferenciación sujeto/objeto, poner palabras a la ausencia y reconocer una imagen de sí, que puede hacer aparecer y desaparecer el juego del espejo.




Winnicott, D



“Realidad y juego”. Cap 3. F 232 Op. Cit

Juego y jugar según Winnicott.


El JUEGO

Para que se dé el juego, debe haber cierto armado del aparato psíquico, porque este tiene que ver con la posibilidad de simbolizar al igual que el lenguaje.

La psicoterapia se da en la superposición de dos zonas de juegos: la del paciente y la del terapeuta. Ambos juegan juntos. El corolario de ello es que cuando el juego no es posible, la labor del terapeuta se orienta a llevar al paciente, de un estado en que no puede jugar a uno en que le es posible hacerlo.

Cuando un niño juego falta en esencia el elemento masturbatorio. Si la excitación física o el compromiso instintivo resultan evidentes cuando un chico juega, el juego se detiene, o queda arruinado.



JUGAR

  • Su precariedad se debe a que se desarrolla entre lo subjetivo y lo que se percibe de manera objetiva.

  • Es universal, corresponde a la salud.

  • Facilita el crecimiento.

  • Conduce a relaciones de grupos.

  • Puede ser una forma de comunicación en psicoterapia.

  • Tiene un tiempo y lugar.

  • Es hacer, es una experiencia creadora.

  • Se da en la zona intermedia de experiencia.

  • Es una forma básica de vida.

  • No es una realidad psíquica interna, se encuentra fuera del individuo, pero no es el mundo exterior.

  • Es satisfactorio, cuando conduce a un alto grado de ansiedad.


Teoría del juego.

El individuo va desde los fenómenos transicionales hacia el juego, de él al juego compartido, y por último hasta las experiencias culturales.

En el juego del niño pequeño pueden reconocerse cuatro etapas:


  1. Existe entre el niño y su objeto una relación de indiferenciación, de fusión, en donde no existe un mundo externo. La visión que el niño tiene del objeto es subjetiva; la madre se orienta a hacer real lo que el niño está dispuesto a encontrar.

  2. La relación entre el niño y el objeto se torna objetiva. El objeto es repudiado y percibido en forma objetiva. Esto depende de que exista una madre dispuesta a participar y a devolver lo que se ofrece. La confianza en la madre constituye un campo de juego intermedio, en el que se origina la idea de lo mágico, pues el niño experimenta en cierta medida la omnipotencia. El juego empezaría un espacio potencial que existe entre la madre y el hijo, o que lo une. El juego es muy estimulante.

  3. Se caracteriza por poder jugar sólo en presencia de alguien, es decir encontrarse solo en presencia de alguien. El niño juego sobre la base de supuesto de que la persona a quien ama y que por lo tanto es digna de confianza se encuentra cerca y que sigue estándola cuando se lo recuera, después de haberla olvidado. Se siente que dicha persona refleja lo que ocurre en el juego.

  4. Consiste en poder superponer dos zonas de juego, la propia y la de otra persona, ya sea un terapeuta o una pareja.

La madre cuida de encajar en sus (del bebe) actividades del juego.
Psicoterapia.

El terapeuta se ocupa de los procesos de crecimiento del niño y de la eliminación de los obstáculos evidente para el desarrollo.

El psicoanálisis es el único camino para la utilización terapéutica del juego del niño. El juego por sí mismo es una terapia de aplicación inmediata y universal, e incluye el establecimiento de una actitud social positiva respecto del juego. Si bien los adultos deben estar mientras los niños juegan, no siempre deben intervenir.

El juego en terapia tiene que ser espontáneo, no de acatamiento o aquiescencia, si se desea avanzar en psicoterapia.

El juego compromete el cuerpo, en dos sentidos:


  • Debido a la manipulación de objetos.

  • Porque ciertos tipos de interés intenso se vinculan con algunos aspectos de la excitación corporal.




Janin, B.

Lenguaje y Psicoanálisis. (Ficha: 12.040) ver pdf



Otros temas DEL modulo:
Fantasía y juego según M. Klein.

Los juegos virtuales: semejanzas o diferencias con el juego simbólico y el socializado. la influencia de la televisión y los videojuegos.

MÓDULO IV: Proceso de socialización
Paradigma de la complejidad. Perspectiva Vincular. Concepto de vinculo, constitución de la subjetividad. Articulación sujeto-vinculo-cultura.

Grupo familiar, organización y evolución. Diferentes tipos de vínculos, funciones materna y paterna.

Vicisitudes de la familia en la sociedad actual y sus incidencias en las relaciones padres-hijos-hermanos. Violencia familiar y social. Homoparentalidades

Las teorías sobre las diferencias de género.
Bibliografía obligatoria:


Gomel, S


Familia y transmisión transgeneracional” Cap.1 Lugar Editorial 1997. 12.039




Matus, S

Familia y subjetividad en la cultura de la indiferencia. En Rev. De AAPPG Subjetividad y Cultura.2007 (Ficha: 12.047)


Familia y subjetividad”. Irene Roel. Ficha 324

El ser humano habita un mundo cultural, ligado que recibe de las generaciones que lo anteceden y que él sostiene y recrea, y para ingresar al mundo humano ha de renunciar a la satisfacción directa de la pulsión (renuncia narcisista).

El bebé nace de un vínculo y se constituye en ese vínculo primordial, desde el inicio de la vida.

El vínculo es un espacio corrector, pone en relación a los sujetos que lo integran generando entre sí una reciprocidad permanente.

En ese encuentro el otro en su doble condición de O y, exige y requiere aceptación de su diferencia, trabajo psíquico complejo que hay que realizar para el reconocimiento de la alteridad.

Bernard plantea que desde el nacimiento el “S” integra una unidad simbiótica con la madre que pareciera ser una condición fundamental para su supervivencia. El psiquismo se va a conformar en el modelo de esta relación y su desarrollo va pasando por varias etapas, caracterizadas por un funcionamiento particular, culminando con la conflictiva edípica y la conformación del super yo.

El contexto socio-cultural presente desde el principio modela estas vivencias a través del grupo familiar. El contexto sociocultural son formas organizadas que sostienen las prácticas sociales. Las instituciones se crean para asegurar las funciones estables que son necesarias para la vida social y psíquica.

El IDEAL DEL YO será el producto de la herencia identificatoria, resultante de la particularidad del funcionamiento familiar dado, será el emergente de la resolución edípica y atesorara los ideales familiares culturales y sociales del entorno.

El YO IDEAL se da en un principio, tendrá una doble función: por un lado enuncia “tu”, y por otro su valoración proviene de la primera instancia del “porta voz”.

Simultáneamente esta conjunción comienza a desdoblarse dando lugar por un lado al YO IDEAL y por el otro al ideal a aspirar, IDEAL DEL YO O SUPER YO. Ambas instancias se mantienen en permanente relación durante todo el devenir.

Piera Aulagnier trabaja con un modelo psicoanalítico que privilegia el campo relaciones incluyendo el papel que desempeña el macro-contexto social. La situación psique mundo caracteriza al ser humano y va a ser condición de supervivencia psíquica y orgánica. Todo sujeto nace en un espacio hablante y requiere de un micro ambiente, como intermediario para poder incorporar el entorno cultural. Este ambiente propicio y facilitador del desarrollo antes mencionado es la familia.

FAMILIA: es un conjunto particular de personas relacionadas entre sí por un vínculo de parentesco. Este vínculo trasciende el presente ya que incluye lo generacional. La configuración familiar se constituye por el conjunto de relaciones entre sus miembros, estos vínculos de parentesco determinen funciones (sostén). Las funciones fundamentales son la materna y la paterna




FUNCIÓN MATERNA

FUNCIÓN PATERNA

  • Cuidado físico.

  • Atención del bebé.

  • Erogeniza el cuerpo del niño.

  • Objeto de deseo.

  • Modelo de las primeras identificaciones.

  • Primero un vínculo de fusión, hay una indiferenciación entre mundo externo e interna entre él y el otro (la mamá).

  • Posibilita la conexión con la realidad y con el mundo externo.

  • Triangulariza la relación madre e hijo, rompe la simbiosis materna facilitando la discriminación entre ambas.

ROJAS: FAMILIA: “organización vincular abierta y compleja en la que se despliegan niveles inconcientes, configuración vincular transformable anudada en la trama sujeto-cultura, acoge al descendiente humano en el momento de su nacimiento y se hace cargo de modo preferencial, aunque no exclusivo de la función de constitución subjetiva a través de dos operaciones centrales, las de sostén y corte, y procesos de investidura libidinal y narcisista de los descendientes”.

Vivimos en una época caracterizada por una especial concepción del tiempo (inmediatez), tendencia hacia la satisfacción inmediata, estos factores modifican la estructura familiar produciendo estilos vinculares acorde al momento. La familia actual pone el acento en el vínculo de la alianza no en el de filiación, las prácticas de crianza por lo tanto son diferentes respondiendo a las nuevas configuraciones familiares.

Que la conformación del psiquismo, así como sus transformaciones a lo largo de la vida tienen lugar en tramas socio-vinculares que exceden el ámbito estricto de la familia.

El conjunto social actúa en la producción de la subjetividad y el mundo intrapsíquico no se conforma de modo exclusivo a través de la transmisión materna, aunque el ámbito familiar sea prevalente, en la primera hay un contexto socio-cultural que actúa a la vez como implícito y condicionante.
Modelizaciones en psicoanálisis familiar: aproximación teórico-clínico a la familia de hoy”. María Cristina Rojas. Ficha 235.

Esta época hablamos de:



  • Familias ensambladas: compuestas por cónyuges con hijos de uniones previas.

  • Familias monoparentales: correspondería a la marginalidad, en los mismos tiempos en que las clases medias sostenían el modelo burgués como único y perenne. Las problemáticas de tales familias fueron interpretadas con relación a la presunta “descomposición” del modelo familiar prescripto (ejemplo: madre fecundada artificialmente).

  • Familias de primeras nupcias: sostenida por varias generaciones como patrón ideal en nuestra cultura.

Pensar y abordar la diversidad de las configuraciones familiares requeriría entonces tomar en cuenta en nuestras conceptualizaciones al menos las siguientes condiciones:



  1. MODELIZACIONES TEÓRICAS ABIERTAS Y COMPLEJAS: pensar a las familias como organizaciones abiertas en constante devenir. La estructura deviene configuración abierta, definida en el intercambio con el medio y en constante fluir. Organización transformable que al mismo tiempo aparece abierta e incompleta se diluyen los marcados límites entre el adentro y el afuera familiar. Supone también situarla en el entramado sujeto-vínculo-cultura. Es posible pensar estas dimensiones formando partes de un tejado, cada uno de ellas con su peculiar configuración abierta (son inseparables).

Cada época implanta ciertas modalidades de relación con el cuerpo y formas predominantes que afectan las relaciones amorosas y sexuales.

La modernidad impulso en cambio como modelo la separación entre sujetos, en tanto imperaba la metáfora de las unidades elementales, entendidas como mosaicos indivisos a partir de los cuales el universo era construido. En una concepción del sujeto en red, el elemento de partida no es el sujeto sino el vínculo, en tanto se trata de una red dinámica, lo vincular es despliegue y producción siempre en exceso y a la vez en déficit respecto de cada singularidad.



  1. CREACIÓN DE LUGARES NUEVOS: la construcción de lugares nuevos y diferenciados para cada uno de sus integrantes, lugares que nos deviene inmutables, ya que continúan su transformación a lo largo de la vida familiar. Se van definiendo a partir de los requerimientos que plantean las diferentes funciones de lazo familiar en cada momento vital, (ejemplo si es el único espacio y denominación posible en el esquema familiar para la “esposa de papá” es el de “madre”, esto genera ineludibles conflictos con otra mujer que es la madre, y lo mismo podríamos decir acerca del padre).

La idea de construcción implica flujo, devenir, transformación.

Los procesos constructivos no son privativos de las familias ensambladas u otras hoy consideradas modelos “transformados”, también la familia de primeras nupcias construye sus vínculos y crea sus lugares y desempeñan.



  1. DISTINTAS MODALIDADES DE PERTENENCIA: se debe concebir diferentes formas e intensidades de pertenencia. La exclusión es un riesgo de una falta de lugar cristalizada en conformaciones familiares que se tornan expulsivas para algunos de sus miembros, con el consiguiente riesgo psíquico y vital de los mismos.

  2. COMPLEJIZACIÓN DE LAS REDES DE PARENTESCO Y TRANSMISIÓN INTERGENERACIONAL: la familiar es pues condición necesaria pero no suficiente para las producciones subjetivas, dada la operancia eficaz de múltiples condiciones no abarcables en las discursividades familiares. Ningún ámbito es “todo”, y cada uno es excedido y restringido por los otros en su capacidad de determinación.

  3. PRESICIONES CON RELACIÓN AL TABÚ DE INCESTO: en ciertas relaciones consanguíneas, el tabú dejó amplio margen a la consideración de los sentidos particulares, al menos en algunos parentescos no centrales (primos, hermanos, tío/sobrino, etc.)

La problemática de hoy coloca justo al tabú del incesto otras regulaciones que exceden el campo de la sexualidad y dan cuenta de otras facetas de la convivencia humana (renuncia pulsional en el campo de la violencia).

  1. DIVEERSIDAD DE MODELIZACIONES: para dar cuenta de diversas presentaciones de un mismo o semejante objeto. La realidad es una co-construcción, producto del encuentro entre ciertas facetas de la realidad y el sujeto del acto de conocer. Proponemos dos cosas:

En el grupo familiar existen diferentes tipos de vínculos que a su vez definen diferentes funciones:





1° CARACTERIZACIÓN GENERAL DE LA FAMILIA. (Está resumen 324; def. Rojas: familia)

En el abuso sexual confluyen la violencia, desborde de la prohibición de matar o violar el espacio del otro devenido en este caso objeto.



2° MODELIZACIONES DIVERSIFICADAS, para familias diversificadas.
VÍNCULO AVUNCULAR

VÍNCULO DE CONSANGUINEIDAD

VÍNCULO DE FILIACIÓN

VÍNCULO DE ALIANZA

Se establece entre el hijo y la familia de la madre. Posibilita perturba o impide la salida a la exogamia y a la formación de una nueva familia.

Se produce entre hermanos. Es simétrico, donde el proyecto es separarse.

Este tipo de vínculo y el avuncular son inversamentente proporcionales con los de alianza y de filiación.



Se establece entre los padres y los hijos. Es asimétrico en donde el período de dependencia inicial de los niños se va diluyendo con el tiempo.

Se establece entre marido y mujer. Es simétrico y se constituye como fundante de una nueva estructura familiar.


3° MÚLTIPLES DIMENSIONES DE ANÁLISIS: se trata de establecer ejes diversos para el psicoanálisis de las discursividades familiares:

  • Funciones materna y paterna del lazo familiar.

  • Apuntalamiento intersubjetivo del psiquismo: las funciones de la familia no finalizan con la fase de crianza, centrada en la construcción del psiquismo infantil. El paso del tiempo amplía los circuitos vinculares que soportan al sujeto, perdiéndose la prevalencia y jerarquía de las vinculaciones familiares de origen a favor de otras, extra familiares.

NUEVAS FAMILIAS: familias no tradicionales (ensambladas y monoparentales) fuera de los modelos de familia endogámica y sacralizada.



OTRO RESUMEN:

En décadas pasadas, las familias que no se adecuaban a un modelo de alta vigencia como fue el propuesto por la familia burguesa, es decir, la familia constituida por una pareja vitalicia, sus hijos y familias de origen, fueron consideradas versiones carenciadas o enfermizas de dicho modelo. Hoy disminuye la tendencia a considerar los cambios como patologías, y las diversidades familiares son a menudo pensadas, por el contrario, como distintas configuraciones.



Modelizaciones teóricas abiertas y complejas

Pensar a las familias como organizaciones abiertas en constante devenir.

La estructura deviene configuración abierta, definida en el intercambio con el medio y en constante fluir; en ella los lugares se van creando, alejándose de las posiciones previamente fijadas y finitas. Su productividad se ve acotada por efectos singulares de cierre y estabilidad, puntos en los que el flujo se estabiliza, los que ofrecen anclajes peculiares de cada configuración; dichos efectos sostienen así una organización que posee identidad, pese a su carácter mutable.

Organización transformable que al mismo tiempo aparece abierta e incompleta, de tal modo se diluyen los marcados límites entre el adentro y el afuera familiar. En dicha configuración ya no imperan las certezas.

Caracterizar a la familia como organización abierta en constante devenir, supone también situarla en el entramado sujeto-vinculo-cultura.

Las representaciones propias del sujeto conllevan las marcas de lo vincular y lo social con simultaneidad. Dichas representaciones pueden ser abordadas en un análisis individual, a la par que emergerán en los dispositivos vinculares bajo otras figuraciones ligadas:



  1. A la variación del punto de vista y las nuevas condiciones.

  2. A la productividad especifica relacionada con la presencia de los otros. Aquellas representaciones ligadas al cuerpo, las que implican sexualidad, se hallan también marcadas por la trama sociocultural.

La familia se sitúa como anudamiento peculiar de esa red en permanente fluir, nudo en el cual se entrecruzan condiciones intrapsiquicas, sociales y vinculares. En dicho entramado, son las distintas miradas o perspectivas las que destacan diferentes anudamientos. En una concepción del sujeto en red, el elemento de partida no es el sujeto sino el vínculo, en tanto se trata de una red dinámica; lo vincular es despliegue y producción siempre en exceso y a la vez en déficit respecto de cada singularidad.
Creación de lugares nuevos

La configuración familiar se va construyendo y produce nuevos campos y vinculaciones no siempre precisados por el mundo sociocultural. La familia no se define a partir de lugares preestablecidos y fijos, es decir padre, madre, hijos, familia de origen, sino a partir de operatorias y campos.

La construcción de lugares nuevos y diferenciados para cada uno de sus integrantes, lugares que no devienen inmutables, ya que continúan se transformación a lo largo de la vida familiar. Se conectan con originales modalidades vinculares y se van definiendo a partir de los requerimientos que plantean las distintas funciones del lazo familiar en cada momento vital.

La idea de construcción implica flujo, devenir, transformación. Cada familia crea sus vinculaciones y algunas reglas peculiares a su funcionamiento; el lugar no constituye tampoco un punto terminal inmodificable. Los procesos constructivos no son privativos de las familias ensambladas u otras hoy consideradas modelos “transformados”; también la familia de las primeras nupcias construye vínculos y crea sus lugares y desempeños; es pues una nueva organización, aunque sujetada a regulaciones culturales más definidas, expresadas en un sistema hasta ahora estable de denominaciones y otro de actitudes y expectativas, que sufre una notable remoción. Es preciso “devenir” padres, tanto como “devenir” hijo y así para cada uno de los lugares y denominaciones restantes.


Distintas modalidades de pertenencia

Las modelizaciones aptas para pensar las diversidades familiares habrán de considerar distintas peculiaridades de una pertenencia definida por variables múltiples.

Es preciso concebir la pertenencia, alejándonos de lógicas binarias, con distintos grados y cualidades diferentes, estableciendo una diversidad intracategorial. No se trata pues de la tajante contraposición digital, pertenecer o no, sino de concebir diferentes formas e intensidades de pertenencia, lo cual se conecta nuevamente con la cuestión de los lugares, ya que estos se diversifican y ofrecen posibilidades variadas de pertenencia. Habilitan de tal manera otras formas de tramitar la problemática de la exclusión, ese riesgo a veces elevado de una falta de lugar cristalizada en conformaciones familiares que se tornan expulsivas para algunos de sus miembros, con el consiguiente riesgo psíquico y vital de los mismos. Riesgo no privativo, por cierto, de las familias ensambladas.
Complejizacion de las redes de parentesco y de transmisión intrageneracional

Al variar la linealidad de las familias de origen, nos alejamos de los conjuntos cerrados o semiabiertos para abarcar redes de parentescos ensamblados, complejizadas cuando se consideran las distintas procedencias; redes que suponen diversidad de vinculaciones no biológicas e innominadas. Este tipo de combinatorias produce cambios de interés en lo que hace también a la transmisión de significaciones, modificada a partir de los entrecruzamientos entre las distintas procedencias y la conformación de diferentes constelaciones vinculares operantes en la transformación de lo transmitido.

La familia es pues condición necesaria pero no suficiente para las producciones subjetivas, dada la operancia eficaz de múltiples condiciones no abarcables en las discursividades familiares.

La familia no podrá mediatizar las condiciones sociales más que en algunos recortes, ningún ámbito es “todo” y cada uno es excedido y restringido por los otros en su capacidad de determinación.


Precisiones con relación al tabú del incesto

El tabú sexual se establece siempre entre el adulto y el niño, en tanto usufructuar la asimetría de la relación para seducirlo, y a través de ello, jugar el apoderamiento de su cuerpo y su ser, configura una de las formas extremas de la violencia y la perversión humana, exista o no consanguinidad. En lo que hace a la relación entre pares no consanguíneos es el caso por caso el que ira dándonos respuestas, al menos en cuanto a la significación que dicho vinculo adquiera en cada contexto familiar, para cada pareja y sujeto.

Diversidad de modelizaciones

La realidad no es una cosa en sí, que será alguna vez globalmente accedida por la ciencia; es, en cambio, una co-construccion, producto del encuentro entre ciertas facetas de la realidad y el sujeto del acto de conocer, mas allá de buscar definir de modo exhaustivo que la familia es, lo cual tiende a instituirse como paradigma sustancial, podemos proponernos:

1) Caracterización general de la familia

Familia: organización vincular abierta y compleja en la que se despliegan niveles inconscientes, configuración vincular transformables anudada en la trama sujeto-vinculo-cultura; acoge al descendiente humano en el momento de su nacimiento y se hace cargo de modo preferencial, aunque no exclusivo, de la función de constitución subjetiva, a través de dos operatorias centrales, las de sostén y corte, y de procesos de investidura libidinal y narcisista de los descendientes. La familia humana establece lazos afectivos que prosiguen de por vida y constituyen una de las vertientes posibles del apuntalamiento intersubjetivo del psiquismo. Contribuye al establecimiento de la renuncia pulsional parcial posibilitadora de la convivencia humana. Conforman un campo sexual de alta singularidad, particularmente por las prohibiciones y prescripciones ligadas al tabú del incesto, considerado con las precisiones que colocan la prohibición de la violencia como otro de los ejes de regulación del territorio de lo familiar.

2) Modelizaciones diversificadas

Modelizaciones diversificadas para familias diversificadas.

3) Múltiples dimensiones de análisis

Dimensiones de análisis de las conformaciones familiares que sustentan la operación clínica familiar y complejizan una caracterización psicoanalítica de dicho agrupamiento humano son: las funciones del lazo familiar, la renuncia pulsional, el apuntalamiento intersubjetivo del psiquismo, la cuestión de las asimetrías, la creación de lugares nuevos, la transmisión entre generaciones y la conformación de la fratria.


MÓDULO V: Latencia - Pubertad- Adolescencia



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad