Mead, george. Espiritu, persona y sociedad



Descargar 90.62 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión19.12.2017
Tamaño90.62 Kb.
  1   2   3

UNIDAD 2



MEAD, GEORGE. ESPIRITU, PERSONA Y SOCIEDAD

La persona y el organismo: La persona es algo q tiene un desarrollo, no está presente en el nacimiento, sino q surge en el proceso de la experiencia y la actividad sociales. Tiene la característica de ser un objeto para sí, y está representado por el término “sí mismo”, puede ser O y S al mismo tiempo. Es necesario para la conducta racional, q el individuo adopte una conducta objetiva hacia sí mismo, q se convierta en un objeto para sí. El individuo se experimenta a sí mismo como tal, sólo indirectamente, desde los puntos de vista particulares de los otros miembros del mismo grupo social, o desde el punto de vista generalizado del grupo social al cual pertenece. La persona es una estructura social, y surge en la experiencia social.

La conversación de gestos es el comienzo de la comunicación, provoca cierta reacción en el otro y cambia nuestra acción. El pensamiento se torna preparatorio de la acción social, es una conversación interna, q se lleva a cabo, una conversación de gestos q involucra la expresión de lo q uno piensa, a un público oyente. Se separa de la conversación real, la significación de lo q está diciendo a otros, y la tiene preparada antes de decirla.

El proceso social es el responsable de la aparición de la persona, ésta no existe como una persona aparte de ese tipo de experiencia.

Base genética de la persona: Cómo surge una persona: el comienzo es la conversación de gestos, q involucra alguna clase de actividad cooperativa. El pensamiento tiene lugar por medio de alguna clase de símbolos q pueda referirse a esa significación, q tienda a provocar esta reacción, y servir para otras personas en ese sentido. Lo esencial de la comunicación es q el símbolo despierte en la persona, lo q despierta en el otro individuo.

Otro factor básico en la génesis de la persona son las actividades lúdicas y el deporte. Cuando el niño juega adopta un papel, tiene en sí los estímulos q provocan esa reacción. Es la forma más sencilla de ser otro para la propia persona.

En el deporte, el niño adopta un papel y está dispuesto a adoptar el papel de cualquier otro involucrado, y esos diferentes papeles tienen una relación definida. Parte del placer del juego consiste en establecer reglas, q son la serie de reacciones q provoca una actitud especial. El deporte representa un paso en la vida del niño, desde la adopción del papel de otros, hasta la parte organizada, q es esencial para la CC de sí.

El juego, el deporte y el Otro generalizado:

Condiciones sociales bajo las cuales la persona surge como un objeto: en adición al lenguaje, son en el juego y en el deporte. En el juego, el niño tiene q tener la actitud de todos los demás q están involucrados, y es la organización lo q controla la reacción del individuo. Tenemos un “otro” q es una organización de las actitudes de los q están involucrados en el mismo proceso. El otro generalizado es el grupo social o comunidad organizada q proporciona al individuo su unidad de persona. La actitud del otro generalizado es la actitud de toda la comunidad.

Desarrollará un persona completa en la medida q adopte las actitudes del grupo social. Es en la forma del otro generalizado q los procesos sociales influyen en la conducta de los individuos involucrados en ellos y q los llevan a cabo, en esa forma la comunidad ejerce su control sobre el comportamiento de sus miembros individuales. El individuo CC de sí, adopta o asume las actitudes sociales organizadas del grupo social al q pertenece. Y así gobierna su propia conducta.

En sociedades altamente desarrolladas hay clases o subgrupos concretos: clubes, partidos políticos, etc, sus miembros están directamente relacionados. Y hay subgrupos sociales más abstractos: clase de deudores, clase de acreedores, etc, sus miembros están relacionados indirectamente. La participación del individuo q pertenece a varios subgrupos, posibilita su entrada en definidas relaciones sociales.



Etapas generales en el desarrollo de la persona:

1ª etapa: persona individual constituida por una organizac de las actitudes particulares de otros individuos hacia el individuo, y de las actitudes de los unos hacia los otros.

2ª etapa: persona constituida por una organización de las actitudes de esos individuos particulares, y tb por una organización de las actitudes sociales del otro generalizado o gpo social como un todo. Estas actitudes sociales son incorporadas al campo de la experiencia directa del individuo.

En el deporte las acciones de los individuos están relacionadas entre sí con referencia a un objetivo. Existe una unidad definida. El niño adopta la actitud del otro, y esa actitud del otro determina lo q hará con referencia a un objetivo común, convirtiéndose en un miembro orgánico de la sociedad. En el deporte logramos un otro organizado, y es lo q proporciona unidad y construye su persona.

El lenguaje, en su sentido significante, es el gesto vocal q despierta en el individuo la actitud q despierta en otros. Una persona adopta el lenguaje como un medio para obtener su personalidad. Ciertas reacciones comunes q son actitudes abstractas, pero constituyen el carácter de un hombre, le proporcionan lo q llamamos sus principios.

El “Yo” y el “Mi”: Si uno determina cuál es su posición en la sociedad, y se siente poseedor de ciertas funciones y privilegios, es definido con referencia a un yo. El yo reacciona a la persona q surge gracias a la adopción de las actitudes de los otros. Al adoptar dichas actitudes, introducimos el mi, y reaccionamos a él como a un yo. Me convierto en un mi cuando recuerdo lo q dije. El yo del mi es lo q uno era hace 1 seg. El yo es aquello con lo q nos identificamos, es la reacción a las actitudes de los otros. El mi es la serie de actitudes organizadas de los otros q adopta uno mismo. Las actitudes de los otros constituyen el mi organizado, y uno reacciona hacia ellas como un yo. El yo es la acción del individuo frente a la situación social q existe dentro de su propia conducta, y se incorpora a su experiencia después q ha llevado a cabo el acto; tiene CC de éste. Las actitudes de los otros, q uno adopta cuando afectan su conducta, constituyen el mi. El mi representa una organización definida de la comunidad, presente en nuestras actitudes y provoca una reacción. El yo provoca al mi, y al mismo tiempo reacciona a él. Juntos constituyen una personalidad, tal como ella aparece en la experiencia social. Si no tuviese estas 2 fases no existiría la responsabilidad CC.
GOFFMAN, E. INTERNADOS. LA CARRERA MORAL DEL PACIENTE MENTAL.

La palabra carrera se utiliza en un sentido amplio, para referirse a la trayectoria social recorrida por cualquier persona en el curso de su vida. El concepto, por un lado se relaciona subjetivamente con la imagen del yo y el sentimiento de identidad; por el otro, se refiere a una posición formal, y a un estilo de vida, y forma parte de un complejo institucional accesible al público. Gracias al concepto de carrera podemos oscilar a voluntad entre lo personal y lo público, entre el yo y su sociedad significativa.

La categoría “paciente mental” debe entenderse en sentido sociológico. La concepción psiquiátrica de una persona sólo cobra significado en cuanto altera su destino social; y esta alteración se hace significativa cuando es sometida al proceso de hospitalización. La locura o el comportamiento enfermizo atribuido al paciente mental son, en muchos casos, producto de la distancia social desde la cual se juzga su situación, más q de la propia enfermedad. Goffman se refiere a la carrera mental como al camino q debe realizar un individuo desde el momento q, voluntaria o involuntariamente, es conducido dentro del ámbito de los hospitales psiquiátricos, hasta convertirse en un paciente mental, un camino q los llevará progresiva, paulatina e indefectiblemente a un proceso de re-socialización.

La carrera mental puede definirse en 3 etapas:



Etapa del pre-paciente: previo a la internación. Para la persona q, con motivo o sin él, se cree mentalmente desequilibrada, el ingreso al hospital psiquiátrico resulta a veces un alivio. Su 1º contacto con la institución puede adoptar 3 formas: o la flia se lo suplicó, o amenazó romper los vínculos; o llegan por la fuerza; o los llevan engañados. La carrera del pre-paciente puede considerarse en términos de un proceso de expropiación: al inicio es poseedor de derechos y de relaciones; luego de un tiempo, los ha perdido casi todos. Parten así de una experiencia de abandono, deslealtad y resentimiento.

Como fundamento para la hospitalización se encuentran las contingencias de carrera: el status socioeconómico, la notoriedad de la ofensa, la proximidad de un hospital, etc. La clase social a la q pertenecía la persona, la cultura y educación a la q tuvo acceso, son determinantes q hacen q una persona, termine o no, en situación de vulnerabilidad. Esta situación de desamparo se da casi siempre luego de un separación, o pérdida de empleo, y la falta de contención hace q la persona quede apartada de la sociedad, invisible. Esta serie de contingencias puede ayudar tb a eludir ese destino, y si al cabo sucede, tb habrá entonces una serie de contingencias q lo harán salir de esa situación.



Etapa del paciente: estadía en el hospital. El último paso en la carrera del pre-paciente puede conllevar la certeza, justificada o no, de su abandono: ha quedado al margen de la sociedad. Al ingresar trata de estar lo más sólo posible para evitar cualquier interacción. Los seres con quienes estuvo unido en su pasado se han convertido en sus enemigos. Luego se produce el “asentamiento”, una apertura al intercambio social, q se asemeja al proceso de presentación en grupos. En las instituciones se encuentra desposeído de una cantidad de afirmaciones, satisfacciones, restricciones de movimiento, vida en común. Mientras soporta estas humillantes experiencias aprende a orientarse en términos de un “sistema de salas”, q funciona como una especie de incubadora: los pacientes ingresan en condiciones sociales de 1ª infancia para pasar, en 1 año, a salas de convalecientes, en condiciones de adultos resocializados. La perspectiva de resocialización tiende a sobrestimar la incapacidad de los pacientes de las peores salas, para todo comportamiento socializado, así como la aptitud y empeño de los internados en salas mejores para intervenir en el juego social. El sistema de salas muestra q las condiciones físicas de un establecimiento pueden usarse para moldear la concepción q una persona tiene de sí misma.

Cuando una persona ha llegado a una etapa dada de su carrera, construye una imagen de su vida, y la tendencia natural a la protección del yo lo inducirá a escoger una versión de sí mismo q sea ventajosa para su actual circunstancia, en el sentido de los valores fundamentales de sus sociedad, por lo q esta versión podría caracterizarse como una apología. Si los hechos pasados y presentes son lamentables, quizás la persona no haga otra cosa q demostrar q no tiene culpa alguna en su destino, y revelará una “historia triste”. El ambiente y el conj de normas del hospital lo hacen sentir q no es más q un caso patológico y sufrirá así el deterioro. El paciente responde creando una “historia triste”, culpabilizando a otro de su situación, relata ficciones sostenidas, oculta hechos, y hasta llega a reforzar sus historias con versiones optimistas de su status. En la relación con sus pares cada uno sirve de auditorio para las historias q apuntalan su yo, historias algo más sólidas q la pura fantasía, y algo más débiles q la realidad. Las condiciones degradantes del ambiente hospitalario desmienten muchas de las historias sobre el yo q los pacientes brindan como reales, el sólo hecho de estar internados refuta la veracidad de sus relatos.

Suele decirse q las perturbaciones mentales tienen su raíz en los 1º años de vida, por lo cual, se extraerá del paciente toda su historia de vida, y los incidentes q puedan tener significación sintomática. Casi toda la información contenida en las historias clínicas suelen ser verdaderas, pero tb casi todas las vidas pueden tener suficientes hechos denigrantes como para justificar la reclusión. El paciente se siente víctima de una conspiración, aunq se trate de una medida inspirada en su bienestar. El tener los errores pasados y la evolución presente bajo vigilancia constante, puede provocar una actitud desprovista de moral hacia los ideales del ego. Acostumbrarse a vivir en esta continua exhibición, sin poder hacer nada para cambiarlo, es un importante paso en la socialización del paciente, y al mismo tiempo, una revelación sobre lo q significa ser interno de un hospital. No es muy fácil tratar de mantener una imagen consistente de uno mismo, el interno va restándole importancia a las destrucciones y reconstrucciones del yo, y acostumbrarse a este proceso produce cierta desmoralización. Todo progreso en la escala de salas significa, además de una modificación en el material disponible para la autoconstrucción del yo y del status, un cambio indispensable en el cálculo de los riesgos. Los procedimientos de alta, al estar supervisados, aumentan la distancia q ya separa al paciente de los 2 mundos q los demás toman en serio.

La carrera moral de una persona perteneciente a una categoría social dada implica una secuencia normal de cambios en su manera de concebir los yoes, principalmente el suyo propio. Cada yo se desenvuelve dentro de los límites de un sistema institucional, q puede estar representado por una institución o bien, consistir en un conj de relaciones personales. Este tipo de ordenamiento institucional, más q apuntalar al yo, lo constituye.


ROUX, MUGNY. Influencia minoritaria y mecanismos psicosoc.de la discriminación

Xenofobia: posición ideológica q tiene uno de sus orígenes en las posiciones q ocupan los individuos. Más allá de las posiciones ocupadas en una sociedad, las actitudes más o menos xenófobas son efecto de diversos modos sociocognitivos de ver las relaciones intergrupales. Puede existir un marcado sesgo de actitudes xenofóbicas hacia los distintos grupos de extranjeros q de modo directo o indirecto, compiten con ellos por la obtención de una fuente laboral. Se puede establecer en este caso la identificación de los autóctonos como endogrupo, y la de los trabajadores inmigrantes como exogrupo.

Lo típico de una actitud xenófoba se ve representada por una forma de razonar los juicios intergrupales en términos de interdependientes. Este tipo de razonamiento da cuenta de su modo de ver las relaciones. Los inmigrantes representarían una amenaza q les preocupa en la medida q dicho grupo puede llegar, a costa de ceder algunos de sus derechos, a obtener el puesto de trabajo q a ellos les es negado. Un razonamiento así estaría marcado por la percepción de una interdependencia negativa entre los intereses suyos y los del exogrupo (los extranjeros), lo que beneficie a éstos, no puede serlo sino a costa de perderlo el endogrupo. Estas actitudes discriminatorias, se hacen extensibles tb a nivel intragrupo, y no sólo, discriminaciones por cuestiones de nacionalidad, sino tb a nivel de las causas q llevaron a ciertas personas a estar en situación desmejorada con respecto a otros.
MARITZA MONTERO. Ética y Política en Psicolog: Las dimensiones no reconocidas

Las dimensiones de los paradigmas: Paradigma es un modelo o modo de conocer, incluye una concepción del individuo o S cognoscente; y una concepción del mundo en q vive y de las relaciones entre ambos. Esto supone un conj sistemático de ideas y prácticas q rigen las interpretaciones acerca de la actividad humana, de sus productores, de su génesis y de sus efectos sobre las personas y la sociedad. Para q haya un paradigma, es necesario generar una comunidad científica bien diferenciada, caracterizada por compartir un mismo enfoque epistemológico, una terminología conceptual común, utilizar métodos particulares, y por asumir una similar escala de valores. La noción de paradigma ha sido entendida como un ámbito del saber configurado por 3 dimensiones fundamentales: ontología, epistemología y metodología. Guba define el paradigma como un conj de creencias q guía la acción, y usa esta trilogía de elementos, diciendo q tanto los paradigmas pasados como los emergentes, pueden ser caracterizados por la forma en q sus proponentes responden a 3 preguntas básicas, y q son el punto de partida para determinar q es la investigación y cómo se la lleva a cabo. La autora concluye q esa interpretación no da cuenta de lo q es un paradigma, ni del quehacer científico. Etica y Política quedan fuera de esa clasificación; el vacío reside en q estas no son vistas como parte del modelo, sino q son presentadas como accesorios dignificantes. La consideración de las dimensiones ética y política necesita un análisis más específico.


ESTRUCTURA

DEL


PARADIGMA

ÁMBITO

PREGUNTAS CARACTERÍSTICAS

Ontología

“El ser como ser” (Aristóteles). El S (activo) del conocimiento o ser del conocimiento. El ser del objeto q es conocido o lo q son las cosas.

Cuál es la naturaleza de lo cognoscible? ¿Cuál es la naturaleza de la realidad? Quién conoce?, quién o q es conocido?

Epistemología

Relación entre el S cognoscente y O conocido. La construcción del conocimiento. El estudio crítico de la ciencia, del conocimiento.

¿Cuál es la naturaleza de la relación entre quien conoce y lo conocido (o cognoscible)?


Metodología

Los modos de producción de conocimiento

¿Cómo debe hacer quien conoce para producir conocimiento?

Ética

Juicio de apreciación aplicado a la distinción entre el bien y el mal. La concepción del Otro y su lugar en la producción del conocimiento

¿Quién es el otro? ¿Cuál es el lugar del otro en la producción de conocimiento?

¿Quién conoce?



Política

Lo relativo a la vida organizada colectivamente, al espacio público. Lo referido a derechos y deberes civiles y a las relaciones de poder y su dinámica, en ese espacio.

¿Qué tipo de relaciones tenemos con el otro? ¿Para quién es el conocimiento?

Ética y moral no sólo se confunden sino q son usados como sinónimos, consecuencia de ello es q las secciones destinadas a la ética suelen ser normas a ser observadas por los investigadores. Se entiende por ética al estudio q tiene por objeto el juicio de apreciación aplicado a la distinción del bien y del mal, y cuyo núcleo central es la equidad basada en la justicia. Supone una reflexión gral de carácter social, de la cual se derivan los mandamientos q cada persona debe implementar en su conducta. La moral es el conj de prescripciones, de normas, cuyo cumplimiento se exhorta a seguir en una época y cultura determinadas. La moral concierne a los modos de hacer, de comportarse. Ética y moral van juntas, la 1ª influyendo en la 2ª, pero no son términos intercambiables.



Los investigadores deben evitar descuidar en el tratamiento lo relativo a los valores; incluir la perspectiva de los actores presentes en la investigación, de tal manera q la teoría usada esté coordinada con la acción q lleva a cabo; dar cuenta de las acciones q se realizan en los mismos términos q se lo hace para las q ejecutan los S; respetar los derechos de los S humanos. Las normas q regulan el ejercicio de la actividad científica y la forma de expresar la teoría, y de relacionarse con el O de investigación, conciernen a la moral, y se traducen en la deontología, q es el estudio de los deberes a cumplir por el profesional. A su vez, los aspectos deontológicos, rigen su práctica y acompañan al método. En la base del acto de conocer está siempre el ser humano, como Uno y como Otro. Entonces, el campo ético conforma una dimensión fundamental de todo paradigma, porq en toda concepción del quehacer científico hay tb explícito o implícito una concepción del Otro. Al igual q se define al S cognoscente, aquel q realiza la actividad de conocer, se suele definir, muchas veces por complemento o por, al Otro. Sea este el O de la aplicación del conocimiento, o el O a conocer.

Ética y Otredad: Los códigos de ética o las normas q regulan la conducta del buen ciudadano o los decálogos, son necesarios, útiles, saludables e inevitables. Pero el q la concepción del otro, esté casi siempre implícita, significa q cae en el campo de la naturalización, de lo aceptado como perteneciente al orden natural de las cosas. Y esto conduce a q el Otro sea considerado como el Uno, como prójimo no sólo por proximidad sino por parecido. Alguien q hasta en su oposición y negatividad está definido desde el Yo o desde el Uno. A esta limitación del Otro, q lo reduce a ser la parte externa del Uno, la expresión del espíritu de aventura del Yo, la desviación q todos guardamos y q se define en función de la norma, Dussel enfrenta una modificación metodológica: la analéctica (q está mas allá, q es de otro plano), con la cual pretende superar el carácter restringido de la dialéctica e incorporar la analogía como un modo de conocer, paralelo y a la vez, opuesto a la dialéctica en una misma totalidad. La restricción de la dialéctica reside en q sus elementos: tesis, antítesis y síntesis, se ubican todos en un mismo campo definido desde la tesis. Dussel incorpora una nueva posibilidad en la construcción del conocimiento: La Otredad o alteridad excluida de aquellos q no sólo son diferentes, sino extraños, distintos, inesperados, exteriores. Supone aceptar como S cognoscente a alguien no imaginado, a alguien no igual. El aceptar una Otredad distinta, no construida necesariamente a partir del Uno, supone admitir formas de conocer totalmente otras y supone también, y necesariamente, el diálogo y la relación con ese Otro en un plano de igualdad basado en la aceptación de la distinción, y no en la semejanza o complementariedad.

Política, Ciencia y Conocimiento

La política se refiere a la vida pública y a cómo nos relacionamos con otras personas, en ella. Pero tb se refiere al poder y a las líneas de acción, es decir del hacer y del decir, q de él emanan en una sociedad. Producir conocimiento tiene consecuencias políticas y puede ser el producto de una política. Saber es un fenómeno con consecuencias políticas; publicar o privatizar el conocimiento es un hecho político y tb lo es el lugar q se ocupa en la relación de conocimiento. Todo paradigma, pues, tiene una dimensión política. Pero al igual q ocurre con la ética, del aspecto político se suelen encontrar menciones explícitas e implícitas q podrían desviar al analista de su camino, conduciéndolo hacia el campo de las condiciones necesarias para la producción del conocimiento o influyentes en el proceso de producirlo, el cual aunque necesario de considerar, es apenas un aspecto del tema.



Un paradigma no es la suma de sus dimensiones

Las 5 dimensiones de un paradigma (ontología, epistemología, metodología, ética y política), no pueden ignorarse entre sí. Toda epistemología está directamente relacionada con una concepción ontológica, q define al ser y al objeto del conocimiento, en función de los cuales se produce una relación cognoscitiva. A su vez, el método q se aplique refleja igualmente a esos 2 aspectos. Y si se habla de ontología, de epistemología y de metodología no puede dejarse de lado a la ética y a la política. El punto central de la ética reside en la concepción del Otro, en su definición y en los alcances de su participación en la relación con el S cognoscente, es decir, en la definición de ese Otro como O o como S. A su vez, la admisión de la existencia de una carga valorativa en la construcción del conocimiento, supone un ámbito o dimensión política. Y las 5 dimensiones interactúan en todo momento, son inseparables.

Con la analéctica, Dussel pretende dar mayor alcance a la dialéctica, en tanto incorpora aquello no ligado al mundo de vida del Yo, desde el cual se plantea el conocimiento. Y mediante ella introduce una concepción epistemológica, a la vez q configura un método y genera tb una concepción ontológica q tiene fundamentación ética y consecuencias políticas. A partir de esa ontología basada no en el Ser individual, en el Uno, sino en la relación entre el Uno y el Otro, y unida estrechamente a ella, es q surge la concepción de la episteme de la relación. Es decir, de una concepción sistemática de la relación entre S y O de conocimiento, q proporciona un ámbito referencial para la construcción teórica y metodológica de una época. La dimensión epistemológica está entonces integrada por un conocer por relaciones. No significa esto la pérdida de la individualidad, sino la noción de q somos en la relación. El Uno se reconoce como tal por la presencia del Otro y por la relación q sostienen entre sí. La individualidad entonces es un elemento de la relación, q se construye por ella y en ella. Esta episteme no expulsa sin embargo al individuo, ni significa despersonalización. Se refiere a un fenómeno en el cual se es con los otros, sin dejar de ser singular. Pero se es en relación, no de manera aislada. Nadie puede existir sin el Otro. Y es justamente de esa singularidad q surge la necesidad de reconocer al Otro en su distintividad, y no como la extensión del Uno o su complemento por contrario.

En conclusión: Si bien ética y política en la construcción del conocimiento son aspectos cuya presencia no escapa a algunos investigadores, ocupan un lugar borroso en lo q se suele admitir como estructura paradigmática. Ética y política quedan en una especie de zona de penumbra, borrosa y vaga, apenas dibujada. Son dimensiones desconocidas.

Sin embargo, tal imprecisión y borrosidad es engañosa, pues toda construcción del conocimiento las incluye, naturalizándolas como si fuesen aspectos propios del objeto conocido, intrínsecos a él, o bien como si fuesen parte del ritual de investigación, de los múltiples gestos de la cotidianeidad científica, como si fuesen esencia del ser y del vivir. Se limita así a los 3 aspectos, al ocultar la concepción del Otro, reduciendo el Ser del conocimiento; al desaparecer el tipo y naturaleza de relación q, en tanto q productores de saber, se tiene con ese Otro, limitando entonces a la relación misma. En la agenda de investigación de quien quiera mirar al mundo para producir conocimiento sobre él, es necesario incluir una mirada crítica sobre la estructura de las acciones q construyen el saber y hacerse las preguntas develadoras.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad