Misterios Mayas



Descargar 0.56 Mb.
Página3/27
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño0.56 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27

CRUZ DE SAN ANDRÉS



Rostro: fuerte.
Mitra: muy dañada. Podemos verlas tres fuerzas de la creación.
Brazos: en posición hacia arriba, indicando el ascenso de las fuerzas positiva y negativa. Como caso curioso hay entre los dos brazos una figurilla central, sin rostro, indicando claramente al alma humana, al hombre verdadero, al hombre causal. En esta forma, aventaja en mucho a una explicación en letras, la figurilla nos está hablando al centro emocional, al centro profundo de la conciencia.
Los adornos de los brazos, son brazaletes litúrgicos profundamente significativos.
El brazo derecho indica a CHESED.
El brazo izquierdo indica a GEBURAH. Todo está muy bien orientado con la Kábala hebraica. Geburah es el rigor de la Ley, lo indica con claridad meridiana.
En el centro, la figurilla indicando al alma humana, TIPHERETH.
Cintura: luce un magnífico cinturón, el HOD de los sabios. En cada extremo de este perfecto y maravilloso cinturón vemos la cruz en equis, la cruz de San Andrés. Como quien dice: "Cruza el mercurio y el azufre, para que nazca en tí el hombre solar".
En cuanto al JESOD, está bien especificado, muy bien adornado, como para indicarnos que hay que trabajar muy duro sobre sí mismo.
Solamente con el manejo sabio de las fuerzas positiva y negativa, se resuelven los problemas de la tesis y antítesis, mediante la síntesis. La cruz de San Andrés explica el trabajo a realizar en la novena esfera, con el azufre y el mercurio. La dura lucha para lograr la eliminación de todos los agregados psicológicos a base de trabajos conscientes y padecimientos voluntarios.
Andrés, el eremita pescador, servía con humildad al Christus Juan, cuando entonces se convirtiera en discípulo del Gran Kabir Jesús. Andrés asistió al gran sacerdote gnóstico, Jesús de Nazaret, en la milagrosa pesca del lago Genezareth o Jainezareth, el simbólico lago Jina donde el fuego realizara tantos portentos.
El extraordinario suplicio de Andrés, lleno de enigmas y portentos, hizo muy célebre la cruz en X, sobre la cual en forma despiadada habían atado sus miembros separados. El hondo significado de las torturas de Andrés en la terrible X es "la aniquilación del querido ego en el laboratoríum-oratoríun del Tercer Logos". (Ver el libro La Doctrina Secreta de Anahuac, Cap. IX., del mismo Autor)


DESCRIPCIÓN DE LA ESTELA "E"


TRABAJO DEL ALKIMISTA
Resulta muy interesante que todas las esculturas de Copán tengan la barra, el cetro, en el centro. En México, las esculturas, cuando tienen el cetro, es a los lados o no lo tienen. En Copán se hacen notables las esculturas porque el cetro está en el centro, lo que indica claramente donde reside el poder.
En la estela E la barra está un poquito destruida en su parte inferior. En la parte superior de la barra notamos un entrecruzamiento de líneas en forma superpuesta, en forma de equis, lo cual es profundamente significativo en la alquimia. En los antiguos misterios, tanto mayas como aztecas, se conocía el cruzamiento del mercurio y del azufre para realizar la Gran Obra.
¿Qué es el mercurio de los sabios? Pues es el alma metálica del esperma sagrado, el Exiohehari.
El mercurio se prepara mediante la transmutación, o sea, mediante la ciencia transmutatoria de Jesod, para que esté listo para recibir al azufre. El azufre es el fuego. De modo, pues, que cuando el azufre y el mercurio se fusionan, se integran totalmente, ascienden por el canal medular del adepto.
Como consecuencia, el azufre y el mercurio, en su ascenso por el canal medular, van abriendo los distintos centros o poderes que divinizan al ser humano. El entrecruzamiento de la barra en la parte superior nos indica precisamente eso.
Es obvio que en los antiguos misterios quien llegaba a desarrollar la parte superior del cetro es porque había cumplido con el trabajo y era un Maestro. A los lados del cetro vemos las fuerzas positiva y negativa muy bien simbolizadas.
Mitra, muy alta.
Luego se ven dos figurillas que no tienen un rostro muy humano que se diga, sus trazos son raros, extraños, pero no son más que los dos testigos de los que habla el Apocalipsis de San Juan.
Nos indica la estela E el dominio del azufre y el mercurio para poder llegar a poseer la piedra filosofal, la cual nos permitirá usar. la mitra sacerdotal.
La estela E explica claramente el trabajo alquimista.


DESCRIPCIÓN DE LA PIEDRA MERCURIAL

Está bastante destruida, por lo que es un poco difícil de estudiar.


Rostro, humano.
Orejas, con grandes pendientes como aretes, indican la necesidad de saber escuchar, de poner atención a la Sabiduría.
A los lados se ven perfectamente simbolizadas las dos fuerzas, positiva y negativa, el mercurio y el azufre de los grandes filósofos. Las rayas transversales nos indican ese mercurio de los sabios.
El mercurio asume la forma de páginas u hojas de libro en la parte interna. El mercurio no es más que el alma metálica del esperma sagrado y se organiza esotéricamente en forma de láminas u hojas de libro, eso lo puede ver cualquier persona que tenga el Ojo de Dangma abierto; se ve así, en forma de láminas.

En las antiguas piedras, tanto del Norte como del Sur, del Este como del Oeste, se le representa así. Quienes conocemos esto y hemos oído hablar del libro, por ejemplo, del libro de figuras de Nicolás Flamel, no encontramos otra representación del mercurio y del azufre en su forma positiva y negativa.
Las líneas transversales nos indican que el mercurio y el azufre han sido transmutados, así aparecen en los distintos libros sagrados también.
Todos los pueblos de la Tierra conocieron la alquimia y la Kábala. Nicolás Flamel habló de la alquimia y no es una excepción en los mayas.
Los principios de todos los metales son la sal, el azufre y el mercurio.
El mercurio solo, o el azufre o la sal sola, no podrían dar origen a los metales, pero unidos dan origen a los diversos metales minerales. Es pues lógico que nuestra piedra filosofal deba tener inevitablemente estos tres principios.
EL fuego es el azufre de la alquimia.
El mercurio es el espíritu de la alquimia.
La sal es la maestría de la alquimia
Para elaborar el elixir rojo y el elixir blanco necesitamos, inevitablemente, de una sustancia donde la sal, el azufre y el mercurio estén puros y perfectos, porque la impureza y la imperfección se vuelve a encontrar en el compuesto. Empero, como a los metales no se les puede agregar sino substancias extraídas de ellos mismos, es lógico que ninguna sustancia extraída puede servirnos. Por lo tanto, dentro de nosotros mismos tiene que encontrarse la materia prima para la Gran Obra.
Nosotros perfeccionamos esa sustancia según el arte y es el fuego sagrado de nuestro laboratorio orgánico. Esta sustancia semisólida, semilíquida, tiene un mercurio puro, claro, blanco y rojo, y un azufre semejante. Además, posee dos clases de sales, una fija y una volátil. Esta materia prima de la Gran Obra no es otra cosa que el semen de nuestras glándulas sexuales.
Con nuestra ciencia y mediante el fuego transformamos esta maravillosa sustancia, para que al final de la obra sea millones de veces más perfecta. Así elaboramos los elixires blanco y rojo.
Arnoldo de Villanueva, Raimundo Lulio, Alberto el Grande y muchos otros alquimistas, denominan mercurio al esperma sagrado. Solamente hay una sola materia que sirve de fundamento a la Gran Obra: el esperma sagrado, llamado mercurio por los grandes alquimistas.
Cada cosa se descompone en sus elementos propios. Con la ayuda del calor se puede descomponer el hielo en agua, porque el agua es el elemento del hielo.
Todos los metales de la tierra pueden ser descompuestos en mercurio, porque es la materia prima de todos los metales.
El hombre puede descomponerse en semen, porque es el elemento de donde salió.
Antes de poder transmutar los metales hay que reducirlos a la materia prima. Así, el hombre, antes de redimirse de los pecados y entrar en el reino de los cielos, hay primero que reducirlo a la materia prima, para luego transmutarlo en el hombre celestial del que nos habla San Pablo.
Cambia la naturaleza y hallarás lo que buscas.
El semen se transforma en espíritu y el espíritu se seminiza.
El Divino Maestro, al abrir el camino de la iniciación, la primera enseñanza que nos dio fue de alquimia sexual. Cristo transmutó el agua en vino en las bodas de Canaán.

Necesario es transmutar el agua en vino para realizarnos a fondo como Maestros del Mahanvantara.


El mercurio es un licor espiritual, áureo y raro.
El mercurio es el águila voladora de la filosofía.
El mercurio es nuestro caos.
El mercurio es nuestro semen.
Esta estela es muy diciente, es un libro de alquimia completo, maravilloso, único.


DESCRIPCIÓN DE LA ESTELA UNO




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad