Microsoft Word 4 magdaleno 2009 Foro de la Educaci\363n doc



Descargar 45.57 Kb.
Ver original pdf
Fecha de conversión09.03.2019
Tamaño45.57 Kb.
Publicado porsferpistone


                                                            Buenos Aires, 7  de agosto de 2009 

FORO DE CALIDAD EDUCATIVA 

“MEJORAR LA EDUCACIÓN ARGENTINA. DESAFÍO DEL BICENTENARIO” 

 

PERFIL   DEL   EDUCADOR   DEL   SIGLO   XXI 



En el año 1996 escribí un libro intitulado “Hijos de la posmodernidad”. 

Si hoy tuviese que radiografiar la realidad del hoy juvenil lo tendría que 

llamar “Hijos de la incertidumbre” 

1.-  La  postmodernidad,  su  proyección 

Hay  unanimidad  entre  filósofos,  sociólogos  y  educadores  en  considerar 

el  nacimiento  de  la  posmodernidad  en  la  rebelión  estudiantil  de  mayo  

de 1968. La Sorbona encendió la llama, que pronto se extendió a Francia 

entera  y  al  mundo. Era la  generación que  no  conoció  los horrores de la 

Segunda    Guerra  Mundial  y  apenas  sintieron  los  apremios  de  la  post 

guerra. Eran los niños nacidos en el umbral del cincuenta, cuando Europa 

y  especialmente  Francia  comenzaban  a  acariciar  el  despertar  del 

progreso y del bienestar que les llevaría al esplendor económico. 

LOS  GRITOS  DE  LA POSMODERNIDAD 

Todo  el  repertorio  de  reclamos  y  su  enfurecido  deseo  de  libertad  se 

resumía en el elocuente  grito: “Prohibido prohibir” 

La  posmodernidad  intelectual  y  filosófica.  Tuvo  sus   precursores  fueron 

Nietzsche  y  Heidegger.  Los  pensadores  contemporáneos  Lyotard, 

Habermas,  Derrida,  Deleuze,  Braudillard,  Lipovetsky,  Vattimo  y 

Mardones, han alimentado, algunos criticado la posmodernidad. 

La posmodernidad de la calle, la de los estudiantes parisinos dieron a la 

posmodernidad  el  pragmatismo  liberador  que  ha  perdurado  hasta  hoy 

cuyas características serían: 

-   La “religión del consumo”. 

-   La liberación sin fronteras 




-  La apología del placer, del sexo. 

-  La inconsistencia, el hombre “light” 

-  La masificación y el gregarismo. 

-  La crisis de la razón o cuando la razón se hace un sentimiento. 

    “Más vale gozar que pensar”, canta el popular Joaquín Sabina. 

-   La religiosidad como un sentimiento vago y sin compromiso  ético. 

La posmodernidad no se fue; nació en el corazón del siglo XX y sigue 

batiendo banderas en este amanecer del siglo XXI. 

La  posmodernidad  nos  propuso  un  recetario  axiológico,    que  hemos 

citado arriba. A él adhirieron los jóvenes y los adultos. De una u otra 

forma todos  hemos sido  copados  por  la posmodernidad,  y  seguimos 

siendo  clientes sumisos de ella. 

En estos cuarenta años de postmodernidad se han producido cambios 

tan importantes que han engendrado un nuevo fenómeno, una nueva 

realidad.  La  incertidumbre.  los  hijos  de  la  incertidumbre,  esos  de 

nuestro  hijos  que  frecuentan  los  colegios  y  ocupan  un  espacio 

importante en la sociedad.  

2.-  La  incertidumbre  como  identidad 

La postmodernidad al abrir las compuertas del “prohibido, prohibir” y 

empujar  a  la  persona  al  hedonismo,  al  relativismo  ético  y  social;  al 

sustituir la razón por el sentimiento y las certezas por un relativismo 

individualista,  ha creado un nuevo estado, una nueva situación de la 

persona  frente  a  si  misma  y  frente  a  la  sociedad:  Ha  engendrado  la 

incertidumbre 

La  postmodernidad  era  la  euforia,  el  vivir  a  tope  en  todo,  era  el 

aprovechar el hoy y el ahora, era viajar, etc. 

La  incertidumbre  está  vestida  de  negro.  Carencia  de  horizontes,  

ilusiones muertas. Es no saber ni para qué nací, ni para dónde voy; es 

eso, estar, vegetar, sin apenas ser. 



 Si hiciéramos una comparación entre el ser y el vivir  a lo largo de la 

historia  nos  daría  este  cuadro  esquemático  por  demás  gráfico  e 

iluminativo: 

. Aristóteles afirmaba: 

“Existo, luego pienso” = Realismo existencial 

. Descartes, cambió y propuso: 

“Pienso luego soy” = Racionalismo 

. Freud, lo  interpretó a su modo expresando: 

“Siento, luego vivo” = Sentimentalismo psicológico. 

. El posmodernismo afirma su prioridad sobre el gozar: 

“Gozo, disfruto, luego vivo” = Hedonismo 

La incertidumbre proclama: “no sé para qué estoy, luego vivo”; “no sé 

quién soy, pero existo” 

La  incertidumbre  tiene  sus  causas:  algunas  de  tipo  social,  otras 

familiares.  Las  hay  económicas,  otras  psíquicas.  Están  las  laborales, 

las  políticas,  las  éticas  y  las  académicas.  La  causa  que  golpea  más 

profundamente  a  nuestros  chicos  es  la  incertidumbre  existencial.  Es 

muy  triste  no saber ni  para qué estoy  aquí,  ni  para dónde  voy.  Es  la 

carencia  de  horizonte  trascendental,    causa  de    gran  angustia    e 

indolencia.  La incertidumbre se ha encarnado, no sólo en el joven; el 

adulto también le paga su tributo. 

Me  animo  a  presentar  algunas  de  las  expresiones,  actitudes 

descriptivas de la incertidumbre: 

-  Desestructuración  personal:  horarios,  vocabulario,  vestimenta, 

relaciones con sus pares, con familiares, con colegas. 

-  Bipolaridad:  de  la  carcajada,  al  llanto,  al  silencio.  De  la  vigilia 

nocturna, a la prolongación de las horas de sueño. En los estudios: 

del abandono del trabajo estudiantil, al estudio bajo estimulantes. 

Desde la desinhibición, a la timidez silenciosa.  



-  Orfandad: de la soledad, al consumo, de éste a las adicciones y por 

ellas a la dependencia. Hay muchas clases de dependencia.    

-  Independencia:  de  la  precoz,  aparente  madurez  y  ejercicio  de  la 

libertad  a  la  prolongada  paterno-materno  dependencia.  Desde 

simulada  experiencia  crítica  personal  a  la  masificación  del 

pensamiento y de las costumbres. 

-  Mediocridad:  desde  las  altas  aspiraciones,  hasta  la  ausencia  de 

competencia y eficiencia. El abandono laboral, estudiantil. 

-  Desigualdad:  desde  la  homogeneidad  a  la  enemistad,  Desde  la 

aparente  hermandad  por  la  relativa  igualdad,  hasta  la  sutil  y 

violenta diversidad teñida de cierto aire discriminatorio. 

-  Religiosidad:  desde  la  increencia,  la  prescindencia  religiosa,  a  la 

sacralización de lo profano 

3.-  Aproximación  al  educador  de  los  tiempos  de  incertidumbre 

Sueño en voz alta y me atrevo a sugerir el perfil del educador de los 

Hijos de la Incertidumbre. Es una opinión muy sugestiva. He aquí mi 

propuesta, mi pensamiento: 

  De la convicción, a la pedagogía de la certeza. 

  De la responsabilidad, a la pedagogía de la exigencia. 

  De la proximidad, a la pedagogía de la ternura, de la exigencia. 

  De la mirada encarnada, a la pedagogía de la solidaridad. 

  De la apertura, a la globalidad, a la pedagogía del diálogo. 

  De la intuición, al pensamiento crítico, elogio de la razón. 

  De la fraternidad, a la pedagogía de la autoridad. 

  De la propuesta ética, a la pedagogía de la coherencia. 

  De la actualización, a la pedagogía renovada y renovadora.  




  De  la  escucha  de  la  conciencia,  a  la  pedagogía  de  la 

trascendencia. 

  De amar  la vida,  a la pedagogía de la esperanza. 

                                                           Hno. Eugenio Magdaleno 




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad