Mercadeo Social y Sistema Penitenciario: Estrategias para Hacer Visible la Situación de las Mujeres que acompañan a los Privados y Privadas de Libertad


CAPÍTULO IV PROCESAMIENTO Y ANÁLISIS CUALITATIVO DE LA INFORMACIÒN



Descargar 0.94 Mb.
Página4/7
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño0.94 Mb.
Vistas130
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7

CAPÍTULO IV

PROCESAMIENTO Y ANÁLISIS CUALITATIVO DE LA INFORMACIÒN





    1. Descripción del Proceso

Este análisis requirió un ejercicio de creatividad y consulta de diversas alternativas sobre el procesamiento cualitativo de los datos empíricos, tomando en cuenta el gran volumen de información recabada a través de la observación participante y la entrevista; y considerando además, que la investigación no concluía con la construcción de categorías y la presentación de un informe, sino que esta primera etapa además de permitir la comprensión de la problemática estudiada, debía aportar los insumos para elaborar un plan de divulgación.


Las entrevistas se grabaron y transcribieron, luego se organizó la información aportada por cada informante en categorías constituidas por las áreas temáticas abordadas durante la entrevista, la información de cada área se comparo y complementó con las anotaciones producidas durante la observación participante y la revisión documental.
Ver Anexo 3. Categorización de Entrevistas.
La información se redujo y se desarrollaron las siguientes categorías:


  • Cambios en la vida: análisis de los efectos de la prisión tiene en la vida de las mujeres acompañantes, las nuevas rutinas y hábitos.




  • Apoyo que brindan las mujeres a los privados y privadas de libertad: intenta descubrir y enumerar las necesidades de los y las internos, que las mujeres deben atender.

  • Políticas Públicas y presencia institucional: identificación del microentorno (organizaciones y acciones) y el macroentorno (variables político-legales, económicas y socio-culturales) reconocido por las mujeres.




  • Situaciones más difíciles que deben enfrentar




  • Impacto familiar



  • Cómo perciben a sus pares: auto-percepción como colectivo y subgrupos con los cuales se identifican o a los que rechazan.




  • Cómo perciben a los familiares: identificación de redes, sentido de comunidad y subgrupos.



  • Propuestas para mejorar sus condiciones de vida.




  • Mensajes que desearían divulgar.

B) Análisis de cada categoría



1.- Cómo cambia la vida:

En conversaciones con mujeres cuyas parejas o hijos están siendo procesados con privativa de libertad, es común observar que el caos del sistema judicial las obliga a abandonar sus actividades cotidianas para hacer seguimiento a los casos y atender los requerimientos del interno.


tu pierdes tu ritmo de vida de diversión, lo mío era ir a un gimnasio, salir con los niños, ir a la playa… yo duré estos tres años que no iba a ningún lado, tanto así que mis hijos me lo reprochan hoy por hoy”
Me dio una vuelta horrible, me cambió todo...primero el desgaste físico y económico y después la impotencia que siento de saber que mi hija no hizo nada, me sacaron de mi casa porque me tienen amenazada... perdí el primer empleo que tenía, dure casi cinco meses sin trabajo porque tenía que ir a Fiscalía y a Tribunal”.

Antes llevaba una vida tranquila, iba al CDI a hacerme la rehabilitación, pero desde que estoy en esto no he podido ir mas, porque me tocaba todos los días, pero había que ir al circuito judicial los lunes o el martes, entonces dejé de ir porque no quise tampoco que la gente allí se enterara que no iba porque tenía a un hermano preso”.

Se observa además sufrimiento psicológico por la violencia carcelaria expresada tanto en el trato que ellas reciben, como en el elevado riesgo de muerte de su familiar.

emocionalmente uno se deteriora, se descontrola, allí hubo muchos problemas de sangre, de heridos, huelgas de hambre, días sin comer, sin dormir”.


“Mija cómo te lo digo, eso es no poder dormir. Yo no tengo diversión”

Podría decirse que el proceso penal y procesal penal pasa a ser su forma de vida, sus pensamientos y acciones están centrados en esta realidad.


Paradójicamente algunas encuentran en la cárcel un proyecto de vida, e inclusive una oportunidad de emprendimiento económico. Pues todo en la cárcel puede convertirse en un negocio: pasar celulares, armas, dinero, pilas de celular, dar información e iniciativas tan insólitas como alquilar carpas para las pernoctas. Tal es el caso de una mujer entrevistada quien percibe un cambio positivo en su vida después de haber conocido a un hombre en prisión y haber contraído matrimonio con él.
Para mí ha cambiado mucho, sabes en el valor que se le da a la persona, porque él me valora mucho, para mi es importante que me valoren… vivía con una persona que me daba todo pero me maltrataba y entonces de nada servía todo lo que me daba”… mi hijo tiene una hemiparesia espástica del lado derecho y ha dejado de ir a su terapia ´porque yo tenía que trabajar de limpieza, haciendo de todo, hasta que conseguí a mi esposo a mi actual pareja... Él es el que me da la comida para mis hijos…yo no trabajo porque estoy amamantando al de 10 meses”.

Los días de visita en los penales, están diseñados para que sea la mujer quien más se encargue de atender a los internos e internas, ellas no tienen restricción de ingreso ningún día.


En los penales masculinos miércoles y viernes la visita es exclusivamente femenina y solo los domingos pueden ingresar hombres.
Estos días de visita son iguales para todos los penales, sin embargo siendo la visita el más fuerte reforzador para los presos, los directores de penales usan este derecho como instrumento de negociación con la población carcelaria.
Algunas situaciones hacen más pesada la carga para las mujeres, por ejemplo en Rodeo I fueron suspendidas las visitas masculinas y de niños entre enero y junio de 2011, porque ante el fuerte hacinamiento se temía que el ingreso de mas hombres facilitara las fugas o incrementase los actos violentos. Eso significa que solo las mujeres podían ingresar al penal, pudiendo delegar menos en otros miembros del grupo familiar.
La atención del interno no se limita a los días de visita, los lunes o martes se debe asistir a tribunales, pautar reuniones con los defensores públicos o privados, lo cual consume la mayor parte del tiempo de las mujeres que acompañan en estos procesos.
Yo no tengo tiempo de nada, tengo que ir a los tribunales, hacer las diligencias de él, voy a visitarlo los miércoles o los viernes y el domingo, él es el que me da comida para los niños. Yo pernocto una vez al mes, desde que tengo al bebe”.
La madre de una privada de libertad, nos relata las dificultades de su rutina:

Yo me estoy presentando (está siendo enjuiciada en libertad) a veces iba el miércoles a visitar a mi hija y los domingos, además la bebé (hija de su hija privada de libertad) se me enferma y son días que no puedo trabajar”


Es una queja recurrente la actuación de los defensores especialmente los privados, la desesperación y desconfianza hacen que algunas familias gasten una gran cantidad de dinero en acciones muchas veces innecesarias y hasta contrarias a los intereses del interno, propuestas por abogados inescrupulosos.
En el caso de esta mujer que acompaña el proceso de su hija, un defensor privado acabó con sus ahorros solo para agravar su condición judicial, la convenció de asumir los hechos y adjudicarse la propiedad del arma homicida, con lo cual supuestamente se aceleraría el proceso.
Otro dato importante, es que aún cuando están prohibidos, la mayoría de los hombres internos tienen teléfonos celulares o los alquilan para llamar (no así las mujeres, a ellas si las requisan y se los quitan), porque en el caso de ellas, el estado mantiene el control de los penales). El hecho de que los internos puedan llamar cuando lo necesitan, significa que están en contacto permanente con las mujeres que los asisten, haciendo solicitudes o relatando sucesos, que en ocasiones requieren la movilización de los familiares, es así como organizan huelgas, hacen solicitudes para pago de deudas adquiridas, hacen pedidos de auxilio. Lo que prolonga la confrontación con esta problemática más allá de los días de visita.
Por otra parte el pago de “la causa” que depende del pabellón en el que viva el interno oscila entre 10 y 50 bs semanales, la compra del mercado y los artículos de primera necesidad implica un desgaste económico.
Cuando la familia o el mismo interno no pueden asumir estos gastos ellos son estigmatizados y pasan a tener el menor escalafón social dentro del penal, son “las “brujas” individuos más vulnerables dentro del penal.
yo le llevaba dinero, cierta cantidad escondida en las cosas porque allí todo es con dinero, allí una caja de Belmont te costaba 10 y ellos la vendían en 200 por decirte algo, porque ellos allí venden cosas”
Yo por lo menos los días de visita iba y hacía una hoja con todas las cosas que él necesitaba, si tenía que ir a los tribunales, obviamente éramos su familia y yo, no era yo sola la que llevaba la responsabilidad, pero si la responsabilidad de ir constantemente era mía” .

2.- Qué Apoyo Brindan las Mujeres
Siendo las mujeres las que más asisten al penal y manteniendo mayor contacto con internos e internas, son además las más enteradas de sus necesidades, esto las convierte en el vínculo necesario entre las personas internadas y las instituciones del estado. Si se visita un tribunal y se investiga en la Defensa Pública, la Defensoría del Pueblo, el MIPPIJ entre otras instituciones, se verá que las gestiones ante estos órganos en nombre de los presos son hechas mayoritariamente por mujeres, es lo mismo que se observa ante los medios de comunicación cuando hay conflictos. A esta función la podemos denominar:
2.1.- Defensa y vigilancia de derechos humanos de los privados y privadas de libertad

A parte de la comida, gestionarles todo, toda la parte legal, porque si uno no va, no hacen nada, si yendo uno como familiar, se tardan, sin ir imagínese pasarán 10000 lunas allí y esa gente no hace nada”.


yo muevo ese carro”... al director hay que cambiarlo, le hice un comentario el viernes porque vi algo que no me gustó, el director come allí y ellos le preparan comida especial a él a los demás le dan porquerías, yo en cualquier momento voy a hablar y va a ser triste, si me entero busco al carro y se tendría que coser hasta el alma”

2.2.- Una segunda función es la atención de necesidades básicas. Como hemos dicho, ante el caos carcelario, la ley de régimen penitenciario según la cual el estado asume una manutención digna de la persona privada de libertad, queda materialmente sin efecto, en tal sentido, desde la alimentación, hasta vestido, calzado y artículos de uso personal quedan a cargo de las familias.

Nosotros le llevamos el mercado, a las que no reciben visita les llevamos algo, les compramos termos para que vendan café.



¿Y la comida de allí? Si les dan pero como son muchas a veces no alcanza o llegan tarde a la cola. Ella cocina allá, tiene una cavita con hielo y allí guarda la comida.
¿Y la comida de allí?: él fue en una oportunidad a verla y dijo que...parece comida para perros, mezclan todo, lamentablemente allí comen los que no tienen visita, hay muchos allí que cuando uno iba, él compartía la comida con ellos, se acercaban, eso sí, piden permiso y todo, permiso para hablar con ellos mientras esté la visita allí y ellos les dan comida.
Hay que pedir permiso que si se le va a pasar un televisor, porque a él se le compró un televisor, que si se le va a pasar una cocinita”...

A partir de los datos aportados por una informante se revela la complejidad en el manejo de la alimentación, mientras la mayoría de las mujeres deben llevar los alimentos, otras alimentan a su familia con los que “sobran en el penal”:


Anteriormente, hace siete meses yo tenía que buscarle la comida y todo

(Desde entonces él trabaja en la cocina, según ella es mucha la comida que se bota porque los presos se niegan en su mayoría a comer allí y es él quien se la provee a ella y sus hijos) allí se bota mucha comida porque para los presos es una mancha comer allí”.

Tu ves alrededor del penal esas bolsas de basura de comida que se bota, al director no le duele, él vende helados, con la leche que mandan hace sus helados y los vende, la esposa cada vez que va se lleva un poco de dinero”...


Si se revisa detalladamente las cifras que presenta la Oficina Nacional de Presupuesto ONAPRE, vemos que lo destinado en 2010 para Dirección de Servicios Penitenciarios, fue de 327.341.002, solo los gastos de personal consumen más del 50% del presupuesto (200.964.297).
En alimentos y bebidas para internos e internas, solo se invirtió 115.445.850 Bolívares fuertes. Si tomamos en cuenta que la población penitenciaria a finales de 2010 se acercaba a las 40000 personas, es clara la insuficiencia en el suministro de alimentos. Para cada privado de libertad habría menos de 3000 bolívares anuales lo que equivale a menos de 8Bs diarios para comer.
Esto aunado a la corrupción en el manejo de los alimentos y al rechazo de la comida por parte de un gran número de internos, significa que las mujeres deben llevar los alimentos y en muchos casos prepararlos.
La Dirección de Servicios Penitenciarios es consciente de esta situación, de lo contrario no permitirían el ingreso de tantos insumos alimenticios a los penales y la proliferación de negocios de comida improvisado por los internos.

2.3.- Una tercera función es apoyo moral y psicológico. Vemos que todas las ausencias del Estado son llenadas por las mujeres, es así como la contención, rehabilitación y demás procesos psicológicos también son asumidos por ellas en gran parte por ellas.

Más que todo el apoyo moral porque no es fácil ni para ellas ni para nosotros”.


Le damos consejo, porque fue fuerte lo que él vivió, porque su esposa se le murió, después de eso yo le digo a la familia mía que lo abandonamos porque él se metió en su droga… el tiene 7 meses que no consume, nosotros le llevamos caramelo, le llevamos torta, porque a él le gusta comer dulce...el problema es que si está solo no consume pero la mujer que tiene está tras de él, él consume es piedra...el dice que cuando salga va a buscar otro trabajo… lo que pasa es que allí no hay mucho quien lo ayude para salir de eso”.
3.- Políticas Públicas y Presencia Institucional
Durante dos años de observación en diferentes recintos penitenciarios y tal como se desprende de las entrevistas, las mujeres están invisibilizadas en las políticas públicas dirigidas al área penitenciaria y su papel como sustento de internos e internas está naturalizado. Cuando se les pregunta si conocen de algún programa dirigido a ellas o de instituciones que les sirvan de apoyo, vagamente logaran evocar en algunos casos, actividades asistencialistas dirigidas a los niños de internos o internas; iniciativas intermitentes sin continuidad como madres del barrio y otras dirigidas a las personas privadas de libertad, no logran hacer consciente de forma espontánea que ellas podrían necesitar apoyo como colectivo.
sé que ahorita hay uno, arman como una mesa jurídica, o algo así, que ellas se reúnen todas, lo sé por mi sobrina que visita a mi sobrino, hacen ese tipo de reuniones, ellos le llaman comité, todo es para buscar el beneficio para ellos, en La Planta les dan un taller..Bueno tienes que ir al edificio Paris, o hay que ir a los tribunales, deben hablar aquí, creo que les dan unas instrucciones, como un taller pequeño pues y entre ellas mismas junto con ellos pueden movilizarse…no sé quien lo organiza”.
En el día del niño por ejemplo le llevaron regalos a los niños…estaban unas personas vestidas de amarillo, pero no se quienes son, le dan también los útiles, esto si lo dan por parte del gobierno para las que están allá que tienen los niños estudiando. El estado también busca de darles juguetes y esas cosas a los niños, una gente vestida de rojo”.
A mi todavía no me ha llegado ninguna (ayuda), lo único que ves es a la Defensoría cuando son visitas especiales...del resto regalos que le han dado a los niños...ojalá le dieran una ayuda a las mujeres”.
Ante la ausencia de programas continuos, susceptibles de evaluación que coadyuven en la construcción de proyectos de vida saludables para las familias en esta situación; organizaciones con los más diversos fines éticos o no, promueven y ejecutan actividades ofreciendo soluciones a los problemas, hasta sirven de mediadores para dirimir conflictos. Es el caso de la iglesia evangélica, organizaciones no gubernamentales y las estructuras de poder que los mismos internos han desarrollado (pranes, carros y luceros). Estas últimas en el caso de las cárceles masculinas, son las que producen decisiones más vinculantes, tanto internos como familiares acatan por lo general las órdenes del pran, acuden a los “luceros” para comunicarse con él y exigir justicia ante asuntos de convivencia, pedir consejos, aportes económicos, etc.

Los evangélicos son los que van, yo tengo un amigo que es pastor y visitaba allá, ellos ayudan más a que todo esté tranquilo y hay algunos que ayudan a los que no tienen familia... van les llevan comida, les llevan ropa… ellos ayudan a la población, no solo a los cristianos, o van para la iglesia y dicen, bueno aquí hay bolsas de esto, así como con los damnificados y el pastor se encarga de darle a los que más lo necesitan, o van y también los apoyan en las cuestiones de tribunales, si ellos van y dicen, mira no tengo familia aquí, porque están en Margarita o vienen cada tres meses, bueno ellos dicen, dame tu número de expediente y ellos te ayudan”

Allí hacen actividades para los niños, lo de los niños lo hacen ellos mismos, uno que le dicen Oriente (el pran del Rodeo II) otro mas que es el que localiza el asunto de las piñatas, las pernoctas cuando van los niños ¿en cuanto a instituciones del Estado? “No, según dicen ellos y que no los dejan entrar”
Este último comentario de la informante, aporta un dato que se confirma con la observación y es que el liderazgo de los pranes puede impedir o facilitar la acción institucional, pues son la verdadera autoridad ante la población y los familiares.

4.- Lo más difícil que les toca vivir
Si bien para algunas de estas mujeres es natural que tengan que llevar la comida, que deban hacer grandes colas, ser requisadas exhaustivamente, seguir los procesos penales para exigir justicia, la privatización forzada de todos los servicios relacionados con el sistema penal y procesal penal y muestran desesperanza ante la posibilidad de que esto pueda ser diferente; para otras, esta es la principal queja.
En 3 años te cansas, porque esto agota, la cola, el bolsero, la humillación, desnúdate, vístete, brinca, salta, que te toque otra mujer...algunas mujeres se ponen sumisas y otras se ponen agresivas, o entran ya alteradas y envés de conversar con él lo que hacen es pelear, discutir”.

La mayoría señala la violencia interna de los penales y el maltrato por parte de la Guardia Nacional, como las situaciones más difíciles.


El trato de la Guardia, porque hemos aguantado, sol, agua, por lo menos hace dos meses con el aguacero que cayó, nosotros que teníamos niños y ellos no nos dejaron pasar, si llueve, bueno nosotros tenemos que esperar, ellos se van a su toldo y nosotros tenemos que esperar allí a que escampe, la cola dura mucho tiempo”.

Hace dos años cuando se prendió la torre y estábamos de visita…estaba con mis hijos allí, primera vez que los llevaba, nosotros salimos con un puente, ellos hacen un camino usando los cuerpos y las biblias de escudo y uno pasa por el medio...el principal de allí es muy violento, todo es a golpes, por cualquier cosa, desde que está Oriente está el penal abierto, ahora no pasan número, él manda”.

Una plomamentazón que hubo allí, él nos llamó, que estuviéramos pendientes que lleváramos a los medios de comunicación porque supuestamente Chávez había dado la orden de que metieran a la Guardia y que si no se metía él iba a meter las tanquetas, yo en ningún momento oí eso, pero a ellos se lo comentaron allí entonces ellos nos llamaron y nos dijeron vénganse para acá. Entones nosotros nos apersonamos allí y llamamos a los medios, llamamos a la Defensoría del Pueblo…eso fue horrible, nosotros después no vinimos y al siguiente día: - ¡vénganse otra vez que la guardia se está metiendo por la parte de arriba”...Eso se originó porque hicieron un traslado a Caracas y se llevaron a uno de los que cuida a Oriente, parece que la Guardia aporreó a uno de ellos y lo partió, cuando el muchacho entró partido, eso se volvió un desastre al siguiente día”


Allí se presentaron varias balaceras dentro del mismo pabellón, tuvimos que correr y tirarnos al piso, su hermana embarazada tuvo que meterse en una nevera, eso pasó como en tres oportunidades, dentro del mismo pabellón, hirieron a una señora, mataron a un niñito”…
La mujer se vuelve más vulnerable ante la violencia física cuando ingresa a un penal, durante la investigación supimos de tres femicidios, según la opinión de un ex - interno de Uribana la cárcel le permite al hombre cometer delitos “y no pagarlos” este informante relató cómo un compañero de reclusión descuartizó impunemente a su pareja luego de descubrir que en lugar de visitarlo a él todos los fines de semana, estaba visitando a otro recluso.
5.- Impacto familiar
Se observan relaciones familiares históricamente violentas cuyas problemáticas se agudizan con el contexto carcelario, sin embargo no se está aprovechando el acceso a esas familias para promover hábitos de vida y abordar la violencia, el poco abordaje psicológico al interno es individual y sin perspectiva de género.
Yo vivo arrimada en casa de mis padres, mi mamá un día amanece bien y me ayuda, otra amanece y mal y me patea, me insulta porque ella no quiere a mi esposo, para ella a los presos deberían quemarlos a todos, aparte de eso vive mi hermana allí, ella me maltrata mucho a mi hija”
Yo lo que he vivido es problemas en mi casa por causa de mi hermano, se dedicaron a echarme varilla mientras él (su pareja) estuvo allí, a tener problemas, a sacarme de mi casa”.
Mis sobrinos se dañaron por el ambiente que hubo de crianza entre su mamá y su papá, porque los dos son consumidores, en ese mismo ambiente, lamentablemente se han criado mis hijos... eso ha sido terrible, un sistema de vida que yo lo estoy pagando inclusive con mis propios hijos…en cuanto a agresividad, rencor, esa rabia… mi varón por culpa de ver tanta agresividad, a veces es un poquito tremendo, gracias a Dios, no ha pasado gran cosa, pero mis hijos están llenos de rabia”

De sus hijos tres se murieron el otro cayó preso y las niñas, que son menores de edad, ya una está embarazada, que tiene 15 años, no tiene documentación alguna, la otra, que yo volví a aceptarla aquí en mi casa para ayudarla, para arreglarle los papeles, también salió y se fue y le dije que ya no podía vivir conmigo”

Antes de que lo metieran preso, la LOPNA visitó el apartamento y le iba a quitar el niño, lo que pasa es que la hija asumió pues y dijo que ella se hacía cargo del niño para que no lo llevaran a ninguna institución”.
Todas coinciden en que las mujeres de sus familias son las más afectadas por la crisis penitenciaria, pues es siempre una de ellas la responsable principal de atender a los privados y privadas de libertad.
Las mujeres tienen más carga...mi hermana visita a mi hermano y mi sobrina a mi sobrino”.
mi mamá se enfermó, se le alteró el colesterol y yo creo que se está volviendo loca, ella llora mucho, está muy aislada, se la pasa llorando a mi hija... a mi niña de 7 años, ella no hace más que hablar de su hermana”.
El me tienen solo a mí, porque su familia no lo visita, su apoyo soy yo”
Prácticamente la que se ha visto más afectada soy yo, yo fui la que me entregué a llevarle sus cosas, después de que a él lo pasan al Rodeo, es que mi otra sobrina y mi hermana lo ayudaron, porque yo les pedí... ¡yo ya no puedo, estoy cansada, ustedes están cerca para que me ayuden!”.

6.- Cómo se perciben ellas mismas

Los relatos de las informantes y los datos derivados de la observación permiten identificar subgrupos con diferentes actitudes y motivaciones hacia la cárcel.



Hay un grupo de mujeres que afronta por primera vez la situación carcelaria del familiar, son más vulnerables y se les observa más ansiosas, deprimidas y desorganizadas, tratando de adaptarse a este contexto y dando respuestas a las diversas exigencias ya descritas. Son presa fácil de abogados inescrupulosos y demás oportunistas que dentro y fuera de la cárcel intentan sacar provecho de las tragedias ajenas. Por lo general son madres o esposas de un recluso que no es un delincuente estructural.
Existe un segundo grupo de ninguna forma homogéneo, con diferentes niveles de experiencia previa adquirida, porque han debido enfrentar la situación carcelaria de uno o varios familiares.
Es común encontrar familias donde un porcentaje elevado de sus miembros han entrado en conflicto con el sistema penal, que obligando a la socialización de las mujeres de la familia con el mundo penitenciario. En este grupo se puede encontrar, desde amas de casa y trabajadoras asalariadas hasta mujeres que también infringen la ley, incluso cómplices en las causas que cursan los internos.
Se identifica también un tercer grupo, son mujeres que por voluntad propia han encontrado en la cárcel una forma de vida, bien sea identificando y explotando una oportunidad de negocio o porque han encontrado una pareja entre los privados de libertad, estas por lo general visitan la cárcel por algún familiar o amigo y terminan emparejadas con internos. Dentro de este grupo hay algunas que asumen el compromiso de ayudar a su pareja con el proceso penal, mientras otras tienen como principal motivación el lucro personal e incluso la diversión.
A estas últimas le llaman “las falsas” porque van los días de visita, haciéndose pasar por esposas y disfrutan las pernoctas como si se tratara de una fiesta, pues tienen disponibilidad de drogas, licor y música gratis.
Analizando la opinión de las informantes sobre sus pares, se aprecia una percepción negativa hacia un grupo aparentemente nutrido de transgresoras e identificación con un grupo “decente” que consideran pequeño.
Bueno allí uno ve de todo, malandrosas, unas que buscan para pelear, más que todo las personas que hemos conocido son extranjeras que quieren que las ayudemos, uno se siente atado, yo por ejemplo escucho eso y me siento atada porque si no he podido ayudar a mi hija que es venezolana, a las extranjeras no las visitan”
La mujeres ahí son muy pocas las que quieren a los hombres, los quieren por lo que tienen no por lo que valen, es muy raro la esposa fiel, la que quiere a su esposo, al que está ahí, luchando, son pocas las que se preocupan, a las mamás si les importa”.
““Hay mujeres muy buenas personas, señoras muy buenas personas, yo más que todo he tenido relaciones de amistad con señoras ya, alguna que otra muchacha, pero yo siempre veía las que no fuera ni malandrosas ni mal hablada, nada de eso, porque mi esposo… siempre me dice, ten cuidado cuando estés en la cola, amarra las bolsas, mira que fulana es así, esta mujer viene pa' ca o yo la veo que va pa' un pabellón y después va pa' otro y después viene pa ca pa donde el esposo, ten cuidado en esto, me entiendes? Yo siempre me cuide de ese tipo de... tu sabes que hay mujeres que son el hombre o sea, como son sus maridos allí así son ellas, que son esas que yo te digo que son las esposas de los pranes, ellas se creen dueñas de la cola, y hablan tal cual como hablan ellos, emplean las mismas palabras y todo, y así hablan en cualquier parte, son muy pocas las que son esposas de ellos”.
bueno son pocas allí las que son como uno, porque la mayoría son groseras, por eso yo te digo que conmigo la guardia nunca se ha metido porque yo le respeto su trabajo a cada quien, si te dicen “mire usted no puede pasar este celular”, entonces no lo paso, “mire usted no puede pasar esa llave”, no la paso.. “ mire usted no puede pasar un pantalón azul oscuro” no lo paso, pero hay mujeres que se ponen de pico y pala con la guardia.. Yo por lo menos no hablo mucho con las mujeres de la cola” tengo unas pocas señoras amigas que a los familiares los pasaron para acá y son pocas las veces que nos vemos…las otras mujeres si le dicen que no pueden pasar la pila de un celular, para que la traes, si te dicen que no puedes pasar nada en papel aluminio, ¿para qué lo llevas?; no se puede pasar ni agua, ni jugo ni nada congelado, entonces llegan con las cosas congeladas. “esto no puede pasar”, ¿qué se buscan? Que ellos también le falten el respeto”.
Si hay mujeres que se presentan para pasar cosas, señoras, yo vi una señora de sesenta y pico de años y llevaba marihuana pegada entre las piernas con unas batas largas y no se notaba porque la señora era muy gorda. Y si se ve porque hay mamás y hay esposas que porque sus hijos o su esposo estén allí se prestan a la voluntad de ellos, mira yo quiero esto, y ellas por temor a que los maten a que se yo…las manipulan...si hay mujeres que se prestan para eso…”
. Ellas son las que llaman mulas, hay unas que no son familia de nadie, simplemente trabajan con eso, la buscan mira fulana hace esto, a ellas les pagan por pasarles la droga, por pasarles hasta granadas, imagínate una granada metida por dentro, eso lo hacen esas mujeres, y a veces no son ni siquiera familiar de nadie de allí… ¿no te preguntan si tu eres familiar para entrar? En algunas partes preguntas y en otra no, en la Planta si preguntaban, pero ya cuando usted es consecutivo, ya te conocen, las mismas requisadoras saben quién es quien, por el tiempo, los años, tu no me vas a decir que tienes aquí 50 años visitando al mismo preso.
En el transcurso de la investigación conocimos sobre una práctica que se ha ido generalizando, una especie de venganza de las “legales” (esposas y parejas estables de los reclusos); consiste en agredir colectivamente a una “falsa”, mujer con la que un recluso realiza algún intercambio amoroso eventual y que implica infidelidad. Esa agresión por lo general está dirigida a debilitar el atractivo físico de la agredida, (cortarle al ras el cabello, procurarle marcas faciales, etc.) además de humillaciones y escarnio público.

7.- Cómo Perciben a las Familias
Entre las familias también se observan subgrupos, se identifica una primera categoría, conformada por quienes tienen poca socialización con el delito o afrontan por primera vez la realidad penitenciaria, al estar menos naturalizados para ellos los fenómenos que allí se viven, están más dispuestos a participar en el aporte de soluciones.
Un segundo grupo son familias que históricamente has estado en conflicto con la ley, tienen amplia experiencia en los escenarios descritos y sus prácticas están naturalizadas, muchos inclusive obtienen beneficios económicos que les permiten subsistir, gracias a la cárcel, por ejemplo las familias de algunos pranes.
Se aprecia un sentido de comunidad poco desarrollado, especialmente en las familias de las mujeres privadas de libertad, pocas veces se reúnen para conversar y solucionar problemas comunes.
Cada quien va a visitar a su familiar, muy poco se juntan, solo buenos días, buenas tardes, por lo menos yo y mi mamá que somos las que más vamos a visitar a Kelly, nos sentamos allí con ella, estamos el rato, dos horas, tres horas que es lo que puede durar las visita por el tiempo que uno pasa en la cola, hasta 3 horas de cola, cuando llegamos allá ya son las 12 y es hasta las 2 y media, no es mucho el rato que estamos”
Bueno hay presos allí que casi no le va familia, y si van, van los días que uno no va, por lo menos allí hay un señor que la esposa va es los domingos y le lleva a la niña para que la vea, hay otro que casi no le va familiar”

Sin embargo si son capaces de coordinar acciones conjuntas, por lo general organizadas por los reos, como es el caso de auto-secuestros, protestas u huelgas, las iniciativas surgidas desde los mismos familiares son pocas, se aprecia que se someten a la voluntad de los pranes, quienes autorizan las decisiones, reuniones y acciones. Son un poder centralizado y totalitario, que legitima cualquier organización de los reos y sus familiares e inclusive a las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales con iniciativas dentro de las cárceles.


Ellos hacen como un comité , yo nunca participé por la disponibilidad de tiempo, pero aquellas mujeres que se dedican a estar en su casa si participaban, uno opinaba, vamos a hacer aquello, vamos a hacer esto, por ejemplo cuando ellos hacen sus huelgas uno va preparado, uno sabe que tiene que dejarles allí para que ellos se mantengan mientras están de huelga y uno va y habla organiza algo, si se van a llevar estos puntos, mira hay estos puntos, sin necesidad de que sea día de visita, ellos se encuentran. Cuando son ese tipo de cosas (huelgas, acciones) si se unen de todos los pabellones y de cada pabellón se hace una comisión y de todas esas comisiones sale una sola que hace las cosas. Eso es un mundo muy aparte de esto que está aquí afuera, ellos se rigen por otras normas, otras reglas, otro dialecto, y si ellos quieren ser…yo soy mejor que tú o yo tengo más que tu, inclusive hay personas que no les va visita, que es lo que ellos llaman bataneros, se meten, ellos roban, por el vicio, si allí adentro se maneja todo eso...”

8.- Las Propuestas de ellas


En las propuestas de las mujeres se aprecian diferentes niveles de análisis y de comprensión de la situación penitenciaria. Es curioso que la única entrevistada que visita una cárcel femenina ve como problema exclusivamente a la Guardia Nacional, mientras que en las respuestas de las otras mujeres se aprecia mayor preocupación por el acompañamiento del estado en la formación de las familias y en la orientación psicológica para afrontar esta realidad.


La madre de la mujer privada de libertad solo propone
Que aligeraran, la Guardia Nacional, porque ellos son los que trancan todo, uno pasa en esa cola sin techo para guarecerse, lluvia, sol, de todo, ellos se paran, dejan el cuaderno allí, porque yo los he visto”
Mientras las demás al parecer responden a una realidad más compleja. Como en este caso donde se aprecia la necesidad de políticas públicas que permitan un abordaje de la familia:
Es muy importante incluir actividades, porque hay muchas áreas donde dicen que tienen talleres que tienen artesanías y eso es mentira, tienen que hacer actividades deportivas, tanto para el preso como para el familiar o sea que participaran juntos, eso lo hacen ellos el día del padre, de la madre, pero organizaciones así no hay. ¿Tú crees que es posible integrar a la gente de diversos pabellones? Eso se puede hacer, inclusive ellos tienen eso que es su palabra de honor, pero si se puede lograr, porque esas diferencias traen diferencias en la misma cola con las mismas mujeres porque ellas son esposas de los que están allí y traen ese tipo de problemas, ellas adoptan la misma actitud del esposo. Allí lo que hay que implementar algo que acabe con el ocio porque allí lo que perjudica es el ocio, no tener nada que hacer, ese es el principal daño. Mi esposo llegó a consumir allí, y lo dejó con su voluntad y él se dejó de todo eso, hay muchas personas que entran sanos, que ni un cigarrillo y aquí adentro llegan a consumir de todo, pero es eso es el ambiente es el ocio, no hay nada que hacer, tu aquí lo que escuchas es de drogas, pistolas. Hay pranes que no consumen ni cigarro pero si venden para que los demás se perjudiquen, más daño hace él perjudicando a los demás, yo les digo a ellos, ¿con qué fin? Porque lo que hacen es endeudarse porque un tabaco de marihuana cuesta 5 bs y allí adentro debe costar 100 bs y ellos por el simple hecho de fumar se endeudan y uno como familiar tiene que salir corriendo a buscar la plata de donde no hay porque te van a matar, te van a hacer algo, por sinvergüencería también de ustedes, yo con mi marido gracias a Dios nunca tuve ese problema, con mi hermano si, hoy por hoy mi hermano todavía llama para que le llevemos, que son 200, 300, 400, supuestamente dice él que para comida pero es mentira porque el consume, lo de él es piedra y esas cosas, el crack”.

Otra propuesta recurrente es el apoyo psicológico


Que hubiese instituciones que lo ayudaran a uno, uno necesita un psicólogo y como yo muchas allí, yo me siento desprotegida”.
9.- Qué mensajes envían sobre la realidad penitenciaria.

En este punto todas coinciden en confrontar a la Guardia Nacional con respecto a la responsabilidad de este organismo en el ingreso de armas, drogas y demás objetos prohibidos que promueven la violencia y la anarquía, la forma inhumana con la que son requisadas envía un mensaje equivocado, sobre quien tiene la mayor responsabilidad sobre estos ingresos haciendo creer que son ellas, cuando es un secreto a voces que son los mismos custodios los principales responsables.

Sin embargo aceptan que un grupo de mujeres también son responsables:
Bueno sería más que todo el trato a uno como visita, esa parte de requisarlo a uno, yo creo que eso es la peor etapa que uno puede pasar allí…si hay mujeres que se presentan para pasar cosas…pero yo creo que hay otros métodos sin uno tener que estarse desnudando, hay mujeres embarazadas que las ponen a pujar, yo lo viví con mi hermano preso en Tocuyito, yo tuve que ir embarazada de mi hijo y a mí me mandaron a pujar a agacharme y a ponerme en cuatro, con una barriga, ya que yo parí a los tres días…uno pasa, te ven la comida e inmediatamente te quitas todo, pantalones, medias, todo, quedas como Dios te trajo al mundo… hay unas que ponen espejos, yo entiendo, quizás la misma visita es culpable de eso. Uno como familia sabe lo que pasa allá dentro, y ellos (la Guardia) son los que generalmente pasan lo que hay allí, entonces paga uno las consecuencias, así como lo hacen ellos, si hay visitantes que lo hacen. Las pistolas las pasan, por ejemplo un 3.8 lo llegan a pasar desarmado y ¿cómo lo pasan? Por dentro de sus partes, yo sé porque uno ha visto adentro cuando llegan y se lo sacan, eso va todo por dentro, con tirros con cosas que se yo”.
No hay una labor de inteligencia que permita establecer responsabilidades, en todas las cárceles visitadas se teje una complicidad entre custodios y reclusos, facilitada por el aislamiento en el que conviven y la precaria formación académica y moral de los primeros.
A los guardias que no nos trataran tan mal, están allí parados, cruzados de brazos... ”Vamos a pasar a 10, pero bueno, ahorita le dio la gana de pasar a cinco, los otros que esperen, eso es tratar mal a una persona, porque somos seres humanos iguales”.
Cónchale a los que trabajan en el penal, allí ¿la droga quién la pasa, quién pasa el armamento? Porque si vieras como le revisan a uno la comida y como lo revisan a uno allí adentro, uno tiene que quitarse la ropa, bajarse el blúmer agacharse es feo, es duro, es duro”.
Algunas consideran que sería de utilidad preventiva que “las madres” supieran lo que se vive allí:
Que supieran el tormento que uno lleva allí, deberían de saber un poquito de lo que pasa para que estén más pendientes de sus hijos, de sus familiares, porque muchas veces las madres se meten a la casa y el hijo anda por la calle y no sabe...muchas veces están tranquilas en la casa y el muchacho te entra con una bolsa y ellas ni siquiera averiguan…que estén pendientes y que no les dé miedo de preguntar porque por la casa hay varios sitios donde venden droga, pero la gente piensa yo lo denuncio pero la gente donde yo denuncio me venden los mismos policías”.

Otro mensaje que urge comunicar para estas mujeres está relacionado con el retardo procesal y la actuación de los responsables del sistema judicial:


A los mismos jueces, que fueran más eficaces porque hay muchas personas allí que van hasta 7 y 8 veces al circuito y los difieren porque el juez no va o el fiscal no va, a veces el abogado, a veces como nos pasó varias veces con mi hermano no les dieron la gana de atender y ya está, a las 11 ya dijeron que no iban a atender más sin ningún motivo”.
También proponen mensajes dirigidos a la misma comunidad penitenciaria, por la protección de los niños y por una cultura más digna:
Yo le digo si tú te vas pronto porque tú no tienes problema, pórtate bien...el otro muchacho que cayó con él si está más implicado… yo le digo cuídate...por ejemplo yo le tengo miedo a esas pernoctas...un muchacho que estaba allí, un día en esas pernoctas tomaron aguardiente y las mujeres pasaron un poco de carpas como que iban para una playa y el muchacho tropezó una carpa y da la casualidad que la carpa que tropezó era de un malandro, cuando terminó la pernocta, lo querían matar, no lo mataron porque se coció la boca (práctica común a la que recurren los reos que están en peligro para exigir traslado). Lo pasaron para el Rodeo I... las mujeres pasan unas carpas como si van para la playa, los días de pernocta y pasan una maletotas llenas de ropa, el 24 de diciembre pasaron viernes, sábado y domingo, el 31 pasaron desde el sábado hasta el lunes. Y llevan a los niños y usted sabe que allí se ve de todo y llevan niños que ya son adolescentes porque yo vi a un niño de 12 años grandecito metiéndose en la piscina, ¿ que se espera de esos niños? .. Las mujeres se mudan, comen se bañan, andan con sus toallas en la cabeza, con ropa de dormir, eso no deberían permitir, como dice mi hermano, lo que pasa es que el gobierno perdió el control”.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos