Mirta y el viejo señOR



Descargar 488.59 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño488.59 Kb.
  1   2   3   4

Chile

MIRTA Y EL VIEJO SEÑOR



Dolores Soler-Espiauba
1


  • ¿Dígame?

  • Buenas tardes, llamo por el anuncio.

  • ¿El anuncio…? Ah, sí. Yo soy el interesado, dígame, por favor…

  • Mi nombre es Mirta Corbalán, y llamo por el anuncio del diario “El Universo”; me interesa.

  • Ya, pero… Tiene usted una voz muy joven… Perdone la pregunta, ¿cuántos años tiene?

  • Veinte, tengo veinte años.

  • Hum … un poco joven. ¿Sabe cocinar?

  • Claro que sé cocinar, soy la mayor de cinco hermanos y mi mamá es una buena educadora: sé cocinar, planchar, coser, limpiar, ordenar…. En una palabra sé llevar la casa.

  • ¿Es usted española?

  • Lo dice por el acento, ¿verdad? No, no soy española, soy chilena. Pero tengo los papeles todos en regla, no se preocupe. Hace casi un año que vivo en Madrid y … Bueno, no es fácil encontrar trabajo.

  • ¿Dónde vive? ¿Puede darme su dirección y su teléfono?

  • Ahorita1 estoy viviendo en casa de una amiga chilena que trabaja en una agencia de viajes: calle San Fernando, 15, 4º derecha. Y el teléfono es el 3486504.

  • Bien… Como sabe por el anuncio, necesito una persona para llevar la casa: limpiar, cocinar, hacer la compra, ocuparse de mi ropa y también hacerme un poco de compañía, pues desde que estoy viudo, me encuentro muy solo… Esto no lo dice el anuncio, pero es así. Tengo ochenta y un años y… bueno…. Me da miedo vivir solo.

  • Lo entiendo perfectamente.

  • ¿Conoce las condiciones? El sueldo está en el anuncio y el horario de trabajo, todos los días de ocho a cuatro; de cuatro a nueve estará libre para lo que quiera hacer, de nueve a diez cenamos y, después, puede disponer de su tiempo.

  • Regio2, tengo clase diaria de cinco a ocho, me viene muy bien ese horario.

  • Tendrá un mes de vacaciones pagadas en verano.

  • Bueno, el verano de aquí es el invierno de Chile, pero no importa.

  • ¿Puede venir a verme mañana? Si llegamos a un acuerdo, puede empezar a trabajar el lunes.

  • Con mucho gusto. ¿Le parece mañana por la tarde?

  • Muy bien, a eso de las seis, porque yo siempre duermo la siesta después de comer.

  • Perfecto. ¿Me puede dar su dirección?

  • Menorca, 224, 6º izquierda. Le dice a la portera que viene a visitarme, porque es muy desconfiada.

  • Sin falta. Hasta mañana entonces, adiós.

  • Hasta mañana.

2
Tres días más tarde entró Mirta en casa del viejo señor con una gran valija3 y muchas pequeñas bolsas que contenían sus tesoros: una pequeña radio, un casete con muchas cintas, un álbum de fotos, una caja llena de cartas y una guitarra.

El viejo señor estaba sentado frente al televisor, su gran amigo y compañero; se levantó para abrirle la puerta y saludarla y la miró con curiosidad. Desde la muerte de su mujer cuatro candidatas al puesto habían entrado por esa puerta y habían salido por ella pocas semanas después. Qué difícil era encontrar a la persona ideal para aquel trabajo: discreta, limpia, puntual, trabajadora, seria, buena cocinera…


  • Buenas tardes, Mirta. ¿Qué tal está?

  • Buenos días, señor… Bien, gracias.

- Te voy a enseñar tu cuarto. ¿Puedo llamarte de tú? Podrías ser mi nieta, ¿sabes? Tengo dos nietos, uno de veintitrés años y otro de dieciocho, tu edad.

  • No faltaba más, señor.

  • Me llamo Francisco.

  • No faltaba más, señor Francisco.

Don Francisco la condujo por el largo pasillo de un piso antiguo, oscuro y bastante triste. Pasaron delante de la cocina, no muy moderna, del cuarto de baño principal, del dormitorio del señor, del despacho, del cuarto de huéspedes y por fin…

- Mira, éste es tu cuarto, no es muy grande pero tiene mucha luz. Es el más alegre de la casa..

Mirta pensó que su cuarto era el menos triste de la casa, y efectivamente, había un gran balcón que daba a la calle y el sol entró en aquel momento hasta la cama. Había un armario empotrado, una mesa para escribir o estudiar, una silla junto a la mesa, un pequeño sillón junto al balcón, una estantería para poner libros y otros objetos y una mesilla de noche.

- ¿Qué te parece? Hay un poco de ruido, porque en la calle hay mucho tráfico, pero…



  • Me gusta, me gusta.

Don Francisco le enseñó un pequeño cuarto de baño junto a la habitación, era muy pequeño pero era cómodo tener una ducha para ella sola.

- Bueno, te dejo tranquila, arregla tus cosas y ven después a verme para hablar de la comida de hoy. ¿Vale?



  • Vale.

Mirta pensó que los españoles decían constantemente “vale”; tendría que acostumbrarse. Hablaban también más deprisa que los chilenos y parecían mas secos, más duros. Pero después de un año, ya estaba acostumbrada y sabía que era solamente una impresión. Era el mismo idioma pero con una entonación diferente y a veces con algunas palabras y expresiones distintas.

Empezó a ordenar su ropa en el armario: los jerseys, los calcetines de lana y el abrigo necesarios para el invierno de Madrid, que empieza en noviembre… “Ahora en Valparaíso está empezando la primavera, todo allá es tan distinto y tan lindo…” Pero no quería ponerse triste. Colocó sus libros en la estantería, no tenía muchos, eran tan caros… Sacó de la maleta la ropa interior y los zapatos e hizo la cama con las sábanas y las cobijas4 que estaban dobladas en una silla. Y después las fotos: una de su mamá con ella, el día de su último cumpleaños y una de Lautaro. Lautaro… Mejor no pensar ahora, no quería ponerse triste.

- ¿Don Francisco?

- Siéntate, Mirta, vamos a charlar un poco.

Mirta pensó que los españoles lo llamaban charlar a platicar, otra cosa que tenía que aprender.

- Yo como muy poco, ¿sabes? No tengo mucho apetito… Los viejos comemos poco. El médico dice que tengo que comer mucha verdura, pescado, fruta, caldos y zumos, cosas así, pero muy poca carne y nada de grasa, todo sin sal. Y el vino… tampoco, nada de vino.

- Es normal. Pero no se preocupe, yo tampoco bebo vino.

“Mentira – pensó Mirta – el vino chileno me encanta, es buenísimo y aquí casi no se conoce. Y más todavía el pisco sour5”.

- Y las comidas, bueno, la comida chilena no es tan diferente de la comida española. Comemos mucho pescado también, verduras… ¿Conoce las empanadas? Son ruiquísimas. Mi mamá es la gran especialista de la familia.

- Mi mujer también hacía empanadas, y muy ricas, pero háblame de tu madre, ¿vive sola?

- Está viuda también, desde hace cinco años. Trabaja mucho y duro, porque somos cinco hermanos y la vida no es fácil.

- ¿A qué se dedica?

- Es modista, cose muy bien y tiene una buena clientela en Valparaíso6. Pero trabaja demasiado… Por la noche sobre todo, hasta muy tarde, todos los días. Por eso vine yo acá. Porque en Europa se gana más plata, bueno, más dinero. Además, quería conocer España. Mis abuelitos maternos son españoles, vascos, y siempre cuentan cosas sobre la playa de Ondarreta en San Sebastián, sobre la cocina vasca y de la Semana Grande, por la Virgen de Agosto…

- Los chilenos tenéis mucho de españoles, ¿no?

- Mucho; pero también somos medio mapuches7, la inmensa mayoría somos mestizos; indígenas casi no quedan, un tres por ciento nada más. Me parece que los mataron ustedes a todos – dice riéndose.

- No vamos a enfadar, Mirta… - dice don Francisco con el dedo índice en alto -. No vamos a enfadar.

- No, no vamos a enojar, don Francisco, porque usted no tiene la culpa. En todo caso, los culpables son mis antepasados, los españoles que llegaron allá hace muchos siglos, mis bisabuelos, no los suyos.

- Ah, eso ya es más razonable… Bueno, ¿y tú piensas quedarte aquí mucho tiempo?

- ¿En España? Pues no sé… Depende.

- ¿Te encuentras a gusto aquí, tienes amigos?

- Tengo algunos amigos… Sobre todo chilenos y también latinoamericanos: colombianos, argentinos, peruanos, nos vemos en discotecas de música latina y también en clase.

- ¿En clase?

- Sí, estoy aprendiendo informática e inglés. Hoy día el inglés es indispensable para cualquier trabajo; y también la computadora, digo, el ordenador.

- Claro, claro. Yo ya soy muy viejo para eso, pero hoy todo el mundo trabaja sentado delante de un ordenador, es terrible, hasta los niños.

- No es tan difícil, es un problema mental. Si uno piensa: no puedo, soy demasiado viejo, no lo consigue nunca.

- Bueno, yo… Mi gran tecnología personal es el mundo a distancia de la tele. Eso sí, lo conozco perfectamente, sobre todo cuando hay fútbol.

- ¿Le gusta mucho el fútbol?

- Muchísimo, sobre todo cuando juega el Real Madrid.

- Ah. Eso me recuerda a mis hermanos: Hernán y Lucho, locos por el fútbol esos cabros8; siempre pegados al televisor, sobre todo cuando juega el Colo-Colo : “Campeón, campeón, campeón hay un solo, se llama Colo-Colo, eterno campeón…” – tararea Mirta y se ríen los dos.

- Bueno, pues mira, te voy a dar dinero, tú miras lo que hace falta comprar para comer durante unos días y cuando se acabe el dinero y la comida, me lo dices. Hay un mercado muy cerca de aquí, dos bocacalles más abajo.

- ¿Quiere usted decir a dos cuadras9?

- Exacto. Allí hay de todo: carne, pescado, verdura, fruta… Pero ya sabes: yo carne y embutidos, muy poco, muy poco, ¿vale?

- Vale.

- Una vez a la semana puedes ir al supermercado y comprar las cosas básicas: azúcar, aceite, harina, arroz, lentejas, pastas… Y también los detergentes y los productos de limpieza, son más baratos que en las droguerías.



- Lo que usted diga, don Francisco. Voy a mirar lo que hay en los armarios de la cocina y en la nevera y lo que hace falta traer.
3
Aquella noche, la primera que pasaba en casa de don Francisco, lejos de su amiga Ana Paula, Mirta estaba un poco triste y lo único que podía consolarla en aquel momento era su guitarra. El viejo señor estaba hipnotizado delante de la tele, porque jugaba su equipo y de vez en cuando daba gritos de alegría o de rabia. Como además estaba un poco sordo, no había peligro de molestar con la música. Y Mirta se puso a tocar las canciones de su país, de su Valparaíso lejano.

Sin saber por qué, la canción de Víctor Jara “Te recuerdo, Amanda”, vino a sus labios. Era una canción triste, de amor, de guerrilla y de muerte… Lautaro la cantaba tan bien:

Te recuerdo, Amanda, la calle mojada, la lluvia en el pelo, corriendo a la fábrica, donde trabajaba Manuel… La sonrisa ancha, la lluvia en el pelo no importaba nada, ibas a encontrarte con él, con él…”

“Mejor no pensar en Lautaro, porque no voy a encontrarme con él para nada” – pensó de nuevo Mirta y dejó la guitarra, dejó la canción - . “Mejor voy a acostarme a dormir para olvidar la nostalgia.”

- Buenas noches, don Francisco. ¿Necesita alguna cosa, un tecito, un vasito de agua? Me voy a la cama.

- ¡Gol! ¡Goooooool! – gritó don Francisco como loco - . El Real Madrid ha marcado un gol y domina por dos a uno. ¡Ganaremos la copa, seremos campeones!

- Don Francisco, ¿me oye? ¿Necesita algo? Me voy a dormir…

- Nada, hija, nada, déjame escuchar, buenas noches, buenas noches.

Mirta se fue a la cama un poco triste ante la indiferencia del anciano. Cuando iba por el pasillo, camino de su cuarto, oyó otro grito:

- ¡No, no, no es posible, tramposos, tramposos!

Mirta pensó: “Seguro que el Barcelona ha marcado otro gol, ya no son campeones.”

Recordó a sus hermanos, Lucho y Hernán, cantando después de cada victoria de su equipo: ¿Quién es Chile? ¡Colo-Colo! ¿Y quién es Colo-Colo? ¡Chile!

- Están locos los hermanos con el fútbol.

Y se acostó, pensando, como Scarlett O’Hara: “Mañana será otro día.”


4
La portera era baja y gordita, tenía unos ojos pequeños y muy juntos y hablaba con acento andaluz:

- ¿Es usted la nueva sirvienta de don Francisco?

- Soy su señorita de compañía.

- Usted no es española, ¿verdad? – la miró con sus ojillos malignos.

- No, señora, soy chilena.

Mirta se fue muy digna. Pero todavía en el ascensor la oyó decir a una vecina que salía del ascensor:

- Cada día hay más sudacas10 en Madrid.

No le gustaba la palabra “sudaca”. Abrió el buzón con el llavín que don Francisco le había dado y encontró una carta para ella con sellos de Chile. Olvidó a la horrible portera, olvidó que estaba en Madrid, olvidó que no debía pensar en Lautaro y se metió la carta en el bolsillo de la chaqueta para poder leerla en un momento de tranquilidad. Precisamente en la calle de Ibiza había bancos en el bulevar y Mirta se instaló en uno que estaba vacío.

Querida Flaquita11: te escribo desde Santiago12, estoy aquí desde el domingo. Todo es diferente de Valparaíso, pero me imagino que en Madrid más todavía. Acá hay tanto smog que casi no se puede respirar. Cinco millones de habitantes respirando porquería. Está prohibida la circulación de los carros13 sin catalizador, pero los médicos y los ecologistas piden medidas más severas. Y… si te digo otra cosa, te mueres: siete temblores14 en cuatro días. Qué miedo…Dicen que las casas son antisísmicas, pero yo no me lo creo mucho. Bueno, hablemos seriamente, Santiago es una ciudad genial, aunque naturalmente, como Valpo, nada. Ya visité el museo de Bellas Artes, el museo de Arte Colonial y también la Casa de Neruda, que es lo que más me gustó; está en el barrio de Bellavista , un barrio lindísimo15, con casitas de colores, como el Valpo, y con muchos cafés, teatros y galerías, música diferente en cada esquina y mucha gente joven, cabros en todas partes; los jardines de la Casa de Neruda (en realidad son tres casitas colgadas en un cerro), son divinos y en el interior hay recuerdos de los viajes de don Pablo y de sus amigos artistas: Diego Rivera, Siquieros, O’Higgins, Walt Whitman…Cada libro, cada objeto están llenos de la presencia de nuestro poeta. También he descubierto una salsateca16 supergenial. Espero poder ir contigo algún día. Pero, pero… He venido aquí para estudiar, como sabes, y para laburar17 también. Trabajo tres noches por semana: viernes, sábado y domingo, en una hamburguesería. Es un laburo muy cansado y no me pagan demasiado bien (además el olor de las hamburguesas es nauseabundo y las odio), pero no hay otra cosa; así al menos podré pagarme las clases de piano en el conservatorio. Tengo unos profesores fabulosos y creo que voy a aprender mucho. Extraño18 a mi mamá, a los hermanitos, pero pienso que es la mejor decisión de mi vida. ¿Y tú? Cuéntame de la tuya en España; qué valiente, irte tan lejos. ¿Son lindos los españoles, son todos como Antonio Banderas? ¿Aprendiste ya a decir “vosotros19” y “sois” y “vale” y no sé qué más? Harto20 me voy a reír de ti a tu regreso. ¡Diviértete y goza! (Pero escríbeme pronto). Besos. Sandra.”

Sandra, la más linda de las tres hermanas, la única rubia, descendiente seguramente de algún abuelo alemán, de esos chilenos alemanes que abundan tanto el Sur del país y que viven en casitas de madera como en los Alpes y conservan las tradiciones germánicas… Sandra, con sus cabellos largos y rubios de princesa, vendiendo hamburguesas; Sandra con sus ojos azules y sus manos de pianista, la artista de los Corbalán, qué lejos de ella.

Pero Mirta volvió de repente a la realidad y miró el reloj: Dios mío, las once de la mañana y aún tenía que hacer la compra y preparar la comida para don Francisco y después recoger la cocina, porque en esta casa antigua no había lavavajillas, ni aspiradora, ni batidora ni ningún electrodoméstico moderno. Y después tenía que ir a clase y aprender los verbos irregulares ingleses e imitar el acento de Oxford y pasar dos horas delante de una computadora dando órdenes a un “ratón”…

“Es dura la vida”, - pensó Mirta. Se levantó, agarró21 su carrito de la compra y se dirigió al mercado.


5
- ¿Le preparo la once, don Francisco?

- ¿Cómo dice, hija?

- Que le preparo la once antes de irme a clase: unos sandwichitos con queso y jamón, un tecito o un cafecito? En Chile es la merienda obligatoria nomás.

- Me parece una excelente idea, pero, ¿por qué la llamáis “la once”?

Mirta se rio:

- Bueno, no está muy claro, pero parece ser que cuando estaba en vigor la ley seca, era un eufemismo para hablar discretamente del consumo de alcohol: “aguardiente”… Si usted cuenta las letras de esta palabra, seguro que le salen once letras. ¿A qué sí?

- Pero qué listos sois los…

- Los sudacos, don Francisco, ya conozco la palabrita, tranquilo. Pero ¿sabe qué le digo? Que ustedes, los gallegos, también son muy listos.


6
El otoño madrileño es la mejor estación de la capital, de todos es sabido, y Mirta lo comprobaba de su balcón viendo el sol espléndido, el cielo azul, el aire seco… Aquel día no tenía que hacer la compra, había hartas cosas en la nevera para sobrevivir durante algunos días. Solamente el pan, el pan había que comprarlo todos los días. Ah, y el periódico de don Francisco, su querido ABC. Allá en Chile su abuelo leía siempre La Nación, pero su papá El Mercurio. Mirta se duchó y se arregló, se puso un bonito suéter y unos pantalones vaqueros, preparó el desayuno para don Francisco, que ya había salido del cuarto de baño, oliendo como siempre a colonia de lavanda inglesa. Y pensó: “Esta mañana me apetece dar un paseíto.”

- Buenos días, don Francisco.

El anciano estaba delante de la consola del salón, observando el retrato de su difunta esposa. Había varios por toda la casa: encima del televisor, al lado de su cama en la mesilla de noche, debajo de un cuadro de la Virgen Dolorosa, detrás de un jarrón con flores en el salón…

- Don Francisco, hoy está un día tan lindo. ¿Por qué no salimos a dar un paseo después del desayuno? Le hará bien, está siempre metido en casa.

- No, hija, muchas gracias, no tengo ganas de nada. Estoy tan solo y tan triste.

- ¿Cómo que está solo? ¿Y yo entonces, no cuento para nada? Mírese en el espejo, está pálido como un muerto, necesita tomar el aire.

- Mi vida no tiene sentido, sólo espero la muerte.

- Bueno, bueno, don Francisco, me va a poner triste a mí también. Tómese el desayuno y luego nos vamos al Retiro, debe estar lindísimo hoy con este tiempo. Le he preparado un zumo de maracuyá, una delicia, pura vitamina.

El viejo señor obedeció: tomó el zumo, bebió su café con dos tostadas de pan con mantequilla y mermelada y miró a Mirta sin saber qué hacer. Pero Mirta ya estaba preparada: en la mano izquierda el sombrero verde de don Francisco y en la derecha su bastón con puño de plata. Le abrió la puerta con una sonrisa y lo siguió hacia el ascensor.

Higinia, la portera, los miró con malos ojos:

- ¿Adónde va usted tan temprano, don Francisco? A ver si coge frío y tenemos un disgusto…

- No se preocupe, Higinia, hasta luego.

Ya en la calle compraron el ABC y caminaron despacio hacia el Retiro, un bello parque madrileño. Había poca gente, porque los niños estaban en el colegio y los adultos trabajando, pero sí se veían algunos jubilados que paseaban con las manos en las espalda, otros que paseaban a sus perros y algunas jóvenes mamás que jugaban con sus guaguas22 y hablaban en los bancos con otras mamás.

Se sentaron en un chiringuito23 que a aquella hora estaba casi vacío y pidieron dos cafés. A su alrededor había jardineros municipales que cuidaban y regaban las plantas y algún peatón que atravesaba el Retiro a pie para ir al centro de Madrid. Don Francisco abrió el periódico y se puso a leer. Siempre empezaba por las esquelas, para ver qué personas conocidas habían muerto aquella noche y cuando conocía a alguna, lo comentaba con toda la familia durante semanas. Después leía las crónicas de fútbol, los pronósticos para su club; y por último la política nacional y la internacional.

Después de tres cuartas de hora de silencio, Mirta tosió discretamente:

- Don Francisco…

- ¿Decías algo?

- Me estoy aburriendo terriblemente.

- Ay, perdona, hija; es que no estoy acostumbrado a hablar con las chicas que se ocupan de mí.

- Pues a mí me gusta mucho platicar y si no platico, me aburro.

- Bueno, pues vamos a platicar, como tú dices. ¿Hay parque como éste en tu tierra?

- Huy , qué cosas dice, y mucho más lindos también. Los árboles de allá, no se puede imaginar. Los más bellos: las araucarias y los jacarandas. Pero también eucaliptos, pinos, palmeras, abetos, raulíes, hualos, canelos, avellanos… y flores, hartas variedades de flores, pero la más chilena, la más nuestra es el copihue, roja como la sangre, simboliza el amor… ¿Usted sabe, don Francisco, que Chile tiene más de 4000 kilómetros de longitud? Imagínese la cantidad de especies vegetales y de paisajes, desde el desierto de Atacama, en el Norte, hasta la región de los lagos y la zona antártica en el Sur… Creo que es el país más variado del mundo, todos los turista lo dicen, lo más hermoso de Chile es la naturaleza y también la variedad. Tenemos desiertos y lagos y cordilleras cubiertas de nieve y playas divinas y ríos caudalosos… Hay una leyenda que dice lo siguiente: un día, Dios decide crear el mundo y crea países con montañas como Suiza, países con lagos como Finlandia, países con islas como Grecia, países con selvas como Brasil, países con desiertos como Marruecos… Y cuando termina su trabajo ve que le sobra un poquito de cada cosa. Entonces decidió crear Chile con todos esos poquitos. Lindo, ¿no?

- Bueno, bueno, me están entrando ganas de conocer ese país tan extraordinario, hija.

- Ay, qué bueno, don Francisco, eso sería regio.

- Pero soy demasiado viejo, Mirta, y a mí ya no me interesan los viajes.

- Si le interesa el fútbol, pueden interesarle otras cosas. Pronto va a apetecerle viajar a Chile.

- Hum… ya veremos. ¿Qué, volvemos a casa?

- No faltaba más, don Francisco. ¿Qué le apetece almorzar hoy?

- No sé, hija, lo que tú quieras…

- Tengo una palta en el frigo que va a estar muy rica de primer plato.

- ¿Palta, qué es eso?

- Ay, es verdad, ustedes la llaman aguacate, con el nombre azteca. En Chile la comemos como mantequilla, untada en pan, tan sabrosa… Después le voy a preparar unas empanadas con la receta de mi mamá, verá qué cosa rica, y una ensalada de lechuga y tomate para acompañar.

- Mi mujer también cocinaba muy bien, pero no hacía esos platos tan exóticos, nunca compró aguacates.

- Es normal, don Francisco; ella le cocinaba seguramente platos españoles: paella, cocido, fabada y otras cosas sabrosas, ¿cierto?

- Sabes una cosa, Mirta, de tanto hablar de comida, se me está abriendo el apetito, tengo un hambre…

- ¡Es el paseo, señor! ¿Tenía yo razón o no?

En el portal, Higinia los miró otra vez con sus ojos pequeños, juntos y malvados:

- ¡Vaya frío! ¿No? Qué idea irse a pasear con este día…

- ¡Qué va, Higinia! Hace una mañana espléndida, me siento en plena forma.

Mirta abrió el buzón y había una nueva carta con sellos de Chile; era la recompensa que esperaba.

- Adiós, señora Higinia, debería usted salir un poquito a tomar el aire, ¡ayuda a cambiar de ideas!
7
Mi hijita linda:

Pienso en ti todo el tiempo, cuando acá es de día, tú estás durmiendo; cuando yo estoy durmiendo, allá es de día y tú trabajas; qué difícil pensar y vivir al mismo tiempo… Qué bueno que encontraste trabajo. ¿Es serio ese señor don Francisco? Ojo con los hombres, mi niña, que hasta viejos son todos iguales. El sueldo me parece bueno, claro que seguramente allá la vida está más cara, tú hablas de pesetas, yo pienso en pesos, pero ni tienes gastos suplementarios de alquiler, ni de luz, ni de agua… ¿Cómo te arreglas para cocinar, le gusta la comida chilena, ya le hiciste mis empanadas? ¿Le gustaron? Te mando la receta en una hojita aparte.

Acá la casa está vacía, sin Sandra y sin ti; Julia anda triste cuando vuelve de la escuela y los muchachos, ya sabes, siempre en la calle o viendo fútbol en la tele. Gasto menos, claro está, porque a Sandra no le mando ni un centavo, se consiguió un trabajo; también Lucho y Hernán sacan buenas notas últimamente… Hernán sólo piensa en entrar en el Colo-Colo juvenil, ¿te imaginas? Extrañamos tu guitarra y tus lindas canciones. Julita quiere una guitarra por Navidad, seguro que es para imitarte. Tengo que terminar, mi hijita, tengo mucha costura últimamente; eso es bueno, pero necesito anteojos24 nuevos, cada vez veo peor. Ah, llamó Lautaro y me pidió tu teléfono… Está tan triste que se lo di. A lo mejor te llama. Escríbeme, guagüita querida; te quiero muchísimo y te envío muchos besos. Tu mamá.
Receta de las empanadas de pino

El pino, o sea, el picadillo de carne, lo tienes que hacer con carne molida, más o menos un cuarto de kilo, que fríes en cuatro cucharadas de manteca de cerdo con una cebolla grande picada fina y una cucharadita de ají de color. Cuando está frita la mezcla, añades sal, pimienta, orégano y comino, una tacita de pasas, diez aceitunas, un huevo duro picado y una cucharada de harina, se mezcla todo bien y se añade una taza de agua, se deja cocer unos cinco minutos y después se deja enfriar. Para la masa necesitas: tres tazas de harina, una cucharadita de levadura, un huevo, dos cucharadas de manteca derretida, dos cucharadas de aceite y una taza de agua con dos cucharaditas de sal. Ya sabes, lo mezclas todo bien y lo dejas reposar una hora. Después, cortas redondeles de masa con un vaso, pones en el centro una cucharada de pino, la doblas en forma de empanada y al horno una media hora. Ya me contarás el resultado.”
8
- ¡Mirta!

- ¿Qué ha pasado?

- ¿No te vas a clase? Vas a llegar tarde.

- Recibí una carta de mi mamá, por eso…

Don Francisco la miró: tenía los ojos de tanto llorar.

- Si alguna vez quieres llamar por teléfono a tu casa, puedes hacerlo desde aquí sin ningún problema.

- Gracias, señor, es muy gentil… Pero es complicado, las horas son diferentes y…

- Ya lo sé. Pero puedes llamar cuando yo estoy durmiendo, no me importa…

- Qué amable, don Francisco. Pero igual ellos me llaman cualquier día, tienen su teléfono.

En ese momento sonó el timbre, Mirta fue a abrir y apareció un chico moreno, alto, atlético sonriente.

- Ah, me parece que tú eres Mirta… Soy Borja, el nieto de… bueno, el nieto de mi abuelo.

- Encantada, Borja, pasa. Tu abuelo está en el salón. Lo siento, tengo que marcharme, tengo clase en media hora y la micra tarda muchísimo.

- ¿La micra?

- El microbús, bueno, ustedes dicen el autobús, pero es lo mismo. Hasta luego.

- Hasta luego, Mirta. Volveré otro día a otra hora, te lo prometo.

Mirta se fue y Borja entró en el salón.

- Caramba, abuelo, qué señorita de compañía de lujo tienes ¿De dónde la has sacado?

- De un anuncio en el ABC, hijo. Es muy educada y formal y cocina muy bien.

- ¡Y además es guapísima! ¡Qué pelo, qué ojos, qué sonrisa, qué cuerpo…!

- Me parece, Borja, que te voy a ver muy a menudo en casa. ¿A qué sí?

- Qué listo, abuelo. Bueno, hoy he venido a pasearte. ¿Damos un paseo?

- No, hijo, paseo todos los días con Mirta.

- Ajá, esta chica es perfecta. ¿Y crees que a mí también me podrá pasear?

- Lo veo difícil, está muy ocupada.

Sonó el teléfono.

- ¿Cómo dice, para Mirta? Sí, sí, aquí vive… ¿De parte de quién? ¿Cómo dice? ¿Lautaro? No, no, no está. ¿De dónde dice que llama? ¿De Chile? Pues acaba de irse a clase hace un momento… Yo le diré que ha llamado, sin falta.

Y colgó.

- Lautaro… Qué nombre, como el héroe de la Araucana, de Ercilla.25

- A una chica como ésta sólo pueden llamarla por teléfono los héroes mitológicos. Mañana, a lo mejor, Ulises o Sigfrido, quién sabe…

El abuelo se rio:

- Estoy preparado para todo. Ya te contaré. ¿Y qué hora puede ser en este momento en Chile?

- Pues seis hora más temprano que aquí, ¿no?

- Las diez y media de la mañana…. Muy enamorado tiene que estar Lautaro para llamar a esas horas.

- Hum…
9


Querida Sandra:

Como me alegró tu carta, aquí estoy tan sola y tan lejos de todo que una carta es algo muy importante, sobre todo si es tuya. Qué bueno que te conseguiste un trabajo. Genial lo de las hamburguesas, los gringos26 velan por nosotros, ¿qué haríamos sin ellos, verdad? Lo importante es el piano, flaquita, continúa con él, un día te veremos en las salas de conciertos de Europa, estoy segura, y yo estaré en la primera fila aplaudiendo a la hermana famosa.

Acá no estoy mal, los españoles no son mala gente, algunos son desagradables, como la portera de la casa donde trabajo, que me llama sudaca a mi espalda, ¿conocías el termino? Un sudaca puede ser tanto un colombiano como un cubano, un argentino o un mexicano (pero siempre la gente de poca plata). Lo determinante es ser hispanohablante pero con un acento raro. Ya me acostumbré y no me importa nada ser sudaca. Mi patrón es un viejito de ochenta años, un poco triste y melancólico, pero buena gente también. Como estamos solos los dos, esto nos une y me parece que está contento conmigo. Gasto muy poco dinero para poder viajar a Chile el verano que viene. Bueno, el invierno para ustedes, porque aquí las estaciones del año están cambiadas. Ahora entramos en el invierno y voy a necesitar el saco27 y los calcetines y guantes de lana mientras ustedes están comprando trajes de baño y minifaldas.

Tengo que contarte algo que me preocupa: hace unos días me llamó por teléfono Lautaro, imagínete. Afortunadamente yo no estaba en casa, pero volverá a llamar, estoy segura. ¿Qué hago si me llama, flaca? ¿Qué le digo? Es muy duro estar aquí sola por causa de él… ¿Por qué no me deja tranquila?

Me preguntas por los cabros de aquí, pues no están nada, nadita mal, aunque no todos se parecen a Antonio Banderas. Don Francisco, mi patrón, tiene un nieto superlindo, por lo menos un metro noventa y unos ojazos grises… está “macizo28”, como dicen aquí. Te dejo, Sandra, tengo que planchar camisas, cosa que odio. Este señor es superlimpio y se muda de camisa todos los días. Resultado: siempre estoy planchando camisas. Pero prefiero las camisas a las hamburguesas, por lo menos no huelen.

Chaucito29, hermana. Escríbeme seguidito. Un beso. Mirta”.
10
- ¡Mirta! ¡El teléfono para ti!

Dios mío, ¿otra vez Lautaro? Desenchufó la plancha y corrió al salón.

- ¡Aló!

- Soy Borja. ¿Te acuerdas de mí?



- ¡Borja! Claro que me acuerdo. El nieto de don Francisco, ¿cierto?

- Oye, Mirta, quería proponerte una cosa: dan una película italiana muy buena en los minicines Rubens, está inspirada en una novela de un chileno, Skármeta…

- "¡El cartero de Neruda!"

- La has visto, estaba seguro…

- Puedo verla mil veces, es maravillosa.

- ¿Entonces vamos? Paso a recogerte a la salida de clase. ¿Me dices dónde es?

- ¿Y la cena de tu abuelo?

- Pues le dejas algo preparado y ya está, no se va a morir de hambre.

- Ah, tengo una idea: le voy a preparar un completo.

- ¿Y eso qué es?

- Parecido a un perrito caliente30 pero con miles de cosas dentro de pan: salchicha, palta, mahonesa, vegetales… ¡Completo!

- Le va a encantar.

- Seguro. Bueno, pues mi academia está en la Gran Vía, junto al metro de Callao. Salgo a las ocho y media.

- Pues allí estaré. ¡Hasta luego!

- Chau.

Don Francisco la miró sonriente.

- No tienes que preocuparte por mi cena, me preparas una once un poco consistente, con muchos sandwiches y creo que sobreviviré.

- Tengo algo mejor para usted esta noche. Ya verá, se lo dejo en la nevera.

- Pues que te diviertas.

La portera estaba regando las plantas del portal cuando salió Mirta. La miró con una mirada perversa y no contestó al “buenas noches”. Después murmuró entre dientes:

- Muy contenta va la sudaca; seguro que ya pescó novio. A eso vienen todas, a casarse.
11
El pub estaba lleno, pero encontraron una mesa vacía al fondo.

- ¿Qué van a beber? – preguntó el camarero.

- Para mí un café irlandés, hace un frío en este Madrid…

- Para mí un gin tonic, por favor.

-¿Te ha gustado "Il postino"31 tanto como la primera vez?

- Más todavía. Además, en versión original es lindísima, qué lengua tan bella. ¿Por qué tenemos que aprender el inglés si existe un idioma como italiano? Es una película poética y tierna… Siempre lloro cuando la veo; hoy también.

- ¿Tienes la novela de Skármeta? Me gustaría leerla.

- La tengo, pero en Chile, con todos mis libros. Es uno de mis autores favoritos. Me encanta como escribe.

- ¿Qué otros escritores chilenos conoces? Yo, aparte de Neruda…

- Bueno, Neruda es el gran maestro, Neruda es algo colosal y único, pero también están José Donoso, que murió hace poco, y Jorge Edwards… Y si te gusta la aventura y la ecología, tienes que leer a Luis Sepúlveda, un gran contador de historias.

- ¿Y las mujeres? ¿No tenéis mujeres escritoras?

- Claro que las tenemos, y sublimes: Gabriela Mistral, premio Nobel en 1945, imagínate una mujer premio Nobel en esos tiempos… y claro, Isabel Allende, y más reciente aún, Marcela Serrano… Hay muchas mujeres que escriben en Chile, ¿sabes?

- No te enfades, querida india araucana, todavía no te he llamado sudaquita.

- Para eso está la portera de tu abuelo, vieja pendeja32.

Borja la miró atentamente. Mirta era realmente bonita con sus rasgos un poco mestizos: piel cobriza, ojos negros y un poco asiáticos, labios bien marcados, nariz pequeña, pelo negro y muy brillante, liso. Era delgada y esbelta y debía medir cerca de un metro setenta. También le gustaba cómo se vestía: llevaba unos pantalones negros y ceñidos, un jersey rojo de lana fina y una chaqueta de tweed gris oscuro.

- ¿Echas de menos Valparaíso?

- Mucho. Extraño a mis amigos, a mi familia, a mi mamá sobre todo.

- ¿Y estás bien aquí?

- Estoy flor aquí, como decimos en Chile. Tu abuelo es un amor.

- Está desconocido, no lo reconozco, lo has cambiado por completo. Sale a pasear, come mejor… Oye, una pregunta, ¿es muy caro viajar a Chile? Tengo tantas ganar de ir… El verano próximo, a lo mejor.

- Es muy caro; está lejísimo, está en el poto33 del mundo, sabes. Pero hay agencias que hacen precios especiales…

- Podemos ir juntos, ¿no? Es más divertido que viajar solo.

- Bueno, no sé, todavía no sé cuánto dinero podré juntar de acá al verano. Tengo que ahorrar.

- ¿Quieres beber algo más?

- No, por favor, se me va a subir a la cabeza tanto trago. Es como con el pisco sour en Chile, cuando hace calor. Una delicia, pero peligrosa.

- Explícame qué es eso del pisco sour.

- Es la bebida nacional, pero te lo explicaré con palabras de Antonio Skármeta: “Brebaje chileno de 40º, procedente de una uva y batido con limón, azúcar, hielo y clara de huevo, y cuyo efecto permite al beneficiario olvidarse sin más de nombre, apellido, edad y, en el caso de los casados, frecuentemente de su estado civil”.

Borja se rio.

- Eres maravillosa, Mirta.

- Sí, pero tengo que irme, es muy tarde.

- ¿Y qué importa?

- Sí importa. Tengo apuro34.

- Bien, te acompaño a casa entonces.

Llamó al camarero:

-¿Qué le debo?

Pagó y después atravesaron Madrid, casi vacío a la una de la mañana hasta llegar a la calle Menorca.

- Gracias, Borja, por el cine y por todo. Fue muy lindo.

- Gracias a ti, que eres la mujer más maravillosa del mundo. Espera un momento. ¿Puedo hacerte una pregunta?

- …

- ¿Quién es Lautaro?



- Alguien de quien no quiero hablar en este momento. ¡Chau!
12
Terminó de planchar las siete camisas de la semana y empezó a colocar en la pared de su cuarto los dos pósters que Hernán le había enviado: uno el del volcán Osorno, en el Sur, con su cumbre nevada, el símbolo de Chile; y otro, el desierto de Atacama, en el Norte, árido y hermoso. El cuarto parecía ahora más acogedora, más suya. Sacó del armario un poncho de lana de vicuña y se cubrió con él, siempre tenía frío en Madrid. Agarró la guitarra y tocó viejas canciones de Quilapayún y de Inti Ilimani35. También canciones modernas que cantaban en los pubs de Valpo. Pero no estaba inspirada. Dejó la guitarra, fue al salón y vio a don Francisco delante de su eterno partido de fútbol: cada día uno diferente, pero a Mirta le parecía siempre el mismo. El anciano se veía contento.

- ¿Gana el Real Madrid, don Francisco?

- No está jugando el Real Madrid, Mirta. Juega el Betis contra el Depor.

- Ah.


“Veinte hombres corren detrás de un balón, como posesos y otros dos intentan detener el balón. ¡Qué juego más tonto!” – pensó Mirta.

- ¿Me ha llamado alguien, don Francisco?

- No, hija, ¿esperas alguna llamada?

- Oh, no nada especial. A propósito, este fin de semana voy a ir a casa de Ana Paula, hace mucho que no nos vemos.

- Buena idea, hija – contestó con los ojos fijos en el televisor.

Mirta se calló, triste una vez más.

Pasaron quince minutos, media hora. De pronto, el viejo señor miró a Mirta y apagó la televisión.

- Tú estás triste, ¿verdad?

- Sólo un poquito.

- Bueno, cuéntame. ¿Cómo puede una chica como tú no tener novio?

- Sí lo tengo, mi pololo36 está en Valparaíso.

- Lautaro, claro.

- Lautaro.

- Ajá.


- Pero es un amor imposible, por eso estoy aquí.

- ¿Está casado?

- No, libre como el viento.

- ¿Entonces?

- Es una historia muy personal, don Francisco. No sé si debo…

- Pues claro que debes, hija. Hablar es bueno y yo soy ya tan viejo…

- Lautaro y yo nos conocimos en la Universidad, yo en primer año de periodismo y él de asistente de un profesor. Yo dejé los estudios para venir aquí. Es un muchacho fabuloso: serio, inteligente, romántico, apasionado, estudioso… Me enamoré de él y fue una historia muy linda durante ocho meses. Un día le dije que quería conocer a su familia y presentarle a la mía. Entonces me confesó la verdad: en su familia hay una terrible enfermedad genética que se convierte en parálisis después de la pubertad. No todos sufren la enfermedad, pero todos pueden transmitirla, ¿comprende? Su hermano está en un sillón de ruedas, uno de sus primos y una tía paterna, también. Lautaro me dijo entonces que había decidido no tener hijos jamás, pero que quería casarse conmigo. Lo demás, ya lo sabe. Para mí, si algún día me caso, tener niños es muy importante. Por eso estoy aquí, porque quiero olvidar a Lautaro.

- Hija, es terrible lo que me cuentas, pobrecita Mirta.

- Pobre Lautaro sobre todo, señor.

En ese momento sonó el timbre y entró Borja, altísimo, deportivo, elegante y sonriente, con una bolsa de libros en una mano y un ramo de flores en la otra.

- ¡Todos! ¡Los he comprado todos! Mira. Pablo Neruda “Canto general”; Antonio Skármeta “El cartero”; Isabel Allende “La casa de los espíritus”; Luis Sepúlveda “El viejo que leía novelas de amor” … ¡Tengo lectura para un año y todo gracias a ti, sudaquita! Te traigo estas flores para darte las gracias. Pero… ¿Por qué tenéis esas caras tan tristes? Esto parece un entierro.

- Nada, nada, no pasa nada, Borja. Anda, trae unas cervezas de la nevera y cuéntanos el motivo de tu visita…

- No, yo… bueno, pasaba por aquí y…

El abuelo se rio.

- Borja, creo que nunca has venido a mi casa tantas veces como esta última semana.

- Es cierto. Quería invitar a Mirta a una fiesta en casa de unos amigos el sábado.

- El día sábado no puedo, paso el fin de semana con una amiga chilena.

- Tu amiga también puede venir…

- No sé, Borja, muchas gracias, pero prefiero estar tranquila con ella y platicar de nuestras cosas.

Borja pensó: “De nuestras cosas. De Lautaro, claro.”

- Vale, te llamo el sábado por la mañana, tal vez cambies de idea. Hasta pronto, abuelo.

El viejo señor observaba la escena muy interesado. Había olvidado completamente su partido de fútbol.

- Espero verte pronto, hijo.

- Segurísimo, abuelo.

Borja se fue muy serio y Mirta dijo:

- Me voy a mi cuarto, don Francisco; quiero estudiar y escuchar música. Con permiso.

- Gracias por tu confianza, niña. Y si estás triste, ven a verme y habla; es bueno hablar.
13
La fiesta era en un chalé de La Moraleja, en las afueras de Madrid. Había mucha gente, buena música y mucho ambiente. Ana Paula la había convencido:

- Tienes que divertirte, tienes que salir y conocer gente. Estás todo el día pensando en lo mismo. Vas a terminar mal, flaca.

“Seguramente tiene razón”, - pensó Mirta.

Y el sábado a las diez de la noche pasó en su coche Borja, feliz, a recogerlas. Al verlas silbó admirativo: la morena y la rubia, Mirta de azul, Ana Paula de negro.

- Se morirán de envidia mis amigos. Llevo a las dos chicas más guapas de la fiesta.

Inmediatamente, Ana Paula fue acaparada por un amigo de Borja un poco lleno de carnes. Mirta le dijo bajito:

- ¿Qué tal el guatón37?

- Regio. Ya sabes que me muero por los gorditos.

A Mirta le encantaba bailar y el ritmo le hacía olvidar sus problemas. Cuando llegó la salsa, Ana Paula y ella fueron las reinas de la fiesta y todos los chicos quisieron bailar con ellas. Pero Mirta no estaba nada a gusto.

- No es el tipo de gente con la que yo salgo normalmente. Ninguna de estas minas38 se gana la vida39 cuidando a un anciano y planchando sus camisas. Seguro que si lo saben me mirarán de otra manera.

- No creo, Mirta, hoy día esos prejuicios ya no existen.

- ¿Estás seguro? Yo no soy la hija del embajador de Chile, soy una sudaca inmigrada y punto.

- Pero a mí me gustas mucho más que todas ellas juntas y más que la hija del embajador de Chile.

- Olvídate, Borja.

- ¿Por qué?

- Porque sí.

- Lautaro, claro… ¿Por que no eres franca de una vez?

- Pues bien, seré franca: he venido a España para olvidar a Lautaro, porque nuestra relación es imposible, pero ha sido muy muy fuerte y por ahora no puedo entrar en otra historia… de amor, claro. ¿Por qué no hablamos de otras cosas y lo pasamos bien?

A las cinco de la mañana, cansada, pero un poquito tomada40 y muy contenta, entró en su cuarto sin hacer ruido para no despertar a don Francisco. Encima de la cama había una nota de éste: “Ha llamado tu madre, dice que es muy urgente, que debes llamarla inmediatamente, a cualquier hora. Puedes usar mi teléfono, por supuesto. Buenas noches, niña.”

Mirta miró el reloj: las once de la noche en Valparaíso. Tenía miedo. ¿Qué había pasado? Entró silenciosamente en el salón y marcó los prefijos y el número de su madre.

- Soy yo, mamita. ¿Qué pasó?

- Ay, mi hijita… Qué desgracia, no puedes imaginar. Lautaro… está en el hospital, un accidente. Los médicos dicen que vivirá, no te preocupes, pero el problema está en su cabeza, no puede soportar tu ausencia… En realidad no se sabe si fue un accidente o…

- ¿O un suicidio?

- Cierto.

- …

- ¿Mirta? ¿Estás bien?



- Sí, mamita. Estoy aquí, todo va bien. Creo que debo viajar a Chile inmediatamente. Pediré plata para el viaje a Ana Paula, ella puede prestármela. Dígale a Lautaro, por favor, que llego, que me espere.

- Ay, mi hija, yo no sé si es bueno…

- No pasa nada, mami, yo estoy reaccionando en todo esto como egoísta y Lautaro es mucho más débil que yo, me necesita.

A las ocho de la mañana, cuando don Francisco salió del cuarto de baño oliendo a lavanda inglesa, la valija de Mirta estaba preparada y ella estaba reservando su pasaje por teléfono.

- De verdad, señor, no sabe cuánto lo siento, pero es cuestión de vida o muerte, ¿comprende? Ana Paula podrá reemplazarme por unos días, mientras usted encuentre otra persona. ¿Me perdona por dejarle así, de esta manera tan mal criada? Usted es el patrón más bueno del mundo y …

Don Francisco no sabía qué pensar y sobre todo estaba muy triste de ver que Mirta se iba.

- Voy a llamar a Borja para que te acompañe al aeropuerto.

- Oh, no, por favor. Déle esta carta de mi parte, aquí le explico todo. Don Francisco, ¿me perdona?

- No tengo nada que perdonar, niña; pero sé que jamás encontraré a alguien como tú.

- ¿Me promete que dará paseítos por el Retiro?

- Te lo prometo.

- ¿Me promete que nunca olvidará tomar la once? ¿Me promete que se interesará por la vida?

- Te lo prometo, y ya basta. Vas a perder el avión, niña.

- ¿Puedo dejarle los pósteres de Chile como recuerdo?

- Claro, te prometo también que nadie los quitará de esa pared.

- ¿Puedo dejarle mis cintas de música también?

- Claro, así no pensaré tanto en el Real Madrid.

- Adiós, don Francisco, cuídese.

- Adiós, niña. Buena suerte.
14
Pasaron seis meses. Don Francisco había encontrado a una señora gallega muy seria y respetable que cocinaba correctamente y era muy limpia; pero no sabía tocar la guitarra, no cantaba canciones de Víctor Jara, no le hablaba de volcanes ni de lagos, ni de un país inmensamente largo; no le preparaba comidas exóticas y tecitos y tampoco le enseñaba nuevas (o viejas) palabras que existían en el español de América. Para no pensar en todo aquello, don Francisco se compró un perrito y un canario. El perrito lo llamó Pinochet y el canario Pavarotti. Salía todas las mañanas a pasear con el perrito por el Retiro y se sentaba en un boliche a recordar los nombres de árboles lejanos que le había enseñado Mirta. Compraba comida para el canario, lo escuchaba cantar, jugaba con el perrito, oía las cintas que le había dejado Mirta y algunas veces, los domingos sobre todo, miraba los partidos de fútbol cuando jugaba el Real Madrid. Cuando leía la información deportiva internacional siempre buscaba los resultados del Colo-Colo. Algunas veces recibía visitas de Borja, que salía a menudo con Ana Paula, seguramente para hablar con ella de Mirta. Borja había engordado mucho en últimos tiempos, pues para no caer en la depresión se dedicaba a comer dulces y chocolate a todas horas.

Y el tiempo iba pasando…

Un día de primavera sonó el teléfono en el gran piso antiguo de don Francisco y se oyó la voz de Mirta al otro extremo del cable:

- ¡Don Francisco! ¡Gran noticia: me caso! ¡Me caso con Lautaro dentro de un mes!

- ¡Qué alegría, niña! ¿Entonces todo va bien?

- Superbien; Lautaro y yo no podemos vivir el uno sin el otro; hemos hecho una terapia con in psicólogo y, ¿sabe qué hemos decidido? Pues adoptar tres o cuatro guagüitas… Hay tantos niños abandonados por el mundo, no importa si no son nosotros.

- Enhorabuena, Mirta, qué buenas noticias me das.

- Hay otra cosa, don Francisco: usted tiene que ser mi padrino de boda; tiene que venir a Valpo, así será todo lo que le conté. Es tan lindo en otoño… allá en Madrid están en primavera, ¿cierto? Don Francisco, dígame que sí… Ana Paula va a ser la madrina y también viajará a Chile.

- ¿Pero tú sabes los años que tengo yo, niña? ¿Cómo voy a hacer un viaje tan largo? Me da mucho miedo viajar, nunca llegué más allá de París.

- Don Francisco, acá estará como en su casa, toda mi familia le espera, siempre estoy hablando de usted y ya es casi como nuestro abuelito…

- Bueno, bueno, no me líes… Déjame pensar. Te llamo dentro de unos días, ¿vale?

- Vale, señor, chaucito.


15
La marcha nupcial de Verdi, interpretada al órgano por Sandra, suena triunfante en la vieja iglesia y Mirta, bellísima con un traje blanco confeccionado por su madre, se dirige al altar del brazo de don Francisco, que parece totalmente rejuvenecido. Hace una semana que llegó a Valparaíso y no paró un momento. La familia de Mirta le ha hecho visitar los viejos barrios de la ciudad con sus casitas colgadas de las colinas, han subido en viejos funiculares imposibles, se han detenido en típicos pubs para beber pisco y oír tocar la guitarra, lo han llevado al barrio chino y a la vieja aduana. En uno de los quince ascensores que suben al mirador Diego Portales, ha admirado una magnífica vista del puerto y ha visitado igualmente el Museo de Artesanía y el nuevo Parlamento. El encanto un poco misterioso de Valparaíso ha conquistado a don Francisco, feliz de su viaje a Chile, y la madre de Mirta, una joven señora encantadora le ha prometido acompañarlo a Isla Negra, 100 kilómetros más al sur, donde está la residencia de Pablo Neruda, llena de recuerdos de sus viajes y aislada frente al océano. Allí escribió la mayoría de sus poemas y es donde está enterrado el poeta.

Lautaro entra en la iglesia detrás de ellos, del brazo de Ana Paula que va muy elegante con un vestido rojo y un sombrero negro. Sigue la madre de Mirta, todavía muy joven y atractiva, del brazo del padre de Lautaro y después, los abuelos vascos de Mirta, los hermanos de Mirta y los de Lautaro; los primos, los tíos, los cuñados, una vieja tía abuela y los amigos, muchos amigos. Hay otro invitado español que ha venido de Madrid… ¡Borja! Borja que salió del avión de la mano de Ana Paula, quien en el aeropuerto confesó a su amiga:

- Borja es mi pololo, flaca. ¿Recuerdas? Siempre me gustaron los guatones.

Después de las bendiciones hay un banquete muy animado en un restaurante de la parte alta de la ciudad. El menú es exquisito y don Francisco encuentra que los mariscos chilenos y las frutas exóticas son extraordinarios. También ha bebido vino chileno, uno de los mejores del mundo y así, cuando llega el momento de los brindis está entusiasmado.

- Brindo por la felicidad de Mirta, que es como una nieta querida para mí y de Lautaro, que ha sabido ganarse su amor. Brindo por mi nieto Borja, aquí presente, y por su novia, digo su polola chilena, Ana Paula, que será una nueva nieta para mí; brindo por todos ustedes, mis nuevos amigos, que me han recibido de una manera tan cálida y entrañable; y brindo por mí, porque he decidido quedarme a vivir en Valparaíso. Me encuentro aquí mucho mejor que en Madrid. Y brindo finalmente por el Colo-Colo, porque he decidido también hacerme socio de dicho club y no perder ninguno de sus partidos.

Don Francisco levanta la copa y todos los invitados le aplauden y ríen. En ese momento, la orquesta empieza a tocar un vals criollo y el viejo señor invita a bailar a la recién casada.

- ¡Qué bueno, don Francisco! ¿Es cierto que va a quedarse en Chile?

- Totalmente cierto. Nunca más podré soportar la tristeza de mi casa y de mi vida en Madrid. Pero … ¿crees que me dejarán traer a Pinochet y a Pavarotti?

- Estoy segura de que sí, pero a condición de que le cambie el nombre al perrito… Hay que buscar algo más positivo, más moderno.

- ¿Qué te parece Mercosur41?

- ¡Vale! Me gusta.

En este momento Lautaro viene a buscar a su joven esposa para invitarla a bailar y don Francisco se vuelve hacia la vieja tía abuela olvidada en un rincón:

- ¿Un bailecito nomás, señora?

PARA COMPROBAR LA COMPRENSIÓN



1
1) Completa con la información que falta:

Mirta Corbalán es ………………….., tiene ………………………………,

vive……………………., sabe…………………., busca …………………El viejo señor tiene … años, necesita ………… porque …………………………

Las condiciones de trabajo son: todos los días …………………………, en verano ………………………………….


2) Contesta a las preguntas:

¿Por qué llamó Mirta a un viejo señor?

¿Por qué Mirta habla con acento?

¿Tiene Mirta familia? ¿Qué sabemos de su familia?

¿Tiene Mirta amigos en Madrid?

¿Qué sabemos del viejo señor?

¿Qué horario de trabajo propone el señor a Mirta?

¿Le conviene el horario a Mirta? ¿Por qué?

¿Cuándo puede empezar a trabajar Mirta?

¿En qué quedan Mirta y el viejo señor?


3) Imagínate el anuncio escrito por el viejo señor al diario “El Universo” y escríbelo:_________________________________________________________________________________________________________________________________

_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________


2
Completa las frases:
Los tesoros de Mirta son …………………………………………………….

Una asistenta ideal debe ser …………………………………………………

El apartamento de don Francisco es …………………………………………

El cuarto de Mirta es ………………………………………………………...

Mirta puso en el armario ……………………………….., colocó en la estantería………………., sacó de la maleta ………………………….., hizo la cama con…………………………., miró dos fotos una ………………y la otra………………………

Don Francisco tenía que comer mucha ……………, poca ………………., nada de ……….., todo sin ……

La madre de Mirta es …………………………, tiene mucha clientela porque ………………….., trabaja demasiado porque ……………………

Los abuelos maternos de Mirta son ……………………………………….

Mirta tiene algunos amigos en Madrid sobre todo son ………………………

Mirta aprende …………………….. porque ………………………………..

En el mercado a dos bocacalles abajo hay de todo: ………………………….

En el supermercado mejor comprar las cosas básicas: ………………………

Don Francisco es fanático de ……….., sobre todo le gusta ……………………….
2) Contesta a las preguntas:
¿Le gustó a Mirta su cuarto? ¿Por qué?

¿Por qué razones vino Mirta a España?

¿Mintió una vez Mirta a don Francisco? ¿Cómo? ¿Qué le dijo?

¿Se diferencian los españoles de los chilenos en hablar según Mirta? ¿Cómo?

¿Cuál es la composición étnica de Chile?
3) Habla de:
Don Francisco (de sus gustos, problemas, de su familia)

La familia de Mirta (madre, hermanos, abuelos)


3, 4, 5
Da títulos a los capítulos 3,4,5 y anótalos:
Capítulo 3 “ …………………………………………………”

Capítulo 4 “ …………………………………………………”

Capítulo 5 “…………………………………………………..”
Describe el estado de ánimo de Mirta la primera noche pasada en casa de don Francisco y analízalo.
¿De qué se trata en la carta de Sandra? Termina:

En su carta Sandra describe …………………………………………….

Sandra cuenta …………………………………………………………….

La hermana menor se interesa por ……………………………………….


Escribe un informe sobre la capital de Chile (según la carta de Sandra)
Habla de Sandra

¿qué es?


¿cómo es?

¿qué carácter tiene?

¿dónde vive?

¿a qué se dedica y por qué?

¿qué te parece esta muchacha?
6) ¿Por qué al leer la carta de Sandra Mirta pensó que la vida es dura?
7) ¿Sabes explicar qué es “la once”?


6
¿Te has fijado en los detalles siguientes? Escríbelos. Si no, vuelve a leer el capítulo 6.
1. El agua de colonia que usaba don Francisco …………………………….

2. El periódico preferido del papá de Mirta …………………………………

3. El desayuno que tomó don Francisco aquella mañana……………………

4. Don Francisco solía leer el periódico desde …………………………., después leía …………por último……………………………………….

5. Para el almuerzo Mirta le ofreció ………………………………………….

6. Los platos típicos de la cocina española ………………………………….


Contesta a las preguntas:
1. ¿De qué hablaron don Francisco y Mirta en el parque el Retiro?

2. ¿Por qué don Francisco llamó Chile un país extraordinario?

3. ¿Qué trata la leyenda sobre el origen de Chile?
Haz una descripción oral “Una mañana de otoño en el Retiro”
Haz un informe sobre Chile a base de lo leído. Escríbelo y relata.

7, 8, 9


  1. Habla de cada miembro de la familia de Mirta Corbalán

  • Mirta

  • Sandra

  • Julia

  • Lucho

  • Hernán




  1. Traduce por escrito al ruso la receta de las empanadas de pino. ¿Qué plato típico ruso te evoca (напоминает)?




  1. Elige epítetos adecuados para definir a Mirta, Borja, don Francisco:

sonriente

moreno


listo

gentil


formal

de lujo


de ojos grises

superlindo

melancólico

guapísimo

atlético

triste


perfecto

educado


está macizo

alto



  1. Completa:

1. Según Mirta los españoles son ……………… y los muchachos españoles …………………………………………

2. A Mirta le preocupa ………………………………………………………

3. Mirta odia …………………………………………………………………

4. Mirta prefiere ………………………………. a ………………………..

10, 11
Marca si es verdad o mentira. Si la frase es falsa, corrígela según el contenido.
1. Borja llamó a casa de su abuelo para preguntar por su salud e invitarlo a dar un paseo por el Retiro.

2. La academia donde estudia Mirta está en la Gran Vía junto al metro Callaos.

3. La portera estaba regando las plantas del portal cuando salió Mirta.

4. La portera saludó amablemente a Mirta.

5. Cuando Mirta ve la película “Il postino” siempre ríe mucho porque es una comedia.

6. Mirta es realmente bonita con sus rasgos un poco mestizos.

7. Borja tiene ganas de ir a Chile el verano próximo.

8. El pisco sour es el plato nacional de Chile.


Dramatizad la conversación telefónica entre Borja y Mirta.
Después de ver la película Borja y Mirta hablaron en el pub de:

  1. ……………………………………………

  2. ……………………………………………

  3. ……………………………………………

  4. …………………………………………….

  5. ……………………………………………


12, 13


  1. Escribe definiciones a los términos y nombres siguientes:

Osorno

Atacama


Real Madrid

poncho


fútbol

póster


guagua

pubertad


confianza

  1. Cuenta la historia de amor de Mirta y Lautaro.




  1. Haz una lista de literatura chilena anotando el nombre del escritor y su obra.


Autor Obra

1. _______________________________ ___________________________

2. _______________________________ ___________________________

3. _______________________________ ____________________________

4. _______________________________ ____________________________
¿Conoces algo de los autores mencionados, de su vida, obra, etc.? ¿Sabes ampliar la lista?


  1. Describe la fiesta en un chalé de La Moraleja de parte de

  • Borja

  • Ana Paula

  • Mirta



  1. Contesta a las preguntas:

  1. ¿Por qué al volver de la fiesta a las 5 de la mañana Mirta inmediatamente llamó a Chile?

  2. ¿Qué le comunicó su madre a Mirta?

  3. ¿Por qué a las ocho de la mañana Mirta ya estaba reservando por teléfono un pasaje?

  4. ¿Qué le prometió don Francisco a Mirta despidiéndose de ella? (5 puntos)



14, 15


  1. Titula el capítulo 14 “…………………………………”. Completa los espacios vacíos:

Don Francisco encontró a ………………………………… que sabía ………………….………………………pero no sabía ……………………… .

Don Francisco compró ………………………………………. y los llamó ………………………………Cada mañana don Francisco … ……………….. ….. y los domingos……………………………………….. .

Borja ………………………………………………………………………… .

Un día de primavera Mirta llamó a Madrid para ……………………………….




  1. Enumera 5 – 8 lugares notables que merece la pena visitar en Valparaíso en una semana.




  1. Describe la boda de Mirta y Lautaro utilizando las palabras y expresiones siguientes:

La marcha nupcial

Padrino (madrina) de boda

Dirigirse al altar

Traje confeccionado

Ir del brazo de ….

Bendición

Banquete animado

Brindar por

Tocar el vals

Recién casados


¿Has asistido a una boda en tu país? Habla de la ceremonia de casamiento y las tradiciones de la celebración de la boda en tu país.


TEST DE CONTROL (PRÁCTICA ORAL)
Completa el texto siguiente:

Don Francisco dice que no_______ interesan los viajes y que________ ha viajado más allá _________ París. Pero un día Mirta _______ llama por teléfono y los convida ________ su ________ Don Francisco_______ miedo de hacer un viaje tan ______________, pero acepta _________ invitación y al final decide ________ a vivir … Chile para siempre.

Una vez completado el texto, transfórmalo al plan pasado.
¿Qué has aprendido sobre Chile leyendo este libro? Haz una lista de tus nuevos conocimientos en:

Geografía…..………

Historia…………….

Literatura…………

Cine……………….

Tradiciones………..

Ciudades principales ………………
Comenta los nombres propios que contiene el libro:

Víctor Jara

Pablo Neruda

Valparaíso

La Araucana

Antonio Skármeta

Mercosur

Pinochet


Isla Negra

Osorno


Gabriela Mistral

Colo-Colo

Luis Sepúlveda
¿Recuerdas cómo se dice en Chile? Busca equivalentes a las palabras siguientes en el libro en las notas explicativas y compón un diccionario:

chaqueta, f - ……………………..

chica, muchacha -…………………………

chico, muchacho - …………………………..

coche, m - …………………………………

conversar, hablar - ……………………..

fantástico, adj.- …………………………..

gafas, pl.,f - …………………………….

gordo, adj. - …………………………….

maleta, f - ………………………………..

manta, f - …………………………………

manzana, f - ………………………………

mucho - ………………………………..

niño, m - ………………………………..

novio, m - ………………………………..

plata, f - ………………………………..

ser guapo - ……………………………….

terremoto, m - ………………………….


5) Da definiciones a las palabras y expresiones siguientes:

Bendición …………………………………………………

Brindar …………………………………………………..

Cartero ………………………………………………………….

Chiringuito …………………………………………………………………

Dominar por dos a uno …………………………………………………….

Eufemismo……………………………………………………………….

Gachupín ……………………………………………………………………

Gringo ………………………………………………………………...

Ley secа……………………………………………………………………..

Llevar la casa ……………………………………………………………..

Mapuche ……………………………………………………………………

Padrino de boda …………………………………………………………..

Pisco Sour …………………………………………………………………..

Sudaca ………………………………………………………………………

Viudo/a ……………………………………………………………………..

Inspiración ………………………………………………………………….
6) Contesta:

¿A qué se dedica Sandra, la hermana de Mirta?

¿Quién y por qué hizo el vestido de novia de Mirta?

¿Por qué engordó Borja?

¿Qué cambios experimentó don Francisco después de la llegada de Mirta?

¿Qué defectos tiene Higinia, la portera de don Francisco?


7) ¿Cuál de los personajes de la novela te inspira más simpatía (antipatía) y por qué?

Habla de uno de los personajes.

México




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad