Modulo 2- lengua y literatura – Ciclo Orientado


Estructura interna y externa de la obra. Escena y cuadro



Descargar 398.52 Kb.
Página6/11
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño398.52 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

1.2. Estructura interna y externa de la obra. Escena y cuadro

1.3. Personajes




2. Breve historia del género

2.1. Nacimiento de la tragedia

2.2. El medioevo. Autos sacramentales

2.3. La Commedia dell’ Arte

2.4. Teatro isabelino / Siglo de oro español

2.5. El teatro clásico francés

2.6. Cambios del siglo XX: el teatro se transforma

2.7. El realismo

2.8. Teatro épico. Antiteatro. Teatro de la crueldad. Teatro del absurdo


2.9. El teatro en la Argentina contemporánea

UNIDAD Nº 5 - El texto dramático




  1. El teatro como género mixto: el hecho escénico

El género dramático es una unión entre un texto escrito y su puesta en escena, es decir, podemos considerarlo un género literario que implica un hecho escénico. En otras palabras, el texto se escribe para ser representado. Por lo tanto, además del predominio de la función poética propia de todo discurso literario, habría aquí una notable incidencia de la función apelativa.


Para que el discurso cumpla con estas funciones existen emisores que reproducen la forma oral de comunicación y un receptor (el público). Además, el discurso teatral, para ser comprendido, requiere de una serie de mediaciones entre el emisor y el receptor, es decir, de elementos extra-lingüísticos (actores, director, escenógrafo, vestuario, ambiente).
El texto dramático, a diferencia de la narrativa o la poesía, no se basta a sí mismo, sino que necesita complementarse con acotaciones y gestos. En el caso del teatro leído sólo se enuncian las indicaciones del autor y es el lector el que debe llenar esos vacíos con su imaginación del mismo modo que lo haría en contacto con otros géneros literarios. Por eso, la transformación en discurso en el caso del texto dramático es esencial. Esto le hace que el teatro sea algo más que literatura gracias a los elementos extra-textuales que dan sentido al texto y lo distinguen de otros géneros. Concluiríamos, entonces, que el teatro es re-presentación: el desarrollo de una acción en un tiempo dado, mediante el diálogo de los personajes sobre un escenario y frente a un público.


    1. Importancia de la puesta en escena: director-actores-escenografía. La complejidad del fenómeno teatral

Como mencionamos anteriormente, el teatro no sólo se constituye por el texto dramático sino que también participan elementos extra-lingüísticos que lo enriquecen y lo convierten en “espectacular”.



Actualmente, el director posee el lugar más destacado en la representación teatral. Es el responsable de la selección, la organización y el propósito de la producción en su totalidad. Su rol es de guía, coordinador y unificador de los diversos elementos que conforman el drama. Es por ello que los directores suelen imprimir el sello de su estilo sobre las piezas teatrales, ya que la puesta en escena es una lectura determinada de la obra.
El trabajo del director comienza con el estudio y la meditación del libreto. Debe descubrir los personajes de la pieza, buscar sus motivos y relaciones entre sí y respecto del relato o de la historia. También debe entender cómo evoluciona la obra desde su comienzo, detectar la serie de crisis que llevan al clímax o momento crítico y en qué momento deberá llegarse al final. En suma, el director debe comprender perfectamente qué ha buscado transmitir el dramaturgo con su obra y materializarlo –sirviéndose de los actores que mejor se adapten a los diferentes papeles, de un decorado, escenografía, elementos de utilería, iluminación, sonido, entre otros detalles– a fin de lograr una perfecta unidad, un todo artístico.
La actuación, por su parte, es una forma de enunciación1 que se desarrolla frente a un público a través del cuerpo, la voz, las emociones, la apariencia y demás cualidades personales. El actor es su propio instrumento, ya que sus recursos son él mismo, su talento y su capacidad creadora. Mediante su forma y su técnica, personifica la creación del dramaturgo y la proyecta al público. Es por eso que son ingredientes fundamentales de la actuación la imaginación, la susceptibilidad (conciencia de sus propios sentimientos y emociones), la sensibilidad (conciencia de las emociones y sentimientos de los que lo rodean), cierta cualidad personal que lo distingue de los demás y los denominados “cinco sentidos del actor”: sentido de la mímica, sentido del escenario, sentido del público, sentido del ritmo, el tiempo y el tono (habilidad para recuperar el ritmo establecido en los ensayos tras reacciones variables de un público o pequeños incidentes) y sentido del gusto y la proporción. No olvidemos que el actor –junto con las instrucciones que pueda encontrar en el libreto– deberá tomar en cuenta los deseos del director y llegar a un acuerdo en lo que respecta a la interpretación del papel.
La escenografía sirve de marco a la acción, formando parte de la interpretación de la obra. Su función primordial es la de ayudar al actor, creando una atmósfera propicia para su desempeño. Los griegos, por ejemplo, prestaban especial atención al vestuario. Entre otras cuestiones, adecuaban a los actores a la estatura de los héroes y dioses, revistiéndolos con trajes acolchados y rellenos.
Los romanos, en cambio, ponían el acento en el gran espectáculo visual, en el carácter arquitectónico de la escenografía básica y su decoración.
Actualmente podríamos resaltar seis estilos escénicos que se aceptan comúnmente: el realismo, el realismo simplificado, el impresionismo, el expresionismo, el teatralismo y el formalismo. Los cuatro primeros tienden a imitar la vida y, en teoría, se proponen ayudar al actor a desarrollar y proyectar el ambiente y el espíritu de la obra. Los dos últimos tienden a “sugerir” más que a “retratar”, sirviendo tan sólo como un fondo satisfactorio.
 Basándose en el material leído hasta ahora, argumente por qué el teatro es más que literatura. ¿Cuáles son los elementos que el director tiene a su disposición para representar su lectura de la obra teatral?


    1. Estructura interna y externa de la obra. Escena y cuadro

Como bien definió Aristóteles en su “Poética” (334 a.C.), un todo es

aquello que posee principio, medio y fin. Una trama bien construida debe respetar este esquema tripartito. Normalmente, el principio se identifica con el primer acto o una porción inicial. Sin embargo, en el teatro moderno resulta difícil establecer límites ya que existe una ruptura en la secuencia lógica y temporal que, en cambio, era indispensable en el drama clásico.
En el medio se sitúa el nudo del conflicto, que, usualmente, en obras de tres actos, se dispone en el segundo acto o en el tercero, si se trata de una obra de cinco actos.

Por último, se encuentran el clímax y el desenlace, ubicados, por lo general, en el último acto. Son los momentos en que se desatan los nudos de la intriga y se restablece el orden. A veces podemos encontrar un epílogo al final de la obra con el propósito de aliviar la tensión dramática y llamar la atención del espectador sobre las consecuencias de lo ocurrido.


En cuanto a la estructura externa, la división de la obra teatral en actos refleja el desarrollo interno del conflicto, utilizando en principio, como mencionamos anteriormente, el sistema tripartito. Además, el acto impone una división temporal de la acción, ya que se interrumpe la dramatización mediante la caída del telón y el cambio de luces del teatro, denotando una reubicación de los personajes y el progreso del conflicto.
Aristóteles estableció la unidad de acción, ya que el esquema trágico no admite puntos débiles ni episodios secundarios. Horacio, poeta romano que también teorizó sobre literatura, adicionó la unidad de tiempo y de lugar.
Recapitulando, la estructura externa consta de actos que, a su vez, se dividen en escenas, las cuales marcan en el texto el segmento del acto señalado por la entrada y salida (mutis) de los personajes. Los cuadros, por su parte, señalan el cambio espacio-temporal de la acción y corresponden más bien al decorado que ambienta el lugar o a una época. Resumiendo, la estructura externa se caracteriza por la división de la obra en actos, cuadros y escenas así como también por el tiempo y el espacio en los que transcurre la acción. La estructura interna, en cambio, está compuesta por el principio, el nudo y el desenlace del texto dramático.


    1. Personajes





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad